Con motivo del I Congresso Hispano-Brasileiro de Parques e Jardins celebrado en Rio de Janeiro en 1999 tuve ocasión de visitar su espectacular jardín botánico ,aquí os muestro algunas de las fotos tomadas en la visita.

El Jardín Botánico de Río de Janeiro situado en los alrededores la ciudad, fue inaugurado a principios del siglo antepasado por Juan VI, cuenta con 83 hectáreas de bosques y 54 hectáreas de zonas cultivadas. El jardín muestra más de 40 mil plantas, y unas 6725 especies diferentes. Es una de las mayores colecciones de plantas del mundo.

Fue fundado en 1808 por el rey Juan VI de Portugal.

Su origen se remonta a la llegada de la Familia Real Portuguesa a Brasil, acompañada por la Corte (1808). Fijándose en Río de Janeiro, la sede del Imperio portugués, la mudanza trajo numerosas oportunidades de mejorías para la ciudad, como el Jardim de Aclimação, con la finalidad de aclimatar las plantas de especias oriundas de las Indias Orientales: nuez moscada, canela y pimienta, importadas de las Indias Occidentales

Con la Proclamación de la Independencia de Brasil, el Real Horto fue abierto al público en 1822 como Real Jardim Botánico  y tomará entonces formas de jardín botánico, pues su director era un erudito fraile carmelita, frai Leandro do Sacramento, profesor de botánica conocido por sus estudios de la flora brasileña. Ahora está abierto durante el día todos los días excepto el 25 de diciembre y el 1 de enero.

El 11 de octubre de 1808, recibió el nombre de Real Horto, estando su dirección a cargo del marqués de Sabara, director de la fábrica de pólvora creada al lado, que también entendía de botánica, siendo después sustituido por el teniente general Carlos Napion. En 1810, el alemán «Kaucke» lo transformó en una estación experimental.

Con la Proclamação da República, pasó a ser denominado como Jardim Botánico (1890). Desde entonces, tuvo varios visitantes ilustres como Albert Einstein, la reina Isabel II del Reino Unido y otros, transformándose en lugar obligado de visita en la ciudad.

En 1991, la Unesco le otorgó la figura de Reserva de la Biosfera. Como reconocimiento a su importancia científica, fue rebautizado como Instituto de Pesquisas Jardim Botânico en 1998, quedando asignado al Ministério do Meio Ambiente. Finalmente, en 2002, quedó establecido como organismo autónomo.

El jardín alberga monumentos de valor histórico, artístico y arqueológico,

Centro de investigación con biblioteca especializada en botánica, con más de 32 mil volúmenes, que la hace la más completa del país.

Herbario Dimitri Sucre Benjamin, con unas 330 mil plantas deshidratadas

Carpoteca con 5800 frutos secos

Xiloteca con 8000 muestras de madera

Los jardines albergan colecciones que incluyen bromelias, orquídeas, plantas carnívoras y cactus. Estos incluyen la biblioteca botánica más grande de Brasil y colecciones de frutas secas, plantas raras de Brasil y muchas fotografías. La Fuente de las Musas de hierro fundido pintado se hizo en Derby, Reino Unido, y hasta 1895 estuvo ubicada en la villa de Henrique Lage en Largo da Lapa, como parte del paisajismo del pintor inglés John Tydall.

El Jardín Botánico y parque colindante contiene 140 especies de aves, muchas de las cuales se han acostumbrado a los humanos y, en consecuencia, son mucho más fáciles de observar que en la naturaleza. Estos incluyen el tucán de pico de canal, la pava de margen oxidado, el rascón de madera de pecho pizarroso y el gavilán de cuello blanco endémico en peligro de extinción. Los monos capuchinos y los titíes de orejas peludas también se ven con frecuencia en el Jardin Botánico. Las características de interés incluyen una antigua fábrica de pólvora, los lirios Victoria en el estanque Lago Frei Leandro, el Jardín Japonés y muchas esculturas y fuentes.

El Jardín Botánico de Río de Janeiro reúne, en su territorio, una amplia colección que va desde sitios arqueológicos, obras de arte, monumentos y edificios históricos hasta colecciones científicas y biológicas, como las de su herbario y el propio arboreto. .- Zona de visita más conocida por el público. Como una forma de integrar todo este patrimonio, que conforma la memoria viva de la institución, y reforzar su posición como lugar de excelencia en la investigación y producción de conocimiento, abarcando también el conocimiento histórico, recientemente instituye el Programa Ecomuseo del Jardín Botánico de Río de Janeiro.

El EcoMuseu se alinea con el Museo del Medio Ambiente en cuanto a promover el diálogo entre los distintos campos de la cultura y los sectores de la ciencia, con el objetivo de sensibilizar a las personas para la preservación del medio ambiente en un sentido amplio.

 Entre los objetivos del EcoMuseo se encuentran establecer acciones de sensibilización ambiental basadas en el fortalecimiento de las relaciones entre la institución y la sociedad e investigar, conservar y comunicar el patrimonio material e inmaterial del JBRJ, así como fomentar su desarrollo cultural de manera sostenible.

También de ha establecido una visita virtual a los edificios del Departamento de Investigaciones Científicas (Dipeq), ingresar a los laboratorios y escuchar a investigadores y colaboradores hablar sobre su trabajo, es una herramienta digital que permite a los visitantes sumergirse en el ambiente, desde todos los ángulos, sin necesidad de desplazarse físicamente al lugar.

Así como en las redes sociales del Jardín Botánico de Río de Janeiro se presentan  videos con consejos prácticos y conocimientos básicos y avanzados sobre jardinería, dirigidos a quienes no están interesados, pero no son expertos en el tema. El primer episodio trata sobre las herramientas básicas para la jardinería. El primer video muestra cuáles son las herramientas esenciales para un buen jardinero, además de dar consejos sobre cómo y cuándo usar palas, tijeras, rociadores y regaderas. La serie, que estará disponible en Instagram, Facebook y YouTube, es una iniciativa del Centro de Responsabilidad Social y Ambiental (CRS) de JBRJ, en asociación con el equipo del Departamento de Comunicaciones.

Entre las últimas obras llevadas a cabo  se encuentran la restauración de la cubierta, impermeabilización y pintura de las estructuras del Orquidario donde los visitantes pueden apreciar la belleza de la colección, que actualmente cuenta con miles de orquídeas, entre nativas, exóticas e híbridas, y sus deslumbrantes flores, con diversidad de colores, formas, tamaños y aromas.

El Jardín Botánico de Rio de Janeiro es una visita obligada para los amantes de las plantas .

Galería de fotos