Image by Remy Rolf Lambert

Las campañas masivas de plantación de árboles de la ciudad han fortalecido el movimiento forestal urbano y han involucrado a los políticos, planificadores y al público en la ecologización urbana ante el cambio climático.

Estas campañas de plantación, y los programas de silvicultura urbana en general, están justificadas por modelos que estiman y monetizan los beneficios ambientales y socioeconómicos de los árboles  y sus beneficios ambientales.

  Estos servicios ecosistémicos, definidos como “los beneficios que los humanos obtienen de la naturaleza”, juegan un papel importante en la gestión de estos recursos naturales urbanos.

Los niveles generales de cobertura de copas en las principales ciudades  han disminuido . “es evidente que la plantación de árboles y la regeneración natural son insuficientes para compensar las pérdidas de árboles actuales que aparecen en alcorques vacíos o árboles en plena decaimiento.”.

Plantando arboles en campañas de plantación

Con las principales campañas de  nuevas plantaciones, ¿cuántos de esos árboles sobrevivirán durante décadas, alcanzando un tamaño de  madurez en el cual sus beneficios ambientales y socioeconómicos son mayores? ¿Cuántos árboles son suficientes, es decir, cuántos se deben plantar para tener un impacto duradero y cumplir con los objetivos de cobertura de copas de una ciudad? ¿Cuáles son las implicaciones de la muerte futura de los árboles para el manejo del arbolado urbano, en términos de ciclos de remoción y reemplazo de estos?

Desafortunadamente, faltan estudios a largo plazo para los árboles de la ciudad.

 Si bien las ciudades dependen de las evaluaciones de los bosques urbanos, como los inventarios y el análisis de la cubierta de copas, para guiar su manejo, la planificación y las políticas , el monitoreo a largo plazo y los datos de decaimiento asociados son piezas clave que faltan para una eficaz gestión. En Sevilla seguimos esperando que se apruebe el Plan de Gestión de Arbolado de la Ciudad para que se inicie un plan consensuado eficaz a corto y largo plazo.

Mientras, las tasas de decaimiento son una fuente importante de incertidumbre para predecir la renovación del bosque urbano a lo largo del tiempo.

Sevilla.-Melia azedarach .-Calle Felipe Hauser.

Los periodistas y blogueros también se empiezan a hacer preguntas sobre la supervivencia de los árboles en las campañas de plantación masiva, con títulos de artículos como “¿Un millón de árboles? ¿ Ni un alcorque vacío, sin un árbol ¿ o noticias de los miles de árboles que se plantaran, y que la mayoría de las veces quedan en eso…una venta de humo o una  falsa noticia¿.

Si bien nos tomará años producir los conjuntos de datos a largo plazo que se buscan, mientras tanto, podemos esforzarnos por promover una comprensión común del papel que juega la muerte de los árboles en la gestión forestal urbana.

La demografía y el estudio estadístico de las poblaciones, se utiliza para analizar las tendencias de mortalidad y proyectar cambios futuros en sistemas que van desde sociedades humanas hasta comunidades de vida silvestre en peligro de extinción y bosques naturales.

Si bien los árboles de la calle no abarcan todo el bosque urbano, son un foco principal de las operaciones de plantación y gestión  y a menudo son la primera línea de compromiso público hacia el ciudadano con la plantación y la gestión de estos.

 Para propósitos de planificación de recursos naturales y modelos de servicios ecosistémicos, necesitamos expectativas realistas basadas en observaciones , en lugar de especulaciones demasiado optimistas o pesimistas de la vida útil del árbol en la ciudad.

Platanus x hispanica.-Avda. Carlos III.-Expo 92.-Jun 2020..-

Además, la esperanza de vida media puede no ser el mejor  indicador para comunicar sobre la longevidad y la muerte de los árboles urbanos.

En otras palabras, por cada 100 árboles de la calle que se plantan, solo 50 %  llegaran a 60 o 80  años  Estos datos de campo sobre la mortalidad de los árboles urbanos sugieren que a medida que la cantidad de árboles plantados originalmente muere con el tiempo, los gestores del arbolado tienen que seguir reemplazando árboles, año tras año, para tener alguna posibilidad de aumentar los recuentos de población y el desarrollo de sus doseles..

En el entorno arbóreo urbano altamente manejado, la regeneración natural es insignificante o no existe, por lo que la principal fuente de nuevos árboles es la renovación o plantación . Esto hace que las calles arboladas sean más parecidas a un huerto: un paisaje cultivado, administrado por humanos y cultivado para nuestro propio beneficio .

Los programas de plantación deben  buscar proporcionar mejoras socioeconómicos y abordar las injusticias ambientales en las  comunidades más desatendidas en la ciudad.

Sevilla .-Flota de Indias. buena plantación de Celtis australis en -Suelos estructurales.-Jun 2020-
Sevilla.-Flota de Indias buena plantación deCeltis australis -Jun 2020-

  La mayor tasa de mortalidad, y la mayoría de las pérdidas de árboles provienen de árboles inadecuados para el bosque urbano, faltos del grosor y la altura de copa mal adecuados plantados recientemente en nuestras calles. Si queremos arboles de calidad, debemos plantar árboles de calidad.

Sevilla.-Calle Laraña.-Stynolobium japonica .-Mala calidad. Altura de tronco 2´25 no apropiada para una calle con circulacion de vehiculos

 En la campañas de plantación  se superarán las muertes de árboles jóvenes, y podrían haber tenido un menor  impacto si se mejorara el mantenimiento y el riego de las nuevas plantaciones ,ante un verano que se nos presenta con temperaturas elevadas y sin previsión de días de lluvia.

La vigilancia adicional durante la fase de establecimiento, en términos de mantenimiento y conservación, podría tener la mayor recompensa para garantizar la supervivencia de la plantación y, por lo tanto, lograr objetivos de árboles con  doseles más grandes.

Para cosechar los beneficios de los programas de plantación de árboles urbanos, los árboles tienen que sobrevivir, prosperar y crecer, después de una buena plantación dentro del contexto de una población forestal urbana existente de diferentes edades y unas adecuadas podas de formación en el lugar que ocupan en el escenario urbano.

Para aumentar los niveles de población, las tasas de supervivencia y plantación tienen que superar las pérdidas por muerte y remoción de árboles en la ciudad, incluidos los individuos viejos a renovar  y  las plantaciones  nuevas a incorporar.

Cambiemos el énfasis en la silvicultura urbana lejos de contar la gran cantidad de árboles plantados, y enfocándonos en registros ejemplares de supervivencia de árboles.

 En lugar de preguntar: “¿Cuántos árboles son suficientes?” Haz  que la pregunta se vuelva a enmarcar de una manera más matizada: “Para lograr un objetivo particular de cobertura de copa, ¿cuántos árboles se deben plantar cada año?”

 Abordar esta pregunta implica conocer no solo los niveles de plantación y las tasas de mortalidad, sino también las tasas de regeneración de los árboles y las tasas de crecimiento específicos de zonas urbanas en condiciones de sitio variables. El manejo hacia un objetivo de cobertura de copas requiere la consideración de los ciclos de población de árboles urbanos: plantación, crecimiento, remoción y reemplazo.

Los profesionales interesados ​​en hacer conjeturas educadas sobre cómo sus esfuerzos de plantación de árboles se comparan con las pérdidas de mortalidad pueden usar nuevas herramientas de proyección de población e inventarios informatizados. Sin embargo, incluso estas herramientas están sujetas a una gran incertidumbre en la construcción de escenarios, debido a la falta de datos de monitoreo a largo plazo para producir suposiciones confiables de supervivencia.

Sevilla.-Avda, del Tamarguillo.-Celtis australis

La colaboración entre investigadores, arbolistas, gestores de árboles urbanos, planificadores y diseñadores será esencial para producir datos  longitudinales , analicemos esos datos con las herramientas apropiadas y conectemos los resultados de la investigación a la práctica. A medida que los investigadores y los profesionales avanzan y producen nuevos datos sobre la mortalidad, el crecimiento y la longevidad de los árboles, podemos mejorar las herramientas disponibles para que los gestores del arbolado urbano planifiquen con anticipación, integrando sus campañas de plantación en la dinámica de la población de los paisajes urbanos cultivados.

Este es un pensamiento aleccionador, pero importante para sacar a la superficie en las conversaciones entre los gestores y los encargados de formular políticas, los arquitectos paisajistas, los planificadores e investigadores e incluso los viveristas que producen  los árboles del futuro que se van a plantar en las ciudades.

UN Plan de Gestión consensuado apoyado por un presupuesto equilibrado en función del Patrimonio arbóreo a conservar debe ser la pieza fundamental para actualizar con la aplicación de las nuevas técnicas en la dotación de un nuevo bosque urbano a la ciudad.