Disfrutar de la naturaleza en la ciudad

Debate que se planteo ya hace algunos años con motivo de las célebres plazas duras que se construyeron en Barcelona y siguieron otras ciudades.

Empecé buscando un simple opuesto para la palabra “urbanita”. Algo que se refiera a personas que no vivían en áreas urbanas, pero que tampoco necesariamente vivían en granjas.

Vayamos con ruralista. Este es uno que reside en una zona rural y es un defensor de la vida rural. Simple y llanamente. No condescendiente, no romántico.

En algún momento desconocido entre 2010 y 2015, por primera vez en la historia de la humanidad, más de la mitad de la población mundial vivía en ciudades. Es poco probable que la urbanización se revierta. Cada semana desde entonces, otros 3 millones de habitantes del campo se han convertido en urbanitas. Rara vez en la historia un pequeño número de metrópolis ha agrupado tanto poder económico, político y cultural sobre tan vastas franjas de interior. En algunos aspectos, estas metrópolis globales y sus residentes se parecen más entre sí que a sus conciudadanos en pueblos pequeños y áreas rurales. Todo lo nuevo en nuestra era global es probable que se encuentre en las ciudades.

Durante siglos, filósofos y sociólogos, desde Jean-Jacques Rousseau hasta Georg Simmel, nos han alertado sobre cuán profundamente las ciudades han formado nuestras sociedades, mentes y sensibilidades.

Aunque el odio a la ciudad ha adquirido últimamente una notoriedad inusual .

“Los hombres no están hechos para amontonarse en hormigueros, sino esparcidos por la tierra que deben cultivar. Cuanto más se juntan, más se corrompen “Jean-Jacques Rousseau

Naturaleza y ciudad.-Bryant-Park-Nueva-York

En este artículo, André Torre y Lise Bourdeau-Lepage examinan el lugar de la naturaleza en la ciudad a través de la cuestión de la agricultura urbana. Defienden la idea de que su futuro está íntimamente ligado a sus dimensiones paisajísticas y estéticas, incluso educativas, queridas por los ciudadanos.

Naturaleza en la ciudad

Hablar de la naturaleza en la ciudad, y especialmente de la agricultura urbana, cuestiona las definiciones tradicionales, que oponen la ciudad al espacio cultivado y los habitantes de la ciudad a los agricultores. Si siempre podemos llamar agricultura a las áreas de mercado que encontramos en todas las ciudades africanas, ciertamente no podemos llamar campo al territorio en el que están registradas. Incluso hablar solo de interfaz o espacio periurbano implica una permeabilidad

La naturaleza: un componente clave del  La naturaleza “salvaje”, que se puede definir como todos aquellos elementos (vegetales y animales) que fueron anteriores y no han sido transformados por la humanidad, era un espacio hostil que había que domesticar. Nunca “pareció tan hermoso como cuando la máquina hizo su intrusión en el paisaje” (Baridon 1998). En la imaginación humana colectiva, la naturaleza simboliza la libertad y la belleza. En este momento de la historia de la humanidad, se opone abiertamente no solo a la industrialización y la urbanización (Stallybrass y White 1986), sino también a la ciudad misma, que aparece más que nunca como la huella del poder de la humanidad y su capacidad para transformar su entorno.

 La idea de naturaleza que comenzó a desarrollarse en ese momento se definió no tanto en sus propios términos como en oposición a la ciudad, construida por los humanos como el lugar último de intercambios: intercambios de bienes, de servicios, de conocimiento, de ideas, de gustos, de emociones y de costumbres y modales (Elias 1991); pero también un lugar de congestión, de contaminación y de tensiones sociales. Se convertiría en un factor esencial para el bienestar de los habitantes de las ciudades. Elevada a este estado recién descubierto, la naturaleza, en el siglo XIX, haría su gran entrada en pueblos y ciudades en forma de espacios verdes de acceso público. Sin embargo, la forma de la naturaleza en cuestión no era “naturaleza salvaje” sino más bien una “naturaleza domesticada”, domesticada por la humanidad, transformada y en ciertos casos magnificada. Si bien estos espacios abiertos fueron el resultado de una visión “higienista” de la ciudad, los parques y jardines públicos del París del barón Haussmann también contribuyeron, por ejemplo, a satisfacer la demanda de naturaleza expresada por los nuevos residentes de las grandes ciudades del tiempo, que había abandonado

Hoy, en un momento en que las áreas urbanas albergan a la mayoría de la población mundial  las preocupaciones ambientales están aumentando, la humanidad parece estar aspirando a una nueva forma de proximidad con la naturaleza. Nuestra necesidad por la naturaleza se expresa actualmente con mayor intensidad que en cualquier período anterior de la historia, y las cabañas, símbolos del pasado del deseo de los humanos por la naturaleza, han sido reemplazadas por los sueños de una casa unifamiliar con jardín. Al hacerlo, la humanidad occidental se ha convertido en homo qualitus, es decir una especie de humano que no solo busca el bienestar material e inmaterial, sino que también hace de la satisfacción de su deseo por la naturaleza y la preservación de su entorno de vida un elemento clave de su bienestar. De hecho, esto se confirma en una encuesta realizada entre 150 personas en Lyon en la primavera de 2012, en la que el 95% de los encuestados consideró que el tiempo que pasaban en parques y jardines públicos era importante y / o esencial para su bienestar (Bourdeau‑ Lepage et al.2012 ). Los encuestados de hogares que habían optado por establecerse en áreas en las afueras de las ciudades indicaron que el aumento de su nivel de bienestar dependía de su contacto con la naturaleza.

Hay que dejar que fluya la naturaleza en la ciudad.j

Bienestar de los habitantes de las ciudades

El “reverdecimiento” de la sociedad

Estamos siendo testigos de un “reverdecimiento” de nuestra sociedad. Esto se refleja en la cantidad de asociaciones que se están creando en áreas urbanas que se enfocan en crear conciencia sobre temas ambientales o proteger ciertas especies de vida silvestre, así como en las actitudes de los propios urbanitas.

 En 2008, el 72% y el 75% de los franceses, respectivamente, declararon que utilizaban con frecuencia los espacios verdes de su municipio y que la presencia de dichos espacios era un factor en sus elecciones residenciales. Además, uno de cada dos ciudadanos franceses dijo que estaría a favor de leyes que obliguen a incluir un porcentaje mínimo de espacios verdes en todas las nuevas viviendas y desarrollos comerciales, mientras que dos de cada tres de la población opinan que el gasto público en parques y los jardines eran demasiado bajos (UNEP-IPSOS 2008).

Los habitantes de las ciudades acuden en masa a las ciudades verdes y respetuosas con el medio ambiente, como lo demuestran los últimos rankings internacionales y nacionales de ciudades de todo el mundo, como el Palmarès des villes vertes françaises (“Tabla de clasificación de ciudades francesas verdes”) elaborado por el semanario L ‘ Express , que clasifica las 56 áreas urbanas de Francia con más de 100.000 habitantes sobre la base de 24 indicadores que reflejan el estado del medio natural, los riesgos naturales e industriales presentes (inundaciones, centrales nucleares, etc.), la calidad del aire y factores como como transporte público, provisión de ciclovías y otras comodidades ambientales.

Si bien es cierto que los seres humanos buscan constantemente alcanzar niveles cada vez más altos de bienestar, las formas en que satisfacen su deseo por la naturaleza adoptan diferentes formas para diferentes personas. Existen variaciones entre hombres y mujeres, entre jóvenes y personas mayores, y entre diferentes categorías sociales y ocupacionales; por ejemplo, las visitas regulares a los espacios verdes son más importantes para las mujeres que para los hombres, mientras que las personas mayores prefieren los espacios verdes del vecindario a los grandes parques.

Satisfacer nuestro deseo por la naturaleza hoy

En consecuencia, los habitantes de las ciudades, particularmente en Occidente, satisfacen estas necesidades de diferentes tipos de naturaleza tanto espacial como temporalmente. Se trasladan a las afueras de las ciudades para vivir en casas rodeadas de una pequeña parcela de tierra, y suelen ir al campo los fines de semana o durante las vacaciones. El resultado es la expansión urbana y la “movilidad compensatoria”, cuyos efectos sobre el medio ambiente son objeto de acaloradas discusiones entre quienes viven en densos centros urbanos y quienes habitan en los suburbios sin límites   la satisfacción de este deseo por la naturaleza también adquiere una forma muy diferente.

 En el corazón de nuestras ciudades, los urbanitas anhelan un poco de naturaleza. Esto se refleja en la renovada popularidad de los parques y jardines, la creación de jardines “compartidos” y comunitarios, el auge de la agricultura urbana , la remodelación de las riberas de los ríos , el creciente número de colmenas en la ciudad (que producen miel urbana), la construcción de muros verdes, la plantación de flores bajo las losas de los senderos de la ciudad y en balcones, el desarrollo de eco barrios, etc.

 Expresa el anhelo de una nueva forma de acercar la naturaleza y la ciudad. En términos de política pública, esto se ha traducido en la voluntad de reintegrar las ciudades a sus entornos naturales, la creación de nuevos estándares técnicos (que permiten, por ejemplo, crear jardines en los techos y terrazas de los edificios de apartamentos en Nueva York) y más en general, teniendo en cuenta el paisaje en los nuevos desarrollos, mientras que el establecimiento de redes de “corredores verdes y azules” (para una mejor gestión de la tierra y las vías fluviales / humedales, respectivamente) exige nuevas formas de pensar sobre el desarrollo urbano y una nueva forma de poesía para el medio urbano. Esto, a su vez, exige nuevas profesiones.

Naturaleza en la ciudad

¿Qué forma (s) de naturaleza se encuentran en la ciudad?

La tarea que nos ocupa es difícil, ya que implica reconciliar dos de los deseos de la humanidad: el deseo de urbanidad, nacido del deseo de la humanidad de estar con otros humanos. Y el deseo por la naturaleza, que teóricamente son irreconciliables (Cantillon 1755; Mumford 1964)

 Un segundo factor hace que este curso de acción sea aún más delicado, a saber, la propia complejidad de la idea de naturaleza. Más particularmente, es muy difícil comprender exactamente qué quieren decir los habitantes de las ciudades con “naturaleza” y, por lo tanto, definir con precisión sus deseos a este respecto. La naturaleza a menudo se ve como un todo, como una realidad concreta y como algo único para diferentes personas (según los encuestados e incluso los entrevistadores). El concepto se vuelve entonces algo simplista: se convierte en una cuestión de comprensión – por ejemplo, al reconsiderar la tipología de John Dixon Hunt (1996) – exactamente qué tipo de naturaleza quieren los habitantes de la ciudad, que va desde una naturaleza salvaje y virgen; al alteram naturam de Cicerón, explotado por la humanidad para satisfacer sus necesidades, es decir, el campo ; a una naturaleza mejorada por el arte, la terza natura de Jacopo Bonfadio , o “tercera naturaleza”.

Por “naturaleza”, los urbanitas a menudo se refieren a la naturaleza que ha sido domesticada y transformada, quizás porque es esencialmente la única clase que conocen. Y, sin embargo, cuando se les pregunta sobre la posibilidad de dar cabida a la naturaleza no domesticada en los espacios verdes, es decir, la naturaleza que se deja sola para fomentar la biodiversidad, como los pastizales, los mismos habitantes de la ciudad responden favorablemente. Al mismo tiempo, sin embargo, también quieren céspedes accesibles y bien mantenidos (Bourdeau-Lepage et al.2012). Se trata entonces de descifrar la demanda de naturaleza de los urbanitas y captar todos los matices de esta demanda, para avanzar hacia desarrollos urbanos que satisfagan las necesidades del mayor número.

Naturaleza- n la ciudad-Düsseldorf-Alemania-

Combinando naturaleza y ciudad

A través de esta serie de artículos, esperamos participar en el debate que ha surgido en los últimos años sobre el papel de la naturaleza en la ciudad, y de la vegetación en particular: ¿qué formas puede tomar la naturaleza en nuestras ciudades? ¿Cuál es el papel de la agricultura urbana ? ¿Cómo conciliar nuestro deseo de urbanidad con nuestro deseo de naturaleza? ¿Qué implica esto en términos de desarrollo público, gobernanza y formación de planificadores? ¿Cuáles son los roles que juegan los paisajes y los espacios públicos en estos procesos? El desafío aquí es obtener una mejor comprensión de las formas en que las ciudades pueden planificarse y desarrollarse teniendo en cuenta de manera más efectiva el deseo de los urbanitas por la naturaleza y poniendo la naturaleza, caminar por el placer y la estética en un primer plano sin generar nuevos espacios socio espaciales. desigualdades.

Artículo de Lise Bourdeau-Lepage y traducción de Oliver Waine , «Nature in the City», Metropolitics , 3 de noviembre de 2014