FRENEMOS EL EFECTO DEL CAMBIO CLIMATICO

UNA REVISION DEL PAISAJE URBANO.. adaptación al desafío de cambio climático

Por Behdad Alizadeh y James Hitchmough interesante articulo sobre las consecuencias del cambio climático.

Departamento de paisaje, de la Universidad de Sheffield, Sheffield, Reino Unido

Resumen .-Propósito.Los paisajes urbanos juegan un papel importante en el apoyo a los sistemas municipales, ecológicos y sociales. Además, los valiosos servicios ambientales y los espacios verdes urbanos brindan servicios sociales y psicológicos, muy importantes para la habitabilidad de las ciudades modernas y el bienestar de los residentes urbanos. Está claro que el área de espacio verde en una ciudad, el método de diseño del paisaje urbano y el acceso al espacio verde urbano afectan potencialmente la salud, la felicidad, la comodidad, la seguridad y la protección de los habitantes urbanos.

 1.-El paisaje urbano juega un papel importante en la provisión de hábitats para la vida silvestre, y un tipo de vegetación importante al hacerlo es la vegetación herbácea rica en especies que proporciona polen y néctar, además de hábitat físico para la fauna nativa. Cualquier factor que cause una impresión en el paisaje urbano (como el cambio climático) afectará la vida de las personas directa o indirectamente. Existe un consenso universal de que la temperatura ha aumentado en la mayor parte del mundo durante el siglo pasado. La investigación de los impactos del cambio climático en el paisaje urbano es el propósito de este estudio.

 Hallazgos.- /Es necesario comprender el proceso de adaptación al cambio climático para diseñar comunidades de plantas para su uso en paisajes públicos. El aumento del CO 2 y la temperatura del aire junto con las condiciones cambiantes de las precipitaciones, como los tres factores importantes del cambio climático, alteran potencialmente casi todos los ecosistemas del mundo. El cambio climático ofrece nuevas oportunidades y, en algunos casos, la necesidad imperiosa de utilizar especies de plantas no autóctonas junto con especies de plantas autóctonas, no solo para reducir los efectos secundarios del cambio climático, sino también para aumentar la diversidad de especies y el valor estético en la pradera. -como el diseño de plantaciones naturalistas.

CUIDEMOS EL MEDIO AMBIENTE

Originalidad.- / valor .-Los autores confirman que este trabajo es original y no ha sido publicado en otro lugar. En este artículo, los autores informan sobre los efectos del cambio climático en el paisaje urbano y sugieren diferentes tipos de soluciones para reducir los efectos. El documento debe ser de interés para los lectores en las áreas de arquitectura paisajista, ecologista paisajista, planificador paisajista, gestores paisajistas y diseñador ambiental.

Introducción.- Las áreas densamente pobladas están cambiando y se están desarrollando paisajes más complicados en los que los espacios verdes o abiertos se consideran de incalculable valor para el bienestar de las personas y la vida silvestre (Pickett et al., 2011). Los paisajes urbanos juegan un papel crucial en el apoyo a los sistemas municipales “ecológicos y sociales” (Barbosa et al., 2007). En las áreas urbanas, los parques de la ciudad, los jardines privados y los espacios verdes en las calles proporcionan servicios ecosistémicos esenciales (Gill et al., 2007). La disponibilidad de espacios verdes impacta en las cualidades del medio ambiente, como la purificación del aire y el agua, la filtración del viento y el ruido o la estabilización del microclima.

Los parques y jardines juegan un papel clave en el apoyo a la biodiversidad y otros servicios ecosistémicos importantes (Barbosa et al., 2007). Estos paisajes urbanos mejoran la migración de la fauna a las grandes ciudades, lo que lleva a mantener o mejorar la biodiversidad urbana (Angold et al., 2006). Como resultado, pueden cerrar la brecha entre el medio ambiente natural, la biodiversidad y los residentes de áreas urbanas (Jorgensen et al., 2002). Además de importantes beneficios ambientales, la existencia de ecosistemas naturales, como parques urbanos y bosques, cinturones verdes y sus componentes (es decir, árboles y agua), mejoran los niveles de vida de muchas maneras y brindan servicios sociales y psicológicos, que son muy importantes para la habitabilidad. de las ciudades modernas y el bienestar de los habitantes urbanos (Chiesura, 2004).

A nivel ciudadano, los espacios verdes ayudan a restaurar el estrés, mejorando la salud mental (Hartig et al., 1991) para los adultos; También allanan el camino para el desarrollo físico y mental de los niños. El espacio verde también mejora potencialmente los sentimientos de protección social y seguridad (Groenewegenet al., 2006; Maas et al., 2009; Troy y Grove, 2008), aumenta la comunicación social y el atractivo de los niños. ciudad y la promueve como un hito para los turistas, aumentando el valor de las propiedades y los ingresos fiscales (Jim y Chen, 2009). Las personas que viven en un entorno verde reportan niveles más bajos de miedo, menos malos modales, comportamientos menos hostiles y violentos y sentimientos de inseguridad asociados con el vandalismo y menos miedo a la delincuencia en lugares abandonados (Chiesura, 2004).

En una ciudad, el método de diseño del paisaje urbano y el acceso a los espacios verdes urbanos afectan potencialmente la salud, la felicidad, la comodidad  y la seguridad de los residentes urbanos. Como resultado, cualquier factor que cause una impresión en el paisaje urbano (como el cambio climático) afectará el estilo de vida de las personas directa o indirectamente. Hoy en día, es ampliamente aceptado que nuestro clima se está calentando. El cambio climático es uno de los problemas medioambientales más importantes de nuestro tiempo. La mayoría de los desafíos ambientales en nuestro mundo, como escasez de agua, inundaciones, aumento del nivel del mar, cambios en la biodiversidad, disminución de la calidad del aire, aumento del tamaño y número de incendios forestales y cambios en la extensión y ubicación de la vegetación a escala de paisaje, están significativamente asociados con cambios climáticos (Bigler et al., 2006).

El cambio climatico revoluciona la flora y la fauna.

2. La naturaleza cambiante del clima

 Existe un consenso universal de que la temperatura ha aumentado en la mayor parte del mundo durante el último siglo (Alizadeh, 2016). Desde principios del siglo XXI, se ha producido un aumento de la temperatura mundial de aproximadamente 0,6 ° C, con un aumento de 0,4 ° C, reconocido desde la década de 1970 (Hulme, 2002). Es importante destacar que el Informe de Evaluación de 2007 del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) sugiere que, durante el período 1970-2004, ha habido un aumento del 70% en las emisiones de gases de efecto invernadero (IPCC, 2007). fenómenos y procesos biológicos a escala espacial y temporal. Se sentirán impactos negativos con respecto a los cambios en la biodiversidad, la calidad del aire, la distribución y la resiliencia de la vegetación silvestre, el agua, las inundaciones, el nivel del mar y la proliferación y escala de los incendios forestales (Bigleret al., 2006).

 El cambio climático ya está teniendo un efecto marcado sobre el clima de Europa Occidental (Bakkenes et al., 2002), así como el de Gran Bretaña específicamente (Broadmeadow et al., 2005; Wilby y Perry, 2006). Para 2050, los modelos sugieren que Londres habrá experimentado un clima casi mediterráneo, similar al que experimenta actualmente Burdeos en el suroeste de Francia (Broadmeadow et al., 2005; Hitchmough, 2011). Además de los cambios climáticos de fondo, se espera que el efecto de isla de calor urbano se intensifique como resultado directo del aumento constante de las temperaturas, especialmente durante el verano, lo que se traduce en amenazas para la salud humana y el bienestar en el medio ambiente, particularmente en el sur de Inglaterra (Hulme, 2002). ).

Ley del cambio climatico

3. Cambio climático y ecosistema natural

Los efectos de las sequías inicialmente serán más evidentes en el crecimiento de la hierba cortada debido a la poca profundidad de las raíces de esta vegetación. Cuando el suministro de agua no tiene restricciones, casi el 99 por ciento de toda el agua extraída de las raíces de las plantas se pierde como resultado directo de la transpiración a través del aire (Raven et al., 2005). Además, la posibilidad de que se produzcan incendios de césped, como se vio en la ola de calor de julio de 2006 experimentada en Greater Manchester, es mucho más probable (Greater Manchester Fire and Rescue Service, 2006; Gill, 2006). En consecuencia, es esencial que la ocurrencia espacial de las condiciones de sequía sea bien examinada y considerada en relación directa con el pasto dentro del cambio climático y los escenarios de referencia. Cuando se busca una mayor comprensión de las respuestas al cambio global en relación con los ecosistemas naturales (Zavaleta et al., 2003), existe una gran cantidad de datos derivados de experimentos de laboratorio sobre las reacciones de las plantas al CO2, la humedad y la temperatura (Larcher, 2003). Los cambios de temperatura y la respuesta a los mismos dependen de las características de la especie de planta y, por lo tanto, pueden ser negativos o positivos, dependiendo de la salud general del medio ambiente. Es importante destacar que los efectos de algunos factores podrían ser contrarrestados por otros: como ejemplo, la producción de biomasa aumentará a través de un mayor CO2, mientras que la producción de biomasa disminuirá como resultado de una menor precipitación (Gifford et al., 1984; Cannell, 1985).

 Si no hay cambios en la precipitación o la temperatura, la relación raíz a brote podría aumentar a través de un aumento en el CO2 a medida que la planta se adapta y responde a la disminución de la limitación de carbono (C) en línea con la deficiencia de nutrientes (Troughton, 1977). Si hubiera un aumento en la precipitación junto con el CO2, podría haber una reducción del estrés hídrico contrarrestado en última instancia por la disminución de la limitación de C, donde el efecto neto en la relación raíz a brote no sería fácil de estimar. Los efectos de la respuesta de las plantas después del cambio climático no se pueden establecer mediante la evaluación de la fotosíntesis únicamente, y el impacto del cambio climático en los ecosistemas no se encontrará solo como resultado de las respuestas de las plantas. La respuesta de descomposición, como resultado de las modificaciones relacionadas con la humedad y la temperatura, probablemente será tan notable como las experimentadas durante la fotosíntesis. Sin embargo, la descomposición no debería tener un impacto directo derivado del CO2 (Bachelet y Gay, 1993)

Al considerar los efectos a largo plazo asociados con los cambios climáticos globales sobre el funcionamiento del ecosistema, uno de los enfoques críticos es modelar un micro ecosistema que esté sujeto a manipulaciones factoriales y que pueda producir una respuesta rápida (Shaw et al., 2002). Los pastizales anuales que contienen una diversidad de plantas pequeñas y de vida corta se consideran un sistema modelo atractivo para experimentos de cambio global (Shaw et al., 2002). Con el fin de establecer una manipulación de cambio global viable de un ecosistema completo, completo con procesos animales, microbianos, vegetales y del suelo, un área de aproximadamente 1 m2 es adecuada (Shaw et al., 2002). Es importante destacar que el ciclo de vida anual de la planta dominante permite que se lleven a cabo experimentos breves a lo largo de algunas generaciones (Reich et al., 2001). La mayoría de los estudios experimentales en condiciones de campo natural, específicamente aquellos orientados a las respuestas del ecosistema al cambio global, han abordado solo cambios globales individuales. Pocos estudios han examinado dos o más tratamientos y respuestas del sistema que interactúan. El uso de manipulaciones experimentales, como cambios en la concentración de CO2, la precipitación y la temperatura en relación con los estudios de ecosistemas, no es aceptado por todos los investigadores (Grime, 1973; Mittelbach et al., 2001) a pesar del hecho de que el CO2 elevado se considera un factor determinante. fuerza detrás del fenómeno del cambio climático (Vitouseket al., 1997).

Algunas investigaciones de modelización se han centrado en abordar las respuestas de los ecosistemas a los cambios multifactoriales globales (Tilman, 1988; Goldberg y Miller, 1990). Sin embargo, la base teórica que sustenta la estimación de las respuestas de los ecosistemas a múltiples factores es incompleta. En consecuencia, en un esfuerzo por establecer e identificar los impactos en relación con el cambio climático en el ecosistema, es necesario llevar a cabo una serie de diferentes proyectos de manipulación experimental en el contexto de los ecosistemas terrestres, a escala global, asegurando la inclusión de un aumento de la temperatura, niveles elevados de CO2 y cambios en los volúmenes y tendencias de las precipitaciones (Wright, 1998; Knapp et al., 2002; Beier et al., 2004) Es un desafío reunir manipulaciones experimentales que involucran aumentos de CO2 junto con cambios en la precipitación y la temperatura de manera que no confundan los resultados (Beier et al., 2004, 1998). Hasta el momento, no se ha realizado ninguna investigación experimental sobre los efectos del cambio climático en el área específica de las comunidades vegetales diseñadas en los asentamientos urbanos.

Sevilla ante el cambio climatico

4. Efectos del cambio climático en el paisaje urbano

Las publicaciones de investigación relacionadas con el impacto del cambio climático en el espacio verde urbano son relativamente pocas (Wilby y Perry, 2006; Gill, 2006). No obstante, se han considerado algunos de los efectos del cambio climático en el espacio verde urbano (Gill, 2006). A pesar de todo el mantenimiento y la gestión del paisaje urbano, incluidos los parques y jardines urbanos, el clima sigue siendo el factor más importante, que controla la variedad de especies y jardines. su “comportamiento”, “fisiología” y “fenología” en el paisaje urbano (Bisgrove y Hadley, 2002). Los extremos de suelo y agua, tormentas y temperaturas tendrán efectos significativos sobre las enfermedades fúngicas y las plagas de insectos y, por lo tanto, el crecimiento de los árboles (Broadmeadow Además, el cambio climático puede aumentar la utilización del espacio verde urbano por parte de los ciudadanos que buscan aprovechar el microclima más frío en el espacio verde urbano durante épocas de altas temperaturas. Estos aumentos en el uso ejercerán presiones adicionales sobre el crecimiento de la vegetación y, en particular, sobre elementos históricamente esenciales como el césped cortado en estas áreas (The London Climate Change Partnership, 2018) .Los períodos invernales más prolongados sin heladas y otros cambios en la temperatura están comenzando a afectar la temporada de crecimiento en la mayor parte del mundo y también en el Reino Unido (Bisgrove y Hadley, 2002), con cada grado de calentamiento anual, lo que significa que la temporada de crecimiento se extiende hasta tres semanas en el sur y 1,5 semanas en las regiones más al norte (Alizadeh, 2016 En consecuencia, la expectativa es que, para la década de 2050, las temperaturas umbral de primavera podrían atestiguarse de 1 a 3 semanas antes que en la actualidad, con un retraso correspondiente de las temperaturas de invierno de 1 a 3 semanas (Hulme, 2002). Una temporada de crecimiento más prolongada tendría un efecto en la fenología de las plantas, como destacan varios estudiosos (Sparks et al., 2002). Esto, a su vez, fomentaría una serie de fenómenos posteriores que incluyen floración más temprana, apariencia de las hojas y madurez de las plantas además de la caída tardía de las hojas, la floración prolongada hasta el invierno, la floración de bulbos de primavera “fuera de temporada” y el crecimiento continuo de los céspedes, lo que aumenta los costos de mantenimiento para el corte de césped (Bisgrove y Hadley, 2002) .Por supuesto, estas diferencias ya se han producido en el Reino Unido, con el suroeste de Inglaterra y Gales experimentan inviernos húmedos casi sin heladas en marcado contraste con las condiciones invernales en el centro y norte de Inglaterra. En este sentido, ya estamos familiarizados con la naturaleza del futuro cambio climático. Sin embargo, los gradientes se estirarán más. Estos diferenciales serán máximos dentro de las áreas urbanas donde la fenología de las plantas ya está enormemente afectada por la isla de calor urbana (White et al., 2002; Roetzer et al., 2000). Además, los niveles más altos de CO2 en combinación con temperaturas más altas mejoran la velocidad de crecimiento, desarrollo y tasa de crecimiento de las especies vegetales. Como resultado, la planta herbácea morirá o entrará en la situación inactiva antes de que aprovechen la temporada de crecimiento completa (Bisgrove y Hadley, 2002) .

Estos gradientes climáticos cambiantes afectarán los tipos de plantas que se pueden cultivar, siendo las plantas más capaces de adaptarse las más favorecidas. En el sureste de Inglaterra, las hayas están disminuyendo debido a un estrés hídrico más regular durante el verano (Bisgrove y Hadley, 2002), mientras que la región de Londres, en cambio, es más capaz de adaptarse al cambio climático debido a que su espacio verde está dominado por híbridos y plantas orientales que crecen naturalmente en climas más cálidos, como el Mediterráneo (White, 1994). Además, es bien sabido que los climas secos y cálidos facilitan el crecimiento de las castañas y sustentan aún más a un mayor número de especies (The London Climate Change Partnership, 2018). Si bien la mayor parte del debate sobre el cambio climático se centra en los aspectos negativos del cambio climático, dentro de las áreas urbanas, las especies que crecen menos bien serán contrarrestadas por especies que crecen mejor en un mundo de cambio climático; Habrá oportunidades y amenazas. A lo largo del siglo XX, ha habido un gran número de árboles nuevos introducidos (Grimshaw y Bayton, 2009) en respuesta a las condiciones climáticas cambiantes. Los árboles que experimentan estrés relacionado con la sequía se identifican como particularmente susceptibles a varios patógenos. La capacidad para resistir las sequías de verano también podría verse debilitada como resultado directo de las lluvias invernales, provocando anoxia en la raíz e impactando así la profundidad de enraizamiento (Broadmeadow, 2002). A su vez, esto aumenta aún más la vulnerabilidad de los árboles al viento (Bisgrove y Hadley, 2002; Broadmeadow, 2002)

.

Arboles ante el cambio climatico

5. Cambio climático, invertebrados y plagas en el paisaje urbano

Los espacios verdes son uno de los hábitats de vida silvestre más importantes del área metropolitana. El espacio verde urbano juega un papel importante en la provisión de hábitats para la vida silvestre, y un tipo de vegetación importante para hacerlo es la vegetación herbácea rica en especies, que proporciona polen y néctar, además de hábitat físico para la fauna nativa (Dunnett y Hitchmough, 2004). Estos hábitats también albergan grandes poblaciones de invertebrados y herbívoros como babosas, caracoles e insectos; tienen un impacto recíproco sobre la propia vegetación (Hitchmoughand Wagner, 2011).

Los espacios verdes son parte de los ecosistemas urbanos y la biodiversidad tiene un papel fundamental en un ecosistema dinámico. Es un hecho que el cambio climático puede afectar a todas las partes de un ecosistema. En la actualidad, los servicios de los ecosistemas se ven afectados e in fluidos por el cambio climático en cuanto a la producción primaria (Melillo et al., 1993) y el flujo y la calidad del agua (Vörösmarty y Sahagian, 2000). Los servicios ecosistémicos son reconocidos como el suministro de ventajas de los ecosistemas a la sociedad, siendo fundamentales para sustentar la vida humana (Chanet al., 2006). Las investigaciones que investigan las relaciones entre las respuestas de los invertebrados al cambio climático y las consecuencias relacionadas con los servicios de los ecosistemas son algo limitadas, pero la mayoría de los servicios de los ecosistemas se ven, sin embargo, afectados por los invertebrados de alguna manera (Prather et al., 2013).

 El espacio verde urbano se ha centrado en el equilibrio entre las plagas, sus huéspedes y sus enemigos y en cómo es probable que este equilibrio se vea afectado por el cambio climático, lo que dificulta ser concluyente sobre posibles patrones de daño (Broadmeadow, 2002). los ciclos dependen significativamente del clima (Burt, 2002), y el tamaño de la población aumenta con el aumento de la temperatura (Broadmeadow, 2002). El rango de algunos insectos nativos avanzará hacia el norte en respuesta directa a temperaturas cálidas y temporadas de crecimiento más largas (Bisgrove y Hadley, 2002; Parmesan et al., 1999). Algunas especies expandirán su área de distribución, otras mostrarán contracción. Es muy probable que las plagas de insectos que son comunes en la Europa continental desarrollen sus territorios en el Reino Unido (Bisgrove y Hadley, 2002). Sin embargo, también habrá un posible aumento en la diversidad de insectos voladores, por ejemplo, en la diversidad y abundancia de mariposas (Gill, 2006). Los estudios que existen se enfocan en los cambios mediados por insectos en los servicios de los ecosistemas en respuesta al cambio climático (Volney y Fleming, 2000; Ladanyi y Horvath, IJCCSM11,2182 Descargado por la Doctora Behdad Alizadeh a las 07:14 del 15 de marzo de 2019 (PT) 2010; Rojas et al., 2010; Moraal y op Akkerhuis, 2011; Rafferty e Ives, 2011). Estos tienden a centrarse solo en los servicios directos (y los perjuicios) proporcionados por los invertebrados, sin mencionar los efectos indirectos a través de las interacciones de la red alimentaria (Traill et al., 2010). Los efectos del cambio climático en estos organismos a nivel de ecosistema deben evaluarse porque se reconoce que son altamente sensibles al cambio climático (Prather et al., 2013).

 La herbivoría es esencial porque cuando se combina con la competencia entre especies de plantas, actúa para exagerar la rivalidad. Es probable que las especies de crecimiento lento e intolerantes a la sombra que son apetecibles se eliminen mucho más rápidamente de la vegetación que las especies de competitividad similar pero desagradables. La herbivoría de moluscos es un elemento importante para limitar la distribución de especies de plantas, como lo ha demostrado, por ejemplo, Arnica montana. En el Reino Unido, los moluscos tienen efectos significativos en su medio ambiente dentro de estos ecosistemas (Alizadeh, 2016). Es posible sacar algunas conclusiones generales sobre los efectos del cambio climático en la slugherbivory basándose en estudios anteriores (Briner y Frank, 1998; Fenner et al. ., 1999; Frank, 2003; Hulme, 1994; Keller et al., 1999; Scheidel y Bruelheide, 1999; Hitchmough y Wagner, 2011). Como animales de cuerpo blando, las babosas son muy sensibles a la desecación y son más activas con respecto a la alimentación en condiciones húmedas. Nystrand y Granström (1997) encontraron que el daño de las babosas se correlacionó directamente con el tiempo durante el cual la superficie del suelo permaneció húmedo. Los escenarios de cambio climático que involucraron veranos más largos y secos sugieren que el pastoreo de babosas disminuye durante estas épocas del año, mientras que es probable que se prolongue en inviernos más cálidos y húmedos. Lo que en última instancia se desconoce es cuál será el efecto neto de estos cambios tanto para las comunidades de plantas urbanas que ocurren naturalmente como para las que se han diseñado. Hay mucha evidencia de que en climas templados húmedos las babosas y los caracoles afectan el desarrollo y la composición de la vegetación herbácea de manera significativa (Bruelheide y Scheidel 1999; Hitchmough y Wagner, 2011; Wilby y Brown, 2001; Holland et al., 2007; Alizadeh, 2016) indicó que la herbivoría de los moluscos interactúa con el cambio climático y afecta la estabilidad tanto de las especies individuales como de la comunidad vegetal. Confirma los resultados de investigadores previos como Melillo et al. (1993) y Vörösmarty y Sahagian (2000).

 Las babosas, en particular, son muy sensibles a la reducción de las precipitaciones porque tienen un cuerpo completamente blando, y la necesidad de evitar la desecación restringe la alimentación a momentos en los que la humedad es alta y las temperaturas bajas. Las especies de plantas en diferentes etapas de su vida tienen diferentes formas y estructuras. Los compuestos químicos dentro de las especies vegetales también difieren de una etapa de su vida a otra (Alizadeh, 2016). La forma, la estructura y los compuestos químicos son muy importantes para la palatabilidad de los moluscos. También se ven afectados por el cambio climático. Mostraron que el aumento de la temperatura reducía la actividad de los moluscos. Por otro lado, el aumento de las precipitaciones mejoró la actividad de las babosas. Todos los factores ambientales tienen efectos importantes sobre el comportamiento de los moluscos, pero la interacción de ellos es más crítica (Alizadeh, 2016). El aumento de la temperatura y la disminución de la humedad son dos razones por las que el cabello crece pequeño y diminuto (en cuanto a tamaño y número) en las hojas de las especies de plantas. Ésta es una de las reacciones de las especies vegetales ante situaciones de sequía, que por lo general, aunque no siempre, pueden hacer que la especie sea desagradable para los moluscos. Debido a que los caracoles tienen un caparazón a través del cual pueden manejar mejor la pérdida de agua, pueden alimentarse en condiciones más secas que las babosas. Este conocimiento del comportamiento de los moluscos nos permite mantener nuestras valiosas especies dentro de una comunidad vegetal al agregar algunas especies, que son más apetecibles para los moluscos. El pastoreo de moluscos afectó el desarrollo de la floración y el período de floración de la especie al reducir la competencia entre especies en la comunidad vegetal. Cortan algunas especies, permitiendo que otras especies reciban más espacio para crecer y desarrollarse junto con más luz y nutrición (Alizadeh, 2016

.

6. Cambio climático y oportunidades creativas asociadas con el diseño de plantaciones

Los planificadores urbanos, diseñadores urbanos, arquitectos, arquitectura paisajista y profesionales están interesados ​​en la sostenibilidad ante los desafíos del cambio climático. Sin embargo, el cambio climático también ayuda a liberar el pensamiento convencional al hacer que la gente acepte la idea de que el futuro no será el mismo que el pasado. La literatura sobre el cambio climático sugiere que, en los próximos años, varias de las especies se incorporaron al público. Los programas de plantación ya no serán sostenibles. En el contexto específico de América del Norte, por ejemplo, ha habido una amplia implementación del diseño naturalista con el uso de especies predominantemente nativas, mientras que, en el contexto de Europa, se han utilizado tanto especies nativas como no nativas, dependiendo de varios factores culturales y ecológicos. (Hitchmough y Dunnett, 2004a, 2004b).

 Es importante destacar que algunas especies utilizadas en las iniciativas de diseño de plantaciones del Reino Unido, en la actualidad, no están bien alineadas con sus ubicaciones actuales desde un punto de vista climático. Para asegurar que los paisajes urbanos sostenibles puedan llegar a la playa, es probable que sea esencial incorporar una gama más amplia de especies nativas y no nativas que se adapten cada vez más al clima cambiante. En Europa, existe una diversidad de puntos de vista en torno a la incorporación de especies de plantas exóticas en paisajes de diseño urbano, aunque el debate está menos sesgado hacia una política exclusiva para los nativos que en el caso de EE. UU. (Hitchmough, 2011). Estos argumentos se basan en preocupaciones sobre la potencial invasión y las ventajas de utilizar especies nativas en lugar de exóticas, para apoyar la biodiversidad animal en el mayor grado posible. Natividad es un concepto esbozado por primera vez por John Henslow en 1783. Henslow era un botánico que había considerado la idea en consonancia con los términos “nativo” y “extranjero”, tal como se aplicaba en el derecho consuetudinario a finales de la década de 1840, para definir plantas que eran británicas en lugar de artefactos de otros lugares. Sus intereses eran principalmente prácticos más que filosóficos. En los 100 años que siguieron, diferentes profesionales, incluidos zoólogos y botánicos, han detallado y examinado las diversas especies introducidas con y sin conocimiento. El ecologista británico Charles Elton escribió la Ecología de las invasiones de animales y plantas en 1958 en un momento en que había una falta general de acuerdo sobre la conveniencia general de la intervención sobre la introducción de especies extraterrestres. Fue en algún momento más tarde, sobre todo en la década de 1990, cuando se reconoció el concepto de biología de la invasión como su disciplina distintiva y se empezó a considerar que las especies no autóctonas causaban daños. En años más recientes, ha habido indicios de puntos de vista más reflexivos sobre las especies no nativas que comienzan a emerger en la literatura de investigación ecológica, aunque no en los EE. UU., A medida que la evidencia comienza a acumularse sobre especies no nativas que también desempeñan papeles valiosos en la prestación de servicios ecosistémicos. En muchos países, las especies exóticas y su introducción han aumentado notablemente el número de especies en una región, tanto las que ahora son partes establecidas de la biota como las especies mucho más extensas que son transitorias y están al borde de la extinción. Esto no quiere decir que no haya algunos malvados, pero preferiblemente que el balance sea más complicado de lo que se pensaba inicialmente.

En este sentido, está claro que la utilización de una combinación de especies nativas y no nativas en entornos públicos urbanos permite un impacto más significativo con respecto al color (Hitchmough yWoudstra, 1999). Las especies nativas tienden a ser aceptadas como las plantas más adecuadas para su uso cuando se busca lograr una plantación más sostenible, ya que a menudo están altamente preadaptadas a los climas locales con el supuesto de que provienen de biomasa comparable a la de los entornos urbanos. Son particularmente útiles por su alta capacidad en muchos casos de autorreproducción, sin que esto se considere (como ocurre con las especies no autóctonas) como una invasión biológica. No obstante, las plantas exóticas también han sido reconocidas como parte de muchas civilizaciones y paisajes diseñados durante un largo período de tiempo, particularmente en Europa y Asia, lo que significa que es esencial considerar las opiniones de las personas con respecto a lo que perciben como adecuado (Kendleand Rose, 2000). En consecuencia, existen algunas oportunidades valiosas centradas en mejorar la carácter estético de los paisajes urbanos asegurando la cuidadosa selección de comunidades de plantas no nativas. Es típico que la aptitud de las plantas, en un entorno urbano, se vea significativamente influenciada por el hábitat en el que han evolucionado las especies, donde se verá que las especies se adaptan mejor cuando el hábitat está bien alineado con las condiciones ambientales aparentes en el lugar de cultivo. . Estas plantas serán las más sostenibles (Hitchmough, 2011). Teniendo esto en cuenta, se podría considerar que las especies nativas locales típicamente se adaptarán más a muchos sitios de plantación que las especies de otros campos (Schmitz y Simberloff, 1997; Gilbert y Anderson, 1998; Parker et al., 1999). Aunque la vista parece ser relativamente precisa cuando se tienen en cuenta los factores climáticos (Davis, 1989; Hitchmough, 2011), algunas especies demuestran estar bien adaptadas incluso cuando esos entornos son comparativamente diferentes a sus hábitats actuales. distribución e historia. En otros casos, las especies que están bien adaptadas son aquellas que se encuentran en hábitats durante mucho tiempo, que debido a factores locales como la altitud y la humedad del suelo, etc., se parecen mucho a las condiciones del sitio de plantación. Es importante destacar que, aunque se reconoce que la aptitud física es un factor importante, sigue siendo que se ha prestado poca atención a las especies herbáceas.

Jardin naturalista.-High Line Nueva York

7. Diseño naturalista de una comunidad vegetal: una solución a los efectos del cambio climático en el paisaje urbano

 Todos los estilos de plantación tienen algunos resultados diferentes relacionados con la sostenibilidad sobre el dinamismo y la diversidad. Los diseños de inspiración naturalista y ecológica suelen considerarse más sostenibles que los estilos tradicionales (Dunnett y Hitchmough, 1996). A lo largo de los últimos 20 años, se ha prestado mucha atención al diseño de vegetación naturalista estructuralmente diversa y rica en especies para su utilización en áreas urbanas (Kingsbury, 2004). Esta atención se ha centrado en los estereotipos seminaturales, incluida la pradera norteamericana y la pradera euroasiática, como sustitución de las plantaciones de monocultivos pobres en especies (Kingsbury, 2004). A mediados de la década de 1990, Dunnett y Hitchmough (1996) centraron su investigación en la selección de especies nativas y no vegetales. -especies nativas para cultivar sembradas, naturalistas, siembra urbana. La gestión rentable y la creación de nuevas formas visuales se pueden lograr a través de conceptos ecológicos basados ​​en el cultivo utilizando especies de plantas bien adaptadas al entorno local. La siembra basada en conceptos ecológicos utilizando especies bien adaptadas al entorno local para crear vegetación seminatural no solo puede reducir la gestión. costos, sino que también crean nuevas formas visuales en los paisajes urbanos. En particular, puede cambiar nuestro diseño de plantación tradicional de estar dominado por la plantación masiva de arbustos de hoja perenne de un solo color a una plantación herbácea más vibrante, más diversa y de flores largas. Sin embargo, estos cambios no están exentos de pérdidas, ya que los paisajes de praderas implican compensaciones entre el drama y los atractivos efectos invernales (Alizadeh, 2016). Lograr la impresión estética deseada durante una larga temporada sólo puede lograrse si se utiliza una combinación de especies nativas y exóticas, en particular, cuando un país tiene una flora nativa muy limitada. Cuando se diseña la mezcla de especies

Estos desarrollos, hasta cierto punto, han fomentado la opinión de que dicha vegetación, especialmente cuando se trata de especies nativas establecidas mediante la plantación  (Luscombe y Scott, 2004), requiere un menor grado de aportación de recursos en el establecimiento y una gestión a más largo plazo en comparación con las más convencionales. plantaciones (Oudolf y Kingsbury, 2005). Estas percepciones han ido en paralelo con la opinión de que dicha vegetación también podría considerarse más atractiva, no solo para las personas que viven en entornos urbanos (Dunnett y Hitchmough, 2004) sino también para las especies de invertebrados nativos (Hitchmough y Wagner, 2011). Cuando se utilizan especies que no son nativas de la zona, es probable que la vegetación naturalista compleja en términos de diversidad de especies, fenología de especies (Crisp et al., 1998; Asterakiet al., 2004) y forma espacial sea un hábitat más valioso. para la fauna autóctona del entorno que los monocultivos (Hitchmough y Wagner, 2011). Sus ventajas particulares se obtienen al interactuar con la naturaleza en los lugares urbanos. Gran parte de la investigación en esta área se ha ocupado de la naturaleza en un sentido muy vago y generalizado. Un trabajo más específico, por ejemplo, Özgüner y Kendle (2006), ha demostrado que la vegetación rica en flores y similar a la naturaleza es particularmente atractiva para la gente urbana. Entre los profesionales en el campo, una idea común es que los paisajes naturalistas parecen ser mucho menos atractivos. caro de administrar en comparación con paisajes más formales. Algunos ecólogos han sugerido que los costos podrían reducirse adoptando un patrón de vegetación que sea más natural y que requiera un menor grado de intervención para su mantenimiento (Bradshaw y Handley, 1982; Brooker y Corder, 1986). Probablemente esto sea cierto en algunas situaciones, como los bosques, pero en muchas situaciones, estas ideas no son realistas. Kendle y Forbes (1997) argumentan que los costos asociados con el manejo naturalista del paisaje podrían resultar mayores en comparación con algunas plantaciones ornamentales y formales, especialmente cuando las operaciones de manejo no son familiares y hay muchas complejidades en el patrón. Cuando la vegetación se considera un recurso educativo El espacio abierto formal tradicional es menos probable para proporcionar educación ambiental en comparación con paisajes más naturalistas que comprenden elementos esenciales del ecosistema, como pastizales, bosques, agua y matorrales.

Jardin naturalista en España

Históricamente, se ha argumentado que varios tipos de hábitat actúan como un mejor estimulante de la imaginación y puede proporcionar un medio valioso para establecer contrastes entre diferentes tipos de hábitat (Cole, 1983). Asegurar la presencia de los hábitats más valiosos para la vida silvestre es una consideración fundamental al adoptar un diseño de paisaje urbano. Potencialmente, uno de los supuestos más útiles sobre la gestión naturalista y el diseño de los centros paisajísticos urbanos en la vista de que son mejores para fomentar la vida silvestre que los paisajes urbanos basados ​​en diseños ornamentales convencionales.

Por lo tanto, están en mejores condiciones para cumplir con los objetivos de conservación de la vida silvestre. El aumento de la diversidad general de especies de plantas y hábitats para aves, insectos y pequeños mamíferos se puede lograr a través de varios métodos, como crear bordes más suaves al revestir estanques y cambiar los regímenes de corte para permitir un crecimiento más extenso de la hierba. El cambio significativo que ha tenido lugar en los últimos diez años es que estos enfoques parecen tener éxito, ya sea que se apliquen con especies nativas o no nativas (Salisbury et al., 2015). Esta reciente evolución de la comprensión ecológica es significativa en los lugares urbanos, ya que permite mantener una fauna diversa al tiempo que proporciona una amplia gama de estructuras físicas o efectos de color estacionales que no siempre son posibles con especies nativas solas en países pequeños con una floración baja (Hitchmough y Dunnett , 2004a, 2004b). Estas estrategias basadas en la estética son críticas para asegurar el apoyo público a la vegetación naturalista en las ciudades (Hands y Brown, 2002; Todorova, 2004; Özgüner et al., 2007). Hay muchos factores que afectan la sensación de seguridad en el paisaje urbano y la forma de vida. el diseño es uno de ellos (Özgüner y Kendle, 2006). A pesar de todas las ventajas del diseño naturalista de un paisaje urbano, existen algunas cuestiones, como el aumento de la cobertura disponible para posibles atacantes (Özgüner et al., 2007), que generan preocupaciones reales.

Schroeder y Anderson (1984) demostraron que la seguridad percibida de los parques y paisajes urbanos se ve reforzada significativamente por la alta visibilidad. Involucrar a la población local en la gestión del paisaje público aumenta su sentido de responsabilidad y, como resultado, mejora la sensación de seguridad al tiempo que disminuye el vandalismo (Hollick, 1982; Johnston, 1990). Estas preferencias estéticas van en paralelo con la atención prestada durante el pasado. dos décadas para el diseño de vegetación naturalista rica en especies y estructuralmente diversa para su uso en espacios verdes urbanos en beneficio de la biodiversidad.

Vista del Central Park Nueva York

 En realidad, durante los últimos años, ha habido una gran cantidad de desarrollo paisajístico en áreas urbanas que involucró la aplicación de estilos ecológicos o naturalistas. En otras palabras, los diseños centrados en estereotipos seminaturales, incluidas las praderas y los prados, como se mencionó anteriormente, sustituyen las plantaciones de monocultivos pobres de las especies (Hitchmough, 2011; Kingsbury, 2004).

En respuesta a la separación de las personas de la naturaleza durante la revolución industrial, en muchos países occidentales ricos se han adoptado nuevas perspectivas hacia la creación de paisajes más naturales como un medio para garantizar que se conserve el contacto con entornos más naturales (Kendle y Forbes, 1997). El estilo del paisaje naturalista en el Reino Unido tiene una larga historia y fue un factor significativo en el siglo XVIII, cuando apareció por primera vez el English Landscape Garden. En el siglo XIX, el naturalismo del paisaje coexistió con muchos más estilos arquitectónicos, a veces en una escala urbana más pequeña, sobre todo por William Robinson en el “Wild Garden” (Robinson, 2009). Los paisajes naturalistas reaparecieron como una fuerza importante en el Reino Unido en la década de 1970 como “naturaleza en las ciudades” o “diseño ecológico” (Ruff, 1979; Ruff y Tregay, 1982), y estas ideas se adoptaron en varios sistemas de parques y nuevas ciudades en diversos grados. McHarg (1969); y Hough (1995) fueron pensadores influyentes en la aplicación de diferentes principios y teorías que rodean el diseño de paisajes ecológicos en áreas urbanas, pero sus ideas se asociaron principalmente con la planificación más que con escalas de diseño. especies y combinarlas de manera que reflejen el carácter que muestran en la naturaleza (Oudolf y Kingsbury, 2005). Este enfoque adopta la ecología como un concepto dinámico, y el cambio dentro del tiempo de plantación es una parte vital del proceso de diseño. La selección cuidadosa de plantas es la etapa preliminar. La recolección de una especie que sea apropiada para el nuevo entorno y que pueda competir y persistir no es una tarea sencilla.

Preferiblemente, existe una necesidad fundamental de examinar el entorno natural e investigar cómo esas especies pueden crecer naturalmente en su entorno y, posteriormente, lograr combinaciones de especies estables. bien para sustentar una amplia variedad de fauna, es esencial utilizar especies que sean capaces de vivir durante un largo período de tiempo como adultos mientras se logra el reclutamiento a partir de semillas auto sembradas (Hitchmough y de la Fleur, 2006; Hitchmough y Wagner, 2011). La plantación naturalista implica una diversidad de enfoques que son necesarios para abordar una variedad de contextos, por ejemplo, estética, participación comunitaria, costos, educación ambiental, seguridad, sostenibilidad y conservación de la vida silvestre (Hitchmough, 1994; Kendle y Forbes, 1997; Dunnett y Hitchmough, 2004). A medida que se han desarrollado las ideas de diseño basadas en la plantación naturalista, ha habido un aumento equivalente en las preguntas sobre lo que la gente piensa sobre la apariencia de estas comunidades de plantas diseñadas. Los estudios llevados a cabo dentro de la psicología ambiental típicamente encontraron que las personas tienden a considerar los ambientes naturales más atractivos desde una perspectiva estética debido a su continuidad, complejidad, su significado simbólico y cultural y su estimulación sensorial general (Kaplan y Kaplan, 1989). Los objetivos de los estudios son la preferencia paisajística y la investigación sobre la conservación de un paisaje estéticamente valioso (Godlovitch, 1998), que intenta encontrar una forma de describir y evaluar la preferencia del público con respecto a los valores estéticos de los paisajes urbanos. Estudios de investigación en el campo de Las preferencias y percepciones paisajísticas que rodean las áreas naturales urbanas están aumentando (Chiesura, 2004; Jorgensen, 2004; Özgüner y Kendle, 2006), impulsadas más recientemente por la creciente importancia de la política de biodiversidad en las áreas urbanas.

Las dificultades en esta literatura son que a menudo se trata de nociones que son tan vagas o, a veces, sin sentido. El hecho de que alguien dé a entender que prefiere los entornos naturales no significa que esté a favor de entornos que, a escala humana, son relativamente desordenados. Por lo tanto, es necesario diseñar la vegetación prestando atención a los principios estéticos si se quiere lograr el objetivo de ser bien comprendidos y apreciados por el público en general (Dunnett y Hitchmough, 2004).

Recreacion del cambio climatico

Conclusión .-

Mejorar la calidad de vida, el bienestar humano y la biodiversidad son actualmente importantes impulsores de políticas en áreas metropolitanas y megaciudades a través de los espacios verdes urbanos.

 Los espacios verdes son uno de los hábitats de vida silvestre más importantes del área urbana. La vegetación herbácea es un elemento cada vez más esencial del paisaje urbano. En la actualidad, los diseñadores urbanos públicos y profesionales aceptan cada vez más el diseño de plantación naturalista, las praderas y los prados seminaturales en el paisaje urbano. Tanto las especies nativas como las exóticas tienen un papel esencial en el diseño de plantación naturalista.

Comprender el proceso de adaptación al cambio climático es necesario para diseñar comunidades de plantas para su uso en paisajes públicos. El aumento de CO2 y la temperatura del aire junto con las condiciones cambiantes de las precipitaciones, como los tres factores críticos del cambio climático, alteran potencialmente casi todos los ecosistemas del mundo.

El cambio climático brinda nuevas oportunidades. , y en algunos casos, una necesidad obligada de usar especies de plantas no nativas junto con especies de plantas nativas, no solo para reducir los efectos secundarios del cambio climático sino también para aumentar la diversidad de especies y el valor estético en un diseño de plantación naturalista similar a una pradera .

Julio 2021