El cambio climático está acelerando el crecimiento de los árboles de la ciudad
  • Los árboles pueden vivir por mucho tiempo, pero finalmente mueren, ya sea por causas naturales o sacrificados por el hombre. La mala salud de los árboles puede ser diagnosticada, y el tratamiento temprano y el saneamiento o la poda adecuada aplicada.
  • Los arboricultores y técnicos arbolistas son conscientes del riesgo que representan los árboles cuando se convierten en peligrosos.
  • Las causas del daño y las anormalidades de los árboles se dividen en fuentes bióticas (de fuentes vivas) o abióticas (de fuentes no vivas).
  • Las fuentes bióticas incluyen insectos (por ejemplo, los que perforan el árbol), mamíferos (por ejemplo, los caballos que se alivian de su sed devorando la corteza, o los jabalíes y los ciervos), hongos, pájaros, nematodos, bacterias y viroides.
  • Las fuentes abióticas incluyen los rayos, los impactos de los vehículos, las actividades de construcción, la sequía, el encharcamiento, las heladas, los vientos, las sustancias químicas vertidas en el suelo y las deficiencias de nutrientes en el aire y el suelo. Las actividades de construcción pueden involucrar cualquiera de varios tipos de daños, incluyendo cambios de grado o compactación que impiden la aireación de las raíces, derrames que involucran productos químicos tóxicos, como cemento o derivados del petróleo, zanjeado junto las raíces o corte de ramas. Los árboles con corteza más delgada son más sensibles a daños producidos por golpes.
  • Cualquiera de estas fuentes de daño y el envejecimiento natural de los árboles pueden ocasionar que árboles o partes de ellos mueran prematuramente.
  • El término “árboles peligrosos” es comúnmente utilizado por los arboricultores y grupos industriales como operadores de líneas eléctricas, para árboles que, debido a enfermedades u otros factores, son más susceptibles a desprender ramas en tormentas de viento, o que caen partes del árbol. Los daños también pueden desfigurar los árboles, crear riesgos inaceptables para las personas y reducir la vida útil segura de los árboles.
  • Las heridas infligidas a los árboles durante las podas parciales a menudo proporcionan portales para hongos en descomposición. Los árboles afectados son propensos a la purga y rotura donde compartemilizan la herida, e incluso si sobreviven a la edad de rotación, su valor se reduce por las manchas y la descomposición en la madera.
  • La evaluación del peligro que presenta un árbol, ya sea por su estado de salud o por su situación, a las personas y / o propiedades la denominamos Evaluación de riesgos de árboles. Han surgido técnicas basadas en tres factores que contribuyen al grado de riesgo: (i) potencial de falla (ii) tamaño de la pieza defectuosa y (iii) calificación objetivo (con qué frecuencia algo o alguien está presente en ser dañado).
  • Arbolista emitiendo una diagnosis
  • Posteriormente, otros desarrollaron un sistema de Evaluación Cuantizada de Riesgos de Árboles (“QTRA”) que calcula el riesgo numéricamente con referencia a las implicaciones de costos del daño a los árboles y las normas sociales publicadas de riesgo aceptable, tolerable e inaceptable. La Sociedad Internacional de Arboricultura actualizó su enfoque en 2012 con una matriz cualitativa (basada en palabras) conocida como Evaluación Cualitativa del Riesgo de Árboles (“TRAQ”)
  • Uno de los riesgos naturales más comunes dentro de los árboles grandes es la unión entre el tronco y la rama. Las uniones en forma de “V” pueden crear debilidad e incrementar el riesgo de rotura; esto se puede reducir mediante el cableado en árbol, que reduce la flexión de la unión contra vientos fuertes u otras cargas. Sin embargo, hay muchos tipos de defectos, algunos de los cuales no se pueden remediar y para los cuales el riesgo no se puede reducir a un nivel aceptable sin la realización una poda importante, hay que admitirlo. Es importante que las inspecciones de árboles sean llevadas a cabo por personas competentes acreditadas en arboricultura y que sus recomendaciones se implementen con las técnicas mas modernas antes de decidir su tala o apeo.
  • Los árboles pueden soportar grandes cantidades de tipos de daños y sobrevivir, pero incluso pequeñas cantidades de otros traumas pueden provocar su muerte. Los arbolistas y técnicos acreditados especializados en arboles son muy conscientes de que los árboles establecidos normalmente no tolerarán ninguna perturbación apreciable del sistema de raíz.  Sin embargo, los laicos y los profesionales de la construcción rara vez reconocen cuán fácil o indirectamente se puede matar a un árbol atentando contra sus raíces.
  • Construcción y protección de árboles
  • La evaluación del efecto perjudicial de las actividades de construcción en un árbol puede basarse en tres factores: gravedad, extensión y duración. Fundamentalmente, la actividad debe evitar la corona del árbol y el volumen de enraizamiento requerido por el árbol para una vitalidad constante. La gravedad está relacionada con el grado de intrusión en el área de enraizamiento y la pérdida de raíz resultante. La extensión se relaciona con un porcentaje de un factor como el dosel, las raíces o la corteza, y la duración se basa en el tiempo que la actividad interfiere con las funciones normales del árbol.
  • Varias organizaciones, como la Sociedad Internacional de Arboricultura, la Asociación Española de Arboricultura, la Asociación Española de Parques y Jardines Públicos y otras asociaciones han reconocido desde hace tiempo la sensibilidad de la salud de los árboles a las actividades de construcción.
  • Los efectos son importantes porque pueden ocasionar pérdidas monetarias o de servicios debido al daño de los árboles y los costos de remediación o reemplazo resultantes, así como la violación de las ordenanzas, leyes, reglamentos y políticas de planificación establecidas por la ciudad.
  • Los protocolos para el manejo de árboles antes, durante y después de las actividades de construcción deben quedar bien establecidos, probadas y aplicadas.
  • En estos pasos básicos están involucrados:
  • Revisión de los planes de construcción
  • Desarrollo del inventario de árboles relacionado
  • Aplicación de protocolos de gestión de árbol de construcción estándar
  • Evaluación del potencial de daños esperados en el árbol.
  • Desarrollo de un plan de protección de árboles (que prevén pasos previos, simultáneos y posteriores a la prevención y reparación de daños en la construcción)
  • Desarrollo de un plan de protección de árboles
  • Desarrollo de un plan de restitución
  • Implementación de zonas de protección de árboles
  • Evaluación del daño del árbol de construcción, después de la construcción
  • Implementación del plan de restitución
  • La vegetación de una ciudad puede afectar la calidad del aire tanto positiva como negativamente.
  • Las ventajas de vivir cerca de los árboles urbanos son bastante increíbles.San Francisco
  • Los árboles siempre han tenido problemas para sobrevivir en la ciudad, y ahora están perdiendo la batalla. Eso es malo para ellos, y para nosotros.
  • Para la mayoría, los arboles de la ciudad son solo decorativos quizás, estiman que no juegan un papel real en el ecosistema global. Pero los árboles urbanos son mucho más importantes que eso, y en este momento, están en declive, son poco considerados en algunas ciudades por los políticos locales.
  • La cantidad de cobertura arbórea que necesita una ciudad depende del clima local, “La deforestación urbana”, dice Ed Macie, un especialista urbano, “se compara con lo que está sucediendo en las selvas tropicales del mundo”.
  • Al igual que con tantos otros problemas ambientales, hay muchas cosas que causan problemas en el árbol. A mediados o finales del siglo XX, la enfermedad del olmo holandés destruyo de árboles de la ciudad ,en una época no muy lejana las palmeras fueron atacadas del Fusarium oxysporum y más recientemente por el picudo rojo Rhynchophorus ferrugineus que ha ocasionado la muerte de miles de palmeras en Andalucía y muchas en la ciudad ,ahora han sido los Eucaliptus rojos.-Eucaliptus camaldulensis los que han tenido que ser talados sin averiguar las causas de su decaimiento, pérdidas vegetales que inciden de forma indirecta en la lucha contra el cambio climático y el medio ambiente de la ciudad.
  • El desarrollo también es y ha sido un problema. Dentro y alrededor de las ciudades, las casas unifamiliares con patios que alguna vez cubrieron barrios enteros de la ciudad, han estado siendo reemplazadas por edificios que no dejan suficiente espacio de jardín para albergar árboles con grandes portes. La expansión dispersa está haciendo que las huellas de las propias ciudades aumenten, con lo que una vez fue tierra relativamente exuberante ha sido arrasada, mineralizada y pavimentada.
  • Los parques recientemente diseñados están reemplazando a los árboles con instalaciones deportivas y parques infantiles sin complicaciones. “Los presupuestos son ajustados, y nadie está dando dinero extra para plantar árboles más grandes”,
  • Cada árbol que se sustrae del ecosistema de una ciudad significa que queda algo de contaminación particulada que debería haber sido filtrada.
  • Simplemente replantar no es suficiente porque los árboles pequeños y jóvenes requieren décadas para crecer a tamaño completo. “Un gran árbol hace de 60 a 70 veces la eliminación de la contaminación de un árbol pequeño”.
  • Es el termómetro en un clima como el nuestro el que refleja más notablemente la pérdida de árboles. Un dosel alto evita que la luz del sol y el calor lleguen al suelo; por el contrario, el asfalto sin sombra absorbe la energía térmica y la irradia hacia atrás, creando lo que se conoce como islas de calor en las ciudades.
  • En algunos países las nuevas leyes tratan los árboles maduros o antiguos como los edificios históricos.
  • Es una gran paradoja. Cada vez más y más investigaciones han estado surgiendo últimamente demostrando cuán valiosos son los árboles en las áreas urbanas para la salud y el bienestar humano sin embargo las calles de las ciudades están lejos de estar a la altura de los árboles: solo representan un poco más de un tercio de lo que equivaldría a un “almacenamiento completo”. Esto significa que los ciudadanos están cosechando muchos menos beneficios de los árboles de lo que podrían. Peor aún, si bien el número total de árboles puede crecer, la densidad de los árboles en las calles en realidad estará disminuyendo a lo largo del tiempo, encontrando una tendencia creciente hacia superficies duras de menor mantenimiento.
  • “Existe una desconexión entre lo que nos dice la ciencia y las inversiones que estamos haciendo”
  • Plantar árboles en la ciudad hace a los residentes más saludables,
  • Los árboles son muy buenos para nuestra salud, mejoran la calidad ambiental del medio ambiente de varias maneras. Los árboles absorben el ruido y la contaminación, proporcionan oxígeno y humedad, brindan privacidad y pueden ayudar a estabilizar la tierra, proporcionar sombra y aminoran la contaminación del aire, retienen el agua de las tormentas y aumentan los valores inmobiliarios.
  • El objetivo actual debe revertir el declive histórico del arbolado de nuestra ciudad, comprometidos todos en una auténtica gestión de la cobertura arbórea de nuestras plazas, calles y avenidas ante la llegada del cambio climático, que cada vez está más cerca, no debemos obviarlo. Por lo tanto, aunque las tendencias generales no son del todo claras para los árboles urbanos y aunque no todos los lugares presentan una historia negativa, es justo decir que existe una desconexión entre la política de la ciudad y las necesidades de sus ciudadanos.
  • No es que se deba culpar totalmente al Ayuntamientos a menudo con problemas de liquidez para atender toda la ciudad, simplemente consiste en más y más investigaciones que documenten los beneficios abrumadores de los árboles, combinados con una imagen mixta de la inversión de la ciudad para mantenerlos sanos y seguros y expandirlos por distritos y escuelas.
  • Un problema es que en las ciudades establecidas hace mucho tiempo, se están eliminando más árboles -porque se han muerto o caído- que por el reemplazo. Después de todo, es costoso que las municipalidades tiendan a plantar árboles nuevos en cascos antiguos y, a pesar de los beneficios a largo plazo, los costos actuales y la falta de espacios son importantes.
  • Otro problema común en el régimen del arbolado viario es que los árboles en una ciudad dada a menudo no son lo suficientemente diversos: demasiados tienden a ser de la misma especie, lo que puede hacer que el anfitrión de árboles sea vulnerable a los nuevos, introduciendo enfermedades En general, vivimos en un momento en que los beneficios de vivir en torno a los árboles están cada vez mejor documentados, pero no siempre es fácil actuar cuando se realizan esos beneficios.
  • Las ciudades necesitan grandes árboles
  • La plantación de árboles de especies grandes en entornos urbanos brinda una serie de beneficios sociales, ambientales y económicos que no debemos olvidar.
  • Muchos de nuestros mejores árboles urbanos son un legado viviente del siglo XIX y un número considerable se acerca al final de sus vidas. En el contexto del cambio climático, la importancia de proteger y plantar nuevas poblaciones en áreas urbanas nunca ha sido más crítica, y esta es una noción que se destaca en numerosos informes e iniciativas recientes.
  • Si bien todos los árboles son beneficiosos para un entorno urbano, son las especies más grandes (es decir, los árboles que pueden alcanzar alturas superiores a 15 m) los elementos particularmente significativos que pueden igualar y complementar la arquitectura de la ciudad en escala y crear grandes ciudades. Solo tenemos que caminar a lo largo de los canales arbolados de Ámsterdam, los bulevares de París, las avenidas de tilos de Berlín o las plazas de Londres para saber cuáles son los grandes árboles de especies que ayudan a crear entornos memorables en la ciudad.
  • Los beneficios financieros de los árboles van desde el aumento de los precios de las propiedades hasta la reducción del consumo de energía mediante la regulación de los microclimas locales. También se ha demostrado que mejoran la salud física y mental, reducen los tiempos de recuperación del hospital y aumentan la productividad en el lugar de trabajo. Sus marquesinas interceptan el agua de lluvia, reduciendo la escorrentía y el riesgo de inundación. Y sus raíces filtran el agua, mejorando su calidad.
  • Las ciudades están comenzando a reconocer y medir el valor de sus árboles en especies grandes existentes.
  • La evidencia muestra que los árboles de especies grandes son clave para crear ciudades climáticas, felices y saludables para el futuro. Entonces, ¿por qué no estamos plantando más árboles grandes en lugar de las pequeñas especies de “piruletas” que ves plantadas a lo largo de las calles de la ciudad?
  • Parte del problema es el mito de que los árboles grandes causan problemas como el hundimiento el levantamiento de acerados y el daño estructural. Esto podría haber sido cierto en el pasado, pero las técnicas hortícolas modernas significan que con una planificación cuidadosa es muy posible plantar grandes especies de árboles en un entorno urbano bien preparado, sin problemas.
  • Es vital que los árboles de especies grandes se vean como parte de un ecosistema urbano integrado, en lugar de considerarse meramente como ornamentación. Los árboles son un componente vital de la infraestructura verde en nuestras áreas urbanas. Si no aprovechamos al máximo estas técnicas y plantamos árboles más grandes, estaremos fallando las futuras generaciones y perderemos una gran oportunidad de proteger el clima de nuestra ciudad.

  • Amigos del bosque urbano plantando árboles
  • Los árboles se encuentran entre las características más permanentes y significativas en nuestros pueblos y el campo. La plantación de árboles puede mejorar la apariencia de un desarrollo al tiempo que proporciona hábitats ricos para una amplia gama de vida silvestre. Los árboles también pueden proporcionar enfriamiento y sombra durante los meses de verano y reducir la energía requerida para los sistemas de aire acondicionado, y proporcionarnos refugio contra los vientos y la lluvia durante los meses de invierno. Los árboles en áreas urbanas mejoran la calidad ambiental del medio ambiente de varias maneras. Los árboles absorben el ruido y la contaminación, proporcionan oxígeno y humedad, brindan privacidad y pueden ayudar a estabilizar la tierra, no nos cansaremos de proclamarlo.
  • Cuando se plantan árboles o arbustos, es importante que se tenga cuidado en la ubicación, selección y plantación de árboles y arbustos. Un árbol o seto no debe amenazar ningún edificio ni causar molestias que podrían provocar la pérdida del árbol y daños a edificios o estructuras.
  • Consideraciones básicas prácticas para la salud de los arboles:
  • Para obtener el beneficio máximo y duradero de los árboles en áreas urbanas, es esencial involucrar a una amplia gama de personas en el proceso de diseño; incluyendo ciudadanos de la comunidad local, desarrolladores, ingenieros, planificadores, autoridades locales, administradores de parques, arboricultores, arquitectos paisajistas, biólogos, ecologistas.etc….
  • Las especies arbóreas pueden seleccionarse específicamente para sobrevivir en condiciones urbanas y para resistir las tensiones del cambio climático, como la sequía y los cambios de temperatura.
  • Para ayudar en el proceso de selección de la elección de árboles adecuados para áreas urbanas, se pueden utilizar los árboles adecuados pensando en el cambio climático. Se valorará positivamente el cuidado que se tenga al elegir las especies y los cultivares que se plantarán y dónde se plantarán.
  • Los arboles dañados requieren arbolistas que cuiden de su salud
  • Se deben considerar los siguientes puntos:
    • Verifiquemos que las condiciones del sitio sean apropiadas para los árboles que se plantarán
    • Se deben evitar los árboles que puedan experimentar estrés o enfermedad como resultado del cambio climático.
    • El uso de los árboles adecuados para una herramienta climática cambiante puede permitir la toma de decisiones.
    • Los árboles o arbustos se deben plantar de manera que no obstruyan las carreteras, senderos o vías públicas de acceso.
    • Los árboles no deben afectar a los ocupantes de los edificios vecinos.
    • Las raíces de los árboles pueden dañar los cimientos o el drenaje de los edificios cuando se plantan demasiado cerca y puede ser más apropiado considerar la plantación de un arbusto o una trepadora en tales situaciones.
    • Asegurar que haya espacio suficiente aéreo y subterráneo para que los árboles puedan desarrollarse.
    • En la situación de los arboles debemos considerar la orientación de los efectos del sol, producción de sombra y soleamiento
    • Se debe considerar la posición de los cables aéreos, la proximidad a las paredes, ventanas y techos, y los requisitos de mantenimiento futuro.
    • Seamos generosos en la apertura de hoyos y aportación de sustratos en las plantaciones urbanas.
    • Los arboles en la ciudad deben ser protegidos cuando jóvenes, tanto de la compactación como de daños en sus troncos.
    • Desde el momento de su plantación precisan de cuidados especiales tanto para du adecuación al espacio reservado, podas de formación, como a los riegos que precisaran los primeros años.
    • Una buena selección de especies para el lugar, una buena plantación y un buen mantenimiento son la clave para tener arboles saludables en nuestra ciudad.

 

 

 

 

  • Sevilla a 40º en el mes de Julio de 2018