Ante la anunciada masiva plantación de árboles en la ciudad. – “Ni un alcorque sin árbol “escuchada tantas veces, nos ha inspirado esta corta reflexión sobre la realidad de las plantaciones urbanas en calles y avenidas donde el árbol compite en espacio entre el peatón y su movilidad, la farola, el mobiliario urbano, los anuncios publicitarios etc.…y el abandono de sus alcorques.

¿Qué enfoque de calidad debe adoptar la ciudad?

En la plantación de arboles

El diseño mejorado de nuevas plantaciones de alineación permite el desarrollo armonioso del árbol y las intervenciones posteriores no traumáticas a través de:

– Respeto por las distancias mínimas entre árboles y entre fachadas, redes y mobiliario urbano;

– La elección de las especies de acuerdo con las restricciones específicas vinculadas a las vías o avenidas y a las construcciones, teniendo en cuenta el cambio climático.

– el uso de tierras de calidad en las plantaciones;

– volúmenes de hoyos de plantación   suficientemente grandes para los árboles a plantar;

– la elección de un período de plantación adecuado;

– una rigurosa selección de las especies de árboles en vivero, grosor, calidad, origen etc.;

-alcorques en condiciones para la protección de los árboles en su nuevo lugar de plantación;

– garantías de un riego regular durante 3 años después de la plantación, según condiciones climatológicas

Para un buen éxito de las plantaciones será necesario tener un plan dentro de la gestión del arbolado de la ciudad de acuerdo con la disposición de los créditos y especies para poder llevar a cabo el plan previsto. Aun cuando nos movemos en dimensiones minimas en cuanto a los hoyos de plantación y en las dimensiones de los alcorques comparado con otras ciudades de características distintas por sus amplios acerados ,reconocemos como alcorque.

Cuando el árbol está en un lugar asfaltado o enlosado, por ejemplo, en una calle, se le llama alcorque a la zona que se deja sin asfaltar o enlosar alrededor del tronco.

Otra función del alcorque en el suelo pavimentado es conseguir que al crecer el árbol no se resquebraje el suelo, ya que el tronco de dicho árbol tiene posibilidad de crecer toda la longitud del diámetro del alcorque antes de llegar a romper el suelo en cuestión.

También en las ciudades la función que cumple es el de mantener limpio el alcorque del árbol, es decir, que en sus raíces no se puede acumular la basura o restos de detritus de la ciudad.

Para proteger sus raíces de la compactación, las rejillas de árboles contemporáneas o cubrealcorques ya no están en contacto directo con el suelo, ahora están “en voladizo” sobre un marco de acero galvanizado (rejilla) sellado al nivel del piso terminado. Por lo tanto, se debe prestar más atención a la resistencia a la superposición de los vehículos, especialmente en el caso de grandes protecciones.

Las soluciones para la protección de árboles y el desarrollo de plantas en áreas urbanas son el resultado de una reflexión en profundidad con los diseñadores y los servicios de las ciudades. Durante casi 30 años, su éxito se demuestra con los conocimientos técnicos.

Para facilitar el acceso de peatones al Metro o paradas de autobuses o en sitios altamente demandados.

Sitios donde se debe evitar o mal adaptado el uso de cubrealcorques de árboles:

En una franja de estacionamiento: la parrilla del eje no es necesario

En un mercado: protección insuficiente contra choques de vehículos, falta de corsés y de marco elevado.

Existen tres familias principales de materiales para los cubrealcorques:

Acero, hierro dúctil y madera

– En mercados feriales y espacios accesibles a los vehículos, la resistencia a la rodadura requiere la instalación de un dispositivo de trama / rejilla adaptado a carreteras pesadas (400 kN).

Cubrealcorques de hierro fundido (hierro fundido GS) con un bastidor de soporte autoportante son defendidos.

Cubrealcorques de hierro fundido gris (hierro fundido de grafito laminar) deben evitarse

– En carreteras sin circulación, de vez en cuando abierto a vehículos de entrega o mantenimiento,

Cubrealcorques de hierro fundido y las rejillas de acero son adecuadas.

Los cubrealcorques de árboles en la planificación urbana tienen tres funciones principales:

–              Proteger el árbol físicamente de los efectos de pisoteo y la compactación del hoyo de plantación,

–              Mantener una superficie permeable para sujetos jóvenes necesaria para intercambios. entre la atmósfera y el suelo, que son vitales para el árbol (oxígeno, agua)

–              Mejorar la accesibilidad de las rutas peatonales, especialmente en acerados de escasa amplitud.

 

 

Por otro lado, el cubre alcorque participa en la composición urbana (integración arquitectónica del árbol, la participación del mobiliario en la estética de un lugar); corsés y árboles, también se utilizan para proteger el tronco contra colisiones vehiculares, choques por bolas o vandalismo.

peatones: estaciones de tranvía, muelles de autobuses …

En espacios públicos en centros urbanos. y pasos de peatones:

Las redes de árboles se estudiarán caso por caso.

Casos según la tipología espacial y el flujo de peatones. Ejemplos de “buen uso”: calle peatonal, cruce de calles …

En aceras estrechas: los cubrealcorques permite ampliar el espacio de la acera de acuerdo con los estándares accesibilidad, el ancho mínimo de la está a 1,40m de obstáculo y tiende a 2 m en otras las aceras de la ciudad.

Sitios donde es aconsejable el uso de cubrealcorques de árboles:

Cubrealcorques de hierro fundido en los moldes son más complejos en la fabricación. Las rejillas en chapa de acero cortada con láser ofrecen una amplia variación de razones.

Son más fáciles de reparar y replicar y el coste generalmente es más bajo.

En espacios renovados con árboles existentes conservados, Se recomiendan las protecciones hechas en terrazas de madera porque permiten adaptar mejor los muebles a las circunferencias y a las plantaciones muy variables de los árboles (posibilidad de a un costo más bajo rejillas personalizadas para cada tema).

Las rejillas de madera son fáciles de reparar en el sitio y modular tal como el árbol crece. Es preferible a un marco de metal para las rejillas de madera. La cubierta de madera es reservada para áreas estrictamente peatonales, no accesible a cualquier vehículo.

El diseño de la rejilla de madera se ajustará a las normas de la ciudad.

Los principales parámetros a considerar son: la elección de la madera según el proyecto y la importancia del flujo peatonal previsto, procedencia (madera certificada), durabilidad, elasticidad, resistencia al desgaste y al doblado, tratamiento antideslizante.

Los corsés de árbol pueden mejorar la supervivencia árboles protegiendo los troncos del daño causado por la temperatura, los animales y el equipo.

Los árboles tienen una capa delgada de células (el cambium) ubicado justo debajo de la corteza. Cambium lleva agua y nutrientes de raíces a hojas y viceversa.

También produce madera y tejido cortical ya que como las plantas crecen. Cualquier cosa que dañe a la corteza subyacente o cambium puede debilitar los árboles y los hace más vulnerables a enfermedades e insectos.

 

   

También en las ciudades la función que cumple es el de mantener limpio el alcorque del árbol, es decir, que en sus raíces no se puede acumular la basura o restos de detritus de la ciudad.

Para garantizar el crecimiento de los árboles alineados, seres vivos, en este entorno hostil que es la acera y con un suelo inadecuado para las plantas. La base -el pie del sujeto de la planta y la cavidad que la recibe el alcorque debe ser objeto de especial atención: “La primera precaución que se debe tomar para el éxito de los árboles es crear un terreno artificial para ellos. También es necesario tener un buen suelo: “ya que en la ciudad está generalmente alterado; contiene rellenos de escombros. En caso de que exista debe ser de consistencia media, es decir, no muy arcilloso, que lo hace compacto y pastoso, no muy silíceo, ya que se vuelve friable “.

El alcorque es el agujero que queda alrededor del tronco de un árbol, para almacenar el agua de riego o de la lluvia, e incluso el abono u otro fertilizante, imposibilitando de este modo que todo esto se esparza por el alrededor y se pierda sin ser aprovechado por dicho árbol.

Uno de los problemas del árbol urbano, es la compactación, que conduce a la impermeabilidad del suelo: “Es necesario para facilitar el acceso del aire y la agua en el suelo, cuando los árboles se plantan en aceras o zonas pavimentadas o con cualquier otro recubrimiento interceptando la circulación de aire y agua.”

Hay tipos de alcorques que estéticamente están muy bien definidos. Otros, como el de la foto principal, es simplemente un recorte en el pavimento urbano, que como se puede comprobar, termina con la rotura de las losas y supone un peligro de caída para muchas personas.

En la construcción de nuevas aceras y en la remodelación de las existentes, se construirán alcorques para plantación de árboles de alineación con arreglo a las siguientes normas:

El alcorque estará formado por bordes enrasados con la acera, con el fin de facilitar la recogida de aguas pluviales y para evitar barreras arquitectónicas que dificulten el paso a personas con movilidad disminuida.

  • Los alcorques estarán libres de todo recubrimiento, excepto en el caso de rejillas cubre-alcorques. Si el alcorque va a cubrirse con materiales filtrantes se deberá incrementar en 50 cm. las dimensiones de los alcorques.
  • En caso de utilizar rejillas cubre-alcorques, estarán diseñadas de manera que el espacio destinado a alojar el árbol pueda aumentarse conforme crezca el grosor de su tronco, sin que el cubre-alcorques pierda su forma y dibujo y, al mismo tiempo, mantenga la solidez original.

 

 

 

 

 

 

 

También en las ciudades la función que cumple es el de mantener limpio el alcorque del árbol, es decir, que en sus raíces no se puede acumular la basura o restos de detritus de la ciudad.

Para garantizar el crecimiento de los árboles alineados, seres vivos, en este entorno hostil que es la acera y con un suelo inadecuado para las plantas. La base -el pie del sujeto de la planta y la cavidad que la recibe el alcorque debe ser objeto de especial atención: “La primera precaución que se debe tomar para el éxito de los árboles es crear un terreno artificial para ellos. También es necesario tener un buen suelo: “ya que en la ciudad está generalmente alterado; contiene rellenos de escombros. En caso de que exista debe ser de consistencia media, es decir, no muy arcilloso, que lo hace compacto y pastoso, no muy silíceo, ya que se vuelve friable “.

El alcorque es el agujero que queda alrededor del tronco de un árbol, para almacenar el agua de riego o de la lluvia, e incluso el abono u otro fertilizante, imposibilitando de este modo que todo esto se esparza por el alrededor y se pierda sin ser aprovechado por dicho árbol.

Uno de los problemas del árbol urbano, es la compactación, que conduce a la impermeabilidad del suelo: “Es necesario para facilitar el acceso del aire y la agua en el suelo, cuando los árboles se plantan en aceras o zonas pavimentadas o con cualquier otro recubrimiento interceptando la circulación de aire y agua.”

Hay tipos de alcorques que estéticamente están muy bien definidos. Otros, como el de la foto principal, es simplemente un recorte en el pavimento urbano, que como se puede comprobar, termina con la rotura de las losas y supone un peligro de caída para muchas personas.

En la construcción de nuevas aceras y en la remodelación de las existentes, se construirán alcorques para plantación de árboles de alineación con arreglo a las siguientes normas:

El alcorque estará formado por bordes enrasados con la acera, con el fin de facilitar la recogida de aguas pluviales y para evitar barreras arquitectónicas que dificulten el paso a personas con movilidad disminuida.

  • Los alcorques estarán libres de todo recubrimiento, excepto en el caso de rejillas cubre-alcorques. Si el alcorque va a cubrirse con materiales filtrantes se deberá incrementar en 50 cm. las dimensiones de los alcorques.
  • En caso de utilizar rejillas cubre-alcorques, estarán diseñadas de manera que el espacio destinado a alojar el árbol pueda aumentarse conforme crezca el grosor de su tronco, sin que el cubre-alcorques pierda su forma y dibujo y, al mismo tiempo, mantenga la solidez original.
  •  

Cada vez más en la normativa urbanística de cada ciudad se puede ver como se especifica el tipo y disposición que debe llevar el alcorque, independientemente de donde esté. Muchas veces, les da igual las características de los materiales, pero cada vez más se pide que el alcorque quede a la misma altura que el pavimento. Con esto se evita el peligro de tropiezos y caídas, dado que, a veces, el alcorque representa el 50 % o más del ancho de la acera.

En las carreteras donde el suelo no está cubierto, pero donde la circulación diaria es muy activa, pronto se hace evidente que la superficie de la tierra está muy endurecida hasta el punto de ser, se puede decir, casi completamente impenetrable al agua y al aire.

Cuando elaboramos un alcorque, se ensayan diversas fórmulas para cubrirlo: “Primero se usaron placas de madera y de láminas; pero como estas placas interceptaban la penetración del aire en el suelo, generalmente se utilizó un cubrealcorques de hierro fundido, que ahora se emplea casi exclusivamente en las zonas más nobles de cualquier ciudad, se siguen utilizando en Paris.  Las rejillas cubrealcorques cubren la base de los árboles porque combinan dos ventajas que permiten el paso de los peatones y el mantenimiento del árbol: “… estas rejillas facilitan la circulación al cubrir los alcorques necesarios para regar los árboles”

Sin embargo, no todos los árboles están equipados, por lo tanto, el mantenimiento se adapta, pero siempre tiene como objetivo mantener la permeabilidad: “uno al menos parcialmente resuelve este defecto de aireación mediante la limpieza frecuente de los alcorques colocados debajo de las rejillas de árboles, moviendo la tierra (escarda) y manipulando el suelo a los pies de los árboles sin rejillas, ya menudo asegurando el funcionamiento del drenaje de riego.

Para adaptarse al tamaño del eje y la superficie de su alcorque, ella rejilla del cubre alcorque está compuesto de dos a cuatro paneles desmontables. Un collar se coloca primero alrededor del vástago a fin de proporcionar un espacio suficientemente grande para la red que entra en contacto, pero también de modo de que la abertura debe ser “no peligrosa para los peatones”, sobre todo a los tacones de las señoras.  Los bloques de pavimentación se colocan en la parte inferior del alcorque en la que los paneles enganchados se acoplaran para garantizar la estabilidad del sistema. Las rejillas recortables se instalan cuando el árbol está demasiado cerca de la calzada o de un obstáculo. Cuando los usos pueden dañar el pie del árbol, se recomiendan los cubrealcorques completos (no perforados: “En algunos lugares donde se puede introducir líquidos perjudiciales para la vegetación, donde las aceras están sometidas a un lavado frecuente, dando a la raíz de los árboles alta humedad y donde las copas se pueden llenar con suciedad de todo tipo, particularmente alrededor de los pasillos y mercados, ventajosamente se utilizan placas sólidas ”

El desarrollo de las aceras, el recubrimiento de los alcorques, la plantación de árboles y la colocación de cubrealcorques al pie de los árboles están por lo tanto estrechamente vinculados. Participan en la creación de un espacio que media en las relaciones entre particulares, entre los estratos sociales, entre peatones y vehículos entre la promiscuidad e higiene, entre el espacio público urbano y los árboles. También es, para los habitantes de la ciudad, el aprendizaje de un uso compartido del espacio. Si la cuadrícula parece ser la respuesta más adecuada en el siglo XIX, con el tiempo, otras formas han llegado a llenar la paleta de formas de los alcorques de los árboles.

Con el desarrollo de las plantaciones de alineación, los alcorques representan una superficie no insignificante de la acera. El uso de la red se extiende porque es un dispositivo que permite mantener, en un área peatonal, un alcorque favorable a la aireación de la tierra. El cubre alcorque de hierro fundido, que es tan conveniente para mantener una superficie al pie del árbol, se ha convertido en un problema para el manejo de las aceras y principalmente para la limpieza. Esta tarea es costosa en tiempo y dinero. Solo se planifica una o dos veces al año y, por lo tanto, no mantiene limpio el pie del árbol; una situación exacerbada por ciertos desarrollos, como la legislación sobre el tabaco, que   llevó a los fumadores al exterior, lo que ayuda a poblar los alcorques con desechos muy pequeños, las colillas, lo que los hace más difíciles de limpiar. Además, ciertas prácticas como la comida rápida, alentando la difusión de envases en las vías públicas, están involucrando cada vez más al personal dedicado a la limpieza. Además, los cubrealcorques requieren una revisión frecuente por parte de la Administración, sin sellar, se vuelven peligrosos para los peatones, provocando accidentes.

Por lo tanto, los cubrealcorques parece no son capaces de proteger el árbol sin causar problemas a la comunidad. Se deben encontrar nuevas formas de proteger el pie del árbol para compensar el aumento en el volumen de residuos, la reducción de su tamaño y la gestión del espacio público con personal constante. Otros métodos han ampliado la paleta de protección de los pies de los árboles con el uso de un material poroso llamado “estabilizado”.

El alcorque está lleno de este material cuya composición tiene como objetivo mantener la permeabilidad del suelo, incluso si está pisoteado, y para facilitar su mantenimiento. De hecho, basta con barrer o con agua para dejar residuos en la cuneta. Cuando el pie del árbol tiene una cuadrícula, este se mantiene y se acuña en este “estabilizado”. Durante algunos años, otro tipo de pie de árbol ha venido a enriquecer esta tipología: el pie del árbol con hierba. ¿Por qué se desarrolló la hierba en estas áreas o por que estuvo ausente antes? ¿Y cuáles son las implicaciones de esta presencia?

El césped, ¿un nuevo dispositivo de protección?

Aplicar la apariencia de la hierba plantea la pregunta opuesta: ¿por qué no estaban antes allí? El desarrollo de las aceras no impidió la presencia de vegetación, que se extendió no solo al pie de los árboles, sino también en las juntas de dilatación del pavimento. En la misma lógica, el paisajista Gilles Clement, en una entrevista transmitida, enfatiza que la cesación de las prácticas es suficiente para alentar la naturaleza en la ciudad. Las recomendaciones sobre el mantenimiento del árbol de alineación prevista, tratan sobre la plantación del árbol, la poda, el cuidado de las heridas y el mantenimiento de los alcorques.

En los últimos años, la convergencia de varios elementos permite hacer crecer la hierba bajo los árboles. Por un lado, la no presencia de herbicidas en los medios, cada vez más numerosos, para limitar o incluso abandonar su consumo. Por otra parte, los procedimientos de limpieza cambian: el antiguo responsable de su barredora sector debe ahora intervenir en un área más grande y no necesariamente siempre el mismo. Su misión, en el mantenimiento de rutina del pavimento, no sólo barrer, que fluye -operación de agua, liberando de modo que fluye a lo largo de la cuneta y transporta los residuos a la boca de los alcorques – sino también para eliminar todo tipo de brotes vegetales que crecen en las grietas. La presencia de residuos va en aumento, se da prioridad a la eliminación. Y si la tarea de limpieza de alcorques todavía existe, su costo es importante para la comunidad en el tiempo y el trabajo.

La ciudad debe contemplar la necesidad de resolver los distintos problemas que presentan hoy en día los alcorques de los árboles en las calles y avenidas de la ciudad en evitación de accidentes a los ciudadanos y a la mejora de su limpieza y ornato y funcionalidad de las aceras donde están plantados los arboles, procurando la protección de estos de los problemas de compactación, facilidad de riego y absorción del oxígeno necesaria a las raíces para su desarrollo.

 

Sevilla octubre 2017