Protectores en calle Niebla.-Sin plantación
Protectores en calle Niebla.-Sin plantación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En nuevas plantaciones de árboles en la ciudad tan importantes son las dimensiones de los hoyos de plantación la aportación de sustratos adecuados de una misma calidad, la elección de las especies adecuadas y los alcorques en condiciones para la protección de los árboles en su nuevo lugar de plantación.

Las protecciones del arbolado pueden ser aliados compañeros para el árbol o enemigos para su normal desarrollo.

Llenar de hormigón los alcorques no beneficia en absoluto la futura supervivencia del árbol en la vía pública. Los diez centímetros para amparar el bordillo y los pegotes de hormigón dentro del alcorque para afianzar los protectores carecen de utilidad como lo demuestran las fotos que acompaño.

Protectores en calle Niebla.-Mal colocados
Protectores en calle Niebla.-Mal colocados

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los protectores son movidos al recibir cualquier golpe de un vehículo y se quedan obsoletos como defensa del arbolado, para que protejan de verdad deben ser instalados debidamente fuera del alcorque con las garras suficientes fijadas para defender al arbolado de cualquier golpe producido por los automóviles en zonas de aparcamiento de vehículos y reforzados por donde puedan recibir los golpes.

Hemos comprobado que en la urbanización de calle Niebla no ocurre así y el resultado de esta colocación lo vemos en los protectores instalados con anterioridad en la misma calle la mayoría de ellos desplazados o con las cimentaciones a flor de tierra.

Si se colocan en el acerado en vez del interior de los alcorques los arboles lo agradecerán al disponer de mas espacio para el desarrollo de sus raíces y los protectores quedaran mejor anclados para cumplir su finalidad si están firmes en el acerado.

La experiencia ha demostrado que la instalación dentro del alcorque no es efectiva. Impide la apertura de un hoyo en condiciones para albergar un árbol con futuro.

Leer más en jardinessinfronteras.com LOS ALCORQUES EN LA CIUDAD