Si pusiéramos en valor economíco ,el valor patrimonial de las zonas verdes y el arbolado viario de las ciudades mejor equipadas, el valor seria muy alto.

Ahora que priman los criterios economicistas y ante el afán de recortar costes en los servicios municipales de mantenimiento de las zonas verdes, se esta poniendo en riesgo este patrimonio, con un deterioro progresivo del mismo y de las funciones para lo que fueron diseñadas.

Pero sobretodo, la pérdida de criterios profesionales en la dirección de la gestión con unas conservaciones racionales y sostenibles.

En estos últimos años de bonanza económica con el respaldo de organismos nacionales e internacionales se han puesto cantidades de referencia sobre cuanta naturaleza seria necesaria en las ciudades para obtener una calidad de vida “estándar”.

Una guerra de cifras y la lucha para el “ranking “, una verdadera locura en la construcción de zonas verdes, amparadas con la facilidad de los créditos europeos y la bonanza económica de las instituciones de la Administración.

Nos  olvidamos que la calidad se manifiesta en su conservación o el uso que se haga por el ciudadano de estos espacios verdes además de la del diseño y su ejecución .Si la zona verde no tiene un mínimo de calidad en la conservación no podrá cumplir con los objetivos propuestos a la hora de establecerla.

Se han llegado a conseguir  niveles de equipamiento y, conservación de zonas verdes bastante aceptables en los últimos tiempos, muy profesionalizados y con grandes innovaciones técnicas, aplicando sistemas de sostenibilidad en la gestión de las mismas.

Ante la crisis económica general que se plantea en todas las Administraciones del país, el mantenimiento de las zonas verdes no es una excepción. ¿Hay que abaratar costes ¿  El nivel de conservación de algunas ciudades  se ha hecho inviable, sus presupuestos así lo certifican.

El precio justo dependerá del sistema de gestión que se adopte  teniendo en cuenta una necesaria reducción de costes en la conservación de estos espacios.

Otras administraciones desde hace años están practicando criterios para una gestión racionalizada de los espacios verdes, sobre la base de un mantenimiento diferenciado y a la vez sostenible, tanto medioambientalmente como económicamente.

Cada Administración con diferentes tipologías de zonas verdes y diferenciación de sus mantenimientos puede dimensionar  el valor económico del costo de la conservación de sus áreas verdes en el territorio de su competencia.

Nuestra bonanza económica nos hizo ignorar que la carrera de cada administración en tener el mejor ratio de m2 por habitante nos iba a suponer un mayor gasto de conservación que no éramos capaces de absorber.

Todo ello unido a una escasa concienciación política de lo que cuestan los servicios (sobretodo en los que el mayor porcentaje del 70% al 80% son mano de obra) que se prestan al ciudadano y una falta de comunicación al ciudadano de lo que cuestan las cosas.

Falta valentía política para comunicar a los usuarios los recortes que conviene hacer en esta materia, ahora y en el futuro.

Los niveles de mantenimiento hasta ahora son económicamente insostenibles.

malaga_paseo_de_espana_01-2
Málaga.-Paseo de España_

La globalización nos ha impuesto modas de diseño a través de paisajistas, arquitectos y planificadores urbanos que en muchos casos nos han llevado a crear paisajes verdes no integrados con la entidad local y cuyos mantenimientos son poco sostenibles económicamente.

Unos contratos de conservación con importes anuales significativos para la época actual, limitados por pliegos y legislación laboral a la hora de reducir gastos .Con un  Convenio nacional de jardinería donde la subrogación es una realidad y lo que es peor la Administración sin dinero para pagar , se plantea  contratos a la baja para sanear sus presupuestos y las empresas faltas de trabajo acuden a las adjudicaciones con bajas económicas que rondan la temeridad.

Necesidad de adaptar plantillas con despidos para atender el nivel del servicio a los precios de la adjudicación.

La tardanza del pago de la Administración y las deudas que contraen las empresas con los suministradores, ha propiciado que muchas de ellas ya hayan entrado en concurso de acreedores. Se hace inviable financieramente aguantar periodos medios de cobro en 300 días, cuando la empresa tiene que abonar las nominas de su personal de plantilla todos los meses. Así no se puede sobrevivir a no ser que los importes de las certificaciones consideren los intereses de demora en los pagos.   .

Licitaciones con recortes muy significativos de las labores necesarias a realizar y forma de ejecutarlas, sin estudiar que modelo de gestión resuelve estas  necesidades y con que coste  social  con las plantillas actuales y ante el ciudadano usuario que lógicamente vera la conservación alterada.

En muchas ciudades la conservación ya era mínima, impuesta por el crecimiento de las zonas  verdes y el contar con los mismos medios financieros o en muchos casos con cantidades menores a las que  se precisan.

Con el sistema actual de gestión mayoritariamente empleado, con el sistema de adjudicación que contemplan los Pliegos de Condiciones a la hora de valorar las ofertas, las mejoras abiertas con mucha puntuación en el total de las mismas, la subrogación del personal, el sistema de liquidación por certificaciones mensuales a doceavas partes etc… Llevan a las empresas al incumplimiento de los Pliegos de Condiciones con el beneplácito de la Administración ante las bajas obtenidas en las licitaciones de los concursos.

Las empresas apuestan por bajas importantes para poder conseguir las licitaciones, sabiendo de antemano que no se va a cumplir lo que se exige en los Pliegos.

La conservación de los jardines se ve afectada al no ejecutarse los trabajos con las frecuencias que se exigen en los Pliegos y además sabiendo que al fin de mes la certificación será la misma.

Además, ajustado el canon de conservación para cubrir el coste del servicio valorado por los técnicos municipales, al que debemos aplicar las bajas obtenidas en la licitación por las empresas y las mejoras “como regalo”, vemos que teniendo en cuenta que el 80% de la conservación de las zonas verdes es mano de obra, el total de la licitación no cubre ni los costos de la mano de obra necesaria para atenderlas dignamente y profesionalmente.

Es lógico que las empresas no asuman  los recortes económicos de las conservaciones , su coste, ni tampoco pueda aplicarse a voleo por los políticos responsables sin tener una estrategia o un sistema de gestión elaborado por profesionales competentes.

parque-rosalia-de-castro-lugo-lo
Parque Rosalia de Castro.-Lugo.

¿Son coherentes las medidas de recorte que se están imponiendo ¿

Al recortar costes en los presupuestos municipales, el presupuesto de conservación de las zonas verdes y arbolado viario de la ciudad también les toca, con recortes que llegan al 20% y anulando partidas dedicadas a los trabajos de valoración fuera de canon o incluyendo partidas de conservación que eran objeto de presupuestos específicos al margen de la licitación de los canones de conservación y que se han incluido entre los trabajos a realizar dentro de un canon ya de por si reducido y recogido en los Pliegos.

Las bajas obtenidas en las licitaciones, junto con la garantía y seriedad de la empresa adjudicataria no son suficientes para garantizar el cumplimiento de los Pliegos de Condiciones Técnicas establecidos y que han formado parte importante en la valoración de las asignaciones mensuales del canon que pagamos por este servicio.

Antes de  adjudicar, en la adjudicación y posteriormente en el desarrollo de los trabajos de conservación, la participación ciudadana debe estar presente, ni va a decidir técnicamente que gestión ha de llevarse a cabo, ni cambiar el sistema de adjudicación, pero si podrá conocer la Administración la satisfacción o no satisfacción del ciudadano al comprobar que los trabajos contratados se están llevando a cabo a plena satisfacción de los usuarios de las zonas verdes, los principales clientes, quienes junto con los técnicos de la Administración valoraran si los trabajos contratados se realizan con las frecuencia programadas y con la calidad de ejecución exigida.

No debemos olvidar que estamos conservando “seres vivos” y que la falta de conservación nos puede llevar a su deterioro, lo que puede repercutir en que para salvarlas o regenerarlas los importes sean mas elevados que las economías de los recortes.

pamplona-jardines-de-la-taconera-ka
Pamplona.-Jardines de la Taconera

LA GESTION DEL FUTURO.-Áreas verde sostenibles

Las previsiones de un mantenimiento sostenible y la absorción de nuevas áreas verdes en las ciudades nacen de buenos diseños, no como obras específicas sino con el contexto de la política de sostenibilidad que haya elegido la ciudad.

Hace años oímos hablar que ante los recortes económicos que habían sufrido muchas ciudades se habían replanteado  el sistema de gestión de las zonas verdes por tipología de los espacios, lo que se llamo, la gestión diferenciada.

Se  celebraron seminarios y congresos para explicar en que consistía el sistema de gestión, pero pasó como una anécdota en aquellos momentos de bonanza económica y pocas ciudades con los mismos problemas económicos fueron capaces de aplicarla.

La reciclación de todo el personal de las empresas de conservación y la necesaria sensibilización de los ciudadanos para que conocieran el porqué del cambio que iban a notar  en sus zonas verdes, fueron dos importantes escollos a la hora de aplicar en nuevo sistema de gestión.

Fue considerado por los técnicos, pero no aprobada por los políticos que verán, como siempre, que durante su mandato no se redujeran las prestaciones, ni dejara de haber menos renovaciones de flor de temporada de las que había habido hasta entonces.

La gestión diferenciada no fue aplicada en la mayoría de los casos

¿Cual es el sistema actual que aplica la mayoría ¿

La contratación mediante un canon anual fijo pagado por doceavas partes y unas cantidades de canon variable para los trabajos imprevistos, aplicando precios ofertados  a la hora de la licitación y exigidos por la Administración,

En los pliegos de condiciones Técnicas  se han especificado todos los trabajos a realizar con el “canon fijo “y la forma de ejecutar los trabajos en el “canon variable “

Las zonas verdes y el arbolado caracterizan la faz de la ciudad.-Hamburgo

La contratación mediante un canon anual fijo a mi personalmente me parece una aberración que se presta a toda clase de triquiñuelas, un descontrol del  gasto mensual de conservación.

La Administración queda obligada a pagar los trabajos que se realizan, no aquellos que estando previstos a realizar no se ejecutan.

En la conservación de las zonas verdes influye en gran manera la climatología por una parte, el comportamiento del público en el uso de la zona verde, la tipología de la misma y el grado de mantenimiento exigido, entre otras cosas.

Conservar con una calidad decente pero exenta de “florituras” y flexible para adaptarnos  a las situaciones que se vayan presentando, conjugando los intereses lícitos de las empresas-ganar dinero-y el de las Administraciones.-administrarlo correctamente.- con una máxima calidad en la conservación con los mínimos costes.

Solo con un equilibrio entre estos dos objetivos podremos garantizar la sostenibilidad de los contratos.

Si debemos conservar con menores costos, habrá que ajustar las exigencias del Pliego de Condiciones Técnicas sino queremos que este se incumpla fraudulentamente.

Las exigencias del Pliego de Condiciones Técnicas han de ir de acorde con las cantidades que puede pagar la Administración para los trabajos que se contratan.

Deducir los costes, con independencia que se mejoren procesos con nuevas  innovaciones, hay una realidad fundamental, menos  trabajo, reducción de plantillas que deberán ser redimensionadas en función de la prestación y calidad del servicio que se nos exija, siendo necesaria una mayor flexibilidad de las necesidades de mano de obra en la conservación de las áreas verdes que fluctúa muchísimo según las épocas y la especialización de los trabajos a ejecutar, podas, siega, plantaciones, etc…

Es por ello que los contratos deben ser gestionados por producción realizada, en vez de canones fijos mensuales, y por si acaso un pequeño canon de conservación fijo para mantener una mínima estructura de medios y recursos estables que afronte las labores básicas rutinarias de conservación y estas se cumplan por ejemplo.la limpieza,.

Lógicamente para poder gestionar la conservación de las zonas verdes por el sistema de abono por producción realizada con certificación mensual de los trabajos verdaderamente ejecutados, se hace necesario disponer de un inventario informatizado de todas las unidades, superficies, calidades  etc…  que van a ser objeto de valoración en la ejecución de los trabajos que estimemos necesarios para la calidad del mantenimiento y tipología de la zona verde que se trate dentro de la planificación programada.

Un canon reducido cubriría unas labores de conservación básicas mínimas y la puesta a disposición de los recursos ( camiones, vehículos y maquinaria ) y el resto se facturaría por labores realizadas, lo que permitiría flexibilizar las plantillas ( encorsetadas hoy en día por la subrogación que marca el Convenio ) y avanzar hacia un servicio donde verdaderamente se facturaría por producción realizada en el intervalo de las certificaciones.( Modelo de gestión ya probado por la Administracion con buenos resultados en el control  de costes de mantenimiento).

valencia-el-jardin-de-polifilo-kyu
Valencia.-El Jardin de Polifilo

Las conclusiones pueden ser muchas si sometemos a debate los temas planteados, se estima que como mínimo de racionalidad deberán de hacerse.

-La Administración debe reconocer en primer lugar que la reducción del montante destinado a la conservación de las zonas verdes no va ha ser la panacea. Una reducción ahora puede tener mayor coste de regeneración a largo plazo.

.-Si la especialización parece clara y necesaria en pro de la eficiencia y de la calidad. ¿Porque la concentración e integración de los servicios ¿

.-Distinguir y elegir bien en el sector las mejores empresas que sean capaces de  integrarse con el cliente, la Administración, en la resolución de los problemas derivados que se produzcan.

En el sector existen empresas con estas características y con profesionalidad y experiencia en la gestión de los recursos humanos.

Siguen apareciendo empresas constructoras   que nunca tuvieron vocación como conservadoras de espacios verdes y por supuesto sin experiencias acumuladas en este tipo de servicios.

Si de todos modos este es el futuro, ante el problema existente con las plantillas y su falta de flexibilización, había que hacer un planeamiento de restructuración del servicio  y definir el proceso en el tiempo

Las contratas tiene que ser un colaborador para ayudar a la resolución del problema.

Descartando el modelo de gestión de integración de servicios  del cual hablamos mas adelante, habrá que empezar por mejorar lo que tenemos la actualidad, como modelo de gestión a través de empresas especializadas.

Parque de María Luisa.-Impatiens

Los técnicos municipales y los de las empresas que prestan estos servicios deben realizar en un contrato determinado y en una primera fase, un estudio de clasificación de sus zonas verdes definiendo unas tipologías  y unos niveles de calidad para cada tipología.

Hay que redimensionar el  servicio, definir su coste y garantizar que este es el que podemos pagar.

La realidad económica y coste total del servicio partiendo de cada tipología y dimensionamiento de las mismas será el coste ajustado al nuevo mantenimiento.

Redimensionado y valorado el nuevo servicio tendremos acotado el problema económico, es decir, la diferencia entre lo que costaba y lo que cuesta el planteado como nuevo sistema de gestión.

Veremos si los ahorros son significativos pudiendo demostrar los redactores del nuevo sistema con criterios técnicos a los políticos responsables hasta donde se puede ahorrar partiendo de las superficies actuales y la calidad mínima que podía ofrecerse.

Al plantearnos el nuevo sistema de gestión, es necesario implantar los pliegos técnicos correspondientes a cada contrato de servicio y que puedan resolver  el problema actual que nos impide pasar a un servicio más barato sin transición, lo que puede provocar en la mayoría de los casos problemas sociales, por despidos

La transición se accede y se tiene éxito si la empresa adjudicataria y la Administración como cliente tienen interés compartido en que para conseguir un precio mas barato de futuro hay que hacerlo teniendo en cuenta la nueva legislación laboral, analizando las posibles amortizaciones de puestos por jubilación y otras causas.

Para ello es necesario un Pliego de Condiciones flexible que contemple   incluso anualidades futuras a la baja (con un menor precio año a año) y que se llegue con otras condiciones de desarrollo del servicio, llegándose a una facturación por producción.

Los profesionales del sector tendrán que ser mas profesionales aun, no valdrá que solo se ocupen de controlar   técnicamente el desarrollo de sus labores, deberán ocuparse también de la estructura de los costes de este tipo de servicios y gestionarlos técnicamente y económicamente.

Los que tengan sus contratos  de conservación en vigor deben preparar el mismo y su nuevo planteamiento para cuando tengan que licitar el concurso los próximos años.

Laberinto de Horta.-Barcelona

La Administración en su afán de ahorrar ha pensado que la integración de servicios concentrándolos para una gestión globalizada puede ser la solución a la reducción de costes y presupuestos, manejando ya cifras de ahorro a conseguir de hasta el 20% sin justificar como se produce el ahorro ( trabajan de oído ) con mezcla de profesionalidades.

Un todos valemos para todo, una mezcla de profesionalidades.

Podemos llegar con este sistema, que los valores  que tienen las zonas verdes como identidad y punto de referencia se pierdan en gran medida como ya ha ocurrido en ocasiones anteriores cuando los Servicios de Parque y Jardines han sido integrados en agrupaciones de obras y servicios dentro de la Administracion,con la perdida de su especialización que se traduciría en una bajada de los niveles de conservación y sobretodo en una falta de aplicación de criterios racionales en el desarrollo de labores esenciales de conservación en tiempo y forma

Integradas las zonas verdes en la globalización como paquete (recogida de basuras, limpieza, eliminación de residuos, iluminación, saneamiento, trafico etc…) perderán importancia de cara a la gestión de su mantenimiento como ha ocurrido anteriormente.

El perfil de gestor que se impone en un futuro próximo para la gestión de este bloque de servicios integrados no es ni mucho menos coincidente con el perfil de una empresa especializada en el sector con trayectoria y sensibilidad para gestionar este tipo de servicios de conservación de zonas verdes.

¿Que ocurriría con la integración respecto a los convenios en vigor y la nueva reforma laboral aprobada ¿

¿Ayudara esta formula a la especialización ¿

¿Que será de la formación continua actual ¿

Creo que el modelo ira en contra de una conservación racional y profesional de las zonas verdes.

Sevilla.-Reales Alcázares.-Melocotoneros en flor

En este sentido, el modelo de gestión será el de concentración e integración de servicios y la contratación del multiservicio por producción realizada, es decir, se contratara un servicio por labores y se facturara la labor ejecutada.

Se trata de un servicio que requiere recursos diferentes según la época del año, estamos conservando “ seres vivos “,exige una flexibilidad en las plantillas según las frecuencias que hoy no se pueden aplicar según el Convenio Nacional de Jardinería.

Había que esperar en el tiempo, si las experiencias piloto son solo pruebas o estamos hablando de la gestión futura de las zonas verdes.

Si así fuese, se le auguran otros niveles de calidad e imagen a las zonas verdes de las ciudades, por supuesto peores a los conseguidos hasta ahora.

En otros casos la gestión de las zonas verdes sigue con el sistema tradicional, la Administración con medios y plantilla propia atiende la conservación de sus zonas verdes.

Plantillas  excesivamente sindicalizadas, con continuas ampliaciones y reducciones, integrando trabajadores en paro de otros muchos oficios, con falta de vocación en muchos casos y falta de formación y promoción interna.

Ante la ampliación de las zonas verdes y la no ampliación de las plantillas, la plantilla fija se dedica a la conservación de los jardines históricos  y plazas tradicionales y la contratación con empresas el mantenimiento de las nuevas zonas verdes.

La Administracion ha ido deteriorando sus propias plantillas,reduciéndolas a minimos y con escasa promoción.

Otras Administraciones han optado por la creación de Patronatos, Institutos o Fundaciones con la finalidad de auto gestionar los servicios con el ahorro subjetivo del beneficio que cualquier empresa a la que se contratara podía obtener

Problemas a largo plazo han ido surgiendo, sindicalización máxima, convenios presionados etc… y también porque no las ventajas de personal profesional con vocación y con formación continua, una mejor promoción interna, una fácil adaptación a los nuevos sistemas de gestión etc….

No descartamos la gestión con los sistemas descritos, pero la rigidez de la Administración y los sistemas de contratación actuales maniatan mucho las exigencias de una atención al público eficiente en la medida que el ciudadano la demanda.

ruta-de-la-camelias-xd
Jardin en la Ruta de las camelias

Como conclusión y ante el futuro que se nos presenta se definen como prioridades:

-Se impone el mantenimiento integral de las zonas verdes y a su vez un mantenimiento diferenciado por categorías o niveles.

.-En el control de la prestación del servicio y las productividades debemos de introducir el modelo de gestión por producción realizada dejándole  a la empresa libertad de acción en el manejo de los medios, los recursos y los rendimientos.

-La Administración debe controlar la correcta prestación del Servicio y pagar los precios unitarios de cada una de las labores previstas en el presupuesto económico correctamente ejecutadas y dejar de aplicar el canon mensual, hágase lo que se haga y claramente donde en muchos casos  se manifiesta el incumplimiento de los Pliegos de Condiciones Técnicas que han servido de base para la adjudicación.

.-Hay que garantizar la sostenibilidad económica de los contratos ajustando las exigencias del Pliego al presupuesto disponible y ello lo saben hacer mejor los profesionales del sector que otros profesionales que desconocen las zonas verdes y sus necesidades de conservación.

.-Hay que pensar en diseños de zonas verdes que transformen las que tenemos, adaptándolas al sistema de gestión elegido,

-Tendremos que pensar en mantenimientos mas naturalizados, así como remodelar zonas que hoy requieren de un difícil y costoso mantenimiento.

.-Es necesario y fundamental si se elige un nuevo sistema de gestión para ahorrar costes, una política de comunicación por parte de la Administración a los ciudadanos del porque en estos momentos no es posible dar la calidad que antes se daba o la alteración de las frecuencias debido a recortes presupuestarios.

.-En el control de la prestación del servicio se hace necesario disponer de un inventario actualizado del patrimonio vegetal que queremos gestionar, con medición de superficies y unidades de obra, precios unitarios a aplicar, numero de arboles a podar etc. Esto ayudara al responsable o responsables de la gestión a la toma de decisiones respecto  a  la aplicación de nuevas teorías. – clasificación de tipologías y asignación de niveles de calidad, planificación de las labores en el tiempo y con sus frecuencias según tipología, definir estrategias de reconversión de zonas etc….

.-Debemos implantar planes de autocontrol de calidad y se entenderá que al cobrar por la labor realizada será a su vez, estimulo para la mejora de rendimiento de sus recursos.

.-Una gestión racional , requiere de herramientas de ayuda a la gestión y la aplicación de nuevas teorías.

jardin-botanico-de-madrid-3_redimensionar-3
Jardin Botanico de Madrid

La herramienta informática que se emplee debe disponer de un modulo de gestión que permita: la planificación, la emisión de órdenes de trabajo, el cierre de dichas órdenes, la imputación de costes por labores, elementos, tipologías o por parque o zona verde.

.-Se innovara  con la aplicación de nuevas tecnologías, sistemas, plataformas, redes sociales etc… Que puedan ayudar a la gestión mas racional y sobretodo promocionar la importancia de las zonas verdes en la ciudad  y como hacer un uso mas racional de las mismas.

-Utilizar siempre que sea posibles energías renovables para una mayor sostenibilidad de las zonas verdes y un mayor ahorro de energía.

.-La participación ciudadana debe ser incorporada en la gestión de las zonas verdes, desde el momento de su diseño, durante su ejecución y en la posterior conservación y mantenimiento, partiendo de la base de que el ciudadano es el mejor cliente de cualquier actuación que se haga en la ciudad.

Formulas de participación hay muchas, voluntad política de que participen muy poca.

 

Sevilla enero 2004