Aula de la Naturaleza
Vista general del Olivar del Zaudin

Situado en pleno Aljarafe, el Olivar del Zaudín está ubicado en el término municipal de Tomares Sevilla.

Una circunstancia a tener en cuenta respecto a su actual pervivencia es el hecho de que su propiedad se haya conservado lejos de los planes de desarrollo urbanístico y, por tanto, protegido de la acción destructiva y de la presión inmobiliaria de las empresas constructoras, lo que ha constituido la mejor garantía de su salvaguarda.

El Aljarafe es un territorio situado al occidente de la ciudad de Sevilla, en el borde derecho de la vega del Guadalquivir, y poblado desde épocas prehistóricas.

Constituía el campo de Sevilla en el sentido más genuinamente agrícola, complementándose en sus usos y producciones de cereales, frutales y olivos.

Con suelos de distintas calidades que pueden agruparse en dos grandes tipos: suelos grises (ricos en caliza) y suelos rojos (con poca caliza en superficie con unas posibilidades inmejorables para el cultivo del olivar). El paisaje agrario de la cornisa del Aljarafe ha estado secularmente asociado, pues, al olivar.

Pero el tradicional paisaje aljarafeño desde los años 60 ha sufrido una intensa y rápida transformación debido, principalmente, al predominio creciente de las urbanizaciones, desarrollada al abrigo de la urbe sevillana y en un contexto de ausencia de normas de ordenación territorial o de incumplimiento de las existentes.

Debido a una especialmente desmesurada y descontrolada expansión urbanística, vinculada sin duda a su cercanía a Sevilla, lo que ha provocado profundos cambios en el paisaje agrícola andaluz, que se han hecho notar especialmente en el Aljarafe.

La parcelación y transformación de numerosas fincas de olivar en nuevas urbanizaciones ha propiciado la desaparición de la actividad agrícola e intensos cambios en la fisonomía del paisaje agrario de aquellas economías locales que han sufrido los recientes procesos urbanísticos.

Esto provocó la desaparición de aquellos olivares centenarios y de la ya escasa presencia de la vid y ha dejado a los cereales relegados a pequeñas zonas alejadas de la fiebre urbanizadora.

Vistas desde el mirador del Aula de la Naturaleza

De forma general, los efectos ecológicos de los procesos urbanísticos son diversos, incluyen la alteración del hábitat, lo que produce la pérdida y fragmentación de la vegetación natural, la alteración de la composición de especies y la creación de nuevos tipos de hábitat.Tambiéfecta al aumento de la temperatura en la zona y a la degradación de la calidad del agua.

De tal modo que el paisaje del olivar, un paisaje agrario vivo y funcional, exige protección contra distintos tipos de agresiones, como las provocadas por las grandes infraestructuras y equipamientos, la contaminación de suelos y aguas, así como los procesos erosivos, siendo también especialmente necesarias las medidas de preservación de tierras de cultivo ante la invasión turística y urbanizadora.

En toda el área metropolitana de Sevilla se pone en evidencia la intensidad de las transformaciones recientes y rápidas de los paisajes tradicionales.

El olivo está históricamente ligado al paisaje andaluz desde tiempos inmemoriales y en la actualidad representa una importante alternativa en términos de desarrollo local y protección del paisaje. El cultivo del olivar contribuye de forma notable a la sostenibilidad de nuestros paisajes agrarios y de nuestros recursos naturales.  Pero es también algo más y mucho más profundo: es un signo de identidad cultural, un elemento enraizado en nuestras formas, costumbres y expresiones, que se ha ido consolidando además como la base indispensable de la llamada dieta mediterránea.

Olivar del Zaudín: 48 hectáreas salvadas

Tomares ha sabido salvaguardar 48 hectáreas de olivar a pesar de las presiones inmobiliarias y con ello dispone de un parque, el Olivar del Zaudín, de los más grandes de la comarca. El proyecto para la recuperación y regeneración ambiental del entorno natural del Parque Olivar del Zaudín en Tomares ha sido financiado en un 80% por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), dependiente del Gobierno Central, y el Ayuntamiento de Tomares el 20% restante, que han conseguido la recuperación del olivar como parque público.

El proyecto fue redactado y dirigido por Antonio Barrionuevo Arquitectos S.L.P de Sevilla.

El proyecto abarcaba la actuación sobre parte del Olivar del Zaudín y el acondicionamiento de este entorno natural, situado al sur de Tomares, consistió en la mejora del entorno, regenerando una superficie de 8,6 hectáreas, situadas en la parte inferior del olivar y adecuando el cauce del arroyo de Las Fuentes en el tramo que discurre en su interior, así como las cuatro lagunas artificiales y humedales existentes.

Se ha construido un aula de la Naturaleza y se ha establecido una red de caminos de 3,65 kilómetros que discurren en torno a la ribera del arroyo y por las colinas y caminos transversales que conectan ambas zonas, donde se han implantado unos puentes elevados de madera sobre el cauce, que permiten el acceso peatonal desde calle Rosa de Luxemburgo, así como dos torretas refugios de observación de la avifauna existente en las lagunas y estructuras para el anidamiento de cigüeñas.

Vinagrillo.-Oxalis pes-caprae.-Invasora que ofrece estos bellos paisajes en el olivar.

Biodiversidad y naturaleza

El Olivar del Zaudín es un ecosistema de olivar adehesado que se ha convertido en el pulmón verde del Aljarafe. Se asienta en un entorno natural situado en la cuenca del arroyo Las Fuentes, con un sistema lagunar formado por un total de cuatro lagunas que a su vez cuentan con diversas especies de fauna (aves, principalmente) y flora, lo que supone un gran valor ecológico que durante la ejecución de las obras se ha procurado conservar.

El Parque en sí poseía un gran valor ecológico por la gran diversidad de especies que se desarrollan en el mismo. Sorprende la existencia de especies que se utilizan en el arte de la jardinería que sobreviven en las extremas condiciones de vida de un olivar, me refiero a la existencia con mucha profusión de vincas –Vinca major- o de acantos –Acanthus mollis- que la naturaleza ha reproducido en el olivar, así como las praderas de palodú o regaliz –Glycyrrhiza glabra- que mantienen el verdor del parque en los más calurosos días de verano. A principios de primavera las praderas se cubren de  amarillo con el vinagrillo –Oxalis pes-caprae-, seguido de la floración de las margaritas de verano –Chrysanthemum coronarium- y así se van repitiendo las floraciones de las distintas especies, borrajas –Boragus officinalis-, las campanillas -Convolvulus vars-, las caléndulas –Caléndula arvensis-, la hierba de la tórtola -Silene colorata- y otras muchas, hasta que en verano, asoladas por el sol, bastantes  desaparecen hasta la llegada de las primeras lluvias de otoño.

Las grandes zarzas –Rubus ulmifolius- que han invadido a los olivos existentes se han dejado en su estado natural para que sirvan de albergue para la nidificación y alimento de las aves.

Zarzas.-Rubus ulmifolius.Lugar de anidaje de aves.
Rocas en disposición para sentarse

Cantidad de aves, reptiles e insectos

“Además, a lo largo de todo el arroyo se pueden encontrar gran cantidad de especies acuáticas que van cambiando a lo largo de este.

Este ecosistema tiene una gran diversidad de formas de vida, siendo predominante el grupo de las aves con más de 40 especies avistadas (jilguero, verderón, verdecillo, abubilla, busardo ratonero, buitre leonado, gaviota reidora,  carbonero, herrerillo, mirlo, pardillo, mosquitero, cetia ruiseñor, ruiseñor, gallineta, pato real, garza real, buitrón, halcón peregrino, cernícalo, mochuelo, autillo, golondrina, avión común, vencejo, garcilla bueyera, garcilla común, cigüeña blanca, águila calzada, milano negro, tórtola turca, alcaudón común, alcaudón real, lechuza blanca, cogujada común, colirrojo tizón, estornino negro, tarabilla común, curruca capirotada, curruca cabecinegra, petirrojo…).

En primavera el Zaudín constituye un lugar óptimo para el avistamiento de insectos en general y por su vistosidad de mariposas tanto nocturnas como diurnas (Zerynthia rumina, Colias crocea, Tomares ballus, Pieris brasssicae, Vanesa atalanta, Vanesa cardui, Papilio machaon, Poliomnatus icaro).

Además de estos dos grandes grupos de animales, este parque cuenta con representantes del mundo de los reptiles como la culebra bastarda, la culebra herradura, la culebrilla ciega o la lagartija colilarga; peces dentro de sus lagunas como la gambusia y la carpa; anfibios, siendo la rana perezzi la más abundante; y mamíferos como el ratón de campo o el erizo.”

El Olivar del Zaudín tiene una función tampón que minimiza el impacto de las ciudades sobre las comunidades de animales que buscan refugio y alimento en este magnífico enclave que debemos cuidar.” Concejalía de Medio Ambiente – Ayuntamiento de Tomares.

Lavatera trimestris

Respeto a las condiciones medioambientales

Nuestra principal preocupación desde los primeros trabajos ha sido respetar las condiciones medioambientales del espacio, dotado de una gran biodiversidad de especies, principalmente de herbáceas que a través de las estaciones aparecen y desaparecen ofreciendo sus mejores galas en cada estación del año. Esta biodiversidad debía ser conservada, no se trataba de hacer un parque a la antigua usanza con la incorporación de especies ornamentales, había que trabajar a favor de la naturaleza, corrigiendo los impactos ambientales que se producen en cualquier obra, procurando que estos fueran los mínimos.

En el paisaje del Olivar del Zaudín, su característica principal ha residido en la poca intervención que se ha realizado dentro del parque, manteniéndose prácticamente de manera natural.

Las principales plantaciones de han basado en la incorporación de olivo -Olea europea variedad Picual- para complementar en algunas zonas los existentes. Es la variedad más abundante de España y del mundo, existiendo en la actualidad unas de 900.000 hectáreas de superficie de producción en nuestro país que se encuentran principalmente en Jaén, Córdoba y Granada, aunque su cultivo se ha extendido a otras zonas productoras. Olivos de recuperación con una antigüedad de cuarenta años, jóvenes con respecto a los existentes que en pocos años han de igualarlos en desarrollo.

Sendas de Airpac entre el olivar
Nuevos olivos plantados

La plantación de olivos ha sido de una de las mayores aportaciones en materia de arbolado.

Las plantas autóctonas han prevalecido en todas las plantaciones proyectadas, a los olivos se han incorporado los algarrobos –Ceratonia siliqua-, árboles de hoja persistente con hojas de color verde oscuro en contraste con los del olivar, situados en lugares estratégicos dentro de la zona de actuación del parque.

Los encuentros de los paseos construidos para adecuar el parque al uso urbano se distinguen con la plantación de grupos de cipreses –Cupressus sempervirens var. stricta-, la verticalidad de los cipreses y su contraste de color verde oscuro con el grisáceo de los olivos orientaran la situación de los encuentros de los caminos en el parque.

Siguiendo con la plantación de árboles en el parque, destacamos la presencia del almez –Celtis australis-, nativo de la cuenca mediterránea y Europa central, hasta altas latitudes. Naturalizado y/o cultivado en el resto del mundo, con gran aclimatación en Andalucía. Plantado como árbol de sombra, su crecimiento no es rápido, todos los árboles de maderas duras, no son de crecimiento rápido, son longevos y se forman sin necesidad de podas, manteniendo su estructura original.

Amparando el arroyo de la Fuente y con el fin de aislar las construcciones próximas  que limitan el parque en la calle Rosa de Luxemburgo e indicar por dónde discurre el arroyo, la mayor parte del año sin agua, pero que recoge las aguas del olivar cuando llueve, se han plantado árboles considerados de ribera que marcan el paso de los arroyos donde discurre el agua, álamos blancos –Populus alba-, álamos blancos piramidales -Populus alba var.pyramidalis-, también conocidos como chopo bolleana, le siguen los chopos lombardos –Populus nigra var.pyramidalis-, junto con fresnos –Fraxinus angustifolia- y mimbreras –Salix viminalis-.

Alguna morera péndula –Morus alba var. péndula- e higuera común –Ficus carica-, junto con la mayor aportación de almendros –Prunus dulcis-, sobre todo en los paseos que nos llevan al aula de la naturaleza, en los alrededores de las lagunas y a la entrada del parque por el camino de Villamanrique.

Acanto.-Acanthus mollis en el Olivar del Zaudin
Vinca major.-Hierba doncella muy extendida al pie de los olivos

En lo que se refiere a la plantación de arbustos estos se han concentrado en la margen del parque paralela a la calle Rosa de Luxemburgo, con la idea de formar una masa vegetal que mitigue el impacto visual de las construcciones desde dentro del parque, junto con los árboles se han plantado adelfas. –Nerium oleander-, tarajes –Tamarix gallica-, viteagno  –Vitex agnus castus-, espinos majoletos –Crataegus oxyacantha- y retamas –Retama monosperma-, entre otros.

Con el fin de formar una barrera de protección de las lagunas existentes para pacificar la reproducción de la fauna se concentraron en esta zona una plantación de arbustos autóctonos tales como arrayanes –Mirthus communis-, lentiscos –Pistacia lentiscus-, labiérnagos –Phyllirea angustifolia-, madroños –Arbutus unedo-, olivillas –Teucrium fruticans-, durillos –Viburnum tinus- y saladitos –Atriplex halimus-, junto con almendros –Prunus dulcis-, que sustituyeron a los piruetanos –Pyrus sylvestris- previstos en primera instancia. y Espino albar –Crataegus monogyna- para que con sus frutos se alimenten las aves y la fauna existente. Las plantaciones deben ser controladas en sus volúmenes, sin que pierdan su aspecto natural de cada especie y cumplan con la finalidad con que fueron plantadas.

Las lagunas artificiales existentes colmatadas de aneas -Thyfa angustifolia-, considerada planta acuática invasora, deberán ser aclaradas periódicamente para evitar la colmatación de las lagunas donde anida la mayoría de la fauna existente en el parque. Se ha incorporado el lirio acuático amarillo -Iris pseudoacorus- en alguna de  las márgenes de las lagunas.

Acompañando los paseos que desde la entrada al parque por el Camino de Villamanrique nos llevan al Aula de la Naturaleza y desde allí a las lagunas, se han plantado la mayoría de los pequeños arbustos de hoja persistente aromáticos, flanqueando ambos lados de los paseos junto con almendros –Prunus dulcis- como árboles, madroños –Arbutus unedo- como arbustos y Abrótano hembra –Santolina chamaecyparyssus-, romero en sus variedades -Rosmarinus officinalis-, romero rastrero –Rosmarinus officinalis var. postrata-, espliegos –Lavándula angustifolia- y alhucema –Lavándula dentata-.

Plantaciones de olivillas .- Teucrium fruticans y almendros.-Prunus dulcis
Olivilas.-Teucrium fruticans y palmitos Chamaerops humilis

Junto a las pasarelas construidas de entrada al parque por la calle Rosa de Luxemburgo se realizó la concentración de palmitos –Chamaerops humilis-, única palmera autóctona de la península, que nos encontramos en muchos ecosistemas andaluces.

A la entrada del Aula de la Naturaleza, amparado en las jardineras construidas, se ha plantado un jardín con plantas aromáticas donde podemos encontrar:

  • Alhucema.-   Lavandula dentata
  • Romero africano.-  Eriocephalus aromaticus
  • Lavandula angustifolia
  • Salvia de Aragón.- Salvia officinalis
  • Rosmarinus officinalis
  • Tomillo .- Thymus vulgaris
  • Santolina chamaecyparissus
  • Torongil.  Melissa officinalis
  • Estragón.- Artemisia dranunculus
  • Orégano.-                              Origanum mejorana
  • Romero rastrero. Rosmarinus officinalis var.postratus
Jardin de aromaticas.-Lavándula angustifolia
Lavandula angustifolia y Salvia officinalis en flor.-Jardin de aromaticas

Su mantenimiento ha de suponer la renovación de algunas especies con otras anuales para poder diversificarlas y presentar el mayor número en las clases didácticas que se realicen desde el aula.

La carencia de agua para el riego de las plantaciones durante los dos primeros años de arraigue de las plantaciones efectuadas y más ante un año de sequía como el que ha precedido a las mismas, ha de suponer un esfuerzo en el mantenimiento de las plantaciones, después de estos años más críticos el parque ha de ser hídricamente sostenible, como lo ha sido el olivar durante toda la vida.

Aula de la Naturaleza.-Espacio para clases al aire libre
Aula de la Naturaleza.-Exterior.-Lavandula angustifolia en flor

Consejos para el mantenimiento

Soy de la opinión de que una vez plantado, el jardín lo construye el que lo mantiene, por esto no vienen mal algunas recomendaciones que sirvan de base para un mantenimiento adecuado, según la filosofía del proyecto.

El parque del Olivar del Zaudín no es un parque a la antigua usanza, se trata de un parque dentro de un olivar o un olivar dentro de un parque, como se quiera, pero la naturaleza del olivar debe predominar sobre muchos de los otros aspectos que el parque también tiene.

Se ha construido de nueva planta un edificio de 200 metros cuadrados en un punto elevado y centrado del olivar, como Aula de la Naturaleza, un centro destinado a la enseñanza, divulgación y observación ambiental sobre el medio natural, donde se desarrollarán exposiciones y charlas destinadas a escolares y otros colectivos.

De hecho, uno de los objetivos de esta actuación consiste en fomentar el uso público de este espacio natural, para lo cual se han acondicionado los caminos y sendas existentes, al tiempo que también se han instalado pasarelas y habilitado paseos, todo ello con el fin de recuperar el dominio público de esta zona ambiental.

Además, se han colocado puntos-miradores del paisaje y observatorio de aves, así como estructuras para que aniden cigüeñas y aves de paso.

Por tanto, esta actuación no pretende introducir un cambio radical en la constitución de este parque, sino compatibilizar su esencia natural con el carácter social de cualquier zona verde, para ponerla al servicio del disfrute de los ciudadanos, dentro de sus características especiales.

Hemos de ser conscientes, y así lo ha mantenido la filosofía del proyecto, que no se ha realizado un jardín, todos los trabajos han ido dirigidos a actuar en un espacio natural para protegerlo y ponerlo a disposición de los ciudadanos con las menores alteraciones posibles, lógicamente con la realización de las obras se han producido una serie de impactos sobre la vegetación que con la plantación de especies arbóreas y arbustivas se han corregido y que la naturaleza con las labores realizadas debe de completar.

Aula de la Naturaleza.-Puerta de entrada
Aula de la Naturaleza.-Interior

Hoy en día el modelo de gestión de este espacio se fundamenta en la aplicación de criterios de sostenibilidad que tienen como ejes principales la racionalización de las tareas de mantenimiento y optimizan de los recursos naturales. De esta forma, conseguimos un parque más natural y mejor adaptado al entorno, útil y agradable para los usuarios sin que requiera un mantenimiento costoso.

Pero no nos engañemos, mantenimiento con costo cero no existe, desde el momento que ponemos el parque a disposición del público, conviene establecer unas normas para su uso y exige unas condiciones mínimas de mantenimiento.

Este tipo de paisaje entre rural y urbano que puede ser definido como un ecosistema urbano convierte al municipio de Tomares en pionero en la conservación y mejora de sus espacios físicos. Una interesante fusión de naturaleza y cultura, constituye un patrimonio mixto natural-histórico-cultural digno de ser preservado.

El Parque Olivar del Zaudín debe ser un espacio en el que, conservando sus características de olivar, el ciudadano pueda disfrutarlo desplazándose a pocos kilómetros del paisaje menos o poco antropizado que es el que le rodea habitualmente, un lugar de atracción de actividades recreativas y culturales, con un paisaje de calidad, para realizar actividades de ocio, tiempo libre o deportivas, investigación, formación, docencia o divulgación.

El parque será lo que el Ayuntamiento y los ciudadanos quieran, protegiéndolo, defendiéndolo y preservándolo adecuadamente, en definitiva, cooperando al mantenimiento del equilibrio de este ecosistema.

El parque admite muchas mejoras para el desarrollo de actividades desde la creación de huertos escolares junto al Aula de la Naturaleza, a circuitos hípicos para caballos, áreas para mascotas, talleres de compostaje, botánica, herboristería, historia y tradición del olivar en la economía local, ornitología etc…

Tomillo.-Thymus vulgaris
Abrótano hembra. o Santolina.-Santolina chamaecyparissus

1.-PROGRAMA DE GESTION DEL MANTENIMIENTO DEL PARQUE

1.1.1.-Programa anual. -Todos los trabajos que se detallan en el presente Plan de Gestión del Mantenimiento deberán ser realizados los primeros años después de la plantación en las condiciones que más adelante se especifican.

1.1.2.-Objetivos del plan de mantenimiento. – Los principales objetivos del plan de gestión del mantenimiento y conservación básica de las plantaciones ejecutadas y la integración del Olivar como parque, salvo especificación en contra.

1.1.3.-Riego de las plantaciones. – Los árboles y arbustos serán regados copiosamente por inundación, bien con manguera o cuba con agua no potable, tantas veces como indique el proyecto o plan de conservación, y por lo menos, seis riegos a lo largo del año durante los meses de mayo a septiembre los dos primeros años de la plantación.

Establecida una red de riego alimentada por una captación de aguas en el mismo parque, con un motor de captación e impulsión de agua y un cabezal de riego con filtros que alimenta las bocas de riego, con alimentación eléctrica.

Los trabajos comprenden la conservación de motores y la red de tuberías en perfecto estado, reparaciones de averías, limpiezas, etc., así como conservación y reposición bocas de riego, enchufes, tapas de registro, regadores móviles, y fijos, mangueras, etc. Las reposiciones y sustituciones se harán con materiales idénticos a los retirados.

1.1.4.-Programa de aplicación de abonos. –Por tratarse de un parque natural con plantas silvestres y autóctonas, no se contempla ningún plan de abonado especial.

1.1.5.-Programa de mantenimiento de las especies arbóreas. –Las especies arbóreas de nueva plantación, exceptuando los riegos que se especifican en otro apartado, no precisan de actuación alguna durante los dos primeros años.

Acompañando a las especies arbóreas y dentro de la zona de actuación como parque se han plantado palmitos -Chamaerops humilis-, planta autóctona que, salvo los riegos precisos durante los dos próximos años, no precisan ningún tipo de mantenimiento, salvo eliminación de hojas secas.

Chopo piramidal.-Populus nigra var.pyramidalis y senda de Airpac
Pasarelas de acceso desde la calle Rosa de Luxemburgo

1.1.6.-Programa de mantenimiento de las especies arbustivas. – Se ha plantado una densa plantación de arbustos, la mayoría autóctonos, mezclados con pequeños árboles en todo el contorno de las lagunas para conseguir una masa arbustiva de crecimiento natural que las delimite y proteja como lugar de nidificación de aves y anátidas.

Esta masa arbustiva debe alcanzar una altura que no limite la visibilidad de la lámina de agua de las lagunas, mantenidas a 1´20 m. de altura, al mismo tiempo se han incorporado almendros –Prunus dulcis– y espinos majoletos –Crataegus oxyacantha-, que deben crecer de forma natural, los primeros en forma de árbol y los segundos como arbusto sin podar para que alcancen su altura total de desarrollo.

1.1.7.-Programa de limpieza del parque y las lagunas.- Una vez el Parque Natural Olivar del Zaudín ha abierto sus puertas se deberá proceder a organizar un servicio de limpieza general en función de las necesidades, una, dos veces por semana o periódicamente según el comportamiento del ciudadano.

Al no estar confinadas las eneas en un espacio determinado estas acabarán colonizando la totalidad de las lagunas, por lo que es necesario que una vez al año, aprovechando que las aves no estén nidificando, retirar parte de las mismas, tanto las eneas, como los iris, lithrum, juncos y cyperus plantados deben estar regulados en su crecimiento, por considerarse plantas invasoras.

1.1.8.-Recubrimiento de suelos con plantas herbáceas existentes. – Las praderas naturales existentes son de flora autóctona en consonancia con las características ecológicas de la zona, con un gran poder de enraizamiento, resistentes a plagas y enfermedades y a la falta de riego.

Teniendo en cuenta sus crecimientos, se realizarán desbroces una vez la planta haya desarrollado su ciclo vegetativo, cada una de las especies debe tener su propio tratamiento, los desbroces deben ser selectivos.

Existe una gran profusión del terreno ocupado por la Glycirrhiza glabra comúnmente llamada regaliz, orozú, palodul, etc…, planta nativa de la Europa mediterránea que debe ser respetada en toda su totalidad, conservándola como cubresuelos y aplicándole los desbroces correspondientes en la época de decrepitud o al alcanzar alturas molestas para el uso del ciudadano.

Se realizarán desbroces mediante máquinas manuales, ruedas, o con un brazo tangencial de un tractor. Se realizarán por lo menos dos operaciones a lo largo del año, una a finales de abril o principios de mayo, cuando las hierbas anuales hayan finalizado su ciclo vegetativo, para evitar incendios, y otra en otoño antes de las primeras lluvias. Los desbroces deben ser controlados, no en la totalidad del parque. Los restos de los desbroces se dejarán con el fin de que el suelo no pierda nutrientes y aumentando así el contenido de materia orgánica.

Entendemos que esta es una de las labores más importantes a realizar en el Parque a través de las diferentes estaciones, los desbroces selectivos según las especies a conservar deben ser realizados por personal con conocimientos de las especies y sus ciclos vegetativos.

Lagunas artificiales cubiertas de Typha latifolia.-Planta invasora

1.1.9.-Limpieza del cauce del arroyo Las Fuentes. – Durante dos meses al año, en primavera y otoño serán controladas y selectivamente retiradas del cauce del arroyo las plantas invasoras que lo colmatan, principalmente eneas –Thypha latifolia- y carrizo –Phragmites australis- para evitar su propagación y colmatación del cauce.

1.1.10.-Tratamiento de los olivos jóvenes. – Los olivos nuevos han sido plantados en sus pies con plantas de Vinca major, tal como sucede en la mayoría de los árboles que componen el olivar de forma natural. Se trata de unos olivos que han perdido su valor comercial, para adquirir un valor ornamental en el lugar que ocupan en el contexto del parque en el que se ha actuado. Anualmente deben ser limpiados los troncos a través de poda de los vástagos que se reproducen a sus pies, comportándolos, triturando las ramas eliminadas y expandiendo sus trozos por el suelo del olivar.

Las ramas secas y/o enfermas o secas deberán ser eliminadas, aclarando aquellos árboles que por la densidad de sus copas así lo exijan.

1.1.11.-Bosque de galería junto a la calle Rosa de Luxemburgo. – Con su plantación se ha querido conseguir una masa arbórea y arbustiva con árboles caducos y arbustos persistentes y caducos que oculten en parte las construcciones próximas y prevea la erosión de los taludes hasta la orilla del arroyo.

Esta masa de árboles y arbustos debe ser dejada crecer de forma natural sin ninguna clase de podas que perturben el desarrollo que les facilitará la naturaleza del lugar. Una mezcla de alturas y desarrollo que junto con los árboles plantados han de crear la pantalla vegetal que se pretende.

La verja que cierra el parque lindando con esta calle ha sido plantada de madreselvas –Lonicera japónica– en tramos, ella sola ira trepando por la verja, no precisa conservación los dos primeros años, solo riego. La mayoría han sido sustraídas.

Si las plantas herbáceas autóctonas que cubren el suelo, al finalizar su ciclo vegetativo ofrecen peligro de incendio, deben ser desbrozadas, trituradas y extendidas como aportación de acolchado en el mismo lugar en que se actúe.

Rubus ulmifolius.-Zarzas al linde de las sendas en el olivar

1.1.12.-Control de los grupos de zarzas en el parque. – Las zarzas -Rubus ulmifolius- deben ser protegidas en los lugares que se han respetado dentro del parque, para que sirvan de lugar de anidamiento de aves e insectos y comida para los mismos.

Al igual que las eneas, debe ser controlada su expansión por tratarse de especie invasora que se multiplica vegetativamente cubriendo extensas zonas.

1.1.13.-Plantas arbustivas y almendros en las márgenes de los nuevos paseos. – Desde su entrada al parque por la zona de aparcamientos se han venido estableciendo agrupaciones de arbustos autóctonos y plantas aromáticas junto con almendros –Prunus dulcis– en las partes del olivar antiguo que estaban desprovistas de vegetación, y que hay que dejar crecer libremente para que se incorporen con sus matices de colores y texturas al ambiente natural del parque.

Los cipreses que señalan los encuentros de los paseos deben crecer de forma natural, recibiendo los cuidados de mantenimiento los dos primeros años de su establecimiento con los riegos post-plantación que anteriormente se han señalado.

1.1.13.-Jardin de olores con plantas aromáticas en el Aula de la Naturaleza.- La aportación de plantas aromáticas en el Jardín de los Olores creado en los alrededores del Aula de la Naturaleza comprende las jardineras de acceso a la misma, así como los taludes de bajada, la plantación superior enfrente del aula y los grupos en el camino de entrada desde los aparcamientos al Aula de la Naturaleza, estos acompañados con arbustos.

La relación de plantas utilizadas son plantas resistentes a la sequía y los riegos deberán ser controlados, ya que los excesos de humedad generalmente les son perjudiciales.

Los Rosmarinus officinalis -romero común- y Rosmarinus officinalis var. postratus son especies que no precisan riegos abundantes, al igual que las Salvia officinalis –Salvia de Aragón-, las Lavándulas dentata y Lavándula angustifolia -alhucema rizada y espliego-, la Santolina chamaecyparissus -abrótano hembra-, el Eriocephalus africanus -romero africano-, el tomillo –Thymus vulgaris- o el orégano –Origanum mejorana- etc…, todos ellos subarbustos o plantas herbáceas de escaso mantenimiento, precisaran riegos post-plantación el primer año y esporádicos el segundo hasta que alcancen su aclimatación en el ambiente del parque.

Las hierbas no deseadas que se desarrollen entre las plantas aromáticas deben ser eliminadas por lo menos una vez al año, o cuando aparezcan.

Jardin de aromaticas
Mural de ceramica

1.1.14.-Mantenimiento de los paseos. – Se deberán mantener en perfecto estado el conjunto de caminos principales, así como el conjunto de viales. Los paseos construidos a base de albero y con acabado de albero y cal deberán ser repasados de las erosiones que se produzcan por las lluvias en zonas de pendiente.

El trabajo debe comprender la aportación de albero cribado de idénticas características al existente, su aportación a las partes erosionadas y la aportación de una capa de 0´05 cm de albero cernido y cal con terminación a base de rulado con rodillo estático de 500 kg.

Se debe desbrozar la vegetación invasora dentro de los caminos.

Se repasarán las cunetas a lo largo de los caminos para recoger todas las aguas de lluvia y evitar que ésta ocasione graves desperfectos en sus superficies.

Los caminos se Airpac no precisan mantenimiento alguno. Los daños, si se producen, deben ser reparados en función de su importancia por presupuestos específicos.

2.-LABORES DE APOYO

1.2.1.-Programa de labores de apoyo. –Tanto en los desbroces de las zonas plantadas como en los trabajos culturales del olivar será necesario el apoyo de tractores con los implementos adecuados a cada operación que se realice.

1.2.2.-Programa de aplicación de productos fitosanitarios. –Se contempla solo en el olivar. En el caso de tratamientos fitosanitarios, no se realizarán aplicaciones siguiendo ningún calendario preestablecido para evitar los aportes innecesarios de estos productos, únicamente se realizarán cuando sea estrictamente necesario,

Se realizarán periódicamente los tratamientos preventivos de plagas y enfermedades, manteniéndose servicio de vigilancia para detectar cualquier ataque o enfermedad prevista y proceder a su inmediato combate. Se deberán utilizar solo productos autorizados.

Nuevos olivos plantados con fondo de palodú
Nuevos almendros.-Prunus dulcis.Debían haber sido piruétanos.Pero no se encontraron en el mercado.

1.2.3.-Programa de podas. – Las podas deberán serán controladas por el gestor del parque estando totalmente prohibido efectuarlas sin autorización expresa del mismo.

En los dos primeros años esta operación tiene poca incidencia en el aspecto general de las plantaciones.

La poda se realizará siempre en la época adecuada que fije el gestor de los trabajos y, los cortes deberán ser limpios

Cuando deban realizarse podas deberá tenerse en cuenta:

  1. a) Que los árboles resinosos de hoja persistente –Cupressus sempervirens var. stricta– ciprés piramidal no deben podarse sino en puntas de ramas o, en casos excepcionales supresión de ramas muy jóvenes si suponen una deformación de la especie de porte piramidal…
  2. b) Los árboles o arbustos que florecen en las ramas del año se podarán en otoño.
  3. c) Los que florezcan en las ramas del año anterior se podarán inmediatamente después de la floración.
  4. d) Los arbustos de follaje persistente y caduco se podarán en otoño.

Debe distinguirse tres tipos de poda aplicable solo a los olivos existentes.

De formación: es la realizada en los árboles jóvenes y recién plantados hasta conseguir el porte y la forma deseada de la planta adulta.

Poda de mantenimiento: es la realizada para mantener el árbol en su porte y lograr la máxima vistosidad y fructificación en su caso

Poda de rejuvenecimiento: es la que se realizará en los árboles que brotan con facilidad después del corte suprimiendo partes o toda la copa, o parte visible de las mismas con objeto de obtener una parte visible de las mismas con objeto de obtener una parte más joven y vigorosa. Se hará solo por indicación del gestor del Parque…

La poda deberá atender siempre a conseguir la máxima ventilación y soleamiento de todas las partes de la planta.

  1. a) Las ramas que se supriman definitivamente deberán cortarse lo más raso posible de su punto de inserción, procurando no dejar tocones.
  2. b) Las leñas de la poda deberán triturarse y ser esparcidas al terreno el mismo día que se haya verificado la poda.
  3. c) Todas las ramas muertas y partes secas deberán eliminarse en la operación de poda.
Antiguo Olivar del Zaudin a conservar en el centro del Aljarafe

3.-ACTUACIONES EN EL OLIVAR

1.3.1.-Labores de suelo.-. – En zonas de elevado riesgo de erosión, mínimo laboreo o cultivo con cubiertas vegetales. Para el resto de zonas se valorará la posibilidad de llevar a cabo alguno de estos sistemas de cultivo, teniendo en cuenta las condiciones en las que se encuentra el terreno (capacidad de retención de agua, malas hierbas, compactaciones…), factores económicos, posibles desventajas frente al control de malas hierbas, y el beneficio frente a los problemas de erosión y degradación que cada uno de ellos implica.

Mantener una cubierta vegetal durante los meses de otoño-invierno, o en periodos de alta probabilidad de precipitación, procediendo a su eliminación a principios de primavera, una vez comience a competir por la humedad con el olivo, mediante procedimientos mecánicos y químicos registrados para tales usos en dosis bajas, o con pastoreo controlado de ganado ovino, debiendo permanecer obligatoriamente sobre el terreno los restos de estas cubiertas hasta el otoño, época en la que, si procede, se podrán llevar a cabo las labores necesarias para la implantación de una nueva cubierta vegetal. Que mejoran la estructura del suelo, además de proporcionar una oferta de hábitat y alimento a las aves.

1.3.2.-Aplicación de podas en el olivar. – Es obligatorio realizar las podas con la frecuencia tradicional en cada zona para mantener los olivos en buen estado vegetativo, así como respetar la normativa específica de cada C.A. para la eliminación de los restos de poda.

En cuanto a la realización de las podas se recomienda:

La poda de los pies del olivo eliminando todos los chupones que crecen en los mismos, trabajo anual.

Realizar podas equilibradas buscando la máxima aireación del olivo, sin eliminar totalmente la vegetación del centro del mismo para evitar quemaduras por el sol en la madera, la poda se realizada teniendo en cuenta el carácter ornamental del olivar, no el productivo.

Evitar la quema de restos de poda, linderos, orlas de vegetación lagunar… buscando alternativas que permitan su reciclado o reutilización, como sería el caso de la producción de biomasa.

Incorporar restos de poda a los suelos, previa trituración y tras comprobar que no estén afectados por enfermedades fúngicas de la madera. Los propios residuos vegetales en descomposición suponen un excelente abono orgánico y mejoran el comportamiento mecánico y la estructura del suelo. La trituración se realizará una vez las ramas hayan perdido parte de su humedad, y será lo más fina posible para obtener mejores resultados y evitar posibles ataques de barrenillo.

Antiguo Olivar del Zaudin. en el Aljarafe sevillano

1.3.3.-Abonado del Olivar. -Realizar un estudio previo que englobe el análisis exhaustivo de todas las variables que rodean al cultivo: periodo de aplicación, variedad cultivada, dosis de aplicación, reservas del suelo, rendimientos esperados… para evitar la aplicación de dosis excesivas de abonado.

  • La valoración de todos los factores anteriormente mencionados debe realizarse cuidadosamente, ya que una fertilización incorrecta o deficiente puede provocar problemas en el olivo, tales como desequilibrios nutritivos o mayor vulnerabilidad a las heladas y a ciertas plagas y enfermedades, y a la larga una disminución de la producción y la calidad del producto e incurrir en un coste económico innecesario.

1.3.4.-Tratamientos sanitarios en el olivar. – Favorecer el desarrollo de la fauna auxiliar útil (enemigos naturales presentes de forma natural en el cultivo) asociada al olivar, que en muchos casos las especies son parásitas de la plaga. El uso indiscriminado de productos fitosanitarios provoca la destrucción de la entomofauna, y en especial de los insectos que regulan las plagas propias del olivar, aumentando su incidencia provocando la aparición de nuevas plagas y enfermedades. Hay que actuar con conocimiento de causa.

1.3.5.- Consideraciones específicas de los tratamientos contra malas hierbas. – Se debe controlar las especies de vegetación espontánea no deseada (malas hierbas), definidas por su comunidad autónoma (C.A.). Quedará exento de esta obligación en el caso de que la autoridad competente determine que el control no ha sido posible por condiciones meteorológicas adversas.

Además, se deberá comunicar a los servicios de sanidad vegetal de las CC.AA. la aparición de nuevas especies de malas hierbas en las plantaciones.

Controlar las especies no deseadas, sin pretender su erradicación salvo que la autoridad competente determine lo contrario, ya que actúan como estabilizadoras del suelo controlando la erosión y pérdida del mismo, crean microclimas favorables para los microorganismos del suelo, suministran materia orgánica, almacenan y reciclan nutrientes, y constituyen hábitats adecuados de insectos beneficiosos y aves útiles en el control de ciertas plagas.

Sevilla, noviembre 2017