Un buen mantenimiento

Más sobre el mantenimiento de jardines extraido de la ultima lectura realizada en estos tiempos de Coronavirus  durante el mes de agosto del 2020.

 Ell objetivo principal de los espacios verdes es “diseñar, organizar, administrar y mantener los espacios verdes y llenos de flores de la ciudad, para contribuir a la limpieza y su embellecimiento “.

 El presupuesto asignado a los espacios verdes parece estar dado de acuerdo con la voluntad del alcalde y los politicos electos

 Esto conduce a una cierta heterogeneidad entre los servicios de espacios verdes en las diferentes ciudades en vista de los diferentes medios dados que se suman a la diferencia en la importancia del servicio. Para la mayoría de los servicios, la falta de recursos, así como el aumento del trabajo sin un aumento del personal, dificultan cualquier renovación de equipos y métodos  más eficientes.

Un libro que deberia figurar en todas las bibliotecas especializadas

 En lo que respecta a la protección , una amplia variedad de especies de plantas cultivadas en un solo lugar dificulta los tratamientos fitosanitarios. En ese momento, los Servicios de espacios verdes no sabían o poco cómo definir el control biológico e integrado o tenían dificultades para ver la diferencia. Pero recientemente aparece la idea de una gestión adaptada a los sitios.

Los usuarios (servicios heterogéneos de espacios verdes en función de la ciudad) están todos preocupados por el fitosanitario desde un punto de vista técnico y financiero. Todos cuentan con un servicio fitosanitario o empresas fitosanitarias como soporte técnico. Los tratamientos químicos al aire libre son limitados debido a la mala imagen que da. La información juega un papel fundamental en el desarrollo de estas nuevas técnicas.

. Siempre que la vida de la planta se ve amenazada o por requerimiento de los habitantes, el servicio interviene mediante tratamientos químicos. En la producción, ya sea en invernaderos, viveros o incluso en campo abierto, si existe el menor problema, se utiliza el tratamiento químico. En el tema del manejo integrado de plagas en el sector productivo, el servicio ha hecho poco hasta la fecha. Si bien el control biológico e integrado es visto como una forma de preservar el medio ambiente, las limitaciones de implementación, eficiencia y rapidez de acción, así como el costo, obstaculizan el compromiso del servicio con este tipo de control. 

.Además de estas limitaciones, existen límites de extensión geográfica y policultivos muy diversos..

Fito-cero

1.- Tendencia a tender al “fito cero”, pero dificultad en “ser fito cero” 

Los parques y jardines de Sevilla tienden generalmente al “fito cero”, pero ningún sitio de la ciudad se presenta de esta manera. En efecto, dependiendo del clima y las plantas invasoras , un año no necesariamente se parece al anterior y la ciudad se deja, al menos por el momento, la posibilidad de utilizar fitoproductos si resulta necesario.

2. Una adaptación de las técnicas de mantenimiento más que una adaptación del paisaje

 2.1. Modificación del espíritu de gestión, para una gestión diferenciada

El espacio verde en la ciudad se ve originalmente como la naturaleza de la ciudad encarnada por las plantas. El espacio verde se adjunta al jardín y da como resultado “un dominio técnico que se expresa en la nitidez de la composición decorativa, corolario del control total de la vegetación” 

. “Pero las críticas ecológicas (…) y sociales (…) han llevado a una profunda renovación de la problemática de los espacios verdes, tanto en la definición de objetivos como en los sistemas de cultivo; esta es la gestión diferenciada 

 El espíritu de gestión está cambiando y están surgiendo técnicas alternativas. Se trata de cambios en las prácticas que permiten:

  •   Limitar el desarrollo de vegetación espontánea, como el acolchado o incluso plantas de cobertura del suelo, 
  •  Deshierbar sin herbicidas químicos, mediante deshierbe manual, mecánico y térmico, 
  •  Realizar reflexiones sobre desarrollo y mantenimiento de espacios verdes.

La gestión diferenciada consiste en practicar un adecuado mantenimiento de los espacios verdes según sus características y usos.

 “Se trata de realizar el mantenimiento correcto en el lugar correcto” 

 Además, este es un enfoque relevante cuando las áreas a mantener aumentan constantemente con personal y recursos estancados

 Esta gestión responde a varios retos:

  •  • Retos medioambientales: – preservación de la biodiversidad, – limitación de la contaminación: productos fitosanitarios (herbicidas, pesticidas), etc. – gestión de recursos naturales: ahorro de agua, gestión de residuos verdes, etc.
  •  • Aspectos culturales: – realzar la identidad de los paisajes comunales, – realzar los sitios de prestigio y patrimonio, – diversificar y transmitir el saber hacer y el arte del jardinero.
  •  • Temas sociales: – mejorar el entorno de vida de los ciudadanos proporcionándoles una variedad de espacios, – concienciar al público en general sobre el medio ambiente, – promover la autonomía de los agentes.
  •  • Retos económicos: – hacer frente a costes operativos cada vez más elevados (aumento de la superficie), – optimizar los recursos humanos sobretodo, materiales y económicos, 40 – controlar los tiempos de trabajo, – adaptar los equipos (segadora, trituradora, etc. ).

El mantenimiento controlado de los espacios verdes requiere una gestión razonada. Los indicadores y los  análisis son una solución imprescindible, que permite ser más respetuosos con el medio ambiente.

Adaptación del paisaje y la vegetación 

Si entramos en una fase de mantenimiento adaptada al espacio, también podemos adaptar a la inversa las plantas y el paisaje al espacio. Las plantas ornamentales, por ejemplo, son apreciables desde el punto de vista de su calidad agronómica en vista de su tolerancia al estrés abiótico, tolerancia a plagas y enfermedades, potencial de desarrollo y estética bastante específica de estas plantas ornamentales.

.Dejémonos de introducir especies que no se adaptan al clima de la ciudad.

De hecho, la gestión diferenciada simplemente corresponde a una lógica de trabajo que busca la máxima autonomía y eficiencia. Esto le permite respetar y adaptarse a la flora y fauna manteniendo un cierto equilibrio natural. En cuanto a la adecuación paisajística, por otro lado, podemos ver que existen posibilidades como las plantas ornamentales que son una buena posibilidad para obtener un paisaje agradable evitando problemas y tratamientos químicos. El uso de plantas vivaces perennes también puede ser una adaptación a la gestión de las zonas verdes. Cuando se puede evitar el uso continuado de plantas de temporada por ser insostenible en muchos servicios, pueden ser preferibles las plantas vivaces perennes para un mantenimiento más ecológico. Sin embargo, adaptar el paisaje no siempre es tan fácil de configurar.

. ¿Cuáles son entonces las técnicas alternativas implementadas en parques y jardines?

3.-LBI y trampas de feromonas para vencer insecticidas y fungicidas

 3.1. LBI y control biológico

La Lucha Biológica Integrada (LBI) protege los cultivos de las plagas favoreciendo el control biológico. El control biológico implica esencialmente la liberación de auxiliares (insectos, ácaros, nematodos, hongos, bacterias). El uso de auxiliares permite limitar la proliferación de una plaga y regular su población de forma natural y constante.

Cuando estos medios biológicos no permiten controlar las plagas o cuando el costo se vuelve demasiado importante, se aplican productos químicos respetando los auxiliares, naturales e introducidos. Se dice que estos productos son “compatibles”. LBI se caracteriza por mantener un equilibrio entre auxiliares y plagas en el cultivo protegido. Se da prioridad a los medios biológicos.

El LBI o simple control biológico aparece de forma generalizada en muchas ciudades, a través del establecimiento de un hotel de insectos. Estos permiten que los insectos polinizadores (abejas solitarias, etc.) y los depredadores (moscas flotantes, etc.) estén cerca de los cultivos y ayudan a equilibrar los ecosistemas existentes.. Esta lucha presenta medios muy diversos, que se pueden encontrar en publicaciones.

3.2. Trampas de feromonas 

Además de este tipo de control, también se instalan trampas de feromonas. 

Para la procesionaria, el número de trampas se incrementa gradualmente . “El objetivo es atraer mariposas macho a un receptáculo a través de un embudo, utilizando una pastilla que emite feromonas que imitan las de las hembras. Los machos, atrapados, ya no pueden reproducirse lo que limita las poblaciones ”. Se utilizan también eco-trampas, que actúan como  “barreras físicas” alrededor del tronco de los pinos.El principio de este sistema es atrapar a las orugas cuando descienden de los árboles a principios de la primavera para metamorfosearse en el suelo. Al combinar estas trampas, esperamos constituir un baluarte eficaz contra la proliferación de orugas procesionarias.

4..-El  acolchado o mulch para luchar contra el control químico de malezas.

El acolchado, compuesto por cortezas o plantas trituradas, se coloca a los pies de las plantas. Se trata de una técnica antigua que tiene varias funciones: 

  •  Evitar la proliferación y aparición de plantas espontáneas al “ocupar” la superficie del suelo, 
  •  Proteger el suelo de la erosión eólica e hidráulica,
  •  Conservar la humedad del suelo al limitar la evaporación, 
  •  Enriquecer el suelo con materia orgánica, en particular con carbono, que permite el desarrollo de vida microbiana, incluidas las lombrices de tierra, que luego airean el suelo y permitirán un suelo más suelto con buena circulación de agua. Entonces podemos arrancar plantas espontáneas muy fácilmente a mano, 

 Mantener la estructura del suelo y evitar la compactación, 

 Fortalecer la planta y así protegerla de enfermedades, “Más vale prevenir que curar”. 

  • Se trata de rehacer lo que hace la naturaleza para que el suelo funcione lo más naturalmente posible.

El acolchado plástico es muy utilizado, está lejos de ser estético, y esto sin olvidar el problema de su futuro en vista de su carácter no biodegradable. . El mulching puede provenir de la compostación de desechos verdes, por lo que es un círculo cerrado con muchas ventajas.

Junto con el acolchado, también es posible el uso de cubiertas para el suelo para retener la humedad, limitar las hierbas y agregar color al espacio.

El mulching es una técnica de mantenimiento muy eficaz desde el punto de vista medioambiental y, desde un punto de vista visual, es posible adaptar sus elecciones, incluso cuando se utilizan maderas trituradas. De hecho, es posible obtener diferentes diámetros, longitudes, colores, etc. moliendo. Esto permite, por tanto, una elección visual y estética.

 Entonces podemos ver aquí que se trata de encontrar técnicas de mantenimiento amigables con el medio ambiente y ver qué se puede hacer estéticamente.

 Por otro lado, si el mulching es una buena técnica alternativa, no reduce la mano de obra.. Desde un punto de vista puramente estético, cuanto más te acercas al centro de la ciudad y a los jardines más exigentes en cuanto a paisajismo y calidad estética, más buscas estéticas, cuadradas, finas virutas … A pesar de la existencia de una gran diversidad de tipos de acolchado, son más o menos aceptados según el lugar donde se aplican.

Trabajpos de recorte con maquinaria adecuada

5. Una renovación de las herramientas para un trabajo diferente, para superar el deshierbe químico

Al no poder aplicar  fitoproductos, volvemos al deshierbe manual, al trabajo con azada o al uso de otras herramientas como el herbicida térmico. Este último puede reemplazar el deshierbe químico cuando el deshierbe manual no es posible. 

El herbicida térmico es una buena alternativa, sin embargo no es una solución perfecta, pero sigue siendo mucho menos dañino que las moléculas sintéticas que forman parte de la composición de los productos de tratamiento, que a menudo son peligrosos. Más bien, es un material de transición ya que todavía consume gas, en espera de la liberación de otros materiales. La principal desventaja de este tipo de deshierbe, especialmente para el deshierbe manual, es el tiempo que lleva.

 Por ejemplo, pasamos un promedio de cinco días cada tres semanas con una azada frente a tres medios días al año en el deshierbe químico. El herbicida térmico es una solución más rápida. Si este tipo de deshierbe lleva más tiempo, la consecuencia también es el impacto visual en el jardín. Pero ante una población que está acostumbrada a la “limpieza” en estos lugares, aceptar estos cambios a veces es difícil. Una vez más, cuanto más se acerca a un centro o jardín de prestigio, más difícil es aceptar estos cambios, consecuencia de la evolución de las técnicas de mantenimiento. 

 El servicio de Parques y Jardines también ha realizado experimentos. Si resultan tener éxito, se pueden ofrecer a diferentes sectores o durante proyectos de desarrollo.

En otros servicios se ha probado un herbicida líquido a base de ácido pelargónico (una molécula sintética creada a partir de la del geranio) si este herbicida se clasifica entre los productos denominados “ecológicos”, los resultados obtenidos son mixtos. Efectivo contra cardos y colas de caballo (dos malezas difíciles de eliminar), es especialmente efectivo cuando la vegetación aún está en etapa de plántula. En una etapa más avanzada, la efectividad del producto disminuye significativamente. Además, su costo es mucho más alto que el de los herbicidas convencionales (hasta 52 veces más caro que un herbicida a base de glifosato,ahora prohibido ) lo que representa una barrera para su uso. Probablemente debería reservarse para lugares específicos. Tenga en cuenta que este herbicida no es selectivo..

6. Segar o desbrozar áreas que se multiplican para promover la biodiversidad

Las zonas de siega y desbroce permiten el desarrollo de plantas espontáneas que luego pueden volver como , pastos, etc. De hecho, pueden completar un ciclo completo y, por lo tanto, llegar en semillas y desarrollarse. Al mismo tiempo, permite que los insectos regresen. Cada vez se dejan más espacios con pastos altos que favorecen la flora y la fauna.

 “El 80% de las áreas de siega se mantienen con la exportación del material cortado que, para el establecimiento y desarrollo de la flora local, es importante. » El límite de estas zonas sigue siendo crítico para los usuarios. Se trata, por tanto, de delimitar claramente los contornos de las zonas de corte para tranquilizarlas y de elegir sutilmente estas zonas.

7.-. Mejor gestión del agua

 La elección de plantas adecuadas y el acolchado que mantiene la humedad ya permiten gestionar los recursos hídricos. Más allá de estas técnicas,pero también recolectar agua de lluvia y optimizar la gestión invirtiendo en sensores de lluvia.. La monitorización periódica del consumo también es importante ya que permite intervenir sobre posibles fugas o repensar prácticas de riego. 

8.-. Impactos positivos, incluido un aumento de la diversidad biológica

Si ningún documento rastrea los impactos ambientales de las prácticas jardineras implementadas, generalmente podemos observar una cierta biodiversidad que reaparece y un equilibrio que se recrea. 

De hecho, la reducción en el uso de fitoproductos en particular necesariamente tiene un impacto en la flora y la fauna, aunque en los centros urbanos la cuestión es más delicada. Observamos el regreso de insectos, de flores campestres de flora que ya no veíamos. Además de la reducción de fitoproductos, se agregan nuevas técnicas como el acolchado para mejorar el desarrollo de la biodiversidad.

 La reaparición de una determinada biodiversidad permite a su vez observar consecuencias positivas, como la aireación del suelo por las lombrices de tierra, evitando así cualquier excavación. 

Hay una cierta calidad de biodiversidad en el sitio, de todos modos en un entorno urbano, un entorno que se construyó siguiendo la demografía, por lo que debemos preservar lo que queda de él. 

 En general, el mantenimiento de parques y jardines tiende a tender hacia prácticas “cero fito”, centrándose más en técnicas alternativas que incluyen el control biológico o FBI, el acolchado reforzado, diferentes desherbados y herramientas renovadas. La gestión diferenciada también implica una mejor gestión del agua y el corte con áreas cada vez mayores de corte. Cabe señalar los impactos positivos en términos de biodiversidad en particular.

 Más que una adaptación del paisaje, observamos por tanto una adaptación de las técnicas de gestión y mantenimiento al espacio y al paisaje. Sin embargo, también podemos notar que dentro de un mismo tipo de espacio, la evolución es diferente.

 De hecho, con respecto a los  prestigiosos jardines históricos,los Reales Alcázares,Parque de Maria Luisa,Jardines de las Delicias y Paseo de Catalina de Ribera y Jardines de Murillo el desarrollo es claramente diferente. Entonces, si la evolución es notable en todos los sitios y da como resultado el uso generalizado de las mismas técnicas, el grado de aplicación es globalmente diferente y las opciones de métodos de mantenimiento parecen variar según otros factores. que el de la tipología del espacio.

LA EVOLUCIÓN VARIABLE DE LAS PRÁCTICAS JARDINERAS ORIENTADAS POR DIVERSOS FACTORES

Esta última parte intenta analizar e identificar los factores que explican la diferente evolución de las técnicas de mantenimiento en los distintos parques y jardines.

1.-. Una cuestión de voluntad más que una cuestión de limitaciones 

1.1. Una gestión diferente en el ámbito público y privado

En el sector privado y en el dominio público, la gestión es muy diferente, especialmente en términos de gestión de equipos. En el sector privado ,el personal realiza lo que se le pide, en el público la justificación es constantemente necesaria. A partir de ahora, los jardineros aceptan mucho menos los trabajos arduos  Han surgido muchas  técnicas más eficientes y menos fatigosas, por lo que los jardineros pueden preguntarse por qué volver a cavar o escardar .

En el dominio público, las elecciones de este tipo requieren justificaciones y cierta persuasión para que esta opción sea aceptada, mientras que en el dominio privado las decisiones las toma y ejecuta el personal, no existe tal restricción de justificación.

1.2. La evolución depende de la voluntad de cada individuo 

Es un cuestionamiento del trabajo y el rol del jardinero lo que empuja a evolucionar. “Hoy embellecemos, lo que significa diseñar todo, no solo florecemos. Obtenemos los mismos o incluso mejores resultados que antes adaptando prácticas y paisajes ”

. El pensamiento actual está más centrado en cómo desarrollar un espacio verde para embellecerlo, pero también para que requiera el menor mantenimiento y que sean lo más respetuosos posible con el medio ambiente. con la  implementación de nuevas prácticas que  en realidad dependen del enfoque individual. 

 El presupuesto asignado a los espacios verdes parece estar dado de acuerdo con la voluntad del alcalde y los politicos electos

De hecho, la política de mantenimiento de los espacios verdes depende de los políticos que regentan las ciudades, de sus representantes elegidos y de su voluntad. 

Aunque los funcionarios políticos elegidos dan instrucciones generales, cada equipo de funcionarios  de la plantilla está a cargo del mantenimiento de sus espacios. Y cuando observamos las diferencias atribuidas a un mismo vocabulario por diferentes supervisores, ya intuimos que la voluntad de cada uno influye en la evolución..

A primera vista, hay dos opiniones encontradas. Algunos argumentan que con la voluntad y las muchas técnicas que existen, hay pocas limitaciones que no se puedan superar, incluso si uno tiene que cumplir con las necesidades de las plantas. Mientras que otros cuestionan aún más el papel y la identidad de los jardines y la ciudad, defenderán la idea de un esteticismo que debe buscarse por encima de todo y sólo cambiarán sus prácticas si la eficiencia sigue siendo la misma. 

. Si a primera vista se oponen distintas formas de pensar las cosas, cada una de ellas reconoce que es más o menos fácil evolucionar según el tipo y la ubicación del sitio. A pesar de los deseos más o menos pronunciados de la evolución de las técnicas todos coinciden en que la principal limitación, que es difícil de superar, es la mentalidad de las personas que realizan los mantenimientos diferenciados.

2.-. La aceptación de los ciudadanos, una limitación importante..

Una cuestión recurrente que se plantea es la de la evolución de las mentalidades. “De hecho, la gestión diferenciada todavía tropieza con obstáculos culturales” 

 En la sociedad actual, la belleza se forja para siempre, por lo que los cambios en la apariencia de los espacios verdes son difíciles de aceptar, ya que se ven como negligencia o descuido en el mantenimiento.

 A pesar de la evolución del término “malas hierbas” a “plantas no deseadas” y luego “plantas voluntarias”, el término malas hierbas todavía se utiliza con frecuencia. De la misma manera, a menudo encontramos las dos nociones de “limpio” y “sucio”.

 Es importante calificar estos términos. De hecho, un jardín llamado “limpio” generalmente define para la población un jardín 100% limpio sin plantas no deseadas, y un jardín rápidamente se dice “sucio” no porque no se mantenga sino porque parece. tal a los ojos de los usuarios que notan algunos defectos inusuales. 

Tanto los visitantes como algunos jardineros no están dispuestos a renunciar a un jardín con una “limpieza” perfecta por un jardín con algunas flores no deseadas. Si los usuarios conocen los jardines “limpios” durante años, es difícil volver atrás y los cambios se perciben rápidamente como una negligencia en el mantenimiento del jardín.

Sin embargo, la transición a un manejo diferenciado o adaptado da lugar inevitablemente a la transición de un jardín llamado “limpio” a un jardín con algunos defectos, malezas o enfermedades temporales que provocan manchas en las hojas y que se refieren a la idea de tierra baldía, un jardín sin mantenimiento llamado “sucio”. 

La mayor limitación que, por tanto, obstaculiza el desarrollo de técnicas de mantenimiento en parques y jardines, sigue siendo la tolerancia de la población al cambio de ya lo “impuro”.

. Los pueblos anglosajones están más dispuestos que nosotros a aceptar la heterogeneidad ligada a la libertad de trato más respetuosa con el medio ambiente y más adecuada. Dejar que la hierba crezca o cortarla menos no es nada sorprendente en estos países. 

Utilización de las plantas adecuadas

En parte de España, todavía no estamos en un estado de ánimo en el que aceptemos un mínimo de plantas espontáneas, que no son necesariamente aceptadas por la población. Así, ante un determinado servicio paisajístico y estético, no nos adaptamos ni poco al paisaje, pero con las muchas prácticas que pueden adaptarse a estas limitaciones, por ejemplo los diversos tipos de acolchado, seguimos intentando operar un número de cambios. Pero la mentalidad de los ciudadanos es difícil de cambiar, especialmente cuando se trata de hábitos. Por lo tanto, incluso ciertos cambios en las prácticas visibles, como el acolchado, a veces son difíciles de aceptar, pero la presencia de plantas espontáneas sigue siendo el principal problema.

Además, los profesionales que trabajan en los jardines a menudo se arrullan con el fito, por lo que es difícil hacerlos cambiar, siempre están esperando el nuevo producto que los tratará mejor. Asistimos entonces a una necesidad real de cambiar la mentalidad de los profesionales y de la población en general. Incluso si la idea de la naturaleza en la ciudad comienza a ser algo común cuanto más nos dirigimos hacia un jardín céntrico y / o prestigioso y más usuarios, e incluso administradores, están mirando y se quejan fácilmente de un mal jardín. mantenido.

 Tenga en cuenta que los mayores contaminadores siguen siendo las personas, los servicios técnicos de las ciudades han evolucionado de todos modos, pero ¿ qué ha pasado con los ciudadanos ? 

De hecho, existe una cuestión importante de comunicación, hacer que el entorno sea aceptado en casa y no solo en el vecino, sino también en los parques y jardines que frecuentamos.

 ¿Pero conseguir que se acepte el césped no es solo una solución para responder a la disminución de los fitoproductos sin compensarlos con un trabajo manual más arduo?

3.-. Una cuestión de ubicación además de una cuestión de tipología 

3.1. La tipología del jardín guía la elección de prácticas

En las ciudades tienden a desarrollarse últimamente praderas florecidas, lo que va de la mano de la gestión diferenciada de los espacios verdes. Pero los céspedes prestigiosos, “limpios” y ordenados siguen siendo importantes de todos modos, especialmente en áreas donde la perfección está a la orden del día, como en los parques más significativos y en las plazas del centro de la ciudad, etc. 

La tendencia hacia prácticas sostenibles parece más fácil de instalar en un entorno natural, de hecho, un espacio natural permite más cosas. Es obvio que un espacio natural no tiene el mismo nivel de calidad y acabado de mantenimiento que un jardín histórico y / o prestigioso. Técnicas como la siega y el acolchado plantean poco o ningún problema en los espacios naturales, ya que se integran bien en este entorno. Pero no es posible transformar todos los espacios en espacios naturales, especialmente jardines históricos, prestigiosos que precisan otro tipo de gestión como Bienes de Interés Cultural que son..

La idea es entonces hacer la desaparición de las tradicionales técnicas jardineras, y acompañar a la naturaleza, donde sea posible hacerlo, lo que facilita la implementación de prácticas de mantenimiento más sostenibles. 

Para todos los jardines históricos y / o prestigiosos, es difícil adaptar el paisaje, debe ser preservado y cumplir ciertos objetivos y deseos estrictos.. Las limitaciones de prestigio exigen, en general, una “limpieza” indiscutible, como ocurre o debe ocurrir en los jardines históricos o jardines monográficos de exhibición de plantas.. En estas condiciones, parece más difícil cambiar las prácticas. Por tanto, existen diferencias notables dentro de una tipología idéntica,y parece que más allá de la tipología, los cambios en las técnicas de mantenimiento dependen de otro factor.

Si bien es más fácil cultivar en un entorno natural que en un jardín histórico, también es más obvio adaptarse. A diferencia de lugares en el centro de la ciudad o lugares con hábitos estrictos, en un lugar céntrico el costo de mantenimiento puede ser mayor.. Incluso si no se trata de dejar la hierba demasiado alta y seguir manteniéndola, la libertad es mayor. En los jardines periurbanos de los barrios de la ciudad son un ejemplo de ello, en estos nuevos barrios con ideología de construcción ecológica, ambiental, en el entorno natural, la población acepta más plantas no deseadas que son más consideradas como plantas espontáneas incluso por la población. 

. Por lo tanto, los requisitos son mucho menores en un espacio natural y es obvio que entonces es más fácil evolucionar en términos de prácticas de mantenimiento más sostenibles.  Entonces, más allá de la tipología del sitio, podemos asumir la existencia de otro factor que influye en este desarrollo,de lo que se desprende que la ubicación del sitio es fundamental.

Cabe señalar también que, si bien es más fácil adaptar las prácticas respetuosas con el medio ambiente a los espacios naturales, el mantenimiento sigue siendo necesario y el trabajo manual, por ejemplo, es difícil allí debido a superficies generalmente mayores. Entonces nos enfrentamos a otras limitaciones, en particular la de tiempo y personal..

3.2. … Pero la ubicación del jardín también limita el desarrollo de prácticas

 a) Ubicación dentro de una ciudad

Los espacios naturales donde se permiten más modificaciones no se encuentran en el centro de la ciudad, al igual que las zonas de siega o las prácticas que generalmente hacen referencia a una naturaleza más libre y un mantenimiento menos estricto. Para jardines intermedios o de mayor prestigio, el aspecto estético conlleva más limitaciones y aumenta la dificultad de evolucionar como se mencionó anteriormente. Sin embargo, según los jardines, la evolución es más o menos pronunciada.

 El público es menos observador que en un jardín del centro de la ciudad, y el desempeño del paisaje es menos exigente que en otros parques y jardines. Por lo tanto, existe un cierto margen de elección en cuanto a las prácticas que se deben implementar para alcanzar el objetivo de autonomía del lugar y respeto por el medio ambiente. La tendencia es más aceptada cuanto más alejada del centro de la ciudad. La limpieza y la estética de un sitio son de hecho más importantes dependiendo de la ubicación del jardín, su vecindario y los hábitos de los usuarios, más que por el carácter histórico o clasificado del sitio.

Para implementar tantos cambios como sea posible, los supervisores deben tener en cuenta las opiniones y los requisitos de los usuarios, y estos dependen del tipo de sitio, por supuesto, pero también de su ubicación. en comparación con el centro de la ciudad..

De hecho, cuanto más nos acerquemos al centro de la ciudad, más parques y jardines con fuertes exigencias  paisajísticas y de mantenimiento donde las malas hierbas, las flores no deseadas, un aspecto demasiado natural o demasiado “sucio” no será aceptado por la población. 

Además, este no es necesariamente el objetivo deseado ya que de todos modos mantener una cierta diversidad en la ciudad y no solo hacer espacios naturales, debemos mantener un cierto saber hacer, una identidad de la ciudad y la ciencia del jardín. Por otro lado, cuanto más lejos del centro, más es posible crear espacios verdes naturales donde todo se acepta más fácilmente. Con el tiempo, estos límites pueden cambiar. Puede aumentar el porcentaje de espacios naturales o intermedios, donde es más fácil implementar prácticas de gestión respetuosas con el medio ambiente y donde la población acepta más sus consecuencias. Es posible que este tipo de espacios los encontremos cada vez más hacia el centro de la ciudad pero siempre mantendremos  los jardines del centro de la ciudad más exigentes.

También se debe tener en cuenta la ubicación en el barrio, ya que la diversidad de los parques es una justificación aceptable para la población. “Tienes que jugar a nivel de barrio, no tienes que hacer varios jardines de prestigio a pocos minutos uno del otro, pero darle al barrio una diversidad, una mezcla. Es una cuestión de pensar por distrito y no por sitio “. Asimismo, solo crear parques donde la naturaleza se exprese dentro del mismo distrito será difícil de lograr la aceptación. En cambio, un jardín donde se tenga más libertad para apreciar la naturaleza será más aceptado, si se defiende que hay un jardín con una estricta vocación estética en el mismo barrio y que es más interesante aumentar la diversidad de espacios. 

Se trata también de hacer espacios que la población pueda apropiarse porque es mediante la apropiación del espacio que el usuario aceptará consecuencias más visibles. Así, la ubicación del espacio dentro de la ciudad es muy determinante, los requisitos marcados en particular por la espera y la vista de los usuarios son más pronunciados cuanto más cerca se está del centro de la ciudad. El cambio en las prácticas de gestión es entonces más limitado en el centro de la ciudad, donde la atención se centrará principalmente en la estética y la calidad del servicio paisajístico. 

Sin embargo, parece posible conseguir más sitios, cuyo mantenimiento más sostenible tiene consecuencias visibles, aceptados hacia el centro de la ciudad dentro de lo razonable y preservando la diversidad de sitios, sus funciones y su mantenimiento asociado.

b) Ubicación a lo largo de un gradiente urbano-rural 

Las grandes aglomeraciones tienen una gran cantidad de parques y jardines donde es posible diferenciar claramente los sitios desde el centro de la ciudad hasta los sitios al final de las ciudades, con tipologías, clasificaciones de espacios. Una vez que sales del núcleo urbano esta configuración desaparece. Los parques y jardines de estas ciudades fuera del núcleo urbano están destinados principalmente al descanso y al paseo, sin haber tenido nunca la exigencia de un esteticismo muy riguroso. La ventaja de un municipio semi rural  o incluso completamente rural es no tener esta limitación de evolución visible de los métodos de mantenimiento, y el obstáculo de la aceptación de la población. . Los parques siempre se han mantenido sin tratamiento, las plantas indeseables siempre han estado presentes, ya que para estos municipios y sus necesidades en parques y jardines nunca ha sido necesario tener jardines equiparables a los jardines históricos, ni a los espacios de los centros de la ciudad,la proximidad de la naturaleza es más ostensible.

. Así que no es necesario que la población acepte esta evolución de “limpio” a “sucio” ya que siempre ha sido así, los vecinos siempre han conocido la presencia de malas hierbas en el césped, por ejemplo. Desde el punto de vista de parques y jardines, parece que existen grandes ciudades que deben responder a una diversidad de parques y jardines. Los municipios fuera del núcleo urbano pueden evolucionar a la misma altura que los espacios naturales de las grandes ciudades, sin que las consecuencias sean visibles y criticadas por la población.

Por otro lado, se puede diferenciar entre más pueblos rurales y pueblos más rurales-urbanos si tenemos en cuenta todos los espacios verdes de la ciudad. El presupuesto de las ciudades es relativamente grande para darles una ventaja. Para los municipios más rurales, el presupuesto es menor, pero el espíritu de aldea facilita el desarrollo. 

Por otro lado, para los pueblos “intermedios”, la población espera un cierto servicio de “limpieza”, y el presupuesto no necesariamente permite satisfacer esta demanda de manera ecológica. Pero esta observación entre ciudades fuera del núcleo urbano solo debe tenerse en cuenta para los espacios verdes distintos de los parques y jardines.

4.-. Una nueva organización del trabajo y comunicaciones son esenciales 

4.1. A menudo se plantean limitaciones de tiempo, medios y materiales

Las limitaciones de recursos y tiempo que aumentan con el área a mantener a veces justifican el límite de desarrollo. Trabajar de otra manera, volver al trabajo manual, usar el herbicida térmico lleva más tiempo que usar fitoproductos, y también representa una cierta inversión.

 Además, si las superficies a mantener aumentan, los recursos humanos tienden a estancarse o incluso a disminuir. Otra limitación para el desarrollo de prácticas agronómicas es, por tanto, la de personal, tiempo y recursos.

 A nivel económico, el Servicio de Parques  indica, por ejemplo, que el coste del deshierbe es de 0,11 € / m2 con productos fitosanitarios frente a 0,33 € / m2 utilizando un herbicida térmico.

 ¿Volver a la naturaleza al mismo tiempo no permite menos mantenimiento, menos tiempo, menos personal? ¿No sería un deseo detrás de esta voluntad? 

El deseo de “dejar la naturaleza a la naturaleza” podría verse como un deseo primordial de ahorrar tiempo, recursos y personal, por ejemplo, mediante sistemas de corte. Por otro lado, el uso de prácticas de mantenimiento más respetuosas con el medio ambiente suele llevar más tiempo, como el trabajo manual y el deshierbe térmico..

Gestion de zonas con personal discapacitado

4.2 La reorganización del trabajo y los recursos, una solución a la evolución

a) Compensación por tiempo y recursos

Si al principio la evolución de los métodos de mantenimiento es más cara en dinero y tiempo, entonces es posible organizarse de tal manera que se compense esta inversión. El tiempo que se ahorra al detener la excavación suele ser considerable y permite dedicar más tiempo al deshierbe manual o térmico, Este tipo de proceso requiere investigación de métodos y productos y, por lo tanto, cierta voluntad de actuar y organizarse. Del mismo modo, si el mulching es caro, una inversión en un triturador puede permitir el mulching a un costo menor. El argumento económico que se presenta con frecuencia para no renunciar al control químico de malezas también es cuestionable porque no toma en cuenta el costo de capacitación, la seguridad del personal y la contaminación causada. Pero cuando comparamos el costo del deshierbe químico y el deshierbe manual, este último generalmente está en desventaja.

Podemos agregar, por la cuestión del personal, que va de la mano con la cuestión del tiempo o incluso de los medios, que no debemos olvidar que en el término “sustentable” está el lado social que no debe olvidarse. Por ejemplo, existen ayudas de integración asociativas para ayudar y compensar el trabajo manual más prolongado.

b) Es necesario un trabajo regular y reorganizado

Los pasos para preservar el medio ambiente pasan por la reorganización del trabajo esencial.. De hecho, el trabajo regular y organizado y una buena observación permiten reaccionar con rapidez y en consecuencia, lo que es fundamental para trabajar “orgánicamente”. 

Es cierto que no todos los parques y jardines tienen los mismos medios, las mismas voluntades, las mismas potencialidades, pero en general, es un trabajo regular el que permite prescindir de los productos químicos, por ejemplo.

 Se trata principalmente de cambiar la organización del trabajo, las técnicas de mantenimiento más que el paisaje. Muy a menudo es posible encontrar prácticas que se adapten al paisaje, es necesario jugar con el enfoque, la investigación, la organización, la observación y el trabajo habitual. “Con la voluntad, en principio es posible casi siempre encontrar prácticas que se adapten al paisaje u otras limitaciones. Es un trabajo regular, una buena organización del trabajo, una cierta voluntad, un cúmulo de pequeñas medidas y un cambio en los métodos de trabajo, que permiten evolucionar hacia prácticas respetuosas con el medio ambiente, independientemente de las limitaciones. »

c) Importante trabajo de reflexión 

La gestión ambiental se inicia con el diseño del proyecto de desarrollo. Para poder organizar y aplicar mejor los nuevos métodos de mantenimiento, es deseable que “el paisajista lo tenga todo en cuenta, es decir que el jardín sea diseñado con atmósferas estéticas, y prácticas para que los jardineros puedan adaptar todas estas técnicas de gestión diferenciadas, sin olvidar pensar en el presupuesto y planificar la integración del mulching y el riego. »

. El trabajo de jardinería de campo / paisajismo hace que el potencial de mantenimiento de nuevos proyectos  sea rentable, por ejemplo; estética y funcionalidad van de la mano. Por otro lado, la profesión de paisajista siempre ha incluido el hecho de elegir plantas adecuadas, esta es la base de la profesión, aunque a partir de ahora enfatizamos la adaptación. Por tanto debemos ir más allá provocando aún más la adaptación de las plantas, debemos apoyarlas durante los primeros años (2-3 años) y luego dejarlas evolucionar una vez adaptadas. Por tanto, el trabajo de un paisajista siempre ha sido adaptar el paisaje, pero con el concepto de sostenibilidad, hoy es el trabajo previo al mantenimiento y la comunicación y coordinación entre los diferentes oficios del paisajista al jardinero lo que es importante. 

4.3.Una comunicación indispensable 

Ligado a la organización y a los cambios en los métodos de trabajo, otro factor importante es la evolución de las mentalidades, especialmente la de los visitantes, de hecho, las “pequeñas fallas” deben aceptarse y hacerse aceptar. “Para eso es necesario que el responsable o los encargados tengan” la fe “, la voluntad de hacerlo, eso depende mucho de las voluntades políticas , las cultura y la  mentalidad de la ciudad.. 

Además de la voluntad, una buena comunicación parece fundamental. Es imperativo que el ojo se acostumbre a ver plantas que se consideran “hierba” o incluso malas hierbas. “Existe una gran brecha entre las expectativas de la sociedad yo sus resultados y consecuencias. Todo esto contribuye en gran medida a que el público acepte las fallas.

 “Donde es necesario ser eficiente es en la comunicación con la población a través de periódicos locales, carteles en las áreas de prueba, intercambios a través de buzones o reuniones. temático.

 Primero hay que comunicarse antes de actuar., para que los usuarios comprendan y acepten las zonas de corte.. Para continuar en el componente de comunicación con el fin de explicar a la población la gestión más ecológica de los espacios verdes y hacerles aceptar lo que esto implica, se debe elaborar un folleto presentando las acciones ecológicas que lleva a cabo el servicio de parques y jardines. .

Uso de las plantas vivaces

 Finalmente, internamente, se puede redactar un “Boletín de gestión diferenciada adaptado a la ciudad ” y la alianza con el departamento de comunicación en aspectos ambientales debe funcionar bien. Incluso si las mentalidades están evolucionando lentamente, se debe enseñar a los más reticentes a través de una buena comunicación a apreciar nuevos espacios.

Juega con un coste menor, una generación de biodiversidad, etc. tiende a hacer que los cambios sean más fáciles de aceptar por el ciudadano. Sin embargo, con las nuevas generaciones, la gestión diferenciada y los cambios asociados son cada vez más aceptados  Si volvemos a la reflexión sobre la apropiación del espacio, podemos razonar pensando que un espacio adecuado por parte de la población será más respetado y los usuarios estarán más preocupados por él, lo que a largo plazo requeriría menor mantenimiento.Por tanto, podría ser interesante pensar en transmitir el mensaje a través de la práctica además de la comunicación, que todavía muestra pocos resultados por el momento.

Parecería que la adopción de nuevas prácticas de mantenimiento más sostenibles en parques y jardines depende ante todo de la voluntad de los profesionales responsables del mantenimiento de estos sitios. Más allá de esta voluntad, las elecciones se toman esencialmente teniendo en cuenta la principal limitación, que es la del cambio de mentalidad y la aceptación de la población. Este último ve los cambios como una falta de mantenimiento del espacio, que se vuelve “sucio”. Sin embargo, la aceptación de los usuarios e incluso de los profesionales varía según el tipo de sitios y su ubicación. De hecho, las consecuencias visibles de determinadas prácticas se integran más fácilmente en espacios naturales que en espacios de prestigio. Más allá de tener en cuenta el carácter del sitio, su función y su uso, es sobre todo su ubicación lo que importa en la evolución de las prácticas. Cuantos más parques o jardines hay en el centro de la ciudad, más exigente y la mirada de la gente es, y menos nos permitimos una evolución que corre el riesgo de impactar. 

Por el contrario, cuanto más lejos del centro, mayor libertad para cambiar. Así mismo cuando se sale del núcleo urbano, los municipios no afrontan este tipo de problemas por parques y jardines que no están estrictamente ajardinados, el problema está más en otros espacios verdes. Se trata entonces de poner en marcha nuevas prácticas donde los impactos sobre el paisaje sean aceptables y adaptarlas en la medida en que la efectividad siga siendo la misma en sitios de una determinada naturaleza o en el centro de las ciudades. Pero para aplicar estas técnicas más sostenibles con la misma eficacia, los problemas de medios y tiempo suelen ser restrictivos. Para compensar por un lado las visiones demasiado críticas que no aceptan los cambios, y por otro lado los obstáculos que impiden obtener la misma eficiencia a pesar de los cambios (eficiencia que permitiría superar el problema de la usuarios), una nueva organización del trabajo que se adapte a las nuevas técnicas y una comunicación esencial son fundamentales.

CONCLUSIÓN

 Recientemente, hemos podido observar una conciencia y consideración del suelo como un recurso degradado, poco renovable, a preservar. Inicialmente, esto condujo a la apertura de debates, investigaciones y cambios en la agricultura. Pero recientemente, también es en suelos, soportes de espacios verdes lo que nos interesa. A esto se suma el deseo de proteger el medio ambiente y la salud humana, lo que llevó al deseo de reducir el uso de fitoproductos.

 La suma de estas voluntades e intereses ha iniciado cambios en los métodos de mantenimiento de parques y jardines. Al menos una gestión adaptada aparece entonces de una forma u otra en la gestión de parques y jardines que tienden hacia el “fito cero”. La disminución de fitoproductos puede explicarse por el uso de métodos alternativos (que en su mayoría utilizan prácticas antiguas) al control químico de malezas, así como por una mayor conciencia de los agentes de buenas prácticas. El establecimiento de control biológico o FBI, el acolchado, la renovación de herramientas, el corte cuidadoso, el crecimiento de áreas de corte, el compostaje y una mejor gestión del agua y la energía son desarrollos notables en el mantenimiento de parques y Jardines

Pero el enfoque ecológico de los parques y jardines parece romper un mínimo con la tradición jardinera, aparecen nuevas combinaciones con un manejo diferenciado, parece haber un deseo de componer más con la naturaleza que responder a un modelo de paisaje estereotipado. De hecho, es más fácil aplicar métodos de gestión alternativos en áreas más naturales. Si estas mismas técnicas se utilizan en sitios más prestigiosos, a menudo es difícil obtener la misma efectividad y el mismo renderizado, aparecen impactos visibles y cambios (mulching, presencia de plantas espontáneas, etc.). 

Los métodos de mantenimiento más respetuosos con el medio ambiente de implacable lógica son efectivos pero con el tiempo, es la acumulación de acciones realizadas lo que permite un resultado confortable. Para lograr la máxima eficiencia, incluso adoptando nuevas prácticas, es necesario un trabajo regular y una nueva organización del trabajo con una reorganización del tiempo y los recursos. 

Un jardín al igual que un espacio ajardinado debe ser ciertamente estético, pero el imperativo ahora es hacerlo lógico y funcional en su instalación para evitar cualquier desborde innecesario de mano de obra, desperdicio de energía fósil, costos de reciclaje de residuos verdes, etc. Este es el ejemplo de los paisajistas, una nueva generación que comienza a integrar la abolición del uso de árboles de gran tamaño frente a los edificios, evitando así que sean podados perpetuamente y “enfermos”. Pero la lógica de “funcional y racional” no es tan obvia porque es necesario tener en cuenta la historia, el aspecto patrimonial del sitio, etc.

Sin embargo, a pesar de una reorganización, sigue siendo difícil lograr exactamente los mismos resultados que antes, algunos impactos y cambios visibles a simple vista siguen siendo inevitables. Es entonces cuando tenemos que afrontar la mayor limitación, que es la aceptación popular. De hecho, los usuarios interpretan las consecuencias visibles de la evolución de las prácticas de mantenimiento como el abandono del sitio, su mantenimiento y perciben su jardín normalmente “limpio y ordenado” como “sucio”.

 Una evolución de mentalidades, que vaya de la mano de una mayor tolerancia hacia la vegetación espontánea en particular, es necesaria y requiere mucha comunicación. Los cambios que se adaptan más a entornos naturales o menos jardineros son más aceptados. Pero no es solo la tipología del sitio lo que se tiene en cuenta, de hecho los usuarios y profesionales operan y aceptan más cambios, cuanto más se alejan del centro de la ciudad.

 Así, los espacios naturales de la periferia son los espacios donde los límites al desarrollo son menos pronunciados, a diferencia de los prestigiosos jardines del centro de la ciudad. Pero un huerto hortícola ubicado en las afueras de la ciudad adoptará nuevas prácticas con más facilidad que si estuviera en el centro de la ciudad. 

Además, cabe señalar que se trata de grandes aglomeraciones, pero los municipios que no pertenecen al núcleo urbano, siempre han tenido parques y jardines que presentan menos exigencias y donde la evolución de las prácticas es muy escasa. impacto visible. Más que una adaptación del paisaje, observamos por tanto una adaptación de las técnicas de mantenimiento al espacio y al paisaje, así como las herramientas se adaptan a las necesidades y no el paisaje a las herramientas. El paisaje no marca las prácticas, es posible cumplir con la exigencia del servicio estético del paisaje y adaptar prácticas sostenibles. Para ello es fundamental organizar el trabajo y los recursos de forma diferente, y observar. Pero existen limitaciones que son más difíciles de superar, incluida la del cambio de mentalidad y la aceptación de la población.

En general, independientemente del servicio de paisajismo que se busque, una buena organización, una cierta voluntad, asociada a un cambio en los métodos de trabajo y una evolución de mentalidades son las principales herramientas para superar las limitaciones y aplicar un máximo de prácticas de mantenimiento respetuosas con el ambiente..

Por otro lado, las nuevas técnicas utilizadas son, en general, muy idénticas. Los espacios públicos, parques y jardines tienden a estandarizarse.

 Tomemos el ejemplo del riego, todos optan por el riego automático, pero ¿es realmente necesario regar ciertas grandes áreas naturales, donde se vería una sequía excepcional pero por un tiempo limitado? 

La planta está viva, es interesante estudiarla, ver su adaptación y adaptarse a ella, más que estandarizar espacios con “técnicas de moda”. 

También es importante reflexionar sobre esta materia viva, y no buscar obtener un espacio bello, siguiendo el efecto de la moda y las técnicas que se generalizan. 

En lugar de estandarizar, sigue siendo posible en lugares jugar con plantas vivas y adaptarse. Finalmente, es legítimo preguntarse hasta dónde deberíamos llegar en la evolución.

 Por ejemplo, algunos ven a Sevilla como una ciudad que  debe permanecer en flor, mientras que para otros podría convertirse en una ciudad verde con una idea de la naturaleza en la ciudad, reemplazando los insostenibles florecimientos actuales con un florecimiento más naturales donde no habría más. limitaciones en la aplicación de técnicas alternativas.

 Esto requeriría cambiar la imagen de la ciudad porque entonces sería obligatorio adecuar el paisaje para todos los sitios. Esto plantea la cuestión de qué esperar de la ciudad. 

¿Estamos dispuestos a perder la identidad de la ciudad, su saber hacer? ¿Estamos dispuestos a ser menos exigentes, a cambiar la imagen e identidad de la ciudad?

 Parece que siempre tenemos que mantener cierta tradición, algunos jardines son como monumentos. El objetivo es, de todos modos, mantener un cierto saber hacer y una cierta identidad, adaptar las prácticas lo mejor posible a todos los espacios o incluso adaptar determinados espacios. Esto implica encontrar un equilibrio. Además, ¿es la evolución un objetivo buscado en todas partes? 

Granada.-La Alhambra.-Jardines del Partal

Es complicado hablar de éxito o fracaso comparando los jardines según su adaptación a las nuevas prácticas, ya que el objetivo es diferente y es la pluralidad y diversidad de espacios lo que aporta a la ciudad.

Obligatoriamente mantener los jardines históricos y tradicionales,al igual que los edificios y monumentos que marcan la historia de la ciudad,pero los condicionantes económicos  al igual que ha ocurrido en muchos aspectos de la sociedad obligan a que trabajemos con la naturaleza en vez de en contra la naturaleza como se ha realizado durante muchos años.