Con mucho gusto reproduzco tu comentario sobre el articulo publicado en mi blog  sobre EL PLAN DIRECTOR DEL ARBOLADO,SU INVENTARIO Y LA BOTANICA ,que el inventario del Plan hay que ponerlo al día es fundamental  tanto como corregir los errores que se observan al momento de su publicación, teniendo en cuenta que es la herramienta con la que se va a gestionar el Plan este debe ser perfecto en posiciones de los arboles y su nomenclatura ya que tiene que ser utilizado por diferentes personas.

Un inventario sin actualizar es totalmente obsoleto para utilizarlo para la gestión del arbolado a través de este y sigo creyendo que hay suficientes conocimientos en la botánica para que en el  inventario no exista ni un árbol sin identificar.

Se para lo que sirve un Plan y las dificultades que existen en la Administración para llevarlo a cabo a corto y largo plazo, no me mueve más interés que el Plan sea un éxito y que las previsiones del Plan se cumplan. He visto muchos planes guardados en cajones y sin ejecutar.

Begoña Díaz ha comentado EL PLAN DIRECTOR DE ARBOLADO,SU INVENTARIO Y LA BOTANICA.-

Buenos días don José. Le escribo porque me parece importante exponer lo que a mi modo de ver se confunde en este artículo y, de paso, exponer mi punto de vista de lo que considero un Plan Director a defender y que sería la base de un gran plan con algunas mejoras procedentes de alegaciones públicas:

  1. En redes sociales y en medios de comunicación se tiende a confundir lo que son datos del inventario, el análisis de los datos y el plan en sí.

El título de su artículo y su desarrollo caen en la mismo error, ya que el inventario no es del Plan. El Plan solamente utiliza los datos de inventario municipal como herramienta para hacer un diagnóstico de situación. Los datos que aparecen en el catálogo son datos de inventario mientras que las propuestas de especies adecuadas y no adecuadas para la ciudad quedan recogidas en las Directrices para la Selección de Especies. En este último documento, relevante de cara a la planificación futura, la nomenclatura botánica es la adecuada e incluye todas las dudas que plantea en su artículo (Platanus, Ceiba, Styphnolobium, Gleditsia, Feijoa etc.). Por tanto frases de su artículo como “Habría que repasar toda la nomenclatura botánica del Plan” no son del todo acertadas ya que habría que repasar la nomenclatura del inventario.

  1. El arbolado de una ciudad está vivo y sometido a continuos cambios. Un buen inventario será aquel que parta de una buena base y esté permanentemente actualizado. Para el análisis de la situación actual y de los datos descritos en el plan, se parte de una foto fija. Según la parte 2 de la memoria, se dice que los datos de inventario utilizados para el análisis son de febrero de 2019, con los aciertos y errores de ese momento determinado. No obstante, en buena lógica cambios posteriores no entrarán en el plan pero sí deberían estar actualizados en el inventario. En cualquier caso en el Plan se marcan directrices que orientan la gestión y no importa tanto el dato exacto (da igual una proporción del 25 % o un 26 % de naranjos, lo que importa es reducir su proporción a medio largo plazo hasta el 20 %). Por otra parte se lee en redes sociales que el plan no es válido porque parte de un inventario con errores invalida el plan, lo que no tiene sentido teniendo en cuenta que, si no me equivoco, sólo 6 de las 115 acciones del plan derivan directamente del inventario.
  2. Es de esperar que los datos de campo del inventario los hayan tomado profesionales del sector, pero probablemente no habrán sido expertos botánicos, de ahí que pueda haber errores de identificación de taxones, formas y variedades, que sin duda deberían corregirse. En este sentido usted hace referencia a los cerca de 6.120 ejemplares sin identificar, pero habría que matizar que en realidad ahí están incluidos tanto los no identificados como los marcados como sp., ya que si usted se fija en el catálogo no hay ningún ejemplar identificado genéricamente, pero sí los hay en el inventario de acceso ciudadano.

También en la siguiente frase de su artículo se vuelve a poner de manifiesto que se confunde la calidad del inventario municipal con la del plan que utiliza sus datos: “Habría que (…) corregir errores que los hay e identificar las 6.120 especies que figuran en el inventario y se suman como existentes no identificadas, La seriedad del Plan no debe permitir que haya arboles sin identificar.”

Espero haber aclarado algunos aspectos que creo que se confunden. Pienso que este artículo merecería una rectificación ya que considero no está acorde con la calidad habitual de este blog y rectificar es de sabios, pero por supuesto usted es libre de hacer lo que crea oportuno.

Un cordial saludo,

Begoña Díaz