Como a muchos de todos vosotros al estar confinados nos hemos dedicado a poner en orden nuestros archivos e imágenes de nuestro  ordenador apareciéndonos imágenes que ya ni recordábamos que existían.

Unas que me encontré fueron las del  II Congreso Hispanoamericano de Parques y Jardines Públicos. La Habana. Cuba. Celebrado en el mes de Noviembre de 2001 y con ellas me vinieron los recuerdos de la estancia en la isla.

Durante la celebración del Congreso y después de haber visitado el Jardin Botánico Nacional en una visita turística organizada por el Congreso en el que accedimos en un tren que fue asaltado por caballistas bandoleros que formaban parte del espectáculo nos llevaron a un magnifico restaurante dentro del Parque Lenin.-Restaurante Las Ruinas, comimos y allí se acabó la visita.

Un grupo de amigos interesados en visitar detenidamente el Jardin Botánico nos agrupamos para contratar un vehículo que nos trasladara al jardín que se encuentra a 25 km. del Hotel Nacional de La Habana donde estábamos alojados. La principal vía de acceso al parque fue a través de la carretera que comienza en la intersección del Primer Anillo de la Habana y San Francisco, aunque también puedes llegar por la carretera que atraviesa el Parque Lenin, a la vuelta atravesamos la barriada “ La Víbora “por atención del conductor.

Avisado el jardín del interés de nuestra visita nos atendió más que amablemente la entonces la Doctora Ángela T. Leiva Sánchez, Directora General del Jardín Botánico Nacional de Cuba desde al año 1972 hasta su fallecimiento a los 65 años el 4 de junio de 2014.

Doctora en Ciencias Biológicas por la Universidad de La Habana desde 1980, se distinguió por su labor docente e investigativa, y recibió numerosos reconocimientos, entre los que se destacan, la Orden Carlos J. Finlay; las medallas de la Alfabetización, 40 Aniversario de las FAR, y Rafael María de Mendive; la distinción por la Educación Cubana, y el sello conmemorativo por el 280 aniversario de la Universidad de La Habana.

Maestra de generaciones, fue miembro del Partido Comunista de Cuba, de cuyo Comité Central formó parte.

 Su incansable labor la llevó a integrar importantes organizaciones, entre ellas, la Academia de Ciencias de Cuba; la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Jardines Botánicos; la International Association of Botanic Gardens, y en el momento de su deceso  desempeñaba la coordinación de la Red Cu­bana de Jardines Botánicos.´

Lamentamos tan sensible perdida, en nuestro recuerdo su amabilidad con nosotros la visita que realizamos al Jardin Botánico Nacional de Cuba.-La Habana,

El jardín es miembro de la BGCI «Botanical Garden Conservation International» y a la vez promueve temas relacionados a la educación ambiental y la recreación sana.

La responsabilidad de su creación corrió en manos de la Universidad de la Habana con la asesoría del Dr. Johannes Bisse de la Universidad Friedrich Shiller de Jena en Alemania.

Las colecciones del centro, , albergan plantas cubanas y tropicales que superan las 3 mil especies

El jardín se encuentra a 25 kilómetros al sur de la Habana , desde el 1984 el Jardín Botánico Nacional en un parque natural de 600 hectáreas  resulta especial para aquellos que disfrutan de la paz de los ambientes ecológicos y el contacto con la naturaleza. Conserva alrededor de unas cuatro mil especies vegetales que se dividen en dos zonas temáticas, la cubana y la mundial.

El jardín, cuyas colecciones tienen un alto valor científico para los estudiosos de la botánica cuenta también con un herbario que consiste en una colección de plantas desecadas, identificadas y la información descriptiva correspondiente. La muestra de este asciende hasta los más de 100,000 ejemplares de la flora.

Las palmeras tienen un tratado especial en este Jardin Botánico, no en vano la Palma Real es considerada un atributo nacional en Cuba, al igual que el Tocororo y la flor de la Mariposa. De esta especie se conserva igualmente en el parque la Palma Corcho (Microcycas calocoma) considerada un fósil viviente en la actualidad, son 50 hectáreas las que se dedican a exhibir las , que alberga 250 de esas especies a nivel mundial, con énfasis en las 90 nativas de Cuba.

En el libro Las Palmas en Cuba de Angela T.Leiva Sánchez se describen las ochenta tipos de palmeras autóctonas de las 2.700 que se conocen en todo el mundo.

Jardin Botanico Nacional de Cuba

El jardín conserva igualmente muestras de la vegetación típica de zonas geográficas como Asia, África, América y las Antillas, Australia y Oceanía; no obstante el más popular es el famoso Jardín Japonés o Jardín de los Paseos. Un jardín japonés a la cubana.

Fundado en 1989, gracias a la colaboración de la «Asociación Conmemorativa para la exposición Mundial del Japón» y el apoyo del Embajador de Japón en Cuba se fundó este jardín como un homenaje al 30 aniversario de la Revolución Cubana.

Entre los servicios científico-técnicos que oferta el Jardín Botánico Nacional destaca la edición de libros sobre naturaleza, la identificación de plantas y muestras vegetales, así como la organización de acampadas y cursos extracurriculares.

Como afirma su  actual directora, Nora Hernández, una de las joyas de ese vergel habanero es poseer el único Jardín Japonés del país, que actualmente recibe un proceso inversionista y reabrirá  remozado en la celebración de los 500 años de la capital.

Asimismo se está instalando el primer canopy de La Habana —un equipo recreativo por el cual es posible deslizarse a través de un cable y observar con vista aérea el paisaje— que ha sido inaugurado en el Jardín Botánico, en un intento por apoyar el turismo de naturaleza, según informó la Agencia Cubana de Noticias.

Alejandro Palmarola, investigador del JBN y presidente de la Sociedad Cubana de Botánica, precisó que el montaje del canopy, que será uno de los más grandes de Cuba con un kilómetro y medio de vuelo.

«Al estar en un jardín botánico, el canopy va a tener el atractivo diferente de, además del recorrido turístico, ser educativo, pues en todo lo que hace el JBN hay ciencia de fondo», aseguró

El Jardin Botánico Nacional  además de los  atractivos con los servicios científico-técnicos, que conectan a la universidad con la empresa, así como la realización de cursos, eventos, maestrías, paisajismo, horticultura, al tratarse de una de las instituciones científicas que pertenecen a la Universidad de La Habana, la sede académica más antigua de Cuba, se trazan vínculos con importantes instituciones de todo el mundo.

El JBN, institución educativa, científica y recreativa, fundada a finales de los años 60 del siglo pasado en la actualidad es rectora de la Red nacional de Jardines Botánicos, detalla ACN y entre sus más recientes resultados científicos se encuentra la publicación de la Lista roja de la flora de Cuba, que mereciera el premio de la Academias de Ciencias y el Premio Especial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

Una visita que difícilmente olvidaremos los que tuvimos la suerte de llevarla a cabo.