Triana-Los Remedios.-Zona peatonal Iglesia de San Joaquin
Paseo Vincent Van Gogh.-Toda la sombra la perciben los jardines abandonados

En 1984 se llevó a cabo la plantación de todas las calles peatonales que comprendian el Plan Manzana 64 de Los Remedios,la amplia actuación se realizó con escasos medios para cubrir la extensión del proyecto,apenas unas alineaciones de árboles,cuadros limitados por setos y arbustos en su interior,con bancos y farolas.

Lo cierto es que a través de los años se han consolidado las plantaciones de árboles.-Melia azedarach.-Paraíso y los Citrus aurantium.-Naranjo amargo desapareciendo muchos de los arbustos plantados en el interior de los cuadros ajardinados algunos por abandono y otros por la excesiva sombra que proporcionan los árboles.

Me refiero a los espacios comprendidos del Paseo Vincent Van Gogh y el paseo Graham Bell principalmente.los mas sombreados,,además de la calle Papa Juan Pablo I y la calle Veterinarios,estas dos más soleadas,

Todas ellas en la zona peatonal  de acceso y alrededores de la Parroquia de San Joaquín en Triana-Los Remedios.

Recuperación del Espacio Urbano para el ciudadano.

Creo que ha llegado el momento de recuperar la sombra de los grandes árboles para los ciudadanos,ordenando los jardines con la construcción de un paseo pavimentado con bancos y farolas donde la ciudadanía pueda disfrutar en estas calles con una importante sombra en la protección de los calurosos días de verano en la ciudad,.sombra que hasta ahora solo recibe una parte mal ajardinada. 

A mí juicio es, de vital importancia valorar la bondad de este espacio urbano: no se trata solamente de introducir elementos adecuados en su configuración y diseño (vegetación en dosis adecuadas, mobiliario urbano, etc.); se trata, principalmente de aportar la posibilidad de una diversificación de actividades que lo doten de contenido  sirviendo al fin primordial que trata de convertir el espacio libre en el receptor básico de  relaciones sociales que ahora no existe en este espacio.

Calle Graham Bell.-Paseo sombreado que ocupan los jardines al fondo

 Intervenciones en el sistema de espacios públicos

 La intervención que se propone  responde a diversas casuísticas: la provisión de un mayor volumen de espacio libre sombreado en el barrio, la reconfiguración, diseño y tratamiento del espacio existente para que puedan actuar de soporte para el eficaz desarrollo de las funciones de esparcimiento y relación de la población y, por último, la mejora generalizada en el nivel de equipo del espacio público ( nueva dotación de mobiliario urbano, respeto total al arbolado existente,nuevo alumbrado o carril bici etc.) adecuando el diseño del espacio público a la normativa de barreras arquitectónicas, facilitando un uso sostenido, continuo, y eficiente por parte de la población con minusvalías físicas.

No debe extrañarnos este paquete de demandas.

 Sin lugar a dudas, uno de los síntomas que con mayor claridad evidencian el deterioro del espacio urbano de estos sectores de la ciudad, ha sido la dualización que ha sufrido el espacio público a partir de finales del siglo anterior

 Así mientras en la ciudad histórica, los espacios libres se concibian como elementos básicos del sistema al constituirse en acontecimientos de la escena urbana, hitos referenciales, tradicionalmente asociados a manifestaciones edificatorias colectivo-simbólicas (religiosas, civiles o institucionales) en  la ciudad desarrollada en los últimos decenios, según se deduce de los trabajos de análisis y diagnóstico de los Distritos Urbanos, las formas de crecimiento dominadas en concreto por la presencia de polígonos de edificaciones abiertas, exentas, desvinculadas de un trazado viario que, pierde gran parte de su función relacional al plegarse de forma callada y disciplinada al tráfico rodado, separadas por un tapiz anónimo de espacios libres ausentes de orientación y contenido.

 La ciudad ha tomado ahora una forma más atractiva y en lo comercial más aceptable hasta convertirse en la ciudad en una playa de estacionamiento. (…) Cuando seguimos todo este proceso, descubrimos que la libertad de movimientos, el cambio de paso, la elección de destinos alternativos, los encuentros espontáneos, la jerarquía de las posibilidades sociales exigibles y la proliferación de las posibilidades de comercialización, es decir, la vida polifacética en la ciudad, ha sido vendida a favor de las avenidas de tráfico rodado destinadas al automóvil, las playas de estacionamiento y la circulación vertical.

 El espacio visual abierto producido por este planeamiento no tiene relación con el espacio abierto funcional, espacio que se usa para fines no visuales: para que la gente se encuentre y converse, para que jueguen los niños y los ancianos, para los árboles y la  jas zonas verdes para deportes, para paseos y para todo descanso extra domiciliario. ante  la constatación fehaciente de un hecho irremediable en la ciudad actual: la apropiación por parte del automóvil de espacios que, concebidos para todos, en realidad se han convertido en espacios de nadie.

Los cambios producidos en la estructura demográfica, social y de formas de vida a lo largo de los últimos años, condicionan las demandas y los modos de utilización de las dotaciones colectivas. Ni las necesidades sociales son estáticas, ni los grupos sociales que las generan deben analizarse como algo estable, por lo que la planificación de los equipamientos las demandas derivadas de las nuevas estructuras demográficas y sociales deben de ser adaptadas a la realidad y esto es lo que se propone.

Sevilla.-Espacio público recuperado

El equipamiento local es utilizado preferentemente por la población dependiente -niños, ancianos y amas de casa- que son los que permanecen en el barrio durante la jornada. La abundancia de tiempo libre y de ocio de esta población contrasta con la escasez de dotaciones específicas para ellos.

Los problemas de las personas mayores no son recientes, pero sí lo es la importancia cuantitativa de los mismos debido al fuerte proceso de envejecimiento, al incremento de la esperanza de vida y al aislamiento cada vez mayor debido a los cambios producidos en las estructuras familiares, por lo que será necesario un redimensionamiento de los equipamientos de salud necesarios, así como la incorporación de las nuevas tipologías destinadas a dar respuesta a las necesidades sanitarias de la creciente población de edad avanzada,entre las que la de proporcionarles lugares de sombra cerca de sus viviendas es porioritaria,,pensemos en las previsiones para amortiguar el cambio climático. donde la protección con la sombra a través de los árboles  es unos de los factores importantes

Con esta recuperación solo se pretende favorecer la instalación de dotaciones polifuncionales que permitan la flexibilidad tanto en la definición de los usos específicos como en su gestión, adaptándose a la heterogeneidad de la demanda social, y propiciando la participación de los usuarios en el diseño y gestión de los espacios de uso comunitario, con el fin de garantizar la adecuación a sus necesidades y expectativas. 

Se trata de lo que siempre se ha  denominado crear  equipamientos de proximidad; es decir, instalaciones públicas que prestan servicios integrados y polivalentes, dinamizan el entorno y acotan el territorio para hacerlo cognoscible al actuar como signos referenciales de la escena urbana en la que se insertan (fortaleciendo la dimensión estética y el carácter arquitectónico del proyecto de ciudad articulado)

Soy consciente de que  la necesaria provisión de equipamientos en la ciudad consolidada y la escasez de los recursos públicos  dada la creciente complejidad de la dinámica social y  la falta de coordinación existente entre las administraciones sectoriales y territoriales para establecer un sistema de coordinación entre los organismos encargados de la creación y gestión de las dotaciones colectivas es un problema.

La condición ecológica de la transformación 

Los modelos históricos de espacio público (la calle, la plaza, el parque) no son suficientes para abarcar la multiplicidad de situaciones actuales. Es más, es necesario reinterpretar estas estructuras tradicionales para poder garantizar su correcto engranaje y articulación en la ciudad actual evitando su deterioro y abandono ante su pérdida de funcionalidad.

En el desafío de los proyectos públicos debe proponerse el ambicioso objetivo de construir un nuevo modelo de desarrollo urbano, ejemplos tangibles de una nueva calidad del hábitat

tratando de proyectar un espacio público donde el usuario es situado en condiciones de comprender que la ciudad es una realidad hecha de historia y de presente que se proyecta  y adapta hacia el futuro.

El espacio colectivo tiene una influencia notable en la evaluación preferencial de las diferentes áreas urbanas, de forma que los sentimientos de repulsa que generan algunas de ellas encuentran su fundamento- en gran medida- en la baja calidad del espacio urbano que disfrutan.

 Es decir, la garantía de que la intervención en estas áreas contribuya a la regeneración y corrección de los factores medioambientales de la ciudad, a través de una dotación significativa de zonas verdes y mediante la recuperación de un estado de permeabilidad y capilaridad de la trama urbana satisfactorio.

 La condición funcional de la transformación ha de tener siempre presente la búsqueda del reequilibrio y la redensificación, introduciendo nuevos chips urbanos, artefactos capaces de desarrollar un volumen importante de funciones en un espacio .

                                                                            Sevilla 19 de julio 2020.