Sensory Gardens.-

¿Cómo se crea un jardín sensorial colectivo?

Simplemente con la cuidadosa selección de plantas, paisajismo duro y cualquier material de jardín que atraiga a nuestros cinco sentidos. Al elegir las plantas, una cosa para tener en cuenta es incluir varias formas de crecimiento de las plantas: cubiertas de tierra, trepadoras, arbustos y árboles. También es bueno observar cómo las diferentes partes de las plantas (flores, frutos y hojas, por ejemplo) pueden estimular los sentidos. Hay muchas maneras en que podemos hacer que nuestros jardines sean más interesantes, sensatos!

En esta primera serie de dos partes, cubriremos los sentidos de la vista, el olfato y el sonido.

VISTA

Agregar colores que atraigan nuestro sentido de la vista y ayuden a alegrar el jardín. Los colores cálidos como el rojo inyectan más energía, pero pueden hacer que el espacio se vea más pequeño, mientras que lo contrario es cierto para los colores fríos, como el azul y el púrpura, que son relajantes. Puede considerar esquemas de color análogos y complementarios al diseñar su jardín. Un esquema de color análogo involucra tres colores adyacentes en la rueda de colores, que ofrece una apariencia armoniosa. Un esquema de color complementario utiliza dos colores opuestos entre sí en la rueda de colores, creando un aspecto vibrante y contrastante. Una planta visualmente atractiva que podría tener en su jardín es el río Tarenna (Tarenna fragrans). Esta planta nativa a menudo está cubierta completamente de flores cuando está en temporada. Sus flores cambian de color a medida que envejecen, dándole un aspecto de mosaico de amarillo y blanco. ¡Además, estas flores también son fragantes!

El movimiento es otro elemento que puede incorporar en su jardín, para mayor interés visual. La planta danzante (Codariocalyx motorius) tiene pequeños folíolos que se mueven en respuesta a la luz. Estos movimientos son lo suficientemente rápidos como para ser vistos a simple vista. Se cree que la planta desarrolló tal movimiento de las hojas como una estrategia para maximizar la absorción de luz mediante el seguimiento del sol.

Dianthus spp.

 OLFATO

Al diseñar un jardín para el aroma, considere plantas con flores u hojas que tengan aromas interesantes. Por ejemplo, el cilantro diente de sierra (Eryngium foetidum) tiene hojas perfumadas que huelen a una versión más fuerte de cilantro. Las hojas se usan comúnmente en el sudeste asiático y el Caribe para cocinar.

La María Luisa (Aloysia citrodora ) con flores extremadamente fragantes que huelen. Esta planta también atrae pájaros y mariposas. Es de floración libre, lo que significa que florece durante todo el año.

Para que su jardín sea atractivo durante todo el año, piense en las estaciones de floración de las plantas que desea cultivar. Algunas especies solo producen flores de olor dulce durante ciertos períodos cortos durante el año, lo que significa que el jardín puede ser menos fragante en otros momentos. Para maximizar el disfrute de las plantas fragantes, cultívelas cerca de los caminos y deje espacios entre los grupos de plantas, para que los visitantes puedan acceder fácilmente a ellas y experimentar pulsos de olfato.

OIDO

Al plantar plantas que atraigan pájaros y colocar campanas de viento, puede animar el ambiente acústico de su jardín. Algunas plantas también pueden contribuir al “paisaje sonoro” del jardín. Como su nombre lo indica, la haba de cascabel (Crotalaria retusa) tiene vainas de semillas secas que emiten un sonido de sacudida cuando se agitan. Tenga en cuenta que esta planta es venenosa si se come.

Otra idea es plantar  bambúes, que producen un suave sonido susurrante en el viento. Esto podría explorarse en áreas próximas a las paradas de descanso, como un banco o refugio. El bambú negro de Timor (Bambusa lako) es un bambú más poco común que se usa en paisajismo, y tiene una apariencia llamativa: los tallos cambian de verde a negro brillante a medida que la planta madura.

Cosmos atrosanguineus.-Chocolate

Sin embargo, los bambúes tienden a desprenderse y requieren un poco de mantenimiento. Es posible que desee considerar plantar especies aglomerantes de bambú, ya que las no aglomerantes tienen rizomas horizontales que crecen hacia afuera y pueden extenderse más allá del espacio que asigna a los bambúes. ¡Estas son solo algunas de las formas en que puede convertir su jardín en uno que entusiasme en términos de vista, olores y sonidos.

En la descripción anterior, presentamos el concepto de un jardín sensorial, uno diseñado para ofrecer una gama más amplia y rica de experiencias sensoriales, al incorporar varios elementos diseñados para estimular nuestros cinco sentidos.

Algunas personas podrían pensar que un jardín sensorial está destinado a fines terapéuticos, es decir, es lo mismo que un jardín terapéutico, que utiliza plantas y actividades relacionadas con las plantas para mejorar el bienestar de los usuarios. Para aclarar, un jardín terapéutico está diseñado específicamente para satisfacer las necesidades, ya sean físicas, psicológicas o sociales, de un grupo objetivo de usuarios de jardines, como aquellos con discapacidades físicas. Los elementos sensoriales utilizados en dicho jardín satisfarán las necesidades identificadas.

Una representación esquemática de la relación entre los jardines en general y los jardines terapéuticos y sensoriales

En la primera parte, vimos cómo se puede diseñar un jardín para estimular los sentidos de la vista, el olfato y el sonido. En esta segunda y última parte dl artículo, cubriremos el tacto y el gusto.

TACTO

Para atraer el sentido del tacto, ¡cultive plantas con partes que tengan diferentes formas interesantes y texturas superficiales! Por ejemplo, Tetracera scandens, también conocida como la planta Stone Leaf, tiene hojas con una textura similar al papel de lija. Encontrado en Malasia peninsular, crece como una vid o arbusto. Aparentemente, sus hojas se usan tradicionalmente para alisar madera e incluso pulir pequeños artículos de metal. Otra planta visual y textualmente interesante sería la planta de ubre de vaca (Solanum mammosum). Es posible que esté familiarizado con esto, ya que se usa comúnmente como decoración de Año Nuevo Chino. Este pariente de tomates y papas tiene hojas aterciopeladas, flores púrpuras con pétalos “peludos” y frutas naranjas con forma de ubres de vaca que pueden durar meses. Notablemente, esta planta es venenosa y tiene espinas en su tallo.

Al elegir plantas para que las personas las sientan, tenga cuidado de evitar aquellas que puedan causar lesiones, como plantas con espinas extremadamente afiladas a lo largo de sus tallos u hojas que provocan erupciones.

Celosia plumosa
Delphinium spp.hibrido

GUSTO

Tener plantas comestibles en su jardín permite a las personas explorar el sentido del gusto Además de los árboles frutales y las hierbas de jardín, aquí hay otras  plantas que puede considerar su cultivo.

Crear una experiencia sensorial combinada Como puede ver, hay muchas plantas que pueden involucrar más de un sentido al mismo tiempo, como aquellas con flores que se ven y huelen bien.

Su jardín sensorial no solo puede involucrar a los diversos sentidos por sí solo, sino que también puede realizar algunas actividades divertidas que se combinan y, por lo tanto, crean una experiencia multisensorial completamente nueva

Por ejemplo, ¡haga que sus amigos y familiares hagan sus propias ensaladas de flores, utilizando ingredientes recogidos de su jardín

Algunas plantas que podrían entrar en la ensalada incluyen: Flores de caléndula dulce perfumada (Tagetes lucida), que saben a estragón. Flores de albahaca (Ocimum basilicum), aparte de usar sus hojas en la cocina Al recoger las flores, puedes disfrutar de los bonitos colores, los diferentes aromas o texturas interesantes de las diversas plantas y probar la ensalada te permite experimentar una mezcla de sabores de tu propia creación! Cómo puedes crear y disfrutar tu jardín sensorial en realidad solo se limita a tu imaginación.

¿Qué podrían tener en común Bougainvilleas, Heliconias y algunas de las bromelias? Si bien las buganvillas pueden no tener ningún parecido con las dos últimas, la respuesta es evidente en las coloridas “flores”: las estructuras más llamativas y visibles no son, en realidad, flores, sino brácteas u hojas modificadas que representan las verdaderas flores. Las flores verdaderas son a menudo bastante pequeñas en comparación con las brácteas (o menos coloridas, en el caso de las buganvillas), y se cree que estas plantas han desarrollado las brácteas coloridas para competir mejor por la atención de los polinizadores y aumentar su posibilidades de ser polinizado. Los entusiastas de la jardinería también se sienten atraídos por las exhibiciones coloridas, y los horticultores crían muchas variedades e híbridos nuevos de estas plantas para obtener tonos y combinaciones de colores más novedosos.

La palma del viajero  (Ravenala madagascariensis) no es una verdadera palma? Pertenece a la familia Strelitziaceae y es un pariente cercano de la planta Ave del Paraíso (Strelitzia reginae). Originaria de Madagascar, la palma del viajero es popular en el paisaje tropical debido a sus enormes hojas que están dispuestas en forma de abanico. Produce una inflorescencia grande y erecta como la de Heliconias.

Sin embargo, rara vez florece en  clima húmedo. Sus frutos son cápsulas marrones, que encierran numerosas semillas cubiertas con arilos azules brillantes.

A garden for the sens ( Part 1 y 2 )

UN JARDIN SENSORIAL DOMESTICO

Mantener un jardín puede ser mucho trabajo, pero también puede ser buena manera de relajarse y pasar tiempo al aire libre. Muchos niños disfrutan de estar en el jardín, ya sea trabajando en el jardín o simplemente pasando tiempo ahí, porque hay mucho que hacer y explorar. Los jardines también son una buena herramienta para ayudarles a los niños a aprender sobre la ciencia y naturaleza.

Mientras que los jardines pueden ser disfrutados por personas de cualquier edad, un jardín sensorial es un tipo de jardín especial que es particularmente lúdico y fantasioso, lo cual lo hace un lugar maravilloso para los niños. Un jardín sensorial es hecho con el propósito de ser interactivo y estimular los cinco sentidos a través del tacto, sabor, olfato, vista, y sonido, los cuales usamos para recibir toda clase de información de nuestro ambiente y aprender sobre nuestro mundo.

No solo son los jardines sensoriales divertidos para los niños, si no también pueden ser especialmente beneficiosos para los niños y adultos quienes tienen problemas o desordenes del procesamiento sensorial.

Todos tienen diferencias en sus preferencias sensoriales.

Por ejemplo, algunas personas disfrutan de estar en ambientes vivaces mientras que otros prefieren la paz y tranquilidad. Algunos individuos quizá disfruten de sentir una variedad de texturas pero otros pueden sentirse aprensivos si tienen que tocar algo suave y blando, tal como lodo o masa. Estas diferencias son perfectamente bien  normales, sin embargo algunos individuos pueden encontrar que sus sentidos les dan demasiada información o no les dan lo suficiente, y esto puede interferir con su habilidad de participar en actividades diarias. Es posible que estos individuos tengan una condición conocida como Desorden del Procesamiento Sensorial. Un individuo con un desorden del procesamiento sensorial puede ser sobre estimulado con la información que recibe a través de sus sentidos y sentirse incomodo en ciertas situaciones, tal como un individuo quien es sensible a los sonidos y percibe el zumbido ligero de las luces florecientes como un sonido fuerte y molestoso.

Algunos individuos con un desorden del procesamiento sensorial pueden ser menos sensibles a la información que reciben de sus sentidos, y a causa de eso desear más estimulación sensorial. Los jardines sensoriales pueden ser buenos para ayudar a individuos quienes tienen problemas del procesamiento sensorial porque pueden ofrecer un ambiente tranquilizante en cual se puede explorar diferentes estimulantes sensoriales a su propio paso y dentro de su propio nivel de comodidad.

Un jardín sensorial puede ser tan grande o pequeño como lo desee, pero típicamente incluyen plantas y materiales que captan los cinco sentidos. La mitad de la diversión es el hecho de crear un jardín especialmente entallado para las necesidades de sus hijos, así que siéntase libre para explorar los gustos y disgustos sensoriales de sus hijos cuando este eligiendo que incluir en su jardín.

Aquí hay algunas ideas para iniciarse en crear un jardín sensorial doméstico.

  • VISTA
  • Puede estimular el sentido de vista al incorporar flores de muchos colores en su jardín. Puede elegir colores contrastantes o complementarios, o simplemente puede elegir diferentes tonos del color favorito . También puede incluir plantas de diferentes alturas y grosores, tal como delicadas viñas trepadoras y arbustos bajos y densos, y plantas de diferentes tamaños y estilos de hojas. Otra manera interesante de estimular la vista seria al permitir movimiento dentro del jardín, esto se puede lograr con plantas que se mueven en el viento, sembrar flores que atraen las mariposas o pájaros, o colocar molinillos de viento en diferentes sitios. Objetos que reflejan la luz, tal como espejos o fuentes de agua, también pueden añadir interés visual.

  • OIDO
  • Hay varias maneras de incorporar sonidos en un jardín, ambos con plantas y otros materiales. Algunas plantas y zacates hacen sonidos sutiles cuando el viento pasa por ellos, y los sonidos naturales del viento entre las plantas y los pájaros cantando puede ser lo suficiente si sus hijos son fácilmente estimulados. Si quiere añadir más sonidos, otros objetos que se pueden incluir en el jardín que producen sonidos son las fuentes de agua o campanas de viento. Las campanas de viento producen diferentes sonidos dependiendo del material de cuales son hechas, y pueden ser de todos tipos de metal, madera, plástico, y hasta vidrio. ¡Hace poco estaba buscando una campana de viento y mi sonido favorito fue producido por una hecha de llaves! Producía un sonido suave y lindo que sería perfecto para un jardín de niños y es algo que se puede hacer fácilmente con llaves viejas que quizá ya tengamos en nuestra casa.

 

  • Lavandula spp.

    Echinacea purpurea
  • OLFATO
  • Algunas flores y plantas, especialmente las hierbas, pueden agregar olores maravillosos al jardín. Los olores de hierbas frescas usualmente son sutiles y no demasiado dominantes, y se les puede animar a los niños que quiebren las hojas entre sus dedos para que suelten aún más de su olor. También hay muchas flores aromáticas de cuales puede escoger, pero en veces pueden ser muy fuertes.

Es mejor limitar el número de plantas o flores de olor fuerte que incluye en su jardín, o sembrar plantas que florecen en distintas temporadas, para evitar ser abrumado por el olor. Plantas aromáticas incluyen hierbas como el romero, tomillo, eneldo, orégano, albahaca, y yerbabuena, y flores como las jazmines, gardenias, peonías, y rosas. ¡Hasta existen plantas que dicen oler a chocolate, tal como las margaritas de chocolate y la planta de chocolate con menta!

  • GUSTO
  • Puede ser especialmente divertido incluir plantas comestibles en su jardín porque los niños pueden ver como su comida crece y quizá hasta sean más dispuestos a probar comidas que de otra manera no querían. Cualquier fruta o verdura que crece un su clima sería una buena adición a su jardín; algunas plantas que crecen fácilmente incluyen ejotes, pepinos, tomates, fresas, y cerezas. Muchas de las hierbas nombradas previamente también son buenas opciones para introducir a su hijo a sabores nuevos. Asegure de explicarle a su hijo cuales plantas pueden probar y márquelas si es necesario. Asegure de evitar el uso de pesticidas contra los insectos si quiere que sus hijos puedan probar las plantas en su jardín.
  • Solanum-mammosum-en-el-mercado-para-la-venta

TACTO

  • Existen plantas y flores de muchas diferentes texturas y puede escoger todas las que guste para ofrecer estimulación al sentido de tacto. Esto puede incluir arboles con corteza áspera, arboles con corteza lisa, musgo, arbustos, y plantas con hojas de diferentes texturas. Plantas pueden tener hojas que se sienten gruesas y cerosas, delgadas y arrugadas, o suaves como el terciopelo. Otras plantas con texturas interesantes pueden incluir flores como los girasoles y bocas de dragón, zacates o gramíneas ornamentales, y Oreja de Borrego. También puede incluir cosas que no son plantas para añadir aún más texturas, tal como mantillo como mulch de las plantas, cojines para sentarse, y piedras de diferentes tamaños y formas.

No hay ninguna manera equivocada de hacer un jardín sensorial, pero para mantener un espacio seguro y disfrutable es mejor evitar ciertas plantas, tal como plantas con espinas y plantas que pueden causar reacciones alérgicas. Los niños pequeños siempre deberían de ser supervisados en el jardín y se les debe de recordar cuales plantas y frutas pueden probar y cuáles no. Mientras que es importante tener una variedad de plantas y materiales que capten el interés de sus hijos, recuerde que tener demasiadas cosas estimulantes puede causar que el espacio se sienta incómodo y deje de ser disfrutable .

El jardín sensorial puede ser un lugar de aprendizaje, relajación, y exploración donde ambos niños y adultos pueden encontrar mucho que disfrutar entre todas las vistas, olores, y sonidos de la naturaleza.

Si bien todos los jardines están llenos de vistas y sonidos que cualquiera puede disfrutar, un jardín sensorial está especialmente diseñado para ofrecer una gama más amplia y rica de experiencias sensoriales. De hecho, hay algunos jardines dedicados a estimular un solo sentido, como el Jardín Fragante del Jardín Botánico de Singapur, que se centra en el olor.

Escrito por: Cristina Moreno, Especialista Bilingüe de Divulgación Comunitaria, Penfield Children’s Center.

Febrero 2020