Jardines e la Buhaira actual

Una síntesis histórica de la evolución de las plantaciones de arboles en la ciudad desde la Sevilla almorávide a nuestros días con las peculiaridades de cada época, sus avances y sus desatinos con la herencia recibida en el presente, poner al día tanto desatino no es tarea fácil, pero se puede conseguir si todos los actores implicados se lo proponen, hay que despolitizar la gestión y fijar las actuaciones a seguir para afrontar el futuro un cambio climático que no podemos ignorar.

Jardines de la Buhaira

En la Sevilla almorávide, en el camino que conducía a varias huertas y jardines desde la Puerta de la Carne, el Califa Abu-Yacub Yusuf amplió la Buhaira, deseando convertirla en un lugar de recreo que rivalizara con lo que los califas de Córdoba habían hecho el Medina Zahara, donde se plantaron olivos, frutales, y miles de palmeras. Eran los años 1171-1181. Jardines que como otros tantos desaparecieron en el curso de la historia y que ahora se están rehabilitados, son éstos, junto con los de los Reales Alcázares, los jardines más antiguos de los que se tiene conocimiento en la ciudad.

Los orígenes de estos jardines se remontan al reinado de Al-Mutamid, famoso monarca del reino Sevillano, y su nombre proviene de la laguna que allí se situaba, “al-buhayra”, donde aquél situaría una serie de huertas de recreo que más adelante y bajo el mandato de Abu Yacub Yusuf serían ampliadas con miles de olivos, viñas, frutales y palmeras. En los siglos siguientes la zona pasaría de esta época de esplendor a un estado de ruina total y no será reforestado hasta el siglo XVI.

Después de un segundo período de decadencia resurge a finales del siglo XIX en el que se destruirán los últimos restos del palacio musulmán y se construirá el edificio regionalista existente en su interior. . El acoso urbanístico durante el siglo pasado fue acuciante, hasta que la decisión de las autoridades locales de recuperar su uso histórico permitió plantear un diseño algo inusual en el entorno de la ciudad. Los jardines quedaron definitivamente inaugurados en 1999, acometiéndose además obras de puesta en valor de los restos islámicos que quedaban. La ciudad recuperaba una zona verde con historia donde existieron plantados cientos de árboles.

El Patín de las Damas

Los primeros apuntes históricos de verde en la ciudad aparecen en 1383. El río había dañado considerablemente las murallas en una de sus habituales crecidas, específicamente en el lugar de la Almenilla (La Barqueta hoy) donde el río atacaba frente la muralla.

A efectos de protegerla se rellenó un gran espacio, formando un terraplén trabado con piedras y argamasa para que pudiera frenar el ímpetu de las aguas, y se plantaron árboles en la explanada que tomó el nombre de “Patín de las Damas” lugar protegido donde concurrían los vecinos de la Macarena, San Lorenzo y San Vicente. El paseo hasta el siglo XIX en que se derribaron las murallas, permaneció en uso. Los álamos y los olmos fueron sus protagonistas.

Alameda de Hércules

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alamedas de Sevilla

Sevilla, desde el siglo XV, ha contado con el más antiguo de los paseos públicos existentes en la ciudad, la Alameda vieja, conocida hoy como Alameda de Hércules, dotada por el Asistente de Sevilla D. Francisco de Zapata Cisneros, Conde de Barajas, de frondoso arbolado y abundantes fuentes, era la época de los paseos de la que la ciudad se vio favorecida por el interés de sus Asistentes.

Hasta el siglo XVI era una zona pantanosa cubierta de polvo en verano e inundada en invierno. Antiguamente, el río Guadalquivir se ramificaba en dos brazos, el primero conocido como la Laguna de Feria y el segundo denominado Compás de la Mancebía, cubierto de aguas estancadas y muy pestilentes.

Para intentar paliar esta situación, el entonces asistente Francisco Zapata de Cisneros, conde de Barajas, inicio las obras de la Alameda en el año 1574, rellenando la laguna con cascotes (procedentes de derribos) a razón de dos mil cargas semanales, hasta el año 1578.

Además, plantó álamos blancos y negros, naranjos y cipreses, se contrató al arquitecto Juan de Oviedo para embellecer la plaza transportando desde la calle Mármoles dos columnas pertenecientes a un templo romano. Gigantescas columnas se colocaron sobre dos pedestales y, encima de éstas, se pusieron las estatuas de Hércules, fundador de Sevilla, y Julio César, que la amuralló.

En 1522-23, siendo Asistente D. Gaspar Fernández Manrique, Conde de Osorio, se hacen plantaciones de álamos en las márgenes del río para fortalecer los muros de defensa de las riadas que padecía la ciudad.

En 1727, el Asistente D. Esteban Joaquín de Ripalda, Conde de Ripalda, manda plantar 560 árboles en la orilla del río, desde la Torre del Oro hasta el puente de Triana, lugar donde se realizaban las faenas de carga y descarga de buques, denominándolo paseo del Arenal.

En 1734 conocemos una nueva plantación en la ciudad de una frondosa alameda en la Calzada, desde el Monasterio de San Benito hasta el templete de la Cruz del Campo, por iniciativa del Asistente D. Rodrigo Caballero Yllanes.

Aunque historiadores como Ortiz de Zúñiga lo justifican por ser el enclave donde emergían los fastuosos Caños de Carmona, que también fueron restaurados por decisión De Merlo, en realidad la elección del lugar se basó en que aquella era “  la entrada más concurrida de Sevilla, «el acceso a una ciudad que bajo el gobierno del Asistente, se había convertido por voluntad de los Reyes Católicos en la primera sede castellana del Tribunal inquisitorial, y en baza principal para continuar la guerra de Granada», explica Roda Peña.

El paseo del Malecón desde San Laureano al Puente de Triana y el paseo de Bellaflor hasta Eritaña completaban los paseos de la época.

Pablo de Olavide forma un paseo en las afueras de la Puerta de Triana en 1792, desde el Triunfo de la Trinidad hasta la Torre del Oro, y otro desde San Telmo hasta la Fuente del Abanico, en las orillas del río frente al populoso barrio de Triana.

Antiguo Paseo de las Delicias
Tala de arboles para la ampliación del Paseo de las Delicias

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Era la Sevilla de los olmos. -Ulmus menor, de las acacias blancas. -Robinia pseudacacia, de las moreras de papel. -Broussonetia papyrifera, de los árboles del cielo-Ailanthus glandulosa, las acacias negras o de tres púas. -Gleditsia triacanthus, moreras de fruto. -Morus alba y Morus nigra todos ellos árboles que se plantaban al borde de las carreteras, resistentes a la sequía, la mayoría procedían de viveros de Obras Públicas del Estado.

Junto a ellos, existían en la ciudad los jardines privados, unos pertenecientes a la realeza, otros a las familias burguesas de aquella época, los jardines de los Reales Alcázares, más reducidos que en la actualidad, los jardines del Huerto de Colón, jardines del Palacio de las Dueñas, Casa de Pilatos, etc., y en los exteriores de la ciudad, las Huertas de Capuchinos, etc.

Paseos de la ciudad

El río Guadalquivir fue un elemento vertebrador en el desarrollo de la ciudad de Sevilla. El descubrimiento de América y el establecimiento del monopolio del comercio, en el siglo XVI, hicieron del puerto de Sevilla un área de gran importancia para la ciudad. Los barcos atracaban en el muelle de Aduanas, junto a la Torre del Oro. La zona extramuros de la ciudad comprendida entre la muralla que se prolongaba hasta la Torre del Oro, el río Guadalquivir y el puente de barcas era conocida ya desde el siglo XII como el Arenal, en la que se concentraba una intensa actividad portuaria. En el primer tercio del siglo XIX, se derribó el lienzo de muralla que unía la Torre del Oro con la ciudad, quedando expedito el paso hacia el sur, en lo que es el actual paseo de Cristóbal Colón.

En el siglo XVIII, el sistema de defensa contra las inundaciones del río en esta zona, se estructuraba en la existencia de varios muros paralelos entre los cuales se abrían paseos para coches y peatones. El último de los muros se levantaba aproximadamente en la línea de fachada del actual paseo de Colón. En 1803, la vía estaba compuesto por cinco calles, siendo el central un paseo con bancos. Desde el siglo XVII existen noticas de que la población de la ciudad acudía al Arenal a pasear. A inicios del siglo XIX seguía siendo bastante concurrida, aunque a finales de ese siglo, la renovada actividad portuaria provocó que la zona de paseo se trasladase a otros lugares.

Pero fue D. José Manuel de Arjona, Asistente de Sevilla, quien acometió las mejoras más importantes en la jardinería pública de la ciudad, la primera prueba de su amor por los jardines hispalenses la plasmó acometiendo en 1825 una serie de mejoras en la Alameda de Hércules, prosiguiendo con la plantación de una alameda interior en la Plaza del Duque y en dos obras importantes en el extrarradio de la ciudad, la primera es los jardines de las Delicias, creando un paseo junto al de Bellaflor, cerca de Eritaña, conocidos como las Delicias de Arjona, al que se entregó con mayor esfuerzo y el que más impacto causó al vecindario; el segundo fue el Salón de Cristina, llamado así en honor de la esposa de Fernando VII, que ocupó un área abandonada entre la orilla del río próximo a la Torre del Oro, desde donde se iniciaba el paseo de Bellaflor, fue el jardín que con más cariño emprendió y durante mucho tiempo fue el punto de cita de la buena sociedad sevillana

.

En 1830 se finalizaron las obras de los jardines de las Delicias de Arjona y en el mismo año, en el mes de Julio en la onomástica de la reina Cristina se inauguraba el Gran Salón del Paseo de Cristina.

Estos paseos atrajeron la mayor concurrencia, aunque existían otros en la ronda que, aunque no merecieran el favor del vecindario, tenían anchas calles y buenas arboledas. Los cuidados del municipio se encaminaban de manera preferente a que los accesos de la ciudad se encontraran con plantaciones de árboles, frondosísimas plantaciones de álamos configuraban los paseos que desde la Puerta de Jerez se dirigían a la Real Fábrica de Tabacos y al Prado de San Sebastián hasta la nueva Puerta de San Fernando, desde aquí hasta el Cuartel de Caballería de la Puerta de la Carne y de Carmona; luego frente al hospicio y Puerta del Osario, terminando en la de Córdoba, desde el Campo de Bailén hasta la Puerta Real, nos describe la historia otro paseo hermosísimo de varias calles de álamos, acacias y moreras, enlazando hasta la alamedilla de la Puerta de Triana, y continuando hasta la orilla del río.

El camino de Bellaflor (o de Bella Flor) pasó a ser en la segunda mitad del XVIII un agradable paseo iniciado por otro asistente: don Pablo de Olavide y continuado precisamente por Ávalos. Don José Manuel de Arjona completaría la obra de Ávalos, prolongando el paseo que tendría sus comienzos junto al antiguo Colegio de San Telmo (hoy sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía) para terminar en los alrededores de la venta de Eritaña, aproximadamente donde hoy se encuentra la Glorieta de Méjico.-Trazados bajo la dirección de Claudio Boutelou, recibieron el nombre de Jardines de las Delicias con el apelativo popular de las “Delicias de Arjona” en referencia al Asistente, iniciándose en 1826 para estar totalmente terminadas las obras en 1829. Los primitivos ajardinamientos anteriores a Arjona se conocerían como las “Delicias viejas”. Las crónicas de la época hacen cumplida referencia a numerosas plantas de origen americano traídas para su plantación en estos nuevos jardines. Ver Jardines de las Delicias en jardinesisnfronteras.com

Continúan siendo los paseos los que configuran la trama urbana de espacios verdes de la ciudad, es en 1846 con la celebración del enlace de S.M. la Reina Isabel II cuando se inaugura el Paseo del Museo, bancos, esculturas y fuentes junto a una plantación de 59 árboles, lo formaban alineaciones y glorietas.

La Plaza del Pacífico (hoy Magdalena), Plaza del Salvador, Plaza del Triunfo, Plaza de las Descalzas (hoy Cristo de Burgos), la Plaza de las Carnicerías (hoy Alfalfa) y la Plaza de Santa Cruz fueron construidas como espacios públicos en la década de 1840-50.

Sin embargo, no es hasta 1852 cuando sobre los solares del exconvento de San Francisco, no sin varias vicisitudes, se inician las obras de la más importante de las plazas en el circuito de la Sevilla antigua, la Plaza Nueva, de la infanta Isabel o de Isabel II, que en 1877 se llamó de San Fernando.

Plaza de la Magdalena actual
Plaza San Francisco

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el centro antiguo, en lo que podemos llamar corazón de la ciudad, ya existía una de las más antiguas, dando testimonio social y político, la Plaza de San Francisco, la más popular; en ella se han celebrado fiestas reales, torneos, toros, cañas, procesiones, mascaradas, autos de fé, fusilamientos, patíbulos, altares, todo ello en incesante sucesión. Existiendo igualmente la Plaza del Triunfo que ha sufrido varias reformas hasta su estado actual.

Plaza de la Encarnación

, En la década de 1830 se terminó la Plaza de la Encarnación, también en el centro de la ciudad, otras plazas les siguieron ​. Balbino Marrón y Ranero, que fue arquitecto municipal durante 15 años, organizó el entorno que sería la plaza Nueva entre 1849 y 1860, incluyendo los bancos y el arbolado que lo conformaban árboles del cielo. -Ailanthus glandulosa y plátanos de las Indias. -Platanus x hispánica, pocos años después se incorporaron las palmeras. -Phoenix dactylifera. -Ver en el blog jardinessinfronteras.com. -Las palmeras de Sevilla donde poder leer más sobre la plantación de palmeras en la Plaza Nueva.

Palacio de San Telmo

Mientras, en la ciudad se amplía el inventario de zonas verdes privadas, con la llegada a Sevilla de los Duques de Montpensier en 1850, se realizan importantes obras de mejora en el Palacio de San Telmo, adquieren la huerta del Naranjal y los terrenos del exconvento de San Diego transformándolos en costosos jardines, magníficos por su extensión y su carácter pintoresco al gusto de la época

Perteneciente al Palacio de San Telmo, en 1881, la Quinta de Juan Cruz, hoy conocida como la Casa Rosa en la Avenida de la Palmera, se convierte en jardín, su dueño Juan Cruz “el sastre más afamado de la época”, es sastre de los Duques de Montpensier (D. Antonio de Orleans). Construida en las afueras de Sevilla, rodeada de huertas y con un gran jardín, vino a engrosar la plantación de árboles en los jardines privados de la ciudad.

Hoy el Palacio de San Telmo es residencia del presidente de la Junta de Andalucía, la Casa Rosa es la sede central de la Agencia de Medio Ambiente.

En 1889 se conforma un paseo en la Plaza de Santo Tomás, junto al arco, frente a lo que se conoce hoy como Coliseo, el Plátano existente puede ser un testigo de esta plantación.

En 1898 el antiguo Prado de San Sebastián quedó unido a los terrenos del municipio por una concesión que había hecho el Real Patrimonio, con una ancha faja de terreno procedente de la Huerta del Retiro, desde la que fuera Puerta de San Fernando hasta la Puerta de la Carne, nació el Paseo Catalina de Ribera, con plantación de hileras de árboles y cuadros de jardines con asientos de mampostería y otros de cemento. En 1920 fueron reformados por obra de D. Juan Talavera y Heredia con el trazado actual, del que han desaparecido la mayoría de los adornos originales.,

Jardines de Cristina

 

Jardines de San Telmo cedidos a la ciudad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Doña María Luisa Fernanda de Borbón dona parte de los Jardines de San Telmo, nace el Parque de María Luisa

El 19 de Junio de 1893, , con la donación por S.A.R. la Serenísima Sra. Infanta de España Dª María Luisa Fernanda de Borbón y Borbón, Duquesa Viuda de Montpensier, hermana de Isabel II, donó gran parte de los extensos jardines de San Telmo a la ciudad para uso y disfrute de los sevillanos ,la ciudad  recibe el aldabonazo de poder situarse en primera línea de las ciudades con mayores zonas verdes en relación al número de habitantes, y que dio la posibilidad de disponer de un gran parque para la ciudad.

Hasta que el comité ejecutivo de la Exposición Americana no encargó el proyecto de reconstrucción del Parque en 1911, los terrenos donados estuvieron en espera de que se decidiera su uso como parque, siendo la situación de los jardines de total abandono.

El Comité encargo al ingeniero francés Jean-Claude Nicolas Forestier, conservador del bosque de Boulogne en París, el proyecto de adecuación de las huertas y jardines cedidos a la ciudad a los que les dio un toque romántico, inspirado en los jardines del Generalife, la Alhambra y los Alcázares de Sevilla.

En el parque se abrieron las plazas de España y de América, que constituyen unos de sus principales atractivos.

Se plantaron nuevas avenidas con cientos de árboles para configurar el espacio donde se iba a celebrar las Exposición Hispano Americana, que nunca se celebró.

El Parque se inauguró el 18 de abril de 1914.

Desde esta fecha hasta 1914 se realizaron las obras proyectadas por Jean Claude Forestier, y ese año se inaugura el parque con feliz éxito, coincidiendo con la celebración de la Feria. La extensión era de 135.829 m².

En años sucesivos seguirían una serie de modificaciones producidas por la incorporación de diversas glorietas conmemorativas de distintos personajes locales, nacionales. Todo el Parque convertido en biblioteca pública al aire libre.

Con motivo de las obras para la celebración de la Exposición se incorporan a los terrenos cedidos la Huerta de Mariana (hoy Plaza de América) y la Plaza de España, así como los terrenos de los actualmente denominados Jardines de San Telmo, donde se albergaron pabellones de distintos países americanos.

Mientras en la ciudad, con la construcción del Hotel Cristina y el Hotel Alfonso XIII con el fin de resolver problemas de alojamiento para la Exposición, se seccionaba el Gran Salón del Paseo de Cristina desaparecían los jardines de Eslava. En este caso la actividad de la Exposición fue lesiva para el patrimonio de las zonas verdes de la ciudad.

Paseo de Catalina de Ribera antes de su remodelacion

 

paseo de Catlina de Ribera.-Antiguo Bar España

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Paseo de Catalina de Ribera y Jardines de Murillo

En 1898 el antiguo Prado de San Sebastián quedó unido a los terrenos del municipio por una concesión que había hecho el Real Patrimonio, con una ancha faja de terreno procedente de la Huerta del Retiro, donde se creó el Paseo.

El actual Paseo de Catalina de Ribera tiene su origen remoto en la cesión de terrenos a la ciudad por los Reales Alcázares entre 1849 y 1862, con una ancha faja de terreno procedente de la Huerta del Retiro, desde la que fuera Puerta de San Fernando hasta la Puerta de la Carne, nació el Paseo Catalina de Ribera, con plantación de hileras de árboles y cuadros de jardines con asientos de mampostería y otros de cemento.  A fines del siglo XIX se acometió un primer proyecto de ajardinamiento y amueblamiento del denominado en esos momentos ¿Paseo de los Lutos ¿

En 1920 fueron reformados por obra de D. Juan Talavera y Heredia con el trazado actual, del que han desaparecido la mayoría de los adornos originales

El Paseo de Catalina de Ribera y los Jardines de Murillo conforman una de las zonas ajardinadas de mayor interés histórico, artístico, paisajístico y medioambiental de las existentes en la ciudad de Sevilla. Participando plenamente en la vida de la urbe, conservan interesantes especies botánicas, así como muestras arquitectónicas, escultóricas y de elementos de mobiliario urbano originales del momento de su formalización en el primer cuarto del siglo XX.

El paseo de Catalina de Ribera comunica Puerta de la Carne con la parte norte del Prado de San Sebastián y con la calle San Fernando, recientemente peatonalizada. La antigua Fábrica de Tabacos que se sitúa en este punto, las grandes masas arbóreas del Alcázar que sobrepasan la muralla que lo delimitan, el Barrio de Santa Cruz, confieren a este amplio sector ajardinado, la idea de ser antesala de una de las partes más conocidas de la historia de la ciudad.

El trazado en planta del Paseo de Catalina de Ribera presenta una clara disposición longitudinal, concebida para el tránsito, mientras que el de los Jardines de Murillo responde, por su ubicación y diseño, a un recinto más recoleto.

Paseo de Catalina de Ribera Hoy

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Paseo se estructura mediante un eje central y dos ejes secundarios, paralelos a aquél y dispuestos a ambos lados, que se configuran por parterres delimitados por pretiles de fábrica y azulejería.

El eje central es interrumpido en su punto medio por un amplio espacio circular centrado por una fuente, también circular, sobre la que se alzan, encima de un pedestal con bustos de Colón y los Reyes Católicos, dos columnas que soportan un entablamento coronado por la figura de un león y, a medio fuste, las proas de las carabelas. El monumento, que aporta el elemento vertical de compensación compositiva al Paseo, fue diseñado por el arquitecto Talavera y ejecutado por el escultor Lorenzo Coullaut-Varela, y está dedicado a Cristóbal Colón, en consonancia con los eventos de la Exposición Iberoamericana de 1929, momento en que se realizó.

Muy cercana a la fuente monumental está la fuente parietal, adosada al muro de cerramiento de los jardines del Alcázar, dedicada a Catalina de Ribera, benefactora de la ciudad con la fundación del Hospital de las Cinco Llagas. Cuenta con una estructura arquitectónica de estilo neomanierista diseñada por el mismo Talavera y Heredia con pinturas alusivas a la dama, más los restos de otra fuente del siglo XVI.

Jardines de Murillo.-Fuentes originales
Glorieta José Garcia Ramos en los Jardines de Murillo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los jardines de Murillo, muestra una mayor integración con las masas arbóreas del Alcázar, denotando la procedencia de los terrenos. En fácil distinguir su límite con el Paseo de Catalina de Ribera cuyo trazado lineal a cordel parece quedar sometido al trazado que impuso en ese tramo la ronda histórica. Presentan una composición basada en caminos en retícula formados mediante setos y pavimentos que, en sus encuentros, crean glorietas de planta octogonal en las que se disponen fuentes centrales y bancos de fábrica recubiertos de azulejería. Los parterres resultantes están ocupados por densas masas de vegetación que otorgan al recinto un ambiente íntimo.

. En el año 1916-17 se construyó la caseta del guarda y entre 1917 y 1923 la conocida glorieta José García Ramos

La Glorieta destaca entre los espacios abiertos dedicada al pintor José García Ramos, queda delimitada por arcos de entrada y muretes en los que existen paños de azulejos que recrean obras famosas de dicho artista, ejecutados por otros pintores del entorno del maestro como Miguel del Pino, Santiago Martínez, Alfonso Grosso, Manuel Vigil, y Diego López.

Tanto en el Paseo como en los jardines existen ejemplares de árboles entre los que destaco un impresionante eucalipto. -Eucaliptus camaldulensis. esbeltas palmeras. -Phoenix dactylifera, un ejemplar viteagno. -Vitex agnus castus y los deslumbrantes Higuera de Moretón. -Ficus macrophylla que conforman la estructura arbórea de los jardines de Murillo, sin olvidar los naranjos amargos distribuidos en todas las plazas y jardines de la ciudad desde fechas inmemoriales. (Leer más en el blog jardinessinfronteras.com El naranjo amargo de Sevilla y El paseo de Catalina de Ribera y los jardines de Murillo).

A principios de siglo se empiezan a urbanizar las ciudades. Se construyen los bulevares europeos con influencia de Francia e Italia en el año 29 con motivo de la Exposición iberoamericana se construyen los bulevares de Eduardo Dato, Avda. de la Borbolla que en la década de los 60 desaparecerán debido a las ampliaciones de calzadas para facilitar el paso de vehículos de motor, después se volvieron a   instalar en otras nuevas avenidas.

Paseo de la Palmera.-Ayer

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL Paseo de la Palmera

De las mismas fechas es la avenida de la Palmera es una importante vía pública de la ciudad que durante casi todo el siglo XX supuso la puerta de entrada a la ciudad por el sur hasta el centro de la ciudad a través del Paseo de las Delicias.

Recibió el título de avenida de la Palmera en 1910, por el ejemplar de este árbol. -Phoenix dactilifera, que se encontraba en la glorieta que marcaba el final de la misma y por la plantación de palmeras en toda su longitud intercaladas con naranjos amargos. -Citrus aurantium var. amara. Se cambió su nombre por avenida de la Reina Victoria en 1920. Con la entrada de la Segunda República (1931) pasó a llamarse avenida de mayo y durante el periodo franquista se denominó avenida la Victoria. En 1980, tras la recuperación de la democracia volvió a su nombre tradicional “de la Palmera”, por el que nunca dejó de ser conocido.

Esta vía se formó en el último tercio del siglo XIX, cuando en 1884 se acordó la prolongación del paseo de las Delicias en 1.358 metros, a partir de un paso a nivel del ferrocarril que se encontraba situado junto a la actual glorieta de México.

La avenida se situaba en una posición intermedia entre el que era el denominado Camino Viejo de Guadaira, que discurría por la actual avenida Manuel Siurot y que constituía la vía de acceso a Sevilla desde Dos Hermanas y el tramo de la actual dársena del Guadalquivir, denominado Canal de Alfonso XIII, creado por la Corta de Tablada.

La celebración de la Exposición Iberoamericana de 1929 contribuyó a la transformación de la avenida, que quedó incluida dentro del plan de obras conexas de la Exposición. En 1927, se produjo un ensanchamiento de la vía y se conectó con el camino viejo del Guadaíra por lo que pasó a servir como acceso principal desde Cádiz. También se edificaron en ella algunos pabellones, el del Aceite, desaparecido durante la Guerra Civil; el de Cuba y el de la República Dominicana que aún permanece.

Plaza de España
Rosales en la Plaza de España

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Exposición Iberoamericana del 1929

Con motivo de reformas urbanas realizadas con motivo del Certamen Ibero-Americano se crean los Jardines de la Lonja delante del Archivo de Indias en 1928, obra del ingeniero D. Juan José Villagrán

Estos nuevos jardines fueron obras realizadas dentro de la política urbana llevada a cabo por el gobierno municipal liberal, bajo la alcaldía del Conde de Halcón, anterior a la guerra europea. En dicho período se reformaron diversas plazas en la ciudad, y se implantaron jardines en otras, De estas mejoras destacamos la Plaza de San Juan de la Palma, la Plaza de San Pedro, la Plaza de Pilatos, San Lorenzo, San Jacinto, Altozano, la del Pacífico (hoy Magdalena), la del Salvador, etc.

Se habían urbanizado la calle Reyes Católicos, plantada en 1910, junto con la calle Marqués de Paradas todas ellas con plátanos de las Indias. -Platanus xhispanica.

La calle Adriano figura plantada en fechas anteriores.

Se habían construido nuevas barriadas para albergar a personalidades de diversos países que concurrían al certamen, Hoteles y residencias, nacen Hoteles del Guadalquivir, hoy barrio de Heliópolis, el barrio del Porvenir y el de la Ciudad Jardin en Nervión, este fue el último de los barrios construidos para albergar visitantes de la Exposición Iberoamericana, aunque éstos llegarán en número muy inferior al que se había previsto. Todos los barrios con sus calles arboladas. acacia blanca. -Robinia pseudacacia, naranjos amargos. Citrus aurantium, paraisos. -Melia azedarach, moreras de papel. -Broussonetia papyrifera son algunas de las especies que predominaban.

Inauguración de la Exposición Iberoamericana

Tras este período de intensa actividad urbana, la labor no se ciñó sólo a reforma de plazas, sino que la labor más importante fue la de plantación de árboles en las calles, paseos y plazas céntricas. A esta labor de repoblación urbana sucedió la de dotar de bancos a los paseos públicos.

La actividad desplegada en las zonas verdes mereció durante años que Sevilla fuera recordada como una ciudad llena de espacios públicos ajardinados, en los que destacaba sobre todos ellos su gran parque, el de María Luisa.

Celebrada la Exposición Ibero-Americana en el primer tercio del siglo XX, Sevilla fue la Sevilla de la Exposición, fue capaz de la remodelación, de forjar otra fisonomía a la que se conocía a principios de siglo con 148.315 almas, de un núcleo urbano decadente, sumido en la parálisis por el peso de un orden estructural sujeto a su propia inercia

La Exposición abrió un ancho cauce para desterrar la decadencia y recuperar la imagen de núcleo urbano preeminente, y sin duda, la principal hacedora de la moderna Sevilla.

Después de la Exposición Iberoamericana

Ya en 1930, los habitantes de Sevilla eran 228.729, setenta mil almas más que a comienzos de siglo. La ciudad se desarrolla y cambia, este simple dato demográfico es ilustrativo del salto cuantitativo operado, los problemas ya sí eran urbanos.

Sin embargo, hay que admitir que la Sevilla del 1930 al  1936 ya no era aquella con la que se había iniciado la organización del certamen, cierto que aquel trajo consigo elevadas  inversiones y un sin fin de mejoras urbanísticas, una imagen monumental de extraordinaria belleza, pero dejó tras de sí un crónico paro obrero, una dura exigencia de responsabilidades político-administrativas en la demolición de lo edificado, la bancarrota del Ayuntamiento y un sentimiento de frustración ante un iberoamericanismo fugaz, frágil, retórico y sin alcance posterior.

Los problemas post Exposición eran manifiestos, unos alabando sus resultados positivos, otros su fracaso y la causante de la ruina del municipio, de la parálisis de los negocios y el malestar de amplias capas de la población, hacinadas en arrabales y sumidas en el paro y la miseria.

La Guerra Civil paraliza durante unos años el desarrollo de la ciudad; terminada la guerra y ante la gravedad del problema de la vivienda causada por la afluencia de refugiados durante la Guerra, el Ayuntamiento fija su atención a la promoción de construcción de nuevas barriadas, …

El Instituto Nacional de la Vivienda (INV) fue un organismo español creado en 1939 y suprimido en 1977 con el objetivo de fomentar la vivienda y asegurar el uso de la misma. Durante su existencia se construyeron miles de viviendas protegidas. Sin control de las plantaciones de arboles que luego tuvo que asumir el Ayuntamiento en muchos casos.

El Patronato Municipal de la Vivienda antes Patronato Municipal de Casas Baratas construía y urbanizaba sus barriadas con la plantación de árboles en sus calles, inaugurar y entregar viviendas era prioritario, los árboles de las calles no importaban o importaban poco, al final iban a depender del Ayuntamiento.

El Patronato Municipal de la Vivienda fue responsable de la construcción de las primeras 5.259 viviendas públicas en Pino Montano, con los mismos problemas, durante unos años lo conservo el Patronato, pero al final paso la conservación de todo el arbolado al Ayuntamiento con todos los problemas heredados, deficiente plantación, proximidad a las viviendas, acerados levantados ocultación de alumbrado público etc.….

Durante el período que va desde 1954 hasta 1977 el Real Patronato construye 12.129 viviendas, distribuidas en 35 promociones tanto en Sevilla capital como en algunos pueblos de la provincia, creando barrios tan conocidos como  de La Candelaria (1124 viviendas), Los Pajaritos (2.277 viviendas), Pio XII (1532 viviendas), la Huerta del Carmen (805 viviendas), San Jerónimo (1640 viviendas) y Torreblanca (1608 viviendas) en Sevilla etc.…Las plantaciones realizadas pasaron a engrosar el mantenimiento del arbolado por el Ayuntamiento.

Junto a esas construcciones nacieron las “barriadas clandestinas”, formando un verdadero cinturón urbano, Bellavista, Torreblanca, a las que luego se unieron San José de Palmete, Padre Pío, La Doctora, Aeropuerto Viejo, Valdezorras, La Bachillera. Que hubo que bajo la presión ciudadana hubo que recepcionar y mantener con su arbolado incluido.

Habían transcurrido muchos años en los que otras necesidades tan imperiosas como la vivienda, la educación, el trabajo, etc. habían copado el interés de nuestros políticos, las zonas verdes, los jardines y el arbolado quedaron en un último plano, mientras asistíamos a la verdadera explosión demográfica de la ciudad.

Ésta creció y su dinámica no hizo posible detener su extensión y densificación. La especulación del suelo fue moneda cotidiana, construir y construir para vender y más vender. Las urbanizaciones defectuosas o inexistentes, los espacios libres, el arbolado y las zonas verdes, sustituidos o eliminadas por aparcamientos de vehículos. El desarrollo aumentó el parque móvil de la ciudad, convirtiendo el coche en el “dios” de las calles, ensanches, reformas y operaciones de cirugía en la trama urbana eran “imprescindibles” y traumáticas diría yo, cuando se trata de operar en una ciudad antigua como Sevilla.

Sevilla de 1920.-Bulevar de Eduardo Dato hasta la Gran Plaza

Desaparecieron bulevares plantados de árboles, el de la Avenida de la Borbolla, el de Eduardo Dato, el de la Avenida Reina Mercedes, la ampliación del Paseo de las Delicias, etc., la ciudad se transformaba a una completa desnaturalización para un “normal desenvolvimiento del tráfico”, en muchos casos sin resolver el problema.

La Obra Sindical del Hogar por otra parte construyó 7.142 viviendas en los barrios A, B, D y E del Polígono de San Pablo, entre 1965 y 1971. Y poco después, en el barrio C del mismo Polígono de San Pablo, una vez liberado de las llamadas casitas bajas, la citada Obra Sindical del Hogar, con la ayuda financiera del Instituto Nacional de la Vivienda, construyó diez mil viviendas de renta limitada y de tipo social, locales comerciales, edificaciones complementarias y cuatro templos parroquiales .En totas las urbanizaciones se crearon plazas y jardines, se plantaron árboles para la inauguración de los barrios, sin pensar que había que conservar lo ejecutado que tarde o temprano pasaría a depender del Ayuntamiento como así fue.

La Obra Sindical del Hogar construyó casi el ochenta por ciento de las viviendas de protección oficial, cerca de catorce mil, entre ellas las correspondientes a los núcleos de Santa Genoveva, Madre de Dios, Nuestra Señora de los Reyes, El Tardón, Ave María, Felipe II, Polígono Norte, Polígono Sur y los seis mil albergues provisionales (1966-1968), Juan XXIII, Nuestra Señora del Rocío y Nuestra Señora de Fátima. La mayoría de estas viviendas fueron edificadas entre 1957 y 1966. Al mismo tiempo se construyeron 3.664 Unidades Vecinales de Absorción (las populares UVA cercanas a Juan XXIII), entre 1968 y 1975..-Los problemas fueron siempre los mismos la urgencia en la creación de viviendas, hacia olvidar la conservación de la urbanización y las plantaciones que se ejecutaron, siendo infame lo ocurrido en las Unidades Vecinales de Absorción donde el Ayuntamiento tuvo que arrancar cientos de árboles mal plantados próximos a las vivienda a las que les ocasionaban importantes daños.

Las plantaciones se realizaban sin control de la Gerencia Municipal de Urbanismo, aunque esta facilitaba las licencias de obra. Las plantaciones de árboles en las urbanizaciones no eran tenidas en cuenta.

Los desafortunados controles y el otorgamiento de licencias de obra, sin clarificar las plantaciones que se realizarían en cada urbanización son parte de los problemas que ahora presenta el arbolado de la ciudad y que debe asumir el Ayuntamiento.

Y no ha sido que esto ocurriera antes, en la actualidad con respecto a las plantaciones en menor proporción sigue ocurriendo lo mismo. La falta de un Plan de Gestión del Arbolado de la Ciudad sigue siendo una asignatura pendiente.

Por la Diputación Provincial y el Gobierno Civil, fueron construidos núcleos de viviendas en Los Remedios, en Nervión, el Barrio de León, el Tiro de Línea y Triana.

Barriada de la Ciudad JardÍn desde la Gran Plaza.-Foto del Rincón del Cofrade

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Luego y además de los pisos construidos con el apoyo del Instituto Nacional de la Vivienda, se crearon decenas de núcleos residenciales por cooperativas formadas en centros oficiales, grandes empresas y particulares, con diversos tipos de ayuda oficial. Fueron, entre otros, los núcleos residenciales de Elcano, Agentes Comerciales, Obras Públicas, Tablada, Santa María del Trabajo y Santiago Apóstol, Hermandades del Trabajo, Instituto Nacional de Previsión, Correos, Transportes Urbanos, Giralda, Asociación de la Prensa, El Plantinar, El Juncal, Rochelambert, Santa Cecilia, San Jacinto, Manuel Arellano, San Vicente de Paúl, Campo de Soria, Sánchez Pizjuán, Pino Flores, Doctor Marañón, Híspalis, Las Avenidas, el Rocío, Haza de Villegas, Santa Ana (Guadaíra y San Pablo), Condes de Bustillo, Bami, Numancia, Romegosa, Macarena-Las Palmillas, San Estanislao, Oscar Carvallo, Lionel Carvallo, El Torrejón, El Cerezo, San Diego, Hispano Aviación, Ramón y Cajal, Nuestra Señora de los Dolores, Renfe, Buenavista, La Rosaleda, Virgen de la Estrella, Guadalquivir-Sevillana de Electricidad, Pineda-Astilleros, Las Naciones, Aramburu, Utrera Molina, Santa Clara, Tabladilla, Alcosa, Hiconsa, Litos, Las Calesas, Zodiaco,, Zeus y Olimpia, La Carrasca, Torredamar, El Trébol, El Rosario, Eurohogar, San Carlos, Macarena Norte, Mediterránea, Cruz Campo, Los Granados, Kansas City, Santa Aurelia y muchos más, que enriquecieron el nomenclátor de la ciudad y modificaron las formas de vida familiar de la clases obrera y media”. (El ‘milagro’ de la vivienda publicado por el Correo de Andalucia)

El boom de la construcción y el crecimiento demográfico de la ciudad había llegado y el crecimiento urbano arrasaba. Los árboles poco importaban.

Todas las construcciones con sus urbanizaciones y plantaciones de arbolado algunas conservadas por las Comunidades y la mayoría recepcionadas en el tiempo pasaron a ser conservadas por el Ayuntamiento.

Posteriormente las actuaciones de los Organismos Centrales también distorsionaron acusadamente el Planeamiento, el Área de la Cartuja, el Polígono del Aeropuerto, el Polo de Desarrollo entre otros, nadie estaba en contra de estas actuaciones, pero hemos de reconocer que distorsionaron el P.G.O.U entonces en vigor. Con las actuaciones que se llevaron a cabo en estas fechas, se programó la construcción de 223 Ha destinadas a Parques urbanos y estructura de esparcimiento en el Polígono del Aeropuerto -ahora Sevilla Este- no programadas el Plan y de difícil gestión en cuanto a su adecuación, conservación y mantenimiento, sin recursos para ello, el ciudadano reclamaba su acondicionamiento.

Poligono de San Pablo

Ley del suelo

Una nueva Ley del Suelo y la revisión del P.G.O.U. de la ciudad y la creación de la Gerencia de Urbanismo podría solucionar muchos problemas en la ciudad.

La primera porque en la nueva ley, como es sabido, todas las zonas destinadas a equipamientos comunitarios e infraestructuras han de ser cedidas gratuitamente a la administración como un componente de la justa compensación que se exige a los propietarios de los beneficios derivados del proceso urbano independiente de la cesión del 10 % de suelo edificable para formación del Patrimonio Municipal.

El segundo porque sería el elemento de gestión eficaz que posibilitaría el cumplimiento del nuevo Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad aprobado

El desarrollismo de los años siguientes añadió un componente más despersonalizado del proceso del planeamiento urbano, que cobró un carácter sólo cuantitativo, bajo la óptica del mercantilismo inmobiliario, ayudado de cerca por el trato favoritista de la Administración.

La ciudad que es el lugar cuyo aire hace libre al hombre y reúne un conjunto de recursos y atractivos indudables, se convirtió en un puro objeto de la especulación urbanizadora, acumulando problemas sólo característicos del medio urbano (la contaminación atmosférica y sónica, las islas de calor urbano) transformándose en el modelo del que se protegen todavía hoy los ciudadanos y del que huyen -los que pueden- en desbandada los fines de semana.

Hemos permanecido al margen de las corrientes urbanísticas durante decenas de años. Sin saber si es peor la terquedad o la ignorancia de los urbanistas que desde los años sesenta a los noventa se pasan el relevo sin inflexiones de interés en lo que se refiere al tratamiento ambiental, paisajista y ecológico de la ciudad.

La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla se creó el 10 de noviembre de 1983 por acuerdo del Pleno Municipal.

Arbolado en el Real de la Feria

Plantación de arbolado en el nuevo Campo de Feria en Los Remedios

Actuación realizada sobre el 1970 que consistió en dotar de arbolado los nuevos terrenos en Los Gordales para la instalación de las casetas, conocido como el Real de la Feria de Abril y supuso la plantación de plátanos de las Indias. -Platanus x hibrida. Naranjos amargos. -Citrus aurantium, Jacarandas. -Jacaranda mimosifolia y olmos. -Ulmus pumila, parte de estos últimos talados recientemente en la calle Flota de Indias.

Después de varias diferencias de criterios, Parques y Jardines dejo su conservación a la Delegación de Ferias y Festejos que es quien gestiona este arbolado.

Polígono del Aeropuerto, ahora Sevilla Este

Sevilla Este, está situado en el sector oriental de la ciudad, en el distrito Este-Alcosa-Torreblanca. Se comenzó a construir en la década de los 70 del siglo XX y cuenta con una población de 62 920 habitantes, de los que 46 451 corresponden a las barriadas Colores-Entreparques y 16 469 a Palacio de Congresos-Urbadiez-Entrepuentes.

El eje principal del barrio está formado por tres importantes avenidas que son continuación una de otra: Avenida Alcalde Luis Uruñuela, Avenida de las Ciencias y Avenida de la Aeronáutica, constituyen el acceso principal si se circula desde el centro de la ciudad a través de la Avenida Montes Sierra.

Avenida de la República China. Perpendicular a la Avenida de las Ciencias

Avenida Emilio Lemos. También perpendicular a la Avenida de las Ciencias y paralela a la Avenida de la República China.

Avenida Médicos sin Fronteras. Surge como las dos anteriores de la Avenida de las Ciencias, siendo paralela a la Avenida de Emilio Lemos.

Avenida del Deporte.

Avenida de la Innovación. En ella se encuentra ubicada la Dirección general del catastro gerencia regional de Andalucía.

Poligono Sevilla Este.-Avda. de las Ciencias
Poligono Sevilla Este

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todas ellas plantadas de arboles en sus arcenes y glorietas de tráfico, junto a 223 has de parques entre los que destacan Parque Infanta Elena y Parque del Tamarguillo, paraje fluvial de trazado longitudinal que se encuentra en la cabecera de dos arroyos: el Tamarguillo, que le da nombre, y el antiguo cauce del arroyo Ranillas junto al Parque Alcosa cuyo mantenimiento le corresponde al Ayuntamiento.

La repoblación forestal de estas zonas verdes se realizo en primer lugar por la Junta Mixta de Compensación del Polígono del Aeropuerto, a través de I.C.O.N.A que fue quien realizo las primeras plantaciones en base a criterios forestales, sin ningún plan paisajístico impuesto por   Urbanismo.

Predominaron las plantaciones de pinos piñoneros. – de Pinus pinea, pinos de Alepo. -Pinus halepensis, cipreses. -Cupressus sempervirens y Cupressus sempervirens var. horizontalis, aarar. -Tetraclinis quadrangularis, entre las principales coníferas acompañadas de algarrobos, -Ceratonia siliqua, palmeras de Canarias. -Phoenix canariensis, y otras especies de hoja caduca.

En años posteriores han seguido actuaciones por el Ayuntamiento adecuando algunas de las zonas verdes, otras siguen sin ser adecuadas para el uso público.

La primera actuación sobre la superficie que nos ocupa fue llevada a cabo por el Ayuntamiento en 1997 quien con fondos POMAL y a través de LIPASAM con una inversión de 1.477 millones de pesetas llevo a cabo el Proyecto de regeneración de solares degradados en varios puntos de la ciudad y entre ellos solares degradados de Sevilla-Este.

Poligono Sevilla Este.-Parque Infanta Elena

Dicha actuación propicio la recuperación de 81 hectáreas  en las parcelas 33 y 35 de dicho programa correspondientes a los terrenos del antiguo Cortijo San Ildefonso, junto al barrio Parque Alcosa, por aquel entonces abandonados, llenos de hierbajos con evidente peligro de incendios y llenos de escombros, degradación propiciada por el continuo vertido descontrolado que se realizaba propiciado por la intensa actividad constructiva habida en el sector y en otros barrios con continuas modificaciones en las viviendas. Una vez llevado a cabo en proyecto vino el ya tradicional abandono de todo lo realizado.

No fue hasta el año 2001 que en otro Convenio entre la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y la Gerencia de Urbanismo cofinanciado con Fondos Europeos se invirtiera de nuevo para su acondicionamiento a. Se crearon huertos urbanos, se instalaron área de juegos para niños y se mejoraron las márgenes del cauce del arroyo, se creó una Aula de la Naturaleza, se acondiciono su cerramiento y se abrió al público.

Amplias Avenidas arboladas, comunican el polígono entre las que destacan a Avda de la Republica China, la Avenida Emilio Lemus, la Avenida de las Ciencia y la Avda. de la Aeronáutica, la Avda.del Alcalde Luis Uruñuela hasta la SE. -30, estas últimas con plantaciones en las aceras y en el arcén central.

En el Polígono Sevilla-Este quedan todavía muchos solares sin construir y sin adecuar.

Regeneración de solares degradados

En 1997 ya con el proyecto para la regeneración de solares degradados. prácticamente ejecutado, fueron 197 las hectáreas repobladas con todo tipo de árboles y arbustos de la flora autóctona. La inversión realizada ascendió a 1.700 millones de pesetas, cofinanciada por los fondos POMAL de la Unión Europea.

Las principales actuaciones se llevaron a cabo en el Parque del Tamarguillo, Antiguo cauce del Guadaira, Parque Riberas del Guadaira, Parque Norte, zonas verdes del Polígono Sevilla Este etc.…que luego se han visto beneficiadas por el Convenio entre la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y la Gerencia de Urbanismo.

Las plantaciones no fueron conservadas perdiéndose muchos de los árboles plantados.

Hasta entonces este era el sino de las plantaciones de arboles que se realizaban al no prever el gasto que había de suponer su adecuado mantenimiento.

Se regeneraron solares y se plantaron miles de arboles, no todos con el éxito deseado.

Plan de reforestación de la Exposición Universal de Sevilla 1992.-Expo 92

​ El 4 de diciembre de 1985 la asamblea de la OIE decide que Sevilla quede como sede única de celebración de la Exposición Internacional. – Expo´92.

Al igual que lo fue la Exposición Ibero Americana del 1929 esto iba a suponer un gran desarrollo urbanístico en la ciudad y para la celebración del certamen.

“En enero el año 1986 se iniciaron las obras de construcción del vivero, donde se aclimataron cientos de árboles, arbusto y plantas que contribuyeron a la creación del microclima de la Exposición.

Más de mil especies y variedades de plantas y árboles crecieron desde 1986 en el recinto de la Exposición Universal de Sevilla 1992. El Plan de Forestación de la Isla de la Cartuja supuso el proyecto de mayor entidad que Europa había tenido en las últimas décadas, con objetivos como la plantación de más de 25.000 árboles y 300.000 arbustos procedentes de todos los continentes, decenas de kilómetros de setos y unas 30 hectáreas de zona verde.

Los viveros de la Expo se situaron en la parte norte del Parque del Alamillo, donde todavía existen incorporados al Parque del mismo nombre.

El Plan de forestación se inició en septiembre de 1985 con el objetivo de recuperar el ecosistema natural de la Isla de la Cartuja, sede de Expo´92, y convertir el recinto en un espacio de confort para los visitantes. Para ello se acondicionaron más de 50 hectáreas de viveros, se iniciaron compra de especies vegetales procedentes de toda España y otros países como Francia, Italia o Estados Unidos, y se formó un equipo de profesionales dedicados al cultivo y reproducción de las plantas y árboles recibidos.

Más de mil especies y variedades de plantas y árboles crecen hoy en el recinto de la Exposición Universal de Sevilla 1992, importante ampliación del patrimonio verde de la ciudad.

El Ayuntamiento. mantiene las zonas comunes recepcionadas Jardines del Guadalquivir, Jardín Americano, calles y Avdas.principales y el resto de calles lo conserva una entidad creada al efecto por la Expo 92. Entidad  de conservación del Parque Tecnologico.

El Plan Director del Paisajismo de la Exposición Universal de Sevilla fue encargado al equipo formado por Jorge Subirana y Silvia Decorde, que realizaron el encaje de los espacios públicos verdes de las avenidas, los accesos y parques intramuros y perimetrales de la Exposición.

Su intervención sentó las bases para una exposición, enclavada sobre una isla de aluvión, donde la vegetación corría a la par que la arquitectura incorporándose a los espacios verdes el “Proyecto Pérgolas” y el “Proyecto de Bioclimatismo” que sentó las bases en España para el desarrollo de un urbanismo medioambientalmente sostenible.

En el diseño del paisaje tuvieron especial importancia varios elementos para el desarrollo en dos años de una ciudad arbolada. Por un lado, la incorporación de un equipo de paisajistas para el desarrollo del plan director del recinto. Por otro la incorporación al equipo de diseño de la organización de un arquitecto paisajista que velara por el desarrollo y la unidad de los proyectos arquitectónicos a partir de los ejemplares arbóreos. Junto a ello la decisión de incorporar un vivero de aclimatación y una central de compras propia que garantizaba la existencia de ejemplares arbóreos de gran tamaño repicados y disponibles en cualquier momento, así como la aclimatación y el cultivo de las especies donadas por los países iberoamericanos dentro de la “Operación Raíces” y la segregación de las obras de paisajismo de las obras de construcción, pionera en España, permitió garantizar la ejecución de los proyectos de paisaje en su integridad sin los vaivenes económicos propios de este tipo de obras.

La ejecución en un periodo récord de dos años con la incorporación de casi 25.000 ejemplares arbóreos, la introducción de nuevas especies botánicas en Europa a finales del S.XX, la formación de un anillo verde y el diseño de los espacios públicos arbolados, convirtieron este proyecto en referente para las futuras exposiciones y su influencia en el desarrollo de las nuevas ciudades y urbanizaciones aún perdura a pesar del deterioro y la desaparición de muchos de los espacios proyectados.

Expo 92.-Jardines del Guadalquivir

Los nombres propios de quienes hicieron posible este proyecto en el campo de la Arquitectura del Paisaje y la jardinería son aparte de los mencionados Jorge Subirana y Silvia Decorde: Margarita Arencibia (1990) y Ricardo Librero (1990 a 1992) como paisajistas del Equipo de Diseño de Expo´92. Alberto García Camarasa como director del “Programa de Forestación y Jardinería”, teniendo a su cargo como directores de proyectos para la dirección de las obras de jardinería y paisaje a Juan Antonio Cabrera (1989-90), Ricardo Librero (1990-1992) y Mónica Magíster (1991-1992), para la dirección de las obras de infraestructura de riego y fertiirrigación a Jesús de Vicente y la dirección del Vivero Expo´92 a Esperanza Sánchez. Junto a ellos el equipo de la Universidad de Sevilla dirigidos por el Catedrático Benito Valdés que coordinó la Operación Raíces, cuyo asesoramiento permitió la ejecución del Jardín de las Américas, a cuyo frente se incorporó durante la etapa expositiva como director del jardín, Mariano Martín Cacao, siendo el único recinto verde que contaba con un director dada la importancia de su contenido, equiparándose su estructura a la de los pabellones expositivos.

Entre los proyectos de paisajismo desarrollados para la Exposición Universal, muchos de los cuales aún pueden contemplarse, destacaron: Parque Jardín del Guadalquivir (J. Subirana y S. Decorde), Jardines de la Cartuja y Oficinas Caracolas (Subirana y Decorde), Muro de Defensa y Bosque en Galería (Subirana y Decorde), Jardín de las Américas (R. Librero), Avenida 5 (R. Librero), Word Trade Center (R. Librero, A. García Camarasa), Avenidas 2 (M. Arencibia), Avenidas 1 y 4 y Camino de los Descubrimientos (M.Arencibia, R. Librero), Avenida de los Descubrimientos (Juan de Aizpuru), Borde del Lago (R. Librero), Aparcamientos de Autobuses (M. Arencibia), Aparcamientos de Turismos (R. Librero), Pabellones de la Organizadora (R. Librero), Pabellón del S.XV (Leandro Silva, R. Librero), Proyecto Pérgolas (A. García Camarasa), Cubiertas ajardinadas modulares y Avenida V (R. Librero), Proyectos de Infraestructura de Riego y Fertiirrigación (J. de Vicente).

A lo largo de la exposición la vegetación del recinto mereció los mayores elogios por parte de los visitantes, convirtiéndose algunos proyectos como las pérgolas o el diseño de las avenidas y el invernadero americano como referencias comparables a los grandes puentes y edificaciones singulares con las que contó la exposición. Los espacios verdes a partir de este evento dejaron de ser consortes en nuestro país para ser protagonistas en pie de igualdad con la arquitectura y el urbanismo.

La Isla de la Cartuja se dividió tras la muestra en cinco áreas: una monumental en torno al Monasterio cartujo de Santa M.ª de las Cuevas, una administrativa en la que actualmente se desarrolla el proyecto “Puerto Triana”, una zona lúdica con el parque temático Isla Mágica como principal protagonista, una zona universitaria, un parque metropolitano y un parque científico y tecnológico denominado Cartuja 93 que reutiliza gran parte de las infraestructuras de Expo´92.

Pero quizás el legado más importante de la Exposición Universal a Sevilla sea la transformación urbana de la ciudad. La apertura de la zona noroeste al río, un nuevo sistema viario, nuevos puentes, la ampliación del aeropuerto, el primer tren español de Alta Velocidad, un gran parque metropolitano, una nueva red de autovías… devolvieron a Sevilla la categoría de gran capital del sur de Europa.

Si bien se ha desarrollado un parque tecnológico empresarial de indudable éxito, también es cierto que las instalaciones que no son ocupadas por empresas están en un estado de deterioro acusado y otras están siendo víctimas de la especulación, como el caso de los pabellones de Austria y Checoslovaquia y del espacio escénico del Palenque derribados en 2007 para obtener mayor volumen de edificabilidad. Además, se han perdido activos como el Monorraíl o el Telecabina y otros como el Parque Jardín del Guadalquivir o el Jardín de las Américas se encuentran en estado de total abandono debido a la negligencia de todas las administraciones. Espacios de referencia internacional como la Avenida 5 diseñada por el Grupo Site de Nueva York, uno de los pocos ejemplos de la arquitectura deconstructivista de nuestro país, ha sido modificada hasta hacerla irreconocible.

Pese a todo, desde que finalizó la Exposición Universal, no son pocas las opiniones críticas que se han lanzado contra la gestión de las instalaciones y los terrenos que ocupó Expo’92.”

(Texto extraído de Sevillapedia)

Se beneficiaron con plantación de arboles las obras de urbanización que se llevaron a cabo en la ciudad, destacando entre ellas el Paseo Rey Juan Carlos I junto a la orilla de la Dársena, plantados en aquel entonces de Populus canadienses y Populus alba var. pyramidalis. -Chopo bolleana, Fraxinus americana. -fresnos y Celtis autralis. -almez junto con Lagunaria patersonii. -Lagunarias, Pinus pínea. -Pino piñonero y encinas. -Quercus ilex.

Posteriormente arrancados los pópulos se realizó una plantación de Taxodium distichum. -Cipres de los pantanos, Ginkgo biloba. -Arbol de los escudos y Syagrus romanzoffiana. -Coco plumoso. Los Populus alba var. bolleana se sustituyeron por Populus alba en crecimiento libre.

En la parte superior en calle Torneo una plantación de Platanus xhibrida y Jacaranda mimosifolia configuran el paseo en toda su longitud.

En el arcén central de la calle se plantaron Ligustrum japonicum fol. var. -Durillos matizados y en la base rosales La Sevillana que han estado hasta hace poco tiempo que han sido arrancados.

La denominada Glorieta olímpica formo parte de esta urbanización que se completó con la plantación de Celtis australis en la calle José Galán Merino hasta San Jerónimo y por la Avda. de las Juventudes Musicales plantada con Melia azedarach. -Paraisos hasta la nueva glorieta.

Parque del Alamillo.-Praderas naturales

Parque del Alamillo

Nacido a raíz de la Exposición Universal de 1992 y asociado de forma indeleble a la misma, el Parque del Alamillo inicio su construcción en el año 1987, como pieza separada de la celebración del certamen, pero inmerso en el Parque Metropolitano de la Cartuja donde se construía la Exposición Universal.

Toda la Isla de la Cartuja estuvo sin urbanizar hasta la Exposición Universal de 1992. El actual Parque del Alamillo fue inaugurado el 12 de octubre de 1993, en la misma isla, pero al norte del recinto donde se realizó la muestra.

Las zonas verdes de toda la isla, incluido el parque, respondían al Plan de Reforestación del Polígono de la Cartuja de 1985, redactado por la Universidad de Sevilla por encargo del Comisario General de la Exposición, en el que intervinieron del Departamento de Botánica el catedrático Benito Valdés Castrillón y  Salvador Talavera Lozano en la redacción del Proyecto del Parque del Alamillo junto con Javier Luengo Merino, la dirección técnica de las obras, estuvo cargo de Javier Luengo Merino Ingeniero de Montes,, nacido en Almendralejo pero toda la vida en Sevilla, los que proyectaron  este espacio de ocio, deporte y esparcimiento

Durante seis meses aparcó su plaza de funcionario en el Instituto Nacional de Conservación de la Naturaleza (ICONA) y atendió el encargo que le realizó EPSA (Empresa Pública del Suelo de Sevilla)

La directriz a seguir era clara: hacer un parque forestal con especies autóctonas que requirieran de poca conservación y riego, los autores del proyecto, agradecen al equipo de personas que trabajaron en la realización del parque  y a la Junta de Andalucía que no escatimara en recursos y que nunca les pusieran cortapisas para alcanzar ese objetivo, aunque sí recuerda que la Empresa Pública del Suelo, EPSA era muy exigente, como corresponde al uso del dinero público”, el  director técnico por parte de EPSA era ya D. Adolfo Fernández Palomares Ingeniero de Caminos ,quien después, durante muchos años fue director del Parque del Alamillo  y a través de la Consejería de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía, gestiono su conservación y mantenimiento y el desarrollo de todas las ampliaciones y actividades que se llevaron a cabo en el parque mientras duro su mandato .

Así, durante año y medio se movieron tierras creando de forma artificial los cerros que caracterizan el parque, se sacó tierra para dar cabida a los dos lagos y se trajeron árboles de distintos puntos de Andalucía, entre ellos de Constantina, La Puebla del Río y la Sierra de Huelva. “Uno de los datos más llamativos es que el 70% de las plantas fueron extraídas del monte, no procedían de viveros”. Acebuches, alcornoques, algarrobos, pinos… son solo algunos ejemplos. Uno de los momentos más complicados se produjo con el movimiento de tierras, porque entre ellas también se entremezclaron restos sobrantes de las obras de la Expo. De hecho, se decidió no hacer coincidir la apertura del parque con la celebración de la Exposición Universal para evitar avalanchas de visitantes y que se llenara de tiendas de campaña” cuando las plantas y los árboles estaban asentándose.

Parque del Alamillo.-Estanque
Parque del Alamillo.-Area de juegos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Parque del Alamillo y el Cortijo, pieza importante del mismo como luego veremos, espacio donde actualmente está ubicado entre los términos municipales de Sevilla y Santiponce, sobre la originaria huerta agrícola del Alamillo y pertenece al Distrito de Triana. se encuentra rodeado de lugares claves por su tradición e historia, como los monasterios de la Cartuja, San Jerónimo y San Isidoro del Campo, el río Guadalquivir o el Cortijo de Gambogaz, últimamente conectado al barrio de San Jerónimo con una pasarela peatonal sobre la dársena del Guadalquivir.

Una nueva concepción de un parque distinto a los parques tradicionales, se iba a utilizar por primera vez en Sevilla la creación de un parque, eludiendo la plantación de especies exóticas procedentes de orígenes y climas distintos al nuestro, tal como se especificaba en el proyecto, el parque estaría configurado por especies autóctonas representando los distintos ecosistemas andaluces, teniendo en cuenta que el clima no es posible modificarlo en plantaciones al aire libre.

Principalmente orientado a la representación del bosque mediterráneo, un parque en el que las especies autóctonas deberán adquirir su valor ornamental.

Se propone la creación de un parque de 47 hectáreas de extensión sostenible medio a ambientalmente en el que se consideraban todas las posibilidades de adaptación de las plantaciones, la fauna y el conjunto de mamíferos que puede albergar un parque de esta naturaleza.

La idea inicial se tradujo en la aplicación de estrategias botánicas con criterios paisajistas con el objetivo de la construcción de un parque público a partir de bosques autóctonos de carácter mediterráneo.

Se realizaron los primeros análisis de los terrenos que dieron como resultado, el carácter franco-arcilloso-limoso del suelo y su fuerte compactación acarrean problemas de drenaje, lo que no impide que sea de una notable fertilidad.

En estos terrenos se extraían fangos para las fábricas de cerámica y ladrillos de Triana.

Parque del Alamillo.-Pinus pinea apuntalados
Parque del Alamillo.-Pinus pìnea en plantación lineal

Parque del Alamillo.-

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Representación arbórea en el Parque del Alamillo

En la representación de los distintos ecosistemas, el parque se diferencia en muchos sectores con la mayor o menor profusión de plantaciones vegetales según el ecosistema representado.

Predomina el bosque mediterráneo o el tratamiento de dehesa en gran parte del parque con el ecosistema más característico de la Península Ibérica, el bosque de encinas. -Quercus ilex

Aparece el alcornocal: es una formación boscosa, de suelos frescos y profundos, cuyo árbol dominante es el alcornoque. -Quercus súber, acompañado por diversas especies de matorral que lo convierten en una formación especialmente agradable en otoño y sobre todo en primavera

El alcornocal-pinar: este tipo de formación boscosa es básicamente la misma que el alcornocal, al cual se le ha introducido otro elemento arbóreo de mayor aporte que el alcornoque: el pino.

El encinar-pinar: este tipo de bosque tiene las mismas características que el alcornocal-pinar, siendo especialmente mucho más confortable en la estación primaveral. Compuesto de Quercus ilex y Pinus pínea.

El acebuchal-algarrobal: en este tipo de formación el árbol dominante es el acebuche, acompañado muy frecuentemente del algarrobo. Olea europea var. sylvestris. -acebuche y Ceratonia siliqua. -algarrobo.

La vegetación arbustiva que acompaña a estos árboles es muy densa, y está formada fundamentalmente por arrayanes. -Mirthus communis, lentiscos. -Pistacia lentiscus, palmitos. -Chamaerops humilis, labiérnagos Phyllirea angustifolia etc…

Los pinares que el hombre, por su necesidad de madera, ha creado el pinar como formación boscosa en la mayor parte de los territorios bajos de la Región Mediterránea, sacrificando en algunos casos el encinar o alcornocal primitivo. Este tipo de formaciones serían especialmente agradables en primavera. Tuvo problemas el parque con los pinos, así aparecía la noticia,  “El mal desarrollo de las raíces ha provocado que haya que quitar el 95% de los ejemplares de este pulmón verde de Sevilla” La decisión de retirar los pinos se ha adoptado después de que, el personal técnico de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía, Avra, adscrito a dicho parque observara la caída de ejemplares de pinos de gran porte en distintas zonas, sin que dicho fenómeno pudiera achacarse a la meteorología. Ello dio pie a una investigación, de la que se concluye que los pinos afectados, prácticamente la totalidad de la población del parque, censada en 657 ejemplares, sufren un estrangulamiento en la base del tronco motivado por un mal desarrollo de las raíces.

Parque del Alamillo.-Raíces de Pinus pinea espiralizadas

Esa situación ha provocado que la sección del tronco se haya ido reduciendo hasta casi la mitad del diámetro que debería tener en su base bajo tierra. Al parecer el problema tuvo su origen en 1987, cuando los pinos se dejaron en macetas o escayolados durante más tiempo del debido antes de replantarlos y las raíces se desarrollarán en el escaso espacio disponible.

Con esta actuación se retirarán 620 Pinus pinea de más de veinte años ,alguien debe saber porque se produjo este desastre, difícil de diagnosticar la mala calidad de los árboles en el momento de la plantación sino se verifican los cepellones de los arboles suministrados, han surgido diversas controversias, mi hipótesis una vez comprobadas las raíces de los árboles arrancados es que estos árboles antes de ser suministrados fueron plantados espiralizadas sus raíces en otro entorno, a los quince años de plantados y con las raíces espiralizadas fueron repicados y enyesados para una nueva plantación en el parque del Alamillo, quince años después caían por si solos al no haber desarrollado un sistema radicular adecuado. Solo podría haberse previsto conociendo el origen de los pinos y su anormal desarrollo.

Los bosques mixtos de pinos. -Pinus pinea con, encinas Quercus ilex y alcornoques. -Quercus súber están representados en diversas zonas del parque

La alameda fresneda es otro de los ecosistemas representados en los alrededores de los lagos y en las partes más húmedas del parque, allí están los álamos blancos. -Populus alba, junto con los sauces Salix spp. y los fresnos. -Fraxinus angustifolia y el fresno común. -Fraxinus excelsior.

La sauceda-alameda: es la formación boscosa más próxima al agua de la ribera. En los cauces medio e inferior de los ríos está formada por mimbreras o saucedas, alamedas y choperas. sauceda-alameda que lleva con mucha frecuencia tarajes. -Tamarix gallica y en algunas ocasiones adelfas. -Nerium oleander.,

La vegetación palustre de los lagos está comprendida por las plantas invasoras con necesidad de ser controladas de las eneas. -Typha latifolia y los carrizos. -Phragmites australis, con mayor profusión los arbustivos tarajes. -Tamarix gallica.

También destaca la presencia de madroños (Arbutus unedo). Entre las cuarenta variedades que son habituales en el parque también hay céspedes, que recrean praderas naturales, y muchas variedades de arbustos.

El sistema de vegetación autóctona que supone el Parque del Alamillo con sus sauces, olmos, fresnos, chopos y todas las especies típicas del matorral mediterráneo, entre las que destacan sobre las demás el lentisco (Pistacia lenticus), el madroño (Arbutus unedo) y el majuelo (Crataaegus monogyna), convierten el parque en un lugar con un alto potencial para el asentamiento de un gran número de aves.

La forestación del parque tiene como objetivo la reconstrucción del bosque matorral mediterráneo a partir de especies autóctonas; de hecho, si los promontorios fuesen montañas y las depresiones vaguadas, encontraríamos la misma vegetación que en un bosque real, según la altura, la orientación al sol de las laderas o la proximidad al agua, asociándose unas especies con otras como lo hacen en la propia Naturaleza.

Parque del Alamillo Brachychiton rupestris

Posteriormente al desaparecer su explotación como vivero que había servido para el almacenaje de plantas para la Exposición Universal de ha incorporado al Parque que ha visto incrementado el número de especies, estas ornamentales, donde destacan los Brachychiton rupestres. -Arbol botella, las plantaciones de Ginkgo biloba. -Arbol de los escudos, etc…

Ver fichas de las plantas del vivero, enlace. Antiguo Vivero de la Expo 92 Parque del Alamillo

Se incorporo al parque mobiliario urbano de diseño exclusivo.

El Parque es conservado por la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucia.

Fondos Europeos. -Convenio Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y Gerencia de Urbanismo. -Fondos europeos. -Convenio CHG y GU

Una de las actuaciones mas importantes en materia de zonas verdes de la ciudad con 10 actuaciones sobre un total de más de doscientas hectáreas y una inversión aproximada de doscientos millones de euros.

Las actuaciones fueron las siguientes:

1º.-Equipamiento del Parque de Miraflores. -Zona Norte

2º.-Recuperacion del Jardin americano, Parque de la Ribera de la Cartuja y jardines del Guadalquivir.

3º.-Parque del Tamarguillo. -San Ildefonso. -Parque Alcosa

4º.-Antiguo cauce del Rio Guadaira. -Heliópolis

5º.-Riberas del Rio Guadaira. -Venta los Teatinos

6º.-Parque de Palmas Altas. -Cortijo del Cuarto

7º.-Regeneracion ambiental del Charco de la Pava

8º.-Remodelacion del Parque San Jerónimo

9º.-Muelle Nueva York

10º.-Paseo Ntra.Sra de la O

Parque Miraflores II

Parque Miraflores II

El parque de Miraflores cuenta con 50 hectáreas más de superficie.

Esta actuación ha contado con un presupuesto de 11.743.003 euros financiados al 75 % por la CHG a través de Fondos FEDER y al 25 % por la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla.

Gracias a los trabajos de ampliación y restauración el parque de Miraflores cuenta con 50 hectáreas más de zonas ajardinadas, conectadas al parque ya existente por una estructura peatonal que sobrepasa la autovía SE-30.

El parque cuenta ahora con un gran lago de 25.000 m2 de lámina de agua que se ha realizado sobre el antiguo cauce del arroyo de Miraflores evocando su trazado histórico.

Asimismo, se han construido 8,7 Km de carril bici, 7,5 Km de paseos peatonales y 40.000 m2 de estancias circulares. Además, se han plantado 10 hectáreas de pradera y se han realizado plantaciones de arboleda en la nueva superficie.

Por otro lado, se ha habilitado una red de riego con tres pozos para el mantenimiento de la vegetación y se han protegido dos zonas arqueológicas existentes en la zona.

Recuperación del Jardin americano, Parque de la Ribera de la Cartuja y jardines del Guadalquivir.

El Jardín Americano y del Guadalquivir y la recuperación de los paseos de ribera en la Isla de la Cartuja cuentan con un presupuesto de 8.489.431, 02 euros.

Esta actuación se ha ejecutado con el objetivo de recuperar para el uso público un espacio de más de 13 hectáreas que cuentan con 3 kilómetros de ribera del cauce histórico del río Guadalquivir a su paso por Sevilla, a través del acondicionamiento de su bosque de galería y la restauración de gran parte del conjunto de jardines diseñados para la Exposición Universal celebrada en Sevilla en 1992 (EXPO-92), fomentando la biodiversidad del ecosistema asociado al citado cauce.

Expo 92.-Jardin Americano.-Oreodoxa regia-.-Palmera de Cuba

Actualmente, el Jardín Americano ocupa una superficie de 2 hectáreas de extensión aproximadamente.

En él se han repuesto más de 400 plantas de origen americano ubicadas en el Umbráculo, de 800 m2, en el que se consigue preservar un clima apto para el crecimiento de estas especies exóticas.

Además, se ha recuperado la lámina de agua de la ciaboga, de 3.000 m2, en la que se han reconstruido cascadas a cuatro niveles.

Junto al jardín se ha habilitado una pasarela flotante sobre la lámina de agua de la dársena del río de 300 metros de longitud.

Regeneración ambiental de la margen izquierda del cauce vivo del río Guadalquivir en el Charco de la Pava. – Parque Vega de Triana

El proyecto de regeneración de las márgenes del río vivo puesto en marcha por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir tiene un presupuesto de 17,3 millones de euros y afecta tanto a la orilla de Sevilla como a la del Aljarafe.

En esa zona se proyectó intervenir en 64 hectáreas y 1.875 metros de ribera, un área mucho más degradada que el Charco de la Pava debido tanto a las características del terreno como al abandono de años y a su utilización como asentamiento chabolista y vertedero.

La adecuación de la zona que comprende la margen izquierda desde el Puente de la Pañoleta hasta el Puente de la Carretera de Coria, no se pudo realizar como estaba previsto.

La particularidad de la zona es que debía de seguir siendo aparcamiento de vehículos durante los días de la Feria de Abril y debía respetar las instalaciones del Instituto Municipal de Deportes que existen en la zona y otros eran de propiedad privada.

Esto obligo a la modificación del proyecto inicial con respeto y acondicionamiento de estas zonas para el uso específico que venían siendo utilizadas.

Parque Vega de Triana.-Antiguo Charco de la Pava

En el nuevo proyecto se han creado nuevos elementos paisajísticos con una nueva modelación del terreno creando lomas, senderos y plazas en todo el espacio de sus 80 hectáreas.

La adecuación de la zona para aparcamientos obligo a la creación de calzadas sobredimensionadas para un Parque y obligadas para la circulación rodada de vehículos durante los 7 días al año que son utilizadas para aparcamiento durante la Feria de Abril.

El recinto tiene cuatro accesos para vehículos y otros tres peatonales.

La comunicación del parque con la zona más urbana del barrio de Triana se realiza a través    de un túnel con compuertas en caso de inundación que evita que el ciudadano tenga que cruzar la carretera del Muro de Defensa para acceder al Parque que desde su inauguración de denomina Parque Vega de Triana.

Parque Guadaira II.- Antiguo cauce del Guadaira

Recuperación ambiental de un espacio actualmente abandonado y muy degradado, integrándolo en la estructura de la ciudad.

El proyecto cuenta con un presupuesto base de 24.975.832,87 euros que serán financiados al 70 % por la CHG a través de Fondos FEDER y al 30 % por el Ayuntamiento de Sevilla.

El nuevo parque pondrá en valor 56,22 hectáreas de zonas verdes que se extienden a lo largo de 3.000 metros junto al Polígono Sur. En él se ejecutarán viales y paseos y se crearán láminas de agua que recrearán ambientes húmedos evocando las riberas del río Guadaíra antes de su desvío.

En total 60 hectáreas a lo largo de tres kilómetros desde la Avda. de la Raza a la Avda. de la Paz, de este territorio sobre todo en la zona desde la Carretera de Pineda hasta la Avda. de la Paz se había intervenido anteriormente en los proyectos de Recuperación de Solares Degradados de cuya actuación solo quedan algunas plantaciones de pinos. -Pinus pinea, algarrobos. -Ceratonia siliqua, encinas. -Quercus ilex, alcornoques. -Quercus súber y acebuches. -Olea europea var. sylvestris.

Parque Guadaira II.-Antiguo cauce del Guadaira

El nuevo parque lineal sobre el antiguo cauce del Rio Guadaira atenderá la población de las barriadas de Heliópolis, Bermejales, Pedro Salvador, Elcano y Polígono Sur principalmente en lo referente a la eliminación de los vertederos a que habían estado destinado estos terrenos …

Parque de Palmas Altas. -Cortijo del Cuarto

Se trata de una actuación en el cauce artificial construido y prestando servicio desde hace años con la recuperación de terrenos degradados.

El parque lineal construido en ambas márgenes del cauce actual crea zonas entre la naturaleza y lo urbano, ordena espacios para el uso colectivo y disfrute de la población como zonas de recreo.

Se crea un espacio rico y diverso de fauna y flora disponiendo de pequeños aduces que enriquecen el entorno con humedales.

El proyecto cuenta con un presupuesto base de 8.922.512,28.  euros que serán financiados al 70 % por la CHG a través de Fondos FEDER y al 30 % por el Ayuntamiento de Sevilla.

Esta actuación ha recuperado y protegido el cauce recuperando al mismo tiempo un espacio para el disfrute y el ocio para el ciudadano…

Con este proyecto se ha contribuido a la regeneración ambiental del cauce y los ecosistemas relacionados con el mismo.

El tramo afectado por la actuación Palmas Altas-Cortijo del Cuarto tiene una longitud de 2.500 metros lineales con una actuación en ambos lados del cauce del Rio Guadaira con una superficie total de 524.309 m2.

Una obra que condiciona el disfrute peatonal del entorno.

Durante la obra se ha procedido al moldeado paisajístico del terreno, creando atractivas zonas y ocultando otras facilitando el acceso peatonal al cauce.

Parque en la Ribera del Guadaira. -Venta Teatinos

En los parques Riberas del Guadaíra la CHG ha actuado sobre una superficie de 41 hectáreas con el objetivo de restaurar un conjunto de parques asociados o colindantes con el río Guadaíra que se encontraban en un estado ambiental muy degradado.

El presupuesto total invertido en esta actuación es de 10.528.793,71 euros.

La actuación contempla la plantación de 2.600 árboles, 50.000 arbustos y 600 plantas acuáticas. Además, se ha llevado se han creado extensas láminas de agua que embellecen el aspecto del parque.

Parque Riberas del Guadaira.-Vista Aerea

 

Parque Riberas del Guadaira.-Acacia pendula

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La estrategia a partir de una estructura geométrica bien definida en el borde con el barrio adyacente a la carretera de Su Eminencia se va desdibujando o naturalizando a medida que nos vamos alejando de este lugar y nos introducimos en el Parque, hacia el propio cauce del Rio Guadaira donde se culmina el paisaje natural con masas de vegetación propia del cauce y de sus márgenes.

Entre las especies alóctonas introducidas en el parque podemos destacar los Populus nigra var. pyramidalis. -chopo piramidal o chopo lombardo, las Styphnolobium japónicum. -sófora del Japón, los siliquastrum. .-árbol del amor, los Prunus ceracifera var.pisardii.-ciruelo japonés, las Tipuana tipu.-Palo rosa o Tipa, el Ulmus pumila.-olmo siberiano,Salix babylonica.-sauce llorón la Parkinsonia aculeata.-palo verde unos existentes de las plantaciones anteriores y otros plantados en el último proyecto.

Entre las especies existentes en el Parque procedentes de la plantación anterior y de rareza en nuestro clima figuran como arboles destacados por la singularidad de su porte y por ser las únicas en Sevilla, la Acacia péndula. -mimosa péndula, ejemplares que lucen todo su esplendor en el ambiente paisajista del Parque.

No faltan las Olea europea var. sylvestris. -acebuche, las Casuarina cunninghamiana. -Pino australiano, una Acacia melanoxylon. -Aromo salvaje, un Ulmus pumila var latifolia. -olmo de hojas anchas conforman el tratamiento arbóreo del Parque.

Parque del Tamarguillo (San Ildefonso) y antiguo cauce del Ranillas 

En este espacio de 93 has, situado entre el aeropuerto la barriada de Parque Alcosa, se proyecta la recuperación del cauce natural del Arroyo Tamarguillo, la adecuación de las márgenes del nuevo encauzamiento de los arroyos Miraflores y Ranillas y la mejora y revalorización de los espacios verdes consolidados, así como la creación de huertos vecinales

Esta actuación ha contado con un presupuesto de 11,75 millones de euros cofinanciados por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y por la Gerencia de Urbanismo.

El proyecto consideraba la recuperación y regeneración de los antiguos cauces públicos de los arroyos históricos.

Ubicado dentro del Área Metropolitana de Sevilla entre las instalaciones del Aeropuerto de Sevilla y la Barriada Parque Alcosa en los terrenos del Cortijo San Ildefonso.

Con una superficie de 94 hectáreas, está limitado al Norte y al Este con los terrenos del Aeropuerto de San Pablo de Sevilla, en el Sur con la Ronda del Parque Alcosa, al Oeste con el Centro Deportivo Alcosa y al Noroeste con la Autovía de Córdoba. -N4 y con el enlace de conexión a la Ronda Supernorte con dicha Autovía.

Esta superficie había sido repoblada con anterioridad con el Proyecto de Recuperación de Solares Degradados que fue cuando se realizaron las plantaciones de los árboles que ahora estructuran el parque.

Contiene una amplia muestra de ambientes naturales mediterráneos, en los que encontramos predominantemente bosques mixtos de pinos, algarrobos encinas, alcornoques y acebuches, junto con formaciones de vegetación baja de especies autóctonas.

Parque del Tamarguillo
Parque del Tamarguillo.-Huertos urbanos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Unas plantaciones forestales con especies mediterráneas que establecen el bosque actual junto con algunas especies exóticas introducidas de climas sub tropicales las algunas zonas del Parque.

La Vegetación está formada en lo que podemos denominar bosque mediterráneo por Pinus pinea. -pino piñonero, Ceratonia siliqua. -algarrobo ambos con una gran difusión, junto con Olea europea var. sylvestris. -acebuche, Quercus ilex. -encina y Quercus súber. -alcornoques en menor proporción que se han desarrollado estupendamente a pesar del abandono que han sufrido durante años y en el terreno arcilloso donde están ubicados.

Estas especies conforman el 85 % de las especies plantadas en el Parque.

Introducidas próximas al cauce figuran algunas Acacia bayleyana. -Mimosa común y Acacia retinodes floribunda. -Mimosa floribunda junto unos recién plantados Fraxinus angustifolia. -Fresno.

En el cauce del arroyo aparecen los Tamarix gallica. -tarajes, las cañas comunes. -Arundo donax, la Thypha latifolia. -eneas, cauce colonizado por el Phragmytes australis. -Carrizo que colmata en algunos lugares todo el cauce y que conviene eliminar para facilitar el discurrir de las aguas.

Introducción de nuevas especies, renovaciones y plantaciones de arbolado

Desde el año 1900 del que tengo datos se han renovado o plantado muchas calles del casco histórico de la ciudad si como las reposiciones de marras según figura en la Hemeroteca municipal quizás las más destacadas pueden ser, la plantación de Platanos en la calle Reyes Católicos en el 1910.en 1960 Renovación de arbolado en calles Recaredo. Menéndez y Pelayo y María Auxiliadora, Acer negundo var. violáceo de los que quedan algunos ejemplares, otros han sido sustituidos por parasoles de China. -Firmiana simplex. En el mismo año renovación de arbolado en calle Canalejas, Plaza del Museo, calle Julio Cesar, calle Santo Tomas y calle Santa María la Blanca sustituyendo las antiguas acacias negras. -Gleditsia triacanthus por naranjos. Amargos -Citrus aurantium var. amara. así como plantación de arbolado en las calles de Amate B

Ya en 1962 se plantó la Bda. Ntra Sra del Carmen, y plantación de Brachichiton populneum en la calle Pages del Corro para ocultar el mal estado del caserío de la calle, Plantación de arbolado en la Barriada Pio XII…

En este mismo año se acometen los trabajos de plantación de arbolado en el Paseo de Colon y dotando de jardinería el paseo, se plantan las primeras jacarandas, Jacaranda mimosifola y tipuanas. -Tipuana tipu en la vía pública, las primeras existían en algunos jardines, junto a ellas magnolias, olivos y Brachychiton y un gran Ficus macrophylla.

Paseo de Colon
Paseo de Colón.-Pérgola con glicinas.-Wistaria sinensis

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al mismo tiempo en aras a un desarrollo mal entendido desaparecía el bulevar de Avda. de la Borbolla. Plantado de plátanos. -Platanus xhibrida. y a la par el bulevar de la Avda. Eduardo Dato, donde al igual que en el Paseo de Colon se plantaron Jacaranda mimosifolia, Tipuana tipu. Melias azedarah, y Citrus aurantium var. amara.

Se renueva el arbolado de la Avda Miraflores, arrancando las moreras de papel y plantando Styphnolobium japonicum (sin. Sophora japonica) que aún permanecen.

Ya en 1963 se realiza la plantación de arbolado en el Cerro del Águila con Melia azedarach

En 1970 la renovación total del arbolado del Barrio de León sustituyendo las viejas acacias que tenían los acerados destruidos con sus raíces por naranjos amargos. -Citrus aurantium var. amara, plantas producidas por el Ayuntamiento en sus propios viveros de la Estacion Depuradora de la Algaba. En el mismo año se plantaron palmeras en el Parque de los Príncipes cedidas por Corchera Armstrong en sus instalaciones de la Avda. de Miraflores. Triana sufrió el erros de plantar tipuanas en la calle San Jacinto, los acerados estrechos no permitían esta especie de gran desarrollo, después con la peatonalización de la calle entre Pages del Corro y el Altozano ha conseguido tener árboles en sus calles al igual que la calle Castilla, los naranjos una vez más han reverdecido las calles de Triana., mientras la calle Betis esta esperando que planten los muchos alcorques vacíos que existen en la calle desde hace algunos años.

Barrio de Los Remedios

Había nacido el barrio de Los Remedios sin apenas árboles en sus calles, la Avda República Argentina con palmeras. -Phoenix dactylifera, a Virgen de Lujan hubo que colocarle los arboles cuando estaba ya casi terminada, se había proyectado sin arboles y Virgen de la Antigua los arboles los aportaban los pisos construidos por la Diputación Provincial. La calle Asunción se vio beneficiada con la plantación de arboles al convertirse en peatonal

En 1972 se plantaría por primera vez la Plaza San Hermenegildo (hoy Plaza de la Concordia) palmeras, tipuanas, ficus y naranjos amargos que luego fueron trasplantados en los nuevos jardines frente al Hospital Central al construirse el aparcamiento subterráneo del Corte Ingles en la plaza.

Alla por los años 1975 fueron plantados naranjos en la Barriada Virgen de los Reyes (La Barzola)

En 1983 se planta de naranjos amargos la Plaza Blasco de Garay en el Distrito Centro

También el mismo año se planta la Avda. Marqués de Pickman de Brachychiton populneus, plantación que se extendió a la barriada Ciudad Jardin que disponía de escasos árboles, la mayoría moreras de papel, calle Almotamid y Alfonso XI se vieron beneficiadas.

En 1984 se realiza la plantación de arbolado en la entonces denominada Manzana 64 de Los Remedios, calles Juan Pablo I y calle Vicente Van Gogh en el Distrito de Triana Los Remedios. Que se vio precedida con la plantación de encinas. -Quercus ilex y alcornoques. -Quercus súber en la Avda. Blas Infante. La Ronda de Triana que se construyó después se plantó de Styphnolobium japonicum (sin. Sophora japonica).

Las Jacaranda mimosifolia irrumpen en las calles de la ciudad, se plantan en la calle Luis Montoto, la Avenida Ramon y Cajal, en la Plaza Juan de Austria (La Pasarela) que se unen a las ya existentes en la Avda de Eduardo Dato y Paseo de Colon, después fueron plantadas en Plaza de Armas.

Jacaranda mimosifolia en el Paseo de Colon
Jacaranda mimosifolia en la Avda de Maria Luisa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Distrito Nervión se ve favorecido con las plantaciones de arboles en La Avenida Luis Morales y San Francisco Javier una con Melia azedarach en el centro y Brachichiton populneum en las aceras, la otra con Platanus x hibrida en el arcén central y en los acerados donde fue posible

En Avda. Diego Martínez Barrios se siguió con la misma especie Platanus xhispanica con idéntica distribución., en la calle José Saramago en su arcén central se plantaron Albizia julibrisin. -Arbol de la seda. Sin olvidar la plantación de Tipuana tipu en la Avenida Alcalde Juan Fernández y la Incorporación al mantenimiento del arbolado de las barriadas del Juncal y el Plantinar principalmente plantada de naranjos amargos.

Albizia julibrisin ” Ombrella ” en calle Andueza

La apertura de la nueva Avda de la Buhaira en su tramo correspondiente desde la Avda Eduardo Dato a calle Luis Montoto se eligió la Gleditsia triacanthus var. inermis. -Acacia negra sin espinas.

A la llegada ala Gran Plaza nos cruzamos con la Avda. Ciudad Jardin y la Avda. Cruz del Campo las dos plantadas de Platanus x hispánica tanto en las aceras como en el arcén central

En 1998-1999 se plantaron con naranjos todo el barrio de Nervión en las calles que lo posibilitaba, todo el barrio se convirtió en un naranjal.

Otra importante aportación de arbolado en la ciudad fue la plantación de la Avda, de la Paz con Tipuana tipu, Grevillea robusta y Casuarina equisetifolia, el Paseo Poeta Manuel Benítez Carrasco, con diversidad de especies siendo las principales Tipuana tipu y Albizia julibrisin var. Ombrella, se completó la plantación con un paseo de Celtis australis frente a la gran superficie Okampo en la Ronda del Tamarguillo.

El paseo de las sóforas del Parque de María Luisa, avenida de Pizarro fue totalmente renovado ante el estado de deterioro de los arboles existentes, se utilizó la misma especie denominada ahora como Styphnolobium japonicum (sin. Sophora japonica), cultivada en los viveros municipales de Miraflores.

Le siguió la renovación total de arbolado en la Avda de María Luisa donde antes existían acacias negras. -Gleditsia triacanthus que dado su estado y como consecuencia de una apertura de zanja longitudinal en toda la Avenida se dañaron las raíces de los árboles y a los cinco o seis años algunas cayeron como fichas de dominó sobre automóviles que transitaban por dicha avenida. Fueron sustituidas por las Jacaranda mimosifolia que actualmente lucen en la Avenida.

En aquellas fechas se plantaron los primeros Brachychiton populneus en la calle Felipe II y en el primer carril bici que se instaló en Sevilla que llevaba entonces a la nueva Universidad laboral.

En el barrio del Porvenir en calle Montevideo existe una de las más antiguas plantaciones de Firmiana simplex. -Parasol de China, que después ha sido plantada y con éxito en calle Barrau en el Distrito Nervión y calle San Juan Bosco en el Distrito San Pablo-Santa Justa, algunas de han plantado en la renovación de arbolado en Menéndez y Pelayo. También están presentes en la Avenida de Hytasa.

Firmiana simplex.-Parasol de China

Durante este periodo figuran en la hemeroteca varios expedientes de reposiciones de marras en barriadas y distritos de la ciudad sin especificar especies utilizadas.

Nuevas Avenidas en los últimos treinta años

Se han ejecutado nuevas avenidas. Bulevares y paseos. con lo que se ha conseguido una cuadrícula urbana que garantiza la interconexión entre los distintos barrios. sin pasar por el centro o utilizar la Ronda Histórica que limita dicho centro por el exterior de lo que fue el recinto amurallado.

La actuación más importante ha sido la avenida de Torneo y el Paseo fluvial del mismo nombre. Ya descrito anteriormente seguida por la ronda del Tamarguillo. la ronda María Auxiliadora-Los Remedios. y la ronda intermedia de Triana. sin olvidar las avenidas de la Mujer Trabajadora, con varias especies de arboles, la Avenida Alcalde Manuel del Valle con Jacaranda mimosifolia.-.jacaranda., a la que se unió una plantación de Tipuana tipu.-Acacia Tipuana en el  arcén central para conseguir más sombra, Junto al Parque de Miraflores nació la Avenida de las Asociaciones de Vecinos plantada en parte con Platanus xhispanica.-Platano de las Indias, la calle San Juan de Ribera con plantaciones de varias especies en el arcén central, Sor Francisca Dorotea con Robinia pseudacacia nos conduce a la Ronda Pio XII y a la Avda de Llanes con Robinia pseudacacia .-Acacia blanca y Brachychiton populneus.-braquiquito,,atrás hemos dejado la Avenida Miraflores ahora plantada de Styphnolobium japonicum (sin. Sophora japonica), antes lo fue de Broussonetia papyrifera. -Morera de papel.

Las Avenidas Pablo Iglesias y Pueblo Sahauri plantadas con Koelreuteria paniculata. -Jabonero de la China, casi paralela a las mismas la Avda. Kansas City bordeada de árboles lindando con el Polígono de San Pablo, allí Ligustrum japonicum. -durillos, Platanus xhispánica y Celtis australis, acompañados por adelfas. -Nerium oleander en los laterales y en el arcén central. Hasta el cruce con la Se.-30.

En la Avda.del Cid se introdujeron como árbol de vía publica las Bahuinia variegata. -Arbol de las Orquídeas, se habían plantado en la Expo92, pero en la ciudad no estaban introducidas, luego ya de utilizaron en las plantaciones de calle Almirante Lobo al ser renovado su arbolado que antes ocupaban Platanus x hibrida, aparecen también en Avda. República Argentina y en otras plantaciones en la ciudad.

Bahuinia variegata en la Avda.del Cid
Bahuinia variegara.-Arbol de las Orquideas en la Avda.del Cid

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otra de las introducciones como árbol de vía publica ha sido en Brachychiton acerifolius. -árbol del fuego por sus abundantes flores rojo brillante., las Grevillea robusta. -roble australiano también ha entrado a formar parte de la paleta de arboles que conforman el patrimonio verde de la ciudad.

No cabe duda que en este pasado existe un maremágnum de arboles plantados en las calles que exigen un inventario detallado del porque de su existencia en la ciudad, con sus fechas de plantación, estado sanitario y actuaciones que se hayan llevado a cabo sobre los mismos, su ubicación en la ciudad, ya que no es lo mismo un árbol en un parque o jardín que otro en el viario. La cantidad de árboles que se maneja existe en la ciudad debe quedar reflejada en este inventario y si es posible que no solo incluya los que son de propiedad municipal, sino que por el interés de la ciudad se reflejen aquellos que plantados en espacios públicos son conservados por otras instituciones.

La cifra del número de árboles existentes varía según las estadísticas, se mueven entre 178.000 comprendiendo los plantados en el viario y los parques y jardines de la ciudad y entre 300.000 en otras estadísticas.

Sea cual sea el número de arboles, lo que si es necesario un órgano de gestión de este patrimonio que acabe con la anarquía que hasta ahora ha venido tratándose el mismo, si control a la hora de otorgar licencias de obra para nuevas urbanizaciones, sin toma de decisiones por quien luego debe conservarlos, plantando arboles sin control por los Distritos municipales o Asociaciones de Vecinos en espacios públicos, este desorden llevado a cabo desde hace muchos años ha traído a nuestros días la problemática que plantean los arboles de la ciudad ,algunos por las enfermedades y plagas que padecen, otros por la inseguridad y otros faltos de conservación o vandalismo que  mueren y tienen que ser repuestos año tras año.

Se había planteado en varias ocasiones esta necesidad, pero nunca fuimos escuchados. -Leer más en Plan Verde para la Ciudad en jardines sin fronteras.com

Citrus aurantium var.amara en Avda. Teatinos

PRESENTE

El 1 de octubre de 2015 el Ayuntamiento a través de la Dirección General de Medio Ambiente y Parques y Jardines redacta los que denominan PLAN DE GESTIÓN DEL ARBOLADO URBANO DE SEVILLA, un plan abierto sin fecha de caducidad en el que se ensalzan las virtudes del arbolado viario y se centra en la seguridad del arbolado ante el cumulo de incidencias que se producen cada vez que existe una alteración meteorológica en la ciudad.

El diagnostico aplicado para evaluar el estado sanitario de los arboles existentes en la ciudad obliga a la revisión de la totalidad del arbolado, para detectar aquellos ejemplares con mayor peligro potencial por caída de ramas o de árboles enteros, seleccionándose para ello las especies que reunían estas características, clasificándose en cuatro niveles de peligrosidad.

  • Ejemplares que no manifiestan defectos de forma destacables ni anomalías reseñables con un análisis visual. Sin intervención necesaria
  • Los que los análisis revelan defectos de forma leves y pequeñas anomalías estructurales. Precisan observaciones periódicas.
  • Las evaluaciones revelan defectos de forma y/o estructurales significativos. El riesgo estático de estos ejemplares es bastante alto. Tiene ramas o parte de copa para eliminar mediante poda, pero no necesidad de eliminar el árbol.
  • Árboles con defectos estructurales y/o morfológicos graves o muy graves. Suponen un riesgo estático bastante elevado. Necesidad de sustitución de inmediato a corto o medio plazo

Se justifica la contratación de emergencia con objeto de intervenir en el arbolado de mayor riesgo, situado en las zonas de conservación con medios propios municipales, y orden en el mismo sentido a las empresas contratadas para la conservación de los distintos sectores de la ciudad.

El Plan trae consigo la evaluación de riesgo de todos los árboles de la ciudad, evaluación que se realiza con los medios que se disponen, dando como resultado que 2.500 árboles e los existentes deben ser eliminados por observarse defectos estructurales Y /o morfológicos graves. Mas luego 500 árboles en iguales circunstancias.

De la revisión efectuada ha de concluirse en la necesidad .concluye el párrafo, que de la revisión efectuada se hace necesario poner en marcha un Plan de Gestión del Arbolado de la ciudad de Sevilla, que contemple no sólo las medidas que hay que acometer a corto plazo, sino a medio y largo plazo en correspondencia con la duración de la vida de los árboles.

Todo esto hay que explicárselo al ciudadano antes de acometerlo, sino mal informado imagina toda serie de lucubraciones y mal entendidos que no benefician la gestión.

Si un árbol es peligroso y puede ocasionar daños en la vía pública debe ser eliminado después de que se haga una evaluación por técnicos acreditados sobre la necesidad de la eliminación.

Eliminar arboles de la ciudad siempre ha sido un tabú, cuando no se ha llegado a esta última conclusión después de haber informado debidamente al ciudadano del porqué de esta actuación.

Entre la problemática detectada se han destacado los siguientes aspectos sobre los árboles existentes plantados en el pasado:

  • Una selección inadecuada de especies, por sus características de adaptación a las condiciones agrometeorológicas del lugar, o por las condiciones de plantación, que queda en la mayoría de los casos en manos de proyectistas o contratistas, sin control por parte del servicio encargado de la gestión de los árboles de la ciudad.
  • Procesos de diseño y ejecución que sitúan a la jardinería al final de los mismos, lo que frecuentemente deriva en mala elección del árbol, una deficiente calidad de las plantas utilizadas, y en una plantación que no cumplen con mínimos como calidad de tierras, volumen para el desarrollo de raíces, alcorques de pequeñas dimensiones, distancias a fachada o entre ejemplares, ocultación de alumbrado o señales semafóricas etc.…
  • Una falta de coordinación con otros Servicios y Empresas Municipales que en su quehacer diario ignoran el volumen mínimo de desarrollo radicular que es invadido por servicios y tendidos subterráneos. Además, las obras realizadas en el tejido urbano, no respetan ese volumen fundamental de anclaje y fuente de nutrientes del árbol y son invadidas continuamente por zanjas, perforaciones y actuaciones que dañan y perjudican al árbol.
  • Necesidad de establecer un órgano especifico de gestión del arbolado de la ciudad que hasta ahora no ha existido, con asignación de medios y organización, tanto económicos como materiales y humanos, en orden a conseguir que el arbolado controlado desde el primer momento de la plantación sea mantenido para que cumpla sus funciones, minimizando sus riesgos y optimizando sus valores paisajísticos, ecológicos y sociales.

Con el fin de eliminar el riesgo del arbolado garantizando la integridad del ciudadano y del patrimonio público y privado, se ha procedido a un estudio de las especies que a lo largo de los 5 últimos años más incidencias han provocado, con base en el conocimiento por parte del personal Técnico actual del Servicio de Parques y Jardines.

De manera simultánea, se realiza una actuación de choque en las palmeras datileras de toda la ciudad, dado que el avance del picudo está provocando una respuesta diferente a la de la palmera canaria. Esta consiste en el desprendimiento de la copa en ejemplares con galerías muy avanzadas en el capitel. Esto conlleva un gran riesgo, dado que las hojas no presentan en muchos casos decaimiento y la copa completa cae sin avisar por falta de sintomatología.

Phoenix canariensis atacadas de picudo.-Parque Infantil de Tráfico
Phoenix dactylifera.-Palmera datilera en Parque de los Principes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se fijan sobre medidas a desarrollar:

  • La constitución de una mesa ciudadana y un grupo de expertos, entre los que se deben incluir los sectores más representativos de la ciudad en ambos casos, para participar en la definición y seguimiento del modelo de gestión y de las actuaciones concretas sobre el arbolado viario y las zonas verdes. (Al igual que en otras ocasiones que se ha anunciado poco o nada se ha realizado al respecto, los ciudadanos siguen sin participar y menos los expertos).
  • Ultimar la implantación del Sistema de Información Geográfica del Arbolado de Sevilla (S.I.G.A.S.) como herramienta de seguimiento, control y gestión del arbolado, haciendo obligatoria su utilización y mantenimiento permanente, tanto para los Servicios municipales como para las empresas de servicios.
  • Identificación del arbolado singular, por sus valores históricos, botánicos u otros, y gestión específica del mismo, orientada a su mejor conservación en sintonía con sus valores patrimoniales. (Trabajo hasta ahora no realizado de forma oficial por el Ayuntamiento)
  • Elaboración de la relación de especies de árboles a utilizar en los distintos espacios urbanos de Sevilla, al objeto de orientar a los promotores públicos o privados que inciden en la urbanización de la ciudad, y evitar los problemas que hasta la fecha se han detectado con motivo del uso de especies inadecuadas o en circunstancias inapropiadas, optimizando también su capacidad de secuestro de dióxido de carbono, su eficiencia en el uso del agua y otros parámetros.
  • Este documento se debe complementar con una guía de plantación basada en las necesidades y peculiaridades locales, para procurar que el arbolado prospere y se desarrolle en óptimas condiciones. (Debe quedar reflejada en el Plan de Gestión que se consensue con la participación ciudadana)
  • Llevar a cabo la sustitución del arbolado de nivel de riesgo 4. (Las sustituciones deben ser inmediatas, teniendo en cuenta las épocas más favorables de plantación)
  • Seguimiento sistemático del arbolado de nivel de riesgo 3, mediante las técnicas apropiadas de la arboricultura, para mejorar su estado y minimizar su riesgo, retrasando al máximo su llegada al nivel de riesgo 4. (Los arboles deben ser continuamente inspeccionados en un margen de tiempo que marque su estado)
  • Replantación de los alcorques vacíos en la medida en que se supere la problemática de conflicto con infraestructuras, servicios, desplazamiento de pavimentos e infraestructuras como consecuencia de plantaciones inadecuadas, previa evaluación de la situación de los mismos en relación con la profundidad del suelto, calidad del mismo y su volumen. (Rectificar los errores cometidos, no plantar en iguales circunstancias, no prometer lo que luego no podemos cumplir, valorar lo del árbol correcto, en el sitio correcto y publicar las plantaciones.)
  • Fundamental la formación y certificación, en materia de arboricultura, tanto de los operarios como de los técnicos implicados en la gestión del arbolado.
  • Elaboración de un Protocolo de coordinación de los Servicios Municipales en materia de arbolado, que implique a todos aquéllos que inciden de una u otro forma en esta materia. (El protocolo consensuado debe ser de obligado cumplimiento)
  • Valoración ecológica del arbolado en la ciudad de Sevilla en relación con su papel micro climático y su función en el mantenimiento de la biodiversidad de las aves y fauna urbanas.
  • Llegar a la certificación de la Gestión del arbolado por parte de entidades independientes de acuerdo con las normas ISO 9001, de gestión de la calidad, situando en el centro de dicha gestión las demandas de los ciudadanos, ISO 14001, de gestión medioambiental, poniendo especial énfasis en los aspectos ecológicos y botánicos de la vegetación y en el reciclaje de los residuos vegetales, y OSHAS 18001, con especial incidencia en la seguridad y salud de los trabajadores y ciudadanos.
  • IMPLEMENTACIÓN DEL PLAN
  • La implantación de las medidas se llevará a cabo tras la constitución de la Mesa Ciudadana y del Grupo de Expertos, y una vez se haya llevado a cabo un proceso de participación e información pública, resultado de todo lo cual se aprobará una versión definitiva del Plan de Gestión, el cual, incluso tras su aprobación, estará abierto a cuantas modificaciones, ampliaciones y mejoras se consideren convenientes.
  • (Extraído del Plan de Gestión del Arbolado publicado por Hábitat Urbano, Cultura y Turismo. -Dirección General de Medio Ambiente y Parques y Jardines Servicio de Parques y Jardines)
  • Platanus x hibrida en calle Torneo
Platanus x hibrida.-Problemas que presenta esta especie en la ciudad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estas son el programa que establece un Plan provisional aprobado por el Ayuntamiento prisa y corriendo para salvarlas actuaciones llevadas a cabo en el apeo de los 3000 árboles en este último año que tantas polémicas han levantado entre la ciudadanía.

Las promesas de una buena replantación de los arboles dentro de las normas técnicas de una arboricultura moderna paliara en parte la tala de árboles maduros con copas formadas durante muchos años trabajando para la ciudad.

El futuro de los nuevos árboles que se planten no debe ser solo una actuación política de cara al nuevo año electoral, sino una concienzuda actitud de la necesidad de árboles en una ciudad que durante ocho meses clama por la sombra de sus calles, parques y jardines ,deberá preocuparnos el futuro de los nuevos árboles que tendrán que desarrollarse en condiciones mucho menos favorables que las que tuvieron aquellos que se han talado en una ciudad más mineralizada  y con una contaminación más acusada..

Handroanthus-chrysanthus.–Tabebuia amarilla-Expo-92

El futuro de los árboles en la ciudad ante el cambio climático

El futuro estará en aplicar los criterios que se fijan en este escueto Plan de Gestión del Arbolado de la Ciudad, completarlo ,consensuarlo con todos los sectores implicados y redactar uno definitivo a años vista como documento de normas a seguir de obligado cumplimiento para evitar que se siga tratando el arbolado de nuestros parques ,jardines plazas y calles como un elemento más de mobiliario urbano, olvidándose de los beneficios que reporta a la ciudad y de la necesidad de su presencia  ante el cambio climático que se nos anuncia para el futuro.

Durante muchos años se ha olvidado potenciar el verde, plantar árboles con sentido o conservar la naturaleza en aras de construir unas ciudades con un mal entendido desarrollo.

Los términos municipales se agotan, querer resolver este problema cuando todo se ha construido exige mucho esfuerzo, mucha imaginación y mucho dinero, comprando y permutando solares, rincones de la ciudad y nuevos espacios para plantar árboles o para convertirlos en jardines.

Hay que educar a los políticos y a los ciudadanos en los conceptos del verde urbano ya que son los que más van a ayudar a construir y defender los árboles y jardines que se planifiquen y construyan.

Todos hoy en día, más o menos, entendemos la importancia del verde urbano y el papel indiscutible que tienen los árboles en la sostenibilidad global de nuestra ciudad ante un cambio climático eminente, otra cosa es que sepamos todos juntos tener cuidado de los mismos y tratarlos como se debe.

No se han inventado nuevas teorías, sino que se aplican de forma creativa e imaginativa nuevos criterios de arboricultura ornamental que prevalecen en otros países y que deben ser adaptados a nuestra realidad vigente y digo adaptados no transcritos.

El proceso de aplicación de criterios de sostenibilidad de la jardinería urbana debe ser llevado a cabo entre los gestores del verde y las escuelas profesionales, entre la investigación y la aplicación, creando técnicos cualificados, con ganas de innovar y con los conocimientos para llevarlo a cabo. Gente conectada a la renovación de los criterios que se producen a nivel global y, por otra parte, ajustarlos a la realidad física de nuestra ciudad y los problemas existentes con el arbolado en la misma.

Cuidado con los que dicen los libros de los criterios a adoptar, cada ciudad en su justa medida debe aplicar los suyos.

Handronanthus impetiginosa.-Tabebuia rosa.-Expo 92

Hemos de multiplicar las calles arboladas si podemos conservarlas y mantenerlas, incrementando consistentemente la masa verde de la ciudad, una ciudad más verde es una ciudad más sana, pero al mismo tiempo es una ciudad con más calidad urbana, más agradable para vivir, más amable, con mayor confort, una ciudad más sostenible.

Por supuesto que todo este proceso de desarrollo no debe hacerse de cualquier manera, sino aplicando criterios científicos e innovadores, escogiendo las especies según el lugar donde van a ser plantadas, no es bastante decir que nos encontramos en un clima subtropical o mediterráneo y que con plantar encinas solucionamos el problema.

La ciudad es compleja, con microclimas diversos según las zonas, una especie que puede desarrollarse muy bien en una ciudad puede que se comporte mal en otra, no siempre el árbol escogido es la mejor solución, la elección de los vegetales a plantar no se puede hacer de forma rutinaria, ni por puro voluntarismo. La naturaleza tiene unas reglas que debemos respetar y, una vez conocidas éstas, jugar con la imaginación rompiendo la rutina, buscando combinaciones de   formas, colores, olores y texturas aprovechando la paleta vegetal que nos ofrece la naturaleza, bella y sorprendente.

Estas reglas deben ser materia de un estudio serio, científico y de muchas horas de reflexión y búsqueda e intercambio entre técnicos especializados, debemos evitar las plantaciones de antojo que muchas veces por desgracia todavía justifican plantaciones urbanas.

Todo el trabajo que se lleve a cabo debe ser valorado por el ciudadano. La ciudad debe realizar un pacto con la naturaleza. A cambio de los beneficios de tener muchos árboles dentro de la trama urbana, hemos de intentar hacer la vida más cómoda a los árboles y la forma de conseguirlo es forzar lo menos posible las condiciones de vida que éstas necesitan.

Quiero expresar que es un sistema muy complejo, muy rico, que intenta que la naturaleza juegue a nuestro favor aprovechándonos de toda su potencialidad. Una apuesta para una ciudad más sostenible, racional, progresista y moderna, basada en el conocimiento de nuestras actuaciones y un equilibrio para conseguir mayor calidad de vida medioambiental y mejor confort en nuestras ciudades ante la amenaza del cambio climático.

Los fenómenos climáticos extremos, especialmente las sequías — serán cada vez más frecuentes y prolongadas a consecuencia del cambio climático— por eso, saber cómo se comportan los árboles ante los eventos adversos que se derivarán del calentamiento global es fundamental para salvarlos.

“Las sequías se caracterizan por la ausencia de agua disponible en el suelo, lo que limita el crecimiento de los árboles, todas las especies responden de una u otra forma a la sequía modificando su crecimiento. Sin embargo, si las sequías son muy severas o frecuentes sus consecuencias podrían ser muy negativas”,

Brachychiton acerifolius.-Junto al Monumento al Vendedor de Prensa en calle Torneo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los árboles absorben el dióxido de carbono, principal causante del calentamiento global, removiendo y almacenando el carbono a la vez que liberan oxígeno. Limpian el aire actuando como purificadores, absorbiendo óxido de nitrógeno, amoníaco, dióxido de azufre y ozono y devolviendo oxígeno a la atmósfera. Además, también benefician a la biodiversidad autóctona, ofreciendo alimento y refugio a diferentes tipos de animales que enriquecen la fauna del entorno.

El cambio climático rápido puede tener un impacto significativo en la distribución y biología de los árboles, como hemos comprobado los que llevamos años en la profesión. Como medida de adaptación proactiva, las ciudades pueden cultivar y aclimatar sus especies arbóreas que tendrán un buen rendimiento en los climas futuros previstos. Los cambios en los rangos de distribución óptima de las principales especies de árboles plantados se evalúan mediante la comparación de las envolturas climáticas de esas especies con el clima predicho a mediados del siglo. También se evalúan las influencias del cambio climático sobre las principales enfermedades de los árboles y las plagas inspeccionando los efectos potenciales del cambio climático en la biología de los patógenos y las plagas.

Los resultados indican que el clima futuro será menos óptimo para algunas especies de árboles, mientras que otras prosperarán. Las principales plagas y enfermedades generalmente se volverán más problemáticas, pero las ocurrencias de varias enfermedades y plagas pueden disminuir. La distribución óptima de los árboles y sus necesidades de mantenimiento deben considerarse al mismo tiempo cuando se seleccionan las especies arbóreas para los proyectos de plantaciones urbanas. En general, el cambio climático predicho probablemente aumentará las opciones de especies arbóreas para la ciudad.

Calodendrum capense.-Castaño del Cabo.-Arboretum El Carambolo.-Sevilla

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los árboles en las ciudades se están enfrentando un clima que está cambiando a un ritmo sin precedentes. Se predicen cambios significativos en los patrones de viento y precipitaciones. Los árboles se verán afectados por este rápido cambio climático debido a su larga vida útil y la baja tasa de adaptación genética en respuesta al cambio ambiental. Según Bisgrove y Hadley (2002), “los árboles constituían el componente más vulnerable y visible del jardín”. El impacto del cambio climático “plantea un desafío para las ciudades que desean mantener los árboles urbanos sostenibles “. También, debido a la longevidad de los árboles, los resultados indeseables de plantar una especie arbórea inadecuada que se adapta mal al clima futuro predicho pueden durar varias décadas.

. Por lo tanto, como medida proactiva, los gestores del arbolado urbano deberán considerar el uso de especies adecuadas para futuros climas en los proyectos actuales de plantaciones urbanas. Es necesario conocer las influencias del cambio climático en los árboles para guiar la selección de especies arbóreas. Las principales influencias del cambio climático en los árboles pueden matizarse en cuatro categorías:

(1). -alteran la distribución de las especies,

(2). -influyen en el crecimiento y la fenología de los árboles,

(3). -afectan las plagas y enfermedades de los árboles, y

(4) l.-estiman o matan árboles durante eventos climáticos extremos.

Cinnamomum camphora..-Alcanfor
Corymbia (Eucalyptus) ficifolia.-Eucalipto de flores rojas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Evaluación del impacto del cambio climático en especies de árboles urbanos

El cambio climático puede tener un impacto significativo en la distribución y biología de árboles. Como medida de adaptación proactiva, las ciudades pueden cultivar sus árboles urbanos con especies arbóreas que funcionarán bien en los climas futuros previstos. Además de un crecimiento más rápido, para las ciudades en la zona templada la mayoría el impacto visible en los árboles puede estar relacionado con la fenología de los árboles, como la formación de hojas, la floración y el color de las hojas otoñales. Las rarezas y enfermedades de los árboles urbanos raramente se estudian El impacto de los eventos climáticos extremos podría aumentar en el futuro porque se volverán más frecuentes o intensos como parte del cambio climático global.

Hasta ahora, hay pocos estudios que se centren en los efectos del cambio climático sobre los árboles en los entornos urbanos, el nuevo Plan de gestión debe considerar este aspecto investigando sobre ello.  Se observa que muchas de las especies invasoras no nativas que se originaron en las zonas de guerra se están beneficiando del cambio climático en las ciudades europeas lo que sugiere que es posible encontrar árboles ornamentales adecuados al clima anticipado por los escenarios para los años 2030 o incluso los años 2050. Los árboles urbanos brindan valiosos beneficios ecológicos, sociales y económicos a los residentes.

Erythrina_falcata.-Existió en el Jardin Americano
Erytrhrina collaroides.-Arbol del coral

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todas  las especies arbóreas urbanas que crecen actualmente  se pueden utilizar para futuras plantaciones si se  les proporciona el mantenimiento adecuado, sin embargo hay que eliminar aquellas que inadecuadamente se han plantado en la ciudad, me refiero a los Liquidámbar styracifua  y Ginkgo biloba plantados en la calle Américo Vespucio de la Expo 92 o  en el Paseo Rey Juan Carlos I ,árboles alergógenos o que producen frutos que manchan las aceras como el Syzingium cumini , Ligustrum japonicum o Morus alba, solo por citar algunos

Un clima más cálido en el futuro permitirá una selección más amplia de especies arbóreas urbanas. Esto puede ser cierto para la mayoría de las ciudades. Se debe prestar especial atención a ciertas plagas y enfermedades porque se volverán más problemáticas en el clima futuro predicho. Las predicciones hechas se basan en el mejor conocimiento disponible y pueden beneficiarse de certezas mejoradas en las proyecciones de cambio climático y una mayor comprensión de la biología de árboles, plagas y patógenos. Sin embargo, los resultados de la elaboración de el Plan de Gestión del Arbolado de la Ciudad proporcionaran una evaluación razonable del impacto del cambio climático en los árboles urbanos y servirá para ayudar a los gestores del arbolado urbano a adaptar las plantaciones al clima futuro.

Delonix regia.-Flamboyan.-Zonas templadas

Árboles resistentes al calor y a la sequia

Los parques urbanos brindan beneficios considerables a las ciudades y sus habitantes al mejorar las condiciones micro climáticas y proporcionar sombra y valor recreativo y estético. Los árboles, componentes esenciales de los parques y el paisaje urbano de muchas ciudades, tienen sus mayores beneficios si son saludables y vitales. Sin embargo, es un hecho que las condiciones de crecimiento son más desafiantes en las ciudades que en el paisaje rural. Entre otros factores, esto se debe a las condiciones micro climáticas alteradas, el exceso de calor, la contaminación, la disponibilidad limitada de agua, la contaminación la mala calidad del suelo. Para crecer de forma saludable, los árboles deben estar suficientemente adaptados a estas tensiones. Además de eso, los impactos del cambio climático pueden aumentar el estrés por calor y la sequía en los árboles urbanos, a los que algunas especies posiblemente no están adaptadas. Se proyectan aumentos en la cantidad de días calurosos y olas de calor durante la temporada de crecimiento en la década de 2050 en comparación con el período de referencia (1971-2000) para todas las regiones. Sin embargo, para todos los demás índices climáticos analizados, especialmente los basados en la precipitación, los resultados del conjunto son bastante ambiguos y comprenden un ancho de banda más amplio de posibles desarrollos para el futuro. Con respecto a la selección de especies arbóreas, esto significa que los gestores deben de estar preparados para una variedad de cambios posibles Clasificar las nuevas especies según su tolerancia o sensibilidad a la sequía, utilizando las cuatro clases “muy tolerante”, “moderadamente tolerante” “moderadamente. sensible “‘y’ “muy sensible “.

Con respecto a la tolerancia al calor, se utiliza la misma clasificación con los siguientes resultados: “muy tolerante” “moderadamente tolerante” y “moderadamente sensible” Es particularmente notable que las especies tolerantes a la sequía tienden a ser también las más tolerantes al calor, mientras que las especies sensibles a la sequía parecen ser bastante sensibles al calor. Sin embargo, la tolerancia y la sensibilidad dependen fuertemente de las condiciones locales y pueden variar entre diferentes procedencias o incluso entre individuos. Los anchos de banda proyectados de los cambios climáticos combinados con información vaga sobre las tolerancias de tensión complican las calificaciones generalmente válidas de la idoneidad futura de las especies arbóreas.

Koelreuteria bipinnata.-Jardin Americano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Definitivamente, las recomendaciones a favor o en contra de las especies para las regiones específicas no son actualmente posibles hay que investigar que especies sufrirán con el cambio climático y cuáles pueden ser introducidas. Aun así, es aconsejable centrarse en especies “muy tolerantes” o al menos “moderadamente tolerantes” y abstenerse de especies “moderadamente sensibles” o incluso “muy sensibles”. Debido a que muchos factores locales influyen en la vitalidad de los árboles, las evaluaciones de idoneidad deberían realizarse caso por caso y la implementación ideal sería respaldada por un proceso de monitoreo a largo plazo.

La cuestión de la idoneidad de las especies arbóreas bajo condiciones climáticas cambiantes debe ser investigado.

Las siguientes preguntas resumen el objetivo de la investigación

  1. ¿Qué impactos del cambio climático se proyectan para la ciudad para la década de 2030
  2. ¿Cómo se verán generalmente afectadas las especies de árboles por los períodos de sequía y las olas de calor, y qué significan estos resultados con respecto a los impactos del cambio climático?
  3. Perspectiva futura: ante el cambio climático, ¿existe la necesidad de reemplazar todas las especies de árboles populares que actualmente caracterizan nuestro paisaje urbano?
  4. ¿Seremos capaces de reproducir aquellas nuevas especies que pueden innovar la paleta de árboles a elegir ¿
  5. ¿La aparición de nuevas plagas afectara a los árboles actuales ¿
  6. Tecoma stans.-Bignonia stans.Muy florifera

Clima urbano

El fenómeno más frecuentemente descrito en este contexto es la isla de calor urbano, que se caracteriza por temperaturas del aire ambiente más altas en comparación con el entorno rural. La radiación solar entrante es absorbida por el material de construcción, liberado en forma de radiación de onda larga, y en combinación con las emisiones de calor antropogénicas provoca un gradiente de temperatura rural-urbano.

En general, la temperatura elevada puede tener serias implicaciones negativas para la salud pública y el confort humano térmico. Los últimos extremos calientes como las olas de calor   han provocado un aumento de la mortalidad relacionada con el calor Este es un claro indicio de la importancia de proporcionar condiciones de vida más cómodas y saludables en nuestras ciudades.

 

Implantación del verde urbano en el contexto de la adaptación al cambio climático

Entre otras medidas técnicas y no técnicas para la adaptación al cambio climático en las ciudades, el verde urbano proporciona mejoras considerables para el microclima y beneficios distintivos para el bienestar humano Si se usa con sensatez, la vegetación urbana puede reducir las altas temperaturas del aire de verano y de ese modo ayudar a atenuar el efecto de las islas de calor urbano. El verde urbano incluye parques, espacios verdes públicos más pequeños, jardines privados, árboles en las calles y fachadas y techos verdes. La vegetación proporciona enfriamiento de varias maneras, a saber, la transpiración de las plantas, la evaporación, el sombreado de las superficies y la reflectancia de la radiación Los árboles son especialmente importantes para el sombreado y la interceptación de las precipitaciones. Los árboles maduros también son efectivos para enfriar en condiciones secas, ya que se secan más lentamente que la hierba y, en consecuencia, pueden proporcionar un efecto de enfriamiento durante un período más prolongado Los parques urbanos pueden actuar como “islas frescas del parque” dentro de una ciudad más cálida incluso indican un efecto de enfriamiento de 1 a 4.7 ° C, que puede extenderse hasta varios cientos de metros más allá de los límites del parque hacia las áreas vecinas. Sin embargo, el efecto de propagación depende en gran medida de los patrones de flujo de aire dentro de la ciudad y del abundante suministro de agua para la vegetación del parque.

Árboles urbanos: desafíos y requisitos.

Los árboles urbanos tienen que hacer frente a una gran variedad de tensiones adicionales que son menos fuertes o inexistentes en el mundo rural. Esto se debe a que las condiciones ambientales dentro de una ciudad son en general más extremas y dañinas para los árboles y pueden causar pérdida de vitalidad e incrementar el riesgo de mortalidad Entre otros factores, los árboles tienen que lidiar con la compactación del suelo, su baja calidad, el volumen limitado, la contaminación del aire el, exceso de calor, daños mecánicos, vandalismo, ráfagas de viento locales, un nivel freático alterado, contenido de nutrientes del suelo reducido. menor disponibilidad de agua y estrés por sequía

Los factores naturales que se alteran en el entorno urbano en comparación con los ecosistemas rurales, así como las influencias humanas adicionales que afectan a los árboles urbanos. En general, las condiciones se vuelven más duras con la disminución de la cercanía a la naturaleza. Los árboles junto a las calles o en contenedores, por otro lado, están sometidos a un estrés muy intenso. En consecuencia, esos árboles no alcanzan la vejez. Los árboles en los parques están en medio de estos extremos y tienen que lidiar con un estrés más moderado en comparación con los árboles de la calle, pero aún con condiciones más duras que los bosques urbanos. Por lo tanto, los árboles que son aptos para parques urbanos no son necesariamente adecuados para la plantación junto a una calle.

Spathodea campanulata.-Tulipanero africano

Nos centramos en dos desafíos para los árboles urbanos, a saber, el estrés por sequía y el estrés por calor. El estrés por sequía en áreas urbanas generalmente resulta de la disponibilidad limitada de agua debido a un mayor escurrimiento superficial y / o un nivel freático más bajo, mientras que el estrés térmico ocurre debido al efecto de isla de calor urbano y al exceso de calor irradiado por los edificios. Además, las altas temperaturas intensifican las condiciones de sequía al aumentar la demanda de evaporación del aire circundante. Ambas tensiones podrían intensificarse en el curso de los cambios climáticos proyectados. Un factor adicional que no debe descuidarse es la exposición a herbívoros, plagas y patógenos. El ambiente urbano más cálido y seco ofrece un hábitat para plagas invasoras y patógenos para los cuales el área rural más fría puede no ser adecuada. Los árboles pre-estresados por las condiciones extremas de un área urbana son más propensos a la infestación. Al seleccionar especies arbóreas para el entorno urbano, ya sea para grandes parques, pequeños espacios verdes o árboles de calle, se deben considerar varios factores en todas las ubicaciones: tolerancia al calor y la sequía, requisitos del suelo, resistencia al invierno y plagas, enfermedades, y tolerancia a la contaminación. El grado de estas tensiones puede variar de un lugar a otro deben hacerse estudios locales. Además de sus requisitos ambientales, otros factores tienen la misma importancia en el contexto urbano, como el valor estético, el potencial alérgico, el riesgo de rotura del viento, la caída de hojas o frutos, la toxicidad, sombreado y sensibilidad a la luz artificial.

Sin embargo, no todos los criterios son objetivos. El valor estético, por ejemplo, también es una cuestión de preferencias personales. Sin embargo, es necesario tener en cuenta algunos criterios, ya que están afectando la seguridad del tráfico de la seguridad de los peatones (por ejemplo, riesgo de rotura o caída de los frutos).

Cassia fistula en la India

Consideraciones para la selección de especies de árboles urbanos

De todos modos, la evaluación de la idoneidad de las especies arbóreas es complicada en las zonas urbanas debido a las condiciones climáticas y ambientales naturales alteradas. Esto significa que los criterios de selección recomendados para los árboles forestales no son suficientes para los árboles urbanos y se deben considerar factores adicionales. La estabilidad física, la seguridad vial y la longevidad de los árboles determinada por la tolerancia al estrés son de vital importancia. Además, la propagación en masa, la facilidad de cultivo y las cualidades de diseño son además importantes en las áreas urbanas. Pautas prácticas para la selección de árboles en áreas urbanas son proporcionadas, para la idoneidad futura de especies de árboles en áreas urbanas de acuerdo con la tolerancia a la sequía y la resistencia al invierno, así como la lista del Plan de Gestión del Arbolado que se centra en árboles de la calle

Dependiendo de la ubicación, un alto nivel de uniformidad de los árboles puede ser deseable en la práctica, especialmente para los árboles de la calle. El uso de clones específicos y la reducción de la variación en cultivares plantados puede satisfacer esta demanda. En consecuencia, los intereses comerciales pueden estar en conflicto con los intereses ecológicos de crear una mayor diversidad dentro de los espacios verdes urbanos. sugieren, por lo tanto, seleccionar especies no tradicionales para promover un mayor nivel de biodiversidad. Además, durante el proceso de selección, se deben tener en cuenta las formas y los tamaños de las copas, las tasas de crecimiento y los posibles períodos de vida. Más diversidad es particularmente deseable para los parques que se benefician de una variedad visual más grande de árboles de diferente edad, estructura y tamaño. Una mayor diversidad de árboles hace que todos los árboles urbanos sean más resistentes a las plagas que los monocultivos. Por esta razón, se sugiere que la plantación de árboles urbanos de acuerdo con la fórmula 10-20-30 (máximo 10% de una sola especie de árbol, máximo 20% de un género de árbol, máximo 30% de una familia de árboles) sea menor propenso a la infestación de plagas.

Sin embargo, en la práctica, los árboles a menudo se seleccionan de acuerdo con la disponibilidad en viveros, las tradiciones, la experiencia hortícola y las tendencias de la ciudad. En promedio, solo ocho o diez géneros de árboles constituyen la mayoría de los árboles dentro de una ciudad, por lo que debe aumentarse el número de diferentes especies arbóreas en las áreas urbanas.

Como las diferentes especies se ven afectadas por las mismas condiciones de sequía, la selección debería centrarse en aquellas especies que se adaptan mejor y muestran la mayor tolerancia a la sequía y el calor. Las especies que provienen de climas más secos pueden no sufrir de sequía, mientras que las especies de climas más húmedos ya sufren estrés por la sequía en las mismas condiciones El hecho de que, en teoría, las especies más adecuadas no son necesariamente especies nativas, alimenta otro debate sobre el uso de especies nativas frente a las no nativas. Se distingue entre el proceso de selección de paisajes más naturales o áreas rurales, por un lado, y por áreas urbanas, por el otro. Mientras que las especies nativas son preferidas para las áreas no urbanizadas por razones de conservación de la naturaleza, los cultivares y las especies no nativas de las regiones semiáridas pueden representar alternativas a los árboles nativos menos resistentes a la sequía en las ciudades.

Plumeria rubra.-Frangipani

Dado que los árboles se plantan no solo durante algunos años, sino que están destinados a prosperar y brindar sus beneficios durante varias décadas, se requieren varias consideraciones para lograr el mayor beneficio posible. En primer lugar, las especies apropiadas deben elegirse de acuerdo con las condiciones climáticas actuales y futuras esperadas. En segundo lugar, el árbol individual debe ser apropiado para las condiciones específicas del sitio local. Por lo tanto, una evaluación exhaustiva del sitio precede idealmente a la plantación de un árbol.

También se recomiendan mejorar las condiciones del sitio para facilitar el establecimiento exitoso de árboles El enfoque para considerar las características de los árboles y las condiciones de los sitios se denomina “árbol correcto en el lugar correcto”.

Otro punto importante es que los espacios verdes urbanos y los árboles en las calles requieren un mantenimiento regular. La arboricultura adecuada es necesaria para mantener la salud y el valor estético, pero también para garantizar la seguridad en entornos urbanos, ya que la caída del viento y los daños ocasionados so peligros para los ciudadanos. La mala calidad del suelo y las condiciones desfavorables del sitio pueden compensarse en parte con el uso de un sustrato vegetal adecuado.

Típicamente, las especies más tolerantes a la sequía también parecen ser más tolerantes al calor, mientras que las más sensibles a la sequía también tienden a ser más sensibles al calor. Sin embargo, dado que el crecimiento y la vitalidad de los árboles dependen de muchos factores, procesos e interacciones locales, la investigación sobre las relaciones entre el clima y el crecimiento y sobre la comprensión del efecto del calor y la sequía con mayor detalle aún es necesaria. Las recomendaciones definitivas a favor o en contra de las especies seleccionadas no son actualmente posibles. Sin embargo, es aconsejable centrarse en las especies “muy tolerantes” o al menos “moderadamente tolerantes”. Por lo tanto, la plantación de árboles en el futuro debería evitar la selección de especies clasificadas como “moderadamente sensibles” o incluso “muy sensibles” al calor y / o la sequía.

Sin embargo, como los contraejemplos, otras especies podrían volverse inadecuadas en el futuro o solo podrían prosperar bien si se toman medidas adicionales (por ejemplo, riego). Sin embargo, tales medidas no son deseables debido a restricciones monetarias, mayores esfuerzos y la posibilidad de que las medidas ni siquiera puedan contrarrestar todas las tensiones negativas. En su lugar, la atención debe centrarse en las especies que solo requieren una cantidad mínima de mantenimiento o, idealmente, incluso pueden arreglárselas bien por separado, p. Ej. de la poda. Al centrarse en las medidas de no arrepentimiento, es decir, la elección de especies arbóreas principalmente resistentes a la sequía y al calor en áreas urbanas, las medidas de adaptación pueden ser útiles hoy en día y disminuir el riesgo de espacios verdes urbanos altamente susceptibles en el futuro. Con respecto al desarrollo urbano, se recomienda apoyar la implementación de árboles con un proceso de monitoreo a largo plazo para garantizar el éxito de las plantaciones futuras. El uso de especies de procedencias no autóctonas se encuentra en discusión. Sin embargo, se recomienda una cuidadosa consideración de la tolerancia a otros factores, las preocupaciones planteadas por los conservacionistas de la naturaleza y la idoneidad general para el contexto urbano antes de transferir nuevas especies a una gran escala.

El cambio climático necesita más árboles en las ciudades Esto requiere diferentes árboles y muchos más techos y paredes verdes debemos estar buscando nuevos árboles para contrarrestar el cambio climático que se nos anuncia para un futuro próximo.

Sevilla septiembre de 2018