Depuración de aguas residuales con plantas

Bajo la denominación de sistema natural de depuración se engloban aquellos procedimientos o técnicas en los que la eliminación de las sustancias contaminantes presentes en las aguas residuales urbanas se produce por componentes del medio natural, no empleándose en el proceso ningún tipo de aditivo químico.

Artículo publicado ,por Naturalea  bioingeniería y paisaje

  1. Introducción

En nuestra actividad, los humanos generamos muchos residuos que acumulados acaban afectando negativamente al medio, lo que nos obliga a su gestión. En el presente informe nos centraremos en la gestión de las aguas residuales domésticas o de industrias poco contaminantes.

En el siglo XX los sistemas de tratamiento de aguas residuales evolucionaron enormemente generando una tecnología que actualmente nos permite transformar el agua residual en agua apta para el consumo humano. Si tenemos en cuenta que en determinadas zonas, como la Cuenca del Besòs (Barcelona), casi durante todo el año más del 60% del agua que circula por los ríos proviene de los sistemas de depuración y que esta agua es recogida y potabilizada, esta hipótesis es más que un paradigma.

Las tecnologías de depuración que se utilizan de manera habitual han permitido una mejora sustancial de la calidad hídrica de los ríos. Sin embargo, son técnicas con un coste elevado, tanto a nivel de construcción como de mantenimiento.

Por otro lado, tenemos muchas fuentes secundarias de contaminación, que no pasan por las depuradoras existentes, y que nos conviene gestionar por motivos ambientales. Se trata de aguas residuales de núcleos pequeños, casas aisladas, escorrentías diversas y otras situaciones donde aplicar una tecnología estándar conllevaría unos costes muy elevados.

Los sistemas de depuración se basan en procesos físicos (sedimentación, coagulación, floculación, decantación, flotación, filtración, evaporación, …), químicos (osmosis inversa, reacciones de oxidación, …) y biológicos. Estos últimos procesos utilizan la actividad metabólica de las bacterias presentes en el medio para la degradación de la materia orgánica y la transformación de algunos contaminantes importantes, básicamente formas nitrogenadas, alcanzando su eliminación o neutralización. De hecho, los terciarios de las depuradoras, son sopas de bacterias altamente eficientes en la reducción de la DBO y de estos componentes nitrogenados.

Pero ¿cuál es el origen de estas bacterias? ¿Hay algún espacio donde encontramos estas ,bacterias de forma natural? Pues sí, en los sistemas lacustres y fluviales. En las superficies en contacto con aguas con un mínimo de materia orgánica se desarrollan los biofilms formados por estas bacterias.

El principal objetivo de la depuración del agua es la disminución de su carga contaminante para minimizar el impacto ambiental que se genera cuando estas aguas son vertidas al medio. Así, se busca la disminución de la materia orgánica, el fósforo, el amonio, nitratos y nitritos, entre otros. Desde Naturalea implantamos desde hace años, sistemas donde se consiguen estos objetivos a partir de procesos naturales mediante la utilización de vegetación.

La eliminación del fósforo resulta un proceso complejo ya que, aunque las plantas lo asimilan en parte, los principales procesos para su eliminación son la precipitación y acumulación en los sedimentos por Ph, más bien básicos.

En cuanto a las formas nitrogenadas presentes en las aguas, el proceso más importante para la protección del medio es la reducción del amonio, un elemento altamente tóxico para la fauna y flora acuática. La eliminación del amonio se consigue a través de la nitrificación, proceso que se produce en condiciones aeróbicas y presencia de bacterias nitrificantes. En la nitrificación del amonio se transforma en nitratos y nitritos a través de la actividad de las bacterias nitrificantes, que requieren la presencia de oxígeno. Finalmente, los nitratos y nitritos pueden ser asimilados por las plantas pero también pueden retornar a la atmósfera como nitrógeno gas a través de la desnitrificación, proceso que se produce en ambientes anaeróbicos (sin oxígeno) y con presencia de bacterias desnitrificantes.

Como veremos a continuación, existen múltiples técnicas de depuración, cada una con sus ventajas y desventajas. Desde Naturalea creemos que cada sistema es interesante y tiene su aplicación por lo que hay que adaptar cada situación a la técnica más apropiada, y no aplicar sistemáticamente uno de los sistemas para todos los casos.

Creemos que hay que romper con la concepción de las depuradoras como un espacio cerrado e intentar acercarlas a la ciudadanía. Así pues, muchas de sus fases de depuración pueden producirse en un seto vegetal, en un humedal, en un parque, en la delimitación periférica de una zona, etc. También creemos que la vegetación utilizada en estos espacios debe ser de especies 100% autóctonas. La construcción de estos elementos requiere de una integración paisajística que a menudo enlaza con técnicas de ingeniería del paisaje.

  1. Características generales

Los sistemas de depuración natural se basan en el estudio de la funcionalidad de los sistemas naturales en la disminución de los parámetros contaminantes y en su potencialidad para recrear hábitats húmedos mediante la construcción de lagunas y lechos de gravas con vegetación de especies autóctonas. Las técnicas de depuración con humedales artificiales se basan en la depuración de las aguas residuales mediante ecosistemas nacidos a partir de plantaciones de especies de ribera (en concreto helófitos) en zonas saturadas de agua. Estos ecosistemas naturales tienen asociados las bacterias responsables de la descomposición de la materia orgánica utilizados en los sistemas biológicos de depuración tradicional. Asimismo, también se produce la eliminación de algunas formas nitrogenadas contaminantes presentes en el agua a partir de la actividad de algunas bacterias. Si se ha realizado un dimensionamiento adecuado de estos sistemas, el agua saliendo del proceso puede ser vertida al río o reutilizada como agua para riego o limpieza.

La depuración con humedales artificiales es una alternativa eficiente, contrastada y de bajo coste de mantenimiento frente a los sistemas tradicionales. Son sistemas especialmente recomendados para pequeños núcleos urbanos y/o municipios, viviendas unifamiliares aisladas, casas de colonias, masías y casas de turismo rural, con difícil acceso a la red de saneamiento.

Estos sistemas, además de conseguir la adecuada depuración de las aguas residuales, también aportan un valor añadido desde el punto de vista ambiental y paisajístico, favoreciendo la integración en el entorno y la naturalización del espacio.

La viabilidad y simplicidad de estos sistemas dependen de algunos detalles del proyecto como son la disponibilidad y características del espacio físico así como de la cantidad y calidad del afluente. El diseño se puede adaptar a la realidad de cada caso: presencia de un pozo muerto o una balsa, orografía existente, necesidades de reutilización, etc. Además, no todas las aguas residuales tienen la misma calidad. La presencia abundante de aceites, tensoactivos, residuos de actividad agrícola o ganadera, o una pequeña actividad industrial, obligan a definir las características para cada caso.

La vegetación que se emplea es la misma que se puede encontrar en el margen de un río, en una balsa o un lago de nuestro país. Las especies se seleccionan teniendo en cuenta los factores climatológicos de la zona y su capacidad de depuración; las más habituales son el carrizo (Phragmites australis), la enea (Typha sp.) y el lirio amarillo (Iris pseudacorus).

Las ventajas más importantes de los sistemas de depuración natural frente a los sistemas tradicionales de depuración son:

  • Simplicidad de funcionamiento.
  • Bajo coste de explotación.
  • Mantenimiento mínimo anual.
  • Rendimiento inmediato post-instalación.
  • Fácil integración al medio ambiente, recreando un hábitat húmedo de alta biodiversidad: aves, invertebrados, anfibios, etc.
  • Permite el desarrollo de actividades de educación científica y ambiental para los visitantes.
  • Mejora de la calidad paisajística.
  • Control de olores.

El rendimiento, o eficiencia, de los humedales es muy alta en reducción de DBO, SS y Nitrógeno (rendimientos superiores al 80%), así como niveles significativos en fármacos, metales y patógenos.

Los criterios de diseño se basan en:

  • Espacio disponible (2,5-12 m2 por habitante equivalente según técnica utilizada)
  • b) Posibles molestias por olores.
  • c) Condiciones ambientales.
  • d) Voluntad del cliente.

  1. Legislación

Relación de normativa aplicable:

– Directiva Marco del Agua: Directiva 2000/60/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de Octubre, por la que se establece un marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas.

– Texto refundido de aguas: Texto refundido de la legislación en materia de aguas de Cataluña, aprobado por el Decreto Legislativo 3/2003 de 4 de Noviembre.

– Reglamento de planificación hidrológica de Cataluña: Reglamento de la planificación hidrológica aprobado por el Decreto 380/2006, de 10 de Octubre.

– Reglamento de planificación hidrológica Estatal: Real Decreto 907/2007, de 6 de Julio, por el que se aprueba el Reglamento de la Planificación Hidrológica.

– Instrucción de planificación hidrológica estatal: Orden 2656/2008, de 10 de Septiembre, por el que se aprueba la instrucción de planificación hidrológica.

La Directiva 2000/60/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de Octubre de 2000, por la que se establece un marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas, da relevancia a la protección de las aguas, los ecosistemas acuáticos y las zonas húmedas.

El Real Decreto Legislativo 1/2001, de 20 de Julio por el que se aprueba el texto refundido de la legislación en materia de aguas y el Real Decreto 849/1986, de 11 de Abril, por el que se aprueba el Reglamento del dominio público hidráulico, contienen la regulación de la autorización de vertido al dominio público hidráulico.

El Decreto Legislativo 3/2003, de 4 de Noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la legislación en materia de aguas de Cataluña dispone las competencias en materia de aguas y obras hidráulicas velando por el uso sostenible de la agua, el ahorro y la reutilización. Incluye la prevención de la contaminación, la protección y mejora de la calidad, así como el saneamiento del agua.

En España, la reutilización de las aguas depuradas está regida por el proyecto de Real Decreto por el que se establece el régimen jurídico de la reutilización de las aguas depuradas, del 11 de Junio de 2007 y el Real Decreto 509/1996, de 15 de Marzo , de desarrollo del Real Decreto-ley 11/1995, de 28 de Diciembre, por el que se establecen las normas aplicables al tratamiento de las aguas residuales urbanas. Estos comunican que un vertido proveniente de un sistema depurador y al final este se utilizará como calidad 1.1

Residencial b (descarga de aparatos sanitarios), las aguas provenientes del sistema deben poseer las condiciones mostradas en la tabla 1 de la columna reutilizar , y para las condiciones de vertido en un cuerpo de agua debe mantener las condiciones mostradas en la tabla 1 de la columna vertido.

 

Por otra parte en el Anexo V (Documentación anexa de las medidas de saneamiento) del Programa de medidas del Plan de gestión del Distrito de Cuenca Fluvial de Cataluña para el periodo 2016 a 2021, se determinan los valores de los parámetros fisicoquímicos según el nivel de tratamiento requerido, tal como se detalla en la siguiente tabla:

 

 

 

 

 

 

 

Ante los efectos, hoy en día, poco conocidos de la contaminación difusa, donde la presencia de elementos patógenos en el medio es manifiesta, desde Naturalea apostamos para ir trabajando para incorporar el tratamiento del agua residual en todas partes, por pequeños que sean los focos contaminantes (casas aisladas, casas de colonias, centros, etc.) y alcanzando unos niveles de depuración óptimos, en muchos casos, mejorando la legislación vigente.

  1. Sistemas de depuración con humedales

Existen diferentes criterios para clasificar los sistemas de depuración con sistemas naturales, uno de los más habituales es en función de la vegetación y del tipo de flujo.

Según la vegetación:

  • Macrófitos flotantes
  • Macrófitos sumergidos
  • Macrófitos emergentes

Según el flujo:

  • Flujo superficial
  • Flujo subsuperficial – Vertical
  • Horizontal

Los sistemas de depuración naturales están constituidos por lagunas o canales con poca profundidad, con vegetación propia de zonas húmedas y en los que los procesos de descontaminación tienen lugar mediante interacciones entre el agua, el sustrato sólido, los microorganismos y la vegetación. Por lo tanto, el parámetro clave es el tiempo de residencia de las aguas contaminadas en el sistema, para que estas estén el tiempo necesario para interaccionar con los microorganismos y la planta y poder garantizar su calidad final. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que también existe una limitación de la carga orgánica (DBO) admisible por superficie construida de humedal.

 

La vegetación proporciona superficies para la formación de películas bacterianas, facilitando la filtración y la adsorción de los constituyentes del agua residual, permitiendo la transferencia de oxígeno de la columna de agua y controlando el crecimiento de algas al limitar la penetración de la luz solar. La vegetación da resiliencia a la comunidad bacteriana y mejora su rendimiento.

A continuación se detallan los sistemas de depuración natural más eficientes e importantes como son los lagunajes y los lechos de flujo superficial o subsuperficial.

4.1 Sistemas de lagunaje

Se trata de la creación de balsas y estanques de una profundidad entre 1,5 y 3 metros donde se acumulan aguas contaminadas y se dan procesos de transformación de la materia orgánica por aspectos físicos (sedimentación), por las algas o bacterias que se mantienen suspendidos en el agua o por el biofilm en los márgenes y las paredes del estanque.

Las lagunas presentan las siguientes particularidades:

  • a )Permiten la renovación de oxígeno por contacto con el aire en su superficie.
  • b) Permiten la foto degradación de algunos elementos químicos como los tensioactivos De hecho, hay sistemas que incorporan unas balsas de 10-20 cm con esta finalidad.
  • c) Permiten zonas anaeróbicas en las partes profundas que a su vez permiten la desnitrificación .

El lagunaje muy raramente se utiliza como sistema único de depuración; ya que la superficie mínima a emplear por habitante equivalente es de más de 12 m². Se pueden utilizar y combinación con otros sistemas de depuración como un pozo muerto, con una reducción de la DBO en un 30%. Estas pueden ser lagunas anaeróbicas o lagunas facultativas (aerobias) donde se hace un aporte artificial de oxígeno.

En los lagunajes también tienen un papel importante todos los tipos de vegetación (flotantes, sumergidas y emergentes).

  • Por presencia de planta emergente en los márgenes o que se combinan en sistemas de flujo, generalmente superficial.
  • b) Por presencia de especies flotantes como la Lemna sp.
  • c) Por presencia de especies sumergidas Ceratophyllum demersum, Chara vulgaris …

En este caso, la luz es un factor limitante por tanto hay una relación entre viabilidad de las plantas, turbidez y profundidad del sistema. También puede incidir mucho en su supervivencia la presencia de peces.

Obviamente, hay que tener en cuenta que una balsa de una depuradora o parte de un sistema de depuración debe estar convenientemente impermeabilizada para evitar filtraciones de agua contaminada.

Existen dos técnicas de depuración con sistemas naturales finalistas que incorporan los lagunajes:

  • La combinación de lagunaje con lechos de flujo superficial o subsuperficial.
  • El lagunaje con sistemas flotantes.

 

4.1.1 La combinación de lagunaje con lechos de flujo superficial o subsuperficial.

Se trata de intercalar, dentro del mismo sistema, zonas con aguas libres y zonas de flujo superficial (el agua circula a través de la vegetación) o subsuperficial (el agua circula a través de un lecho de gravas con vegetación). Generalmente la primera balsa puede hacer una función de secundario (entendiendo el primario como la retirada de flotantes) y tiene una profundidad de tres metros. A continuación en función de la calidad inicial del agua y del espacio disponible se van intercalando zonas de flujo con lagunas. Habitualmente se realizan dos zonas de lagunaje, una en la zona intermedia y una al final.

 

En la creación de los sistemas de lagunaje con zonas de flujo superficial es importante evitar que se creen canales de circulación preferenciales del agua ya que estos pueden afectar directamente al tiempo de residencia y, por tanto, a la capacidad de depuración del sistema.

Para evitarlo, en el momento de creación del lagunaje es conveniente plantar en líneas perpendiculares a flujo y manteniendo la densidad de plantación en todos los puntos.

Por otra parte, en las tareas de mantenimiento se debe evitar desbrozar la vegetación unos metros alrededor del perímetro de la balsa para evitar que se conviertan en un punto bajo por donde el agua le sea más fácil circular y por tanto se cree un nuevo canal preferencial.

4.1.2 El lagunaje con sistemas flotantes

Una de las técnicas más eficientes y que están creciendo como acción directa o como mejora de sistemas ya existentes es el uso de las islas flotantes vegetadas. Los ecosistemas generados con este método son de gran productividad ya que combinan una exposición solar alta con una gran actividad microbiana, asociada a los sistemas radiculares de los elementos flotantes, capaz de descomponer grandes volúmenes de materia orgánica.

Las islas flotantes que utilizamos en Naturalea son estructuras autoportantes y semirrígidas que se distribuyen en módulos de 2x1m. La base está hecha con una estructura alveolar de polietileno reciclado y con un sistema de flotación integrado. Sobre estas estructuras se colocan herbazales estructurados en fibra de coco con helófitos ya desarrollados después de un período vegetativo en el vivero. Las especies más utilizadas son Iris pseudacorus, Scirpus sp., Carex sp., Juncus sp., Lythrum salicaria o Phragmites australis. Los módulos de 2x1m se pueden unir entre sí creando estructuras adaptadas a las necesidades de cada zona. Las islas se anclan en la posición deseada mediante la colocación de un gavión estructurado con red de polietileno y relleno de piedras. Estas islas se pueden instalar en cualquier época del año.

Estas islas flotantes vegetadas son, además, hábitats y refugios para la fauna y mejoran la calidad paisajística de los sistemas de depuración.

 

En el caso de sistemas de depuración natural con islas flotantes vegetadas también existen muchas variantes, que van desde únicamente situar sistemas flotantes en una laguna estándar hasta sistemas mucho más complejos. Para ello hay que tener en cuenta algunos principios generales:

  • Cuando se instalan flotantes para depuración es importante que se pongan líneas continuas perpendiculares al flujo, exceptuando donde se quiera la mejora de aguas estancadas, y por tanto no haya un flujo de circulación del agua.
  • Las islas incorporan oxígeno a través de las raíces de las plantas lo que significa que, en función de las raíces, pueden oxigenar hasta un metro de profundidad de la lámina de agua. Su presencia física también implica que se reduce la oxigenación por contacto con el aire. Según la especie y la zona hay que estudiar qué porcentaje de cobertura es el apropiado.
  • Generalmente se ponen en las islas flotantes especies que habitualmente no están flotando por el agua y este hecho puede hacer envejecer el sistema radicular e imposibilitar la regeneración por reproducción vegetativa causando la muerte de las plantas (4-7 años). Las islas utilizadas deben estar adaptadas a este fenómeno para evitar la senescencia de la estructura.

 

A continuación se muestra un ejemplo del diseño de un sistema compacto de lagunaje con islas flotantes muy utilizado sobre todo en Alemania. Este sistema se basa en la construcción de diferentes balsas, cada una de ellas diseñada para realizar una función determinada:

  • 1ª balsa: decantación.
  • 2ª balsa: depuración mediante la vegetación flotante.
  • 3ª balsa: afinamiento del tratamiento de depuración.

 

La proporción de la superficie de las balsas es de 30%, 40% y 30% para las balsas 1, 2 y 3 respectivamente. Las dimensiones y profundidades de la balsa están diseñadas en base a su función.

En este sistema la superficie de lagunaje a emplear por habitante equivalente está alrededor de los 10 m2. Así pues, son sistemas que se adaptan fácilmente a poblaciones de 200 habitantes o inferiores, y hasta los 2000 habitantes.

 

Sin embargo, en el distrito de Segeberg en Alemania, se han construido sistemas de  depuración mediante sistemas de lagunaje para poblaciones de 3.800 habitantes con resultados óptimos. Las dimensiones de las balsas se pueden reducir con la construcción de un pretratamiento de bajo mantenimiento como podría ser una fosa séptica o un tanque Imhoff o bien mediante la oxigenación artificial de la primera balsa, lo que haría acelerar el proceso de depuración.

4.2 Sistemas de flujo superficial

Los sistemas de flujo libre o superficiales se componen de balsas o canales paralelos, sobre un suelo impermeable, vegetación emergente y niveles de agua poco profundos (0,5 m máximo). En estos sistemas se produce el tratamiento y depuración del agua durante el flujo de esta a través de los tallos y raíces de la vegetación emergente y la entrada en contacto del agua en el biofilm generado en estas superficies. Además, suponen nuevos hábitats de fauna y flora.

Es importante precisar que aunque especies como el Phragmites australis puedan vivir bien creciendo a 50cm de profundidad, necesitan un proceso de adaptación. Si las plantamos en alveolo forestal o plántulas y las sometemos a condiciones de inundación, justo después de plantación, morirán. Para facilitar su implantación hay dos sistemas posibles: la inundación progresiva o la implantación de material estructurado en fibra de coco y prevegetado en vivero.

En la creación de un flujo superficial  también es conveniente plantar en líneas para evitar canales preferenciales del paso del agua. Aparte del carrizo, (Phragmites australis), que es el más utilizado, es interesante incorporar especies como el Iris pseudacorus (que facilita la cría de las libélula), Lythrum salicaria, Scirpus lacustris u otras especies para mejorar la biodiversidad, y que hay que introducir mediante plantación ya que no aparecen espontáneamente.

4.3 Sistemas de flujo subsuperficial

Los sistemas de flujo subsuperficial consisten en canales o zanjas rellenas de material granular, generalmente grava, donde el nivel de agua se mantiene por debajo de la superficie granular. El sistema, al ser cerrado, tiene altas tasas de reacción (creación de microorganismos) y por tanto no necesita tanta superficie como los sistemas de flujo libre.

Asimismo, al ser un flujo subsuperficial se evita la presencia de mosquitos y se gana en protección térmica.

Los sistemas de depuración natural subsuperficiales se clasifican en horizontales o verticales en función del sentido de la circulación del agua.

4.3.1 Sistemas de flujo subsuperficial horizontal

En el sistema horizontal (FSSH) el flujo discurre en sentido horizontal de la pendiente. Necesitan más superficie de depuración que uno vertical (aproximadamente 5m² / hab-eq), pero no requieren ningún tipo de elemento motor ya que funcionan como un flujo en pistón. Su punto débil es que son muy susceptibles a la colmatación.

Por lo tanto, necesita de un buen pretratamiento (si es necesario retirar flotantes) y tratamiento primario (para reducir sólidos en suspensión). Es recomendable que estos sistemas tengan una profundidad mínima de 0,4m para permitir la creación de una zona anaeróbica en la base del sistema.

Así se podría generar la nitrificación del amonio en la zona aerobia y la desnitrificación de los nitratos y nitritos en la zona anaerobia.

4.3.1 Sistemas de flujo subsuperficial vertical

Los sistemas verticales (FSSV), son sistemas constituidos por un lecho de gravas donde el flujo discurre de la parte superior a la inferior. Su principal ventaja es una mayor capacidad de tratamiento que los horizontales, es decir, estos sistemas soportan una mayor carga orgánica. La superficie necesaria es mucho menor que la de los horizontales (aproximadamente 2m² / hab-eq). Dado que funcionan en pulsos, generalmente requieren de un grupo motor si no hay cota (necesaria para hacer un sifón). Otra ventaja asociada a estos sistemas es que como pretratamiento sólo requieren de una reja de desbaste y no es necesario instalar una fosa séptica donde se realice el tratamiento primario. El líquido residual, con los lodos, se reparten por la cama. La infiltración del agua, combinada con un sistema de etapas, hace que este barro se vaya acumulando (a una velocidad muy lenta, teniendo una vida útil de decenas de años antes de tener que limpiar) pero resquebrajándose y mineralizando a la vez, permitiendo los desagües del agua en los siguientes inputs.

 

El sistema vertical es un sistema aeróbico y, por tanto, muy eficiente en la reducción del amonio. Aun así, es un sistema que no permite la desnitrificación de los nitratos y nitritos generados, proceso que se debe generar en condiciones anaerobias. Así pues, se recomienda instalar estos sistemas en serie con una laguna anaeróbica o un FSSH para poder eliminar parte de los  nitratos y nitritos.

Generalmente, como se trata de un sistema de pulsos, se necesitan tres unidades en paralelo de cara a que puedan recibir el efluente 2-3 días y puedan descansar 4-6 días sin tener que detener el proceso de tratamiento.

  1. Nuevas tecnologías en referencia a los sistemas de depuración

La combinación de algunos de estos sistemas o la adaptación a problemas específicos permiten la evolución de algunas de estas técnicas. A continuación se detallan dos de estas nuevas líneas de depuración: el tratamiento de lodos con FHHV y el sistema Cleanleach.

5.1 Tratamiento de lodos con FHHV

La sección de Ingeniería Sanitaria y Ambiental del Departamento de Ingeniería Hidráulica, Marítima y Ambiental de la UPC ha trabajado satisfactoriamente en la creación de sistemas biológicos de tratamientos de secado de lodos de depuradoras mediante adaptaciones de los sistemas FSSV. En resumen, se trata de una base granular con un sistema drenado en la base como la habitual en cualquier FSSV:

 

La función principal del filtro granular es la de favorecer la percolación del agua contenida en el lodo depositado en los lechos, favoreciendo así su deshidratación. La piedra de la base sirve para proteger los tubos drenantes y el material más fino de la parte superior para separar el barro que se formará de la grava más gruesa.

En estas gravas de un espesor total de unos 0,4m se planta Phragmites australis y se van aportando sólidos en suspensión de los tratamientos. El carrizo plantado ayuda a la aireación del sistema permitiendo la mineralización del material; también ayuda al proceso de secado. La altura de lodos portables en el recipiente impermeabilizado y con un sistema drenante propio del FSSV es de entre 0,8 y un metro. Una vez lleno se deja en reposo durante un año y los lodos ya están deshidratados y utilizables para tareas agrícolas.

Generalmente, se realizan un mínimo de 5 de estas estructuras en paralelo.

Hay que tener en cuenta que el sistema genera unos lixiviados a tratar reincorporándose a la depuradora. El estudio realizado por la UPC deduce que la aplicación de los lechos de macrófitos en plantas muy pequeñas (100m³/día) es claramente ventajoso sobre la deshidratación con centrífugas, ya que tanto los costes de inversión como los de explotación son inferiores.

5.2 La tecnología Cleanleach

El proyecto Cleanleach se inició en 2012 y sigue en la actualidad. Durante este tiempo se ha puesto en marcha un sistema para el tratamiento de los lixiviados generados en viveros con la voluntad de una gestión integral de las aguas de una infraestructura de estas características.

El sistema está conformado por un filtro de arena, seguido por un tanque de recogida de las aguas y un sistema de distribución posterior que, o bien recircula las aguas nuevamente al sistema de riego o las dirige a unos humedales artificiales de flujo subsuperficial horizontal

En el proyecto han participado el IRTA, y las empresas Buresinnova, Salix River & WetlandServices y Naturalea.

Una vez puesto en marcha el sistema y recogida de información a lo largo de un año, se tienen datos de funcionamiento analizando aspectos importantes como los valores de nitratos (NO3), la demanda química de oxígeno (DQO) y el fósforo. Para todos ellos, los resultados han sido positivos.

Dudas y preguntas habituales frente a estos sistemas:

¿Son una tecnología nueva? Los sistemas de depuración natural funcionan de forma sistemática en todo el mundo desde mediados de siglo XX..

¿Son sistemas económicos? Los sistemas naturales de depuración tienen un coste menor no tanto en la implantación del sistema como, sobre todo, en el mantenimiento, comparados con los costes asociados a los sistemas tradicionales.

¿Necesitan mantenimiento? El mantenimiento necesario en una depuradora natural se puede realizar con un operario sin una formación específica y consta básicamente de trabajos de jardinería.

¿Hacen mal olor estas depuradoras? En la mayoría de los sistemas de depuración natural el agua no circula por la superficie de modo que no se generan malos olores. En el caso de incorporar balsas, se logra una reducción de los sulfatos en estas impidiendo la formación del sulfhídrico y así los olores generados.

¿Hay mosquitos? En estas depuradoras se reproducen hábitats naturales donde hay un equilibrio entre las poblaciones de mosquitos y sus depredadores.

¿Eliminan patógenos? Los sistemas naturales de depuración se empezaron a desarrollar en Alemania tras constatar la eliminación de microorganismos patógenos presentes en los ecosistemas de humedales naturales.

¿Funcionan? Los sistemas naturales tienen una gran eficacia a la hora de eliminar los contaminantes asimilables a urbanos (contaminantes procedentes de los WC, cocinas, lavadoras, etc.), alcanzando las exigencias de los parámetros de vertido fijados por la Agencia Catalana del agua.

Rocas Blancas

NATURALEA

Naturalea es una empresa especializada en la restauración del paisaje y pionera en el diseño y la ejecución de técnicas de bioingeniería del paisaje en nuestro país, tanto de ingeniería naturalística tradicional como de ingeniería biofísica o estructural vegetable, con una experiencia de 23 años en el sector y con más de 800 proyectos desarrollados.

Son especialistas en la ejecución de sistemas para la restauración del paisaje, en el asesoramiento para su definición en proyecto, y en la redacción de proyectos ejecutivos priorizando la aplicación de técnicas de bioingeniería del paisaje.​.

Sus ámbitos habituales de trabajo son entre otros: la restauración de espacios fluviales, creación de zonas húmedas, construcción de sistemas de depuración natural, revegetación de balsas y lagunas, tratamiento de taludes, restauración ambiental de zonas degradadas, restauración de caminos y senderos, etc. …

La razón de su existencia es trabajar desde el ámbito profesional en el logro del buen estado ecológico del medio natural, entendiendo éste como todo el espacio no urbanizado.

Las consecuencias de la mala gestión del territorio tienen un coste ambiental, social y económico muy importante. La colmatación de embalses, la necesidad de mantener drenajes, los efectos de la vegetación alóctona en los ríos formando tapones en fenómenos de avenidas, la pérdida de patrimonio,… hay muchas razones que nos muestran que no gestionar correctamente el espacio no urbano sale muy caro. La degradación que ha sufrido y sufre el territorio, la mayor movilidad y la puesta en valor de los espacios nos piden la intervención para la restauración y conservación del medio natural.

Esta intervención debe ser integrada y no debe conllevar el endeudamiento progresivo de la sociedad ante la necesidad de destinar grandes sumas a mantener las intervenciones. A menudo sólo hay que corregir algunos impactos y acelerar los procesos naturales de restauración.

Restaurar no es únicamente hacer algunas plantaciones, sembrar, hacer un muro de piedra seca … Dedicarse a la conservación conlleva cada vez más una especialización. Una especialización basada en el conocimiento y mejora de las técnicas para dar más garantías y ofrecer mejor integración.

En cuanto a la ejecución, tanto los técnicos como el personal de campo tienen una larga experiencia en la aplicación de todas las técnicas disponibles.

Y en relación con el asesoramiento y la redacción de proyectos ejecutivos, un equipo formado por ingenieros, botánicos y ambientólogos determina en cada caso las técnicas más apropiadas, las especies más adecuadas, su correcta implantación e integración en la obra, y su validación.

En Naturalea se han hemos propuesto defender y poner en valor nuestro entorno para que generaciones futuras no sólo puedan seguir disfrutando del paisaje sino que disfruten de un paisaje aún mejor.

La regla esencial es trabajar con y para la naturaleza.