nous-parcs-parque-riberas-del-guadaira-114-2
Parque Riberas del Guadaira

Antes una guerra de cifras y la lucha por el “ranking “, una verdadera locura en la construcción de zonas verdes, amparadas con la facilidad de los créditos europeos y la bonanza económica de las instituciones de la Administración.

Ahora ante la crisis económica general que se plantea en todas las Administraciones del país, y el mantenimiento de las zonas verdes no es una excepción. ¿Hay que abaratar costes ¿  El nivel de conservación de algunas ciudades  se ha hecho inviable, sus presupuestos así lo certifican.

Nuestra bonanza económica nos hizo ignorar que la carrera de cada administración en tener el mejor ratio de m2 por habitante de zonas verdes, nos iba a suponer un mayor gasto de conservación que no éramos capaces de absorber.

Todo ello unido a una concienciación política escasa de los que cuestan los servicios (sobretodo en los que el mayor porcentaje del 70% al 80% son mano de obra) que se prestan al ciudadano y una falta de comunicación al ciudadano de lo que cuestan las cosas.

Falta valentía política para comunicar a los usuarios los recortes que conviene hacer en esta materia, los nuevos sistemas de gestión para ahora y en el futuro.

Los niveles de mantenimiento hasta ahora son económicamente insostenibles si no cambiamos el sistema  de gestión de las  nuevas zonas verdes de la ciudad…

La globalización nos ha impuesto modas de diseño a través de paisajistas, arquitectos y planificadores urbanos que en muchos casos nos han llevado a crear paisajes verdes no integrados con la entidad local y cuyos mantenimientos son poco sostenibles económicamente.

Unos contratos de conservación con importes anuales significativos para la época actual, limitados por pliegos y legislación laboral a la hora de reducir gastos.

Con un  Convenio Nacional de Jardinería donde la subrogación es una realidad y lo que es peor la Administración sin dinero para pagar y se plantea  contratos a la baja para sanear sus presupuestos.

Las empresas faltas de trabajo acuden a las adjudicaciones con bajas económicas que rondan la temeridad con necesidad de adaptar plantillas con despidos para atender el nivel del servicio a los precios de la adjudicación.

nous-parcs-parque-riberas-del-guadaira-093-2
Parque Riberas del Guadaira

Sevilla sufre un empacho verde, en un corto espacio de tiempo a través de Fondos Europeos y Convenios  con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla, se han realizados actuaciones que han supuesto una inversión de 94 millones de euros y el incremento de 425 hectáreas de parques a mantener y conservar, magnifico hemos elevado el estándar por metro cuadrado por habitante, las estadísticas no engañan. Lo lamentablemente triste es que hemos estado invirtiendo donde antes habíamos invertido.

La primera fase de estas intervenciones fue el  Proyecto de Recuperación de Solares Degradados en el que  se invirtieron   1.477 millones de pesetas en aquel entonces  las intervenciones fueron abandonadas, vandalizadas, hurtos de cerramientos, los arboles secos, varios conatos de incendio convirtieron lo que iban a ser parques para la ciudad en verdaderos eriales.

En la Expo construimos zonas verdes, parques y jardines. Jardín Americano, Parque del Guadalquivir, plantaciones en el Muro de defensa, unos ahora recuperados con estos proyectos, otros secos y abandonados a su mejor suerte, incendiados y arrasados.

Bienvenidos estos nuevos parques, es la parte positiva, con esta oportunidad se han cuadriplicado las hectáreas de verde urbano, hemos elevado el ranking de m2 de zonas verdes por habitante sino en calidad ,por lo menos  en superficie.

nous-parcs-parque-riberas-del-guadaira-acacia-pendula-125-2
Parque- Riberas-del-Guadaira.-Acacia-pendula-

De cada actuación podríamos hablar, de todas se sacan conclusiones, unas mejor planteadas que otras, pero todas faltas de unas directrices claras de cual va a ser el futuro de las zonas verdes de una  ciudad que lucha por la sostenibilidad, se observa la falta de un plan gestor que unifique los criterios, cada proyecto a dejado su huella que no define el camino a seguir.  .

No quisiera pecar de pesimista, pero los antecedentes vividos me hacen presagiar que se ha hecho una inversión de dinero publico como nunca se había hecho en la ciudad en materia de zonas verdes, y me preocupa que igual que antes, no sepamos mantener.

Hectáreas de parques realizadas en actuaciones anteriores están abandonadas o sin adecuar para el uso público, nuestros  parques, aun los más emblemáticos precisan de una mayor calidad en su conservación, nuestro arbolado exige un moderno  plan de gestión, no hay dinero.

El ciudadano cada vez es más reivindicativo y exigente en tener una ciudad más habitable y medioambientalmente más sostenible.

Es necesario que la Administración tome conciencia de la oportunidad que hemos vivido en esta bonanza económica  y que gestione la conservación y mantenimiento de estos nuevos parques y zonas verdes nuevamente restaurados para la ciudad y rentabilice la inversión del dinero público utilizado consiguiendo que el beneficio que presumiblemente se les supone, sea una realidad para todos los ciudadanos.

Sevilla noviembre 2oo6