Bosco Verticale visto desde abajo.-Diseñado-por Stefano Boeri

Stefano Boeri nació en Milán en 1956, hijo de un diseñador de muebles y un neurólogo. Completó sus estudios de arquitectura con un doctorado. Boeri construye principalmente en las ciudades. El Bosco Verticale (bosque vertical) lo hizo internacionalmente conocido. Sus edificios de gran altura ecologizan el espacio urbano y proporcionan un mejor aire. Boeri vive y trabaja en Milán, enseñando como profesor en varias universidades

Creador del  Bosco Verticale ( el bosque vertical) lo hizo internacionalmente conocido.  un complejo de dos rascacielos residenciales diseñado por el Estudio  Boeri  (integrado por Stefano Boeri, Gianandrea Barreca y Giovanni La Varra ) y situado en el Centro Direzionale di Milano, en los límites del barrio Isola.

Inaugurado en el 2014 con la peculiaridad  de que más 2.000 especies vegetales cubren sus fachadas,  un ambicioso proyecto de reforestación urbana que, según sus diseñadores, se propone incrementar la biodiversidad vegetal y animal de la capital lombarda a través la densificación vertical del verde, reduciendo la expansión urbana y contribuyendo también a la mitigación del microclima.

Dos son los reconocimientos que ha conseguido el Bosco Verticale.

El 19 de noviembre de 2014 el Bosco Verticale resultó ganador del International Highrise Award, competición internacional de frecuencia bienal para la asignación del premio al rascacielos más bonito del mundo: el edificio, en cuanto «ejemplo excelente de revitalización de un centro urbano», fue elegido entre ochocientos rascacielos de todos los continentes

El reconocimiento como «rascacielos más bello e innovador del mundo» es del 13 de noviembre de 2015, cuando el Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano, auspiciado por el Instituto de Tecnología de Illinois de Chicago, eligió al edificio como «Mejor Arquitectura del Mundo de 2015». El complejo fue elegido ganador del concurso en virtud de su singularidad experimental.

La amplia y favorable recepción que ha tenido el Bosco Verticale en Europa y en el mundo está corroborada por la decisión de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático 2015 de ponerlo como ejemplo de «desarrollo urbano virtuoso y exportable», haciendo así que este experimento fuera replicado también en la ciudad china de Shijiazhuang, en la provincia de Hebei, con la construcción de una ciudad verde y sostenible en ósmosis con el ambiente de la que hablare en otro artículo.

El Bosque Vertical es un modelo de edificio residencial sostenible, un proyecto de reforestación urbana que contribuye a la regeneración del medio ambiente y la biodiversidad urbana sin expandir la ciudad en el territorio. Es un modelo de densificación vertical de la naturaleza dentro de la ciudad, que opera en relación con las políticas de reforestación y naturalización de las grandes fronteras urbanas y metropolitanas.

Bosco Verticale.-Milan Italia
Bosco Verticale.-Milan Italia.-Detalle de las terrazas plantadas

El Bosco Verticale es un ejemplo único en el uso del verde en altura y en proporción. La «fachada viva» del edificio, que incorpora numerosos árboles y más de noventa especies de plantas, realiza el papel de interfaz activa con el ambiente que lo rodea. Lo que hace excepcional a la idea es la acción de las plantas, que funcionan como extensión de la fachada exterior del edificio. El jurado definió como innovadora la exploración de la vitalidad del verde en estas alturas.

La realización de un cierto número de bosques  verticales en la ciudad dará vida a una red de corredores ambientales, que animarían el ecosistema de los principales parques urbanos, vinculando las diferentes áreas de crecimiento espontáneo de vegetación. El Bosque Vertical es también una medida “contra la expansión”, que tiene como objetivo controlar y reducir la expansión urbana. Si pensamos en ellos en términos de densificación urbana, cada torre de Bosque Vertical es equivalente a un área de expansión residencial que puede medir hasta 50,000 metros cuadrados.

Mientras que estas obras son sin duda elementos urbanos que contribuyen a la infraestructura verde, esta se define como “una red estratégicamente planificada de zonas naturales y seminaturales de alta calidad con otros elementos medioambientales, diseñada y gestionada para proporcionar un amplio abanico de servicios ecosistémicos y proteger la biodiversidad tanto de los asentamientos rurales como urbanos”, según la Comisión Europea.

Las ciudades inteligentes  también presentan el elemento de la planta como parte integral de la ciudad y la arquitectura y no como un simple adorno. “Traer los bosques a la ciudad o crear verdaderas ciudades forestales significa, por un lado, combatir al enemigo en su propio suelo, por otro lado, que el mismo dióxido de carbono se transforma en fertilizante para nutrir las plantas”, dice Stefano Boeri.

En realidad, la idea de poner en valor el verde en la arquitectura no ha sido introducida por el Bosco Verticale. Los fundadores de esta tendencia son los Jardines Colgantes de Babilonia, construidos en torno al 590 a.C. por el rey Nabucodonosor II, pero también ha sido explorada por las marcite, desarrolladas en el siglo XIII por los monjes cistercienses de la baja Lombardía,N 4 y la Torre Guinigi de Lucca, un verdadero Bosco Verticale ante litteram que presenta en su cima un jardín colgante con siete encinas seculares.

Entre los precursores del Bosco, en cualquier caso, también están las utópicas residencias de Friedensreich Hundertwasser, con las fachadas cubiertas enteramente por las hojas de los «árboles inquilinos» (según afirmó el propio arquitecto), y los jardines colgantes de Emilio Ambaz, en Japón que sigue un enfoque de «verde sobre gris».

Torre Guinigi de Lucca.-Italia

Beneficios aportados por la fachada vegetal.

La vegetación aporta numerosísimos efectos benéficos a las dos torres y al ambiente urbano que las rodea, tanto desde el punto de vista ambiental como climático.

El Bosco Verticale contribuye a la construción de un microclima que genera humedad, filtra las partículas en suspensión (o desvía su recorrido), atenúa notablemente la contaminación acústica, depura el aire eliminando CO2 de la atmósfera y emitiendo O2, protege de la radiación solar a través de la sombra de las hojas y protege del viento a través de la acción rompe viento de las plantas.

Desde el punto de vista de la fauna, el Bosco protege la biodiversidad a través de la creación de hábitats biológicos. Las numerosísimas especies vegetales distribuidas en las fachadas constituyen un verdadero ecosistema capaz de atraer pájaros e insectos (en 2014 se contaron 1600), «convirtiéndose en un sensor urbano de la recolonización vegetal y animal espontánea de la ciudad».

El Bosco Verticale […] contribuye […] a la producción de oxígeno, a la absorción de las partículas en suspensión procedentes de la contaminación del tráfico y a la reducción de la oscilación térmica entre el interior y el exterior en palabras de Stefano Boeri-

Todos los habitantes desean encontrar en sus ciudades condiciones que favorezcan la salud y el confort.

Los techos y paredes verdes pueden enfriar los edificios de forma natural, reduciendo sustancialmente la demanda de aire acondicionado. La infraestructura verde también puede proporcionar un hábitat para la vida silvestre y la conservación de la biodiversidad, oportunidades recreativas para las personas y una mejor gestión de la escorrentía de las aguas pluviales.

Estructura

El Bosco Verticale se compone de dos torres, la Torre De Castillia (antiguamente llamada Torre E) y la Torre Confalonieri (antigua Torre D), con una altura de 111,15 y 78 metros respectivamente (26 y 18 plantas), unidas por medio de un zócalo con forma de L.

Los dos edificios se caracterizan por la presencia de balcones de hormigón armado con soleras estructurales de 28 cm de espesor y parapetos de 130 cm de altura, que sobresalen de manera irregular por los cuatro lados de los edificios con un voladizo de 3,25 metros. El desplazamiento de los balcones entre plantas consecutivas, además de conferir dinamismo al perfil del Bosco, permite la instalación de árboles de hasta nueve metros de altura; el uso de plantas de estas dimensiones no estaba contemplado en las primeras versiones del proyecto, en las que se preveía la construcción de balcones en bandas continuas.

«En términos metafóricos y conceptuales, el Bosco Verticale se puede comparar a un gran árbol, del cual los balcones constituyen las ramas, el conjunto de las especies vegetales las hojas, el cuerpo central del edificio el tronco y los sistemas de aprovisionamiento hídrico las raíces»

Entre tantas cosas, hoy Bosco Verticale es un hito de la ciudad, pero uno natural, vivo, cambiante según el paso del tiempo y las estaciones.

Es un edificio cargado de identidad.

 

Con el paso de las estaciones, las plantas no solo renuevan sus colores, sino también los de toda la arquitectura: es así como durante la primavera las dos torres asumen delicadas tonalidades pastel, mientras que en otoño, al final de la temporada de crecimiento, emergen los colores cálidos.

Las plantas fueron especialmente precultivadas en un vivero especializado. Un proceso que involucró el trabajo de dos años realizado en sinergia con un grupo de botánicos. La gestión de los maceteros que contienen los árboles se basa en las normas de construcción, así como en el mantenimiento de la vegetación y el número de plantas para cada apartamento. Para calibrar la necesidad de agua en las diferentes plantas, el proyecto tuvo en cuenta la distribución y el posicionamiento de las diferentes especies de las plantas en las torres.. Los árboles son un elemento clave para entender los proyectos de arquitectura y sistemas de jardín. En este caso, la elección de los tipos de árboles se hizo para adaptar su posicionamiento .

Tampoco la distribución de las especies fue producto del azar. En este sentido, las plantas fueron colocadas debido a varios criterios de naturaleza formal y estética; se citan, por ejemplo, sus cualidades ornamentales, las estaciones de floración, la potencial alergenicidad, el desarrollo de la arquitectura del follaje y el tronco, y la facilidad de mantenimiento. De este modo, las plantas de hoja perenne están colocadas en el lado suroeste, mientras que en el lado noreste están colocadas las de hoja caduca.

Cada uno de los macetones o jardineras en los que se plantan las especies ha sido diseñado para no influir excesivamente en el crecimiento de las raíces, evitando la aparición de defectos. Las dimensiones  varían según las exigencias hídricas y radicales de la planta; en el caso de los árboles, tienen una longitud de 1,10 metros y la misma anchura, mientras que para los arbustos se adoptaron recipientes de 0,50 metros de longitud y profundidad como mínimo.

Bosco Verticale.-Vista interior
Bosco Verticale.-Terraza desde el interior.

Todos los recipientes están realizados en cemento y dotados de un estrato impermeable bituminoso y un revestimiento protector capaz de limitar eficazmente la radicación. A lo largo de las superficies interiores hay un estrato de separación y drenaje para separar el sustrato de la membrana impermeabilizante, colocada en el fondo del contenedor: esta última está formada por elementos filtrantes de tejido no sintético, respectivamente una tipología de geotextil y una funda anti-raíz de polietileno .

Para anclar las plantas se recurrió a un sólido bastidor de acero soldado, capaz de anclar eficazmente , en el caso en el que el árbol en cuestión alcanzara dimensiones considerables, se adoptaron otros sistemas de enganche en acero, esta vez aéreos. Los sistemas de anclaje, entre otras cosas, no involucran solo a los macetones, sino también a las plantas, protegidas por dispositivos de enlace temporal para impedir su vuelco o su caída, especialmente en condiciones ambientales extremas e imprevistas.

El sustrato de cultivo fundamental en este tipo de obras, en toda la vegetación del Bosco se compone de sustancias orgánicas e inorgánicas mezcladas: destaca el magistral uso de lapilli,( picón en Canarias ) escoria volcánica porosa que por sus características presenta una elevada retención hídrica, óptimas capacidades de intercambio catiónico y una sustancial durabilidad en el tiempo, además de su poco peso.

Códigos identificativos

Cada una de las plantas presentes en el Bosco está identificada inequívocamente por una secuencia de números y caracteres alfabéticos. Para encontrar este código basta determinar con precisión el nombre científico de la planta y la ubicación (piso y terraza), como por ejemplo:

Los dos primeros caracteres son las iniciales del nombre científico de la especie (en este caso, la encina, o Quercus ilex); los dos conjuntos de caracteres posteriores identifican el número de piso (el segundo) y el código de la terraza (V01) donde se sitúa.

Bosco Verticale.-Milan .-Italia.-Detalle de plantación en terraza
Bosco Verticale.-Milan .-Italia.-Preparación de plantas en vivero

Riego

El riego de los árboles se realiza mediante un sistema de riego por goteo de mantenimiento  de las diferentes especies centralizado. El agua que usa no es potable, sino que es recuperada de las aguas grises producidas por el edificio o de la falda acuífera. Esta, una vez acumulada en una cisterna, fluye a través de una red de conductos de riego a la vista que presentan una bajísima resistencia a las bajas temperaturas y bloquean automáticamente el régimen hídrico en el caso de que haya menos de cero grados; este control es completado por una serie de sondas a monitorización remota que también pueden identificar eventuales averías.

El suministro de agua a cada planta está garantizado por un dispositivo de control compuesto por una válvula de escape, un regulador de la presión y una unidad filtrante. El riego, accionado eléctricamente, también tiene en cuenta las necesidades reales de la vegetación: cada válvula es independiente de las otras, de manera que garantice el flujo ideal del agua. En este punto, una válvula automática de aire y un ala de goteo permiten el riego del sustrato de cultivo de cada planta.

Los árboles no  pertenecen a los dueños de los apartamentos, sino de la comunidad, a todos. Está la noción es que podría existir sin nadie adentro, y viceversa. Por eso la administración de la  comunidad se ocupa de su cuidado: se podan cada tres o cuatro meses. Los propietarios no pueden tocarlos. Ni plantar otro tipo de plantas..

OTROS DATOS INTERESANTES

Absorción de CO2: 19.000 kg / año O2

Producción: 18.980 kg / año 20.000 metros cuadrados de bosque

Torres D: 85 m Torre E: 116 m

Número de pisos torre D: 19 Número de pisos torre E: 27 Número total de apartamentos: 113

Torre D: 9,417 m2

Torre E: 18,717 m2

Costos: Costo promedio de construcción por m2: 1.950 euros / m2

Precio de venta promedio por m2: 9.500 / 10.000 euros

/ m2 Gastos promedio de mantenimiento: 63 euros / m2 / año, incluyendo calefacción, riego por agua ,

Recepción 24/7, seguridad 24/7, mantenimiento de áreas verdes, limpieza de fachadas, sistema de CCTV y aire acondicionado.

Bosco Verticale.-Milan .-Italia.-Vista desde una terraza

Biodiversidad

Número de árboles: 800

Número de arbustos: 5.000

Número de trepadoras y plantas perennes: 15.000

Número de especies de árboles: 23

Número de especies de plantas y hierbas: 94

Vegetación promedio para cada persona que vive en las torres: Árboles: 2 Arbustos: 8 Plantas: 40

Número de habitantes planeados en ambas torres: 480

Número de especies de aves con nidos en las torres: 20

Sostenibilidad Oro LEED Bombas de calor geotérmicas certificadas:

4 potencias energéticas de s. Paneles solar que cubren el edificio: 26kWp.

Contribución a la reducción de la pérdida de calor debido al microclima creado por las plantas: aprox. 2 grados

Contribución a la reducción de la contaminación del aire: transformación de CO2 en O2: aprox. 20,000 kg / año

Longitud total de las cuencas perimetrales: 1,7 Km

Profundidad de las cuencas de siembra perimetral: 1 m Tipo de tierra (medios de cultivo): según lo especificado por el tipo de vegetación

Absorción de CO2: 30 ton / año O2

Producción: 52 kg / día

Superficie del bosque: 20.000 metros cuadrados

Mantenimiento de la vegetación

Número de estaciones de monitoreo centralizadas: 2 280 sistemas de control de agua (uno para cada terraza)

Control de mantenimiento anual (poda): 6 en los primeros 2 años, 4 desde 2017

3 controles desde el interior de los apartamentos

1 chequeo desde el exterior de los apartamentos de un equipo de arboristas aéreos junto con un cuarto chequeo interno

Volumen de agua para riego: 3.500 m3 / año.

La construcción en el Bosco Vertical Milán comenzó en 2009 y se completó en 2014. “La creación de una serie de bosques verticales en la ciudad podrá crear una red de corredores ambientales que dará vida a los principales parques de la ciudad, trayendo el espacio verde de avenidas y jardines y conectando varios espacios de crecimiento espontáneo de vegetación ”. – Studio Boeri,