Portugal .-Quinta de Montserrate.-
Portugal .-Quinta de Montserrate.-Información de los jardines

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sintra en Portugal está a solo 30 km  de Lisboa. Es un pequeño pueblo y la puerta de entrada al Parque Nacional de Sintra y Cascais, definitivamente recomiendo pasar la noche ya que Sintra y sus alrededores están repletos de sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, paisajes increíbles y lugares de interés “nunca vistos”.

Una de esas vistas notables es el no tan conocido Palacio y Jardines de Monserrate. La impresionante arquitectura del palacio es una cuidada mezcla de romanticismo y rasgos góticos con influencias árabes.

La finca rosa está situada en una colina verde con vistas a los alrededores y una visita se siente como un sueño de veranos olvidados de la infancia a los que estás tratando de aferrarte.

He visitado el Palacio de Monserrate  en dos ocasiones, una cuando se encontraba abandonado después de haberlo  adquirirlo el Estado y  la segunda cuando debidamente restaurado se ha convertido una atracción turística de Portugal, me gustará compartirlo con vosotros.

Con  tiempo,  recomiendo explorar los jardines que tienen mucho de ver primero y luego visitar el palacio.

Estas montañas bajas se encuentran entre Lisboa y la salvaje costa atlántica, donde el clima templado, combinado con las altas precipitaciones invernales, ha creado un área boscosa de rica diversidad botánica y ecológica.

La ciudad de la colina de Sintra ha atraído a la realeza portuguesa y la aristocracia durante siglos, así como a los comerciantes internacionales adinerados. Escondidos en los bosques que rodean la ciudad, se construyeron palacios ricamente decorados llamados quintas, acompañados de grandes parques y jardines exóticos. El palacio y el parque de Monserrate son uno de los mejores, y toda la zona ahora es un sitio protegido de la UNESCO.

Portugal .-Quinta da Montserrate.-Doryanthes palmerii.-La especie, también conocida por Giant Sear Lily, es nativa de Australia (Queensland y Nueva Gales del Sur), introducida en Monserrate el 29 de septiembre de 1885, enviada por los Kew Garden
Doryanthes palmeri.- Esta planta tarda entre diez a trece años a alcanzar los 3 metros de altura y la maduración para florecer, pudiendo llegar hasta los 5 metros de longitud o altura.

ç

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

UN POCO DE HISTORIA

El lugar donde actualmente se levanta este palacio habría sido habitado de estos tiempos muy remotos.

Según algunas leyendas, allí existió una ermita dedicada a la Virgen, mandada erigir por D. Afonso Henriques tras la reconquista de Sintra, junto a la antigua y venerada sepultura de un mártir cristiano.

En el año 1540, por otra, dedicada a Nuestra Señora de Monserrate, construida por el administrador del Hospital Real de Todos los Santos, Frei Gaspar Preto, en el regreso de una visita al santuario catalán de la misma invocación.

La construcción se realizo en terrenos pertenecientes al Hospital. Se sabe que en 1601 la propiedad pertenecía a un hidalgo de la familia de los Mello e Castro, que acabo por adquirir también las edificaciones existentes.

En 1718, el conjunto es ya conocido como “Quinta de Monserrate”, y pertenece a D. Caetano de Mello e Castro, Virrey de la India. De ello se desprende el terremoto de 1755, causando la ruina de todas las casas, y el alquiler de la propiedad, primero en un agricultor y finalmente Gerard De Visme, importador de la fábrica Inglésa de Lisboa.

Gerard de Visme construye un palacio neogótico con el proyecto de William Elsden, ingeniero de inglés tanto en la demanda en Portugal, y cuya influencia fue decisiva en la actualización artístico del país.

El palacio era flanqueado por dos torres, y rodeado de jardines frondosos, con alamedas y estatuas. Sin embargo, luego en 1794, y en medio de las obras, la propiedad fue subarrendada a otro inglés, William Beckford, hombre de gran riqueza e intereses eclécticos. Beckford termina el palacio e inicia las obras de los jardines, pero abandona el proyecto pocos años más tarde.

Quinta da Montserrate.-Ficus macrophylla sobre ruinas.
Quinta de Montserrate.-Metrosideros tomentosa.-Raíces aéreas
Quinta de Montserrate.-Metrosidero tomentosa
Quinta de Montserrate..-Strelitzia nicolai

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se siguió un largo período, durante el cual la Quinta estuvo más o menos abandonada, aunque tuvo arrendamientos sucesivos. La casa y los jardines se fueron degradando progresivamente; en 1809, Lord Byron todavía puede cantar la gloria de Monserrate, aunque apuntando ya el principio de su ruina, pero pocas décadas más tarde se trata en última instancia de la degradación total de los edificios. Entre 1840 y 1852, de acuerdo con grabados locales, se dio el golpe de los tejados y la retirada de las carpinterías. La propiedad fue entonces codiciada por varios interesados, entre ellos el propio D. Fernando II, pero en ningún caso las negociaciones tuvieron éxito

Por último, los propietarios terminan vendiendo la quinta a Sir Francis Cook, distribuidor Moneyed inglés y más tarde ennoblecido como vizconde Monserrate, casado con la hija de un compatriota establecido en Portugal, y el acuerdo se completó en 1863.

Las obras de la reconstrucción quedaron a cargo de James Knowles Jr., mientras que el trazado y la elaboración de los jardines fue entregado al pintor William Stockdale, al botánico William Nevill, y a James Burt,  como maestro jardinero.

Un parque de estilo mixto con influencia inglesa fue iniciado por William Beckford a fines del siglo XVIII. Beckford era un hombre extremadamente rico, famoso por su propiedad Fonthill en Inglaterra. La cascada sobrevive a partir de este período. Sir Francis Cook añadió un exótico palacio morisco en 1856. Contrató a James Burt para hacer una serie de jardines relacionados con el lugar. Incluyen un jardín mexicano y un japonés.

El primer habitante inglés de Monserrate, Gerard de Visme, fue un londinense de ascendencia hugonota que hizo su fortuna como un comerciante de teca y diamantes. Construyó una mansión neogótica aquí y Gerald ha encontrado recientemente pruebas de que un misterioso jardinero de Cornualles lo ayudó en la creación del jardín. Fueron responsables de la construcción de locuras, incluida una puerta de entrada naturalista de losas de granito y esta cascada de inmensos bloques de piedra.

Quinta de Montserrate..-Melianthus major
Quinta de Montserrate..-Cyca circinalis
Quinta de Montserrate..-Helechos arbol
Quinta de Montserrate..-Encephalartos spp.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El siguiente residente, William Beckford (1760-1844) era conocido como el inglés más rico de su época y también como un constructor excéntrico, y continuó desarrollando el palacio y el jardín. Luego, en 1856, Francis Cook, un millonario textil inglés compró la finca, derribó la mansión neogótica y concibió el adornado palacio y los jardines románticos. Los tres creadores de Monserrate parecen haber estado dispuestos a agregar la mayor cantidad de romanticismo posible a un sitio ya romántico, y se dice que Lord Byron visitó y se inspiró para escribir aquí

El resultado final fue una obra maestra del paisajismo de influencia victoriana, logrando un fuerte efecto escenográfico apoyado en el exotismo de las plantas subtropicales, combinadas con zonas frondosas y césped “a la inglesa”, con estatuas, cascadas, lagos, falsas ruinas y rincones escenificados, constituyendo un verdadero microclima entre el paisaje privilegiado de la sierra. Además de los elementos góticos, el palacio ganó rasgos orientalistas, desde el renacimiento morisco a la distante influencia mongol, haciendo evidente el gusto inglés y ecléctico que presidió el proyecto, proporcionándole un lugar destacado entre las obras del Romanticismo nacional. Se mantiene la estructura básica definida por De Viste, con un cuerpo central bordeado por torres cilíndricas, y coronado por torre cuadrangular, levantándose el conjunto sobre una terraza elevada echando hacia los jardines, al que se accede por varios lances de escaleras.

La decoración está constituida por una serie de elementos orientales, como minaretes, linternas, cúpulas bulbosas, revestimientos de ornamentación vegetalista, geométrica y caligráfica, azulejos y cerámicas, yesos y embutidos. La familia Cook todavía amplió el parque, pero a partir de los años 20  está a la venta, hasta que se adquirió por el Estado portugués en 1949 .

Gerald Luckhurst, un arquitecto paisajista que trabaja en el parque desde la década de 1980 nos mostró toda su investigación sobre el jardín que  ha aparecido en la historia no descubierta anteriormente y en última instancia, le ha valido un doctorado. Cuando Gerald llegó hace 30 años, todo el sitio se había perdido bajo matorral y acacias invasivas, pero de manera lenta y segura, él y el equipo de Parques de Sintra comenzaron a limpiar el sitio, descubriendo caminos olvidados, encontrando tesoros botánicos y recreando vistas.

Su trabajo fue recompensado cuando Monserrate recibió el premio “Mejor desarrollo de un parque o jardín histórico” por la European Garden Heritage Network en 2013.

Quinta de Montserrate.-Rosa sericea

La primera parte del jardín es un jardín forestal con sombra que se aferra a una pendiente empinada. Un camino en zig-zag lleva al visitante por la ladera de la colina, revelando constantemente vistas sobre las copas de árboles y arbustos de abajo. Los árboles son una mezcla de robles nativos, acebos protegidos raros y especies introducidas como pinos de paraguas, Rhododendron arboreum (floración vista arriba) y especies de araucaria. El sotobosque y la cobertura del suelo incluyen especies exóticas como bromelias, monstera (costilla de Adan o planta del queso ), fucsias y helechos arborescentes, mezclados en esta época del año, con nativos más comunes como las prímulas, centaureas y violetas.

A lo largo de las colinas de Sintra, los alcornoques con su corteza profundamente fisurada hospedan al helecho epífito Davallia canariensis, el helecho pie de liebre. Sus raíces “peludas” se anclan en la corteza y absorben el agua del aire cargado de humedad.

Este edificio fue una locura construida por Gerard de Visme en el estilo de la mansión neogótica original; una vez tuvo un techo y fue utilizado para banquetes. Con el paso de los años, ya sea por negligencia o diseño, el techo desapareció y las ventanas se arrancaron, lo que lo convirtió en una ruina. Además, una higuera australiana de la Bahía de Moreton, Ficus macrophylla, ha echado sus espectaculares raíces contrafuertes sobre el edificio, añadiendo un aire de abandono romántico.

Francis Cook era un gran fanático de los helechos arborescentes y algunos de los especímenes que plantó sobrevivieron y se naturalizaron aquí. Cuando Gerald Luckhurst y su equipo limpiaron esta área de las acacias invasivas que cubrían el jardín “perdido” en la década de 1990, encontraron algunos sobrevivientes. Desde entonces, Gerald ha agregado muchos más helechos arbóreos para recrear el valle original del helecho, que incluye Cyathea dealbata (el helecho de hoja de plata de Nueva Zelanda) y la Dicksonia antárctica de crecimiento lento.

Al crear un nuevo jardín de rosas en Monserrate, Gerald Luckhurst decidió crear un jardín más salvaje e informal. Los rosales trepadores juegan sobre viejos troncos de árboles y en grandes montículos, creando franjas de color y perfume y cubriendo una enorme pendiente en forma de anfiteatro.

Esta rosa, Rosa sericea pteracantha, es conocida por sus magníficas espinas rojas, aunque Gerald nos dijo que ha habido una discusión reciente entre los botánicos sobre si realmente es una rosa, ya que las flores solo tienen cuatro pétalos en lugar de los cinco habituales.

En todos los jardines de Sintra, el agua se gestiona cuidadosamente. Cuatro grandes reservorios de agua de lluvia en el bosque abastecen la cascada y los estanques en Monserrate y con tales pendientes pronunciadas las fuentes pueden funcionar solo con la gravedad, sin necesidad de bombas. A lo largo del jardín se encuentran los tradicionales tanques de agua portugueses alimentados y unidos por baldosas de cerámica curvas de extremo a extremo. Esto asegura que el jardín se riegue en tiempos de sequía, y el sonido del agua corriendo se suma al encanto del lugar. Aquí, un barranco corre a lo largo de la parte superior de una pared y sobre un puente, llevando agua a una fuente.

Del  parque solo hemos  podido cubrir un poco aquí, concentrándonos en las áreas del jardín en su mejor momento en primavera.

No he incluido los majestuosos árboles maduros que incluyen un Taxodium mucronatum que llora, un árbol de Kauri de Queensland de tronco liso (Agathis robusta) o un inmenso pino de Norfolk (Araucaria heterophylla).y Metrosidero tomentosa.-Arbol del hierro donde existe un magnífico ejemplar.

El jardín mexicano está marcado en su entrada por una Strelizia nicolai de cinco metros de altura y, además de estar lleno de cactus y agave, brillará con brillantes salvias de colores en verano.

Monserrate, con sus bosques, valles, laderas soleadas y vistas, es maravilloso para visitar en cualquier época del año, ya sea a pleno sol o en la bruma de la niebla marina atmosférica que ocasionalmente llega desde el Atlántico.

Es un vasto jardín de árboles y plantas exóticas. Las personas que gustan de los jardines y parques podrían pasar un día entero perdidos en este histórico jardín restaurado por el Gobierno Portugués.

Una verdadera joya de la naturaleza.