Participación publica ciudadana

 La participación pública en la sostenibilidad y la protección del medio ambiente es de vital importancia. Esto se refleja en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que se creó utilizando un alcance público sin precedentes. Más de 7,5 millones de personas de más de 190 países participaron en la encuesta mundial en línea de las Naciones Unidas sobre la Agenda 2030 .

 La necesidad de una participación democrática más plena e inclusiva también está arraigada en los propios Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS),: el Objetivo 16 pide específicamente una “toma de decisiones receptiva, inclusiva, participativa y representativa en todos los niveles” (Asamblea General de las Naciones Unidas 2015) .

 A pesar de este compromiso, la acción coordinada para mejorar la participación pública no recibe el mismo nivel de atención que algunos de los otros objetivos, como la construcción de infraestructura resiliente o el fomento del consumo sostenible. Eso puede cambiar este año, ya que la participación pública será un tema central en el Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible del año pasado. El tema del foro es “empoderar a las personas y garantizar la inclusión y la equidad”. Este resumen de discusión ofrece una introducción para los responsables de la formulación de políticas, los investigadores y otras personas interesadas en comprender mejor tanto la promesa como los desafíos asociados con la expansión de la participación pública.

Participación publica en la toma de decisiones
  • La participación de la sociedad civil es clave para lograr los objetivos ambientales y de desarrollo sostenible. Los gobiernos no pueden alcanzar los objetivos de protección ambiental por sí solos; necesitan el apoyo y la orientación del público.
  •  Una mayor participación pública crea una ciudadanía más comprometida, aumenta la legitimidad de las decisiones y ayuda a garantizar que los responsables de la formulación de políticas tengan un conocimiento local valioso.
  •  La participación pública en la toma de decisiones ambientales incluye tanto procesos formales de participación (“espacios invitados”) como la movilización de ciudadanos comprometidos (“espacios creados”).
  •  Los responsables de la formulación de políticas deberían invertir recursos en la creación de capacidad necesaria para facilitar una participación equitativa e inclusiva.
  •  Los responsables de la formulación de políticas deben esforzarse por lograr la transparencia en la forma en que se aplican los aportes para mejorar la legitimidad de los procesos de participación pública.

Enfocamos el artículo en el valor de la participación pública para la toma de decisiones ambientales, pero los principios descritos tienen relevancia para la sustentabilidad de manera más amplia.

Participación de las comunidades afectadas

 Permitir que las comunidades afectadas y otras partes interesadas participen en la toma de decisiones es un componente básico de la democracia .. Otros ven la participación pública como un medio para lograr un fin. Por ejemplo, la participación pública puede mejorar la calidad de la toma de decisiones al proporcionar a los tomadores de decisiones información adicional y única sobre las condiciones locales  El conocimiento local o “no profesional” juega un papel especialmente importante en la implementación de compromisos internacionales, como la Agenda 2030 sobre Desarrollo Sostenible.

 Si bien los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible tienen un alcance mundial, el desarrollo y la implementación de la política actual se produce a nivel nacional, regional y local. Los formuladores de políticas deben traducir los objetivos globales para reflejar las condiciones del mundo real .

. La traducción de arriba hacia abajo, sin un aporte público generalizado, puede conducir a políticas que ignoren las prioridades locales y los contextos de desarrollo específicos 

 La participación pública también puede mejorar la implementación de políticas al aumentar la legitimidad del proceso de toma de decisiones y, al hacerlo, reducir los conflictos. Múltiples estudios han demostrado que si el público acepta o no una decisión depende de si el público ve o no el proceso de toma de decisiones como justo .

 Involucrar al público en la toma de decisiones puede ayudar a superar los déficits en la democracia, como la desconfianza en los líderes políticos, la disminución de la fe en las agencias públicas y la baja participación de votantes en las elecciones.. De la misma manera, la participación pública también aborda la desconfianza que resulta del predominio de expertos en la toma de decisiones ambientales. Los expertos científicos son vitales para la formulación de políticas ambientales, dado que muchos problemas ambientales, como el agotamiento del ozono y el cambio climático,el control de CO2 etc… solo son visibles a través de la ciencia y la tecnología .

. Al mismo tiempo, una gran dependencia de los expertos técnicos puede volver a plantear cuestiones políticas como cuestiones exclusivamente científicas, ocultando otras consideraciones del debate público, como la responsabilidad, la equidad y otros valores. 

 En ausencia de un lenguaje explícito y un espacio para el debate político, la ciencia se convierte en el objetivo y sujeto de debate. Esto a menudo conduce a la desconfianza y al estancamiento, como es evidente en la formulación de políticas sobre el cambio climático 

. Involucrar al público en la toma de decisiones tiene el potencial de revitalizar el debate y hacer avanzar la formulación de políticas. En última instancia, la capacidad de la participación pública para cumplir sus innumerables promesas depende de cómo los gobiernos y la sociedad civil traduzcan los ideales en la práctica. Por ejemplo, la participación pública no mejora la práctica democrática si no es inclusiva. Del mismo modo, la opinión pública no mejora la calidad de la toma de decisiones si las personas adecuadas no están en la sala  o los tomadores de decisiones no toman en cuenta esa información 

. De manera similar, la participación pública puede generar desconfianza y conflicto si el público no percibe el proceso como justo, un punto de referencia difícil de definir y analizar.

Participación pública en la práctica: espacios invitados y creados

 El amplio llamado a expandir la participación pública ha llevado a una rápida proliferación de reuniones públicas, comités asesores y otras iniciativas gubernamentales diseñadas específicamente para facilitar la participación ciudadana en el proceso de toma de decisiones.Sin embargo, la opinión pública no se limita a los mecanismos formales de participación. La sociedad civil y los movimientos sociales ejercen presión desde fuera del proceso político; esta movilización utiliza una variedad de tácticas, como foros comunitarios, coaliciones y peticiones de vecinos, para influir en el desarrollo de políticas. De hecho, casi todas las decisiones contenciosas en la actualidad están determinadas tanto por la participación pública estructurada como por la movilización.

Con esto en mente, proponemos una definición ampliada de “participación pública” que toma en cuenta la gama completa de actividades que el público realiza para dar forma a los resultados de las políticas. 

El marco de los espacios “invitados” y “creados” de Cornwall (2002) es útil porque no establece límites estrictos entre la participación y la movilización autorizadas por el estado. Los espacios “invitados” son oportunidades de participación en las que las autoridades encargadas de la toma de decisiones invitan al público a aportar información (es decir, participación pública como se entiende tradicionalmente). Pero los propios ciudadanos también crean espacios de participación arraigados en identidades e intereses comunes (es decir, movilización). Este enfoque nos anima a considerar diversas formas de participación pública como operando dentro de un contexto político compartido. Esto nos permite ver más claramente cómo interactúa la participación en los espacios “invitados” y “creados”.

Barcelona.- Parque de la Ciutadella

 Espacios invitados 

Desde la década de 1990, se ha producido una rápida expansión de los marcos formales basados ​​en el estado para facilitar la participación pública en la toma de decisiones. Cada uno de estos marcos “invita” al público a participar más allá del voto, su papel estándar en una democracia representativa . Los diferentes objetivos y contextos requieren diferentes enfoques . Un enfoque, ampliamente conocido como “democracia participativa”, solicita opiniones y preocupaciones de las partes interesadas relevantes durante todo el proceso de toma de decisiones. Las evaluaciones de impacto ambiental, las evaluaciones ambientales estratégicas y los mecanismos de consulta pública, que son espacios invitados de uso común dentro de la toma de decisiones ambientales convencionales. En definitiva, reformulan la toma de decisiones administrativas como un ejercicio colectivo que involucra al público. Un enfoque alternativo a la participación del público invitado apunta a la “democracia deliberativa”. Este enfoque se centra en facilitar el intercambio colaborativo con respecto a un conjunto de políticas o acciones. Las incursiones en la democracia deliberativa con frecuencia toman la forma de “mini-públicos” o asambleas ciudadanas. Una agencia estatal u otro organismo construye un grupo representativo de ciudadanos mediante un muestreo aleatorio o casi aleatorio, y este grupo luego delibera sobre un conjunto de cuestiones específicas. Aquí, se invita a los miembros del público a participar en procesos de “creación de sentido, resolución de problemas y juicio meditado” 

 Utilizar la tecnología para permitir que grandes grupos deliberen y tomen decisiones, mientras se mantiene el diálogo cara a cara. Los experimentos en “e-democracia” plantean preguntas importantes sobre el futuro del compromiso político. Por un lado, Internet puede ayudar a superar las limitaciones de la distancia y la movilidad. Sin embargo, la calidad de la deliberación suele ser muy baja en los foros en línea 

. También existen grandes lagunas en el acceso a la tecnología y la competencia tanto entre las naciones como dentro de ellas. Como resultado, una gran dependencia de las nuevas tecnologías para ampliar la participación puede reforzar las desigualdades existentes ..

Mejico.-León Guajanato

Espacios creados

 Los grupos de la sociedad civil también emplean un conjunto diverso de técnicas para brindar retroalimentación a los formuladores de políticas y brindar información sobre el desarrollo de políticas, como la organización de foros informativos e iniciativas ciudadanas. Estos espacios “creados” a menudo surgen porque el público no está satisfecho con los espacios invitados disponibles .. Sin embargo, los dos suelen estar profundamente entrelazados.

Retos para ampliar la participación pública 

Existen importantes obstáculos prácticos para ampliar las oportunidades de participación pública . Mantener una participación y un discurso significativos tanto en los espacios invitados como en los creados requiere tiempo y dinero. Sin embargo, nuestra concepción ampliada de la participación pública también desvía la atención hacia la práctica real de la participación y su contexto sociopolítico más amplio, y por lo tanto nos empuja a examinar obstáculos más profundos e intratables que afectan a quién habla y a quién se escucha 

 Ningún proceso de participación es independiente de su contexto social, y la participación está sesgada hacia aquellos con más privilegios y más recursos 

 Como resultado, expandir la participación pública en la toma de decisiones podría generar políticas que reflejen pobremente las necesidades y demandas de las comunidades afectadas y grupos marginados, como las mujeres  De hecho, en ausencia de intentos explícitos de promover la justicia,

Los procesos de participación pública tienen la tendencia a recrear y profundizar las desigualdades existentes de manera no intencionada. Por ejemplo, las asambleas abiertas o las audiencias públicas pueden parecer el formato más equitativo porque están abiertas a todos. Sin embargo, sin intentos activos de reclutar porciones más desfavorecidas del público, es probable que dichos formatos tengan una mayor participación de aquellos que ya son políticamente activos . A menos que el diseño de los procesos de participación esté específicamente dirigido a abordar la injusticia social, es probable que refuerce el status quo  El papel principal que juegan los expertos en la toma de decisiones ambientales podría magnificar el impacto negativo de las normas sociales y políticas en la participación pública. La toma de decisiones tecnocrática también puede ser un medio para excluir al público y priorizar el papel de las empresas y los intereses especiales .

 Sin embargo, inyectar al público de manera significativa en decisiones altamente técnicas no es tan simple como parece. La información limitada o la información demasiado técnica pueden ser enormes obstáculos para una participación pública significativa  Muchas personas también se autocensuran porque perciben que la ciencia tiene más autoridad que ellos. Los que tienen más probabilidades de autocensurarse son aquellos que ya están al margen de la sociedad 

También hay una falta de comprensión y transparencia sobre cómo la participación influye en la toma de decisiones. Como resultado, los intentos de expandir la participación pública a menudo son contraproducentes y generan más desconfianza o conducen a una “fatiga de participación”. El desafío es que un cierto grado de opacidad parece inevitable. La creación de nuevas oportunidades para la participación pública aumenta inevitablemente la expectativa del público de una influencia significativa 

. Sin embargo, por mucho que ciertos mecanismos puedan modelar la democracia directa, la participación pública no reemplaza la democracia representativa  También es extremadamente difícil institucionalizar o estandarizar la forma en que los tomadores de decisiones evalúan y aplican los aportes públicos. Las evaluaciones de impacto ambiental son un excelente ejemplo. Si bien existen requisitos de procedimiento extremadamente específicos para solicitar y responder a los comentarios públicos, la agencia o la autoridad que otorga los permisos generalmente determina la importancia de esa información 

 En resumen, llevar a la práctica el ideal de participación pública es un desafío. Existe una tendencia inherente a que los mecanismos de participación recreen las desigualdades existentes. No existe una práctica recomendada universal que se aplique a todas las situaciones. En consecuencia, los responsables de la formulación de políticas deben prestar especial atención al diseño de los procesos de participación para garantizar que la participación sea lo más equitativa e inclusiva posible, teniendo en cuenta el contexto social más amplio .

Preguntas para investigaciones futuras 

A continuación, destacamos cuatro áreas de investigación futura que se basan en investigaciones anteriores y podrían mejorar los esfuerzos para ampliar la opinión pública en la toma de decisiones ambientales. 1. ¿Cómo se manifiesta la estratificación social en la participación pública y qué podemos hacer para abordarla? ¿Cómo abordamos la autoexclusión? La construcción de mecanismos de participación verdaderamente inclusivos y equitativos es importante para quienes ven la participación pública como un componente central de la democracia, así como para quienes buscan utilizar la participación pública para mejorar los resultados y la implementación de las políticas. Esto requiere comprender cómo una variedad de variables, desde el diseño del proceso hasta las reglas de deliberación y el contexto social más amplio, dan forma a la participación en diferentes contextos.

 Por ejemplo, esta investigación podría considerar: –

1.- ¿Quién participa en qué tipo de espacios? ¿Quién no participa? ¿Por qué? – ¿Qué desarrollo de capacidades, como capacitación, información de antecedentes y otros recursos, es necesario para permitir una participación amplia? – ¿Cómo podemos crear condiciones que faciliten una participación equitativa? – ¿Cuál es el papel del análisis científico para apoyar la participación ciudadana?

2. ¿Qué tácticas emplean las comunidades y los individuos marginados para amplificar sus voces tanto en los espacios invitados como en los creados? Explorar estrategias y tácticas que las comunidades marginadas ya emplean para amplificar sus voces puede ser útil para identificar las mejores prácticas para desarrollar capacidades y diseñar procesos de participación más inclusivos y equitativos 

. 3. ¿Cómo interactúa la participación en los espacios invitados y creados? ¿Cómo influye esta interacción en el proceso de formulación de políticas? Esto es importante para obtener una comprensión más profunda del impacto total de la participación pública en la toma de decisiones, incluidos los resultados de las políticas y el proceso de formulación de políticas en sí. Las posibles preguntas de investigación incluyen: –

  •  ¿Cómo contribuye el uso de los espacios creados a las invitaciones para participar en los procedimientos formales de toma de decisiones? –
  •  ¿Cómo impacta la participación en espacios invitados en la generación de espacios creados? –
  •  ¿Existen tipos particulares de experiencias con mecanismos de participación pública que lleven a participar en los espacios creados? –
  •  ¿Cómo la movilización en los espacios creados da forma a la forma en que los tomadores de decisiones en los espacios invitados reciben e implementan las aportaciones del público? 
  •  ¿Cómo reciben y aplican los tomadores de decisiones los comentarios del público? 

Obtener una mayor comprensión de la relación entre los insumos y los resultados de las decisiones es vital para aumentar la legitimidad de los procesos de participación pública. Esto es cierto para la participación tanto en espacios invitados como creados.

 Responder a las siguientes preguntas sería especialmente útil: –

  •  ¿Qué componentes del diseño del proceso, como el escenario o el formato de discusión, impactan en cómo los tomadores de decisiones aplican la retroalimentación que reciben? – 
  • ¿Cómo sopesan los tomadores de decisiones los diferentes tipos de experiencia? – 
  • ¿Cuál es la forma más adecuada de equilibrar el conocimiento experto y local? – 
  • ¿Hay algunos casos en los que el papel más apropiado para el público puede ser un papel consultivo en lugar de una contribución directa a la toma de decisiones? –
  •  ¿Cómo podemos institucionalizar mejor la relación entre los aportes públicos y los resultados? 
  • – ¿Cómo podemos hacer que la relación entre las aportaciones del público y los resultados sea más transparente?

Existen varios métodos que los investigadores podrían utilizar para responder a estas preguntas, cada uno de los cuales ofrece información única y necesaria. Lo más importante es que se pregunten e investiguen, lo que lleva a una mejor comprensión de cómo la cultura y las normas sociales dan forma a la participación en diferentes espacios y cómo la opinión pública llega a los responsables políticos. Este entendimiento permitiría a los responsables de la formulación de políticas realizar inversiones específicas en la creación de capacidad que es necesaria para garantizar una participación amplia y significativa de aquellos a menudo excluidos del proceso de toma de decisiones. 

Además,, la participación pública es una herramienta invaluable para fomentar una colaboración significativa con las partes interesadas clave en la construcción y el logro de una visión positiva para nuestro futuro.

Monte Carlo Cubiertas vegetales, Monaco

¿Dónde estamos y hacia dónde vamos?

La infraestructura verde es un concepto de planificación estratégica que puede abordar problemas ambientales, sociales e incluso económicos proporcionando una variedad de beneficios para la sociedad. Especialmente en tiempos de crisis financieras públicas y transformación espacial, es importante asegurar que esos servicios sean de alta calidad para garantizar que proporcionarán los beneficios previstos al integrar el conocimiento y la experiencia de las partes interesadas en la planificación de la infraestructura verde. La participación activa de las partes interesadas conduce a una planificación futura legítima e informada que tenga en cuenta las necesidades de la sociedad.. El objetivo principal será explorar cómo y cuándo debe llevarse a cabo la participación para optimizar la participación en la planificación de la infraestructura verde. Esto se logra encuestando a las partes interesadas involucradas y llevando a cabo discusiones con las partes interesadas para identificar sus puntos de vista sobre los enfoques de participación empleados y su integración en el proceso de planificación.

 Descubrimos que las partes interesadas estaban generalmente insatisfechas con la forma en que participaban, pero deseaban una combinación de enfoques más amplia y personalizada.que nos llevan a concluir sugiriendo recomendaciones que son útiles para una participación exitosa en la planificación de infraestructura verde.