Belén Napolitano

Tradicionalmente, la Navidad es la solemnidad de la natividad de Jesucristo, la conmemoración cristiana del nacimiento de Jesús de Nazaret, quien, según los Evangelios según Lucas y según Mateo, nació en Belén.

El nacimiento del Niño Jesús es celebrado por los cristianos de Oriente y Occidente el 25 de diciembre. ¿Por qué esta fecha fue impuesta por la Iglesia?

José también dejó la ciudad de Nazaret en Galilea para subir a Judea, a la ciudad de David, que se llamaba Belén, porque era de la casa y de los descendientes de David. Vino a registrarse con Marie, su esposa, que estaba embarazada. … “Jesús nació en Belén en Judea, bajo el reinado del rey Herodes

Belén se encuentra a 10 kilómetros al sur de la ciudad de Jerusalén, en las fértiles colinas de piedra caliza de Tierra Santa. El sitio donde se encuentra hoy la Iglesia de la Natividad en Belén ha sido reconocido al menos desde el siglo II dC como el lugar donde nació Jesús

Anno Domini se llama el año que comienza en este momento (Año 1, el primer año después del nacimiento de Jesús). El año anterior al año 1 (primer año antes del nacimiento de Jesús) se observa 1 av. … Por lo tanto, el calendario va directamente del año -1 al año 1, sin el año 0.

El bebé Jesús generalmente se coloca en el centro a la medianoche del 24 de diciembre para simbolizar su nacimiento, supervisado por María y José. Están acompañados por un burro, que lleva a María embarazada y un buey que, según la tradición, calienta al recién nacido de su aliento.

El Pesebre tiene su origen en la Edad Media. La primera celebración navideña en la que se montó un belén para la conmemoración del nacimiento de Jesucristo tuvo lugar en la Nochebuena de 1223, cuando San Francisco de Asís decidió reproducir la tradición cristiana en una cueva próxima a la ermita de Greccio (Italia).

Desde entonces los franciscanos italianos para recodar ese hecho milagroso siguieron haciendo escenificaciones que fueron el origen de la tradición los Nacimientos.

En España será el rey Carlos III quién introduzca la moda de los belenes que más tarde se extenderá por toda Europa durante los siglos XVII y XVIII.

En Francia, durante el reinado de Luis XIV son abundantes los nacimientos que fabricaban los Carmelitas de Arlés y los Cartujos de Avignon. Hoy en día, en Francia, el pesebre, llamado “crèche” sigue siendo una tradición

La costumbre del Belén es muy antigua y proviene de la veneración a las reliquias del pesebre de Jesús, traídas a Roma desde Belén, si bien las características de algunos personajes como los pastores, los magos o Herodes provienen de las representaciones teatrales navideñas. A esto se añade la presencia de los signos que señalan el cumplimiento de las profecías sobre el nacimiento del Mesías o Salvador de los judíos (“el buey”, “la mula”, la estrella, etc.) , y las indicaciones derivadas de algunas visiones místicas.

Según los expertos, las primeras expresiones gráficas de nacimientos se hallan en las catacumbas romanas de Priscila en el siglo II. Hay una en la que se hace referencia al nacimiento de Jesús de forma directa, y muestra pintada una escena de la Virgen María sosteniendo en brazos al niño Jesús. Incluso en otras catacumbas, de los siglos III y IV, se pueden observar escenas de la Epifanía, con los Reyes Magos. El Pesebre tiene su origen en la Edad Media. La primera celebración navideña en la que se montó un belén para la conmemoración del nacimiento de Jesucristo tuvo lugar en la Nochebuena de 1223, cuando San Francisco de Asís decidió reproducir la tradición cristiana en una cueva próxima a la ermita de Greccio (Italia)

Belén tradiconañ español

Después, Santa Clara la difundió por los conventos franciscanos de Italia y posteriormente la propia difusión de la orden contribuyó a la extensión del pesebre representado por seres vivos o figuras.

Desde el siglo XIII hasta el XVI, las representaciones del Misterio quedan prácticamente limitadas por los muros de los conventos, primando en ellas su contenido religioso sobre la belleza artística de la obra.

Los siglos XVI y XVII aportan unos antecedentes dignos de tener en cuenta y que abonarán el terreno para su explosivo florecimiento en el siglo XVIII, a partir del cual la costumbre arraiga profundamente, ayudando la mejora en el estilo de vida a que las gentes tengan tiempo y ánimos para disfrutar del arte, una vez que han visto cubiertas sus necesidades más primordiales. Con figuras labradas hacia 1480, el llamado “Belén de Jesús” de Palma de Mallorca documentado en el siglo XVI, es el más antiguo de España, por lo que también pudiera ser el más antiguo en uso de la Cristiandad. Sus autores son los Alamanno, familia que realizó varios de los primeros belenes en Nápoles, perteneciente por entonces a la Corona de Aragón.

Así pues, durante el XVI y XVII podemos distinguir dos escuelas perfectamente diferenciadas: castellana y andaluza, aunque es a partir del XVII cuando la figura exenta cobra importancia, ya que durante el siglo anterior el tema se trata, casi exclusivamente, en retablos. Como retablistas podemos mencionar a Alonso Berruguete y Diego de Siloé, en la castellana; siendo Juan Martínez Montañés quien mejor representa la andaluza. En cuanto a figuras exentas, tenemos a Fray Eugenio Gutiérrez de Torices, en la zona centro; destacando José Risueño, Pedro Duque Cornejo y Luisa Roldán “La Roldana”, en Andalucía.

Las figuras del fraile mercedario Eugenio Gutiérrez de Torices, tienen la peculiaridad de la materia empleada en su confección: la cera. Les confiere ésta una finura y transparencia que las hace exquisitas y, a pesar de ser figuras de vestir, como las napolitanas, no admiten comparación, ya que los colores de sus vestidos cortesanos, confeccionados en tela y papel, también son pálidos, como desvaídos, en contraposición con las de Nápoles que son modelos tomados del pueblo, con sanos colores en las mejillas y abigarrada espectacularidad en el vestir. En el Museo Nacional de Artes Decorativas de Madrid podemos admirar algunas de ellas, dispuestas en pequeños escenarios independientes (dentro de un mueblo relicario), representando seis escenas de la vida de María: Desposorios, Anunciación, Visitación, Adoración de los Pastores, Adoración de los Magos y Huida a Egipto.

Con respecto a los maestros andaluces de la época mencionaremos las preciosas figuras de barro representando al Niño Jesús en brazos de María o de San José, del granadino José Risueño; las de Pedro Duque Cornejo, de gran tamaño, algunas de las cuales se conservan en el Museo Nacional de Artes Decorativas; y, por último, las de Luisa Roldán “La Roldana”, cuya obra se encuentra repartida por distintos museos, como el de Artes Decorativas de Madrid, Museo Arqueológico de Bilbao, e Hispanic Society of America, de Nueva York.

El Belén en España alcanza su auge y esplendor durante el siglo XVIII con la subida al trono español de Carlos III, las figuras procedente de Nápoles marcarán la pauta a seguir por los artistas españoles.

Decide el Rey continuar en España la costumbre, adquirida en Italia, de instalar durante la Navidad un belén en Palacio. Para ello, encarga al escultor valenciano José Esteve Bonet la confección de unas figuras que completen las que trae de Nápoles y que deberán ser de su misma hechura para no desdecir del conjunto; empezándose así el llamado “Belén del Príncipe”, obra que continuaría más tarde el también valenciano José Ginés.

Los nobles de la Corte imitan rápidamente al Rey, y la moda se extiende, primero entre la aristocracia y, más tarde, entre la burguesía y el pueblo llano, que la hacen suya cuando artesanos más modestos la ponen a su alcance económico, perdiendo con ello las figuras calidad artística pero ganando popularidad.

De donde nace la tradición del Belén

En este siglo XVIII, aparte de los mencionados José Esteve Bonet y José Ginés, debemos destacar al catalán Ramón Andreu que, hijo de alfarero, aprende desde niño a trabajar el barro, prestándole a las figuras ese realismo tan propio de su región, situando junto a unos Magos cargados de lujo y majestad, unos paupérrimos pastores de remendadas ropas; creando escuela por su técnica y buen hacer.

Es obvio añadir que la representación por excelencia del arte belenístico en España, durante el siglo XVIII, la ostenta Francisco Salzillo, A lo largo del siglo XIX, la abundancia de excelente material, procedente del XVIII, hace que la producción artística se paralice algo, quedando prácticamente en manos de pequeños artesanos el privilegio de mantener un ritmo mínimo de fabricación, teniendo que llegar la segunda mitad del siglo XX para que, nuevamente, resurja con fuerza este arte, compitiendo escultores de gran talla en mejorar su obra belenística.

El belén tradicional se parece muy poco al actual, pues es simbólico en vez de realista, tiene las figuras a distintas escalas, según su importancia, y dos planos, el celeste y el terrestre. Se acompañaba por aparatos diversos de iluminación, velas y candiles, y podía contener elementos que hoy resultan extraños como conchas y caracoles, animales salvajes, ermitaños, Adán y Eva, símbolos de la pasión, la cuna- catafalco, etc., todo ello de acuerdo con las ideas que se querían trasmitir, ideas que indicaban el comienzo de una nueva era, la de la Redención, y que Jesús Niño había nacido para morir por todos. Por ello, el belén recibía ofrendas y era el eje de una intensa vida espiritual, de canciones, danzas y representaciones.

En Andalucía aún pueden verse hermosas imágenes que sirvieron a los grandes belenes del barroco, cuya complejidad era enorme y se manifiesta en belenes fijos como el del coro alto del monasterio de Santa Paula, en Sevilla, similar a otros españoles, portugueses y de la América hispana.

Posteriormente, el mundo simbólico del belén tradicional fue olvidado, sustituyéndose por el belén costumbrista o pintoresco, cuya más conocida manifestación es el Napolitano de figuras de maniquí, propias del siglo XVIII, con algunos ejemplos traídos por los Borbones españoles, que no alcanzaron el favor popular. El propio “Belén del Príncipe” se realizó a medias entre escultores italianos y españoles, quienes preferían esculpir figuras completas.

En el siglo XIX se puso de moda el orientalismo, gracias a los viajeros románticos por Oriente Medio y Egipto, decantándose después por representaciones realistas, pero más árabes y beduinas que propias de la Judea del siglo I bajo la ocupación romana.

El tamaño de las figuras de un belén depende del gusto de quien lo realiza, llegando incluso a ser de tamaño natural, si bien lo más general es que sean pequeñitas para poder montarlo en una sala o habitación del hogar. Este elemento invoca la fe de la familia y respondía a la originalidad de los encargados en montarlo.

Se hace uso de musgos para recrear los montes, utilizando trapos o cajas de cartón para dotar al belén de una orografía accidentada, papel de plata para simular riachuelos, y hojas y flores para hacer todo ello más natural. En ocasiones se recubre con harinas a modo de nieve. Las figuras principales se disponen en el portal, con el pesebre y completando todos los demás personajes, a excepción de la imagen del recién nacido que se reserva hasta la noche del 24 al 25 de diciembre y la de los Reyes Magos que se sitúan en escena en posición de viaje según el paso de los días navideños, hasta llegar el día de Reyes en que se simula su llegada al portal en posición de ofrenda y adoración al Niño Dios.

Hoy se ha extendido la elaboración de escenas fijas en cajones (los llamados dioramas), así como el belén de embocadura, mientras que en las casas pueden aún encontrarse belenes realizados con papel, corcho, vegetación del lugar y otras técnicas tradicionales.

Arboles de Navidad

  Historia y origen del árbol de navidad. ..

Para el rito pagano del solsticio de invierno, un árbol símbolo de la vida estaba decorado con frutas, flores y trigo. En 354, la Iglesia instituyó la celebración del nacimiento de Cristo el 25 de diciembre para rivalizar con este festival pagano.

En el solsticio de invierno (21 de diciembre), está decorado con frutas, flores, trigo, incluso monedas, con la esperanza de tener una primavera fértil. En el siglo XVI, los alsacianos decoraron árboles con manzanas. Nació la tradición del árbol de navidad

Árbol de Navidad, un árbol de hoja perenne, a menudo un pino o un abeto, decorado con luces y adornos como parte de las festividades navideñas. Los árboles de Navidad pueden ser recién cortados, en macetas o artificiales y se usan como decoraciones interiores y exteriores.

La historia de los árboles de navidad. El abeto de hoja perenne se ha utilizado tradicionalmente para celebrar festivales de invierno (paganos y cristianos) durante miles de años. Los paganos usaban ramas para decorar sus hogares durante el solsticio de invierno, ya que les hacía pensar en la primavera que se avecinaba.

Levítico 23:40 dice: Y tomarás en el primer día el fruto de árboles espléndidos, ramas de palmeras y ramas de árboles frondosos y sauces del arroyo, y te alegrarás ante el Señor tu Dios siete días. Algunos creen que este versículo significa que el árbol es un símbolo de celebración basado en la adoración a Dios.

“Eso se convirtió en un símbolo de Cristo, siendo de forma triangular representa la trinidad, y de allí surgió la idea de que el árbol debería ser un símbolo de Cristo y una nueva vida”, dijo el Dr. Wilson. “Ese es uno de los principales orígenes del árbol de Navidad y traerlo a la casa.

Te diremos lo que es verdad. Un recuento de exactamente 12 días a partir del 25 de diciembre llega al 5 de enero. Según la Iglesia de Inglaterra, la Duodécima Noche es el 5 de enero, y el día de la Epifanía, cuando llegaron los tres reyes magos, es el 6 de enero.

A Alemania se le atribuye haber comenzado la tradición del árbol de Navidad tal como la conocemos en el siglo XVI cuando los cristianos devotos trajeron árboles decorados a sus hogares. … Pero, ya en la década de 1840, los árboles de Navidad eran vistos como símbolos paganos y no eran aceptados por la mayoría de los estadounidenses

Colgar los abetos al revés se remonta a la Edad Media cuando los europeos lo hicieron para representar a la Trinidad. Pero ahora, los árboles de Navidad tienen forma con la punta apuntando hacia el cielo, y algunos piensan que un árbol de Navidad al revés es irrespetuoso o sacrílego.

Queen´s Victoria and Princess Albert Christmas Tree.-Diciembre 1848

Siguiendo con la historia

La historia de los árboles de Navidad se remonta al uso simbólico de los árboles de hoja perenne en el antiguo Egipto y Roma y continúa con la tradición alemana de los árboles de Navidad a la luz de las velas que se trajeron por primera vez a América en el siglo XIX. Descubra la historia del árbol de Navidad, desde las primeras celebraciones del solsticio de invierno hasta los hábitos de decoración de la reina Victoria y la iluminación anual del árbol del Rockefeller Center en la ciudad de Nueva York.

Mucho antes de la llegada del cristianismo, las plantas y los árboles que permanecieron verdes todo el año tenían un significado especial para las personas en el invierno. Así como la gente hoy decora sus hogares durante la temporada festiva con pinos, y abetos, los pueblos antiguos colgaban ramas de hoja perenne sobre sus puertas y ventanas. En muchos países se creía que los árboles de hoja perenne alejarían a las brujas, los fantasmas, los espíritus malignos y las enfermedades.

En el hemisferio norte, el día más corto y la noche más larga del año cae el 21 o 22 de diciembre y se llama solsticio de invierno. Muchas personas antiguas creían que el sol era un dios y que el invierno llegaba todos los años porque el dios del sol se había enfermado y debilitado. Celebraron el solsticio porque significaba que por fin el dios del sol comenzaría a recuperarse. Las ramas de hoja perenne les recordaron todas las plantas verdes que crecerían nuevamente cuando el dios del sol fuera fuerte y el verano volviera.

Los antiguos egipcios adoraban a un dios llamado Ra, que tenía la cabeza de un halcón y usaba el sol como un disco ardiente en su corona. En el solsticio, cuando Ra comenzó a recuperarse de su enfermedad, los egipcios llenaron sus hogares de juncos verdes de palma, que simbolizaban para ellos el triunfo de la vida sobre la muerte.

Los primeros romanos marcaron el solsticio con una fiesta llamada Saturnalia en honor de Saturno, el dios de la agricultura. Los romanos sabían que el solsticio significaba que pronto, las granjas y los huertos serían verdes y fructíferos. Para celebrar la ocasión, decoraron sus casas y templos con ramas de hoja perenne.

En el norte de Europa, los misteriosos druidas, los sacerdotes de los antiguos celtas, también decoraban sus templos con ramas de hoja perenne como símbolo de vida eterna. Los feroces vikingos en Escandinavia pensaban que los árboles de hoja perenne eran la planta especial del dios del sol, Balder.

El trato “real” con los falsos árboles de Navidad: de * asterisco Árboles de Navidad de Alemania  se le atribuye haber comenzado la tradición del árbol de Navidad tal como la conocemos ahora en el siglo XVI, cuando los cristianos devotos trajeron árboles decorados a sus hogares. Algunos construyeron pirámides navideñas de madera y las decoraron con árboles de hoja perenne y velas si la madera escaseaba. Es una creencia generalizada que Martin Luther, el reformador protestante del siglo XVI, agregó por primera vez velas encendidas a un árbol. Caminando hacia su casa una noche de invierno, componiendo un sermón, quedó impresionado por el brillo de las estrellas que centellean en medio de árboles de hoja perenne. Para recuperar la escena para su familia, erigió un árbol en la habitación principal y conectó sus ramas con velas encendidas.

¿Quién trajo árboles de navidad a América?

La mayoría de los estadounidenses del siglo XIX consideraban los árboles de Navidad una rareza. El primer registro de una persona en exhibición fue en la década de 1830 por los colonos alemanes de Pensilvania, aunque los árboles habían sido una tradición en muchas casas alemanas mucho antes. Los asentamientos alemanes de Pensilvania tenían árboles comunitarios desde 1747. Pero, ya en la década de 1840, los árboles de Navidad eran vistos como símbolos paganos y no eran aceptados por la mayoría de los estadounidenses. No es sorprendente que, como muchas otras costumbres navideñas festivas, el árbol se haya adoptado tan tarde en Estados Unidos.

Closeup of green Christmas tree, brown and gold baubles, Pub Orig

Para los puritanos de Nueva Inglaterra, la Navidad era sagrada. El segundo gobernador de los peregrinos, William Bradford, escribió que se esforzó por acabar con la “burla pagana” de la observancia, penalizando cualquier frivolidad. El influyente Oliver Cromwell predicó contra “las tradiciones paganas” de los villancicos, los árboles decorados y cualquier expresión alegre que profanara “ese evento sagrado”. En 1659, el Tribunal General de Massachusetts promulgó una ley que cumplía el 25 de diciembre (aparte de un servicio religioso) un delito penal; la gente fue multada por colgar decoraciones. Esa severa solemnidad continuó hasta el siglo XIX, cuando la afluencia de inmigrantes alemanes e irlandeses minó el legado puritano. En 1846, la realeza popular, la reina Victoria y su príncipe alemán, Albert, fueron dibujados en el Illustrated London News junto a sus hijos alrededor de un árbol de Navidad. A diferencia de la familia real anterior, Victoria era muy popular entre sus súbditos, y lo que se hizo en la corte se puso de moda de inmediato, no solo en Gran Bretaña, sino también con la Sociedad de la Costa Este de los Estados Unidos. El árbol de navidad había llegado. En la década de 1890, los adornos navideños llegaban de Alemania y la popularidad de los árboles de Navidad aumentaba en los EE. UU. Se observó que los europeos usaban árboles pequeños de aproximadamente 1´50 m de altura, mientras que a los estadounidenses les gustaba que sus árboles de Navidad alcanzaran desde el piso hasta el techo. A principios del siglo XX, los estadounidenses decoraron sus árboles principalmente con adornos caseros, mientras que la secta germano-estadounidense continuó usando manzanas, nueces y galletas de mazapán. Las palomitas de maíz se unieron después de ser teñidas de colores brillantes y entrelazadas con bayas y nueces. La electricidad provocó luces navideñas, haciendo posible que los árboles de Navidad brillen durante días. Con esto, los árboles de Navidad comenzaron a aparecer en las plazas de las ciudades de todo el país y …….

Los árboles de Navidad en todo el mundo

 Árboles de Navidad en Canadá

Los colonos alemanes emigraron a Canadá desde los Estados Unidos en la década de 1700. Trajeron con ellos muchas de las cosas asociadas con la Navidad que apreciamos hoy: calendarios de Adviento, casas de pan de jengibre, galletas y árboles de Navidad. Cuando el marido alemán de la reina Victoria, el príncipe Alberto, colocó un árbol de Navidad en el Castillo de Windsor en 1848, el árbol de Navidad se convirtió en una tradición en Inglaterra,

Árboles de Navidad en México

En la mayoría de los hogares mexicanos, el principal adorno navideño es el Nacimiento. Sin embargo, un árbol de Navidad decorado puede incorporarse al Nacimiento o instalarse en otro lugar de la casa. Como la compra de un pino natural representa un artículo de lujo para la mayoría de las familias mexicanas, el arbolito típico (arbolito) es a menudo artificial, una rama desnuda cortada de un árbol de copal (Bursera microphylla) o algún tipo de arbusto recolectado del campo.

Árboles de Navidad en Gran Bretaña

El abeto de Noruega es la especie tradicional utilizada para decorar hogares en Gran Bretaña. El abeto de Noruega era una especie nativa en las Islas Británicas antes de la última Edad de Hielo, y se reintrodujo aquí antes de los años 1500.

Árboles de Navidad en Groenlandia

Los árboles de Navidad son importados, ya que ningún árbol vive tan al norte. Están decoradas con velas y adornos brillantes

Árboles de Navidad en Guatemala

El árbol de Navidad se ha unido al “Nacimiento” como un adorno popular debido a la gran población alemana en Guatemala. Se dejan regalos debajo del árbol en la mañana de Navidad para los niños. Los padres y los adultos no intercambian regalos hasta el día de Año Nuevo.

El impresionante arbol de Navidad de Rio de-Janeiro.-Brasil

Árboles de Navidad en Brasil

Aunque la Navidad cae durante el verano en Brasil, a veces los pinos están decorados con pequeños pedazos de algodón que representan la caída de nieve.

Árboles de Navidad en Irlanda

Los árboles de Navidad se compran en cualquier momento en diciembre y están decorados con luces de colores, guirnaldas y adornos. Algunas personas favorecen al ángel en la cima del árbol, otras a la estrella. La casa está decorada con guirnaldas, velas, acebo y hiedra. Guirnaldas y muérdago están colgados en la puerta.

Árboles de Navidad en Suecia

La mayoría de la gente compra árboles de Navidad mucho antes de la víspera de Navidad, pero no es común llevar el árbol adentro y decorarlo hasta solo unos días antes. Los árboles de hoja perenne están decorados con estrellas, rayos de sol y copos de nieve hechos de paja. Otras decoraciones incluyen coloridos animales de madera y centros de mesa de paja

. Árboles de Navidad en Noruega

Hoy en día, los noruegos a menudo hacen un viaje al bosque para seleccionar un árbol de Navidad, un viaje que sus abuelos probablemente no hicieron. El árbol de Navidad no se introdujo en Noruega desde Alemania hasta la segunda mitad del siglo XIX; a los distritos rurales llegó incluso más tarde. Cuando llega la víspera de Navidad, hay una decoración del árbol, generalmente realizada por los padres detrás de las puertas cerradas de la sala de estar, mientras los niños esperan con entusiasmo afuera. Sigue un ritual noruego conocido como “rodear el árbol de Navidad”, donde todos unen sus manos para formar un anillo alrededor del árbol y luego caminan cantando villancicos. Posteriormente, se distribuyen regalos.

Árboles de Navidad en Ucrania  Celebrados el 25 de diciembre por los católicos y el 7 de enero por los cristianos ortodoxos, la Navidad es la fiesta más popular en Ucrania. Durante la temporada de Navidad, que también incluye el día de Año Nuevo, las personas decoran abetos y hacen fiestas.

Árboles de Navidad en España

Una costumbre navideña popular en Cataluña, un juego de golpe de suerte. El tronco de un árbol está lleno de golosinas y los niños golpean el tronco tratando de noquear las avellanas, las almendras, el caramelo y otras golosinas.

Árboles de Navidad en Italia

En Italia, el presepio (pesebre o cuna) representa en miniatura a la Sagrada Familia en el establo y es el centro de Navidad para las familias. Los invitados se arrodillan ante él y los músicos cantan ante él. Las figuras presepio suelen estar talladas a mano y muy detalladas en cuanto a características y vestimenta. La escena a menudo se presenta en forma de triángulo. Proporciona la base de una estructura piramidal llamada ceppo. Este es un marco de madera dispuesto para hacer una pirámide de varios cm de altura. Varios niveles de estantes delgados son compatibles con este marco. Está completamente decorado con papel de colores, conos de pino dorado y banderines de colores en miniatura. Pequeñas velas se sujetan a los lados cónicos. Una estrella o muñeca pequeña se cuelga en el vértice de los lados triangulares. Los estantes sobre la escena del pesebre tienen pequeños obsequios de frutas, dulces y regalos. El ceppo está en la antigua tradición del Árbol de la Luz, que se convirtió en el árbol de Navidad en otros países. Algunas casas incluso tienen un ceppo para cada niño de la familia.

Arbol de Navidad y Mercado Navideño  en Insbruck.-Austria
Arbol de Navidad y Mercado Navideño  en Frankfurt am Main.-Alemania

Árboles de Navidad en Alemania

Durante mucho tiempo se pensó que Martin Luther comenzó la tradición de traer un abeto a la casa. Según una leyenda, una noche, tarde, Martin Luther caminaba a su casa por el bosque y notó cuán bellamente las estrellas brillaban a través de los árboles. Quería compartir la belleza con su esposa, por lo que cortó un abeto y se lo llevó a casa. Una vez dentro, colocó pequeñas velas encendidas en las ramas y dijo que sería un símbolo del hermoso cielo navideño. Nació el árbol de navidad

. Otra leyenda dice que a principios del siglo XVI, la gente en Alemania combinó dos costumbres que se habían practicado en diferentes países del mundo. El árbol del Paraíso (un abeto decorado con manzanas) representaba el Árbol del Conocimiento en el Jardín del Edén. La luz de Navidad, un pequeño marco piramidal, generalmente decorado con bolas de cristal, oropel y una vela en la parte superior, era un símbolo del nacimiento de Cristo como la luz del mundo. Cambiando las manzanas del árbol por bolas de oropel y galletas y combinando este nuevo árbol con la luz colocada en la parte superior, los alemanes crearon el árbol que muchos de nosotros conocemos hoy.

Los Tannenbaum modernos (árboles de Navidad) están decorados tradicionalmente en secreto con luces, guirnaldas y adornos de los padres y luego se encienden y revelan en la víspera de Navidad con galletas, nueces y regalos debajo de sus ramas

. Árboles de Navidad en Sudáfrica

La Navidad es una fiesta de verano en Sudáfrica. Aunque los árboles de Navidad no son comunes, las ventanas a menudo están cubiertas con algodón brillante y oropel.

Los árboles de Navidad en Arabia Saudita

Los cristianos estadounidenses, europeos, indios, filipinos y otros que viven aquí tienen que celebrar la Navidad en privado en sus hogares. Las luces navideñas generalmente no son toleradas. La mayoría de las familias colocan sus árboles de Navidad en algún lugar discreto.

Maligayan-Pasko-Palawan-Filipinas

Árboles de Navidad en Filipinas

Los pinos frescos son demasiado caros para muchos filipinos, por lo que a menudo se usan árboles hechos a mano en una variedad de colores y tamaños. Las linternas de estrellas, o parol, aparecen en todas partes en diciembre. Están hechos de palos de bambú, cubiertos con papel de arroz de colores brillantes o celofán, y generalmente tienen una borla en cada punto. Generalmente hay una en cada ventana, cada una representando la Estrella de Belén.

Árboles de Navidad en China

Del pequeño porcentaje de chinos que celebran la Navidad, la mayoría de los árboles artificiales erectos decorados con lentejuelas y cadenas de papel, flores y linternas. Los árboles de Navidad se llaman “árboles de luz”.

Árboles de Navidad en Japón

Para la mayoría de los japoneses que celebran la Navidad, es puramente una fiesta secular dedicada al amor de sus hijos. Los árboles de Navidad están decorados con pequeños juguetes, muñecas, adornos de papel, abanicos y linternas de papel dorado y campanillas de viento. También se colocan velas en miniatura entre las ramas de los árboles. Uno de los adornos más populares es el cisne de origami. Los niños japoneses han intercambiado miles de “pájaros de la paz” de papel doblado con jóvenes de todo el mundo como una promesa de que la guerra no debe volver a ocurrir.

Los árboles de Navidad  Estados Unidos

Los árboles de Navidad se han vendido comercialmente en los Estados Unidos desde aproximadamente 1850. En 1979, el Árbol de Navidad Nacional no estaba encendido, excepto por el adorno superior. Esto se hizo en honor a los rehenes estadounidenses en Irán. Entre 1887 y 1933, una goleta de pesca llamada Barco de Navidad se amarraba en el puente de la calle Clark y vendía abetos de Michigan a los habitantes de Chicago. Se cree que el árbol de Navidad vivo más alto es el abeto Douglas de 40 m. y 91 años en la ciudad de Woodinville, Washington.

Arbol de Navidad en el Rockefeller Center.-Nueva York

La tradición del árbol de Navidad del Rockefeller Center comenzó en 1933.

Franklin Pierce, el decimocuarto presidente, llevó la tradición del árbol de Navidad a la Casa Blanca.

En 1923, el presidente Calvin Coolidge comenzó la Ceremonia Nacional de Iluminación del Árbol de Navidad que ahora se celebra cada año en el jardín de la Casa Blanca.

Desde 1966, la National Christmas Tree Association ha entregado un árbol de Navidad al presidente y a la primera familia.

La mayoría de los árboles de Navidad se cortan semanas antes de llegar a una tienda minorista.

En 1912, se erigió el primer árbol navideño comunitario en los Estados Unidos en la ciudad de Nueva York. Los árboles de Navidad generalmente tardan entre seis y ocho años en crecer. En Estados Unidos los árboles de Navidad se cultivan en los 50 estados, incluidos Hawái y Alaska.

100.000 personas trabajan en la industria del árbol de navidad. El 98 por ciento de todos los árboles de Navidad se cultivan en granjas. Se han plantado más de 500,000 hectáreas de tierra con árboles de Navidad. Se plantan 77 millones de árboles de Navidad cada año. En promedio, se plantan más de 5,000 árboles de Navidad por hectárea. Nunca debes quemar tu árbol de Navidad en la chimenea. Puede contribuir a la acumulación de creosota.

Christmas trees in White House.-Washington

Otros tipos de árboles como cerezos y espinos se usaron como árboles de Navidad en el pasado. A los asistentes de Thomas Edison se les ocurrió la idea de luces eléctricas para los árboles de Navidad.

En 1963, el National Christmas Tree no se encendió hasta el 22 de diciembre debido a un período nacional de luto de 30 días después del asesinato del presidente Kennedy.

Teddy Roosevelt prohibió el árbol de Navidad de la Casa Blanca por razones ambientales.

En la primera semana, un árbol en su hogar consumirá hasta un litro de agua por día.

Tinsel fue una vez prohibido por el gobierno. El oropel contenía plomo al mismo tiempo. Ahora está hecho de plástico.

En 1984, el National Christmas Tree se encendió el 13 de diciembre con temperaturas en los años 70, lo que lo convirtió en uno de los encendedores de árboles más cálidos de la historia.

Cada año se producen entre 34 y 36 millones de árboles de Navidad, y el 95 por ciento se envía o vende directamente de las granjas de árboles de Navidad. California, Oregón, Michigan, Washington, Wisconsin, Pensilvania y Carolina del Norte son los principales estados productores de árboles de Navidad.

Los árboles más vendidos son Scotch Pine, Douglas Fir, Fraser Fir, Balsam Fir y White Pine.

“Un sabio dijo: la riqueza de una persona se mide por la cantidad y calidad de los amigos que tiene. Gracias por ser parte de mi fortuna “.

Feliz Navidad y próspero Año Nuevo