Por Gail Hansen, profesora asistente, y Erin Alvarez, asistente del Departamento de Horticultura Ambiental; Extensión UF / IFAS, Gainesville, FL 32611.

Fecha de publicación original, junio de 2010. Revisado en febrero de 2016

Traducción por José Elías Bonells con autorización de sus autores.

El color es el elemento más notable y memorable en el paisaje y generalmente es el foco de la mayoría de los propietarios; sin embargo, típicamente es un elemento muy temporal, que generalmente dura solo unas pocas semanas al año para plantas individuales. El color en el material vegetal y en los materiales de construcción agrega interés y variedad al paisaje y se usa a menudo como un punto focal. Muchos propietarios saben al menos un color que les gustaría incluir en sus jardines, pero a menudo no están seguros de qué colores agregar para crear una combinación de colores agradable.

El color se encuentra en las flores, el follaje, la corteza y el fruto de las plantas. El follaje generalmente proporciona el color de fondo general para los colores de las flores. El follaje verde en todos sus diversos tonos es el color dominante por cantidad, pero otros colores captan la atención más fácilmente debido a su alto contraste con el color verde. El color también se encuentra en edificios, rocas, adoquines, madera y muebles. Los materiales naturales, como la piedra y la madera, suelen tener colores apagados en variaciones de marrón, marrón claro y amarillo pálido. Los colores brillantes en el paisaje también se encuentran en materiales hechos por el hombre, como muebles pintados, recipientes o esculturas de cerámica de colores brillantes y adornos de vidrio.

El color ha sido estudiado durante siglos por algunos de los principales pensadores de la historia, incluido Sir Isaac Newton, quien desarrolló la rueda de colores, y Leonardo da Vinci, quien desarrolló la teoría del color para explicar la relación de los colores en la naturaleza. La teoría del color también se puede usar para explicar la relación de los colores en la rueda de colores y cómo deben usarse en una composición. Se puede desarrollar una variedad de esquemas de color a partir de los 12 colores básicos en la rueda de color (Figura 1). La rueda de color incluye los tres colores primarios: rojo, azul y amarillo; los tres colores secundarios (una mezcla de dos primarios) de verde, naranja y violeta; y seis colores terciarios (una mezcla de un color primario y secundario adyacentes), como el rojo-naranja. Se puede crear un número infinito de otros colores agregando blanco, negro, o gris a los 12 colores básicos o mezclando cualquiera de los colores. Los tres esquemas de color básicos se conocen como monocromáticos, análogos y complementarios.

Figura 1. Rueda de color con 12 colores básicos (Crédito: Gail Hansen)

 

Esquema monocromático

Un esquema de color monocromático utiliza un solo color. En paisajismo, esto generalmente significa otro color además del color verde en el follaje. Un color puede tener muchas variaciones claras y oscuras, lo que puede agregar interés. Por ejemplo, las variaciones de violeta pueden incluir lavanda, granate, lila y azul violeta (Figura 2).

Figura 2. Esquema de color monocromático con variaciones de violeta (Crédito: Gail Hansen)

Esquema análogo

Los esquemas de color análogos incluyen de tres a cinco colores adyacentes en la rueda de colores, como rojo, rojo-naranja, naranja, amarillo-naranja y amarillo (Figura 3). Este esquema también incluye las versiones claras y oscuras de cada color, como rosa, amarillo pálido y rojo oscuro. Los colores están relacionados entre sí porque incluyen dos colores primarios mezclados para formar un secundario y dos colores terciarios, lo que significa que comparten propiedades comunes.

Figura 3. Esquema de color análogo con rojo a amarillo (Crédito: Gail Hansen)

 Esquema complementario

Los colores complementarios (Figura 4) son aquellos que están opuestos entre sí en la rueda de colores. Tienden a tener un alto contraste entre ellos. Los conjuntos más comunes son violeta y amarillo, rojo y verde, y azul y naranja. Los colores complementarios se encuentran a menudo naturalmente en flores; Un par común es el amarillo y el violeta.

Figura 4. Esquema de color complementario con naranja y azul (Crédito: Gail Hansen)

 

 

 

 

 

 

 

 

Propiedades del color

Los colores tienen propiedades que pueden afectar las emociones, la percepción espacial, el dominio (puntos focales), la calidad de la luz y el equilibrio. Una propiedad del color se describe en relación con la temperatura: los colores parecen ser frescos o cálidos y pueden afectar las emociones o los sentimientos. Los colores fríos (azules y púrpuras) tienden a ser calmantes y deben usarse en áreas de relajación y serenidad. Los colores cálidos (rojos, amarillos y naranjas) tienden a ser más emocionantes y se deben usar en áreas de entretenimiento y fiestas. La “temperatura” de los colores también puede afectar la percepción de la distancia y el espacio. Los colores fríos tienden a retroceder y se perciben como más lejos, haciendo que el espacio se sienta más grande. Los colores cálidos tienden a avanzar y se perciben como más cercanos, lo que hace que el espacio se sienta más pequeño.

El color también se puede utilizar como elemento dominante para captar la atención y dirigir las vistas. Los puntos focales se pueden crear con colores brillantes. Por ejemplo, el amarillo brillante, que tiene la intensidad más alta (brillo), también tiene un alto contraste con todos los demás colores (a menudo descrito como un “pop” de color) y se debe usar con moderación.

Los esquemas de color en el jardín pueden cambiar con las estaciones. Los colores de verano suelen ser más variados y brillantes con más flores, mientras que los colores de invierno tienden a ser monocromáticos y más oscuros con más follaje. El color también se ve afectado por la calidad de la luz, que cambia con la hora del día y la época del año. El sol de verano más brillante e intenso hace que los colores aparezcan más saturados e intensos, mientras que la luz filtrada del invierno hacé que los colores aparezcan más tenues. Se debe considerar la hora del día en que se usará el área al elegir un esquema de color. Por ejemplo, los blancos y los amarillos pueden iluminar un espacio utilizado principalmente en la noche.

El equilibrio también se puede lograr con el color; una pequeña cantidad de color intenso tiene tanto peso visual como una gran cantidad de un color más tenue o más débil. Debido a que el color es temporal, debe usarse para resaltar elementos más duraderos, como la textura y la forma.

Cosas a tener en cuenta al elegir el color

Elegir colores para el jardín puede ser confuso y un poco intimidante simplemente porque hay una gran variedad de colores disponibles en las plantas hoy en día. Al elegir colores, tenga en cuenta lo siguiente:

Considere el color de la casa y otras características del hardscape. Decida si desea mezclar con el color del edificio y extender ese color en el patio o si desea contrastar con el color de la casa. Si la mayoría del material vegetal está ubicado cerca de la casa, el contraste puede ser una mejor opción.
Considera cómo se usa el patio. Las fiestas frecuentes y el entretenimiento requieren colores brillantes y vivos para agregar energía a la fiesta. Los jardines de contemplación para la relajación requieren colores frescos y relajantes.
Tenga en cuenta la hora del día y las condiciones de luz en el patio cuando se utiliza. Considere colores claros si el patio se usa por la tarde o por la noche. Los colores claros usualmente funcionan mejor en la sombra; Los colores más oscuros, más brillantes se muestran mejor en el sol.
Considere el estilo de jardín. Muchos estilos de jardines históricos y reconocidos, como el tropical (colores brillantes, colores cálidos), la casa de campo (pasteles, colores primaverales) o los contemporáneos (colores metálicos e inusuales) tienen una paleta de colores característica. Aunque no es necesario utilizar el esquema de color tradicional, hacerlo permanecería fiel al estilo.
Considere condiciones de crecimiento y disponibilidad de plantas. Las opciones de color pueden ser limitadas dependiendo de las plantas que crecerán mejor en el patio y la disponibilidad de plantas en los viveros locales.

Encontrar la inspiración del color

Preste especial atención a sus opciones de color y resista la tentación de comprar por impulso. La inspiración puede venir de diferentes fuentes. Algunas posibilidades incluyen:

Usa tu color favorito . Todos tienen un color que les resulta particularmente atractivo. Lo más probable es que sea un color familiar del pasado que tenga significado, generalmente en un nivel subconsciente, tal vez una conexión con una persona, un momento o un lugar.

Usa los colores que ya tienes en tu casa . Lo más probable es que ya tenga combinaciones de colores en su hogar que encuentre atractivas. Puedes elegir usar esos mismos colores en tu jardín y extender el interior hacia el exterior o probar un tema diferente para variar. Si desea usar nuevos colores, es mejor usar al menos un color del interior en la nueva paleta de colores para proporcionar una conexión entre los espacios.

Usa colores de un lugar o tiempo favorito . La mayoría de nosotros pensamos en nuestro patio como un lugar para alejarnos de todo. Nos gustaría ser transportados, aunque solo temporalmente, a un lugar que nos recuerde nuestros viajes, nuestro hogar de la infancia o un lugar que nos gustaría visitar. Esta idea se ha vuelto más popular a medida que la gente disfruta recrear un lugar de vacaciones favorito en sus patios traseros.

Use colores de un objeto favorito: una pintura, tela o un objeto decorativo . Reciba un consejo de los diseñadores de interiores: a menudo, eligen una paleta de colores para una habitación de un cuadro, una impresión de tela o un objeto decorativo. Los colores de una prenda favorita también pueden servir de inspiración. La ventaja de este método es que ya se ha establecido la paleta de colores completa. Visitar galerías de arte, tiendas de ropa o tiendas de artículos para el hogar puede brindar la oportunidad de ver una variedad de combinaciones de colores en una sola ubicación. Las tiendas que llevan suministros de artesanía y telas a menudo llevan artículos con combinaciones de colores prefabricadas, particularmente en materiales de papel y álbumes de recortes.

Usa colores de fotos en revistas y libros de jardinería . Las personas son inmediatamente atraídas al color en las fotografías. En esta composición, el contraste hacé que el color sea distinto y atractivo. La ventaja de buscar una foto de un paisaje para copiar es que, como una pintura o un patrón de tela, ya se ha establecido toda la paleta de colores.

Use colores de jardines botánicos, viveros de plantas y floristerías . Los jardines y viveros de plantas son excelentes lugares para buscar ideas de colores. En los jardines botánicos, las combinaciones de colores han sido diseñadas por profesionales, y puedes observar diferentes combinaciones de colores durante todo el año. En un vivero de plantas, puedes recolectar plantas en sus macetas e intentar diferentes arreglos, agregando y restando macetas a la composición hasta que obtengas la mezcla que deseas. Una floristería es también un gran lugar para las ideas; Los floristas profesionales están capacitados en teoría del color y el uso de esquemas de color para crear arreglos florales. Un arreglo floral puede ser la inspiración para toda su paleta de colores.

Usa ideas de colores de los patios del vecindario y los paisajes de la comunidad . Mientras conduce por su vecindario o comunidad, tome nota de los colores del paisaje que llaman su atención. Trate de determinar de qué se trata la combinación de colores que le parezca atractiva. Por lo general, los colores brillantes y saturados serán los primeros en llamar la atención simplemente por el alto contraste. A veces, estos colores pueden ser demasiado intensos o artificiales, pero una versión más suave del mismo color podría ser más atractiva. Cuando mires un patio atractivo, observa también el color de la casa. Puede ser que los colores se vean particularmente bien con el color de esa casa en particular, pero pueden no ser apropiados para el color de su casa.

Pruebas de esquemas de color

Estudios de color . La mayoría de los diseñadores realizarán un estudio de color al diseñar el material vegetal en el diseño. Se puede hacer un estudio de color simple en la vista de planta usando lápices de colores para agregar color donde se ubicarán las plantas (Figura 5). También es útil dibujar una vista lateral (sección) simple de materiales vegetales en una composición propuesta y colorear las formas de las plantas para visualizar cómo se verán los colores adyacentes entre sí (Figura 6).

Figura 5. Estudio de color en vista de plano (Crédito: Gail Hansen)
Figura 6. Estudio de color en vista de sección (Crédito: Gail Hansen)

 

 

 

 

 

 

 

 

Fichas de colores . Use la rueda de color para desarrollar un esquema de color y luego intente diferentes variaciones con fichas de color. Tarjetas de muestra de pintura proporcionan grandes fichas de color. Organice un puñado de tarjetas hasta que encuentre una combinación que le guste, péguelas en un pedazo de papel y llévela con usted cuando vaya a comprar plantas o refiérase a ellas cuando desarrolle su lista de plantas.

Las plantas en maceta . Si su área de color en el patio es pequeña, compre una o dos macetas de 4 pulg. De una variedad de plantas anuales y perennes de colores que tengan algunas flores en ellas. Ordena las macetas en diferentes combinaciones de colores en el área donde planeas plantarlas hasta que encuentres una que te atraiga. Coloca las plantas al lado de la casa, el paisaje duro u otras plantas para ver cómo funciona toda la composición.

Software informático . Puede utilizar un software de edición simple para probar combinaciones de colores. Dibuja un simple boceto de material vegetal y escanéalo como un jpeg. Use el programa Paint de Windows para aplicar diferentes combinaciones de colores (Figura 7).

Figura 7. Estudio de color utilizando el software Windows Paint (Crédito: Gail Hansen)

Textura, forma y color

Un último tema a considerar es la naturaleza temporal del color en las plantas. Debido a que la mayoría de las plantas tienen períodos de floración cortos, no se olvide de pensar en cómo se verá la planta el resto del año. Considere la textura y la forma (forma) de la planta y use combinaciones que también se verán bien cuando no haya un color de floración presente en las plantas. La textura, la forma y el tamaño pueden afectar el color. Por ejemplo, la textura gruesa, la forma en negrita y el tamaño grande a menudo pueden hacer que un color sea más prominente porque la planta es visualmente prominente. Por el contrario, el color puede afectar la percepción de la textura y el tamaño. El color intenso hace que la textura fina se vea gruesa y las plantas más pequeñas se vean más grandes. Cuando tome decisiones de diseño, la mejor estrategia es comenzar con un tema de color, ya que casi siempre puede encontrar una variedad de texturas y formas en cada uno de los colores que desea usar.