Vista-panorámica de la Alameda de Hércules-.-Zócalo de azulejerÍa del Convento de la Encarnación de Osuna

“ El jardín  que fue de la Alameda de Hércules es uno de los espacios ajardinados fundamentales de la capital hispalense. Precisamente es un jardín público pionero en Europa y el primer jardín municipal que se construyó en Sevilla en 1574, cuando no existían estos parques en ninguna otra ciudad del continente promovidos por la municipalidad y abierto a los ciudadanos, incardinándose en la nueva mentalidad de construir la ciudad vegetal en el espacio urbano e intramuros, para el disfrute y solaz de los ciudadanos.

Este jardín ha jugado un papel importante en el desarrollo social y urbano de Sevilla, dejando testimonios en la literatura desde los primeros tiempos,

Un ejemplo importante de ellos es la referencia que Miguel de Cervantes realiza en la introducción de las novelas ejemplares hecha en las primeras décadas del siglo XVII. Las potencialidades de este jardín fueron determinantes para promover la ocupación, uso y disfrute del lugar inhóspito que hasta su construcción había sido, produciendo un efecto urbanizador con la trasformación del aspecto y decoración de los edificios circundantes al mejorar el aprecio del lugar por los visitantes y propietarios.

Junto con las Gradas, la plaza de San Francisco y las plazoletas del entorno del Salvador fue el lugar de mayor concentración humana especialmente durante las horas de esparcimiento. El jardín que nos ocupa ha sufrido escasos cambios en sus 444 años de historia, dejando muestra de diferentes concepciones de la jardinería pública que en síntesis son las del siglo XVI y XVIII. Pero lo que es más importante en este jardín se elevó por primera vez y como parte fundamental el primer monumento civil y público  de la ciudad, en homenaje de la dinastía reinante y de las glorias míticas fundacionales de Sevilla. Por ello, en el Jardín de la Alameda no hay que valorar sólo sus cualidades como jardín, sino como espacio contenedor de la primera exposición de la colección municipal de restos arqueológicos y de escultura civil con vínculos internacionales al servicio de un erudito programa iconográfico de homenaje. No debemos olvidar que en toda la comunidad autónoma andaluza sólo existen tres jardines públicos declarados jardín histórico, y todos ellos en Sevilla, aunque corresponden a jardines plantados por primera vez en el siglo XIX: Jardines de Murillo y Catalina de Ribera; Jardines de las  Delicias de Arjona, y el Parque de María Luisa. El proyecto del jardín es de un extraordinario interés por sus dimensiones internacionales y de modernidad en la época de su construcción mereciendo la más alta protección patrimonial.” Del informe  de declaración de jardín histórico a favor de la Alameda de Hércules, en Sevilla de Antonio Albardonedo Freire

La-Alameda-de-Hércules-de-Sevilla.-siglo-XVII-anónimo.j
Óleo que plasma la vida en la Alameda de Hércules a mediados del XVII (Anónimo

La historia nos refrenda que era un espacio sin urbanizar donde se acumulaban aguas cenagosas y residuales, conocido antiguamente como la Laguna de Feria, en el año 1.574, después de su urbanización y plantación de numerosos álamos , fue conocida como Alameda, posteriormente como Alameda Vieja para distinguirla de otras que se habían creado en la ciudad.

Se mantuvo como espacio extramuros hasta la construcción de la muralla almorávide en el siglo XII, una zona cenagosa y antihigiénica hasta que en 1.574 D. Francisco Zapata, Conde de Barajas y Asistente de la ciudad, procedió a su urbanización, que consistió principalmente en darle salida a las aguas, operación de saneamiento y plantado en ambos lados grandes hileras de árboles longitudinalmente y colocando tres fuentes de mármol de agua potable alimentadas con agua de la Fuente del Arzobispo.

En 1.845 recibe la denominación actual de Alameda de Hércules, con referencia dos columnas de mármol traídas del templo romano de la calle Mármoles, sobre las que se colocaron dos esculturas, ejecutadas por Diego Pesquera, que representan a Hércules, mítico fundador de la ciudad, y a Julio César, a quien se le atribuye la renovación urbana de Híspalis y la construcción de la muralla de la ciudad.

Nos habla la historia de la existencia en aquellas fechas de mil setecientos árboles entre alisos.-Alnus glutinosa álamos blancos y negros , naranjos, cipreses y árboles del paraíso.-Melia azedarach. En 1.595 fueron plantados doscientos cincuenta pies de árboles en reposición de marras, doscientos treinta y cuatro en 1.661, y ciento treinta y seis en 1.691, los árboles eran regados con agua del río.

Con estas reformas durante los siglos XVII y XVIII la Alameda fue, a pesar de los problemas del lodazal en que se convertía en las épocas de lluvia, uno de los paseos más importantes y concurridos de la ciudad.

El viajero Touvin la describía en los siguientes términos:

“De todas estas plazas, la Alameda es la más considerable, que es un paseo de muy largas avenidas bordeadas con árboles…por las noches da gusto ver las carrozas y personas de calidad pasearse al fresco de estas hermosas fuentes, cuyas aguas son las mejores de beber en la ciudad” (El viaje por España y Portugal, 1.672).

Alameda de Hércules .Zona norte en 1890
Alameda de Hércules.-Zona sur en 1980 .El centro sin árboles

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En 1.764-1.765 fue el Asistente Larumbe el que realizó otra importante urbanización colocando nuevas fuentes, arbolado y bancos, así como la colocación de dos nuevas columnas en la zona norte sobre las que se erigieron las esculturas que sostienen los escudos de España y Sevilla..

El paseo de la Alameda ha sido objeto de múltiples reformas que han ido alterando su fisonomía, la existencia y desaparición de fuentes de agua potable, una fue  la ubicación de la Pila del Pato en el Sector Norte procedente de la Plaza de San Francisco y después como eterna viajera trasladada al Prado de San Sebastián y, por último, hoy en día instalada en la Plaza de San Leandro, además la existencia de kioscos de bebidas y su desaparición.

La última reforma, la del año 1.936, se ordena el espacio tal como se conoció hasta principios del siglo XXI  no sin pasar por la ordenación de la jardinería, construcción de estanques en las dos cabeceras, instalación de juegos infantiles, un busto dedicado a la cantaora Pastora Pavón, Niña de los Peines, o el dedicado a Antonio Mairena, hasta que en 2007-2008  fue reurbanizada como de encuentra ahora.

No obstante, con la llegada de la Guerra Civil, la Alameda y la zona en general vive un declive generalizado que no es hasta el año 2007, con la nueva reforma, cuando la Alameda de Hércules vuelve a alcanzar el estatus que tenía de gran parque público sevillano.

En este periodo de transición recuerdo al Alameda con jardines longitudinales elevados en el centro que poco a poco fueron desapareciendo. En la parte sur y norte con los plátanos actuales cerrado el espacio contenía jardines y en el centro un gran estanque con agua que después se convirtió en un arriate de plantas de flor. Se repusieron marras en los álamos blancos que se mantenían en el paseo central y en el centro de la alameda se instalaron diferentes areneros con elementos de juego para niños ,que estuvieron instalados hasta que se iniciaron las fracasadas obras para el metro.

Alameda de Hércules.- Principios de siglo XX
Alameda de Hércules.- Primeros años del siglo XX.-Cines de Verano y quioscos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alameda de Hércules.Años 1970.-Parterres abandonados frente a las columnas en zona sur.
Alameda de Hércules.-Estanque de agua en la zona sur rodeado de setos en 1950

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero antes había sucedido…..

Con este panorama (el de sentir por parte de unos la Alameda de Hércules como un Espacio-Refugio) en 1998 el Ayuntamiento de Sevilla, en manos de la coalición que formaban el Partido Popular (PP) y el Partido Andalucista (PA), anunció el proyecto de construir un aparcamiento subterráneo y rotatorio. Anuncio que se convirtió en el detonante para la articulación de una red de individuos y grupos sociales que contemplaban dicho proyecto como una amenaza  Francisco A Garcia.: ‘La Alameda que te gusta’: conflictos sociales y planificación urbana… el estudio titulado Urban San Luís-Alameda elaborado en el año 1994 por el Ayuntamiento de Sevilla se contabilizaron alrededor de 20 prostíbulos y entre 800 y 1.000 personas que, residiendo en la Alameda o sus alrededores, vivían de dicha actividad; así como 300 drogadictos y 20 “chutaderos” (De chutarse. Espacios decadentes donde se consume habitualmente droga). contra su ecosistema. Y la  articulación que dio pie a un ciclo de protestas que duraría alrededor de cuatro años

Efectivos de la Policía Local de Sevilla custodiaron ayer la tala de árboles en la Alameda 2001

Sevilla posee, le dota, de una fuerza demoledora al símbolo del árbol que expresa la vida, la juventud, la inmortalidad y la sabiduría.

El Ayuntamiento de Sevilla inicia una tala de árboles  en el histórico bulevar ante la oposición de una plataforma vecinal, a pesar se inició el proceso de tala de 40 de los ejemplares en el paseo, que data del siglo XVI. Tras ‘apear’ seis de ellos a finales de julio, el proceso continuó el lunes con el fin de otros ocho. Tres más cayeron ayer. Las actuaciones de Alameda Viva volvieron a paralizar la tala, vistas desde Obras Públicas como ‘carentes de sentido’. La delegación municipal  concluyó sus actuaciones en la zona donde  los activistas piensan oponerse mientras puedan. Esta misma mañana continuará una lucha en la que “ ardillas” ( así se hacían llamar los activistas ) se enfrentaron a  las sierras mecánicas. Esto ocurría en diciembre del 2001.

En el informe elaborado por ese mismo servicio se cifraba en 43 el número de árboles cuyo ‘apeo’ (como técnicamente se definía la tala) era necesario, pese a que eran 139, el 60% del total, los que presentaban problemas de salud.

Los árboles existentes en la Alameda se usaron como argumento en la creación de un frente común. El hecho de que se pusiera en circulación la idea de que con las hipotéticas obras del aparcamiento corrían peligro de ser talados sirvió para aglutinar a estos colectivos en una asociación de nombre “Plataforma Alameda Viva”.

Por tanto los plátanos y olmos, álamos, jacarandas o acacias sirvieron de elemento de anclaje entre todas las diferentes imágenes de la Alameda (la vecinal, la política, la marginal…) sintetizándola en una, quedando bajo el auspicio de los árboles. Podría interpretarse que estos otorgaban al espacio la connotación de ser un lugar vivo, natural, diverso en contraposición al cemento –presumible sustituto de la arboleda– en clara asociación con un lugar convertido en un espacio muerto, artificial, unitario.

De hecho el acontecimiento más mítico, el que se convirtió en todo un hito que simbolizaría la lucha de estos grupos sociales estuvo relacionado con los mismos: hablo de “Villa ardilla”

Es decir, ante la posibilidad de que el consistorio llevara a cabo su proyecto de aparcamiento se organizó lo que a la postre se denominó un auténtico “alzamiento”. Acción que no sólo se basó en la construcción de rudas cabañas en las copas de los árboles en los que pequeños grupos de personas las habitaban dotándoles de nueva vida e imposibilitando su tala, sino que ocasionó un frenesí de acciones donde ese binomio espacio-conflicto alcanzó su cenit.

Tanto es así que a consecuencia de la presión ejercida a través de toda esa campaña de micro acciones el alcalde concedió una reunión a los miembros de dicha plataforma en donde les informó de la suspensión de la tala así como que se constituiría una mesa de trabajo común.

Parece que la visibilidad del conflicto junto a la cercanía de las elecciones municipales de mayo de 2003 persuadió al gobierno local (conformado por entonces por PSOE y PA) de sondear la posibilidad de construir el aparcamiento que se había previsto.

Alameda de Hércules.-Nueva ordenación,eliminación de aparcamientos
Alameda de Hércules..-Nuevas pérgolas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alameda de Hércules.-Novedosas fuentes
Alameda de Hércules..-Nuevos pavimentos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La última reurbanización de la Alameda ocupa algo más de 37.700 metros cuadrados, que han sido cubiertos en su integridad con este pavimento de color albero que en determinadas zonas, como las accesibles al tráfico, han mudado el color por suciedad.

Buscando la sombra del arbolado, encontramos bancos de líneas geométricas realizado mediante placas de hormigón pintadas en tono albero. Se componen de varias plataformas de asiento con respaldos dispuestos irregularmente, creando composiciones geométricas junto a las pérgolas de atrevido diseño

La Alameda de Hércules estaba pavimentada con albero y en su parte central solo había una losa de hormigón fruto del abandono del primer proyecto del metropolitano de Sevilla.

Cabe destacar la Alameda de Hércules como el principal espacio libre del ámbito y uno de los principales del casco antiguo de la ciudad.

Alameda de Hércules.- Platanus x hispanica en la zona sur
Alameda de Hércules..-Antiguos plátanos en ambas cabeceras del paseo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En  lo que se refiere a la vegetación, tanto en el extremo norte como en el extremo sur de la Alameda aparece un gran grupo de plátanos de sombra, que  casi centenarios se mantienen a lo largo de todas las reformas.

En el paseo central  en los que siempre  ha existido una plantación de álamos blancos.-Populus alba ,ahora aparecen varias alineaciones con mezcla de álamos blancos, con algunos fresnos,.-Fraxinus angustifolia ,perales de Callery.-Pyrus calleriana Chanticleer y alguna Bahuinia en plantaciones indiscriminadas realizadas por el Distrito en 2017.

En la zona periférica crecen todavía algunos olmos de las antiguas plantaciones con las que estaba plantada la Alameda ,pero ante la aparición en toda Europa de la grafiosis o enfermedad holandesa del olmo ,una enfermedad fúngica que los afecta  fueron sustituidos por  almeces.-Celtis australis árbol que en el momento actual no se le conocen plagas que puedan amenazar su  permanencia como árbol longevo urbano,, quedan algunos olmos.-Ulmus minor  cerca de la Casa de las Sirenas y algunas acacias de tres espinas.-Gleditsia triacanthus robinias .-Robinia pseudoacacia y una sófora.- Styphnolobium japonicum en el lado contrario, como restos de las antiguas plantaciones.

En 2009 se reubicaron, sobre nuevos pedestales, el busto dedicado en 1968 a la cantaora Pastora Pavón “Niña de los Peines” (esculpido por Antonio Illanes Rodríguez) y la escultura erigida en 1991 al cantaor Manolo Caracol (obra de Sebastián Santos Calero). Junto a ellos, ese mismo año, se levanta el monumento al torero Manuel Jiménez Moreno Chicuelo (obra de Alberto Germán). Aunque los tres artistas son de Sevilla, cada uno de ellos y cada escultura tiene una historia muy diferente.

Alameda de Hércules..- Nuevas vías plantas con almeces.-Celtis australis
Alameda de Hércules..-Pedestales con personajes del cante y toreros

Frente al conjunto escultórico se encuentra incorporada una zona de juegos infantiles que, necesaria para los vecinos de la zona, aparece descontextualizada pues no estaba prevista en el diseño original. Más allá se encuentra otra zona dedicada a los más pequeños y en el extremo sur de la Alameda, aparece un reloj sobre una columna oblicua como elementos nuevos de mobiliario urbano.

Fruto de esta última remodelación, además del ya hablado arbolado y las columnas, nos encontramos a lo largo de todo el paseo de la Alameda de Hércules varias fuentes. Se componen de un mosaico de azulejos realizado a ras del suelo con surtidores que se abren y vierten el agua de dos formas distintas, por dispersión y vertiendo un chorro vertical, obra de Elías Torres. Buscando la sombra del arbolado, encontramos bancos de líneas geométricas realizado mediante placas de hormigón pintadas en tono albero. Se componen de varias plataformas de asiento con respaldos dispuestos irregularmente, creando composiciones geométricas.

Bajo la Alameda existe un gigantesco tanque de las tormentas que, con un diámetro de unos 24 metros y 25 metros de profundidad, es capaz de almacenar más de 11.000 m³ de agua.

Ejecutado en 2009 por EMASESA a partir de la construcción subterránea de metro realizada en los años setenta del siglo anterior, el pozo de las tormentas tiene como finalidad almacenar los excedentes de agua que se producen durante las precipitaciones torrenciales o durante las riadas; el sistema permite la salida del agua a la red de saneamiento cuando ésta puede evacuarla y transportarla a una estación depuradora para ser reciclada. En diciembre 2009 el pozo prácticamente se llenó.

El jardín público más antiguo de la ciudad fue proyectado como un paseo renacentista, como un espacio geométrico, regular, en el que las alineaciones de los árboles creaban un espacio central alargado que permitía el paseo y la estancia a lo largo de toda la zona.

En la nueva Alameda, la disposición de los árboles y las farolas han distorsionado de tal manera todo el espacio que el paseo central diáfano, sencillamente, no existe. El diseño original de la Alameda se ha perdido.

La nueva Alameda ni es vanguardista ni es clásica; ni siquiera es una alameda. Se ha transformado en una superficie ondulada, de monótona tonalidad amarillenta, en la que sólo destacan  las históricas columnas.

Alameda de Hércules..-Nuevas plantaciones de fresnos.-Fraxinus angustifolia.-2017
Alameda de Hércules..-Nuevas plantaciones en el verano de 2017

Noticias de prensa recientes

Sorprendente la noticia en 2017 del Diario Sevilla en la que “  El distrito Casco Antiguo anuncia contará en total con 117 nuevos árboles gracias a la campaña de replantación que lleva a cabo el Servicio de Parques y Jardines.

Dentro de la nueva estrategia del arbolado en la ciudad de Sevilla de realizar una selección más adecuada de las especies, se han elegido para la Alameda de Hércules fresnos, perales y bauhinia “  arboles inadecuados para el paseo histórico.

Apostando que “ Estas plantaciones forman parte de una nueva estrategia del arbolado en la ciudad de Sevilla en la que se ha llevado a cabo una selección de las especies con el objetivo de no incurrir en los problemas surgidos en otras etapas en la ciudad y con una apuesta por un modelo en el que haya una gran biodiversidad y diferentes especies.”

La biodiversidad no se alcanza juntando churras con meninas en un paseo que forma parte de la historia de la ciudad..

En el mismo periódico el 21 de noviembre aparece la noticia de la Ayuntamiento de Sevilla planta 24 árboles en la Alameda de Hércules El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Delegación de Parques y Jardines, ha iniciado este miércoles la plantación de 24 árboles en la Alameda de Hércules, concretamente siete almeces y 17 fresnos que ocuparán los alcorques vacíos con especies similares a las existentes en el entorno

¿ Estamos convirtiendo la Alameda en una fresneda.¿

Alameda de Hércules..-Antes de la remodelación
Alameda de Hércules..-Antes de la remodelación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alameda de Hércules..-Restauración del 2007.-Pérgolas
Alameda de Hércules..-Después de la restauración del 2007

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Conclusión:

La Alameda de Hércules tuvo plantaciones de álamos  desde sus inicios, así nos lo relata la historia, plantaciones que  después se fueron simultaneando con olmos  en los laterales de las calles que conformaban el paseo.

En la sucesión de fotografías de distintas épocas se observa que el centro del paseo carecía de los arboles que ahora conforman el espacio central, quioscos de bebidas y cines de verano ocupaban el espacio´

La plantación de los álamos blancos.-.Populus alba que en su mayoría todavía están presentes, estimo son procedentes de plantaciones que se realizarían en la década de los 40 a 50 del siglo pasado.

Con lo cual históricamente los olmos de las calles perimetrales mezclados con algunas otras especies han desaparecido en casi la totalidad quedando solo algunos ejemplares testimoniales. Han sido sustituidos por almeces.-Celtis australis que después de 11 años de plantados yo ofrecen buenas sombras a pesar del escaso cuidado que han recibido.

Si ahora los álamos blancos.-Populus alba del centro del paseo son sustituidos por otras especies no quedaran vestigios históricos de las plantaciones que un día ayudaron a desecar la laguna que fue la Alameda en sus principios.

Nos quedaremos con una alameda sin álamos.