Sevilla.-Muelle Nueva York                                                                                                                       Arte o vandalismo

Hoy voy a escribir de un tema polémico en las ciudades, las pintadas que tanto nos enojan y que vemos insertas en muros, edificios, parques y fachadas de negocios, hablo de pintadas no de grafitis.

El vandalismo es vandalismo. Siempre que lo sea en el estilo de la pintada.

El graffiti es graffiti. Siempre tiene que estar en lugares públicos como arte de la calle.

Una pintada puede ser lenguaje obsceno y violento garabateado en una puerta de un baño público en la elaboración de murales en una pared de ladrillo, el graffiti aparece en muchas formas. Pero todo es lo mismo, si no es en propiedad del artista es vandalismo, aparece pintado en buzones y cubos de basura, señales de tráfico pintadas con spray, en puertas de garajes, muros, escuelas, esculturas, fuentes, bancos, cierres de negocios, edificios públicos, puentes etc.….

El graffiti es a menudo el primer signo de que los grafiteros están asumiendo el control de una zona de la ciudad, para marcar su territorio y dar publicidad de sus hazañas. No se preocupan por su barrio, y un barrio que no les importa es un blanco fácil para ensuciarlo con sus pintadas.

Pagamos miles de euros cada año para limpiar las pintadas, es dinero que podría ser utilizado para mejorar nuestra calidad de vida en vez de ensuciarla.

Más allá del dinero los ciudadanos se sienten enojados, heridos, y, a veces se asustan cuando algo suyo – un buzón, una bicicleta, una puerta de coche – es garabateado sin ninguna razón.

Algunos de estos vándalos mal llamados “grafiteros” trabajan en grupos. Podemos incluso conocer algunos de los adolescentes que hacen el daño – no hay nadie “tipo” de adolescente que destroce. Él o ella podría ser el chico más listo de la escuela, o el chico que siempre está con problemas. La mayoría de los vándalos son jóvenes – desde niños de primaria a los adolescentes a adultos jóvenes – que destrozan a cabo de aburrimiento, enfado, venganza desafío, asociación con los amigos y se enorgullecen de sus fechorías.

Las pintadas  agresivas son vandalismo,ensucian el paisaje urbano.

? El graffiti es siempre vandalismo ¿

Cualquiera que glorifica el graffiti tiene que responder a una pregunta Si en su casa pintan durante la noche sin su consentimiento, ¿le da bienvenida a la nueva decoración o llama inmediatamente a la policía?

El graffiti es algo que se celebra, si uno es lo suficientemente juvenil para hacerlo, cuando se muestra en la propiedad de otra persona, pero nunca en la de uno mismo.

“¿Cuándo se convierten en arte el graffiti?

No tiene sentido. El graffiti es siempre vandalismo si se ha realizado sin permiso en la propiedad de otra persona.

No hay nada “progresivo” de permitir que los servicios públicos a que se vuelva ilegible por el graffiti; cualquiera que pueda evitar un parque bombardeado de graffiti o arteria comercial lo hará, ya que el etiquetado muestra que un área está dominada por vándalos que pueden estar implicados también en otros delitos

Si el graffiti es inspirador, es porque es divertido, fresco y no tiene aprendizaje formal. Los niños pequeños que pintan en las paredes están gritando a ser oídos y todos empezamos de esa manera. Consideramos que tenemos que limpiar el graffiti de nuestra propiedad de vez en cuando, pero lo vemos como el precio que todos pagamos por la vida urbana. Un poco de rebelión es algo que deberíamos defender como sociedad. Alguien tiene que cuestionar el statu quo – o vamos a la anarquía urbana.

El mundo del arte ya ha reconocido el valor del graffiti. El arte de la calle se ha convertido en muy comercializable y se celebra por instituciones como el Museo de Brooklyn y el Museo de la Ciudad de Nueva York, cuando no se puede controlar se institucionaliza.

Pintadas en edificios públicos                                                                                                                                                         Pintadas bajo un puente de Berlin

En Inglaterra el trabajo de Banksy ha vuelto a encender el debate sin querer “arte o vandalismo”: aunque el gobierno británico ha estado alerta en la eliminación de su arte de la plantilla de la marca, el etiquetado es “vandalismo”, sus obras originales y las imitaciones han disparado el precio en la última década. Su trabajo es a menudo altamente satírico de normas para el establecimiento y la política. ¿Por qué la obra de Banksy es engullida por las mismas personas que se muestran críticas – sin embargo y sus contemporáneos son vistos como “vándalos” ¿Por qué se juzga de manera tan diferente?

Las percepciones sobre el arte callejero ya han cambiado drásticamente. Pero ojo hablo de arte, no de pintadas,

En Brasil, durante la década de 1990, era común que los artistas de graffiti fueran acosados o perseguidos por la policía. Hoy en día, muchos de los mismos agentes apoyan las iniciativas de graffiti para el embellecimiento de la ciudad, y como elemento de disuasión del delito. Ellos entienden que el graffiti puede ser una oportunidad de empleo para los jóvenes en los barrios de bajos ingresos. El crecimiento del graffiti y su papel en desafiar el statu quo, demuestra el poder del arte, y su capacidad para crear un diálogo.

En la ciudad de Río de Janeiro, muchos artistas principales de la calle han puesto de graffiti en buen uso para el desarrollo social, la fundación de las escuelas de arte en vecindarios de bajos ingresos y la asociación con la policía para pintar murales en espacios degradados. Ellos organizan grandes eventos y festivales, que atraen al turista.

¿Qué motiva el graffiti?

Contrariamente a lo que se cree, los graffitistas generalmente no están motivados por venganzas; en cambio sí lo hacen para adquirir fama. Escogen superficies visibles donde piensan que sus graffitis durarán mucho tiempo.

¿Por qué se utilizan los espacios públicos?

Los espacios públicos, como los parques, son especialmente propensos al graffiti porque, además de disponer de superficies ideales, tienen poca vigilancia o ninguna, no existe una víctima aparente.

Los gestores del parque, al no existir persona identificable del hecho, responden con los gastos de su retirada.

No todo el graffiti es vandalismo – vamos a replantear el debate sobre el espacio público.

Graffitis urbanos.-Arte de calle

Existe una distinción entre el arte y el vandalismo de la pintada.

Hay algo más importante que discutir aquí. La opinión de que el arte callejero es vandalismo (es decir, el no arte) está muy extendida. Muchas personas desprecian el graffiti – pero están más que felices de alinear nuestros espacios públicos con algo mucho más ofensivo: la publicidad. Esa es la historia más grande del uso y el abuso del espacio público.

En el fondo, creo que esto es por qué la gente no le gusta el graffiti. Si no protegemos colectivamente nuestros espacios públicos, vamos a perderlos.

Quiero sacar la diferencia entre dos tipos de grafitis desde el principio del articulo estoy intentándolo: el arte de la calle y el vandalismo

Necesitamos algo para ser capaces de diferenciar entre Banksy y los niños que dibujan pollas en la parte posterior de una parada de autobús. Son diferentes, y la diferencia radica en su intención.

También es un acto de la propiedad. El arte auténtico de la calle no apunta a la propiedad, pero si al capturar y compartir un concepto. El arte de la calle se suma al discurso público, poniendo algo en el mundo; es el inicio de una conversación.

La propiedad de un espacio que está arraigado en el vandalismo no está presente en el arte de la calle. La publicidad privatiza nuestros espacios públicos. Los anuncios se colocan en la opinión pública de manera estratégica. Se construyen para coaccionar y manipular.

En su peor momento, el graffiti es ligeramente insultante y puede ser estéticamente inmaduro. Pero en su mejor momento, puede ser la apertura de un espacio común: un comentario, una conversación, un concepto capturado en una imagen en una pared. El arte auténtico calle apunta a este ideal.

En su mejor momento, la publicidad es una forma eficaz de informar al público acerca de los productos y servicios. En el peor, la publicidad es coercitiva y una manipuladora forma de guerra psicológica diseñada para engañar en la compra de basura que no necesitamos, con dinero que no tenemos.

Obras-urbanas y grafitis de Bansky                                                                                            Dos policías británicos se besan en una de las obras de Banksy

Si nosotros, como comunidad podemos reconocer el valor en el arte de la calle, podemos empezar a tratarlo como una expresión legítima. Cuando valoramos el arte callejero como arte, podemos mantener relaciones con él como comunidad y ayudarlo a crecer como algo hermoso, pero dentro de un orden.

El vandalismo de las pintadas en la ciudad, no es arte, sino la obra de cobardes. No es inofensivo, es costoso de eliminar, creo que debe ser un problema mental lo que hace que un vándalo quiere que todos puedan ver su “obra de arte”. Los verdaderos artistas ponen sus nombres en su trabajo, no lo ejecutan bajo el amparo de la oscuridad.

Nunca he encontrado una pintada ilegal que sea arte o que plasme cualquier forma atractiva. Estoy a favor de arte público encargado como se hizo en el Distrito San Pablo de Sevilla en los laterales de los edificios, obras de este tipo puede ayudar a moldear un paisaje urbano orgulloso y único.

La Administración no debe ser criticada, en su lugar debemos todos apoyar sus esfuerzos para mantener este tipo de plaga bajo control. Este es el último esfuerzo de la comunidad, y a diferencia de que todo el mundo se calla y nadie habla por temor a represalias.

Más información sobre los costos y los efectos de vandalismo por trabajar con la policía, los funcionarios escolares, y líderes de la comunidad.

 

Graffitis en Grecia                                                                                                                                        Limpiando graffitis en Barcelona

Como combatir a las pintadas en la ciudad

Iniciar un equipo de limpieza en la escuela o en su AA.VV. Pedir a las empresas locales que donen suministros como pintura y pinceles para cubrir el graffiti, o herramientas y equipos para la reparación de las propiedades objeto de vandalismo en el Distrito.

Crear cuerpos de voluntarios para ayudar a las empresas y propietarios de viviendas reparar su propiedad tan pronto como este destrozada y pintar sobre el graffiti ilegal

Escribir artículos para el periódico local sobre los costos de vandalismo y el graffiti, su impacto y otros presupuestos para las actividades, y cómo los tribunales – juveniles y adultos – tratan a los vándalos.

Busquemos maneras de utilizar el talento y la creatividad de los vándalos en actividades positivas, no destructivas. Las AA. VV pueden patrocinar concursos de murales en el barrio, en lugares permitidos. Alentar a las tiendas de artículos de arte y empresas de la zona para proporcionar grandes telas y materiales para que los niños creen murales inspirados en temas cotidianos, alcohol, tabaco, drogas, la importancia de la educación, o la celebración de la diversidad en su comunidad. Pedir a los artistas locales para que asistan y proporcionen instrucciones y consejos o juzguen un concurso de murales.

Y por supuesto además de la colaboración ciudadana, la efectividad de la policía local para que todos nos sintamos orgullosos de la ciudad o barrio en que vivimos.

Sevilla febrero 2018