A  propósito de una exposición en la Sala Castelar sobre el “ Dialogo con las aguas del Rio Tinto “ una fusión de arte y fotografía creada por Ana Ruesga y Clemente Delgado, “ un proyecto que da luz  a una obra visual de un lugar del territorio tan inusual y singular como es el Rio Tinto en la provincia de Huelva”

La simbiosis  de estos dos artistas cada uno en su especialidad acompañado de las deslumbrantes fotografías que se presentaban  me sorprendió y me inspiro en la idea de escribir estas líneas e incorporarlo a mi blog.

La belleza por esta vez no la transmiten los árboles y las plantas, en la propia naturaleza que se nos presenta tal como es en un paisaje insólito que ha de causar admiración a todos lo que lo conocen.

Conocía la magnífica percepción de la fotografía profesional de Clemente en sus trabajos y en este ha transmitido toda su ciencia ante la oportunidad que le facilitaba la naturaleza, y con la conjunción le la obra de arte textil la exposición alcanzaba el asombro pretendido. Mi felicitación a los dos artistas por el rato agradable que me hicieron pasar visitándola.

En la cuenca alta del Río Tinto se sitúa el mayor yacimiento minero a cielo abierto de Europa. El desarrollo de la minería a lo largo de la historia en esta zona ha originado un peculiar paisaje.

La zona está dominada por paisajes rojizos, ocres y anaranjados, similares a los paisajes que podemos ver en el planeta rojo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las aguas del río han adquirido la misma tonalidad debido al efecto de los metales que se encuentran en los yacimientos a lo largo del río. Estos yacimientos son depósitos hidrotermales compuestos por pirita y calcopirita, dos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

minerales del grupo de los sulfuros. Los depósitos hidrotermales se forman cuando el magma se solidifica al entrar en contacto con el agua. El agua debe tener sal y, además, metales y minerales para que estos depósitos se formen.

El rio discurre a lo largo de la provincia de Huelva en Andalucía. Nace en la sierra de Padre Caro y tras recorrer casi 100 km llega hasta la ría de Huelva, donde se funde con el río Odiel.

El río es conocido por el color rojizo de sus aguas, que le da nombre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Durante muchos años se pensó que estas características del río se debían a la contaminación de la explotación minera. Un grupo de científicos investigó en la zona y concluyó que, aunque la mina tuvo una actividad impactante, la composición del río Tinto es fundamentalmente natural. Allí viven unos microorganismos llamados quimiolitotrofos, literalmente ‘comepiedras’, que no necesitan materia orgánica. Es decir, que pueden crecer oxidando minerales que son materia inorgánica.

Las aguas del río tienen una química muy compleja

A pocos centímetros de profundidad no hay oxígeno y las bacterias que se desarrollan tienen la capacidad de respirar férrico. Por eso, el color cambia en esa zona y es azulado o transparente.

El Río Tinto es un enclave único en el mundo, tanto por su belleza cromática como por sus excepcionales condiciones ambientales.

 

Las márgenes del cauce se caracterizan por la ausencia de una vegetación de ribera desarrollada dada la acusada acidez del medio.

En cuanto a la flora y fauna, se presta especial atención a especies amenazadas como el brezo de las minas (Erica andevalensis), planta endémica de Huelva en peligro de extinción, y distintas variedades de murciélagos que anidan en las cavidades y canales de los enclaves mineros.

En https://www.youtube.com/…/UCaKvj7mvJYL1-IXLqGdZbrw/videos encontrareis el video de la exposición.Estara abierta hasta el dia 11 de enero.