kew-rock-garden-1
Rocalla en Kew Garden Londres

Las piedras en el arte del paisajismo fueron introducidas mucho antes que J.C. en China constituyendo un elemento de los jardines que seguían la tradición y filosofía budista, y que eran construidos para la contemplación. Los japoneses, que retomaron aspectos compositivos y simbológicos de aquellos jardines, utilizaron cada piedra y cada vegetal con armonía y sentido.

Muchas plantas tienen su hábitat natural en zonas rocosas y montañosas para poder desarrollarse y reconstruir las condiciones de vida de estas plantas.

Muchos parques, en diversos lugares del mundo, incluyeron grandes y espectaculares rocallas.

Las corrientes paisajísticas más actuales también incluyen rocallas en sus diseños.

El diseño de una rocalla es más complicado que la mera colocación de montones de rocas y unas plantas de forma arbitraria.

Hay que saber crear un efecto natural, sólo la experiencia, la comprensión de los principios básicos de diseño y el buen gusto pueden ayudarnos. Los diseños sencillos conducen a mejores resultados.

rocaille
Rocalla simple,un detalle en el jardin

Al diseñarla, lo primero que debemos decidir en la imaginación es qué es lo que queremos crear, sus formas y volúmenes.

Criterios básicos que deben intervenir:

1.-        Debe respetarse al máximo el terreno original y el paisaje de la zona.

2.-        Debe buscarse la proporción adecuada en la superficie tratada y los volúmenes que se han de crear, así como la escala humana.

3.-        Los numerosos elementos compositivos que se conjugan en una rocalla (desniveles, rocas, su naturaleza y disposición, plantas herbáceas, plantas leñosas, etc…) deben ser combinados adecuadamente.

4.-        El emplazamiento de la rocalla debe ser considerado en función del estilo general del jardín, el estilo del edificio, su orientación y topografía.

5.-        El entorno es importante para captar la belleza de la rocalla, influye en el diseño. En caso de contrastes antiestéticos con el conjunto es mejor aislarla.

6.-        Las terrazas rocallescas no deben ser creadas de manera uniforme. Curvas, diferencias de nivel, anchura, profundidad, etc…

7.-        Su orientación es importante, insolación o sombra.

8.-        Distanciarla de grandes especies de árboles que le resten iluminación.

9.-        Buscar naturalidad con la fisonomía de las formaciones rocosas en la naturaleza circundante.

10.-      Mejorar las pendientes excesivas 25º a 30º o crear colinas si existe suficiente espacio.

11.-      La rocalla puede constituir un conjunto de pendientes, riachuelos, lagos, cascadas, caminos serpenteantes, escaleras de piedra o de traviesas de ferrocarril, etc… así como diferentes tipos de plantas.

12.-      Los caminos pueden ser realizados con piedras naturales. Conviene no utilizar paseos de hormigón.

13.-      Para construir una rocalla es necesario una amplia superficie.

14.-      La base esencial de un jardín de rocalla bien construida consiste esencialmente en una buena elección y acertada disposición de las rocas que la conforman.

15.-      Una pauta a seguir consiste en establecer unos estratos de rocas colocados estratégicamente que recuerden su disposición natural. Muchas piedras pequeñas conducen a un efecto recargado.

16.-      Una buena disposición de rocalla puede ser hecha teniendo en cuenta que los afloramientos rocosos se suelen dar en pendientes de los valles. La erosión descubre las piedras.

17.-      El estanque debe situarse en la parte más baja del jardín de rocalla, aunque en las grandes puede haber estanques a media altura, que a través de un riachuelo conecten uno o más estanques, reciclando el agua.

chatsworth-rock-garden
Jardines de Chatsworth .-Rocalla

MOVIMIENTO DE TIERRAS Y DRENAJE

Muchas plantas vivaces requieren un suelo bien drenado.

Las plantas alpinas y rupícolas no son de fácil cultivo si no poseen las condiciones adecuadas.

Pueden utilizarse gravas calizas, graníticas o volcánicas para mezclar con la capa superficial del suelo, para evitar excesos de humedad o encharcamientos en el cuello de las raíces, o para evitar que el agua de lluvia produzca salpicaduras a las plantas.

Sí es necesario organizar un sistema de drenaje con tubos a 50-60 cm. de profundidad que evacuen las aguas.

Cuando la realicemos sobre una pendiente establecida conviene realizar un desfonde o cavado profundo del terreno, como mínimo de 30 cm. de profundidad, eliminar las malas hierbas y la posibilidad de que estas aparezcan, establecer un lecho de grava, ladrillos o tejas partidas en el fondo de la rocalla y encima aportar tierra de cultivo adecuada al tipo de plantación de 40 cm. como mínimo. Si la rocalla es de plantas crasas aportar generosamente arena, si no tierra franca de jardín exenta de malas hierbas.

El proceso a seguir es el siguiente:

1.-        Retirar la tierra vegetal del lugar donde se va a emplazar la rocalla.

2.-        Nivelar el terreno con los desmontes y terraplenes necesarios para conseguir los desniveles deseados.

3.-        Instalar drenajes y evacuación de las aguas si es necesario.

4.-        Construcción de los elementos decorativos, estanques, riachuelos, ríos secos, caminos, escaleras, etc… red de riego, alumbrado, etc…

5.-        Aportación de colocación de rocas y tierra vegetal de acuerdo con las características de la rocalla.

6.-        Plantaciones con plantas adecuadas para el tipo de rocalla.

7.-        Acolchados y terminación, piedra volcánica, gravas, materia orgánica, etc…

rock-gardens-x10
Rocas selecccionadas para rocalla

Rocas selecccionadas

LAS ROCAS

Son el elemento principal de una rocalla, aparte de su aspecto decorativo, influyen en aspectos medioambientales, dan frescor a las raíces de las plantas que exploran el suelo debajo y entre las mismas, ejercen su protección a los sistemas radiculares frente a accidentes climatológicos, mejoran el drenaje…

La elección de rocas debe ser pensada, lógicamente debemos conocer de donde podemos suministrarnos, lo más próximo a la obra. Son preferibles rocas con caras erosionadas por la naturaleza, ennegrecidas por el tiempo y, si es posible, con musgo, líquenes o plantas vivas. Desestimar rocas procedentes de canteras.

Los cantos rodados son característicos de cauces de ríos y riberas, no de montes y serranías.

En zonas umbrías, húmedas, se pueden realizar tratamientos para envejecerlas a base de aplicar sobre las mismas con una brocha una mezcla de estiércol y agua para que se instalen musgos y líquenes con mayor rapidez.

Las rocas deben compaginar con el suelo del jardín y la naturaleza de las rocas locales, eligiendo materiales pétreos típicos de la región, rocas duras, debemos de desestimar las rocas blandas que erosionarán rápidamente con la acción del agua.

Las rocas calizas son las más decorativas ya que poseen superficies con fisuras y concavidades. Las rocas calizas nos exigirán la plantación de especies calcícolas. La polución atmosférica las decolora y empobrece.

El granito nos da un Ph ácido, es muy apropiado para plantas acidófilas, es más duro, más frío y más pesado, se crean rocallas muy atractivas con este material.

La toba es de origen calcáreo, no se trata de una verdadera roca, tiene una desventaja: su coste, y una ventaja: pesa mucho menos que cualquier roca. Es porosa, absorbe la humedad y se trabaja con facilidad, y otra ventaja adicional es que se puede plantar en sus oquedades.

Las rocas areniscas, ya sean blandas, amarillas o grises, son muy apropiadas, son porosas y atractivas. Su Ph es ácido aunque hay algunas alcalinas. Debemos cerciorarnos para poder elegir el tipo de planta en cada caso.

El uso de las rocas de formas irregulares se utilizan para la formación de rocallas; las lisas o lajadas para construir muros o escaleras.

Su naturaleza y composición mineral condicionan el resultado final dándole suavidad o dureza; el granito da lugar a superficies redondeadas por la forma natural de esta roca, las calizas son superficies más agrestes y ásperas ya que la encontramos en la naturaleza en estratos, pueden ser dispuestas de forma más natural.

Las rocas en la naturaleza comienzan su vida como una enorme masa de material pétreo que va disgregándose por diversas fuerzas geológicas a través del tiempo, el efecto del agua, las heladas, las altas temperaturas inciden en la fragmentación del material. Unos se desintegran formando suelo y otras afloran en las superficies en lugares rocosos.

No conviene mezclar diferentes tipos de roca en una rocalla. El tamaño de las rocas estará proporcionado al de la rocalla. Una tonelada de rocas debe suponer 10 ó 12 piedras de 60x30x30, conviene especificar al suministrador los tamaños deseados. La mejor solución es escogerlas antes de suministrarlas a la obra.

rock-garden-chelsea
Rocalla en Chelsea

SU DISPOSICION

Las rocas deben mostrar sus partes más naturales, enterrando las caras dañadas en el transporte o manipulación.

Su mejor disposición es colocarlas según el estrato que se encontraban en el terreno.

La disposición de las rocas debe estar presidida por un sentido de equilibrio.

Las rocas deben asentarse en el suelo una vez nivelado, enterrándolas para que queden fijas.

Colocaremos primero los que marcan el límite de la rocalla, alternando con capas de tierra la colocación de las restantes, dejando marcados los principales accidentes (senderos, escaleras, pendientes, terrazas, etc…)

Las rocas deben parecer que emergen del suelo como en la naturaleza y algo inclinadas hacia atrás, todas las piedras inclinadas con el mismo ángulo, las líneas de estratificación deberán ser siempre horizontales, nunca verticales, las rocas se encajarán muy cerca unas de otras, en las grietas pueden realizarse plantaciones, deben mostrar las rocas sus partes más metereorizadas enterrando las partes opuestas buscando su posición original.

Las piedras pueden estar firmes, afianzandolas bien para evitar movimientos, no usar cemento, colocar gravillas o guijarros que facilitarán el asentamiento y colabora en el drenaje.

Pueden incluirse troncos viejos en la composición de la rocalla.

En cascadas de agua de grandes proporciones con grandes cavidades de agua, sí conviene sujetar las rocas con cemento, pero procurando que éste quede oculto a la vista.

En el caso de que tengamos que incluir un muro tendremos en cuenta algunos criterios específicos, como son:

1.-        Su anchura debe ser un tercio de la altura

2.-        Debe tener una inclinación de 15 cm. por cada metro de altura

3.-        Debe asegurarse su cimentación con piedras de 20-30 cm. de grosor

4.-        Las piedras inclinadas se dispondrán hacia atrás

5.-        De vez en cuando, colocar una piedra más larga para que refuerce el anclaje al penetrar en el suelo

6.-        Dejar espacios suficientes para el desarrollo radicular y para que penetre el agua de lluvia o de riego

7.-        Construir una red de drenaje y evacuación

rock-garden-1
Magnifica disposicion de las rocas

PLANTAS PARA ROCALLAS

En jardines japoneses la piedra la utilizan para formar parte de un paisaje naturalista y, muchas veces, constituyen el elemento central de la composición sin plantación alguna.

En el paisajismo de rocallas se utilizan las plantas, primero fueron las alpinas o rupícolas, en la rocalla actual se han incorporado muchas especies útiles para los fines que perseguimos, especies de talla pequeña o moderada, vivaces, tapizantes y crasas que pueden crecer en el microclima creado.

En nuestros días, el término “plantas de rocalla” agrupa un conjunto de vegetales de origen y apariencias muy distintas que incluye desde plantas tapizantes hasta coníferas nanas, bulbosas y plantas crasas.

Las rocallas se clasifican en dos grupos:

  1. a) Formal o arquitectónica
  1. b) Informal o paisajística

En el primer caso incluye muros secos y enlosados plantados con propósitos utilitarios.

La informal o paisajística es de diseño natural, incluida en el diseño como elemento decorativo.

Las plantas se pueden clasificar en cinco grupos:

1.-        Las especiales, plantas protagonistas, destacan sobre las otras, son puntos de interés dentro del diseño

2.-        Las estructurales son las que determinan la estructura que da carácter a la rocalla, marcando su estilo

3.-        Las decorativas de mayor atracción durante todo el año

4.-        Las decorativas estacionales pertenecen al grupo de relleno generalmente autóctonas o naturalizadas que florecen un corto período o presentan colores otoñales

5.-        Las de relleno, plantas bien adaptadas que pueden convertirse en decorativas y/o dar unidad al conjunto

Por su forma se pueden clasificar:

1.-        Plantas que forman “matas”, trepan, se extienden como cubresuelos y que, en muchos casos, caen como cascada por las paredes rocosas

2.-        Especies de tamaño pequeño que forman alfombras salpicadas de flores

3.-        Plantas que forman “rosetas” que suelen cultivarse en cavidades verticales

4.-        Especies grandes “arquitectónicas” como árboles y arbustos enanos que dan altura y volumen

Al escoger las plantas deberemos contar con el factor escala teniendo en cuenta su crecimiento futuro, principal error en la plantación de rocallas, si no se tiene en cuenta, la planta absorbe el espacio y lo desequilibra, o si es demasiado pequeño, carece de fuerza visual.

Algunas plantas que pueden utilizarse en rocallas:

Tapizantes: Aubretia, Cerastium tomentosum, Armeria marítima, Iberis semperflorens.

Crasas: Cereus, Trichocereus, Cleistocactus, Echinocactus, Pachycereus, Euphorbias, Mammillarias, Aloes, Agaves, Hechtias, Aconium, Crassulas, Hawortias, Kalanchoes, Sedum, y como tapizantes: Drosanthemum, Aptemia, Disphyma, Hymenociclus, Carpobrotus, Lampranthus, etc…

Aromáticas: Origanum spec., Thymus vulgaris, Rosmarinus officinalis, Rosmarinus postratus, Santolina chamaecyparissus, Salvia officinalis, Salvia grahamii…..

Arbustivas: Berberis vars., Cotoneaster horizontalis, C. salicifolia repens, Evonymus repens, Senecio vira-vira, Cineraria marítima, Centaurea candidíssima, Cylissus spec, Hebe spec., Punica granatum nana, Nerium oleander nana, Retama vars., Russelia juncea, Lantana sellowiana, Lantana cámara var. nana

Coníferas: Juníperus vars., Pinus mughus, Thuya compacta.

Herbáceas: Alyssum saxatile, Aubretia deltoidea, Bergenia cordifolia, Dianthus plumarius, Centranus suber, Gazania spec., Verbena spec., Pelargonium vars., Saponaria officinalis, Rudbeckia speciosa, Coreopsis vars., Viola odorata.

Bulbosas o rizomáticas

rock-garden-botanics_ramble2
Rocalla en el Jardin Botanico de Edimburgo

DECORACION VEGETAL

El equipamiento vegetal debe hacer vistosa e interesante a lo largo de todo el año la rocalla, eligiendo floraciones estacionales escalonadas y follajes de tonos variados, planificando cuidadosamente las combinaciones de colores, formas, volúmenes y texturas.

Debe considerarse el color de la piedra que vayamos a utilizar. Se pueden confeccionar diseños cromáticos a base de verdes de distintas tonalidades o a base de flores.

Los colores contrastantes crean en jardines de rocas efectos más pronunciados.

Las manchas deben ser irregulares, evitando los efectos “colección”.

PREPARACION Y ENMIENDAS DEL TERRENO

Si la tierra es aportada en terraplenes, no requiere cavado, en zonas de desmonte realizaremos labores de 50×60 cm. de profundidad eliminando malas hierbas, uno de los principales problemas del mantenimiento posterior.

Si hemos de aportar tierras de cultivo aconsejamos:

1.-        Estiércol de cuadra, bien hecho o mezcla con materia orgánica y turba de buena calidad.

300 Kg./área en suelos de buena calidad

400/800 Kg./área en tierras medianas

Hasta 1000 e incluso 1.800 Kg./área en suelos muy arenosos o arcillosos.

Abonar las plantas en el momento de la plantación

2.-        Abono 11-8-11. 9 Kg/área.

3.-        En caso de rocallas de plantas crasas o suculentas:

Estiércol de cuadra                200  Kg/área

Superfosfato de cal                 4    Kg/área

Sulfato potásico                       3    Kg/área

Sulfato ferroso                       0,3 Kg/área

 

Sevilla, Junio 1.999