Por su interes al escribir el articulo sobre introducción de plantas ornamentales lo he incluido en el blog

INTRODUCCIÓN DE PLANTAS ORNAMENTALES LEÑOSAS AMERICANAS.-VALDES, M. MARTIN CACAO & Z. DÍAZ LIFANTE

Departamento de Biología Vegetal y Ecología. Universidad de Sevilla.

INTRODUCCIÓN

La curiosidad por las plantas americanas, que surge desde el primer viaje de Colón, movió a numerosos médicos y eruditos, así como a varias órdenes religiosas a introducir en España y otros lugares de Europa especies vegetales americanas, tanto con fines agrícolas como ornamentales.

Al principio, estas introducciones estuvieron a cargo de colonos, soldados y marineros, pero el interés por las plantas americanas pasó después a manos de la corona.

Ya en el siglo XVI, las noticias sobre la utilidad medicinal de las plantas americanas, divulgadas por el médico sevillana Nicolás Monardes (MONARDES, 1574), fueron al parecer las que movieron a Felipe II a enviar a su médico Francisco Hernández (1517-1587) a México para estudiar las riquezas vegetales de aquel país.

Pero fue en el siglo XVIII y principios del XIX cuando la corona toma la iniciativa en la exploración, estudio y utilización de las plantas del Nuevo Mundo, siguiendo la tendencia general de orientar los conocimientos científicos hacia el aprovechamiento de los recursos naturales.

Esta iniciativa institucional, que surgió también en otros países europeos, particularmente en Francia, Inglaterra y Holanda, fue muy intensa durante los reinados de Fernando VI, Carlos III y Carlos IV, en los que se proyectan y desarrollan las grandes expediciones científicas españolas.

De ellas destacan las realizadas por Hipólito Ruiz y José Pavón, en colaboración con el francés Joseph Dombey, a Perú y Chile (1777-1788), la de José Celestino Mutis a Colombia (1783-1813), la de Baltasar M. Boldó a Guantánamo, en Cuba (1786-1802), la de Martin Sesé y el mexicano José Mariano Mocino a México (1795-1804), y la de Malaspina alrededor del Mundo (1789-1795), en la que intervinieron como botánicos Luis Neé y Tadeo Haenke (ALVAREZ LÓPEZ, 1952, 1956; CASTROVIEJO, 1983; STEELE, 1982 ).

Se promulgaron Reales Ordenes por las que se solicitaba a Virreyes y Gobernadores e Intendentes el envío de plantas vivas y semillas (CAMPO, 1990:20), y se publicaron unas instrucciones sobre el modo de recolectar, preparar y transportar las plantas a España (GÓMEZ ORTEGA, 1779).

Sevilla.-Umbraculo-del-Pabellón-de-la-Naturaleza.-1992

Se crearon además una serie de jardines botánicos en América y España, que debían actuar como centros intermedios en el proceso de aclimatación de las plantas, cuyas pruebas se llevaban, fundamentalmente, en el Jardín de Aranjuez (BOUTELOU, 1842), y de los que sólo sigue actualmente en España su actividad el de La Orotava, fundado en 1788 (GARCÍA CABEZÓN, 1950). Fruto de esta actividad fue el envío, a veces reiterativo, durante el siglo XVIII y principios del XIX, de plantas vivas y semillas de más de 700 especies americanas (CAMPO, 1990: 25), que ha podido documentarse fundamentalmente por los registros de los barcos, que se conservan en el Archivo General de Indias de Sevilla.

El resultado de los intentos de aclimatación de plantas americanas, no sólo en España sino en Holanda, Inglaterra y otros países de Europa, ha sido la incorporacióna la agricultura y jardinería europea de un buen número de especies.

En lo que se refiere a España, puede afirmarse que, al menos en los parques y jardines de Sevilla, el 20% de las especies ornamentales son de origen americano (ANDRÉS CAMACHO, com. pers.). Entre ellas se encuentran árboles tan conocidos como la Jacaranda (Jacaranda mimosaefolia D. Don), el falso pimentero (Schinus molle L.), las pitchardias (Washingtonia filifera (J.A. Linden) H.A. Wendl., W. robusta H.A. Wendl.), el magnolio (Magnolia grandiflora L.), la acacia negra (Gleditsia triacanthos L.), la falsa acacia (Robinia pseudo-acacia L.), o la tipuana o tipa blanca {Tipuana speciosa Bentham), o arbustos y lianas tan comunes como las buganvillas (Bougainvillea speciosa Schinzl., B. glabra Choisy), la dama de noche (Cestrum nocturnum L.), la bandera española (Lantana cámara L.), las bignonias (Doxantha ungis-cati (L.) Rehder), etc.

Con motivo de la celebración en Sevilla, en 1992, de la Exposición Universal conmemorativa del V Centenario del Descubrimiento de América, el comisario General para la Exposición solicitó a los países de Iberoamérica en 1987 el envío de especies vegetales características con el fin de incrementar la presencia de plantas americanas en el recinto de la Exposición.

OBJETIVOS

El objetivo principal que cubrir por la solicitud de plantas americanas era lograr de los países de Iberoamérica una aportación original a la Exposición Universal, al margen de su participación en la misma dentro de sus respectivos pabellones, que recordase de nuevo el intenso flujo de plantas que se estableció entre el Viejo y el Nuevo Mundo desde el momento del Descubrimiento. De esta manera se incrementaría la presencia americana en la Exposición, a través de uno de los elementos más significativos de la misma, como es la cobertura vegetal (VALDES, 1987), que junto con el agua contribuirá a darle carácter.

Para cubrir este objetivo se ha formado un Jardín Americano dentro de la Exposición, al que van destinadas las especies recibidas (VALDES, 1990; VALDES eí a/., 1990).

Pero cubre además un segundo objetivo más ambicioso: introducir en España nuevas especies no utilizadas hasta ahora, que una vez adaptadas a las condiciones climáticas de Sevilla, puedan multiplicarse y enviarse para su cultivo a otros puntos de la geografía española o de otros países de Europa. La celebración del V Centenario del Descubrimiento de América dejaría así un importante legado, que haría aumentar el porcentaje actual de especies americanas utilizadas en jardinería, y con ello la vistosidad y diversidad de parques y jardines.

DESARROLLO

Organización.

La colaboración de los países de Iberoamérica se ha canalizado a través de las embajadas de España en dichos países y de las de éstos en Madrid, a las que el Comisario General para la Exposición Universal dirigió las peticiones en julio y noviembre de 1987 respectivamente.

Las embajadas cursaron a su vez las peticiones a los Organismos oficiales correspondientes de cada país, frecuentemente a través de las Comisiones para el V Centenario de los mismos.

Han sido responsables de las gestiones que han conducido a la materialización de los envíos el Departamento de Biología Vegetal y Ecología de la Universidad de Sevilla y el Gabinete Técnico de la Oficina del Comisario, que contactaron por escrito o de palabra con los responsables de los centros suministradores de las plantas. Se ocuparon además del envío de un estudio de las condiciones climáticas y edáficas del área de la Exposición, con el ruego de que las especies seleccionadas fueran las más idóneas para desarrollarse en dichas condiciones.

Cursaron además instrucciones sobre la manera de preparar las plantas, tamaño idóneo de las mismas y número de ejemplares requeridos, condiciones legales  cumplir y modo de materializar los envíos.

La colaboración coordinada de la Compañía Aérea Iberia, Aeropuertos Nacionales, Administración de Aduanas, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, y Dirección Provincial de Agricultura, ha permitido que el tiempo transcurrido desde que las plantas fueron embarcadas en el país de origen hasta su llegada a los viveros de Expo-92 haya sido inferior a 48 horas. Se exceptúa el envío de Guatemala que permaneció en el aeropuerto de Madrid durante un día.

Todos los envíos venían acompañados de certificado fitosanitario de origen, y cumplían las normas de importación del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Cuando por alguna causa el envío incluía alguna especie de importación prohibida, las plantas, junto con su tierra de cultivo, han sido quemadas en el aeropuerto de Sevilla o en los viveros de Expo-92.

Organismos colaboradores

Han colaborado con el envío de plantas diversos Ministerios, Institutos forestales y Ayuntamientos de los países americanos, así como varios jardines botánicos, como el de Asunción, el Herbario Nacional de San José de Costa Rica, el de la Habana, el Jardín Botánico Joaquín Uribe de Medellín, el Jardín Botánico José Celestino Mutis de Bogotá, el del Instituto Nacional de Parques de Caracas y el de San Juan de Puerto Rico, así como el Herbario Nacional de San José de Costa Rica y el Campo Experimental de la Universidad de Bogotá.

Participación

Han contribuido con el envío de plantas 19 países de Iberoamérica, que en orden cronológico de participación son los siguientes: México (8.III. 1988), Uruguay (8.IV. 1988, 10.1.1989), Paraguay (23.IV.1988), Chile (27.IV. 1988), Costa Rica (27.Vil.1988), Cuba (23.IX.1988), El Salvador (13.11.1989), República Argentina (17.11.1989), Estados Unidos (22.11.1989, 27.11.1989), Colombia (15.111.1989), Panamá (15.111.1989), Bolivia (17.VI.1989), Ecuador (31.Vil.1989), Nicaragua (14.IX. 1989), Guatemala (22.1.1990), República Dominicana (25. V.1990), Venezuela (21 .VI.1990), Puerto Rico (2.X.1990) y Brasil (1.XI.1990).

El número de especies enviadas se eleva a 408, con un total de 1599 ejemplares. De ellas se mantienen en la actualidad en los viveros de Expo-92 las 304 especies indicadas en el Apéndice.

ACLIMATACIÓN Y MULTIPLICACIÓN

Las plantas, a excepción de las procedentes de Chile, Estados Unidos, Panamá y Guatemala, han sido enviadas enraizadas en macetas o contenedores, lo que ha contribuido al éxito de su adaptación. Al llegar al vivero se trasplantan a contenedores de mayor tamaño que les permitan un mejor desarrollo.

La mayoría han experimentado notables incrementos de tamaño en el tiempo de permanencia en los viveros, hasta el punto de multiplicar algunas especies por 10 o más el tamaño que tenían a su llegada a Sevilla.

Pueden citarse como ejemplo Prosopis chilensis Stuntz y Pithecellobium saman Benth. Del primero llegaron a Sevilla el 27 de Abril de 1988, diez ejemplares con un tamaño medio de 62 cm; en septiembre de 1990, los ocho ejemplares aún existentes tenían un tamaño medio de 3.82 m. Del segundo, llegaron a Sevilla el 27 de Julio de 1988 tres ejemplares con una altura media de 20 cm; en septiembre de 1990 los dos ejemplares aun existentes tenían una altura media de 3.5 m.

Durante el invierno de 1988-89 y 1989-90, se han realizado pruebas para comprobar la capacidad de adaptación de numerosas especies a las temperaturas invernales, y durante el verano de 1990 se han hecho pruebas de adaptación a las condiciones del verano de Sevilla. Estas pruebas han demostrado que 102 especies han soportado sin problemas temperaturas de hasta 42°C y radiación luminosa por encima de 700 W por m^, y que 54 especies han soportado en el invierno 1989-1990 15 días de heladas y 120 días de temperaturas inferiores a10°C .

De ellas, 26 se adaptan con la misma facilidad a las temperaturas bajas del invierno y a las altas del verano. Se trata de Acacia caven Bert. ex Bull., Agave havardiiJre\ease, Agave palmen Engelm., Blepharocalyx tw^eedii (Hook. & Arn.) Berg, Cedrela odorata Ruiz & Pav., Chrysophyllum gonocarpum Engelm., Heteromeles arbutifolia M. Roem., Lafoersia speciosa DC, Lavatera pun’ssima, Lonchocarpus nitidus Benth., Melicocca lepidopetala Radlk., Nolinalindheimeriana S. Wats., Nolina texana S. Wats., Piptadenia macrocarpa Benth., Prosopis chilensis Stuntz, Psidium catleianum Sabine, Sabal palmetto Lodd. Ex Schult., Salvia apiana Jepson, Salvia clevelandi Greene, Sophora secundiflora Lag. ex DC, Tabebuia impetiginosa (Mart.) Standley, Tabebuia pentaphylla HemsI., Tecoma stans Juss., Yucca treculeana Carr., Yucca whipplei Ton. Y Ziziphus mistol Griseb.

De las especies recibidas 55 han florecido en los viveros y 11 de ellas han fructificado.

Plantas procedentes de la Operacion Raices.-Expo 92 existentes en el Parque del Alamillo.-Viveros

Por último, ha comenzado un programa de multiplicación de las especies recibidas, aprovechando fundamentalmente la ligera poda de formación de ejemplares todavía relativamente pequeños, por lo que se han obtenido en 1989-90 234 nuevas plantas por estaquillado, así como 60 plantas de Pilea hemisphaerica Urb. & Ekman mediante esquejes, 20 plantas de Philodendron oxicardium Schott. por acodo múltiple, y 6 plantas de Euphorbia cotinifolia H.B. & K. por siembra de sus semillas producidas en el vivero.

En cuanto a estaquillado, no se ha conseguido el enraizamiento de ninguna estaquilla herbácea. De las leñosas o semileñosas, las de algunas especies no han llegado a enraizar, como es el caso de Rapanea gulanensis Aubl., de la que se plantaron 25 estaquillas, Piptadenia rígida Benth. y Lonchocarpus longistylus Pittier, de los que se plantaron 15 estaquillas, o Crotón panamensis Muell, del que se plantaron 12 estaquillas. Por el contrario, todas las estaquillas plantadas de Prosopis chilensis Stuntz y Erythrína glauca Willd. han enraizado sin dificultad.

En general las estaquillas han producido las yemas entre los 6 y 15 días siguientes a su plantación y las raíces entre los 15 y 45 días.

En los próximos años se incrementarán tanto los estudios de aclimatación como los de multiplicación, con objeto de cubrir el segundo objetivo del envío de plantas, con la difusión de estas a otros puntos de la geografía española.

REFERENCIAS

ALVAREZ LÓPEZ, E., 1952.- Noticias y papeles de la Expedición científica mexicana, dirigida por Sessé. Ana/es Inst. Bot. Cavanilles 10, 2: 5-79.

ALVAREZ LÓPEZ, E., 1 956.- Dombey y la Expedición al Perú y Chile. Anales del Inst. Bot. Cavanilles 14: 31-129.

BOUTELOU, C , 1842.- Memoria acerca de la aclimatación de plantas exóticas. Sevilla.

CAMPO, M.l. del, 1990.- Contribución al estudio de la introducción de plantas americanas en España desde 1755 hasta la invasión napoleónica. Tesis Doct. ÍResum.) 88/89: 19-24.

CASTROVIEJO, S., 1983.- El Real Jardín Botánico como establecimiento científico, In C. Anón, S. Castroviejo & A. Fernández Alba, Real Jardín Botánico de Madrid. Pabellón de Invernáculos: 41-54. Madrid, C.S.I.C.

GARCÍA CABEZÓN, A., 1950.- Jardín de aclimatación de La Orotava. Guía descriptiva. Tenerife.

GÓMEZ ORTEGA, C , 1779.- Instrucción sobre el modo más seguro y económico de transportar plantas vivas por mar y tierra a los países más distantes. Madrid.

MONARDES, N., 1574.- Primera y segunda y tercera partes de la historia medicinal de las cosas que se traen de nuestras Indias Occidentales que sirven en Medicina. Sevilla.

STEELE, A.R., 1982.- Flores para el Rey. La expedición de Ruíz y Pavón y la Flora del Perú II 777-1 785). Barcelona, Ediciones del Serbal.

VALDES, B., 1987.- Plan de Reforestación del Polígono de la Cartuja. Sevilla.

VALDES, B., 1990.- Un jardín americano en Sevilla. Diario La Vanguardia, 3.3. 1990. Suplementos Ciencia y Tecnología 22: 16.

VALDES, B., M. MARTIN CACAO & Z. DÍAZ UFANTE, 1990.- Programa Raíces. Sevilla.