JARDINES ESPECIALES SEGUN SU FUNCION

El parque o jardín público contemporáneo debe responder a necesidades diversas de utilidad, jardines para niños, para adultos, para ancianos, rosaledas, lugares de reposo o de distracción, que deben reunir caracteres diferentes. Por lo que deducimos que la especialización es indispensable para clasificar un jardín según la función social que realiza.

No se trata de crear praderas donde esté prohibido pisar, ni plantaciones de árboles y arbustos, macizos de flores, bancos o juntar los distintos elementos por caminos o sendas, llamando a esto un parque público. Es necesario que este conjunto responda a las necesidades del lugar donde está emplazado, concibiéndolo y realizándolo en consecuencia.

Jardineria Urbana.-Parterres de flor

Puedo decir, que la concepción de un parque con conocimiento estadístico y sociológico del público que lo va a visitar no es fácil, hace falta tener en cuenta un número incalculable de elementos que determinan este espacio verde, la influencia de las estaciones, de los medios de transporte, la densidad y clase de público de la zona, etc… lo que hace que para la realización de un parque se consideren todos estos factores y muchos más.

El espacio verde contemporáneo debe ser principalmente funcional.

Debe ser así mismo:

–           Lo más amplio posible, como consecuencia de la importancia numérica de la población que lo utiliza.

–           Silencioso, para permitir el relajamiento del cuerpo y del espíritu.

–           Económico en su realización. Su conservación debe adaptarse a los gastos previstos por la Administración.

Todas estas razones utilitarias no excluyen el buscar su valor estético.

–           De una parte las formas, debiendo ser armónico en su trazado, adaptándolo bien a su función.

–           Por otra parte, la relajación no puede obtenerse, si no es en presencia de elementos armónicos, y por fin la originalidad, la variedad de las concepciones contribuyen a provocar el interés espiritual del espectador.

Todas estas cualidades fundamentales las vamos a especificar a través de algunas realizaciones tipo con mimo, donde la profusión de flores o el interés de unas plantas exóticas, tropicales, cactáceas o acuáticas, ofrezcan al visitante una atracción, que admire tanta belleza en vida y contribuya también así en toda su extensión al esparcimiento.

botanischer_garten_see-munchen
Jardin Botanico de Munich

Colecciones de árboles, plantas ornamentales y de carácter botánico le satisfaga el placer de encontrarse en una zona verde.

A nadie se le oculta el interés que han de tener las instalaciones de este tipo en parques y jardines, donde en distintas épocas del año existan exponentes de plantas arrancadas de la naturaleza que nos invitan a su contemplación, ofreciéndonos lo mejor que poseen, sus flores, su aroma, para solaz y recreo de nuestro espíritu.

Nada nuevo estamos tratando, nada que pueda parecer un snobismo. En las distintas épocas, en la historia de los jardines, vemos como la influencia de las gentes, su forma de vida, etc… ha sido el factor predominante que obligó a una transformación de conceptos.

En la actualidad, la idea de parque, la idea de jardín, va en función de una necesidad sociológica de los habitantes de la ciudad. Ya no es puro romanticismo, no es una herencia para unos pocos. Los parques se planifican para todos, en un concepto de continuo desarrollo.

Diremos que cuantas más superficies verdes se incluyan en un plan de urbanización general dentro de un organismo municipal, tanto más social se vuelve la ciudad.

Por ello, hemos de aportar a esta sociedad nuestros mejores deseos de ofrecerle para su contemplación jardines para todos y entre estos los especializados, debiendo corresponder con respeto a lo funcional e instalados cuidadosamente hasta el más pequeño detalle, si es que queremos merecer el concepto de que sean la ampliación del espacio habitado del hombre en las grandes urbes, y cubra sus necesidades sanitarias y culturales.

Aparte del interés cultural que puedan ofrecernos estos jardines, donde podemos cultivar especies exóticas al amparo del vandalismo, donde las colecciones de flores con carácter monográfico pueden ser objeto de contemplación de plantas espontáneas, floras regionales o nacionales y objeto de estudio y conocimiento del público, qué duda cabe, que poseen así mismo un interés turístico, cumpliendo al mismo tiempo su finalidad principal de ser un pulmón, una reserva de aire puro en el lugar donde esté emplazado.

jardi-marimurtra-20_redimensionar
Jardin Botanico Mar i Murtra

No olvidemos el Jardín Exótico de Mónaco, Jardín Botánico de Marimurtra de Blanes, con sus cactáceas y plantas suculentas, la magnífica floración de azaleas y rododendros en los jardines de Wisley en Inglaterra, el Jardín Botánico de la Orotava, el Jardín canario, donde la flora de aquellas islas está representada, las estufas frías de Lisboa, todo esto por citar algunos ejemplos.

Orientados estos jardines con una planificación ordenada de los mismos en el ámbito nacional, puede ser objeto de interés turístico y centro de estudios y reserva de géneros o especies de plantas en vías de extinción.

Es curioso ver, cómo gracias a una campaña a escala nacional de divulgación y enseñanza, los animales han pasado a ser parte fundamental en la vida del hombre, habiendo despertado una gran sensibilidad hacia ellos.

Bien, por algo se empieza, pero las plantas, seres vivos, no han de ser menos.

jardin-botanico-de-madrid-3_redimensionar-3
Jardin Botanico de Madrid

 

JARDIN BOTANICO

Ponderar aquí los medios pedagógicos de un jardín botánico en cualquiera de las disciplinas de la enseñanza, no es nuestra misión.

Sin embargo, vemos cómo los jardines botánicos son objeto de abandono o se fija su interés sólo científico, desperdiciando sus valores positivos.

Haciendo desaparecer la monotonía del antiguo concepto de los mismos en disposiciones de platabandas y disponiendo los vegetales con atractivos paisajísticos para incitar al público lo mismo que al estudio, al paseo y recreo, transformaríamos un concepto anticuado de los mismos.

En la creación de ciudades universitarias o próximo a Centros de Enseñanza, sería conveniente emplazar estos jardines, con bibliotecas, herbarios para conseguir un complejo científico, con amplia funcionalidad como espacio verde colectivo.

Los primeros jardines botánicos presentaban tan solo y exclusivamente plantas medicinales destinadas a los estudiantes de medicina y a los “boticarios”.

Un jardín botánico debe comprender esencialmente, colecciones de plantas agrupadas según su clasificación sistemática, unido a un arboretum compuesto de plantas leñosas, árboles y arbustos, jardín de plantas medicinales o utilitarias agrupadas por especialidades o usos, aromáticas, etc… así como terrenos dedicados a experiencias con invernaderos y umbráculos, laboratorios, salas de conferencias, herbarios, bibliotecas, etc… con disposición paisajística de todos estos elementos.

En un jardín escolar, aparte de los elementos que componen su zona de recreo, como puede ser: juegos infantiles, terrenos para educación física, etc., sería conveniente prever un jardín educativo o minibotánico, cuidándose por los propios alumnos, con plantaciones decorativas al igual que en un jardín público, a fin de educar a los niños y hacerles adquirir el respeto hacia las plantas.

Su nomenclatura, sus botánicos clasificadores, etc… podrían ser temas de interés.

aramaki-rose-garden-0_redimensionar
Aramaki Rose Garden

JARDINES MONOGRAFICOS

Por su importancia, estimo son los que más debíamos de considerar a la hora de establecer un parque o un jardín de grandes dimensiones. El concepto actual de estos jardines existentes ya en muchos países, es el de interesar al aficionado o amante al cultivo de plantas.

No es más que una exposición permanente que permite ofrecer al público en general la contemplación de las últimas novedades o hibridaciones en las plantas ornamentales de floración intensa.

En cada clima, donde las condiciones sean más favorables, debía preverse en toda la geografía nacional, distribuidos racionalmente, manifestaciones florales de interés general escrupulosamente cuidadas, donde se ofreciera al público las últimas creaciones de los horticultores en cada especialidad.

Existe la posibilidad incluso de atraer al público en varias estaciones del año o ciclos previamente estudiados de floraciones periódicas en distintas especialidades.

Casos concretos existentes en España son: el de la Rosaleda Concurso del Parque del Oeste y Jardín de Vivaces en Madrid, Jardín de bulbos y cactáceas en Barcelona. Sin embargo, y como colecciones poco se ha hecho: Dalias, Tulipanes, Crisanthemos, Begonias, Cannas, Gladiolos, Claveles, Pelargonium, Hortensias, etc… podrían ser objeto de esta atención, y con plantas arbustivas: Las Camelias, Adelfas, Hibiscus, Lilas, Alteas, los cerezos en flor, Naranjos, Mimosas, etc… con su brillante momento de floración o decoración, tendrían interés general para su contemplación y recreo.

La dificultad del cultivo en los jardines públicos estriba en los inconvenientes que en cada sector urbano se nos manifiestan; la falta de cultura o civismo, la imposibilidad de cuido necesario dentro de la conservación de los jardines urbanos.

Sin embargo, emplazados en zonas cerradas debidamente controlados, son de gran importancia.

La promoción de estos jardines realizados bajo la iniciativa de la administración, deberían ser protegidos por subvenciones estatales y ser distribuidos por la geografía nacional: San Sebastián sus hortensias, Vigo sus camelias, Valencia sus naranjos, etc… jardines monográficos de interés cultural y turístico en sus épocas de floración, como son los de azaleas y rododendros en Inglaterra, los de lilas en Holanda y otras muchas plantas ornamentales en el resto del mundo.

De todas las posibilidades que entraña la especialización en la creación de jardines, quizás el más conocido sea la rosaleda o jardín de rosas, por ser esta la reina de las flores.

Ya han existido en España intentos de ello, bajo el patrocinio de los Amigos de las Rosas, para promocionar en cada ciudad un jardín monográfico con estos vegetales. Quizás al no estar encauzado dentro de alguna institución de carácter nacional, jamás ha prosperado su implantación.

Cierto es que los rosales en España juegan un papel principal en la concepción de cualquier espacio ajardinado, sin embargo, les reservamos un lugar preferente en estos jardines privilegiados.

La técnica de concepción de cualquier rosaleda ha de quedar supeditada al ambiente donde va a emplazarse, creando en torno al mismo un marco ideal para las colecciones de rosas, donde las novedades más recientes tengan un lugar destacado.

Otro de los jardines especializados que debe ser objeto de atención es el de las plantas vivaces o alponas, por la importancia que van adquiriendo en los espacios verdes como consecuencia de su abundante floración y facilidad de cultivo. Su principal característica estriba sobre todo en el hecho de que no deben de ser anualmente reemplazadas, desarrollándose y floreciendo unas después de otras en las distintas estaciones del año.

Cuando están dispuestas con un poco de gusto, en un escalonamiento de floraciones, de mayor duración que en otros géneros de plantas, se consiguen bellos efectos.

La realización de este jardín de plantas vivaces debe ser objeto de un estudio previo para conseguir un trazado o configuración del terreno aceptable para alcanzar una bello composición.

Objeto de estudio puede ser así mismo la creación de jardines de plantas acuáticas, jardines de rocalla o jardines exóticos o de aclimatación en regiones donde el clima lo permita. Málaga, Cádiz, Alicante, Elche, Valencia, Almería y muchas de las ciudades de nuestro litoral, son aptas para estos tipos de jardines. Un jardín exótico donde cultivemos plantas de zonas tropicales, habrá de reunir un mínimo de condiciones indispensables: el umbráculo y los invernaderos tendrán que formar parte esencial del mismo.

La consecución de especies por semillas en contacto con los países de procedencia y la aclimatación de las mismas serán un factor decisivo.

Es evidente su interés. Concibiéndose usualmente la creación de un zoológico, se desconocen las posibilidades de un jardín exótico, en el que unido a las bellezas naturales que se pudieran conseguir, se agregaría un hermoso simbolismo, el de exhortar a todos los países a la amistad de los hombres y a la confraternidad humana, bajo el símbolo de las plantas más expresivas de cada país. Jardines con fines culturales y turísticos que cumplan al mismo tiempo su finalidad como zonas verdes.

berlin-grosser-tiergarten-003
Tiergarten en Berlin

JARDINES ZOOLOGICOS

El paisajista encargado del acondicionamiento de los jardines zoológicos debe trabajar forzosamente en equipo, con un especialista zoólogo para establecer el programa de plantación.

En cuanto al trazado general, el estilo paisajista debe prevalecer, ya que permite reconstruir escenas naturales de ambientación adecuada, con plantación adaptada a los animales en función a su región de origen.

El jardín zoológico es igualmente un lugar de reposo y de paseo, debiendo contener en el mismo, al igual que en cualquier jardín, una decoración floral en las principales vías de circulación o estacionamiento.

No vamos a introducirnos en el reino animal, pero sí para la aclimatación de éstos hemos de conseguir “habitats” de características parecidas a sus países de origen, lógico que utilicemos plantas que en estas condiciones viven y se desarrollan procedentes de estos países, y si al concebir el jardín las utilizamos, ¿por qué no rotulamos los géneros y colocamos los países de origen de las plantas, al igual que se hace con los animales?.

El interés natural sería doble: plantas y animales en unos mismos ambientes, con los mismos fines educativos.

bundesgartenschau-x10
Bundesgartenschau

JARDIN DE EXPOSICIONES

Al igual que en otras actividades, la jardinería u horticultura precisa de manifestaciones para demostrar sus adelantos o sus novedades, al igual que Iberflora, contemplando de esta forma nuevos bancos, nuevos juegos infantiles, farolas, plantas de nuevas características, etc… introducidas por viveristas, nuevos sistemas de cultivos, macetones para la vía pública, etc… La evolución en la creación de jardines asiste al “dernier cri” de la Horticultura nacional.

La importancia de estas exposiciones estriba así mismo en su interés cultural. A través de ellas, el público se sensibiliza y considera mejor los espacios verdes en la ciudad. Las manifestaciones florales deben de prodigarse en todo el ámbito nacional.

Ya existen: Feria de la Planta y la Flor; Exposiciones de claveles en Sitges, Rosas en San Feliú de Llobregat, Reus, Camelias en Vigo, etc… pero son de carácter netamente local. Debían ampliarse.

Se tiende cada vez más a reemplazar las exposiciones hortícolas temporales de corta duración y gran coste, por exposiciones semipermanentes, casi siempre amparadas en la creación de un nuevo parque, lo que permite financiar en mucho la exposición, adoptando para su trazado los mismos principios que para un parque público, dejando reservadas superficies fácilmente plantables con plantas monocárpicas.

Un jardín transformable de exposición a jardín público propiamente dicho. La circulación será estudiada en función a su uso.

Sin embargo, nos inclinamos por los jardines monográficos, verdaderas exposiciones temporales en los jardines públicos menos costosos y de gran interés.

juegos-infantiles-en-el-alamillo-1

JARDINES ESPECIALES PARA NIÑOS

Ya ha quedado demostrado en exposiciones anteriores que el espacio verde contemporáneo es necesario para un mejor desarrollo del individuo, es lógico entonces que iniciemos esta especialización en los jardines que lo benefician al principio de su vida.

¿Por qué los campos o áreas de juego son ahora tan necesarios?.

Nuestra época acusa una separación muy clara entre el trabajo y el ocio; colegio y ocio, entiéndase bien.

Sociólogos, psicólogos, psiquiatras y médicos, sin olvidar los arquitectos, se plantean seriamente este problema.

El ocio es recompensa del trabajo realizado, es frecuentemente mal empleado por falta de instalaciones adecuadas. Las nuevas industrias del espectáculo ofrecen el recreo pasivo para matar el tiempo; televisión, los grandes espectáculos deportivos y hasta los llamados “Salones recreativos” donde las máquinas nos ofrecen toda clase de ruidos. El desarrollo de estos negocios reducen considerablemente el desarrollo cultural de la sociedad. Debe considerarse este problema con cierta inquietud. Ya ha pasado a estudio de la Administración que se esfuerza en encontrar una solución tendente a forzar la actividad del individuo, de la familia y de la comunidad.

La concepción del ocio o recreo va estrechamente ligada con los juegos.

Jugando, el niño aprende inconscientemente todo lo que le será necesario para la vida que tiene por delante.

Jugar no significa comprar juguetes.

Jugar no significa solamente participar en una manifestación deportiva.

Pero jugar sí es la participación total y feliz del individuo, donde esté aportando expansión y toma de conciencia.

Un niño construye su universo en la arena y encuentra así su satisfacción personal.

El juego de los niños ha sido hasta ahora poco considerado por los urbanistas; el tráfico, la vivienda, los aparcamientos, son los grandes problemas actuales, donde jugarán nuestros niños, un problema secundario.

Para los niños de 3 a 7 años, las áreas de juego con arena, agua, trapadores, etc… son necesarias próximas a las construcciones, a las viviendas. Las áreas de juego oficiales o públicas incorporadas a parques y jardines, deben estar cercanas a los núcleos de viviendas, a lo máximo 15 minutos de paseo.

Describir aquí los conceptos fundamentales que debe reunir un parque infantil o de juego no es mi propósito, sin embargo, sí voy a exponeros una experiencia de resultados positivos realizada en Sevilla. No faltaron detractores, pues era algo nuevo, pero había que implantar.

Un parque infantil fue construido por el Servicio de Parques y Jardines en un sector abandonado del Parque de María Luisa, próximo a las viviendas que lo circundan del barrio del Porvenir, habida cuenta de la necesidad cada vez más acuciante de proporcionar a la infancia lugares apropiados donde gocen a placer de la expansión propia de su edad, los niños.

El parque está totalmente cerrado con setos y malla metálica y sólo tienen acceso al mismo los niños comprendidos entre los dos y diez años. Los acompañantes, en lugar acotado a la entrada del mismo, permanecen o se alejan a sus quehaceres mientras el niño con sus amigos juega.

El Parque Infantil se rige por un reglamento que recoge articuladamente las normas de su funcionamiento, el acceso a personas mayores está totalmente prohibido. Un monitor de campo y una asistenta se encargan del mismo.

El propósito y especial dedicación a este tipo de parque es el de que los niños en su mundo de juego no se encuentren cohibidos con las prohibiciones y que convivan en fraternal amistad con los otros pequeños de su edad, sin complejos de ninguna especie.

Este parque infantil cuenta con juegos estáticos o culturales y juegos dinámicos, biblioteca de cuentos, juegos de mesa policromados de cerámica, con ajedrez, parchís, señales de tráfico, mapa de España, etc… piscina infantil donde se les ofrece en verano cursos de enseñanza de natación, columpios, areneros, trapecios, etc… así como animales domésticos. Unos equipos de altavoces difunden avisos o cuentos infantiles en ocasiones.

Los niños se unen para jugar en un ambiente que le es propicio; las madres no pueden intervenir; los niños tienen que superar toda clase de complejos y convivir con otros niños, dando ejemplos comunitarios de gran valor humano.

juegosdeporte

JARDINES ESPECIALES PARA JOVENES

Cierto que realizamos zonas de juego para los chicos y es propósito de que se prodiguen estas instalaciones infantiles, generalmente ideadas para niños de 2 a 7 años de edad, a efectos de hurtar a los pequeños de los riesgos que corren al establecer juegos en la vía pública.

Pero también es cierto que los mayores de 7 a 15 años también desean jugar y éstos carecen de lugares apropiados para los mismos.

Hay que crear un espacio que puede nacer combinado con el clásico para niños y precisaremos más espacio que para un jardín de juego y recreo para niños pequeños.

El nuevo jardín para jóvenes debe servir de juego de aventuras y puede ser instalado en el centro de los barrios en las ciudades, sobre un terreno como parque para sí solo, o como parte integrante de un parque público.

El juego al aire libre pertenece por igual a los niños que a los adultos, por tal motivo, aparte de los caminos y paseos, bancos, etc… todo espacio verde o parque debería poseer también una pradera libre donde poderse revolcar.

Hoy es ya un tema muy urgente crear en las ciudades además de las instalaciones deportivas, unos espacios libres para el juego y recreo al aire libre de toda la juventud.

Este campo de juego, por su formación e instalación, posiblemente a simple vista, de nuevo concepto y de aspecto muy particular, quiere ante todo fomentar con medios pedagógicos el juego activo y creador de los jóvenes.

Todos los elementos y enseres de juego deben ser cuanto más sencillos mejor, para que de esta manera sean capaces de activar y animar la fantasía y voluntad creadora de los jóvenes para con sus juegos.

Este campo de juego no debe ser impuesto por las autoridades, sino más bien por comunidades, sociedades de barrios, grupos escolares, etc…

En este campo, el niño debe formar él solo su paraíso de juego. Muchas veces nos puede parecer hasta antiestético a nosotros, sin embargo, responderá fielmente a la capacidad creadora de los jóvenes.

Estos campos son multiformes y puede componerse su superficie de las partes siguientes:

a) Terreno destinado a construir, con obrador para las horas libres y para trabajos con ideas propias, en consonancia con el juego manual o aventurero.

  1. b) Un teatro al aire libre, con una sala de comunidad para el juego de entretenimiento.
  1. c) Terreno duro o terrizo para juegos callejeros.
  1. d) Césped para juegos corporales y deportivos.
  1. e) Un terreno para construir, con juegos normales, sus propias fantasías, modelar con barro manejando herramientas apropiadas. Durante los meses de invierno y días lluviosos, convendría disponer de un lugar cubierto. Para ello se han utilizado viejos tranvías.

Al aire libre y en las zonas indicadas donde se pueda jugar al fútbol, balonmano, baloncesto y otros juegos populares, agua y barro, arena con tubos de cemento para trepar, arrastrarse, saltar y dar brincos, vehículos inservibles para la exploración y la fantasía, con pequeñas casas de juguete para jugar a mamás y vendedoras, con sus correspondientes bancos para reposo de niños y madres.

Como es lógico, este tipo de zonas de juegos precisa de una organización. Las autoridades municipales ponen un terreno a la disposición y se cuida de los trabajos necesarios de construcción y, a ser posible, contribuyen con una cantidad al funcionamiento del campo.

Toda zona de juegos de este tipo precisa de un monitor encargado, debe saber cómo organizar y animar a los chicos. De otra parte, sin embargo, no debe asistirles demasiado para así no modificar la fantasía de sus juegos. Para cubrir las plazas de monitores es fundamental sean candidatos a profesorado, seminaristas o colegiados, Jefes de grupos de organizaciones juveniles, alumnos del Servicio Social u otros amigos de la juventud.

La comunidad o comisión de vecindario debe ser la que rija el funcionamiento del campo, con la supervisión del monitor y con una activa representación de los jóvenes, haciéndoles interesar activamente en la vida del mismo. Con ello se consigue, además de darle posibilidades de juego, educarles para una mancomunidad y comprensión mutua, formando una pequeña democracia.

Pero las modernas ciudades no toleran plaza alguna para estos jóvenes.

¿Pero no existen en todas partes parques y céspedes con zonas de juegos?. Cierto, pero éstos desgraciadamente son en la mayoría de las veces unos lugares con letreros de prohibición. Estos son zonas de juegos donde la juventud no puede expansionarse.

A esta edad, los niños prefieren crear sus propios juegos con su propia iniciativa.

Con esta rápida ojeada a unos jardines que no existen y considero fundamentales y con la espera que muy pronto surjan aquí y allá en nuestro país, con la ayuda emprendedora de la administración o empresas simpatizantes de la juventud, con criterios claros sobre el problema, dejo el tema para comentar.

DEPORTES

Citamos por último los jardines para terrenos de deportes colectivos o lo que se llamarían Instalaciones Deportivas Populares, emplazadas en un jardín o parque público.

Viendo la necesidad de lugares de juego para jóvenes, estas zonas o áreas de juego colectivo hasta ahora consideradas única y exclusivamente para el deporte federado, debían de incorporarse al espacio verde. Cierto, que generalmente las necesidades son muy grandes y las posibilidades reducidas.

Es indiscutiblemente un error considerar las instalaciones deportivas comunitarias, única y exclusivamente como tales. Enmarcadas en un jardín, permiten que se practique deporte en las mejores condiciones y que las familias frecuenten con placer la zona.

Entre los juegos más practicados por la juventud, nos encontramos con el fútbol. ¿Qué pocos espacios se reservan para poder practicarlo? ¿Cuantas prohibiciones para este deporte en los jardines? SE PROHIBE JUGAR A LA PELOTA.

Si es evidente que los jóvenes lo practican, debemos reservarles espacios aislados para su disfrute.

Se puede jugar a todo, este es el principio ideal.

Concretamente considero que un jardín para práctica de deportes populares debería consistir en una gran explanada verde donde poder revolcarse y practicar rugby, fútbol, etc… pista polideportiva para baloncesto, voleibol, patinaje, balonmano, etc… y si se puede, alguna pista de tenis o pórticos de gimnasia, distribuidos entre zonas de jardines y paseos, donde los practicantes de atletismo puedan así mismo realizar sus ejercicios físicos.

No olvidemos por supuesto, los juegos populares, los bolos, la petanca, frontón, etc…

Muchos pueden pensar que escapa del tema general tratar de esta necesidad, sin embargo, por considerar de vital importancia para el recreo del individuo, lo hemos traído a colación.

La Delegación Nacional de Deportes debería colaborar económicamente en la realización de estos jardines deportivos populares.

Agradezco vuestra amable atención y la aprecio enormemente. Ya sé que entre vosotros hay muchos que se ocupan de los mismos problemas.