Los majestuosos cedros de Marruecos amenazados por el cambio climático.

 Adaptado de un articulo de Info Turismo de Marruecos

Marruecos es un país donde la arboricultura juega un papel importante y tiene muchas especies de árboles.

Marruecos, como país por el que transitan personas y fauna, ha experimentado y aún experimenta introducciones de especies vegetales. Ya sea de forma voluntaria (introducción) o accidental (semillas traídas mezcladas con granos, por corrientes oceánicas, vientos, pájaros o viajeros), estos árboles, que desde entonces han “colonizado” Marruecos, han sabido adaptarse a las condiciones climáticas y terrestres y se han convertido en bien integrado en el paisaje natural del Reino.

Cedros en Marruecos

EL CEDRO:

Marruecos otro país cedro flora áfrica marroquí

En 134.000 hectáreas, Marruecos tiene la mayor plantación de cedro de la cuenca mediterránea.

El “Cedrus atlantica” es poco conocido en comparación con su primo libanés, el “Cedrus libani” que crece en 2.000 hectáreas en el Líbano, la “tierra de los cedros”.

En Marruecos, el cedro se considera un “tesoro nacional” porque es tanto una atracción turística como un árbol cuya madera es muy apreciada por los ebanistas. Se está estudiando una solicitud de clasificación como “reserva de la biosfera” y “patrimonio mundial”.

Cerca de Azrou, en el corazón de las montañas del Medio Atlas donde se registran las áreas más extensas, el “cedro Gouraud”, de 42 m de altura y 900 años de antigüedad, simboliza tanto la majestuosidad como la fragilidad de la especie.

El cedro del Atlas (Cedrus atlantica) se encuentra en la cordillera del Atlas, tanto en Argelia como en Marruecos, especialmente en el Rif y en el Atlas Medio. Puede llegar a medir hasta 30 metros y suelen crecer en las laderas de las montañas, a entre 1.300 y 2.200 metros sobre el nivel del mar, aproximadamente. Forma bosques puros, pero también puede aparecer junto a otras especies locales, como el abeto, el enebro o la encina. Uno de los aspectos que lo convierte en imprescindible dentro de la flora de Marruecos es el hecho de que sirve de hábitat natural para el mono de Berbería, un primate característico del país y en peligro de extinción.

El cedro del Atlas es afín al del Líbano (Cedrus libani), que es el más conocido y el más nombrado, en parte porque hay muchas referencias a él en el Antiguo Testamento. Por ejemplo, porque su madera fue usada para la construcción del primer templo de Salomón. Su gran diferencia con respecto a otras coníferas es que forma grandes ramas extendidas desde el tronco principal, en vez de mantener un tronco claramente predominante.

Palmera de datiles.-Arbol de la Providencia en el Oasis de Tafilalet

PALMERAS :

Palmera, típica de la flora de Marruecos y África occidental

La palmera (Palmae, de la familia Arecaceae) es un árbol enormemente diverso: se referencian más de 2.600 especies en el mundo, aunque ‘solo’ 120 en África.

La palmera es un elemento irremediablemente ligado a la vegetación que decora los jardines marroquíes. Basta con hacer un recorrido por las lujosas residencias de particulares o los jardines de ciertos hoteles para darse cuenta del lugar de honor que ocupa este árbol en cualquier espacio verde marroquí.

En el sur del país, los oasis a lo largo del valle del Draa fueron históricamente los primeros vestigios de civilización a los que llegaron en ese momento los caravanistas del desierto. Además de ser espacios de comercio, los oasis también eran lugares de intercambio cultural.

De hecho, las palmeras ocupan un lugar esencial en el equilibrio natural de los palmerales. Proporcionan sombra y frescor a los árboles frutales, que a su vez albergan las plantas a nivel del suelo.

Ante la desertificación, trabajar en los oasis se ha complicado y la situación de los habitantes se ha ido deteriorando paulatinamente. Las palmeras ya no son lo suficientemente rentables para sus dátiles por lo que ahora ocupan un lugar decorativo en los jardines

 Es representativa de la flora de Marruecos por su importancia económica: de ella se extrae aceite para la elaboración de derivados alimenticios y cosméticos, y sus dátiles son un ingrediente básico en la dieta del país. Además, con sus fibras se produce la rafia, entre otros materiales. Se reconocen rápidamente gracias a su tronco único sin ramificar, terminado en copete de hojas grandes en abanico. .Muy reproducida en Marruecos también la palmera de Canarias Phoenix canariensis.

LA PALMA DATILERA:

Palmera datilera providence oasis tafilalet flora marruecos

La superficie media actual de palmeras datileras corresponde a 48.000 ha con cerca de 4,8 millones de palmeras datileras de las cuales casi el 41% son productivas.

Las áreas de producción se encuentran principalmente a lo largo de los valles de Ziz y Draa.

El sector aporta hasta el 60% de los ingresos agrícolas de 1 millón de habitantes. Se cultivan multitud de variedades como Medjoul, Boufeggous, Bouskri y Jihel pero con predominio de khalts (variedades no identificadas).

La thya de Berberie en la flora de Marruecos y Africa

EL AARAR O LA BARBARY THUJA:

Thuja berberie flora marruecos áfrica

La tuya de Berbería (Tetraclinis articulata), es una especie que se encuentra esencialmente confinada a la región del Mediterráneo occidental. Desempeña un papel socioeconómico importante en el norte de África; constituye un pastizal para el ganado y proporciona productos para uso doméstico. Pero thuja encuentra su lugar principalmente en la actividad artesanal principalmente del Magreb, que juega un papel económico y social crucial.

Estas crecen a alturas que van desde el nivel del mar hasta los 1.800 m sobre el nivel del mar en un clima mediterráneo semiárido.

Se encuentran en Marruecos, Argelia, Túnez y más raramente en España zona de Cartagena y Malta. En lo que respecta al norte de África, los bosques de sandarac o de tuya de Berbería cubren una superficie total de 1 millón de hectáreas, de las cuales 600.000 se encuentran en Marruecos.

También hay áreas pequeñas y densas en el área de Debbouz a altitudes superiores a los 500 metros, así como en el área de Adouz. Su madera se moldea en mesas de madera, adornos y cajas en Essaouira en particular y es famosa por exudar un aroma agradable.

El almendro forma parte de la flora de Marruecos

ALMENDROS:

Mapa de almendros marruecos verde flora áfrica marroquí

El almendro en Marruecos es la segunda especie arbórea más importante después del olivo. Ocupa el 73% del área total de rosácea.

La mitad de los almendros (seis millones) son plantones. Se ubican principalmente a lo largo de los valles de los principales ríos del sur del país y en algunas zonas montañosas.

Se eligieron variedades resistentes para permitir la selección de árboles que funcionarían bien individualmente. La otra mitad de los árboles se cultiva de forma intensiva y semi-intensiva en plantaciones regulares y como parte de la protección y restauración del suelo.

El higo.-Ficus carica en la flora de Marruecos

EL HIGO:

Valoración higo marruecos.-Ficus carica flora marroquí africana

La higuera ocupa una superficie total de 46.000 hectáreas (ha), o el 5% del patrimonio arbóreo de Marruecos. La producción nacional se estima en 57.000 toneladas, con un rendimiento medio de 1,2 toneladas / ha. El cultivo se localiza principalmente en áreas montañosas, en suelos pobres, pizarrosos y margosos en el Rif y en Chefchaouen o suelos calcáreos. Se encuentra en un terreno que a menudo es accidentado y necesita muy poco cuidado.

Las cinco áreas de producción principales son: Taounate (22.230 ha), Chefchaouen (7.050 ha), Al Hoceima (5.000 ha), Ouazzane (3.150 ha), Tetuán (2.000 ha). Las otras plantaciones se distribuyen entre Taza, Nador, Essaouira, El Jadida y Safi. Sin embargo, el cultivo de higos está disminuyendo y a menudo es reemplazado por cereales. Se pueden reconocer 3 especies por el color de sus frutos y sus tiempos de cosecha.

La encina.-Quercus ilex

LA ENCINA

En Marruecos, la encina es la primera especie forestal por su superficie (1.415.201 ha) y por su producción de leña. Además, sus funciones ecológicas y socioeconómicas son muy importantes en todas partes. Presente en todas las regiones no áridas del país, se describe como “el cemento vivo que conecta los macizos forestales”.

Su rango altitudinal se encuentra entre los 300 my los 2700 m. Normalmente, ocupa una posición intermedia entre el cedro blanco oriental en la base y el cedro o enebro turífero en la parte superior, pero en ocasiones puede formar el límite superior de la vegetación forestal, como es el caso del Alto Atlas (Seksaoua), donde los árboles turíferos están ausentes

La encina (Quercus ilex)  que también se la conoce como carrasca o chaparro, se trata de un árbol o arbusto de la familia de las Fagáceas que se extiende por la región mediterránea, por lo que también se le puede considerar un clásico de la flora de Marruecos, especialmente en su zona norte. Su aspecto es fácilmente reconocible por su copa ancha, su corteza negruzca, sus hojas de color verde oscuro en el haz y grisáceo en el envés, así como por su fruto: una bellota castaño oscuro.

La encina está muy extendida en bioclimas húmedos y subhúmedos, localmente semiáridos, templados, frescos y fríos, sobre todo tipo de sustratos. Sus rodales son muy heterogéneos, pero los robles verdes puros no son raros. Por su adaptabilidad ecológica, su resistencia a los daños y su gran dinamismo es omnipresente en la vida diaria de los silvicultores, agricultores y poblaciones rurales.

El alcornoque

EL ALCORNOQUE

El alcornoque (Quercus suber), que es un árbol típicamente mediterráneo y es también un gran destacado de la flora de Marruecos. Necesita luz intensa para vivir y soporta bien el calor, aunque no crece en climas extremadamente secos. Puede alcanzar los 25 metros de altura, con un porte naturalmente esbelto, aunque las podas le pueden dar un aspecto más torcSu fruto es la bellota, ampliamente usada como alimento para el ganado porcino. Su madera es dura, muy valorada para la fabricación de utensilios. Y su corteza se emplea para la elaboración de corcho, que se arranca cada 10-15 años, aproximadamente

De tamaño pequeño, el alcornoque rara vez supera los 20 metros. Es una especie típicamente mediterránea. Este árbol puede vivir de 150 a 200 años, algunos han alcanzado los 800 años y se extienden de 20 a 25 m de altura (el más alto alcanza los 43 m).

Considere estos magníficos seres vivos en su verdadero valor. Un árbol centenario lleva consigo un simbolismo muy fuerte y, sobre todo, atestigua la fragilidad de la vida. Se puede cortar en unos segundos a pesar de superar los muchos requisitos necesarios para sobrevivir sus primeros años, pero puede trascender las edades si tiene la suerte de salvarse.

Tres pinos en la flora de Marruecos

EL PINO:

Pinos marruecos flora marroquí africana

El género Pinus está representado en Marruecos por tres especies, el pino carrasco; el pino marítimo con dos subespecies, moghrebiana que es endémica de Marruecos e ibérica que se encuentra principalmente en España; y el Pino Negro de Marruecos.

Los eucaliptos en el Gharb en el Marruecos occidental

EL EUCALIPTO:

Eucalyptus gharb marruecos occidental flora áfrica

Los eucaliptos pertenecen a la familia Myrtaceae, que está representada en el norte de África por el mirto común (Myrtus communis), un arbusto muy extendido. Su área natural es el continente australiano donde forman un género sumamente importante que contiene cerca de seiscientas especies o variedades.

El eucalipto se ha introducido en todos los demás continentes y, en particular, en el norte de África, donde forma parte del paisaje junto con las principales especies naturales.

Se han establecido plantaciones en todo el territorio nacional, particularmente en la costa atlántica y en los llanos. Las plantaciones más importantes se establecieron en Gharb y en las tierras baldías de Mamora, lo que llevó a la instalación de la fábrica de celulosa Sidi Yahia en Gharb.

La mayoría de los árboles de eucalipto son extremadamente robustos y su vigor fisiológico y su poderosa competencia de raíces les permiten dominar gradualmente y superar a otras especies que están cerca de ellos. También se caracterizan por su notable adaptabilidad, tanto desde el punto de vista climático como edáfico.

El Madroño.Arbutus unedo.Un arbol mediterraneo en la flora de Marruecos y Africa-

MADROÑO:

Arbutus árbol mediterráneo flora marruecos áfrica

El madroño o madroño unedo.- Arbutus unedo es una especie de arbustos y árboles pequeños de la familia Ericaceae.

Originario de la cuenca mediterránea, este árbol está muy extendido en Córcega y el sur de Francia.

También está presente en España, Marruecos y Argelia, donde su fruto llamado madroño es muy apreciado. El fruto redondo, carnoso y rojo de este árbol también se llama “fresa china”.

Este árbol, a veces apodado el “madroño”, es uno de los pocos que da frutos en invierno, lo que lo convierte en un hermoso árbol decorativo de jardín y permite a las abejas producir miel medicinal.

El Argán y el aceite de Argan en la flora de Marruecos y Africa-

EL ARGÁN:

Aceite de árbol de argán marruecos flora áfrica

Si tuviéramos que elegir un árbol o un arbusto diferenciador de la flora de Marruecos, bien nos podría venir a la mente el Argán (Argania spinosa). De su fruto se extrae el aceite más caro del mundo: ¡puede llegar a 35€ el litro! De hecho, se vende en botellas de pequeño tamaño. Es un producto muy difundido en la zona comprendida entre Essaouira y Agadir, pero también es común en los zocos de las grandes ciudades, como Casablanca o Marrakech. Se usa para cocinar y como remedio de la medicina tradicional. También es muy valorado en el mundo de la cosmética por sus propiedades anti-edad e incluso se le atribuyen efectos contra la impotencia.

El hábitat natural de este árbol silvestre es la zona árida de la costa atlántica, especialmente la que va de Essaouira a Agadir. Más allá de su preciado aceite y su importancia en la economía tradicional, la importancia de esta planta está en que evita la desertificación del terreno puesto que sus fuertes raíces retienen la tierra y combaten la erosión del viento y el agua. Puede llegar a medir más de 10 metros, vive más que un olivo y apenas necesita cuidados especiales.

Además, sus hojas sirven de forraje para los animales y su madera es un magnífico combustible.

El árbol de argán es un pequeño árbol endémico de Marruecos, presente principalmente en la llanura de Souss en el árido suroeste del país. El árbol de argán toma su nombre del bereber “argân”, pero a veces también se le llama el olivo de Marruecos, el árbol de hierro o incluso el árbol de la cabra. De hecho, estas últimas son particularmente aficionados a sus hojas y frutos y suelen trepar por ellos, a pesar de las espinas de sus ramas. El aceite de argán se extrae de las nueces de argán, un verdadero oro verde marroquí, que está catalogado como cultivo patrimonio de la UNESCO.

EL ENEBRO, una conífera de clima desértico

El enebro es una conífera típica de bosques esclerófilos mediterráneos, perteneciente a las Cupresáceas, del género Juniperus. Las sabinas también pertenecen a este género y pueden crecer en dunas o arenales marítimos, una circunstancia típica de la flora de Marruecos. Su madera es muy valorada en ebanistería y para determinados productos, como por ejemplo los lapiceros.

 De hoja perenne, su tronco es retorcido y se presta a podas caprichosas de jardinería.

EL ABETO , una especie típica marroquí

El abeto marroquí (Abies marocana) es representativo de la flora de Marruecos porque, aunque no está presente en todo el país, sí es abundante en uno de sus parques nacionales más famosos, el Parque Nacional de Talassemtane. En él proliferan los bosques con estos árboles, que también son el hábitat natural del mono de berbería, al igual que ocurre con los bosques de cedros.

Los abetos, de desarrollo más o menos piramidal, presentan piñas apretadas y hojas planas. Forman bosques tupidos y sombreados, aunque están amenazados por la deforestación.

La cultura del olivo en la flora de Marruecos y Africa

EL OLIVO:

Olivo en la cultura marruecos flora áfrica marroquí

Para cerrar este grupo de árboles típicos mediterráneos y representativos de la flora de Marruecos, no podíamos olvidarnos del olivo (Olea europaea), que es bastante común en el norte del país, al igual que su variedad silvestre, el acebuche.

Puede llegar hasta los 10 metros de altura, su tronco es grueso y retorcido y sus hojas son perennes. Su fruto es la aceituna (oliva), causante de su gran propagación desde el Mediterráneo europeo hacia otros lugares del mundo, pues se comen y cocinan de diversas formas, pero son especialmente apreciadas debido al aceite que surge por aplastamiento. La madera es dura y densa, muy valorada para la fabricación de muebles.

El olivo ocupa una superficie de 560.000 ha, incluidas 220.000 ha en zonas de regadío (Haouz, Tadla, Souss-Massa, Moulouya, Nador, Boulemane, Oujda, El Kelaa, Marrakech, Chichaoua, Bénimellal, Ouarzazate, Tafilalet. Figuig, Essaouira) , 200.000 ha en zonas montañosas (Chefchaouen, Taounate, Taza, Tánger, Tetuán, Azilal, Khenifra, Al Hoceima), 100.000 ha en zonas bour (secas) favorables (Sefrou, El Hajeb, Fez, Meknes, Sidi Kacem, Gharb, Loukkos , Benslimane) y 40.000 ha repartidas entre Safi, Settat, Khemiset y Khouribga.

El olivo contribuye al empleo en las zonas rurales con 11 millones de jornadas laborales anuales. La producción de aceitunas ronda las 560.000 toneladas y genera 50.000 toneladas de aceite de oliva y 90.000 toneladas de aceitunas de mesa

Enero 2021.