“Es absurdo que los árboles de la calle se puedan quitar en cuestión de minutos, pero reemplazarlos puede llevar años “

No ayuda que se estén difundiendo tonterías sobre los árboles de las calles y que sea parte de una política de corta y quema a corto plazo y de conveniencia y ahorro, no de sostenibilidad a largo plazo”.

Una consecuencia inmediata de la debacle hasta la fecha ha sido el daño a la reputación global de la ciudad como una “ciudad verde”, El impacto ha repercutido en todo el mundo con comentarios de por ejemplo, ” Vaya, el lugar que odia a los árboles …” Esta reputación negativa claramente tiene un impacto económico en el valor de la ciudad.

Se dijo que muchos de los  árboles, que estaban “en su mejor momento” y podrían vivir hasta 250 años.

Los árboles también fueron eliminados porque se alegó que eran  “especímenes equivocadas”, para dar paso a desarrollos de viviendas y estacionamiento en la calle o debido a “mejoras en el paisaje” o debido a “hacinamiento”, “sombra” o “erosión del suelo”.

Alguien  dijo que se había quitado los árboles porque obstruían las farolas, mientras que otros dijeron que habían quitado los árboles debido a la “caída molesta de las hojas” o porque los árboles tenían una “forma de corona estética pobre”. Otro informador dijo que había removido árboles por “razones de salud y seguridad” y otro por “presiones del concejal de turno “.

Había que hacer cualquier cosa” para detener lo que describió como el “vandalismo ambiental”.

Un número considerable de árboles necesitan cuidado y mantenimiento; reflejando un abandono a largo plazo en curso desde hace  años. cada parte estaba usando hábilmente este acuerdo contractual para “esconderse” detrás de la otra cuando se le pedía que se desviara de su estrategia elegida  de eliminación de árboles.

Selección de árboles para eliminar la política se basó en la prueba de las ‘6D’ con árboles descritos como ‘peligrosos, enfermos o muertos, dañinos o discriminatorios E INADECUADOS’ – este último fue supuestamente donde los árboles bloquean los pavimentos y afectan a personas  .

Se  debe aceptar que, según las mejores prácticas nacionales de la arboricultura moderna, una pequeña proporción de la población de árboles urbanos siempre necesitara una  renovación. Sin embargo, una gran proporción de los árboles  requieren un mantenimiento y cuidado continuos, especialmente los grandes árboles centenarios o singulares. Por otra la población actual de árboles en las calles está llegando al final de su vida natural, bien mantenidos muchos de estos árboles pueden vivir más de 250 años

El anuncio de que se paralizaban las talas ha sido recibido con cierto alivio y escepticismo por parte de los ciudadanos que han luchado en una larga batalla para salvar los árboles de la calle, de los cuales 5,500 fueron sido derribados, durante este período de revisión, solo se trabajará  con árboles que son peligrosos

Algunos medios estan decididos a informar a sus lectores sobre amenazas, consecuencias y soluciones basadas en hechos científicos, no en prejuicios políticos o intereses comerciales. Muchas personas les gustaría estar leyendo y apoyando el periodismo de investigación independiente. libre de sesgos comerciales y políticos y sin estar está influenciado por propietarios o accionistas multimillonarios.

Esto significa que se puede dar una voz a los menos escuchados, explorar dónde otros rechazan y desafiar rigurosamente a los que están en el poder.

“Existe una vasta evidencia de la variedad de beneficios que los árboles brindan en áreas urbanas, como la sombra en el verano y la reducción del impacto de la contaminación del aire. “Si bien reconocemos que  la replantación en bosques y reservas naturales, ahora en desuso, no compensa suficientemente las pérdidas en áreas urbanas.

: “Cuando se privatiza el servicio, entonces es probable, muchos consejos  se estén perdiendo  de los arboristas  expertos “.

Debido a que muchos pueblos y ciudades carecen de fondos suficientes , no es sorprendente que muchos ayuntamientos prefieran eliminar los árboles en lugar de realizar un mantenimiento costoso y continuo.

Especialmente problemáticos, en los árboles más antiguos y grandes cuyos costos de mantenimiento son  más altos, pueden dañar los pavimentos y tienen otros problemas percibidos; sin embargo, estos árboles también traen los mayores beneficios en la mitigación del clima.

Moderación del clima: en las zonas urbanas las temperaturas máximas de verano pueden ser de 5 º a 8 º C por encima de las normas previas. A estas temperaturas de 40 o 45 ° C o más, las personas vulnerables corren un grave riesgo de problemas de salud, como se observa en el sur de Europa durante las últimas olas de calor. Los grandes árboles urbanos reducen estas temperaturas máximas de verano entre 5 ° y 8 ° C, lo que mitigan el calor en los aumentos esperados.

Además, estudios recientes confirman la importancia de los árboles de las calles urbanas como árboles del patrimonio y para la reproducción de aves e invertebrados. Son especialmente importantes para los insectos polinizadores como las abejas y proporcionan un volumen sustancial de hábitat por unidad de área de tierra.

Es perfectamente posible gestionar la mayoría de estos árboles de forma sostenible con medidas de buenas prácticas..

Un poco proféticamente, en una conferencia de Londres de la UNESCO / Reino Unido MAB en 2010  ,  ya se discutieron los problemas emergentes para los árboles de las calles urbanas. En particular, estaba creciendo un cisma entre algunos profesionales de la arboricultura con responsabilidades en el mantenimiento de árboles de carreteras y aquellos con un enfoque más amplio en la comunidad y en el medio ambiente. El debate se volvió tanto acalorado como polarizado en torno a los temas de “de quién” eran estos árboles, y quién debería decidir sobre su gestión o eliminación.

En un extremo, había profesionales que consideraban que todos los aspectos de la gestión de árboles en la ciudad eran su única responsabilidad. Las otras partes interesadas sugirieron que los árboles “pertenecían” a la comunidad y, además, a través de las autoridades locales como agentes, también eran pagados por la población local.

También se señaló que para una comunidad urbana los árboles de las carreteras eran de gran importancia para la calidad ambiental local, el valor de la vida silvestre, el patrimonio y el sentido del lugar.

“ Ocurre en Andalucía que con frecuencia que se imputan responsabilidades a entes locales cuando en realidad las competencias corresponden a las Diputaciones Provinciales o Junta de Andalucía y en algunos casos a ADIF ( antigua Renfe ) en las que se realizan talas y podas nada aconsejables.”

En otros casos aunque los trabajos se financiaron con fondos públicos, una vez que una sociedad comercial se incorporó a  los proyectos, quedaron sujetos a la confidencialidad comercial. Esto significa que incluso el público que paga por el trabajo y cuyas calles están afectadas, no puede obtener detalles. Además, incluso los concejales locales electos no pudieron acceder a la información.

Se cambió de una estructura administrativa basada en comités a una centrada en un sistema de gabinete con un pequeño círculo interno de tomadores de decisiones y una oportunidad limitada. para un examen más amplio. Esto ciertamente agilizó la burocracia de los años 80 y 90, pero a costa de la transparencia y la democracia local. El cambio tuvo implicaciones importantes para el proceso de toma de decisiones de los árboles  porque, según lo declarado por el miembro del gabinete responsable del proyecto, “fue el proceso democrático y no fue necesario realizar más consultas públicas. Las propuestas pasaron por encima de su escritorio y las aprobó como  miembro elegido democráticamente. Pero a costa de la transparencia y la democracia local.

¿Qué hacen los árboles de la calle urbana por nosotros?

En la mayoría de los casos, los árboles que ofrecen la mayoría de los beneficios son los más grandes y de mayor duración; En entornos urbanos estos necesitan la mayor atención y gasto. También tienen el mayor riesgo asociado si se produce una caída de ramas, y causan daños graduales, como la elevación de los pavimentos. Si no se planifica y administra adecuadamente , cualquier árbol urbano puede tener impactos adversos en la ciudad.

Generalmente se acepta que los costos de inspección, cuidado, mantenimiento y, cuando sea necesario, de remediación o remoción, son relativamente altos para los árboles urbanos. En comparación con los árboles cultivados en el campo, los especímenes urbanos tienen una vida más corta y están bajo más estrés.

Algunos ciudadanos se preocupan por los daños en los pavimentos, las incómodas hojas de otoño, el movimiento de arcilla que afecta los cimientos de los edificios (aunque la remoción de árboles puede exacerbar el daño) y la caída de ramas con vientos fuertes.

Otros problemas incluyen el guano y el ruido de las aves que anidan o se posan, y si ocurre una falla, daños colaterales a las propiedades adyacentes. Las preocupaciones públicas llevan a la presión sobre los políticos locales para que “hagan algo”, y esto puede enfatizar la opinión de que, de alguna manera, los grandes árboles son “inapropiados” para las carreteras residenciales urbanas ,con costos de mantenimiento y responsabilidades para las autoridades locales que son onerosas,

 

En las barriadas  los árboles son la principal infraestructura verde.

Sin embargo, debido a los perfiles sociales, económicos y demográficos de estas áreas, han tenido poca representación en las campañas locales de  plantación de  arbolado viario.

Existe una abundante guía de políticas, estrategias y mantenimiento relacionada con la gestión de árboles en las calles urbanas.

Los documentos estratégicos aceptados a nivel nacional incluyen Arboles para las ciudades que se transforman en Planes estratégicos para el Arbolado de la Ciudad fijándose  a corto y a largo plazo las actuaciones necesarias previstas, los cambios de orientaciones para tener en cuenta durante estos periodos con acciones dirigidas a mejorar el patrimonio urbano de la ciudad y adoptar las previsiones  científicamente posibles a aplicar ante el cambio climático que se nos anuncia.

Sin embargo, con la desaparición de muchos servicios de las autoridades locales y su reemplazo por negocios del sector privado con fines de lucro, la aplicación realista, la capacitación y el cumplimiento de los estándares se vuelven problemáticos y deben ser tenidos en cuenta.

La mayoría de los ayuntamientos han considerado que la gestión del arbolado urbano al no disponer de medios propios pasa a ser un gasto extraordinario para contratar con empresas privadas que han encontrado un espacio como empresa de servicios para aumentar su expansión y sus beneficios.

Los ayuntamientos no se pueden poner en manos de estas empresas sino disponen de técnicos responsables acreditados que controlen estos trabajos y la forma de ejecutarlos en cada ciudad, no existen criterios de mantenimiento generalizados, en algunos casos las tradiciones en manos de jardineros municipales han realizado verdaderas maravillas en la conducción de arboles urbanos en las calles de sus pueblos y ciudades.

En cada región y teniendo en cuenta las condiciones climáticas se han aplicado técnicas distintas basadas en costumbres tradicionales que se deben conservar.

En las nuevas plantaciones de arbolado debe prevalecer en su mantenimiento las técnicas de arboricultura moderna basadas en la biología del árbol y sus necesidades fundamentales en el lugar que ocupan dentro del ámbito urbano, un mantenimiento adecuado y sostenible para conseguir borrar de la historia aquellos desmanes que desgraciadamente han sufrido los arboles de nuestras calles y plazas en los pueblos y ciudades.

Los árboles talados se replantaron, si se ,mantienen debidamente en el futuro formaran parte de los elementos que se usaron para combatir el cambio climático en aquella ciudad, tardaran años en ofrecer los beneficios de aquellos que fueron talados,

 

6 de agosto de 2019