Arboreto El Carambolo.-EMASESA

Con los años, los parques y jardines de las ciudades formando parte de la cultura del pueblo han respondido a los intereses de la botánica y la horticultura. Hoy en día, la mayoría de los espacios verdes al tener una fuerte conexión con el público en general, aprovechan la oportunidad de proporcionar a los visitantes información relacionada con los problemas ambientales que se enfrentan a principios del siglo XXI, especialmente aquellos relacionados con la conservación y la sostenibilidad de las plantas. Incluso en muchos hoteles turísticos han identificado las plantas de sus jardines.

En muchos de los jardines construidos se exhiben de una amplia gama de plantas señalizadas y etiquetadas con sus nombres botánicos identificativos por su singularidad, historia  o belleza, paneles informativos de interpretación de los parques o señalización de las rutas a seguir dentro de los mismos, así como instrucciones de uso, lo que podemos hacer y lo que no debemos hacer..

Una gran cantidad de parques y jardines  municipales se fundaron en los siglos XIX y XX que tienden a convertirse en poco más que parques bellamente mantenidos y, de hecho, a menudo están bajo la administración de los Servicios de Parques y Jardines, en la segunda mitad del siglo XX se les reconocieron servicios educativos, de servicio al visitante cada vez más sofisticados. Hubo un renovado interés en los jardines de plantas exóticas y ornamentales así como áreas dedicadas a la vegetación natural, se construyeron jardines con colecciones de plantas, mal llamados jardines botánicos, como sigue sucediendo ahora.

Me refiero a los creados Arboreto del Carambolo .-EMASESA, al Jardin Americano,EXPO92 ,al Parque del Alamillo, JUNTA DE ANDALUCIA, al Parque José Celestino Mutis y Parque de María Luisa AYUNTAMIENTO DE SEVILLA ,así como muchos llamados jardines botánicos de la Red Andaluza.

En todos ellos y con la iniciativa de encontrar un compromiso entre la necesidad de paz y aislamiento, al mismo tiempo que satisface la necesidad pública de información. En principio, su función es mantener colecciones documentadas de plantas vivas con fines de conservación, exhibición y educación, aunque esto depende siempre de los recursos disponibles y los intereses especiales que se persiguen en cada jardín en particular, pero el visitante no puede ser desinformado.

El interés demostrado en cada uno de los parques y jardines mencionados fue loable con la instalación de itinerarios e identificación de especies, pero hoy tengo que denunciar el mal estado de su  señalización identificativa de  en casi todos los jardines citados, el error de las identificaciones y el mal estado de las señales informativas  y paneles interpretativos son indicadores de una mala gestión.

La conservación y mantenimiento de los parques y jardines implica la conservación de todos los elementos que lo componen y los carteles y paneles identificativos  e informativos son parte de estos.

Las etiquetas son esenciales para resaltar  los temas de un arboreto. Las etiquetas  mejoran una colección ornamental, los temas más bellos, ya que guían e informan a los visitantes con información cuidadosamente elegida durante su visita y el descubrimiento de diferentes universos de plantas.

Es hora de que se tome conciencia del mal estado de  la cartelería en general de todos estos jardines y se les devuelva a su función original de identificar e informar a los visitantes de las particularidades de las plantas del jardín que visitan.

Ofrece una sensación de abandono y mala gestión encontrase carteles rotos, desplazados de lugar, sin planta que identifiquen al haber desaparecido esta  o generalmente sucios sin poder ser leídos.

Hoy en día existen modelos informáticos que pueden innovar la cartelería instalada.

Espero que a quienes corresponda comprueben el problema y mejoren la situación en beneficio del buen nombre del parque o jardín donde están emplazados y también de la ciudad o pueblo que los acoge.

Sevilla mayo 2020