Vista aerea de la dársena del Guadalquivir Parque de San Jeronimo y Parque del Alamillo

Los SIG  ( Sistemas de Información Geográfica )en los jardines públicos

Muchas ciudades han aplicado este sistema o similar para la gestión de su patrimonio verde y el del arbolado viario ,para la identificación de los espacios y la localización de todo tipo de elementos que componen la trama verde de la ciudad.

 La trama verde de la ciudad esta compuesta de jardines públicos , jardines botánicos, arboretos, jardines monográficos de exhibición, paisajes históricos, zoológicos y atracciones sin fines de lucro que tienen una misión común de exhibir colecciones vivas, educar a los visitantes, conservar la biodiversidad y realizar investigaciones científicas.

 Además de esta misión, un jardín público debe disponer de medios para tener un sistema para mantener registros de la plantas, personal profesional para hacerlo y debe estar abierto al público.

 Desde el establecimiento del primer jardín botánico del mundo en el siglo XVI, los mapas del diseño del jardín y las ubicaciones de las plantas dentro de él han sido importantes para el personal del jardín, los visitantes y los investigadores,. A medida que los sistemas de mapeo han evolucionado del lápiz y el papel al CAD y ahora al GIS, los usos de los mapas de jardines también han cambiado y se han expandido de su papel tradicional en la localización de plantas en el jardín. Hoy en día, los jardines públicos utilizan sistemas de mapeo para conservar sus colecciones vivas, realizar un seguimiento de la investigación, administrar sus instalaciones y paisajes, diseñar y planificar sus terrenos, educar y orientar a sus visitantes.

 Las plantas destacables deben identificarse adecuadamente y los nombres deben rastrearse con pocos o ningún error. Si un espécimen no se puede ubicar en el sitio, o si nadie sabe que el jardín contiene esa planta, están oscurecidos por un mal mantenimiento de registros,

 La información mantenida por los jardines públicos incluye mapas digitales o en papel para inventariar y administrar sus colecciones vivas, historias de origen , para validar la identidad, registros de mantenimiento detallados y otros datos relacionados con uso programático y control de inventario.

 Los gestores luchan con una carga a veces abrumadora de administrar las complejas necesidades de gestión de la información de una colección de plantas vivas, a menudo con una financiación inadecuada. Debido a los flujos de trabajo ineficientes a través del jardín y los datos llenos de errores, la carga de trabajo puede ser asombrosas para este equipo.

Debido a la complejidad de administrar nombres científicos y otra información de acceso, el personal de mantenimiento de los jardines públicos suele ser el primero en solicitar una inversión en SIG al principal gestor de los jardines. La adopción de SIG puede ayudar a los jardines a estandarizar los flujos de trabajo y ahorrar tiempo al personal en todas las secciones de la gestión.

Además de reducir la entrada de datos redundantes, así como los errores en la nomenclatura y el seguimiento de accesiones, GIS puede proporcionar mapas de recopilación digital basados en la web, una herramienta fundamental que proporciona un inventario de un vistazo para ayudar al personal a rastrear todo el trabajo que debe hacerse para conservar o cuidar el parque, jardín, o una planta o colección en particular. Por ejemplo, el trabajo de la copa de los árboles se puede rastrear dentro del SIG, junto con los costos proyectados y las clasificaciones de prioridad .Con informes y mapas bien diseñados producidos por un SIG, el personal encargado puede discutir alternativas y tomar decisiones basadas en inventarios de jardines  precisos, resúmenes y análisis rápidos del estado actual del jardín y el trabajo crítico pendiente. Con GIS, se pueden producir mapas a pedido para proyectos especiales que otros equipos en educación o planificación están emprendiendo para ayudar a responder preguntas como: ¿dónde están los especímenes más críticos en esta área? ¿Por qué son importantes? ¿Tendrá este cambio de sitio propuesto un efecto adverso en algunas muestras críticas? Las herramientas analíticas de SIG pueden ayudar a los cuidadores a comprender y abordar las brechas en su propio jardín.

Los SIG se pueden utilizar para rastrear muchos otros documentos y análisis de planificación que los gestores desarrollan y archivan, incluidas encuestas de población, mapas de vegetación y arbolado urbano, protocolos de gestión, estudios especiales como historias culturales, evaluaciones hortícolas y de conservación  -evaluaciones amplias de servicios para los ciudadanos o señalizaciones educativas.

En un SIG compartido, la información el jardín se integra fácilmente con el mapa base (topografía, estructuras, caminos, etc.) e información de instalaciones (servicios públicos, proyectos de construcción, órdenes de trabajo, etc.), ayudando al gestor a comunicarse y colaborar con todas las secciones.

La secciones de planificación también pueden usar un SIG para la gestión de instalaciones para planificar y diseñar nuevas infraestructuras, exposiciones y construcción de nuevos jardines, así como para archivar todos los informes y mapas utilizados para el diseño y la construcción en un solo lugar.

Foto aerea de Google

 Las secciones pueden integrar dispositivos móviles en el flujo de trabajo de construcción para capturar las dimensiones de la infraestructura y el equipo recién construidos o instalados, los materiales utilizados y la fecha de construcción o instalación. Algunos Servicios de  Parques o  jardines cargan fotografías de la construcción terminada que estará bajo tierra o encerrada en paredes, junto con las facturas originales, e incluso manuales de usuario de equipos para ayudar a los futuros equipos de mantenimiento.

En los últimos años, gracias a importantes iniciativas de entidades  estatales y locales, la información pública y privada que necesitan los planificadores y arquitectos paisajistas, como inventarios de sitios (vegetación nativa, hábitat de vida silvestre, información cultural, arbolado etc.), está desarrollada..

 Los detalles (salud de los árboles y cobertura del dosel, especímenes críticos, etc.), propiedad e información censal, límites, análisis del sitio físico (suelos, hidrología, pendiente y aspecto, etc.), se han registrado cada vez más como capas SIG en geodatabases más grandes mantenidas por ciudades, servicios públicos, jardines públicos y universidades.

Información contenida en un SIG

Muchos de estos conjuntos de datos útiles y de libre acceso, junto con fotografías aéreas y mapas topográficos, se pueden agregar fácilmente al SIG para un parque o jardín público en particular, y sirven como mapas base para manipular y explorar a medida que comienza la planificación, lo que reduce en gran medida los costos iniciales para un gran esfuerzo de planificación.

 La mayoría de las ideas de diseño de exposiciones y jardines comienzan con una comprensión cuidadosa del sitio y el programa, incluidos los objetivos educativos de la exposición, las necesidades de orientación y comodidad de los visitantes, y las necesidades de almacenamiento de equipos del personal responsable de mantener el jardín una vez construido.

 Los conceptos alternativos que satisfacen todas estas necesidades competitivas se burlan y exploran fácilmente utilizando los mapas altamente fluidos generados por el SIG. A medida que las capas se activan o desactivan, y las características resaltadas u ocultas, las áreas planas se pueden identificar fácilmente junto con exposiciones sombreadas y soleadas, características naturales del agua y áreas culturales y biológicas sensibles.

 Gracias a SIG, lo que una vez fue una tarea abrumadora de crear múltiples mapas para explorar múltiples alternativas y resultados competitivos se ha convertido en un proceso de planificación de escenarios más intuitivo.

La introducción de datos es la fase más larga, costosa y aburrida del trabajo con un SIG, por tanto es también aquella en la que es más probable la aparición de errores que pueden dar lugar al fracaso total del proyecto.

 Generalmente si se ha confiado esta tarea a usuarios poco cualificados, mal pagados y escasamente comprometidos por lo que esta probabilidad de errores aumenta. Es muy importante por tanto la verificación de la información introducida.

Los errores que pueden producirse son fundamentalmente de tres tipos:

Sistemáticos, una georreferenciación errónea de un mapa escaneado o una mala configuración de la tableta digitalizadora van a suponer un desplazamiento sistemático de todas las coordenadas digitalizadas.

Aleatorios, aparecen por efecto del cansancio y de las ganas de, terminar deprisa. Pueden estar también en los datos de entrada tabulados en papel que deben transcribirse a formato digital y los accidentales, obedecen a errores importantes en la codificación.

Entendemos que el alcance de las posibilidades presentadas en este resumen puede ser abrumador; especialmente para un jardín que solo está considerando SIG por primera vez. Vale la pena recordar que el SIG es un poco como el garaje de un mecánico lleno de herramientas, bancos y equipos: para su propio proyecto, solo necesitará las pocas herramientas necesarias para lograr sus propios objetivos.

Toda la planificación de SIG debe ser impulsada por la dirección estratégica de la organización. El propósito de cualquier herramienta o tecnología, incluidos los sistemas de información geográfica, es simplemente ayudar al gestor y al  personal de mantenimiento del jardín público a cumplir objetivos compartidos importantes de manera rápida, fácil y más asequible. El propósito de los SIG en jardines públicos es apoyar y avanzar en la misión que se le atribuye al  jardín.

Ver PLAN de INFRAESTRUCTURA VERDE Y BIODIVERSIDAD de la CIUDAD DE MADRID

LA TECNOLOGIA AL SERVICIO DE LA NATURALEZA EN UN JARDIN PRIVADO

En una visita al jardín del Rosario comprobé por primera vez la aplicación de un sistema informático  en el jardín como lo explica su propietario D. José Alba en su artículo “Un paisaje en el campo”

“ Como complemento y apoyo a la gestión del día a día del Jardín del Rosario, se ha creado una aplicación informática en soporte web ( jardindelrosario.com ), que en la actualidad está siendo completada en su desarrollo y carga de datos de las plantas de la colección. Esta aplicación informática provee, por una parte, informaciones que resultarán necesarias para la gestión del jardín en el futuro y, por otra, permite al eventual visitante planificar su recorrido e identificar elementos de interés, según la época y los atributos de las plantas. Supone, de hecho, un compendio ordenado sistemáticamente de los conocimientos adquiridos con la creación y desarrollo del jardín.  La deformación profesional que, como técnico, se me puede suponer, me llevó en los inicios de las plantaciones a tratar de asegurar la identificación de cada planta, de forma adicional a la habitual etiqueta de plástico, mediante el traslado a un plano en que quedaban posicionadas con precisión, previo levantamiento topográfico. Esta acción inicial ha venido a resultar clave en la viabilidad y en el desarrollo de la importante herramienta informática planteada en los años siguientes, y que ahora describiremos sucintamente. A partir de la toma de coordenadas de cada planta (árboles y arbustos) se viene aplicando un Sistema de Información Geográfica (SIG).  Como ya se ha referido, se asigna a cada planta leñosa un código de cinco dígitos, así como una simbología asociada a cada fisionomía, para facilitar la localización de los individuos en los planos en que se recogen todas las plantas del jardín. Se incorpora también una ficha de cada una de las plantas, en la que se recogen tanto las características generales de la especie como las particulares del individuo: vivero de origen, fecha de plantación, tamaño inicial, etc. Asimismo, la ficha incorpora datos relativos al calendario que afecta a cada una: flor, fruto, olor, color otoñal y otros, así como también a las condiciones y demandas de cuidados y labores de mantenimiento.  La herramienta dispone de diversas pestañas que permiten acceder a muchas informaciones de interés: detalles de la colección y búsqueda de plantas por género o especie, galería de fotos, referencias a otras webs de viveros, jardines y organizaciones con las que se ha tenido algún contacto, plan para una visita y gestión de las tareas de mantenimiento (para uso exclusivo).

En la actualidad tratamos de mejorar y ampliar esta herramienta auxiliar, pero esencial hoy día para la gestión del jardín, mediante líneas de colaboración con instituciones y aficionados de España y del exterior. En todo caso creemos disponer de medios innovadores y avanzados, habitualmente no presentes en la mayoría de los jardines más antiguos, seguramente por causa de esto último.

Pretendemos trabajar en los próximos años en dos líneas principales: adaptación a nuestro clima y entorno de especies no autóctonas, pero no invasivas, de interés para la jardinería, e identificación y localización inmediata y directa en campo de las plantas mediante la utilización de equipos electrónicos adecuados (por precisión, peso y precio, principalmente) que permitan acceder, a la vez, a toda nuestra información digitalizada”.

 Leer más en  Una visita al Jardín del Rosario – en el blog jardinessinfronteras.com