Huerta  Grande del Monasterio Santa Maria de las Cuevas

El monasterio de Santa María de las Cuevas fue fundado por el arzobispo D. Gonzalo de Mena en 1400 para una comunidad de terciarios franciscanos, donde estuvieron muchos años.

En 1810 cuando la invasión francesa se produjeron grandes desastres en el monasterio al ser violentamente saqueado y convertido en cuartel. En 1816 volvieron los monjes… Entre 1835 y 1836 se produjo la expulsión de los monjes de manera permanente, finalizando con cuatro siglos de vida en comunidad, era el periodo de Desamortización de Mendizábal que decretó la extinción de las órdenes religiosas.

En 1838,  Charles Pickman, comerciante inglés que ya residía en Sevilla al frente de su casa de loza y cristalería, pidió todo el edificio de la Cartuja a censo y se le concedió por el Real Decreto al año siguiente, el edificio pasó luego a ser propiedad de la sociedad que formara con su hermano, instalando una fábrica de loza de prestigio universal, que ha venido funcionando hasta hace pocos años.

Debido a los preparativos de la Exposición Universal del 1992 el inmueble fue totalmente restaurado y destinado a usos culturales, así como la Huerta Grande en su entorno.

El recinto acoge hoy diversas dependencias, entre otras, el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, que se ubica en las áreas de las naves industriales, la sede en Sevilla de la Universidad Internacional de Andalucía y el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo.

Entendemos el monumento como todo el conjunto de construcciones  históricas y el entorno que las enmarca en este caso la Huerta Grande de la Cartuja  sin duda, uno de los rincones de mayor belleza y serenidad de los que posee la ciudad de Sevilla, fiel reflejo de las huertas y patios tradicionales de nuestra tierra, donde cobran protagonismo los naranjos, los cipreses y las palmeras, así como el sistema de albercas y canales que regulan su riego, de claro origen árabe.

El Comité Nacional Español del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios Histórico-Artísticos  nos indica:

Entorno (de la Declaración de Xi’an del ICOMOS)

Se define el entorno de una estructura, un sitio o una zona del patrimonio como el medio, ya sea inmediato o extenso, que forma parte de su importancia y carácter distintivo o contribuye a ellos.

Importancia cultural (de la Carta del ICOMOS Australia para Sitios de Significación Cultural – Carta de Burra)

Por importancia cultural se entiende el valor estético, histórico, científico, social o espiritual que un sitio reviste para las generaciones pasadas, presentes y futuras y que se manifiesta físicamente en el sitio propiamente dicho, en su estructura, entorno, utilización, asociaciones, significados y anales y en los lugares y objetos relacionados con él. Los sitios pueden revestir distintos valores para diferentes personas o grupos.

Hoy he decidido pasearme bajo el tórrido  sol de  primeros de septiembre  para conocer los encantos de la huerta, con la percepción visual  de clara deformación profesional de obviar la arquitectura y dedicarme a contemplar solo la vida vegetal del recinto.

Phytolacca dioica.- Monasterio Santa Maria de las Cuevas

Antes de entrar a la huerta no podía olvidarme de visitar el ombú.-Phytolacca dioica, el Ombú del Monasterio que según la leyenda, fue plantado por el mismo Hernando Colon, hijo del Almirante Cristóbal.

Años y años de historia nos podría contar desde su plantación  en el Monasterio.

Ninguna información al respecto, cientos de visitantes que acuden al  Centro Andaluz de Arte Contemporáneo pasan sin apercibirse del monumento vegetal  que tienen delante de sus ojos, una información sobre las características del árbol, su antigüedad y leyendas sobe el mismo, así como una mayor protección no sería mal visto.

Pero es que junto al ombú en  el paseo están posiblemente las acacias.-Robinia pseudoacacia más antiguas de Sevilla. La plantada el 1602, junto a la iglesia Saint-Julien-le-Pauvre, es el árbol más antiguo de París. ¿Pueden ser estas las más antiguas de Sevilla ¿

Robinia pseudoacacia.- Monasterio Santa Maria de las Cuevas

Me adentro a la huerta admirando los paseos de cipreses.-Cupressus sempervirens, por cierto muchos de ellos atacados por el  hongo Seiridium cardinale, una enfermedad endémica de los cipreses  que provoca daños en las ramas y en el tronco de los árboles, hasta comprometer el tejido nuevo y matar las partes afectadas. Ha causado la muerte a miles de cipreses en Italia.

Cupressus sempervirens.-Huerta del Monasterio Santa Maria de las Cuevas

El paisaje que se divisa desde la Huerta Grande es realmente fascinante; las vistas del monasterio y del legado fabril de la industria alfafera dan majestuosidad al espacio.

Sigo por el paseo central  hacia la capilla de las santas Justa y Rufina, restaurada ya en la época de Charles  Pickman, en estilo orientalista, siguiendo la moda de los pabellones de recreo en los jardines británicos del siglo XIX. y transformada después.- en una obra de arte contemporánea.

Platanus x hispanica.-Huerta del Monasterio Santa Maria de las Cuevas

Un esplendoroso plátano de las india.-Platanus x hispánica plantado junto a la capilla    ¿ Quien niega que puede ser uno de los más antiguos de Sevilla, junto con el que existe  al lado del pozo ¿

Cocculus laurifolius.-Huerta del Monasterio Santa María de las Cuevas

Pero es que más adelante me encuentro la laureola .-Cocculus laurifolius  la más antigua representada en los jardines de la ciudad y siguiendo solo unos pasos ,el pomelo .-Citrus grandis de más antigüedad en la huerta y por tanto en Sevilla.

Citrus maxima.-Pomelo.-Huerta del Monasterio Santa Maria de las Cuevas

Me acerco al muro exterior de la Cartuja, encontrándome dos estructuras a modo de fortines, que en realidad eran norias de agua que acarreaban la cercana agua de la ría para su uso en las huertas. Unos Ulmus pumila.-Olmo siberiano  en las que solo aparecen las nerviaciones de las   atacados de galeruca. También aquí junto a la noria una impresionante y frondosa acacia negra.-Gleditsia triacanthus que como los demás arboles tiene apariencia de centenaria.

Ulmus pumila atacado de Galeruca.-Huerta deel Monasterio Santa Maria de las Cuevas

Gleditsia triacanthus.-Huerta del Monasterio Santa Maria de las Cuevas

Y desde allí a la capilla de Santa Ana y desde allí se contemplan las restauraciones realizadas para la Exposición Universal en la huerta, abandonadas ,vides, granados moreras ,olivos almendros y naranjos pasando sed ,el terreno lleno de malezas secas y otras invadiendo las plantaciones ,lo que iba a ser uno de los rincones de mayor belleza y serenidad de los que posee la ciudad de Sevilla, se ha convertido de pronto en un lugar más de vergonzante indignación por la situación que se  encuentra el espacio  que  entendemos también forma parte del conjunto monumental que se visita.

Huerta del Monasterio Santa María de las Cuevas abandonada

¿ O es que aquí solo son monumentos los edificios. ¿

Melia azedarach. Monasterio Santa María de las Cuevas 1

Menos indignado y  más  sereno me dirigí al salida y nada más salir uno de los paraísos.-Melia azedarach que yo recuerdo haber visto allí con el mismo porte desde hace más de 60 años por lo que lo incluyo en la lista de árboles centenarios del Monasterio, ya que este se encuentra a la entrada junto, a unas viejas  acacias.-Robinia pseudoacacia ,una .sófora  Styphnolobium japonicum ,un palo verde.-Parquinsonia aculeata arboles todos ellos para figurar en el Catalogo de árboles Singulares de la Ciudad.-que Sevilla no tiene.

Styphnolobium japonicum.-Monasterio Santa Maria de las Cuevas

Parkinsonia aculeata.-Monasterio Santa Maria de las Cuevas

Abandone el Monasterio y su huerta pensando si es que la costumbre de ver los espacios abandonados nos conforma, dejamos de percibir los que podría ser el espacio bien gestionado con la belleza que nos lo describen  o como fue durante la Exposición Universal del año 1992.

Este es un mal que Sevilla no cura, gastar dinero en grandes  proyectos  de  restauración y recuperaciones de espacios para luego abandonarlos a su mejor suerte.

Espero que en esta caso tratándose del entorno de un monumento histórico, alguien tome conciencia del estado en que se encuentra y se lleven a cabo las medidas necesarias para que vuelva a ser lo que nunca debió dejar de  haber sido, una huerta  histórica orgullo de la ciudad.

Sevilla Septiembre 2017

.