ecosistemas-acomo-cuidar-los-bosques
Arboles en el bosque

LOS ARBOLES COMO ELEMENTOS DE LA ESTRUCTURA VERDE DE LA CIUDAD Y EL PAISAJE. J. Hekman y J. Meeus.-  IV Congreso Europeo IFPRA

Ya que hablamos de árboles, queremos indicar el árbol en todas sus manifestaciones. En particular, el árbol es indispensable para la supervivencia de la humanidad y condiciona el modo de supervivencia del ser humano. Existe en efecto una relación entre el hombre y el árbol ya sea directamente (clima, temperatura, oxígeno, alimentación) o indirectamente (por ejemplo: cuando utilizamos los vegetales o los animales vivientes en los bosques). La degradación de nuestro planeta se hace más evidente en los lugares donde el árbol ha desparecido en el curso de los tiempos.

Nos interesamos por el valor del árbol en nuestro entorno humano, o utilizamos el árbol como un mueble, como un objeto decorativo. Después de algunas decenas de años, uno se ha esforzado en responder a una demanda creciente de árboles de porte modesto, generalmente en las ciudades que han dado lugar a operaciones de renovación, donde el arquitecto paisajista dispone de una elección limitada, ya que ha de tomar en cuenta cuidadosamente el porte futuro de los árboles.

Son elementos importantes para la elección de los árboles el suelo y el paisaje. El suelo, los recursos de agua, la historia del lugar y los árboles determinan el aspecto del paisaje. Holanda tiene dos tipos de paisaje totalmente diferentes: los “polder” y los “kampen”. Los primeros son muy planos y no poseen árboles sólo en largas líneas azules – canales, diques, “singles” y zanjas- y casas concentradas en los pueblos y las ciudades. Los segundos se caracterizan por un microrelieve: muchos árboles, algunos bosques y un habitat disperso. Estos paisajes definen el contexto de la política holandesa en materia de árboles.

calle-con-arboles
Calle con arboles

En zonas urbanas, las condiciones climáticas, pedológicas e hidrológicas son generalmente bastante menos originales, lo que quiere decir que los árboles y otros vegetales son menos dependientes del suelo. El medio urbano es tan difícil que los vegetales y los animales necesitan constantes cuidados para sobrevivir. Si los árboles pudieran expresarse, serían raros los que quisieran vivir en el centro de las ciudades. Además, las condiciones del medio ambiente se degradan progresivamente en las ciudades, lo que reduce la duración de vida de los árboles. Por ello los ayuntamientos preparan los planes verdes y de plantación, en los cuales la elección de los árboles y la gestión a largo plazo de los espacios verdes tiene en cuenta el agua, el suelo y el tipo de paisaje. El resultado es comparable a un cuadro que respetara un equilibrio perfecto entre el marco y la pintura.

Si un ayuntamiento no establece un “marco permanente”, las generaciones futuras se encontrarán desprovistas, pero si se sigue el marco muy de cerca y uno pierde de vista la pintura, los usuarios se sentirán desposeídos de “sus” espacios públicos. Los detalles no son indispensables para el marco; ellos lo son para la calidad de la vida, ya que ellos expresan el espíritu de una época.

Examinemos la puesta en obra de un plan de estructura verde en la comunidad de Rheden, comunidad de siete pueblos de 50.000 habitantes situado al Este de Holanda. Dispone de bosques, de cursos de agua y ríos, de arenas y arcillas, de rastillos, propiedades y de viejos nudos de comunicación. Hablaremos de la posibilidad de restaurar un marco antiguo y de introducir unas estructuras nuevas.

unter-den-linden-berlin
Berlin.-Unter den Linden

Al igual que a Rheden, donde los dos tercios de la superficie son ocupados por bosques, la disposición del espacio y de los árboles son tan importantes como los bosques que proliferan en el horizonte. No se pueden comparar simplemente sus funciones. Es fácil continuar reponiendo la naturaleza y el medio verde a medida que los pueblos y las ciudades se desarrollan, pero ésto quiere decir que se pierden las relaciones que existen entre las zonas habitadas y su entorno inmediato.

Después de algunos años, decenas de ayuntamientos holandeses como Rheden han elaborado un plan de estructura verde. La concepción de los espacios verdes en las ciudades no se debe reducir a plantar verde en un espacio libre, sino de adoptar una visión más amplia del espacio apoyándose sobre un profundo conocimiento de la cultura y de la naturaleza.

Existen grandes diferencias según los tipos de paisaje. El papel de los árboles, del suelo y del agua no es el mismo en los “polders” y los “kampen”, pero no es cuestión de establecer una jerarquía entre las calidades respectivas de unos y de los otros. Lo que cuenta es la coherencia del marco, del cuadro, de los detalles, la relación entre el corto término y el largo término, y el lazo o vínculo entre el dominio de una gestión a largo plazo y el cuidado aportado por los detalles efímeros.

Los planes de estructura verde y de gestión de los árboles deben tener en cuenta los impactos ecológicos contribuyendo a reforzar la identidad del establecimiento humano.

  1. Heckman y J. Meeus

IV Congreso Europeo IFPRA