The Price of Prestige Tech Employees Living Costs in Silicon Valley & Seattl

Interesante artículo de Stephan Hügel

Este comentario es parte del tema “Soluciones inteligentes para ciudades sostenibles”, editado por Tom Sanchez (Virginia Tech, EE. UU.), Ralph Hall (Virginia Tech, EE. UU.) Y Nader Afzalan (Universidad de Redlands, EE. UU.)

Introducción: The Bitter Cry of Outcast London

Al regresar a Londres en 1876, Ebenezer Howard, un empleado inglés que había ido a los Estados Unidos para trabajar primero como agricultor, y más tarde como periodista, fue testigo de la reconstrucción de Chicago después del gran incendio en la década de 1870, se convenció de que era necesaria una nueva partida en la planificación y construcción de ciudades. Dando rienda suelta a la capital superpoblada, empobrecida e incómoda, y amargamente decepcionado por la reconstrucción de Chicago según su forma anterior, Howard comenzó a trabajar en un libro que en su primera edición se llamaría To-Morrow.

Howard reconoció que las personas no querían vivir en las ciudades superpobladas, sucias y caras de finales del siglo XIX, ya que sus condiciones de vida en estas metrópolis en rápida expansión estaban ilustradas vívidamente en publicaciones como el folleto de 1885 de Andrew Mearns, The Bitter Cry of Outcast London ( Mearns, 1883), y que su continua afluencia conducía, cada vez más, a la despoblación de las ciudades del país. Sin embargo, Howard también reconoció que la vida en el campo tenía pocas atracciones para los habitantes de la ciudad. De ninguna manera estaba solo en su deseo de una alternativa: como señala Schuyler (Parsons & Schuyler, 2002, p. 4), “En los años 1880 y 1890, se publicaron en Gran Bretaña más de 100 novelas utópicas y distópicas”, muchos de ellas incluyendo “visiones de una sociedad en la que el mundo disfrutó de la paz”. El pensamiento de Howard estuvo muy influenciado por uno de estos libros en particular, un trabajo del autor Edward Bellamy, titulado Mirando hacia atrás, que Howard se lo “tragó entero”, habiendo recibido una copia de un amigo en 1888, y le conmovió tanto que lo reeditó en Gran Bretaña. En el prólogo de una edición posterior del libro de Howard, que se publicó por primera vez en 1898 y se tituló Mañana: Un camino pacífico hacia la reforma real, F. J. Osborndeja  dejo claro que “las dos suposiciones básicas de Bellamy, que el avance tecnológico podría emancipar a los hombres de un trabajo degradante, y que los hombres son inherentemente cooperativos e igualitarios, eran la esencia de la propia perspectiva optimista de Howard, en la que no había resentimiento del proletario ni clase”. La amargura, y no un rastro de nostálgico anti-urbanismo, anti-industrialismo o retroceso al telandismo “(Howard, 1965, p. 20), y el propio Howard lo expresó claramente:” Por lo tanto, fui conducido a presentar propuestas para poniendo a prueba los principios de Bellamy … ”(Macfayden, 1970, p. 22). .

Songdo City, South Korea.

Las utopías y el mundo real.

Si bien Howard se inspiró ciertamente en las concepciones utópicas de ciudades futuras, su propia visión estaba firmemente arraigada en el mundo real y en la necesidad real y urgente de una alternativa a las ciudades industriales de la Gran Bretaña victoriana tardía. Este enfoque práctico es evidente en la estructura del Mañana mismo: gran parte del libro está dedicado a establecer exactamente cómo se construiría una “ciudad jardín”, incluidos los análisis detallados de los costos.

En estos, Howard se inspiró en los proyectos de viviendas modelo que había encontrado en América. Estos proyectos se establecieron como compañías de dividendos limitados, diseñados para atraer a los inversores que sentían un parentesco moral con los ideales de la reforma social; la tasa de rendimiento más baja en este tipo de desarrollo los hacía poco atractivos para los inversores tradicionales, pero aquellos que estaban interesados ​​eran también participan activamente, a menudo son filántropos y, por lo tanto, es más probable que aboguen públicamente por la idea y que influyan en su influencia.

En las propuestas de Howard, los ingresos por alquileres más altos que se acumularían del desarrollo se utilizarían para amortizar la inversión inicial y luego se utilizarían directamente para financiar proyectos culturales y de bienestar social (Parsons y Schuyler, 2002, p. 6).

Sin embargo, la visión de Howard, de la cual la distribución física de la ciudad era solo un componente relativamente pequeño, nunca se realizó plenamente. Para comprender por qué este fue el caso, debemos examinar tres aspectos: su “teoría”, sus planes para financiar la ciudad jardín y su capacidad para planificar la forma física de la ciudad jardín.

Como lo deja claro Robert Beevers (Beevers, 1988, pp. 5, 17, 25–6, ), la principal innovación del libro de Howard fue la síntesis de una serie de ideas que hasta el momento no estaban relacionadas: una reacción contra el siglo XIX. ciudad industrial, y un cuestionamiento del sistema económico que lo sustentaba; el surgimiento de la ciencia como motor del progreso y, en particular, del darwinismo como motor de la cooperación combinado con un radicalismo que estaba completamente separado de las tendencias revolucionarias marxistas (Howard, 1965, p. 86); la “colonización” de tierras vacías (que en ese momento abundaban fuera de las ciudades inglesas), inspirada en el trabajo de Alfred Marshall; la posibilidad de recuperar parte del valor de los terrenos urbanos, que se había vuelto inasequible como resultado de la alta migración a las ciudades, mediante el uso de la legislación popular; la extensión de las ideas de propiedad cooperativa de la tierra a la gestión cooperativa de la ciudad. Sin embargo, aunque Howard logró combinar estas ideas dispares en Mañana, por lo tanto, solicitando un apoyo generalizado (y, quizás, inesperado), nunca se unieron en una “teoría” más completa, capaz de responder a los críticos e incorporar compromisos y, en última instancia, evolucionar. .

El pragmatismo y el enfoque directo de Howard resultaron en una idea cuyos fundamentos eran, en última instancia, demasiado frágiles para soportar su encuentro con aquellos que deseaban elegir los aspectos más atractivos.

El segundo aspecto es bastante más directo y concierne al tema de las finanzas. La propiedad común de la tierra era un componente central del plan de Howard, y se incorporaría a Letchworth en forma de arrendamientos cuyo valor aumentaría a medida que aumentara el tamaño de la población y su propia riqueza. Sin embargo, la Asociación de la Ciudad Jardín, formada en 1899, no pudo reunir el capital suficiente para comprar el terreno para Letchworth en estas condiciones y, por lo tanto, se vio obligada a pedir prestado el déficit, que era considerable. Sin embargo, los bancos no prestarían dinero para casas que no podrían venderse en el mercado abierto. Por lo tanto, la Asociación no tuvo más remedio que aceptar los arrendamientos modificados, y esto tuvo el efecto adicional de deshacer la estructura de gestión cooperativa de la ciudad jardín: incluía un fideicomiso, que debía supervisar la gestión diaria de la la ciudad en concierto con sus residentes, y una junta directiva, que estaba encargada de reunir la capital para construir la ciudad, y por lo tanto representaba los intereses de quienes la financiaban.

Por lo tanto, la Asociación no tuvo más remedio que aceptar los arrendamientos modificados, y esto tuvo el efecto adicional de deshacer la estructura de gestión cooperativa de la ciudad jardín: incluía un fideicomiso, que debía supervisar la gestión diaria de la la ciudad en concierto con sus residentes, y una junta directiva, que estaba .

Como resultado del uso de la Asociación del tipo de arrendamiento “estándar”, el consejo de administración representó los intereses de los bancos, que tenían poco o ningún interés en cooperar con el fideicomiso o diferirlo.

Songdo City, South Korea.

El aspecto final es arquitectónico: el movimiento de la ciudad jardín atraía el interés de los arquitectos, en particular los involucrados en el movimiento de Artes y Oficios, cuyos intereses coincidían bastante bien con los de los miembros fundadores, y varios de ellos se unieron a la Asociación, alentados por Howard. . De estos, Barry Parker y Raymond Unwin vendrían a ejercer la mayor influencia en la realización construida de la visión de Howard en Letchworth: la visión física de Howard de la ciudad jardín había sido bastante ruda, su enfoque se había centrado en la reforma social, y esto fue rápidamente “. rectificado ‘por Unwin y Parker, quienes reformularon aspectos clave de las ideas iniciales de Howard, especialmente aquellos en torno a la densidad urbana. Estos cambios, que en conjunto habían alterado significativamente la visión de Howard, incluso llevando a una nueva titulación de ediciones posteriores de su libro a Garden Cities of To-Morrow, coincidieron con un cambio más amplio hacia lo que se mencionó, a partir de 1905 (Parsons y Schuyler , 2002, p. 32) como “urbanismo”. Este movimiento incorporó aspectos clave del pensamiento de Howard, pero no adoptó su visión como una totalidad, y este enfoque más pragmático condujo a la proliferación de lo que se conoció como “suburbios de jardines”, en lugar de más ciudades jardín. Así, mientras la visión de Howard lanzó un movimiento. que pronto se apoderó de todo el Reino Unido, e internacionalmente no mucho después, su intención original, la de una verdadera reforma social, nunca se hizo realidad. Esto se debe, en parte, a que el propio Howard carecía de la autoridad personal para defender sus ideales frente a imperativos que compiten entre sí, impulsados ​​por financieros (sin importar su mentalidad social), arquitectos y urbanistas.

La era de la ciudad inteligente

Un siglo después de las ciudades jardín de Letchworth (ca. 1910) y Welwyn (ca. 1919), hemos entrado en la era de la ciudad inteligente. Independientemente de la definición o combinación de las que elijamos (Albino, Berardi y Dangelico, 2015), debemos reconocer que no podría existir sin la Ciudad Jardín: es tanto una nueva partida radical como una idea cuya concepción ha tenido hasta ahora. ha estado firmemente arraigado en el tipo de pensamiento utópico (Datta, 2015a) que primero motivó a Howard a escribir Mañana.

Sin embargo, también ejemplifica los problemas que acompañaron el surgimiento de la ciudad jardín: la falta de un marco teórico sólido capaz de evaluar la calidad de su propia producción en el mundo real, que puede ser sometida a examen y crítica, y que puede evolucionar a acomodar el cambio. En lugar de inspirarnos, el término sigue siendo en gran medida una abreviatura de cualquier intervención tecnológica en la ciudad, y un término de arte supuestamente útil para alcaldes y municipios que deseen presentarse como progresistas y técnicamente competentes, en una repetición familiar de los proyectos de “densificación”. emprendida en los Estados Unidos a finales de los años cuarenta. En lugar de reformadores de mentalidad social como Robert Owen y Ebenezer Howard, tenemos proyectos neopositivistas dirigidos por compañías de capital de riesgo como Y Combinator Cities, y proyectos conductistas dirigidos por gigantes tecnológicos, como el proyecto Sidewalk Labs de Google en la ciudad de Nueva York. Hudson Yards (Mattern, 2016). En lugar de un nuevo Civics (Geddes, 1904), o un estudio considerado de las formas en que las nuevas tecnologías podrían integrarse cuidadosamente en nuestro tejido urbano (Geddes, 1915; Mumford, 1991), hay cientos de artículos periodísticos, publicaciones de blog, los “charters” y las guías de mejores prácticas, muchos enfatizan la primacía del “Smart Citizen”, en una lectura literal de la exhortación de Hill de que la innovación urbana no debe comenzar con la tecnología (Hill, 2013). Esta retórica sería irónica, si no fuera tan dañina: en lugar de la innovación que busca centrar aquellos aspectos demográficos que tienen más probabilidades de beneficiarse (ya sean “ciudadanos”, o simplemente “personas”), existe un entusiasmo en gran medida acrítico por la perfección. la combinación de la tecnología con nuestro entorno urbano construido para monetizarlo y asegurarlo, con poca atención a los efectos secundarios de largo alcance de estos objetivos, y mucho menos su potencial para reproducir o incluso exacerbar las desigualdades existentes (Shaw y Graham, 2016).

Hemos avanzado de alguna manera hacia los intentos de categorizar (Hollands, 2008), explicar e historizar (Townsend, 2013) y criticar (Greenfield & Kim, 2013; Wiig, 2016) los primeros y más notorios resultados de esta tendencia, como New Songdo y Masdar City, y estas críticas pueden, de hecho, tener un efecto apreciable: en Europa y Norteamérica, las empresas de tecnología involucradas en proyectos de tecnología urbana han refinado su retórica, yendo más allá del lenguaje de la “interrupción” tan querida en Silicon Valley e influenciada por lo que Barbrook y Cameron denominaron “la Ideología de California” (Barbrook y Cameron, 1996).

Cities of the Future, Songdo, South Korea
Silicon Valley

Esta tendencia, a su vez, ha conducido a críticas más matizadas (Shelton, Zook y Wiig, 2014) de los proyectos de modernización más mundanos que ahora se ven en ciudades más pequeñas, y algunos han comenzado a examinar con más detalle las mejoras más promocionadas. , como la amplia disponibilidad de datos abiertos, y supuestamente una mayor participación en la toma de decisiones que se encuentran en el corazón de estos (Cardullo & Kitchin, 2017; Kitchin, 2013).

En el Sur global (Watson, 2015) y en la India, en particular, esta tendencia más sutil permanece ausente, las intervenciones más consideradas del pasado (Goist, 1974), aunque no están de ninguna manera sin sus críticos (Rao-Cavale, 2016), que ha dado paso a un megaproyecto tecnocrático que incorpora las “lógicas gemelas de la industrialización y la urbanización corporativa”. Sin embargo, aquí también encontramos voces críticas (Datta, 2015b).

Más allá de los paradigmas familiares

A pesar de su fracaso final, la influencia de la Ciudad Jardín permanece con nosotros hoy, y así puede ser con los paradigmas actuales de la Ciudad Inteligente. Ya están surgiendo nuevas formas de pensar y usar la tecnología en nuestras ciudades: desde enfoques de “ciudades jugables”, como los que se ven en Bristol, para reutilizar el Internet de las cosas, que a menudo se implementan sin éxito (Langendoen, Baggio, & Visser). , 2006): como una herramienta para el urbanismo informal en Atlanta (DiSalvo y Jenkins, 2017).

Puede ser que estemos al borde de un movimiento que nos aleje de la concepción neoliberal de las tecnologías urbanas que permite lo que Srnicek denomina “Capitalismo de plataforma” (Hill, 2008; Srnicek y De Sutter, 2017), mientras que antes no estaban de moda los enfoques de inclusión y comunidad. El compromiso, como las redes tecnológicas (Smith, 2014), se está investigando una vez más como alternativas y enfoques complementarios para Living Labs. Ha habido llamadas a lo que Campbell denomina un “incrementalismo radical” (Campbell, 2016), haciéndose eco de la súplica de Ursula Franklin de que no debemos rehuir las intervenciones tecnológicas a gran escala, sino intentar desplegarlas de una manera que se pueda rodar. Atrás, adaptado, e incluso deshecho si es necesario (Franklin, 1993).

Evidentemente, no podemos saber qué nos depara el futuro ni cómo reaccionaremos ante sus desafíos, en particular los engendrados por el cambio climático. Lo que está claro, sin embargo, es que el éxito reside en la cooperación

. Conflicto de intereses El autor declara no tener conflicto de intereses.

Stephan Hügel es un investigador de doctorado en el Centro de análisis espacial avanzado de la UCL. Le interesan las cibernéticas urbanas, los proyectos de tecnología urbana del siglo XX, en particular los de los años 80 y 90, y la visualización de datos urbanos. Su investigación también explora el papel de los organismos de estándares y las uniones supranacionales en la evolución de los proyectos sociotécnicos urbanos.