Sevilla Octubre 2017

El centro de la ciudad se invade de macetones

Después del ataque terrorista en las Ramblas de Barcelona repetido en Salou donde se produjeron varias victimas, el ministro del Interior, consideró “conveniente” que los ayuntamientos analizaran y estudiaran a través de las correspondientes Juntas de Seguridad de cada ciudad la posibilidad de establecer medidas físicas de protección para evitar acciones terroristas, como la colocación de bolardos o maceteros.

El oficio de la Comisaría General de Seguridad fue remitido el pasado 20 de diciembre a los jefes superiores urgiendo la convocatoria de las Juntas Locales de Seguridad o las Comisiones de Coordinación para abordar las “medidas de protección física que impidan ataques similares” a los llevados a cabo con camiones de gran tonelaje en Niza o en Berlín.

Este oficio, decía: “La protección de estos espacios públicos se debería llevar a cabo por los ayuntamientos mediante la instalación provisional de grandes maceteros o bolardos en los accesos para dificultar o impedir la entrada de vehículos, permitiendo únicamente el acceso controlado de los que estén debidamente autorizados”.

Concretamente, se pedía extremar la vigilancia en “días tan señalados” como Navidad, Nochevieja y la tarde noche del 5 de enero, durante el transcurso de las cabalgatas de Reyes Magos.

La Junta de Seguridad local aprobó un amplio plan de medidas se han colocado todo tipo de maceteros tipos estándar que estaban diseminados en otros puntos de la ciudad, correcto había que atender las ordenes en beneficio de la seguridad de los ciudadanos.

La colocación de estos macetones ha distorsionado en algunos lugares el paisaje urbano, estos elementos como otros del mobiliario urbano deben ser instalados en función del lugar que van a ser colocados.

En el centro histórico de la ciudad junto a monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad debería cuidarse la colocación de estos elementos, no por el mero físico del lugar que ocupan como medida de seguridad, sino por armonía con el lugar que ocupan.

Siendo un elemento del mobiliario urbano cuya instalación al parecer no va a ser efímera, la Administración debería organizar un concurso de diseño de varios tipos de macetones de acuerdo con el lugar que están instalados donde no produzcan el impacto visual .de los actualmente instalados que al ser estandarizados te los encuentras en cualquier capital que visites.

Creo que Sevilla tiene personalidad suficiente para poder instalar en sus avenidas calles y plazas aquellas piezas que cumplan la finalidad que se pretende con los macetones que le den carácter y respeten el lugar que se ubican en la ciudad.

Otras capitales así lo han entendido y lucen macetones de características especiales para cada ubicación en su casco antiguo, respetando con su diseño la singularidad del lugar que ocupan.

Doctores tiene la iglesia sensible para vislumbrar lo que afectan los macetones instalados en el casco antiguo al lado de la zona monumental de Sevilla al paisaje urbano.

El colocar macetones en la ciudad además exige un mantenimiento diario teniendo en cuenta el mal uso que se hace de los mismos, subiéndose o utilizándolos como asiento o ceniceros, prueba de ello son las plantaciones que se realizan para que presenten su mejor aspecto, pero su eficacia es nula a los pocos días las plantas aparecen aplastadas en el mejor caso, eso si no las han hurtado, ofreciendo entonces un aspecto contrario al que se había previsto.

Muchos macetones en lugares monumentales estratégicos exigen que todos los días su aspecto sea el merecedor del lugar donde están instalados y no pueden quedar abandonados convirtiéndose en un elemento más de distorsión del paisaje urbano de la ciudad.

Aspecto que presentan otros macetones de adorno en la via publica.