feature_golfkentucky_intl

En el subsuelo de Sevilla hay zonas que tienen agua embalsada subterránea que se forma por la filtraciones producidas por la red de abastecimiento  a la ciudad, la red de alcantarillado y de riego de jardines, también cabe tener en cuenta las importantes aportaciones de agua que se producen en la cuenca del Valle del Guadalquivir, la que produce los principales embalsamientos.

Actualmente, casi todo el riego de los parques se hace con aguas freáticas, María Luisa, Amate, Príncipes, Chapina, Cristina, Catalina de Ribera, Murillo, Torneo, San Jerónimo, etc. Son aguas  con un pequeño índice de salinidad, por tanto no tratada en plantas potabilizadoras. Sin embargo en la ciudad histórica y centro urbano, las redes para riego de jardines y arbolado están conectadas con la red de agua potable, Alameda, Duque, Pl. Concordia, Pl. Encarnación, Pl. Nueva, Lonja, Triunfo, etc…

El aprovechamiento de las aguas freáticas para regar mediante la explotación de los recursos hidráulicos del subsuelo supondrían un ahorro importante a los medios que actualmente se aplican; riego con auto-cubas.

noria-de-sangre-cabo-gata-3
Noria de sangre.-Cabo de Gata

LOCALIZACIÓN Y EXPLOTACIÓN DE LAS AGUAS.

Había que hacer un estudio técnico para conocer de acuerdo con la normativa legal vigente las posibilidades y recursos existentes, y la posibilidad de captación de aguas con un nivel de agua suficiente para cubrir las necesidades de una zona determinada, así como corrientes de agua con caudal necesario.

Estudios geotécnicos realizados en las zonas de parques, podrían darnos a conocer a través de sondeos la profundidad del nivel de agua y grosor de la capa freática, así como el caudal de agua que podríamos obtener y las propiedades físico químicas de la misma.

Para obtener un mejor rendimiento en este tipo de explotaciones es necesario hacer sondeos en las zonas ajardinadas y en los parques que tengan superficies de riego importantes.  Así se verifica si en el subsuelo existe bastante caudal de agua freática para cubrir las necesidades de riego del sector.

Dicho de otra forma se trata de conocer si un jardín dispone de agua subterránea para autoabastecerse.

Una vez localizado el acuífero freático bajo el jardín que queremos regar, procedemos a extraer agua por medio de bombeo a través de pozo.  El agua puede almacenarse en un depósito subterráneo o un estanque que forme parte del jardín y se incorpora a la red mediante un grupo de presión.

     CAPTACIÓN DE AGUAS

Una vez localizado el alojamiento natural, tenemos que canalizar las aguas hacia un punto de almacenamiento para su posterior distribución hacia las zonas de riego.  El transporte se inicia en el pozo de captación donde permanece el agua que aflora y gracias a la gravedad o por medio de bombas se canaliza hasta el punto de almacenaje o directamente a la red de distribución.

     ALMACENAMIENTO DE AGUAS

Una vez captadas y canalizadas, las aguas se pueden almacenar en unos depósitos reguladores (albercas) y desde allí hacer la distribución a las redes de riego.

Estos depósitos pueden ser de diversos tipos según necesidades y disponibilidades.

Pueden utilizarse los existentes caso del Parque de María Luisa, Parque Amate, P. Príncipes o construir nuevos depósitos subterráneos en puntos estratégicos con la tecnología constructiva de muros de pantalla, lo que permite realizar las paredes de hormigón armado previamente a la excavación para vaciar las tierras.

El volumen de agua a almacenar en un depósito va en función de las necesidades de riego de la zona que suministra y el caudal de agua proveniente del afloramiento natural.  El excedente de agua puede verterse a la red de alcantarillado o canalizarse a otros depósitos secundarios.

Para cubrir las necesidades de agua durante las épocas en que el consumo sea superior a las aportaciones de agua, hemos de poder abastecer estos depósitos con agua proveniente de la red general de agua potable de la ciudad, si no hay restricciones de uso

norias-en-cordoba
Noria en Cordoba

   DISTRIBUCIÓN

La distribución del agua almacenada a las redes de riego de los parques y jardines se puede realizar desde el depósito de regulación directamente desde las captaciones de los afloramientos por medio de canalizaciones.  El recorrido de las canalizaciones se hará coincidir siempre que sea posible con las galerías de servicios, si existen.

El sistema de distribución puede ser por gravedad, si los depósitos se encuentran más altos que el punto de consumo o mediante bombeo con grupos de presión.

     ESTRATEGIA

La estrategia a seguir para la utilización de estas aguas para riego, trata de dar prioridad a las actuaciones que con un costo económico bajo, proporcionen una rentabilidad más alta.

Poco a poco se irán asumiendo otras actuaciones con un grado de dificultad ascendente, hasta que se cubra la mayor parte de las necesidades de riego de la ciudad, que actualmente suponen  muchos    Hm/3/año.

Los parámetros que definen una buena estrategia para obtener un resultado óptimo de relación entre costo y rentabilidad son los siguientes:

– Proximidad entre el afloramiento y la red de riego.

– La superficie máxima que se pueda regar con el caudal aflorado.

– Construir los depósitos en el punto más alto de una zona para poder regar por gravedad siempre que sea posible.

– Prioridad de las zonas que pueden regarse por gravedad.

– Situación de los depósitos de regulación lo más cerca posible de las redes de riego, en caso de que la distribución sea mediante un bombeo con grupo de presión.

– Aprovechamiento de las galerías de servicio si existieran o túneles de metro.

– Si la proximidad lo permite, enlazar zonas de riego alimentadas por diversos afloramientos.

holland-park-waterfall