Parque de María Luisa.-Plaza de America.-Jacaranda mimosifolia

Jacaranda es un género de unas 50 especies de árboles y arbustos de la familia de las bignoniáceas. La Jacaranda mimosifolia es la especie más cultivada  en nuestro clima es semipersistente  como otras especies subtropicales y tropicales.

ETIMOLOGIA

Jacaranda: derivado latinizado de su nombre vernacular nativo brasileño en tupí, yakara’na, construido con los vocablos hakuã, que tiene perfume, y renda, lugar, sitio, o sea “fragante”.

mimosifolia: neologismo construido con los vocablos “mimosa”, del latín mīmus, -i (griego μίμος), actor, mimo, origen del término ‘mimosa’ que alude a la facultad de ciertas de sus especies de retraer y contraerse cuando se las toca a la manera de los mimos que deben contorsionarse para expresarse, y fǒlǐum, -ǐi, hoja; o sea “de hojas parecidas a las de una mimosa”.

El jacarandá está distribuido de forma nativa en Perú, Brasil, Bolivia, Paraguay y también en el norte y nordeste argentino y al norte del Uruguay.

Sin embargo esta introducida como árbol ornamental en áreas ajenas a su hábitat nativo, ya sea naturalizada o cultivada/ornamental : en la provincia de Buenos Aires (Argentina), Ecuador, centro-norte de Chile (principalmente Santiago de Chile), en el altiplano de México, Florida, California, el sur de Texas, en Lafayette, sur de Luisiana, en España, tanto en la Península como en las Islas Canarias, el sur de Portugal, sur de Italia, Hawái, sureste y suroeste de Australia y Sudáfrica.

DESCRIPCION

Familia: Bignoniácea.

Tipo: árbol tropical

Origen: Paraguay, Uruguay, Bolivia, Argentina

Color: flores azul púrpura

Siembra: si

Esquejes: sí

Plantación: otoño .si se prevén heladas en marzo

Floración: abril a junio

Altura: hasta 15 m en su entorno natural.

Florece antes de aparecer las hojas en forma de panículas de 20 a 30 cm en ramas sin follaje, . Las flores se parecen a las digitales, tubulares, en campanas estrechas, con cinco lóbulos. Después de la floración, aparecen frutos en forma de  una cápsula  de unos 6 cm de diámetro, orbicular y comprimida, de color verde en principio que se torna pardo oscuro cuando madura, conteniendo un buen número de  semillas aladas. dehiscente por valvas leñosas. Semillas numerosas, livianas, con ala membranácea, de 1‐2 cm de diámetro que permanecen en la planta hasta el invierno.  .

Las hojas son compuestas, opuestas, bipinnadas, con hojuelas de 25 a 30 con pares de folíolos pequeños de forma oval-oblonga, apiculados, de color verde claro y textura de su superficie lisa pubescente. compuestas de muchos pequeños viales elípticos cubiertos de pelo. Son anchas y miden de 25 a 50 cm de largo..

El jacarandá se cultiva al abrigo de los vientos y de todos los riesgos de las heladas, a pleno sol en un suelo rico, fresco y bien drenado. Para un cultivo en contenedor, una mezcla de tierra de jardín y tierra para macetas será adecuada.

Los cambios climaticos de los ultimos sesenta años han posibilitado que se cultiven en los viveros Sevilla cuando ha desaparecido el riesgo de heladas, .La mayor parte de las plantaciones mas antiguas en las calles y plazas de la ciudad ciudad son a partir de los años 1960,puntualmente existian el los Jardines de los Reales Alcázares,en el Parque de Maria Luisa y en los jardines de Cristina como especies aisladas en los jardines.

Las primeras que se plantadon procedian de Viveros Camara de Murcia,despues ya se reprodujeron en Sevilla por Viveros Guadalquivir.

FASES DE CULTIVO

Recolección de semillas de árboles sanos para reproducir la especie en el mes de septiembre octubre cuando las semillas ya están maduras y la capsula que las envuelve se ha tornado marrón

La reproducción por semillas es la que generalmente se utiliza en viveros

Fecha de siembra, corte y plantación de la jacarandá

La siembra siempre se puede prever desde el momento de la recolección si se dispone de invernadero a una temperatura entre 16 y 21 ° C. o en semilleros protegidos de las heladas  a partir del mes de febrero  ,los esquejes semi-leñosos se pueden practicar en septiembre en lugares protegidos.

Así las semillas que se siembran en almácigos sobre elevadas, a principios de primavera. germinan fácilmente en sustrato fértil y poroso, a pleno sol o protegidos a la media sombra.

Uno de los problemas de su propagación en el campo al aire libre eran los cuatro o cinco días que la temperatura bajaba de los  -5º C  suficientes para helar las plantaciones.

Nacidas en los semilleros, se clasificaban por fuerza y tamaños reservando las que se iban a plantar en el suelo y las otra se ponían en maceta para poder utilizarlas en cualquier momento que la tierra estuviera disponible para su plantación a plena tierra una vez pasado el peligro de los fríos.

Preparado el suelo se plantaban a una distancia de 80 cm entre ellas y con un ancho de hileras para que pudiera trabajar el motocultor.-La plantas sufrían el primer trasplante. Las enmacetadas podrían plantarse en cualquier momento del año que no se temieran heladas.

Las plantas se desarrollaban uno 150 a 200 cm con los que debían de soportar el invierno y las heladas si las había, la protección era necesaria si no queríamos que perecieran en estos días puntuales de bajada de temperatura, se protegían  los brotes terminales con papel cartón para evitar fueran dañadas

Una vez pasado el invierno y en el segundo año de cultivo los  troncos de las plantas se reducían a 20 cm a ras del suelo para provocarle la vegetación que nos tendría que dar plantas con tronco recto hasta tres metros de altura, lo que exigía la preparación de sistemas de entutoramiento y elección de la guía principal que iba a formar el tronco de la planta. A la llegada del invierno de nuevo tenían que ser protegidas para superar los daños que podía ejercerles  una bajada de temperaturas.

Al tercer año de cultivo las plantas recibían los cuidos necesarios una vez entutorados, eliminándole los rebrotes del tronco y limitando la altura para formarles la copa y conseguir el engrosamiento de los troncos. En algunas ocasiones ya con el palín se les cortaban las raíces en un repicado.

Estas plantas cultivadas a plena tierra debían ser arrancadas  formándoles un cepellón adecuado a su tamaño que con protección de telas  de yute o con los tradicionales cubre cepellones de enea eran suministradas para las plantaciones.

Jacarandas cultivadas en contenedor con sustrato

El cultivo directo en containers  o macetas se hacía en viveros donde el frio era más intenso, para poder guardar las plantas en invierno en algún invernadero o zona protegida, el rendimiento y desarrollo de la planta era menor.

Si disponemos de un terreno donde las heladas no sean previsibles podemos realizar un cultivo directo con contenedores Air Pot y fibra de coco y sistema de fertiirrigación será la planta más segura para los trasplantes posteriores y la que menos marras puede ofrecernos.

Esquejes

Tome esquejes semi-maduros de crecimientos jóvenes a principios del verano e inserte los esquejes en macetas de compost de esquejes y en un propagador con calor inferior de 20–24 °C. Los esquejes semi-leñosos también se pueden practicar en agosto en especies que no se reproducen de semilla Ejem.- Jacaranda mimosifolia var. alba de la que existía un ejemplar en Sevilla en el Colegio Mayor Guadaira, ahora trasplantada en el jardín del Rectorado de la Universidad ( Fábrica de Tabacos )

PASOS PARA SEGUIR EN SU PLANTACION

Trasplantar el árbol del contenedor del vivero:

 Paso 1: Elija un sitio de plantación con abundante luz solar (hasta 8 horas por día) y suelo arenoso o arcilloso. El suelo arcilloso inhibirá el crecimiento y producirá un árbol con flores limitadas.

 Paso 2: elimine la maleza y los escombros del sitio y trabaje al menos 50 cm del suelo superior para asegurarse de que esté libre de grumos y suelto.

 Paso 3: Riegue la tierra en el contenedor del vivero para ablandar las raíces y el sitio de plantación.

Paso 4: Excavar un hoyo de plantación dos veces más ancho y aproximadamente la misma profundidad que el contenedor del vivero o cepellón de la planta

Paso 5: Retire la planta del contenedor  o del cepellón procurando no se deshaga, rompa la parte superior.

Paso 6: Baje el árbol dentro del hoyo de plantación manteniendo la bola de raíz en el centro. Asegúrese de que el tronco esté en posición vertical y aproximadamente 2 cm por encima del suelo circundante.

 Paso 7: Llene aproximadamente 1/3 parte del hoyo de plantación con tierra y presiónele suavemente para eliminar las bolsas de aire. Agregue otra capa de tierra y continúe el proceso hasta que se llene el agujero pero la parte superior del cepellón aún esté expuesta.

Paso 8: Construya una zanja artificial de aproximadamente 10 a 15  cm de alto alrededor de la base del árbol y llénela con agua.

Paso 9: Extienda el mantillo a modo de mulching  (hasta 12 cm ) en la berma para evitar que crezcan malezas.

 Paso 10: Riegue el árbol semanalmente durante el primer verano , pero mire de que retenga el agua cuando llueva. Después de eso, solo riegue durante los períodos de exceso de calor o sequía. La Jacaranda no es muy exigente en agua una vez establecida.

CONDICIONES DE CRECIMIENTO

  1. .Los árboles jóvenes de Jacarandá (de menos de 2 años) no pueden soportar temperaturas inferiores a -7 ° C. Por lo tanto, deberá proteger el árbol de las heladas en los primeros dos inviernos cubriéndolo en los meses fríos. Los árboles de jacarandá generalmente prosperan en climas cálidos y en suelos arenosos; no necesitan atención especial en tales condiciones. Esta es también una razón por la que debe dejar que la tierra se seque antes de volver a regarla
  2.  Los árboles de jacarandá necesitan mucho espacio asegúrese de que haya mucho espacio circundante al plantar una jacarandá porque estos árboles pueden crecer hasta ser masivos. Por lo general, un árbol de jacarandá maduro puede tener 15 a 20 m. de alto y 5 a 6 m.de ancho. Esto hace que las Jacarandas solo sean adecuadas para grandes patios, parques o calles. Plantar estos árboles en espacios reducidos conducirá a un crecimiento inadecuado y poco saludable.
  3.  Las Jacarandas aunque no son muy exigentes, para crecer sin restricciones, las Jacarandas necesitan  agua. Asegúrese de cubrir el suelo con mantillo para evitar que el agua se evapore.
  4. Los árboles jóvenes requerían podas frecuentes en el vivero y en el paisaje para desarrollar una estructura fuerte. Si no se podan, se desarrollan varios tallos codominantes, a menudo con corteza incluida, y estos a menudo se atacan mal en el tronco. Se requieren técnicas de poda especiales para desarrollar una planta de vivero de buen aspecto.
  5.  En su formación o para mantener un líder dominante (un tronco principal) recortando o eliminando líderes competidores. Esto se hace cada 3 años durante los primeros 15-20 años después de la plantación. No permita que las ramas con corteza incluida crezcan demasiado porque podrían partirse del árbol. Esto se logra mejor eliminando algunas ramas secundarias (especialmente aquellas hacia el borde del dosel) a lo largo de esas ramas con corteza incluida en la entrepierna. Reduzca regularmente la longitud de las ramas poco agresivas haciendo cortes de reducción si estas ramas se interpondrán más adelante y deben eliminarse. Esto evitará tener que hacer grandes heridas de poda más tarde porque las ramas podadas crecerán más lentamente. Las grandes heridas de poda pueden iniciar la descomposición en el tronco y las ramas, y la descomposición puede avanzar rápidamente.
  6.  Poda de una Jacarandá .-La poda adecuada es esencial para un árbol de rápido crecimiento como la Jacarandá. Sin embargo, si se poda imprudentemente, puede dar lugar a un crecimiento desagradable en lugar del típico dosel en forma de paraguas. Cuando su árbol todavía es bastante joven, marque el tallo central más fuerte para que sea el tronco y recorte las otras ramas más débiles para ordenar su planta. Cuando el árbol tenga más de un año quite las ramas que crecen en un ángulo de menos de 40 grados con respecto al árbol porque tienden a no estar firmemente adheridas al árbol y pueden romperse en un día ventoso. El mejor momento para podar su Jacarandá es a fines del invierno o después de la floración.
  7. Sanidad:  Puede ser atacado por la cochinilla cerosa  (Ceroplastes grandis), en forma muy abundante en las ramas terminales así como de pulgones y en lo que respecta a enfermedades, en ocasiones es atacado por hongos como Capnodium citri (fumagina) y Xanthomonas glandis
  8. Con los fríos intensos y heladas puede perder los foliolos o parte de ellos, cayendo finalmente el raquis que lo sostiene, por esta razón se considera como una especie semi persistente. No soporta una poda muy fuerte su recuperación es de buena a regular. Es sensible al cultivo a raíz desnuda, recomendándose su cultivo en contenedores o cepellón hasta su plantación definitiva y debiéndose realizar sus trasplantes con el cepellón de tierra.

Los árboles presentan uno de los espectáculos más bonitos de cualquier árbol tropical. Esto ha llevado a su popularidad en Sevilla y todas las zonas donde se cultiva.. El color de la flor varía de un color púrpura claro a uno profundo y cubren el suelo durante varias semanas después de caer del árbol.

Los árboles jóvenes morirán  en zonas de heladas frecuentes, aunque los árboles maduros son bastante resistentes. La floración más fuerte y el crecimiento más rápido ocurre a pleno sol. . Los árboles proyectan una sombra ligera debajo del dosel, lo que hace que sea más fácil cultivar césped debajo del árbol que debajo de otros árboles con un dosel más denso. Los árboles son tolerantes a las condiciones urbanas y han funcionado bien como los árboles de calle en climas mediterráneo y subtropical. Selección de cultivares

Es inusual obtener formas cultivadas de jacaranda, pero la especie Jacaranda mimosifolia , ampliamente cultivada en regiones más cálidas se encuentra en todos los viveros de la zona antiguamente conocida como Jacaranda ovalifolia.