I Entrega

Traducción de Guide Tecnique Biodiversite & Paisage Urbain

¿CÓMO PROMOCIONAR LOS ESPACIOS NATURALES EN LA CIUDAD?

Tener en cuenta la biodiversidad en el desarrollo y la gestión de espacios verdes y otros espacios al aire libre requiere cambios en las prácticas de gestión y el diseño de proyectos. La presencia de entornos naturales, la creación de entornos alternativos, la elección y diversidad de la vegetación y los desarrollos complementarios permiten promover una biodiversidad vegetal o animal silvestre más rica. Las hojas de esta guía le ayudarán a tener mejor en cuenta la biodiversidad en sus proyectos.

Las prácticas puestas en marcha en la gestión ecológica de los espacios al aire libre son sin duda los elementos más favorables para ofrecer mejores condiciones de acogida de la fauna y flora silvestres. Estos métodos de gestión generalmente no son más caros o difíciles de implementar que los modos tradicionales, pero a menudo se topan con hábitos y percepciones del lugar de la naturaleza en la ciudad que tardan mucho tiempo en evolucionar.

> Hoja 1 – Realización de un diagnóstico ecológico

 > Hoja 2 – Redacción de un plan de gestión e interpretación

 > Hoja 3 – Detener el uso de productos fitosanitarios

 > Hoja 4 – Establecimiento de > de gestión diferenciada

Hoja 5 – Desarrollo gratuito de productos fitosanitarios… Hacia una menor gestión

> Hoja 6 – Gestión de residuos verdes

 > Hoja 7 – Para un piso vivo

 > Hoja 8 – Revestimientos de pisos y carreteras

 > Hoja 9 – Alumbrado público

 > Hoja 10 – Creación de «Refugios Comunitarios LPO»

Las plantas representan el elemento más estructurante para promover la biodiversidad. La diversidad de especies y variedades es un elemento fundamental que también contribuye a crear la estructura del paisaje a través de su estratificación y dinámicas de desarrollo. Finalmente, las plantas son el apoyo para el desarrollo de toda la vida silvestre como recursos alimenticios, alojamientos o refugios. Una de las claves para acoger la biodiversidad está, por tanto, en el lugar que se dará a las plantas y en su gestión.

> Ficha 11 – Información general sobre las zonas con vegetación

> la Ficha 12 – Favorecer las especies locales

 > la Ficha 13 – Estratificación vegetal

 > la Ficha 14 – Céspedes y prados

> la Ficha 15 – Setos y plantas nutritivas

 > ficha 16 – El árbol en la ciudad

> Ficha 17 – Bosques y bosquetes

> Ficha 18 – Árboles muertos y árboles con cavidades

> Ficha 19 – Especies invasoras

Los ambientes acuáticos suelen ser lugares que reúnen una biodiversidad muy alta, para la fauna y la flora, tanto en el agua como en sus áreas de influencia. En particular, contribuyen a estructurar las redes verdes (forestación aluvial) y azules (ríos y puntos de agua). Los parámetros, tanto ecológicos como antrópicos, influyen fuertemente en la riqueza biológica de los lugares. Además, la gestión del agua establecida en la ciudad, particularmente para gestionar el agua de lluvia, también puede ayudar a ofrecer condiciones de recepción a una flora interesante.

> Hoja informativa 20 – Gestión del agua

> Hoja informativa 21 – Estanques para la biodiversidad

 > Hoja informativa 22 – Lagos y otras masas de agua

 > Hoja informativa 23 – Arroyos y agua corriente

Para responder a las deficiencias del ecosistema urbano, a menudo extremadamente simplificado, pero también con fines educativos, es posible considerar el desarrollo de estructuras destinadas a promover la recepción de vida silvestre. Refugios, sitios de anidación o reproducción, muchos desarrollos pueden contribuir a mejorar las condiciones de recepción de la vida silvestre.

> Hoja informativa 24 – Instalaciones para mamíferos

 > Hoja informativa 25 – Instalaciones para aves

 > Hoja 26 – Instalaciones para reptiles y anfibios

 > Hoja 27 – Instalaciones para insectos

Más allá de las acciones de desarrollo o gestión que promueven la biodiversidad, es fundamental prever, muy pronto, las acciones de sensibilización que se pondrán en marcha con los habitantes. Estas consideraciones influyen fuertemente en la aceptabilidad y comprensión de las elecciones realizadas, lo que necesariamente conducirá a cambios en el uso y la estética de las instalaciones.

> Hoja informativa 28 – Herramientas de interpretación y señalización

 > Hoja informativa 29 – Animación y educación ambiental

> Hoja informativa 30 – Comunicación ambiental

Introducción – Espacios naturales  en la ciudad

GENERALIDADES SOBRE LA BIODIVERSIDAD EN LA CIUDAD

Biodiversidad urbana a.

1.              ¿Qué es  la biodiversidad?

2.            b.  Naturaleza en la ciudad

3.            c. Preservar las  especies ordinarias

4.            d. Una mirada hacia atrás a  la evolución de la naturaleza en la ciudad

5.            e. Los antagonismos de la  relación ciudad/naturaleza

2.  Amenazas a la biodiversidad

 a.  La erosión de la biodiversidad en las ciudades

 b. Las causas de la erosión   de la biodiversidad

 c. El impacto de la ciudad en la erosión de la biodiversidad   global

 d. La noción de biodiversidad gris

 3.  Servicios  y comodidades de los ecosistemas

 a. Los principales servicios ecosistémicos

 b. Las comodidades de la naturaleza en la ciudad

 c. Hacia una relación equilibrada entre el hombre y la naturaleza

 4. Para un carácter funcional  en la ciudad

a. Hacia una diversificación de espacios

 b. Espacios  naturales de    calidad

c. Redes verdes  urbanas funcionales

1. ¿Por qué anticipar los   problemas de biodiversidad?

  2. Tipología acompañante

 a.  Nuevos proyectos urbanos 

 b.  Renovación Urbana vs. Parques y jardines  existentes

3. Implementación

  a. Definición del orden y habilidades

 b. Diagnóstico:   inventario  y eco-potencialidad del sitio

 c. Proyecto y diseño

 d. Consulta e implementación

 4. Gestión,   mantenimiento y seguimiento

 a.  Gestión y mantenimiento de las instalaciones  realizadas

 b. Formación e información para las futuras partes interesadas

 5. Los diferentes ejes a favorecer

  a.  Anticipa

r b. Simplificar

 c. Evaluar

 d. Adaptar

 e.  Biodiversidad dinámica

1. Protección de la  naturaleza y  planificación urbana en  los reglamentos

a. Leyes relativas al medio ambiente

 b. Leyes relativas a los espacios públicos y la  naturaleza

 c. Leyes sobre el agua en la interfaz  ciudad/naturaleza 

 d. Leyes sobre higiene y naturaleza  seguridad

2.    Herramientas de planificación en la conservación de la biodiversidad

 a. SRCE, SCOT, PLUZ y otras siglas

 b. Herramientas innovadoras  al servicio de  los actores territoriales

 c. Aprobaciones,   certificaciones y etiquetas

INTRODUCCION

Espacios naturales  en la ciudad

Esta guía aborda las acciones a   implementar  para promover la biodiversidad  en ciudades y pueblos.  Estos espacios se definen  como todos los  espacios al aire libre,   públicos o privados,   edificios exteriores, que pueden  reunir:

> Parques,   jardines y  plazas: estos son generalmente los espacios ajardinados más grandes  de la ciudad,   esenciales para el mantenimiento y desarrollo de  la biodiversidad. 

> Los espacios verdes que lo     acompañan:   medianas,   explanada,   entorno de edificios (privados o públicos). Espacios de interfaz,    pueden  ser relevos efectivos  para la biodiversidad  gracias a la presencia de hábitats potenciales  para la fauna  y la flora.

  >  Jardines   compartidos,    huertos  urbanos: estos son espacios de jardinería  en la ciudad.                Permiten reintroducir plantas cultivadas en campo abierto, para la alimentación.      También son lugares favorables para el establecimiento de composts. 

 > Cementerios: estos espacios, con fuerte simbolismo,  son también lugares propicios  para el  desarrollo de la biodiversidad:  caminos de hierba,   prados floración. A menudo representan vastas huellas en el tejido urbano.   La consideración   de  la biodiversidad  introduce la naturaleza y la estética,   con demasiada frecuencia descuidadas en nuestra cultura.

> páramos y urbanos abandonados: la ciudad está en  perpetuo movimiento y esta evolución  genera derechos de vía abandonados o abandonados  de su uso inicial.    Estos páramos y descuidados ofrecen una oportunidad para el libre desarrollo de la naturaleza, que trata  de recuperar sus derechos temporalmente.   También  proponen nuevos terrenos para proyectos en los que se pueda incluir la biodiversidad.

 > espacios sobre rasante:   corresponden  a cubiertas,   muros,   arquitectura sobre losas, jardineras,   etc..   es decir a todos los espacios que no están en campo abierto.   El suelo  libre en la ciudad es escaso,  una de las posibilidades  para devolver  la planta al  entorno urbano es  establecer espacios plantados sobre el suelo. Estos jardines se pueden  organizar en un estacionamiento, en un techo.  Las plantas  colocadas en su lugar deben ser capaces de acomodar una pequeña cantidad de suelo o un sustrato adecuado.

En algunos lugares  accesibles  (techos,   paredes,.), se establecen cultivos nutritivos reales  donde se producen  plantas  comestibles sobre el suelo. Algunas   paredes y techos verdes inaccesibles  tienen una función más decorativa.   Sin embargo,  se observa que insectos y aves vienen a encontrar refugio  allí

Vegetación en losa, un lugar original para la biodiversidad

> Los pies de los árboles:  a menudo impermeabilizado o descuidados  ,el pie de árbol puede convertirse en un verdadero ecosistema pequeño.Hoy en día, este microespacio se tiene en cuenta y se adapta mejor al desarrollo  natural:   un simple recubrimiento permeable o plantaciones bien elegidas   tienen un  efecto favorable sobre la biodiversidad.  .

> Campos deportivos: estos derechos de paso, no despreciables en términos de cantidad y superficie, a menudo están mal considerados  en su propósito ambiental. El uso de productos fitosanitarios es muy común pero tiende a disminuir. Sin embargo, pueden representar potencialidades importantes para la naturaleza.

>  Carreteras y otras  plazas de   tráfico,   zonas de aparcamiento:   son derechos de paso que, en primer   lugar,   no te hacen pensar en la naturaleza de la ciudad,   pero representan superficies sustanciales que pueden y deben ser tratadas para limitar su impacto en la biodiversidad y reintroducir la naturaleza en la ciudad.

Pensar en la biodiversidad incluso en las carreteras

I GENERALIDADES DE LA BIODIVERSIDAD EN LA CIUDAD

1.            Biodiversidad urbana a.

   ¿Qué es   la biodiversidad?  El término  biodiversidad, una contracción del término «diversidad biológica»,    es un término popularizado en la década de 1980 por el  biólogo estadounidense E. O. Wilson.    Designa toda la diversidad del  mundo viviente distinguida en tres niveles:

●  la diversidad genética que caracteriza la variedad de genes  dentro de una especie y una población y que define el capital  evolutivo de una especie.   Contribuye, por  ejemplo, a la preservación de una variabilidad de formas (fenotipos), comportamientos, resistencia a enfermedades. Esta diversidad genética se ilustra por la diversidad de los seres humanos, las diferentes variedades de frutas y  verduras   (hay 20.000 variedades de manzanas en el planeta)   o el número de razas de animales domésticos. Por lo tanto, indica la singularidad  de cualquier organismo en el planeta. 

● la diversidad  específica que es más conocida. Define  el número de especies  diferentes por unidad  de área.  Los  científicos continúan con el inventario de la vida en el planeta ,aunque algunos  grupos,   como los vertebrados terrestres,  o ciertas  áreas geográficas  (Europa, por  ejemplo) ya están bien  documentado. Actualmente, en aves el número de especies en todo el mundo se estima en casi 10.000, de las cuales solo 300 se reproducen  en la Francia  metropolitana. 

Yuxtaposición entre naturaleza e infraestructura

● la diversidad de ecosistemas  que corresponde a la riqueza de los diferentes ambientes del planeta,    caracterizados  por comunidades de seres vivos  originales,  asociados   a ambientes físicos específicos (clima, fisicoquímica,   sol) así como sus redes de interacciones.  La dimensión de estos  ecosistemas se extiende desde un enfoque global (biomas:  como  desiertos, tundras o taigas)hasta un enfoque  muy fino (por ejemplo, para el micro ecosistema) de un árbol muerto), dependiendo del  grado de precisión que se desee estudiar. 

 A nivel de  ciudad,  la conservación y mejora de la recepción de la biodiversidad debe pasar por estos tres niveles interconectados. Consiste en promover una heterogeneidad de ambientes (diversidad  de ecosistemas) promoviendo así una mayor diversidad de especies (diversidad específica),  mejorando  las conexiones entre espacios de carácter urbano con  el fin de mantener una mejor mezcla genética (diversidad genética).

b. Naturaleza en la ciudad

 ¿De qué naturaleza hablamos cuando hablamos  de biodiversidad urbana?  Ciertamente,  pensamos aquí en la  naturaleza ordinaria  y las especies comunes que viven cerca del hombre.  En este documento nos referimos, por naturaleza en la ciudad, a la fauna  y flora espontánea  y  salvaje, que  vive independientemente del hombre ,aunque muy cerca de él. Por lo  tanto,  excluimos de esta definición   a los animales domésticos o plantas hortícolas, incluso devueltas a la naturaleza. Por lo tanto, no mencionaremos aquí las especies raras y protegidas, a menudo consideradas con  un fuerte valor patrimonial. Aunque se llaman «comunes»,  algunas de estas especies silvestres a menudo son desconocidas para el  público y   algunas de ellas, aunque no están en peligro de extinción, muestran una  disminución más o menos acentuado. Por lo tanto, actuar por la naturaleza en la ciudad permite  preservar  la biodiversidad trabajando en los siguientes cuatro niveles complementarios: 

Pensar en la biodiversidad incluso en las carreteras

Yuxtaposición entre naturaleza e infraestructura

●  mantener un vínculo con  la naturaleza para los habitantes que pueden verse privados  de ella

,● contribuir a proporcionar una calidad de vida y un ambiente de trabajo  ventajoso, 

 ● permitir crear o  gestionar espacios vegetados de manera cualitativa,en términos de ecología,   para un desarrollo de la naturaleza en la ciudad

,● promover una morfología urbana más permeable a la biodiversidad para  limitar las discontinuidades ecológicas. 

c.    Preservación de especies  ordinarias.  Los programas de conservación de la biodiversidad a menudo se centran en especies del patrimonio raras y protegidas. Las especies más  comunes merecen  tanta atención  por varias razones: 

Prado florido en la ciudad

Aunque no están amenazadas de extinción ,muchas de estas especies están experimentando una disminución a veces significativa.   Por lo tanto,  la erosión de la biodiversidad afecta tanto a las especies raras como a las más comunes, tanto las más  alejadas de casa   como las presentes en el umbral de nuestra puerta.

● esta biodiversidad ordinaria es a menudo el único contacto con la naturaleza para los habitantes de entornos  urbanizados.   Pocos de ellos  tienen la oportunidad de conocer especies de alto valor patrimonial. Para ellos,   solo esta naturaleza común puede crear una relación emocional con su entorno, 

● la  abundancia relativa de estas especies  las convierte en indicadores  notables   de la calidad del ecosistema  que  permiten detectar rápidamente cualquier mal funcionamiento. 

d. Una mirada hacia atrás a la evolución de la naturaleza en la ciudad.

Históricamente y por definición ,la ciudad es el antagonismo de la naturaleza. Es un lugar construido y controlado enteramente por y para el hombre, donde el mineral domina en gran medida. Fue en el siglo XIX, a  principios de la época higienista,  cuando  se realizó un primer acercamiento entre los espacios verdes y el bienestar humano. Sin embargo, esta naturaleza plantada debe permanecer perfecta.

 Controlado, controlable y lo «salvaje»  no tiene cabida. Desde hace casi  veinte años, la convergencia de factores diferentes pero complementarios permite una emergencia de la naturaleza en la ciudad con problemas ecológicos y de salud (disminución) luego pronto se dejarán de hacer fitosanitarios) y económicos (coste de mantenimiento de espacios verdes e implantación de gestión diferenciada). La visión de la naturaleza en la ciudad está evolucionando. Podemos ver  así el cambio en la apreciación de estos llamados pastos «malos» que ya no se erradican sistemáticamente, o la altura de los céspedes en  parques ,que se aceptan más altos. Esta evolución es posible si se hace un  esfuerzo de comunicación con la población. 

Esta naturaleza, que invierte la ciudad, depende de la buena voluntad  del hombre para  aceptarla.  Queda cierta ambivalencia al respecto.    No todas las formas de naturaleza  son bienvenidas; algunos son de consenso y otros no.   Así, los polluelos ,las ardillas de los parques ,las  mariposas  en los macizos de flores o los raros erizos de los distritos suburbanos pueden mover a los  habitantes.  Otros,por el  contrario, despiertan miedo y disgusto como cucarachas, ratas, cuervos negros  o ciertas plantas consideradas demasiado invasivas.   Finalmente, entre estos dos extremos, algunas especies tienen una fuerte simpatía pero dentro de ciertos límites: el mirlo canta bellamente pero demasiado  temprano, el hola puck  hace  primavera  pero contamina las paredes en las que anida, las ranas hacen reír a los niños pero canta  demasiado fuerte, las abejas  son esenciales para la humanidad y para nosotros.  proporcionan su deliciosa miel, pero su picadura da miedo   …

Sin embargo, las especies que se asientan  a menudo lo hacen de forma natural.  Las más representadas son las especies más bien generalistas, capaces de adaptarse a diferentes ambientes y no exigentes con la calidad ecológica de los espacios. Estas especies  suelen ser comensales del hombre, es decir que están presentes   donde  vive el hombre y especialmente en la ciudad.  Es el caso de algunas especies de aves que utilizan el universo mineral de  las  construcciones humanas como lugar de sustitución de acantilados naturales: vencejos, gorriones domésticos o reddone negro, por ejemplo. 

Aparte  de estas  especies generalistas,  los grupos más especializados, subordinados a ambientes forestales, ambientes abiertos,  humedales  e incluso ambientes construidos, son generalmente  pocos.  representado y generalmente en declive. 

Mejorar la recepción de esta biodiversidad requiere necesariamente cambios en las prácticas en el desarrollo de los espacios y en su gestión y, de manera más general,  en la forma de pensar sobre la ciudad. Esta guía tiene como objetivo dar pistas operativas  para lograr  el surgimiento de la naturaleza en la ciudad. 

El canto del ruiseñor: ¿dulce canto de la naturaleza o desagradable ruido nocturno?

e. Los antagonismos de la relación entre ciudad y naturaleza.

 Como   acabamos  de indicar anteriormente, la relación del hombre con la naturaleza es muy contrastada. Esta relación oscila entre el amor y la repulsión ,entre la necesidad y el miedo.  Estas relaciones con  la naturaleza han sido estudiadas y teorizadas de manera diferente, pero en última instancia se complementan   bastante bien. Para el gran biólogo Edward O. Wilson, hay  una conexión visceral y genética con  la vida y  los sistemas vivos que se construyó durante la evolución humana.  Esta biofilia (un término que popularizó en la década de  1980) se caracteriza,  según él, por una  innata y necesidad de naturaleza por parte de  los hombres.

 Esto se puede ilustrar por nuestra necesidad  de «volvernos verdes»,   por el crecimiento en el uso de espacios naturales  y parques urbanos, por el cariño que  tenemos, por  ejemplo,para  nuestras mascotas. A contrario, habría  habido una construcción cultural  biofóbica,  un miedo a la naturaleza, teoría desarrollada en Francia por François Terrasson.   Según él, este miedo debe ser superado por una necesidad de  control y por lo tanto, de dominación o destrucción de la  naturaleza, voluntaria o no. No  faltan las ilustraciones.  Así, en la ciudad, el desarrollo de los parques está históricamente ligado a la necesidad del  hombre de demostrar su dominio de  las plantas.   Incluso hoy en día los espacios que quedan sin intervención voluntaria son muy raros;  incluso las llamadas áreas «naturales» se gestionan cuidadosamente.   

Naturaleza urbana en pocas fotos

Saúco negro (Sambucus nigra)

Lagarto de  pared (Podarcis muralis)

Azul  (Cyanistes caeruleus)

Pavo real de  día (Aglais io)

Chrysope verte(carne de Chrysoperla)

Cernícalo (Falco tinnunculus) 

 Abeja Ophrys  (Ophrys apifera)  

Erizo común (Erinaceus europaeus)

Día pavo real  (Aglais y o)

Chrysope verte(carne de Chrysoperla)

Hiedra trepadora (Hedera helix)

Golondrina   deventana (Delichon urbicum)

Osmie cornue (Osmia cornuta)

Erizo común (Erinaceus europaeus)

Cymbalaria   de pared (Cymbalaria muralis)

Ranas  verdes  (Pelophylax sp.)

2. Amenazas a la biodiversidad

a. La erosión de la  biodiversidad en la ciudad

El conocimiento  de la biodiversidad local  y el estudio de su dinámica han  comenzado recientemente.     A finales de la década de 1980, el Muséum National   d’Histoire Naturelle lanzó un programa para mejorar nuestro conocimiento de las especies de aves  comunes.  Se trata de la Monitorización Temporal de Aves Comunes (STOC) cuyo protocolo estandarizado,  destinado a  ornitólogos, se realiza  en todo el  territorio y permite un seguimiento . Se monitorean 175 especies y se analizan 4 grupos de especies que indican hábitats: especies generalistas y aquellas especializadas en ambientes forestales, agrícola y construido.  Surge  la observación de una erosión global de las poblaciones para especies  especializadas  (excepto   para especies de afinidad forestal),  pero de un aumento para  las especies generalistas.   También observamos que las  especies  relacionadas con los edificios también están disminuyendo a pesar del aumento de las áreas urbanizadas.  Finalmente, otros estudios muestran que, en un gradiente desde fuera  de  las ciudades hasta el centro, el número de especies tiende a disminuir, mientras que el número de individuos de un la misma especie está aumentando.

Evolución de la población por grupo de especies (STOC)

b. Las causas de la erosión de la biodiversidad

 La ciudad ha cambiado bruscamente en pocas  décadas:  se  ha extendido, se ha densificado y la arquitectura ha evolucionado. Todo esto ,los cambios afectaron  el atractivo que podría presentar para ciertas especies.  Así ,el antiguo edificio ha sido renovado, los viejos árboles talados y las cavidades, atractivas para la reproducción de muchas  especies, se han obstruido.  El tamaño de las ciudades, menos importante en el pasado,   facilitó los intercambios con los espacios naturales circundantes para  las  especies.

c. El impacto de la ciudad en la erosión de la biodiversidad mundial

  La biodiversidad ha experimentado una erosión masiva en las últimas décadas. Pero ¿cuáles son los vínculos entre la ciudad y la disminución de  la biodiversidad?  El impacto local es obvio: dado que la mitad de la  población mundial ahora vive en ciudades, el impacto es entonces global. Las causas mundiales de la erosión de la biodiversidad son de cinco tipos:

●  la destrucción de los entornos naturales  y la fragmentación de los hábitats causada por el desarrollo de la ciudad a  expensas de las áreas naturales y  agrícolas, el crecimiento de la necesidad  de  materias primas   para la construcción de edificios y carreteras  (canteras, minas)  o el desarrollo  de infraestructuras de  transporte que fragmenten espacios naturales,

●  el  degradación ambiental y contaminación del aire (transporte, fábricas)  o del agua (aguas residuales),

●   cambio climático global debido a la producción de gas para  efecto invernadero de los sistemas de transporte y calefacción y aire acondicionado que representan un tercio de las fuentes de emisión,

 ● la sobreexplotación de recursos de los cuales más de la mitad es consumido, aunque indirectamente,   por la población de las ciudades (agricultura, pesca,  madera, combustibles fósiles) con un impacto directo en la  biodiversidad pero también indirecta con la destrucción de hábitats, a raíz de estas actividades

Knotweed japonés (Reynoutria japonica), planta invasora

,● especies invasoras y fuentes de enfermedades resultantes del  aumento del comercio internacional que ha promovido el desplazamiento, voluntario o involuntario, de muchas especies  animales  y plantas ,e incluso enfermedades para humanos y especies nativas.   Bajo ciertas  condiciones,   estos  se desarrollan de manera anárquica  y compiten con las especies locales. 

d. La noción de biodiversidad gris

 Esta es una analogía con el concepto de energía  gris que representa la cantidad de energía necesaria   a lo largo  del ciclo de desarrollo del producto (el necesario para la construcción de un edificio, por  ejemplo).  La biodiversidad  gris corresponde a los impactos que pueden tener todas  las acciones del  ciclo de vida de este mismo producto, aplicado a la biodiversidad. Así, en el caso del diseño  de un parque urbano,la biodiversidad gris puede ser evaluada, por ejemplo, a través de:

● el impacto en la biodiversidad local de los sitios de extracción de turba para la fabricación de suelo  para  macetas

 ●  el consumo de energía requerido para la fabricación de materiales para el diseño de recubrimientos para macetas  suelo o  mobiliario urbano,

 ●   el impacto que el uso de productos químicos nocivos para el medio ambiente podría tener en el medio ambiente natural.   

3. Servicios ecosistémicos  y servicios ambientales

Preservar y promover la biodiversidad en las ciudades puede parecer anecdótico, o incluso superfluo.  Aunque  algunos creen que no hay justificación para su conservación y que esta naturaleza tiene un valor intrínseco, lo cierto es que de una manera totalmente antropocéntrica, la naturaleza en general ,y especialmente en la ciudad, ofrece  beneficios y beneficios directamente útiles para el hombre. Los principales  servicios ecosistémicos Los servicios prestados por la naturaleza en la ciudad se pueden  clasificar de  la siguiente manera, según la tipología internacional:  

●  servicios de  suministro:  recursos   hídricos  (riego, agua potable), materias primas (madera, por ejemplo), recursos  alimentarios (agricultura urbana, jardines  compartidos),

 ● servicios de regulación:  relativamente numerosos, podemos  mencionar el importante papel de la vegetación con la disminución del efecto isla de calor urbano, el  sumidero de carbono, el fenómeno de filtro acústico (contaminación acústica) y filtración de partículas, pero  también la función fitopurativa o regulación de inundaciones y escorrentía

,●   socio-  culturales: son  las funciones lúdicas  que  pueden ofrecer los espacios  naturales de la ciudad (espacios tranquilos, lúdicos,  aspecto estético  o fuente de inspiración). 

b. Las comodidades de la naturaleza en la ciudad

 Aunque  son parte  integral de los servicios   ecosistémicos, las comodidades ambientales específicas    del contexto urbano merecen un tratamiento especial.   Estos elementos  permiten a  los habitantes y usuarios  de la ciudad sentirse mejor en la ciudad y hacerla  más agradable. Contribuyen  a promover una naturaleza  urbana,   que probablemente frena la expansión de la ciudad. Estos factores psicosociales  se pueden  desglosar de la siguiente manera: 

● sobre la salud  y el bienestar psicológico: los espacios naturales son lugares propicios para las salidas y, por lo tanto, parecen reducir el riesgo de obesidad, síntomas cardiovasculares y trastornos  respiratorios    Promueven la  concentración y pueden ayudar a reducir la hiperactividad y los trastornos de estrés.   Algunos estudios incluso muestran un vínculo entre la ecologización y la disminución  de la violencia, el crimen y los sentimientos de inseguridad

.● sobre la conexión social:  estos espacios promueven la interacción social en aumentando las posibilidades  de intercambios interpersonales. También  crean un sentido de propiedad del lugar y ayudan a  energizar  la vida de un vecindario. La organización de eventos en estos lugares de la naturaleza aumenta aún más las oportunidades de interacción  social  (picnics ciudadanos, paseos   urbanos, festivales).  

Jardines compartidos en la región de París

Hacia  una relación equilibrada entre el hombre y la naturaleza.

 Durante mucho tiempo ,la ciudad fue considerada la anti-naturaleza.  Hoy en día, esta percepción ha cambiado y el retorno de la naturaleza a la ciudad se justifica tanto en una perspectiva de preservar la biodiversidad como  de mejorar la calidad de vida. Por lo tanto, es necesario   implementar un desarrollo y gestión de espacios propicios para acoger  tanto al hombre como a la  naturaleza.  Esta guía tiene como objetivo proponer   orientaciones  en esta dirección. 

4. Por un carácter funcional  en la ciudad

Permitir el desarrollo de un carácter urbano variado y ecológicamente funcional requiere  tener en cuenta tres aspectos principales:  espacios diversificados, adaptados a un número variado de  especies, espacios  de calidad en términos ecológicos y conectividad funcional entre estos espacios y el exterior de la ciudad. 

a .Hacia una diversificación de espacios

 Los grupos faunistas  más móviles, como las  aves, requieren, para estar  más ampliamente representados en especies ,una gran diversidad de ambientes ecológicos:  prados, forestación, humedales, así como una  estructura compleja de estos espacios: estratificación de la vegetación,   diversidad de clases de edad arbórea , a menudo, por lo que también es tanto la vegetación como las condiciones ecológicas (suelo, clima, agua )que condicionan esta variedad de ecosistemas.La etapa óptima se alcanzará cuando un complejo mosaico de varios micro ecosistemas  estará disponible   dentro de la ciudad,  a través de los diferentes espacios de la  naturaleza presentes. Por lo tanto, es importante  desarrollar y gestionar también los espacios naturales en su aspecto ambiental, además de los enfoques  estéticos y sociales. Así, a nivel de  ciudad, se deben dar prioridades con el fin de ofrecer un máximo de entornos diferentes para poder dar cabida a una mayor diversidad de  especies.  Estos  espacios, hechos adecuados para la recepción de la vida silvestre, se  volverán muy atractivos y luego serán colonizados     rápida y naturalmente.

b. Espacios  naturales de   calidad

 Algunas especies menos  móviles,    como los invertebrados  no voladores o   los pequeños mamíferos,   necesitan  espacios naturales para permanecer en su  lugar.   de calidad (por ejemplo,   sectores de  carácter relictuario).   Esto significa que estas especies deben ser capaces  de satisfacer todas  sus necesidades biológicas y, por lo tanto, tener la oportunidad  de alimentarse,   reproducirse y protegerse de los depredadores y el mal tiempo.  Cada especie tiene   necesidades diferentes,  los ambientes deben   estar diseñados para satisfacer la multitud de necesidades de la especie y por lo tanto proponer una gran  heterogeneidad  ecológica. Tomemos el ejemplo del recurso  alimentario:  la  esencia de la parte inferior de la cadena alimentaria se  refiere a especies que se alimentan de  plantas. En  las aves, muchas especies son granívoras o frugívoras. Por lo tanto,  será necesario plantar una diversidad vegetal que pueda ofrecer una gama de recursos en bayas,semillas y frutos pequeños lo más amplios  posible y disponibles durante todo  el año, especialmente durante el período de invierno.  Las especies  vegetales deben ser variadas y preferiblemente  locales, ya que ya son conocidas y utilizadas por la fauna nativa.   

Una planta a menudo depreciada  como la ortiga  dioica es, sin embargo, una de las especies  más buscadas por muchos  insectos.   Una treintena de     especies de mariposas  eligen la ortiga como planta  huésped de sus orugas,   entre ellas el pavo real de día,   una de nuestras mariposas    más bellas.

Cuanto mayor  sea   la diversidad  de especies   de primer nivel (plantas consumidoras)    (herbívoros,   granívoros,    nectarívoros),más favorables serán las condiciones en las  que sus depredadores   tendrán que  asentarse:  aves insectívoras, quirópteros o insectos depredadores, por   ejemplo.  

La calidad del medio ambiente puede definirse así  en función de  la diversidad de especies vegetales presentes   (plantadas, sembradas o espontáneas), pero también  de su organización  en  espacio (estratificación)que puede ofrecer una mayor diversidad de  microhábitats.  Por ejemplo, en  áreas boscosas la diversidad de especies el presente es obviamente importante, pero lo será aún más si nos aseguramos de estar atentos a la estructura del bosque (sotobosque, estratificación de plantas), la presencia de madera muerta,  bordes y claros, a la mezcla de clases de edad de los árboles. La calidad  del medio ambiente pasa finalmente por medios de  gestión respetuosos con esta biodiversidad,   particularmente por  detener el  uso de productos fitosanitarios que son extremadamente dañinos para toda la cadena  alimentaria. 

c.  Redes verdes  urbanas funcionales

Sin embargo, un punto muy importante es difícil de implementar  en las zonas urbanas.  Se trata de la conservación, o incluso la creación de una conectividad funcional entre los diferentes espacios de la naturaleza en la ciudad y entre la ciudad y los entornos naturales externos. De hecho, estos espacios de la naturaleza son islas de acogida para la fauna  y la flora, rodeadas de una matriz urbana a menudo muy mineral y por definición, hostil a la misma biodiversidad. Esta red verde urbana permite dar respuesta a diferentes problemas:

● hacer que la ciudad sea permeable al movimiento de la vida silvestre, entre dos espacios de  la naturaleza,

● permitir la colonización de espacios de naturaleza intraurbanos

 ●  abrir poblaciones relictas presente en los espacios de la naturaleza en la ciudad. 

Prado campestre en un parque urbano

Es por eso que  se deben mantener conexiones ecológicas  funcionales entre parques y jardines,   públicos  o privados verdaderos corazones potenciales de biodiversidad en las ciudades. Para ello, la conservación y gestión  de todos los espacios intersticiales (urbanizados, alineaciones arbóreas, flujos verdes ) son esenciales para mantener el atractivo de espacios naturales más grandes.  Las recomendaciones de planificación y gestión propuestas en esta guía son tan válidas para parques y jardines como para  espacios de conexión.

COORDINATION : Steve Le Briquir (LPO Isère) GROUPE DE TRAVAIL – RÉDACTION : Steve Le Briquir (LPO) – Fabien Dubois (LPO) – Martin Kopf (Gentiana) – Bénédicte Chardon (CAUE de l’Isère) – Sandra Rault (CAUE de l’Isère) – Julie Alvarez (CAUE de l’Isère) – Delphine Charpin (Juriste)
CRÉDITS PHOTOGRAPHIQUES : CAUE – LPO Isère
RELECTURE : Catherine Giraud (LPO), Rémi Fonters (LPO), Hélène Foglar (FRAPNA Isère), ville de Seyssinet Pariset
APPUI TECHNIQUE : SEM Innovia (Franck Izoard), Sol paysage (Xavier Mariè et Yannick Poyat), CAUE du Nord (Christophe Grandjacques), Ville de Jarrie (Arnaud Vincent, DST), Ville de Valenciennes (Thomas Jorieux, service éclairage public), Ville d’Angers (Christian Griffon, Ingénieur – Responsable du secteur Ouest des espaces naturels), Ville de Grenoble (David Geoffroy, Directeur du service espace vert, Vincent Poncet, Service environnement), Isabelle BerruyerSteinmetz (CAUE de l’Isère) et Eve Feugier (conseillère pédagogique arts visuels et professeur relais CAUE), Cécile Chovet (animatrice départementale Sciences, Education Développement Durable),