Por  Gail Hansen, profesora asistente, Departamento de Horticultura Ambiental; Extensión UF / IFAS, Gainesville, FL 32611. . Fecha de publicación original, octubre de 2011. Revisado en agosto de 2017.

Traducción por José Elías Bonells con autorización de la autora.

En la naturaleza, las plantas crecen en grupos y derivas, extendiéndose para superponerse y entrelazarse en capas a medida que se fusionan entre sí. Es útil estudiar la composición de masas naturales de plantas y utilizar patrones similares para organizar las plantas en un paisaje planificado. El patrón se produce tanto con capas como con repetición. Las capas de plantas se producen verticalmente con variaciones de altura y horizontalmente con masas de plantas a lo largo del plano del suelo. El patrón también se produce mediante el uso repetido de plantas o mediante la repetición de una característica física de las plantas, como la forma, el color o la textura. Al organizar las plantas, el primer paso es crear las capas vertical y horizontal y luego crear un patrón repetitivo de plantas dentro del jardín para conectar visualmente los espacios del jardín.

Creación de capas verticales con material vegetal

La capa más baja de plantas verticales es la capa de tierra. Estas son las plantas bajas, incluido el césped, que crecen aproximadamente 6 pulgadas de alto para cubrir el suelo desnudo y sirven como la línea de base de la composición. Las capas de primer plano, las plantas de 6 pulgadas a 15 cms., representan el siguiente cambio vertical desde el suelo. Pequeñas masas de las plantas más bajas forman el borde de los lechos de plantas y sirven como transición a las plantas más grandes. La capa de media altura consiste en plantas de 60 a  150 cms. . Estas plantas ocupan la mayor parte del espacio en la composición y cumplen varias funciones, entre ellas proporcionar definición espacial, vincular la capa inferior y los edificios o plantas altas, y crear color y textura en todo el patio.

La capa más alta, las plantas de fondo, consiste en árboles y arbustos grandes que a menudo se usan para pantallas para bloquear vistas o como toldos para la sombra (Figura 1). Además de variar en altura de frente a atrás, la altura también debe variar de lado a lado a lo largo de la parte superior del material vegetal. La altura debe ondularse de alta a baja y de nuevo a alta a lo largo del horizonte. Intente evitar grandes brechas en las alturas verticales, como saltar de la capa de primer plano a la capa de fondo, a menos que la intención del diseño sea tener diferencias dramáticas en las capas, una técnica que a menudo se usa en el diseño contemporáneo.

Creación de capas horizontales con material vegetal

Las capas horizontales son las masas vegetales que se superponen y se entrelazan desde el frente de la cama de la planta hasta la parte posterior de la cama a lo largo del plano del suelo (Figura 2). Las masas vegetales deben variar en profundidad a lo largo del frente del lecho de la planta de la misma manera que la altura varía a lo largo de la parte superior de las plantas. Existen dos reglas básicas para organizar las plantas en las camas: 1) espacie las plantas individuales para que se toquen entre sí cuando alcancen su tamaño de madurez, y 2) se superpongan las masas de plantas y se conecten para que fluyan sin espacio entre ellas.

 Figura 1.  Plante capas en alturas escalonadas, con plantas bajas en el frente y plantas más altas en la parte posterior. Crédito: Gail Hansen, UF / IFAS

Evite los huecos o grandes áreas abiertas entre masas. Los vacíos atraen más atención que las plantaciones e interrumpen la composición.

El fondo o la capa más alta por lo general se ubica a lo largo de una cerca, muro o línea de propiedad, por lo que generalmente es mejor ubicar esta capa primero y avanzar hacia el primer plano. La mayoría de las composiciones de plantas se ven desde uno o dos puntos ventajosos donde la capa de suelo y las plantas de primer plano están más cerca del observador, las plantas del medio terreno están detrás de las plantas de primer plano y las plantas de fondo están más alejadas del observador.

La composición es a menudo más interesante, sin embargo, si se agregan algunas plantas altas a la capa de primer plano o mitad del suelo. A menudo es útil colocar las plantas en el paisaje mientras aún están en las macetas, antes de plantar, para asegurarse de que la composición funcione. si se agregan algunas plantas altas a la capa de primer plano o mitad del suelo

. A menudo es útil colocar las plantas en el paisaje mientras aún están en las macetas, antes de plantar, para asegurarse de que la composición funcione. si se agregan algunas plantas altas a la capa de primer plano o mitad del suelo. A menudo es útil colocar las plantas en el paisaje mientras aún están en las macetas, antes de plantar, para asegurarse de que la composición funcione.

Plantas de masa dentro de capas

Dentro de las capas, las plantas individuales se agrupan en grupos más pequeños o masas que se conectan entre sí mediante la superposición y la interconexión. El patrón a menudo se compara con un rompecabezas, donde las masas se combinan para formar una imagen. Al seleccionar las plantas, siempre considere cómo se verá en una masa y como una planta individual.

 Figura 2.  Vista en planta (ojo de pájaro) que muestra las masas de plantas interconectadas en capas de adelante hacia atrás. Crédito: Gail Hansen, UF / IFAS
  Figura 3.  Agrupar las plantas individuales; Masas en racimos de plantas para rellenar camas. Crédito: Gail Hansen, UF / IFAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Algunas plantas no se mezclan tan bien como otras y deben usarse como plantas focales. Otras plantas con una forma simple a menudo carecen de las características definitorias necesarias para permanecer solas y verse mejor como una gran masa, donde el tamaño de la masa les da presencia. Existen varias reglas para que las plantas en masa creen una apariencia cohesiva y unificada (Figura 3):

Agrupe plantas individuales similares plantándolas lo suficientemente cerca para que se toquen cuando estén completamente maduras.

Se superponen masas de diferentes plantas por lo que hay una interfaz máxima entre cada una.

Varíe la forma de las masas. Algunos deben ser largos y estrechos, otros cortos y anchos, y algunos curvados, pero todos deben tener una forma orgánica, en lugar de geométrica, a menos que el diseño sea muy formal.

Use masas más grandes cuando use menos plantas y masas más pequeñas cuando use una variedad mayor de plantas.

Varíe el tamaño de las masas, particularmente las adyacentes. Empareja una masa más grande con un par de masas pequeñas.

El tamaño de la planta no tiene que dictar el tamaño de la masa. Unos pocos arbustos grandes pueden crear una masa pequeña, mientras que muchas perennes agrupadas pueden crear una masa grande. Dependiendo de la forma y textura de la planta, este enfoque a menudo muestra mejor las características de la planta.

Use masas de tamaño y forma idénticos solo cuando flanquee ambos lados de un objeto o cree simetría en ambos lados de un eje en un jardín formal.

Base el tamaño de masas  en el tamaño total del sitio. Un patio pequeño debe tener masas proporcionalmente más pequeñas o unas pocas plantas grandes, mientras que un lote grande debe tener masas más grandes. La distancia de visión cambia la percepción del tamaño de las masas. En general, es mejor aumentar el tamaño de las masas en lugar de la cantidad de masas en un lote grande para evitar un aspecto irregular y caótico. Las masas más pequeñas con menos plantas funcionan bien en un patio pequeño porque las plantas se ven de cerca y las plantas individuales se destacan más.

Creando patrones a través de la repetición

La vinculación de varias áreas del jardín a través de la repetición es el principio básico de diseño del ritmo. La repetición de colores, formas o texturas de plantas en las diferentes camas crea un ritmo que se reconoce como un patrón en el paisaje. Consulte Diseño del paisaje: Características estéticas de las plantas ( http://edis.ifas.ufl.edu/ep433 ) para obtener más información sobre el color, la forma y la textura. El ritmo a través de la repetición también contribuye a la unidad, que es otro principio de diseño relacionado con la organización de las plantas. Consulte Principios básicos del diseño de paisajes ( http://edis.ifas.ufl.edu/mg086 ) para obtener más información sobre el uso de la repetición en el paisaje. Existen varias estrategias para crear patrones en el jardín a través de la colocación de plantas, que incluyen:

Repita una forma o textura distinta, o dos o tres colores en camas seleccionadas que contrasten con formas y texturas más simples en las camas.

Coloque las plantas con la forma o textura distinta (plantas focales) en lugares que guíen el ojo alrededor del jardín. El patrón más común es una forma de triángulo entre tres lechos de plantas.

Alterne las plantas a ambos lados de un camino en forma de zigzag para guiar al ojo hacia adelante y atraer al espectador hacia el jardín.

Repetición de la forma

La forma es la característica más duradera y a menudo más reconocible del material vegetal. Identificamos tipos de plantas, como árboles, pastos o cactus, simplemente por la silueta o la forma. Las formas fuertes tienen más peso visual, que es la percepción de la importancia visual o la capacidad de captar la atención. Las formas fuertes suelen ser más verticales y, a menudo, irregulares, lo que contrasta con las formas más horizontales y redondeadas. Algunas reglas para usar el formulario incluyen:

  • Use una o dos formas fuertes con moderación; repetir en camas de plantas que son predominantemente formas simples con menos peso visual.
  • Use una planta dramática como punto focal y enfatice la forma rodeándola con formas simples, pero compárela con la colocación cuidadosa de dos o tres puntos focales menos dramáticos.
  • Evite agrupar demasiadas formas fuertes en una cama; la composición se desequilibra con demasiado énfasis en un solo lugar.
  • Establezca un patrón repitiendo una o dos de las formas fuertes en un triángulo u otras ubicaciones estratégicas en todo el espacio. Estudie las vistas y busque ubicaciones a lo largo de un eje u otras áreas donde el ojo se desplaza naturalmente según la orientación del espectador.
  • Use textura y color para crear un peso visual fuerte en una composición con formas simples.

Repetición con textura

La textura se crea mediante una combinación del tamaño y la forma de las hojas, ramitas y tallos con la forma general. Las plantas tienen una textura gruesa, media o fina que puede cambiar con la distancia de visión de las plantas, la calidad de la luz y el contraste con las plantas circundantes.

La textura gruesa tiende a tener el peso visual más fuerte, seguida por la textura fina en plantas a gran escala. Demasiada textura gruesa con muchas formas diferentes puede crear un aspecto caótico, y demasiada textura fina puede ser monótona. La clave es crear un equilibrio en la composición utilizando una textura, generalmente gruesa, como punto focal y otras texturas, generalmente finas y medianas, para rellenar los espacios. Sin embargo, se puede crear un paisaje interesante y dramático con todas las texturas gruesas si se equilibra con el color y algunas formas diferentes. Las reglas para la repetición con textura incluyen:

  • Utilice la textura para cambiar el tamaño percibido de un espacio. Coloque la textura gruesa en el fondo, la capa más alta, para hacer que el espacio se sienta más pequeño, o acerque la textura gruesa a la capa de primer plano para hacer que el espacio se sienta más grande.
  • Use la textura en la capa de fondo para enfatizar otras plantas o adornos de jardín. La textura fina en el fondo hace que la textura gruesa se destaque más, y la textura gruesa en el fondo hace que la textura fina se vea más delicada.
  • Tenga en cuenta que el color puede afectar la percepción de la textura. Los colores en negrita tienden a verse más gruesos, y los colores apagados parecen tener una textura media o fina.
  • Usa una textura a lo largo de las capas para lograr la unidad. El equilibrio se proporciona mediante una variedad de formas o colores.

Repetición con color

El color es la característica más temporal del material vegetal, pero también es el que tiene el peso más visual cuando está presente en el jardín. La planificación con color es difícil porque deben considerarse los cambios estacionales, la intensidad de la luz, la textura y las propiedades y relaciones del color (teoría del color). Una buena estrategia es diseñar el plan completo, incluidos los puntos focales, con la forma y la textura como la primera consideración y luego usar el color para un énfasis adicional si es necesario. La composición debe ser equilibrada y visualmente agradable con o sin color.

Algunas pautas útiles para el uso del color incluyen:

  • Al elegir las plantas para el color y decidir la ubicación, utilice una combinación de colores como guía. Los colores análogos son similares y tienden a tener un efecto unificador. Los colores complementarios tienen un alto contraste, por lo que la cantidad de color suele ser tan importante como la ubicación. Consulte Color en el paisaje: cómo encontrar inspiración para un tema de color ( http://edis.ifas.ufl.edu/ep425 ) para obtener más información sobre las combinaciones de colores .
  • Cuando ubique las plantas para el color, evite dispersar colores diferentes en pequeños grupos o manchas por todo el jardín. El color debe fluir a través de las capas de arriba a abajo y de adelante hacia atrás para evitar líneas o grupos de colores. La repetición en el color proviene del uso de un determinado color o conjunto de colores más que la ubicación del color.
  • Cuando use el color para un punto focal, tenga cuidado con la opción de color si la planta ya tiene un alto valor visual. El color puede aumentar el peso visual de una planta, lo que puede llevar a una composición desequilibrada.
  • Al seleccionar las plantas para el color, considere todas las partes de la planta, flores, frutas, cortezas y tallos como posibles fuentes de color para asegurar diferentes cantidades de color en todo el jardín durante todo el año. También tenga en cuenta los períodos de floración y trate de equilibrar la ubicación y la cantidad de color durante todo el año.

Conceptos clave para recordar

El primer paso para organizar las plantas es crear capas verticales y horizontales con un patrón repetitivo de plantas dentro de las capas para conectar visualmente los espacios del jardín. Cuando coloque plantas individuales en las camas, sepárelas de modo que se toquen cuando alcancen el tamaño adecuado. Esto conectará las masas de plantas y creará un flujo sin espacio entre ellas. La repetición de colores, formas o texturas de plantas en diferentes camas crea un patrón reconocible en el paisaje.

Referencias

Austin, R. 2002. Elementos del diseño de siembra . Nueva York: John Wiley & Sons.

Bertauski, T. 2005. Diseñando el paisaje: una guía introductoria para el diseñador de paisajes . Upper Saddle River, NJ: Pearson Prentice Hall.

Booth, N. 1990. Elementos básicos del diseño arquitectónico del paisaje . Prospect Heights, IL: Waveland Press.

Scarfone, S. 2007. Diseño de siembra profesional: un enfoque arquitectónico y hortícola para crear plantaciones de lecho mixto . Nueva York: John Wiley & Sons.

Thomas, H. y S. Wooster. 2008. El curso completo de diseño de plantación: Planes y estilos para cada jardín . Londres: Octopus Publishing Group.

Walker, T. 1991. Diseño de siembra . Nueva York: Van Nostrand Reinhold.