Antirrhinum majus en Plaza de América.-Parque de Maria Luisa
Antirrhinum majus en Plaza de América.-Parque de Maria Luisa .-Sevilla junto a Glorieta de las Palomas

Hoy aparece en el blog una planta que desde hace mas de un mes esta decorando los jardines sevillanos, me refiero al Antirrhinum majus .

El nombre genérico Antirrhinum deriva de las palabras griegas anti = como, y rhinon = nariz, en alusión a la forma de sus flores que parecen apéndices nasales, mientras que el nombre popular de Boca de dragón o Conejillo, como también se le conoce, hace alusión con el parecido que tienen también las flores con la boca de un dragón o el aspecto de un pequeño gazapo o conejo.

Como características de este género hay que destacar que son hierbas anuales o perennes, aunque también pueden llegar a tener porte de subarbustos y alcanzar un metro de altura. Las hojas son opuestas, alternas o raramente verticiladas y las inferiores, en ocasiones, en rosetas, mientras que sus inflorescencias las tiene agrupadas en racimos  o panículas terminales, contando raramente con flores axilares solitarias. Su fruto son una cápsula, que contiene en su interior numerosa y pequeñas semillas, que dado su pequeño peso puede dispersar el viento.

Botánicamente el  Antirrhinum majus es una especie de planta de flor que pertenece al género Antirrhinum. La planta se colocó primero en la familia Plantaginaceae luego de una revisión de su familia de traslado a su clásica anterior, Scrophulariaceae.

Es originaria de la región mediterránea, desde Marruecos y Portugal del norte al sur de Francia, y al este de Turquía y Siria.

El nombre común  conejitos o boca de dragón se origina en la reacción de las flores al apretar sus gargantas, lo que hace que la “boca” de la flor se abra como la boca de un dragón.

Antirrhinum majus en Glorieta del Cid.-Sevilla

Es una planta herbácea perenne, que crece a 0.5–1 m de altura, raramente hasta 2 m. Las hojas están dispuestas en espiral, ampliamente lanceoladas, de 1–7 cm de largo y 2-2.5 cm de ancho. Las flores se producen en una espiga alta, cada flor tiene 3.5-4.5 cm de largo, cigomorfas, con dos ‘labios’ que cierran el tubo de la corola; Las plantas silvestres tienen flores de color rosa a púrpura, a menudo con labios amarillos. El fruto es una cápsula ovoide de 10–14 mm de diámetro, que contiene numerosas semillas pequeñas.

La especie puede crecer bien a partir de semillas, floreciendo rápidamente en 3 a 4 meses.  Hay numerosos cultivares disponibles, que incluyen plantas con flores de lavanda, naranja, rosa, amarilla o blanca, etc…Aunque perenne, la especie a menudo se cultiva como una planta bienal o anual,  Los cultivares ‘Floral Showers Deep Bronze’  y ‘Montego Pink’  han ganado el Premio al Mérito del Jardín de la Royal Horticultural Society. La variedad nana rastrera a menudo se conoce como A. majus pendula (syn. A. pendula , A. repens). A menudo se escapa del cultivo, y las poblaciones naturalizadas se encuentran ampliamente en Europa al norte del área de distribución nativa,y en otras partes de las regiones templadas del mundo.

Como todas las plantas en los Artirrhinum  los insectos son las principales plagas que los  afectan

Pulgones: apuntan y consumen el crecimiento terminal y la parte inferior de las hojas. Los áfidos consumen los líquidos en la planta y pueden causar un aspecto oscuro o con manchas en las hojas.

Frankliniella occidentalis: estos insectos afectan incluso a Antirrhinum de crecimiento fuerte y saludable; Se ven comúnmente en flores recién abiertas. Causarán pequeñas lesiones en los brotes y las yemas florales de A. majus, así como eliminarán el polen de la antera. Este caso es difícil de tratar, pero se puede mantener manejable con el ácaro depredador Neoseiulus.

Entre las posibles enfermedades que pueden sufrir destacamos  principalmente las infecciones por hongos

. Antracnosis: una enfermedad causada por hongos del género Colletotrichum. Esta enfermedad ataca las hojas y el tallo causándoles un color amarillo con un borde marrón en el lugar infectado. Se recomienda destruir las plantas infectadas y separar las existentes.

La  Botrytis: también conocida como moho gris, esta infección ocurre bajo la flor de A. majus. Botrytis causa el marchitamiento de las espigas de la flor y causa un ligero enrojecimiento del tallo debajo del racimo de flores.  Botrytis causa un secado rápido y localizado y un dorado en la flor, las hojas y los brotes de A. majus. En un clima más cálido, la  Botrytis se vuelve más grave. El tratamiento de Botrytis implica cortar el stock infectado y despejar el área circundante de A. majus de cualquiera de las partes infectadas..

Pythium: el marchitamiento en la planta puede ser causado por una infección por hongos en la especie Pythium si la planta recibe exceso de agua.

Roya: Otra enfermedad fúngica a la que A. majus es susceptible es la roya. Primero se puede ver en la planta como círculos de color verde claro, en el tallo o parte inferior de sus hojas, que eventualmente se vuelven marrones y forman pústulas. La roya puede hacer que A. majus florezca prematuramente, broten flores más pequeñas y comiencen a descomponerse antes.

La  podredumbre del tallo: una infección por hongos se puede ver como un crecimiento algodonoso en el tallo, bajo, cerca del suelo. Si está infectado, se sugiere que la planta sea destruida antes que se extienda la enfermedad.

Antirrhinum tortuosum al borde de la carretera Sevilla-Malaga junto con Spartium junceum.-Diapositiva digitalizada
Antirrhinum tortuosum nacidos al borde de la carretera Sevilla-Malaga junto con Spartium junceum.-Diapositiva digitali

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al hablar de Anthirrininum no puedo dejar de referirme al “ zapatitos del niño Jesus “ que así se conoce el Antirhrinum tortuosum = Antirrhinum majus subsp. tortuosum que crece en los muros y tejados de la Campiña de  Carmona.-Sevilla.

La planta aquí conocida como zapatitos del niño Jesús (Antirrhinum tortuosum) es una hierba que crece sobre tejados y resquicios de las casas de nuestra ciudad. A pesar de ser una “malahierba”, destaca sobre otras por la belleza, el tamaño y lo llamativo de sus floraciones. A veces, a pesar del daño a los edificios y la peligrosidad que pueda generar, nos regala unas agradables y  pintorescas imágenes por el color rosado de sus inflorescencias.

No es de extrañar por esto que se use su pariente Antirrhinum majus para cultivo como flor ornamental, conocida, a veces al igual que ésta que tratamos, como conejitos, o boca de león o de dragón..

Las plantas (o plantas colectivas)  del Anthirrinum tortuosum tienden a formar muchos tallos cerca unos de otros y pueden parecer un pequeño arbusto con varios tallos florales. El tallo suele ser leñoso en su base y posee vello glandular corto solo en la parte superior de floración. Las hojas sin pelo, que son aproximadamente 40-60 mm de largo y 5-10 mm de ancho, tienen una forma fusiforme (husillo).

Las dulces flores perfumadas crecen desde el vértice del tallo como racimos cortos.

Antirrhinum tortuosum en Carmona .-Sevilla.-Foto de Enrique M. Peña Perez
Antirrhinum tortuosum nacidos esponteanamente en Carmona .-Sevilla.-Foto de Enrique M. Peña Perez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los labios están fusionados de tal manera que pueden abrirse, es decir, polinizando insectos como las abejas, para que puedan ingresar a la flor y alcanzar el néctar en el interior y, de este modo, polinizar la flor.

Cuando madura, la fruta se seca y las semillas se escapan de las aberturas de poros en la pared de la fruta por el movimiento de los tallos largos y se esparcen con el viento.

Los Antirrhinum prefieren a una marga ligera bien drenada y una posición soleada  Las plantas toleran los suelos arcillosos y de cal, y también crecen bien en las paredes y tejados antiguos, apareciendo espontáneamente en los bordes de la autovías y carreteras . Las plantas a menudo se cultivan como anual, ya que generalmente degeneran en su segundo año

Con mucha frecuencia si el tiempo les es favorable se  auto siembran cuando  si están bien situados.

Febrero 2019