Bosque Vertical Trudo en Eindhoven Holanda

Stefano Boeri nació en Milán en 1956. En 1980 se licenció en Arquitectura en el Politécnico de Milán y en 1989 obtuvo un doctorado en Planificación Territorial en la Universidad de Arquitectura de Venecia. Catedrático de Urbanismo en el Politécnico de Milán, ha sido profesor invitado en varias universidades internacionales, incluida la Harvard Graduate School of Design en Cambridge, el Strelka Institute en Moscú, el Berlage Institute en Rotterdam y la École Polytechnique Fédérale de Lausanne. . Fue diseñador y miembro del comité científico del Centro de Innovación Skolkovo, un polo de alta tecnología cerca de Moscú. Hoy dirige el Future City Lab de la Universidad de Tongji en Shanghai, un programa de investigación postdoctoral que anticipa la mutación de las metrópolis planetarias, desde el punto de vista de la biodiversidad y la silvicultura urbana.

La atención a la relación entre ciudad y naturaleza le lleva a la creación del Bosque Vertical de Milán, el primer prototipo de edificio residencial cubierto con más de 700 árboles y 20.000 plantas: un modelo forestal urbano que concibe la vegetación como un elemento esencial de la arquitectura. Construido en 2014, Vertical Forest ha recibido numerosos premios internacionales, como el International Highrise Award (2014) y el Best Tall Building Worldwide, otorgado por el Council on Tall Buildings and Urban Habitat (2015).

 Con la introducción del concepto de biodiversidad en la arquitectura, Stefano Boeri trabaja en el desarrollo del prototipo milanés hasta presentar el proyecto Forest City en la COP21 International Climate Conference de París en 2015, convirtiéndose en uno de los principales actores del debate sobre el clima. cambio en el campo de la arquitectura internacional. Stefano Boeri es copresidente del comité científico del Foro Mundial sobre Bosques Urbanos (el primer foro mundial sobre el tema de la silvicultura urbana) y en 2019, con motivo de la Cumbre de Acción Climática de la ONU, presenta la Gran Muralla Verde de las Ciudades. proyecto en Nueva York, creado junto con la FAO, C40, ONU Habitat y otros institutos internacionales de investigación.

Stefano Boeri Architetti trabaja actualmente en proyectos internacionales de silvicultura urbana como los Bosques Verticales de Lausana, Utrecht, Eindhoven y Nanjing y en varios proyectos alrededor del mundo de Forest City. Desde 2020, Stefano Boeri ha sido presidente del Comité Científico de Forestami, el proyecto destinado a plantar 3 millones de árboles en el área metropolitana de Milán para 2030.

Stefano Boeri  famoso ya por sus bosques verticales creados en todo el mundo, última el proyecto que será la primera torre forestal financiada por un proyecto de vivienda social para proporcionar viviendas para personas de bajos ingresos. El Bosque Vertical Trudo, ubicado en Eindhoven, mostrará cómo la buena arquitectura puede abordar tanto el cambio climático como los problemas de vivienda urbana.

El primer «Bosque vertical» para  viviendas sociales en los Países Bajos. La cooperativa residencial Sint-Trudo le encargó el diseño de una torre verde residencial al arquitecto  conocido internacionalmente por la torre residencial verde en Milán. Se ubicará en Strijp-S, la zona industrial de las antiguas fábricas Philips en Eindhoven.

 La «torre verde» se reverdece gracias a sus enormes maceteros cerca de los balcones de cada apartamento. Allí se plantarán árboles, arbustos y plantas perennes. La cantidad y volumen de plantas creará una nueva estructura verde y vertical. Una forma muy innovadora de desarrollo urbanístico que responde perfectamente a la necesidad urgente de hacer las ciudades más verdes.

Para su realización, el concepto necesita buenas soluciones técnicas porque el emplazamiento de crecimiento de los árboles no es natural. En el proceso hasta llevar a cabo la torre bosque en Milán, se hicieron muchas pruebas y estudios sobre las condiciones de cultivo de los árboles. Se realizaron pruebas de resistencia al viento y se estudió en qué tipo de medio se podían fijar mejor los árboles. Se hizo todo lo posible para garantizar las condiciones adecuadas para un crecimiento sano. Los resultados en Milán son alentadores y los residentes están muy positivos sobre su entorno verde.

Bosque Vertica Trudol en Eindhoven .-Holanda

La importancia de un buen vivero en una buena obra de jardinería

Además de cualquier bosque tradicional, un bosque vertical comienza con un árbol. Un equipo multidisciplinar que trabaja en el proyecto en la primavera de 2018  visito los viveros de Van Den Berk en Sint-Oedenrode, Países Bajos para seleccionar las plantas y árboles que se plantarán en los balcones del primer edificio de viviendas sociales de su tipo. Stefano Boeri inauguró personalmente esta fase de realización del proyecto con este importante paso, junto con la agrónoma Laura Gatti, la directora del proyecto de Stefano Boeri Architetti Francesca Cesa Bianchi, los arquitectos Carolina Boccella y Paolo Russo, quienes son los líderes del proyecto del Bosque Vertical Trudo.

Con tiempo, se eligieron todos los árboles Después, los árboles se colocan inmediatamente y crecen  en Air Pot. Se riegan  por goteo en las instalaciones de Van den Berk durante dos años, hasta que el proyecto haya progresado hasta un punto en el que los árboles se puedan plantar en la obra. Al cultivar los árboles de antemano y colocarlos en Air Pot,  no sufrirán el estrés de plantación. El cepellón se enraíza bien porque los contenedores Air-Pot estimulan la producción de raíces finas. Esto es garantía de un buen crecimiento en los macetones del bosque vertical. Todos los macetones del edificio contarán con un sistema de riego por control automático. Los sensores detectarán las necesidades de agua y garantizarán que se riegan a tiempo. Se está preparando un plan adecuado de mantenimiento para que los árboles sigan creciendo sanos después de su plantación.

En el Proyecto de la Torre Forestal  Vertical Trudo en Eindhoven, se plantarán en total 125 árboles repartidos en varios pisos. Con la asesoría de la arquitecta paisajística Laura Gatti, se eligió una gama más o menos local y fuerte para que el «bosque» tuviera las mejores posibilidades de desarrollarse. También se ha considerado la diversidad en el color de las hojas, la forma y las flores para que sea agradable a la vista.

La Torre Forestal Vertical Trudo finalizada será un rascacielos de 75 metros de altura, que incluirá espacio para 125 árboles y 5.200 plantas. Eindhoven es la última ciudad en apoyar la construcción del nuevo diseño, después de que se construyeran torres similares en Milán, Nanjing, París, entre otros.

 Los bosques verticales son una creación del arquitecto italiano Stefano Boeri, quien espera que los edificios ayuden a mejorar la calidad del aire, aumentar la biodiversidad y reducir la expansión urbana.. El Sr. Boeri comentó: “El edificio de gran altura de Eindhoven confirma que es posible combinar los grandes desafíos del cambio climático con los de la escasez de viviendas. La silvicultura urbana no solo es necesaria para mejorar el medio ambiente de las ciudades del mundo, sino también una oportunidad para mejorar las condiciones de vida de los habitantes menos afortunados de las ciudades ”

Stefano Boeri Architetti_Eindhoven-Trudo-Tower plan-1

Se estima que los árboles ayudarán a absorber 6.250 toneladas de dióxido de carbono cada año. También se utilizarán 70 especies de plantas diferentes en los 19 pisos. Francesca Cesa Bianchi, directora de proyectos en la propia firma de arquitectos Stefano Boeri, argumentó que el edificio “establece nuevos estándares de vida” y que “cada apartamento tendrá una superficie de menos de 50 metros cuadrados y el beneficio exclusivo de 1 árbol, 20 arbustos y más de 4 metros cuadrados de terraza ”.

Gracias al uso de la prefabricación, la racionalización de soluciones técnicas para la fachada, y la consecuente optimización de recursos, este será el primer prototipo de Bosque Vertical destinado a vivienda social ”

 Stefano Boeri Architetti también está llevando a cabo planes más ambiciosos para construir una ciudad completamente verde en China. El proyecto de la ciudad forestal de Liuzhou se encuentra actualmente en construcción en la región sur de Guangxi. 175 hectáreas de tierra a lo largo del río Liujiang se están transformando en un modelo sobre cómo construir áreas urbanas sostenibles en el siglo XXI. La nueva ciudad albergará a 30.000 personas, 40.000 árboles y un millón de plantas. Las tecnologías renovables también se generalizarán con paneles solares en los techos y energía geotérmica que proporcionará aire acondicionado interior.

Stefano Boeri-Architetti Eindhoven-TrudoTower.-Vegetacion

Un bosque vertical para combatir la polución de la ciudad

 “Me interesan los árboles porque diseño edificios para árboles”. Sin embargo, tras este simple planteamiento existe una infinidad de complicaciones a resolver. El diseño de un bosque vertical comienza por la selección de las especies y sus necesidades climáticas, las condiciones de humedad, de iluminación solar y de viento. “Luego se diseña la arquitectura y se delimita el espacio tridimensional que todo árbol debe tener para crecer. Al principio tuvimos algunas dificultades técnicas porque no teníamos soluciones” .El complejo sistema de riego por goteo para cada planta, la fijación de las raíces a su base, o cómo absorben el viento las ramas de los árboles colocados en las esquinas de los edificios han necesitado de una investigación en profundidad. “Fuimos a un túnel de viento en Florida donde se hacen pruebas con tifones. Queríamos ver un modelo real y probar si nuestras soluciones funcionaban. Funcionaron y volvimos”

Una vez estudiado cada detalle, los beneficios ecológicos de este tipo de construcciones son muy diversos. A la ya mencionada absorción de CO2 por la masa verde se suma una gran reducción del consumo de energía durante el verano, debido al microclima que se crea. En estos edificios todo está calculado al milímetro y en invierno, la vegetación caduca de la fachada norte pierde sus hojas para dejar pasar la luz al interior de los apartamentos. El bosque vertical absorbe además micropartículas de polvo y ayuda a reducir el calor que producen las ciudades.

Pero si hay algo interesante en la combinación de arquitectura y silvicultura “es que no se trata de árboles aislados, sino que constituye un bosque real”. Una sola torre puede albergar 21.000 plantas de más de 100 especies. En una superficie de 1.500 metros cuadrados se logra lo equivalente a tres hectáreas de bosques aéreos. “Así es un bosque vertical: una increíble densidad de especies en un ecosistema”, destaca el arquitecto italiano.

Uno de los aspectos más importantes de este edificio que se construirá en Holanda es su impacto social, de ahí que el primer paso de realización fue acompañado por el equipo de comunicación, encargado de contar historias sobre esta criatura recién nacida y sus verdaderos protagonistas. La Coordinadora de Comunicación del estudio Camilla Pusateri ha dirigido las fotos y el vídeo del proceso de selección realizado por The Blink Fish, que se convertirá en el primer capítulo de este nuevo Bosque Vertical.

Abril 2021