Muchos países han ratificado el Protocolo de Nagoya sobre acceso y distribución de beneficios. ¿Cuáles son los primeros signos de su eficacia? https://stateoftheworldsplants.com/policy

CON 74 PARTES, INCLUYENDO EL REINO UNIDO, EL PROTOCOLO DE NAGOYA ESTÁ FIJADO PARA CAMBIAR LA FORMA DE RECOGER Y COMPARTIR LOS RECURSOS GENÉTICOS.

El concepto de participación justa y equitativa en los beneficios del uso de los recursos genéticos, uno de los pilares principales del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) de 1993 (http://www.cbd.int), ha resultado difícil de precisar e implementar. [205, 206]. Los países reconocen cada vez más la riqueza de su capital natural y, a través de rápidos avances tecnológicos, están descubriendo nuevos usos y beneficios de la biodiversidad (como el uso de microorganismos para acelerar los procesos industriales, mejoras en las técnicas de secuenciación del ADN o una selección mejorada de rasgos para desarrollar , por ejemplo, resiliencia climática en semillas) [207]. Al mismo tiempo, están luchando para asegurar que los ciudadanos se beneficien del uso de sus recursos naturales y que los beneficios (en forma de dinero y capacidad de investigación) apoyen la conservación a largo plazo y el uso sostenible [208]. Las preocupaciones sobre el uso no autorizado de los recursos biológicos y la información resaltan la importancia de documentar y difundir con precisión el uso de los recursos genéticos y los conocimientos tradicionales (Recuadros 15 y 16). Esto ha presentado una enorme desafío para los países en desarrollo con biodiversidad que están ansiosos por aprovechar los ingresos y la capacidad de sus recursos [209], pero están luchando con una legislación que se basa en el acceso físico a los recursos como desencadenante para negociar la distribución de beneficios (Declaración de Berna, 2013). En consecuencia, el Protocolo de Nagoya sobre acceso a los recursos genéticos y distribución de beneficios (el Protocolo de Nagoya) se negoció bajo los auspicios del CDB y entró en vigor el 12 de octubre de 2014 (http://www.cbd.int/abs). Es un instrumento legalmente vinculante que requiere que las Partes implementen medidas nacionales para garantizar que los recursos explotados en su jurisdicción se hayan adquirido legalmente y que los beneficios de su uso, que van desde el conocimiento financiero hasta el conocimiento vital de conservación, se compartan. Las partes también deben contar con medidas, como puestos de control, para supervisar cómo se utilizan los recursos y, lo que es más importante, tomar medidas para castigar los casos de incumplimiento [210]. (Consulte la Figura 22 para obtener una vista simplificada de cómo podrían funcionar el acceso y la distribución de beneficios). 

¿ESTÁN CAMBIANDO LAS COSAS? 

Antes de la adopción del Protocolo, muchos países introdujeron una serie de mecanismos nacionales para garantizar que pudieran controlar mejor si los recursos genéticos se estaban utilizando legalmente. Estos han incluido: (i) introducir puntos de control en las solicitudes de patentes para exigir la divulgación del origen (utilizado por ejemplo por Brasil, India y Noruega); (ii) el establecimiento de recursos digitales para registrarconocimiento para que se pueda probar el origen de este conocimiento y cuestionar las patentes ilegales (Biblioteca digital de conocimientos tradicionales, India; http://www.tkdl.res.in/tkdl/langdefault/ Common / home.asp? GL = Eng); y (iii) búsquedas por publicaciones de revistas o patrocinadores para verificar que se haya accedido legalmente a los recursos que son el tema de los artículos (utilizados en Australia).

ACCESO Y DISTRIBUCIÓN DE BENEFICIOS (ABS) EN ACCIÓN

(Consulte el Centro de intercambio de información sobre acceso y distribución de beneficios (https://absch.cbd.int/) para obtener enlaces a la legislación de ABS.) Dado que el Protocolo es tan nuevo, muy pocos países han tenido tiempo para desarrollar una nueva legislación de acceso. La primera impresión es que aquellos que son principalmente proveedores de biodiversidad serán los primeros en comenzar a rediseñar la legislación. Por ejemplo, Kenia, Etiopía, Camerún, Sudáfrica, Perú, Ecuador, Costa Rica, Vietnam, Corea del Sur, Malasia e India se encuentran en diversas etapas de aprobación de nueva legislación (E. C. Kamau, Universidad de Bremen, com. Pers.). En la mayoría de los casos, los países introducirán controles estrictos sobre el acceso a sus recursos en un intento de capturar beneficios tanto monetarios como no monetarios que puedan retroalimentarse para respaldar el trabajo vital de conservación y que asegurar el acceso equitativo para las comunidades indígenas. Sin embargo, hay indicios de un enfoque fundamentalmente diferente. Brasil aprobó recientemente una nueva Ley de Biodiversidad (Ley de Biodiversidad No. 13, 123/15) que fomenta el acceso libre y abierto a los recursos naturales y medidas de cumplimiento para asegurar que se reciban los ingresos de los proyectos de utilización [211]. Si las Partes elaboran una legislación eficaz para aplicar el Protocolo y ponen en práctica medidas para supervisar la utilización de la diversidad biológica para garantizar su cumplimiento, existe la posibilidad de ofrecer un incentivo real para conservar y utilizar de forma sostenible sus recursos naturales [212].

Este mercado en crecimiento a menudo sigue nuevas tendencias; por ejemplo, desde que la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. aprobó la stevia como sustituto del azúcar, las ventas de este producto han aumentado de 21 millones de dólares en 2008 a entre 1 y 2000 millones de dólares en 2014.
TURMERIC (CURCUMA LONGA): A mediados de la década de 1990, se otorgó una patente a un centro médico universitario de los EE. UU. Sobre las propiedades curativas de la cúrcuma. Estas propiedades eran bien conocidas por los curanderos tradicionales ayurvédicos en la India [213], y el Consejo Indio de Investigación Científica e Industrial (ICSIR) utilizó escritos sánscritos de 1000 años de antigüedad para revocar la patente al demostrar que el uso no era un ‘descubrimiento’ ni ‘novela’. La patente también otorgó derechos exclusivos para vender y distribuir cúrcuma, lo que suscitó graves preocupaciones de que los sistemas de patentes actuales no podían proteger a los países de origen y las comunidades indígenas [214]. La revocación, el 13 de agosto de 1997, fue el primer caso de este tipo en la historia de la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos [215].

HOODIA GORDONII: una suculenta endémica de Sudáfrica, Botswana y Namibia, la Hoodia gordonii ha sido utilizada por el pueblo San durante generaciones para suprimir el hambre y la sed cuando realizan largas caminatas por los arbustos en el desierto de Namib. El Consejo Sudafricano de Investigación Científica e Industrial (CSIR) autorizó a la pequeña empresa Phytopharm, con sede en el Reino Unido, a desarrollar y comercializar su patente sobre un extracto de Hoodia. Después de una campaña mediática crítica, CSIR negoció un acuerdo retrospectivo de distribución de beneficios con el pueblo san, que les dio varios beneficios sociales y una promesa de entre el 6 y el 8% de las ganancias comerciales. En 2004, Phytopharm sublicencia a la empresa anglo-holandesa Unilever para desarrollar Hoodia como suplemento dietético [216, 217]. Sin embargo, en 2008 Unilever abandonó el desarrollo de Hoodia. El caso ilustra la importancia de tener acuerdos con los titulares de conocimientos tradicionales al inicio de un proyecto [218].

NUTMEG (MYRISTICA FRAGRANS): En julio de 2015, Colgate-Palmolive obtuvo patentes en la UE para un enjuague bucal y pasta de dientes a base de nuez moscada. El Gobierno de la India los impugnó con éxito, utilizando fuentes digitalizadas por la Biblioteca Digital de Conocimientos Tradicionales que documentaron el uso de la nuez moscada en la higiene dental en la medicina tradicional durante miles de años [219]. RECUADRO 16: ESTUDIOS DE CASO DE RECURSOS GENÉTICOS ARTEMISIA ANNUA: Miles de pequeños agricultores en África y Asia dependen de la venta de Artemisia annua para el desarrollo de la “artemisinina”, que se utiliza en medicamentos antipalúdicos. El progreso de la biosíntesis sugiere que en el futuro la industria farmacéutica podría obtener artemisinina de un puñado de fábricas de células microbianas. (Proyecto Bill Gates, 2014).