viveros-cupressus-sempervirens-var-stricta
Viveros.-Cupressus sempervirens var.stricta

El contrato de cultivo, encargo de plantas de vivero hecha con antelación, se hace y se decide por etapas sucesivas. Como todo contrato, un cierto número de precauciones previas tienen que ser consideradas para prevenir eventuales litigio

SELECCION DE UNA PALETA VEGETAL

Esta etapa inicial condiciona la “posibilidad” y el “éxito” del proyecto. El especialista indica al proyectista una “selección objetiva” de vegetales a partir de los criterios siguientes:

Las especies relacionadas son adaptadas a las condiciones del clima y del suelo del lugar a plantar, con el fin de tener un buen desarrollo, un buen estado de salud y una larga longevidad. La calidad de los vegetales es definida precisamente en materia de su procedencia, sus dimensiones, su forma y número de trasplantes. Un conocimiento del mercado de producción (nacional y extranjero) es necesaria para saber si la demanda puede ser satisfecha.

DESCRIPCION DEL PRODUCTO Y DE SU FORMA DE CULTIVO

Definición botánica

Teniendo en cuenta ciertas confusiones, hace falta ser preciso en este dominio e identificar bien la especie con el nombre latino del género o de la especie, el “cultivar”, la procedencia.

El origen del material de producción (semillas, estaquilla) debe estar adaptado o convenir al lugar de plantación.

Categoría de la planta a producir

Se define por la dimensión, la norma NTJ de referencia, el condicionamiento de las raíces, raíces desnudas, cepellón (dimensión, modo de fabricación) o contenedor (volumen, período de activo) y el número de trasplantes.

Categoría de la planta a poner en cultivo

Debe ser definida con rigor y lo será en función del tamaño escogido para el producto final.

Técnicas de cultivo

Son las prescripciones esenciales que el Director Facultativo impone al viverista para garantizar la calidad del producto final:

–           Fecha de puesta en cultivo.

-Soporte de cultivo: características físicas, químicas y biológicas del suelo (cultivo a plena tierra) o del substrato (cultivo en contenedor): el viverista debe suministrar los análisis para proceder a las enmiendas necesarias.

-Modalidades de cultivo: Preparación del suelo, abonados, enmiendas, densidad, trasplantes, podas de formación.

-Período y modalidades de entrega: la organización de estas manipulaciones es determinante para el éxito de la plantación. En una planta de vivero, que es un artículo perecedero que se degrada entre el arranque y la plantación, es primordial limitar al mínimo el plazo entre las dos operaciones. Una de las ventajas del contrato de cultivo es la de poder dominar esta fase final.

Verificar la competencia y capacidad de los viveristas

La selección de candidatos

Permiten verificar el potencial de producción del candidato, las características de los terrenos de cultivo, el material y las referencias. Esta consulta no se dirige nada más que a  profesionales capaces de producir cuantitativamente y cualitativamente las plantas solicitadas.

viveros-guzman-marzo-2014-ficus-microcarpa
Ficus microcarpa

La selección de los viveros

Después de una visita y control de la capacidad de producción, una lista de empresas debe ser consultada. Las condiciones del clima y el sol son determinantes. Este procedimiento permite consultar sólo los viveristas competentes para producir lo que está previsto en el contrato y constituir los “lotes” coherentes en relación a las posibilidades de los candidatos. Es aconsejable tener al menos dos productores para cada categoría de producto.

Elaboración y seguimiento de los contratos

El Director Facultativo, si no tiene personal competente, debe asegurarse el concurso de un consulting técnico especializado. La elaboración del dosier de consulta de las empresas, el control de la puesta en cultivo con verificación del respeto a las prescripciones del Pliego de Condiciones Técnicas particulares será objeto de un informe finalizando el contrato y el control de cultivo, se traducirá por lo menos dos visitas por año, al principio de la vegetación para precisar la gestión de las plantaciones y, en fin, del cultivo para evaluar el resultado.

Un plan preciso de las parcelas y la señalización de las plantas son indispensables para evitar más tarde “sustituciones”.

Recepción de los vegetales al final del cultivo

Se hace en presencia del Director Facultativo, del encargado de obra y de las empresas que se hacen cargo de las plantaciones. En el P.C.T.P. (Pliego de Condiciones Técnicas particulares) habrá sido bien indicado que las plantas provienen de un contrato de cultivo y que el precio le será atribuido después de la aceptación de la mercancía. Tal cláusula permite definir claramente la “garantía de arraigue” a la responsabilidad de la empresa encargada de la plantación.

Garantía de arraigue

Puede asegurarse, sea por el Director Facultativo, sea por la empresa que realiza las plantaciones.

Si el Director Facultativo certifica la calidad de la producción y de la entrega de la plantación, tiene interés en el plan financiero tomar la garantía de arraigue a su cargo. Debe prever un porcentaje de un 5 a 10% para las reposiciones eventuales. Si la garantía de arraigue es a cargo de la empresa, ésta se cifra cerca de un 30% del precio.

Principales puntos de los Pliegos de Cláusulas Administrativas Particulares (P.C.A.P.)

Para evitar dificultades, los pliegos deben ser precisos en los puntos siguientes:

Condiciones Específicas de sumisión de propiedad de los vegetales al Director Facultativo de la obra.

Después de la recepción de la puesta en cultivo y pago de la cantidad prevista. Es importante en caso de quiebra del viverista.

Garantías a exigir al viverista

Garantía varietal y fitosanitaria.

viveros-guzman-marzo-2014-citrus-dulce-y-amargo
Cultivo de Citrus

Condiciones de inspección de las plantas por la Dirección Facultativa

Las parcelas son identificadas sobre el terreno y sobre planos y los vegetales marcados (collares o cintas precintados sobre la rama principal) cuando se trate de plantas grandes (se realiza para evitar cualquier sustitución en el momento de suministrarlos). Cuando se inicia el cultivo, para la conformidad del substrato, la preparación del suelo, la calidad de las plantas y del dispositivo de plantación, el viverista o su representante deben estar presentes y mostrar los análisis del suelo y los certificados de origen del material de producción.

Un plan preciso de puesta en cultivo debe ser facilitado. El contrato de cultivo no es efectivo hasta que no es aceptada la puesta en cultivo de los vegetales por el Director Facultativo.

En el curso del cultivo el sistema de conducción de las plantas, los mantenimientos, las podas de formación y el estado sanitario deben ser confirmados en los Pliegos de Condiciones Técnicas.

Medidas coercitivas a considerar en la medida en que el viverista no esté conforme con los documentos técnicos del contrato

En el curso de producción, el cultivo de las plantas se hace a riesgo y ventura del viverista. El Director Facultativo no es responsable de los daños y las pérdidas que ocurran entre la firma del contrato y el pago de la factura de suministro.

Las plantas no conformes serán descalificadas y retiradas del contrato (mal arrancadas, deterioradas, desecadas, suministradas fuera de plazo) son desechadas y devueltas. Pueden ser reemplazadas por otras plantas procedentes del vivero o de otro productor aceptado por el Director Facultativo. Si él lo decide podrá solicitar una nueva puesta en cultivo.

Los defectos o pérdidas le serán señaladas inmediatamente.

Todos los gastos referentes a estos cambios (suministro, transporte, peritación) son a cargo del viverista contratante.

Tolerancias admitidas

Una modificación de cantidad, en un límite más o menos un 10%, se debe certificar al viverista antes de una fecha, entre el 1 de julio y el 1 de octubre del año del suministro, con el fin de que el viverista pueda comercializar las plantas liberadas. Si existe una modificación global de las cantidades, en el límite de un 10 a un 20% del total, pero con compensación por otras especies cultivadas por el viverista, la notificación puede ser hecha en cualquier momento al viverista, en un período a definir en el contrato. En principio, el viverista se compromete a suministrar la cantidad solicitada. Debe prever pues la puesta en cultivo de un suplemento mínimo de un 10% más de plantas, correspondientes a cada especie por los riesgos habituales. Una reducción de las cantidades contratadas o suministradas, puede por razón justificada ser tolerado.

Riesgos y litigios

Si el suministro es en un momento avanzado de la campaña de plantación, a juicio del Director Facultativo, las plantas de fuerza menor deberían ser aceptadas y el costo será calculado sobre la base de una relación de precios, disminuyendo del costo anual del cultivo un porcentaje definido por un acuerdo común.

Si el suministro se retrasa de una campaña de plantación, a petición de la Dirección Facultativa, el precio de las plantas será aumentando el costo anual de cultivo donde un porcentaje será definido con un común acuerdo.

En caso de diferencias de tamaños de suministro, ningún suplemento será pagado por plantas de mayor tamaño. Plantas de dimensiones más desarrolladas no pueden en ningún caso compensar con vegetales de fuerza inferior. Las plantas cuyas dimensiones son inferiores a las solicitadas por la fecha del contrato podrán ser rechazadas por el Director Facultativo.

Este se reserva mientras el derecho de aceptarlas, sea en un precio inferior al precio del contrato. El porcentaje de reducción será calculado por referencia de los precios de los grandes viveros españoles o extranjeros escogidos como referencia cuando se establece el contrato, para dejarlas en cultivo el número de años necesarios para que consigan la dimensión solicitada, ésto sin incidencia sobre el precio unitario.

Los litigios entre las partes no autorizan al viverista a interrumpir el cultivo o el suministro de las plantas ni a substraerse a sus obligaciones.

Si, por cualquier motivo que sea, el viverista se encuentra imposibilitado a cumplir sus obligaciones, a excepción de fuerza mayor reconocida por los servicios oficiales (catástrofes naturales) y si de hecho, un daño o perjuicio es observado por el Director Facultativo, éste tendrá derecho, después de haber dado un plazo razonable al viverista, de confiar a otro productor el cultivo y el suministro de los lotes concertados.

En este caso, el viverista no tiene derecho a ninguna indemnización y el Director Facultativo se reserva el derecho de rescindir el contrato de cultivo.

Si los trabajos del viverista no son ejecutados o adquieren retraso, de tal manera que se tema que los suministros previsto no sean librados en los plazos prescritos o aún, si el viverista no se conforma a las cláusulas técnicas, la Dirección Facultativa podrá, por carta certificada con acuse de recepción, el poner en demora, en un plazo determinado, las medidas necesarias: este plazo, salvo caso de urgencia, no será superior a diez días desde la recepción de la carta. A la expiración de este plazo, si el viverista no ha ejecutado las disposiciones prescritas, la Dirección Facultativa podrá pronunciar la rescisión, no dando derecho a ninguna indemnización.

viveros-buxus-sempervirens-a4
Viveros.-Buxus sempervirens

Validación del contrato

Para ser válidos los contratos deben estar establecidos y firmados, después de la inspección de las condiciones de puesta en cultivo por el experto nombrado por el Director Facultativo.

Los contratos especifican el nombre, la dirección y la firma de las partes contratantes, la lista de las plantas adjudicadas con la indicación de las cantidades, tamaños, precios unitarios y el montante total del pedido, el lugar de procedencia de las jóvenes plantas, el lugar de cultivo de cada especie, que debe ser sobre terrenos propios o alquilados por el viverista en las proximidades de la sede de la explotación y aceptados por el experto, los plazos de cultivo y el importe de la fianza.

Garantía de reposición

El Director Facultativo no puede, en principio, exigir una garantía de reposición para los vegetales aceptados como conformes en el contrato y plantados por otra empresa. Hace falta repartir esta garantía, la del viverista que suministra y la del contratista que planta, no siendo fácil determinarla. Una garantía de dos años es solicitada al viverista sobre la base de una recepción efectuada en el mes de mayo siguiente a la plantación de los vegetales. Los vegetales que no hubieran arraigado durante el primer año de vegetación serán reemplazados a costa del viverista por el valor de las plantas y a costa del contratista adjudicatario del lote de plantación, por los trabajos de plantación. En el mes de mayo siguiente, se hace una nueva inspección, las reposiciones se efectúan en las mismas condiciones que el precedente. La garantía para la autenticidad de las variedades se prolonga hasta la fecha de la recepción definitiva.

El viverista tiene la posibilidad, si descubre en las técnicas de plantación del contratista encargado de los trabajos, anomalías que pueden comprometer el buen arraigue de los vegetales, de avisar por carta certificada al Director Facultativo, que deberá si la demanda es justificada, paliar estas imperfecciones o transferir los riesgos de garantía del viverista al contratista.

Aseguro

El viverista debe contratar un seguro que cubre todos los riesgos de la producción de las plantas.

Condiciones financieras

Garantías: Una suma de un 10% constituye la fianza a la fecha del fin del contrato, fijado a la recepción definitiva y después del levantamiento de las reservas eventuales.

Método del porcentaje: El descuento de los pagos es calculado sobre el precio del contrato disminuyendo las garantías, o sea el 90% del montante total. El reparto, habitualmente retenido, supone el 30% a la recepción de la puesta en cultivo, a dividir por el número de años de cultivo y a prorrata del número de vegetales conformados, 30% en el momento del suministro a prorrata con el número de plantas suministradas. Estos porcentajes pueden variar según el tipo de plantas. En principio, el primer pago debe corresponder al valor de las plantas puestas en cultivo.

Mtodo del costo anual: La relación de precios define la puesta en cultivo, correspondiendo al valor de las plantas, los gastos anuales de cultivo y de inmovilización, a liquidar a la recepción efectuada después de cada año de vegetación, el arranque, el acondicionamiento y el suministro de las plantas, a liquidar después de la recepción del suministro.

L’Arboricultura urbaine                 Laurent Mailliet

Anexes                                             Corinne Borgery