El arte y la ciencia del diseño de paisajes: selección de plantas y ubicación.

Geoffrey C. Denny, profesor asistente, Departamento de Horticultura Ambiental, Centro de Investigación y Educación de la Costa del Golfo UF / IFAS; y Gail Hansen, profesora asistente, Departamento de Horticultura Ambiental; Extensión UF / IFAS, Gainesville, FL 32611

Departamento de Horticultura Ambiental, Extensión UF / IFAS. Fecha de publicación original, febrero de 2010. Revisado en febrero de 2016.

Traducción libre por José Elías Bonells con autorización de los autores

Uno de los pasos más importantes en el diseño y manejo del paisaje es la selección y ubicación adecuadas de la planta. De hecho, el principio de “la planta correcta en el lugar correcto” puede prevenir muchos problemas comunes asociados con los paisajes y reducir potencialmente los requisitos de mantenimiento. “Planta correcta, lugar correcto” es una frase corta que incorpora muchos conceptos basados ​​en el arte y la ciencia para paisajes. El concepto fundamental es elegir especies de plantas, variedades, cultivares, procedencias o genotipos que se adapten a la ubicación y situación en que se ubican. El cumplimiento de este concepto requiere el conocimiento de las características de la planta y el sitio, incluidos los requisitos ambientales y de crecimiento, la función y la estética.

Función, estética y requisitos ambientales.

Elegir la planta y la ubicación correctas requiere el conocimiento del sitio y las actividades que se llevan a cabo allí.

Tres preguntas para hacer sobre las plantas son:

  • Funcionalmente: ¿Qué quieres que haga la planta?
  • Estéticamente: ¿Cómo quieres que se vea la planta?
  • Ambientalmente: ¿Qué condiciones necesita la planta para crecer?

Un inventario y análisis del sitio ayudan a guiar las elecciones de la planta al preguntar qué condiciones ambientales existen en el sitio. El inventario del sitio es una vista en planta o aérea que muestra la ubicación de las condiciones ambientales, incluidas las áreas de sol y sombra, áreas secas y húmedas, tipo de suelo, vistas, dirección del viento, rutas de circulación, dimensiones espaciales, características arquitectónicas e instalaciones necesarias para las actividades . Un inventario también incluye las necesidades y deseos del cliente o usuarios del espacio. Un análisis del inventario determina el tipo de plantas necesarias para adaptarse a las condiciones ambientales existentes, los requisitos funcionales del espacio y los deseos estéticos del usuario.

La Tabla 1 enumera los usos funcionales, las características estéticas de la planta y las condiciones ambientales o del sitio que deben considerarse al seleccionar y colocar el material de la planta.

Condiciones del sitio y características funcionales de las plantas

Las plantas cumplen muchas funciones en el paisaje, incluidas la comodidad humana, pantallas y barreras, y la protección del suelo. Al elegir las plantas para una función particular, tenga en cuenta características como el tamaño, la forma, la densidad del follaje, la textura, la masa de la raíz y la tasa de crecimiento. Las plantas deben seleccionarse en función de su capacidad para crear el efecto funcional deseado y prosperar en las condiciones de crecimiento del lugar.

Control de clima: las plantas pueden modificar efectivamente el microclima para la comodidad humana al afectar la humedad, la temperatura del aire y el movimiento del aire. Los árboles y otra vegetación enfrían la temperatura del aire a través de la reflexión de la radiación solar, que crea sombra, y a través de la transpiración (evaporación del agua) de las hojas. Los árboles también pueden proporcionar rompe vientos para bloquear el aire frío o el aire del embudo para aumentar la brisa de enfriamiento.

Control visual : se pueden organizar las planchas para proteger parcial o totalmente las vistas no deseadas de un edificio, como carreteras, botes de basura, servicios públicos o estacionamientos, o para dirigir las vistas a las entradas de los edificios o zonas peatonales. Las plantas pueden crear privacidad desde las vistas exteriores a un edificio, como las carreteras o estacionamientos, y proporcionar áreas de reunión agradables al aire libre al crear la sensación de cercado con vegetación encima. El confort visual también puede verse afectado por el uso de plantas en la parte superior para reducir el brillo de la luz solar. Además, las plantas en superficies verticales reducen la luz reflejada que rebota en la superficie.

Control físico: las plantas son útiles para controlar el movimiento físico de personas o animales. Las plantas altas y densas proporcionan barreras físicas que impiden el acceso y no se pueden ver. Las siembras más cortas, menos densas, pero más amplias crean barreras implícitas que separan las áreas y desalientan el acceso, al tiempo que permiten las vistas. Cuando se usan plantas para controlar o dirigir el movimiento de los peatones, la resistencia al desgaste es una consideración, especialmente en lugares donde peatones o mascotas pueden caminar sobre las plantas. Algunas especies toleran bien el tránsito peatonal, mientras que otras no.

Control de la erosión y el agua: las plantas evitan la erosión de varias maneras: las hojas rompen el impacto de las gotas de lluvia, la corteza áspera y las ramitas reducen el flujo de agua y las raíces fibrosas cerca de la superficie atrapan y retienen el suelo. Estas mismas características controlan y mantienen las aguas pluviales en el sitio al disminuir la velocidad del flujo de agua a través de la superficie del suelo, lo que permite una mayor filtración y limpieza del agua. Un amortiguador de plantas es útil a lo largo de los frentes de agua para bloquear el flujo de contaminantes transportados por el agua, como pesticidas y fertilizantes, a cuerpos de agua más grandes.

Control de ruido y olores: los sonidos y olores se pueden mitigar con las plantaciones. La efectividad depende del tipo, densidad, altura y ubicación de las plantas. La ubicación de las plantas para bloquear el viento predominante que proviene de la fuente del olor o ruido sirve bien para este propósito.

Condiciones del sitio y características estéticas de las plantas.

Muchos propietarios de negocios están preocupados por el atractivo estético de sus negocios porque ayuda a atraer clientes y mejorar el valor de la propiedad. Contrariamente a la creencia popular, la belleza no solo está en el ojo del espectador: hay características de diseño comunes que generalmente se considera que tienen un valor estético. La mayoría de las personas disfrutan de la naturaleza y la variedad de colores, texturas y formas que ofrecen las plantas. También hay una preferencia general por algún nivel de organización en el paisaje.

 

Los colores y texturas del material arquitectónico del edificio o elementos del paisaje, como plazas o patios, a menudo influyen en la elección de la planta por su valor estético. Las opciones también dependen de las preferencias personales y la disponibilidad de plantas de paisaje. Las plantas deben seleccionarse para mejorar la arquitectura, lo constructivo y la vegetación existente contrastando o complementando el color, la forma o la textura. La organización se logra mediante la repetición del color, la forma o la textura en lugares específicos del paisaje para crear un patrón reconocible. Las plantas deben elegirse por su capacidad para personalizar el negocio, mejorar los edificios circundantes, desviar la atención de las vistas menos deseables y brindar una sensación de belleza al medio ambiente.

Color : el color es la característica más atractiva y visual de las plantas, pero también es la más efímera, ya que la mayoría de las plantas muestran un color prominente solo durante los períodos de floración cortos. Las cualidades luminosas del sitio (áreas soleadas o con sombra) afectan la percepción del color. Los colores cálidos y brillantes, como el amarillo y el blanco, son los mejores para la sombra, y todos los colores funcionan bien en áreas soleadas. La teoría del color, la ciencia de las combinaciones de colores puede ayudar a guiar la selección de un esquema de color para plantaciones mixtas.

Textura: las plantas tienen una amplia gama de texturas, desde suaves y vellosas hasta rígidas y espinosas. Las texturas se describen típicamente como gruesas, medias o finas. La textura es la calidad más variable de una planta: puede cambiar con las estaciones cuando las plantas pierden su follaje y puede cambiar con la distancia de visión. Muchos árboles, como los robles, tienen una textura rugosa cuando se ven de cerca, pero las hojas pequeñas crean una textura más fina cuando se ven desde la distancia. La textura proporciona contraste e interés, pero el uso del espacio es una consideración muy importante al elegir la textura de la planta. Las plantas con adhesivos o espinas deben evitarse en los pasillos peatonales o áreas de estar para los clientes.

Forma: la forma , o hábito de crecimiento, es la cualidad más reconocible u obvia de una planta. La forma y el tamaño son los determinantes principales de la ubicación. Elija la forma de la planta más adecuada para la función deseada y la forma y el tamaño del espacio. Por ejemplo, las vides extensas no son apropiadas para pasarelas donde requieren un corte constante por seguridad; sin embargo, los árboles con un dosel ancho y extenso son apropiados para la sombra sobre la pasarela. Es importante recordar que las proporciones de las plantas cambian con el tiempo. Un árbol puede ser vertical y columnar cuando es joven, pero convertirse en un espécimen amplio con la edad. La consideración de la forma también ayuda a determinar si el material vegetal debe usarse en masas o como muestras individuales.

Tamaño.-Las plantas crecen, obviamente, pero este hecho a veces se olvida cuando las plantas se seleccionan e instalan en un sitio. Es muy importante tener en cuenta el tamaño de la planta cuando está completamente madura. El arborvitae de 4 litros plantado a lo largo de los cimientos del edificio puede verse justo en el momento de la instalación, pero con el tiempo, superará su ubicación. Finalmente, el tamaño relativo de las plantas en un diseño cambia; algunos crecen más rápido que otros. Recuerda, un paisaje es un sistema dinámico de plantas vivas que crece y cambia con el tiempo. De hecho, el tamaño de la planta es una de las características más a menudo pasadas por alto cuando se seleccionan los materiales vegetales. Los materiales vegetales seleccionados con frecuencia son demasiado grandes para el espacio en el que se plantan. Los ejemplos incluyen plantar una fila de robles vivos, que pueden crecer hasta 18 metros de altura, debajo de las líneas eléctricas aéreas, o plantar un seto de viburnum dulce que eventualmente crecerá 6 metros de altura frente a las ventanas. Esto lleva a la necesidad de una poda extensa ya menudo desagradable para mantener las plantas en el tamaño adecuado.

Otro error común al ubicar una planta es colocarla demasiado cerca de una estructura. Por ejemplo, se puede seleccionar una especie de árbol que solo crece a 6 metros, que está en escala con la mayoría de los lotes comerciales. Sin embargo, un árbol de este tamaño no debe plantarse demasiado cerca de un edificio. Esto puede provocar daños en la estructura a medida que el árbol crezca demasiado para el espacio en el que se plantó.

Las plantas también pueden ser demasiado pequeñas para el espacio o la aplicación. Una cobertura de privacidad que solo crece a 1´ 20  cms.de altura no es adecuada para la mayoría de las situaciones. Las Lagerstroemias enanas en un sitio comercial grande pueden no crecer lo suficiente para proporcionar el efecto deseado y pueden perderse en un área abierta.

Condiciones del sitio y requisitos ambientales para plantas

Características del suelo

Los suelos son una de las características del sitio más frecuentemente pasadas por alto cuando se seleccionan los materiales de las plantas, sin embargo, son críticos para la supervivencia de las plantas. El pH, la salinidad y la fertilidad del suelo a menudo son difíciles de manipular, por lo que es importante seleccionar materiales vegetales que toleren las condiciones naturales del suelo. Se debe considerar la humedad del suelo, incluso si hay un sistema de riego disponible. Trate de seleccionar plantas que coincidan con el régimen de humedad natural del sitio. Los cenagales y las áreas bajas son más húmedas, mientras que las bermas y los puntos altos no son buenos lugares para las plantas con altos requerimientos de agua. La selección de plantas adecuadas a las condiciones naturales de humedad del suelo disminuye o elimina la necesidad de riego artificial o drenaje.

Nivel de luz

La cantidad de luz que recibe un sitio es una consideración importante cuando se selecciona material vegetal. Los edificios y otras estructuras pueden afectar la cantidad de luz que recibe un sitio. En general, los lados sur y oeste de un edificio están expuestos a más luz que los lados norte y este. Los árboles y otras plantas en el paisaje también pueden alterar la cantidad de luz en un sitio determinado. Algunos árboles proporcionan una sombra más densa que otros, y esto ayuda a determinar el rendimiento de las plantas que crecen debajo. Las plantas que no reciben suficiente luz a menudo crecen débilmente y se vuelven “largas” se ahílan.. Las plantas adaptadas a la sombra y la luz más baja por lo general muestran signos de quemaduras solares o escaldadura cuando se plantan con mucho sol.

Calidad del agua

Los problemas de calidad del agua, como la salinidad y la alcalinidad, juegan un papel importante en la determinación del rendimiento de la planta. Las fuentes de agua alternativas, como el agua regenerada y las aguas grises, pueden tener niveles elevados de salinidad. Si la salinidad del agua de riego es lo suficientemente alta, puede dañar los materiales de las plantas. La brisas de sal son un problema en muchos paisajes costeros, y se debe tener cuidado al seleccionar plantas tolerantes a la sal. El agua salpicada de piscinas, spas y fuentes cloradas también puede dañar las plantas del paisaje.

 

La alcalinidad es otro problema que se encuentra frecuentemente en las fuentes alternativas de irrigación. La aplicación a largo plazo de agua de riego con un alto nivel de alcalinidad puede causar un aumento en el pH del suelo. Si el pH del suelo aumenta demasiado, muchos nutrientes esenciales de las plantas no están disponibles y las plantas comienzan a mostrar deficiencias de nutrientes. Los materiales vegetales que toleran los suelos alcalinos deben usarse en sitios con agua de riego alcalina. Los niveles de salinidad y alcalinidad en el agua de riego se pueden determinar mediante una prueba de agua simple disponible en el Laboratorio de Pruebas de Suelos de Extensión UF / IFAS ( http://soilslab.ifas.ufl.edu/ESTL%20Tests.asp ).

El tipo de sistema de riego disponible influye en la selección de plantas. Los sistemas de riego por encima de la cabeza son los más eficientes para grandes áreas de césped, mientras que los lechos de plantas ornamentales se riegan de manera más eficiente con microirrigación (es decir, riego por goteo). El tamaño del sistema de riego también determina la cantidad máxima de agua que entrega y debe considerarse al seleccionar material vegetal. Si la calidad del agua es un problema para su jardín, la microirrigación es lo mejor para ayudar a evitar que el follaje se dañe con  la sal.

Zona de resistencia del USDA– (Compara con España) Nota del traductor

Florida tiene una amplia gama de zonas de resistencia al frío del USDA que se extienden desde la zona 8 a la zona 10. Es importante seleccionar material vegetal resistente al frío para la región en la que vive. El efecto de isla de calor urbano se refiere a que las áreas urbanas son más cálidas que las áreas rurales circundantes. Los edificios y el pavimento retienen más calor que las superficies terrestres en áreas rurales. La diferencia puede ser de hasta 10 ° C. Este efecto suele ser más pronunciado por la noche y en invierno. Esto puede permitir que las plantas que no son resistentes al frío en las áreas rurales circundantes sobrevivan en áreas más urbanas.

Rangos de temperatura

Las temperaturas diurnas desempeñan un papel importante en la determinación del rendimiento de una planta en un lugar determinado. Cuando las temperaturas son demasiado bajas, muchas plantas, especialmente las  tropicales, tienen un bajo rendimiento. Alternativamente, las altas temperaturas limitan el crecimiento de muchas plantas. Las altas temperaturas del verano en Florida son las que limitan muchas especies anuales a la estación fría.

Las temperaturas nocturnas son una consideración que comúnmente se pasa por alto cuando se selecciona material vegetal. Muchas plantas tienen requisitos de temperatura durante la noche que son diferentes a sus requisitos de temperatura durante el día. Esta es una de las razones por las que muchas plantas del desierto pueden funcionar mal en un ambiente húmedo. Pueden adaptarse a  43º C durante el día, pero están adaptados a temperaturas nocturnas mucho más bajas que las que experimentamos en Florida. Estas noches más cálidas aceleran tanto el metabolismo de una planta que no pueden producir suficiente alimento a través de la fotosíntesis para mantenerse.

El calor reflejado de las superficies en un paisaje también afecta la elección del material vegetal para un sitio. Por ejemplo, el calor reflejado de una pared orientada al oeste puede ser demasiado intenso para algunas especies, pero también puede proporcionar un calor adecuado para que otras sobrevivan en el invierno.

Tolerancia del viento

Cuando pensamos en el viento como un problema en un paisaje, usualmente pensamos en vientos fuertes asociados con tormentas. Si el paisaje se encuentra en un lugar donde es probable este tipo de tormenta, se deben usar plantas que resistan este tipo de viento. También se pueden utilizar técnicas de plantación, como agrupar árboles juntos para amortiguar entre sí. Los vientos menos intensos y frecuentes son una consideración para la selección de plantas en ciertas situaciones. Las colinas y las áreas costeras a menudo requieren plantas que puedan lidiar con los vientos frecuentes. Los edificios canalizan el viento a través de porciones de un paisaje, creando condiciones de viento. En estas situaciones, se debe tener cuidado al seleccionar plantas que funcionen bien donde hace viento.

Interacciones de enfermedades y plagas

Si hay una enfermedad limitante, o si una plaga está presente en un sitio, seleccione plantas que sean resistentes a las plagas y las enfermedades. Por ejemplo, si sabe que el mildiú polvoriento es un problema común en un paisaje, seleccione una de las nuevas variedades de Lagerstroemia que sean resistentes.

La contaminación del aire

La contaminación del aire puede ser un factor limitante para las plantas en algunas situaciones. Los paisajes en áreas que experimentan altos niveles de contaminación del aire durante al menos una parte del año deben usar materiales vegetales que toleren contaminantes como el ozono, los óxidos de azufre y los óxidos de nitrógeno.

Mantenimiento y prácticas culturales.

Los requisitos de mantenimiento del material vegetal son otra consideración importante. Elija plantas de bajo mantenimiento para las áreas de difícil o inconveniente de acceso y evite los materiales que requieren una aplicación frecuente de químicos en áreas frecuentadas por personas y mascotas. Es mucho más fácil mantener las plantas que requieren más atención cuando se agrupan y son de fácil acceso.

Esperanza de vida

Muchas plantas tienen una cierta esperanza de vida. Es importante recordar que las plantas en un paisaje pueden completar su vida útil natural o efectiva y deben eliminarse. Para las especies de vida corta, tenga en cuenta que disminuyen. El declive y eliminación de plantas no es necesariamente un problema; Debería ser una parte planificada de la vida dinámica del paisaje. Las plantas de vida corta pueden actuar como marcadores de posición hasta que otras especies crezcan lo suficientemente grandes como para tener el impacto o efecto deseado. Las plantas de corta duración brindan la oportunidad de cambiar el paisaje cuando el paisaje antiguo se vuelve demasiado familiar. Una forma inteligente de planear el cambio es usar plantas de vida larga y grandes en la mayor parte del paisaje y plantas más pequeñas con una vida útil más corta en áreas altamente visibles, como entradas o caminos, donde es probable que la mayoría de los propietarios deseen un cambio.

Beneficios de “Planta correcta en lugar correcto”

La consideración de las crecientes necesidades de las plantas, las características del sitio y las necesidades funcionales y estéticas del usuario guiará la selección y ubicación de las plantas y dará como resultado un paisaje más saludable, duradero, de bajo mantenimiento y menos costoso que sea funcional. Y agradable para el usuario. Las características y los requisitos de muchas plantas de jardín comunes de Florida se pueden encontrar en la Lista de plantas amigables con la Florida disponible en http://fyn.ifas.ufl.edu/pdf/FYN_Plant_Selection_Guide_v090110.pdf o en su oficina local de extensión UF / IFAS.

Aspectos funcionales, estéticos y ambientales.

Tabla 1

Función Estética Ambiente
Climate control

Visual control

Control físico

Control de la erosión y del agua.

Control de ruidos y olores.

Color

Textura

Formas

tamaño

Características del suelo

Nivel de luz

Calidad del agua

Zona de resistencia del USDA

Rangos de temperatura

Tolerancia al viento

Interacciones de enfermedades y plagas

La contaminación del aire

Mantenimiento y prácticas culturales.

Esperanza de vida

Ver La Tabla 1 en Right Plant, Right Place: The Art and Science of Landscape Design—Plant Selection and Siting