Villa-Durazzo-Pallavicini-Pegli-Foto de Susanna-Bavaresco-

Continuando con las visitas de los jardines más importantes a orillas del mediterráneo, nos encontramos en plena Riviera italiana a la  villa Durazzo Pallavicini , una histórica residencia noble en el municipio de Génova.

Está ubicado en Pegli, una zona residencial al oeste de la ciudad. El edificio, ahora propiedad del municipio de Génova, es la sede del museo de arqueología de Liguria. Está acompañado por un parque de casi 10 ha, uno de los jardines históricos más grandes de Europa, incluido el jardín botánico que lleva el nombre de la noble Clelia Durazzo. La entrada al complejo de villas Durazzo Pallavicini se encuentra junto a la estación de tren Génova-Pegli.

La villa y el parque en su forma actual datan de mediados del siglo XIX, pero el complejo tiene sus orígenes en una villa palacio del siglo XVIII de la familia Grimaldi. Además de los Grimaldi, otras dos familias importantes de la época estaban interesadas en la propiedad, los Durazzo y los Pallavicini, todos emparentados entre sí.

 Una característica única de este jardín, que se extiende sobre 8 hectáreas de cerros, es el de estar estructurado sobre una historia teatral con matices esotéricos-masónicos que hacen de la visita una experiencia histórico-cultural, paisajística-botánica pero también meditativa-filosófica.

En 1992, se llevaron a cabo extensas restauraciones en toda la parte inferior, excluyendo la parte superior del parque con el Castillo y Mausoleo; una nueva decadencia progresiva ha anulado estas obras y devuelto la propiedad a un estado de grave alteración. Desde 2009 se han iniciado nuevas obras de restauración que han afectado tanto a los monumentos como a la parte ampliada del territorio con todos sus problemas paisajísticos, escenográficos y técnicos. Las obras se terminaron en 2014; en particular, se ha recuperado por completo la parte superior correspondiente al segundo acto dedicado a la ‘reinterpretación de la historia’, entendida por Michele Canzio como un vistazo a la Edad Media. Por primera vez, la parodia estuvo completamente abierta al público en 2016.

El proyecto de restauración contemplaba la recuperación de la vegetación mediante acciones de reordenación del sotobosque y arbustos, sustitución e integración de árboles, todo ello encaminado a recomponer las escenografías originales y recrear el equilibrio que se había perdido por abandono. El ingenioso sistema de recogida de aguas superficiales y los sistemas de consolidación de las orillas, la restauración de los caminos, el sistema de agua con la inserción de nuevos tanques subterráneos de gran capacidad se recuperó y se rehízo parcialmente por completo.

Pero se planean otras intervenciones de restauración en: Manguera de café, cabaña suiza, cabaña de primavera, cabaña de juegos, juegos antiguos, quiosco de rosas, reinserción de arbustos y árboles.

HISTORIA BOTANICA

El parque rodea la casa construida en el siglo XVII por el marqués Durazzo en la ladera con vistas a S. Margherita Ligure y disfruta de unas vistas espectaculares sobre el Golfo de Tigullio.

El pequeño huerto de cítricos en las terrazas frente al mar es la parte más antigua; fue creado por la familia Durazzo que plantó naranjas, limones, pomelos para formar pantallas laterales verdes al camino que sube desde el mar.

El diseño del “jardín italiano” fue desarrollado por la familia Centurione que sucedió al Durazzo en el siglo XIX.

El jardín se caracteriza por los diseños geométricos de los setos de boj adornados por varias plantas de Cycadacee, entre ellas algunas plantas masculinas raras de Cycas revoluta y un ejemplo de Encephalartos. El camino está bordeado a ambos lados por un pequeño jardín de rosas dedicado a la actriz Verna Lisi y por varias variedades de camelias del siglo XIX, incluidas las famosas Lavinia Maggi y Albino Botti.

El trazado definitivo del bosque romántico de estilo inglés, a lo largo de las laderas de la ladera, fue iniciado en el siglo XX por Alfredo Chierichetti. Aquí encinas, cipreses, alcanfor, limas y pinos se mezclan con palmeras de todos los géneros, incluyendo Phoenix canariensis, Washingtonia filifera y Jubaea chilensis en una atractiva mezcla de flora exótica y mediterránea. El parque se ve reforzado por estatuas, fuentes, jarrones y pequeños senderos que conducen a la terraza frente a la villa, dominada por un espléndido pavimento de adoquines de risseu, en guijarros blancos y negros, típico de Liguria. No se puede perder el Jardín Secreto de los Príncipes Centurión: en el siglo XIX fue un refugio secreto para los amantes y aún conserva la atmósfera romántica de la época.

La villa contiene una importante galería de pinturas de la escuela genovesa, muebles de época, lámparas de Murano y pavimento granolítico. Los salones y terrazas están disponibles para recepciones y eventos

EL JARDIN ESOTERICO por LORENZO SARTORIO

La tradición de jardines con complejos símbolos masónico-esotéricos, como el jardín Isabella en Radicofani (SI) o el de Villa Vigodarzere en Saonara (PD) encuentra uno de sus ejemplos más consumados en Génova-Pegli, donde la Villa Durazzo Pallavicini , presenta uno de los parques más fascinantes de Italia , justamente galardonado En 2017 con el título de ” El jardín más bello de Italia “.

Esto no solo por la extraordinaria variedad de su patrimonio botánico, sino también porque visitarlo implica la inmersión en un intenso camino esotérico-iniciático, tal como fue concebido, entre 1840 y 1846, por su creador, Ignazio Alessandro Pallavicini (1800-1800). 1871)

Alessandro Pallavicini, un noble amante de la ,nacido “por casualidad” en Milán, como él mismo solía declarar, Pallavicini fue en realidad miembro de una de las familias más importantes de Génova, siempre políticamente activo en la promoción de las transformaciones históricas de la ciudad. Él mismo fue un ardiente risorgimentalista: también se integró en los círculos masónicos locales y ocupó diversos cargos públicos en la ciudad, como el de Decurion y consejero provincial, presidente de la Academia de Bellas Artes y del teatro Carlo Felice, para ser finalmente designado por El rey Vittorio Emanuele.II Senador vitalicio en 1848.

Durazzo_.-Pallavicini-.-Foto de Susanna Bavaresco

HISTORIA DEL JARDIN

El complejo sobre el que se habrían levantado originalmente perteneció a Giovanni Battista Grimaldi (1673-1757), que fue dux de Génova entre 1752 y 1754, y luego pasó a la marquesa Clelia Durazzo (1760-1837), tía abuela de Alessandro, a finales del siglo XVIII. Este último, un gran estudioso de las plantas fue el responsable de la idea de crear un importante jardín botánico en el parque, que más adelante detallamos, un jardín que aún hoy es visible dentro del complejo y que posteriormente recibió su nombre.

Al no haber tenido hijos, Alessandro se hizo cargo de toda la propiedad a su muerte, liquidando a los demás herederos, con la clara intención de ir mucho más allá del proyecto naturalista de la marquesa.

Respondiendo a las ideas de la masonería, quiso crear para sus invitados un camino con fuertes valores simbólicos, en el que los visitantes pudieran sumergirse y convertirse en los protagonistas de un verdadero espectáculo teatral, del que salir regenerado y enriquecido con una nueva conciencia del mundo.

Para realizar este ambicioso plan se valió de la colaboración de un personaje absolutamente brillante, Michele Canzio (1787-1868), escenógrafo del teatro Carlo Felice, así como pintor y arquitecto, que vertió aquí toda su inspiración creativa.

El resultado final es un lugar donde nada se ha colocado por casualidad , pero donde, por el contrario, los cientos de plantas, arquitectura, ornamentos, cuevas y lagos adquieren un significado muy específico : incluso el fondo mismo del Golfo de Génova. en cierto punto se convierte en un escenario natural necesario para el desarrollo de la trama.

Villa Durazzo

UN CAMINO INICIATICO “ EN TRES ACTOS “

Surge un sistema complejo que debe ser interpretado como un guion en tres actos de cuatro escenas cada uno, más un prólogo inicial: comienzas por cruzar la puerta , custodiado por dos perros gruñendo, en el que te encuentras Inmediatamente inmerso en la ” Avenida Gótica “, una densa arboleda que recuerda el bosque oscuro de Dante. Enfrente está la ” Tribuna gótica “, símbolo de una elevación espiritual a la que el hombre debe esforzarse sumergiéndose en el camino.    

Siguiendo este pequeño bosque, llegamos a un primer edificio neoclásico, el “ Café “ que desemboca en una elegante avenida que recuerda a la de los bulevares parisinos del siglo XIX: el desprendimiento no puede ser más agudo que la anterior escena forestal; aquí ya no es la naturaleza la que reina suprema, sino la civilización en su forma más completa, definida a través de una arquitectura elegante, setos bien cuidados y un juego de perspectiva riguroso (la fuente que aparece en medio de la avenida se encuentra en realidad a unas tres cuartas partes del camino, haciéndolo parecer mucho más largo).

El entorno en cuestión, que finaliza con un Arco de Triunfo, constituye el Antifacto, el inicio de la historia actual, que finaliza con la posibilidad de que el visitante vuelva a su propia vida cotidiana, o emprenda el viaje hacia una nueva realidad. y un cambio interior, como también lo indica la inscripción latina sobre el Arco.

Si decides atravesarlo, la escenografía vuelve a cambiar, y nuevamente te sumerges en un paisaje boscoso.

Es el Acto I , en el que cuatro escenas (la Ermita, el Oasis Mediterráneo y el Viale delle Camellie, el Lago Viejo y la Fuente) el viajero tiene la oportunidad de conocer las diferentes facetas de la Naturaleza , desde los bosques de acebos hasta las especies tropicales, hasta  el barranco, donde éste aparece en su forma más salvaje y primitiva, representado por la fuerza de una cascada que se precipita en la cuenca de abajo.

Cabe señalar que entre las distintas “escenas” de este acto también se pudo ver un pequeño parque de atracciones , un oasis de ocio (luego trasladado por la hija de Pallavicini, Teresa justo más allá del Mausoleo del Capitán) con los juegos reales que son. utilizado en el siglo XIX, mientras que las aguas que fluyen en este contexto, a pesar de la aparente naturalidad, fueron traídas aquí creando específicamente un acueducto de unos ocho kilómetros aún en funcionamiento.

Villa Durazzo

Las formas impetuosas de la cascada vuelven a estar más compuestas subiendo al acantilado de arriba, donde se ubica la Fuente , con lo que termina el Acto I : así como sus aguas son claras, incluso el alma ahora se ha limpiado del benéfico encuentro con la Naturaleza. , y el visitante puede ahora afrontar con otro espíritu lo que se le ofrece en el próximo acto, teniendo como tema el Retorno a la Historia .

Aquí la Naturaleza ya no es la protagonista: el paisaje vuelve a cambiar con la presencia de obras arquitectónicas con reminiscencias medievales: la Capilla de María, la Cabaña Suiza (ahora perdida, que simbolizaba el feudo), el Castillo del Capitán y el Mausoleo del Capitán .

Este acto es quizás uno de los más complejos por los temas que toca: es una reflexión sobre el destino de los hombres, sobre el poder y sobre las glorias terrenales, por las que están dispuestos a renunciar a los beneficios de la Naturaleza.

Es para perseguir estas vanidades que perpetuamente continúan luchando y destruyéndose entre sí , como lo demuestran los muros derruidos del Castillo e incluso las ruinas de un edificio que se alza en una colina frente al parque, una masía que Michele Canzio había comprado. para usar como “Mansión del enemigo” y que ha permanecido deliberadamente en esa condición desde entonces.

Villa Durqazzo.-Mausoleo del Capitan

La conclusión lógica de este acto la constituye precisamente el Mausoleo del Capitán , diseñado inspirándose en el de Cangrande della Scala de Verona, que contendría los restos del líder , rodeado por las tumbas de sus soldados: si este es el final inevitable, ¿A qué sirvieron las luchas y la fama ganada en la vida?

Tras esta escena, el camino, que en el segundo acto era casi en su totalidad cuesta arriba, comienza a descender hacia las Cuevas , con lo que se abre el último capítulo de la historia, dedicado a la Catarsis.

Las cuatro escenas son precisamente las Cuevas, luego el Gran Lago, los Jardines de Flora y el Recuerdo : el fin de la vida terrenal conduce al Inframundo, pero estos no son considerados como un lugar de condenación y desesperación, sino como un paso necesario hacia Paraíso , presentado en las dos escenas centrales.

Hoy no sería posible por razones obvias, pero las cuevas de Villa Pallavicini se construyeron en su momento tomando de otras, auténticas, estalactitas y estalagmitas que se reagruparon aquí, y el paso al interior solo se hizo en una embarcación, conducida por un Caronte tenía la tarea de llevarlo al Gran Lago . Desafortunadamente, por razones de seguridad, este efecto escénico ahora solo se ofrece en ocasiones especiales.

Sin embargo, aunque se llegue a ella a pie, el espectáculo que se ofrece al visitante es absolutamente maravilloso.

Durazzo.-Templo de Diana

Es un lago plácido, rodeado de algunos artefactos que simbolizan las diversas etnias de la Tierra (el Puente Romano, el Claustro Turco, la Pagoda, el Puente Chino y el Obelisco Egipcio) mientras que en su centro hay un templo neoclásico, el Templo de Diana , para presenciar la presencia y el esplendor de Dios . Detrás del Templo, se puede ver una cascada, que conduce aquí, finalmente, el agua que se vio en la Fuente al final del Acto I.

El camino en el Paraíso y sus sugerencias continúa también en el Jardín de la Flora, donde la Naturaleza vuelve a ser protagonista: ya no de forma salvaje, sino a través de formas más armoniosas y compuestas. El entorno consta de dos espacios, a saber, el Giardino dell’Approdo y el Viridario : este último en particular, que rodea un templo octogonal, es el lugar donde Flora cultiva plantas en invierno , para permitir la continuidad de la vida en la Tierra., Y presenta en el centro una estatua de la sílfide alada , otra alegoría para simbolizar el espíritu de la naturaleza .

Su ubicación obviamente no es casual, sino que se coloca en perfecto eje visual con el Obelisco egipcio de la escena anterior, un antiguo símbolo de renacimiento y resurrección.

Y el continuo renacimiento de la Naturaleza también es recordado por la forma octogonal (el ocho es el símbolo del infinito) del templo neoclásico y sus decoraciones, dedicadas en particular al amor entre Flora y la propia Zeffiro, el viento necesario para permitir la polinización de flores y, nuevamente, la continuación de la vida.

La última escena de la Catarsis está finalmente representada por el Recuerdo; El hombre se encuentra una vez más frente a la Muerte, pero con un espíritu completamente diferente al que simboliza el Mausoleo del Capitán: es la muerte del Hombre Justo, que dejó la vida no sin antes haber difundido acciones ejemplares para sus semejantes.

La imagen está expresada por el busto del poeta savonaese Gabriello Chiabrera (1552-1638), insertado en un espacio conmemorativo al que se accede necesariamente saltando una fina corriente de agua, para subrayar la estrecha distancia entre la dimensión terrena y la espiritual.

Es con esta renovada conciencia que el espectáculo llega a su conclusión: el actor / visitante cruza el Éxodo , deambulando entre juegos de agua y un encinar , donde también es posible encontrarse con la cueva del cocodrilo , donde se encuentra una escultura de este reptil, la vida. -tamaño, se representa con la intención de atacar a los cachorros de un águila. Esta escena no tiene nada que ver con la representación que se acaba de experimentar, y probablemente sea lo que queda del anterior jardín inglés querido por Clelia Durazzo.

Al final de este complejo viaje, del que realmente se sale con la sensación de haber visto y experimentado algo único , solo quedan algunas notas históricas: a la muerte del Marqués, todo el complejo pasó a la mencionada hija, Teresa quien , salvo algunas obras, mantuvo intacta la estructura y su carácter de atracción para la localidad de Pegli.

A su muerte, que también se produjo en este caso sin herederos, el complejo fue heredado por su sobrino, Alessandro, para ser finalmente vendido en 1928 por su viuda, la marquesa Matilde Giustiniani, al municipio de Génova.

El parque sufrió un período de deterioro parcial durante los años sesenta del siglo XX, cuando se construyeron los dos túneles de la autopista inmediatamente debajo; permaneció cerrado durante mucho tiempo, hasta que, a partir de 1985, se reanudó el estudio de su reapertura. Tras las obras de restauración y consolidación, la parte inferior se reabrió oficialmente en 1992.

Sin embargo, a la ruta todavía le faltaba casi todo el Acto II, con el Castillo y el Mausoleo del Capitán inaccesibles. No fue hasta 2007 que una nueva serie de intervenciones permitió recuperar también esta parte, una recuperación que involucró a todo el sistema arbolado así como al sistema de captación y canalización de agua.

Estas obras ahora permiten el uso completo de la Villa y, como ya se mencionó, le han valido el título de ” Parque más hermoso de Italia ” en 2017.

Es un título absolutamente merecido , por sus infinitas sugerencias, y que quizás esté destinado a recibir también en los próximos años.

Giardino Botanico Clelia Durazzo Grimaldi

JARDIN BOTANICO CLELIA DURAZZO GRIMALDI

El Jardín Botánico Clelia Durazzo Grimaldi  es un pequeño jardín botánico, ubicado en los terrenos de Villa Durazzo-Pallavicini en Pegli, un suburbio de Génova, Italia.

El jardín fue creado en 1794 por Clelia Durazzo Grimaldi. Formaba parte del parque romántico histórico hecho por Ignazio Pallavicini en 1846. El parque fue donado a la ciudad de Génova en 1928

El jardín botánico nació en 1794 a instancias de Clelia Durazzo, esposa de Giuseppe Grimaldi y perteneciente a esa noble familia que en Génova dio un fuerte impulso a la ciencia naturalista.

En esos años la actividad de la Marchesa elevó el jardín botánico a la notoriedad en el campo científico nunca volvió a llegar. En 1840 su sobrino Ignazio Alessandro Pallavicini reconstruyó los dos monumentales invernaderos y su hija los restauró de nuevo, ya que aún hoy se pueden admirar.

 El Jardín fue donado al Municipio de Génova en 1928 y gradualmente se convirtió en un vivero para la producción de plantas y flores para uso de la Administración Municipal. Desde los años 80 el jardín ofrece colecciones de plantas de gran valor y ofrece la posibilidad de realizar visitas didácticas-informativas con el objetivo de mostrar un mundo por conocer y proteger. Hay tres sectores

Jardin botánico Camelias

Plantas suculentas .-En esta sección se cultivan las plantas que han evolucionado diferentes sistemas para adaptarse a la vida de los lugares áridos. Entre los diversos individuos (unos 220) magníficos ejemplares de cactus y en el quiosco octogonal un agrupamiento de la flora de Madagascar, una isla único en el mundo desde el punto de vista de la biodiversidad.

Orquídeas tropicales.- Desde 1994, año del bicentenario de la fundación, el sector alberga una colección de orquídeas tropicales, entre las decenas de miles esparcidas en la naturaleza, las más representativas y raras han sido seleccionadas y por tanto ubicadas en un entorno natural. la diversidad de las especies cultivadas es posible observar floraciones durante todo el año, incluyendo las vistosas y magníficas del Cattleye, la fragante Maxillaria o la diminuta Haraella

Plantas carnívoras y epífitas.- En un ambiente que recuerda a los bosques húmedos en el que prosperan especies epífitas (del griego epi = arriba phytos = planta – plantas que viven en los troncos y ramas de los árboles) se cultivan helechos, cactus, bromelias y otras plantas curiosas que con diferentes estratagemas han colonizado las copas de los árboles Espectaculares las plantas insectívoras, cuyos mecanismos de captura difieren tanto en tamaño como en tipo; los Nepenthes, con trampas de hasta 30 cm de largo; el Sarracenie, con hojas cilíndricas estrechas y alargadas en “tubo de órgano”; el Drosere, con tentáculos viscosos y móviles; el Dionea llamado “papamoscas”, equipado con una formidable trampa de resorte activada por sensores táctiles.

Febrero 2021