EXTRAIDO DE LA  GUIA PARA LA  INTEGRACION DE LAS SOLUCIONES BASADAS EN LA NATURALEZA EN LA PLANIFICACIÓN URBANA de Carolina Figueroa Arango

Interesante resumen de esta

Finalmente, el confinamiento desencadenado por el COVID-19 reafirma la importancia de las áreas naturales dentro de las ciudades. En un contexto de distanciamiento social, las áreas verdes ofrecen una oportunidad viable y efectiva para reducir los impactos negativos de este, reduciendo el estrés, la ansiedad y la depresión. Las ciudades deben repensar con urgencia el papel que juegan estos espacios para la salud pública y el bienestar social.

 Mediante la protección, la restauración o la gestión sostenible de los ecosistemas naturales, las SBN pueden proporcionar servicios ecosistémicos y crear beneficios sociales, económicos y ambientales más amplios.

Aunque muchos centros urbanos ya están aplicando las SBN para mitigar y adaptarse al cambio climático, mejorar el bienestar social, la salud y proteger la biodiversidad, sigue existiendo una brecha considerable entre los compromisos y la realidad.

Basándose en evidencia y experiencias de todo el mundo, en este compendio se esbozan los pasos específicos para apoyar la planificación efectiva, el diseño, el monitoreo y la financiación de las SBN.

Una serie de herramientas, enfoques y estudios de caso apoyan la implementación y consideración de dichos enfoques en el contexto urbano.

Su publicación no podría ser más oportuna, dadas las crecientes presiones de los desafíos urbanos, como la mala calidad del aire, el aumento de las superficies impermeables y la falta de acceso de las poblaciones urbanas a espacios verdes de alta calidad en todo el país, a lo que se suma la necesidad de recuperarse de manera sostenible del COVID-19.

Se pronostica un crecimiento de 1.200 millones de personas en las zonas urbanas de todo el mundo para 2030, y el doble para 2050 (UN 2018; Bazaz et al. 2018). Los impactos directos del crecimiento urbano sobre la biodiversidad son acumulativamente sustanciales a nivel global, con aproximadamente 300.000 km2  de hábitat natural convertidos a usos del suelo urbano entre 2000 y 2030.

El concepto de ciudad sostenible no destaca la biodiversidad en toda su dimensión, por lo que surge una pregunta estratégica:

 ¿Cuál es la conexión entre la sostenibilidad y la biodiversidad en las ciudades?.

Se viene trabajando en estrategias que permiten reconocer e integrar la biodiversidad y sus servicios ecosistémicos en la planificación y gestión de los centros urbanos, bajo el marco de las SBN y considerando acciones concretas para fortalecer la estructura ecológica principal y la infraestructura verde de las ciudades. Esto, entendiendo las ciudades como socio ecosistemas complejos y dinámicos inmersos en contextos regionales y ecosistémicos particulares que, en el caso de un país ofrecen un capital natural y cultural único para mejorar la relación hombre-naturaleza y biodiversidad-bienestar humano.

OBJETIVOS DE LAS SOLUCIONES BASADAS EN LA NATURALEZA.-

 (1) identificar y priorizar espacialmente zonas urbanas estratégicas donde se deban fortalecer o crear nuevas SBN, introduciendo así un portafolio de SBN urbanas; y

 (2) Diseñar y maximizar los beneficios de estas intervenciones a favor de la resiliencia climática urbana, la calidad de vida de sus habitantes y la salud de los ecosistemas. Siendo  un documento inspirado en las experiencias de diferentes ciudades y del mundo que han realizado acciones para mejorar la oferta y calidad de los espacios verdes.

 Las ciudades se han diseñado transformando, y en muchos casos excluyendo, los entornos naturales

 En el contexto urbano, este compendio de actuaciones propone entender la naturaleza en el marco de las SBN como aquellas áreas con coberturas naturales que ya existían antes del desarrollo urbano o que fueron planeadas, diseñadas y/o surgieron espontáneamente y que albergan algún tipo de ecosistema que a nivel urbano pueden ser parques, áreas protegidas ,corredores hídricos y corredores ecológicos, jardines históricos y antejardines de edificios y casas, huertas urbanas, arcenes y  arbolado urbano, entre muchas otras tipologías.

Este compendio está organizado en 7 capítulos que sugieren un orden lógico para su ejecución, sin embargo, este orden no excluye la posibilidad de abordar los capítulos de forma independiente o bajo otro orden.

El capítulo 1 tiene como objetivo guiar la identificación de la oferta y de las oportunidades para la naturaleza en el espacio urbano y periurbano. Por medio de insumos específicos de información, el capítulo 1 permite construir un mapa que evidencie la disponibilidad y las oportunidades para las SBN. La información generada por este paso complementa la estructura ecológica principal de la ciudad al incluir elementos espaciales más pequeños como parques de barrio, antejardines, separadores de andenes, entre otros, cuyos valores ecológicos y sociales pueden ser de gran relevancia.

El capítulo 2 busca evidenciar las necesidades urbanas que se pueden satisfacer por medio de SBN. Este capítulo tiene como objetivo identificar diferentes desafíos ambientales urbanos y reflejarlos de forma espacial en un mapa. Estos desafíos pueden ser, por ejemplo, asociados a la contaminación del aire o de las fuentes de agua, o la ausencia de zonas naturales para la regulación de inundaciones entre otros problemas que tienen una estrecha relación con la oferta de naturaleza en el espacio urbano y periurbano.

El capítulo 3 conduce a la identificación del papel de la naturaleza en los escenarios futuros de la ciudad. Se ofrecen diferentes herramientas para identificar áreas naturales, seminaturales o diseñadas que cumplan un papel estratégico para crear y/o fortalecer SBN en el futuro, como respuesta a las necesidades generadas por los patrones de crecimiento del área urbana. Este paso es estratégico para asegurar la conservación de los recursos naturales y sus beneficios para la sociedad en el futuro.

El capítulo 4 propone una forma de priorizar las áreas para implementar las SBN con base en los resultados de los 3 capítulos anteriores. La priorización se hace a partir de lo que la ciudad tiene (capitulo 1) y lo que la ciudad necesita actualmente y en el futuro (capitulo 2 y capitulo 3). Este capítulo requiere un trabajo de análisis espacial, visitas de campo y análisis de información secundaria.

El capítulo 5 define una serie de elementos esenciales para potencializar el diseño multifuncional de las SBN.

Dichos elementos son:

  • (a)consideraciones para la comprensión del contexto socio-cultural,
  • (b) consideraciones para fortalecer las condiciones y el potencial ecológico del lugar, (c) consideraciones para fortalecer la resiliencia climática y la gestión del riesgo por amenazas climáticas, y
  • (d) consideraciones para fortalecer otros beneficios de las SBN.

 El compendio ofrece ejemplos y recomendaciones para integrar estas consideraciones en el diseño .

El capítulo 6 ofrece diversas alternativas para financiar SBN de acuerdo con los instrumentos económicos y jurídicos vigentes . Este paso se puede realizar simultáneamente con el capítulo 5 para priorizar el diseño de aquellas opciones que tengan posibilidades reales de financiación. Las alternativas de financiación pueden ser fondos públicos, fondos de compensación, reducción , fuentes externas de financiación por medio de banca multilateral o donaciones, entre otras.

Finalmente, el capítulo 7 plantea un conjunto de consideraciones del marco político nacional e internacional bajo las cuales se pueden articular indicadores relacionados con las SBN urbanas.

Si bien este compendio es una propuesta creada para el contexto de un país, su uso se puede extender a otros países con los cuales se comparten desafíos comunes en la planificación urbana. Los diferentes elementos y secciones presentados en este compendio, su enfoque metodológico y estudios de caso, son una contribución para inspirar a los planificadores a crear ciudades más verdes, resilientes, biodiversas y sostenibles.

Ojalá este compendio, su propuesta metodológica y las historias expuestas en los ejemplos y estudios de caso, inspiren a los lectores para contribuir en la construcción de ciudades más verdes, resilientes, biodiversas y sostenibles

Para este fin, por favor ponerse en contacto con la autora de este compendio o guía, al correo: sbnciudadescolombia@gmail.com a la que agradecemos su trabajo.

Nos acompaña un glosario de terminologías utilizadas normalmente en las SBN.

Área urbana: de acuerdo con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, se caracteriza por estar conformada por conjuntos de edificaciones y estructuras contiguas agrupadas en manzanas, las cuales están delimitadas por calles, paseos o avenidas, principalmente. Cuenta, por lo general, con una dotación de servicios esenciales, tales como agua, alcantarillado, energía eléctrica, hospitales y colegios, entre otros.

En esta categoría están incluidas las  principales ciudades capitales y las cabeceras municipales (DANE 2018).

Área periurbana: es la zona de transición de usos de suelo rural a urbano ubicada entre los límites exteriores de los centros urbanos y regionales y el entorno rural. Los límites de las áreas periurbanas son porosos y transitorios a medida que el desarrollo urbano se extiende a terrenos rurales e industriales. Independientemente de cómo se muevan los límites, siempre habrá zonas periurbanas (Unesco 2014).

Espacio público: es el conjunto de inmuebles públicos y los elementos arquitectónicos y naturales de los inmuebles privados, destinados por su naturaleza, por su uso o afectación, a la satisfacción de necesidades urbanas colectivas que transcienden, por tanto, los límites de los intereses individuales de los habitantes. Así, constituyen el espacio público de la ciudad, las áreas requeridas para la circulación, tanto peatonal como vehicular, las áreas para la recreación pública, activa o pasiva, para la seguridad y tranquilidad ciudadana, las franjas de retiro de las edificaciones sobre las vías, fuentes de agua, parques, plazas, zonas verdes y similares, las necesarias para la instalación y mantenimiento de los servicios públicos básicos, para la instalación y uso delos elementos constitutivos del amueblamiento urbano en todas sus expresiones (…), en general, por todas las zonas existentes o debidamente proyectadas en las que el interés colectivo sea manifiesto y conveniente y que constituyan, por consiguiente, zonas para el uso o el disfrute colectivo (Ley 9 de 1989, artículo 5).

Estructura ecológica principal: el conjunto de ecosistemas naturales y seminaturales que tiene una localización, extensión, conexiones y estado de salud tales, que garantiza el mantenimiento de la integridad de la biodiversidad y la provisión de servicios ambientales (agua, suelos, recursos biológicos y clima), como medida para garantizar la satisfacción de las necesidades básicas de los habitantes y la perpetuación de la vida (…) (Hamen y Andrade 2003).

Determinantes ambientales: son los términos y condiciones fijados por las autoridades ambientales para garantizar la sostenibilidad ambiental de los procesos de ordenamiento territorial (MADS 2016).

Infraestructura verde: es una red estratégicamente planificada de zonas naturales y seminaturales de alta calidad con otros elementos medioambientales, diseñada y gestionada para proporcionar un amplio abanico de servicios ecosistémicos y proteger la biodiversidad tanto de los asentamientos rurales como urbanos (UE 2014).

Multifuncionalidad de las SBN: para efectos de este compendio de la  guía, es la capacidad para resolver diversos desafíos ambientales y sociales del contexto urbano, por medio del aumento del espacio para la naturaleza, siendo este diseñado y manejado estratégicamente, para favorecer el bienestar humano y la biodiversidad.

Naturaleza urbana: en el marco de las SBN, son aquellas áreas con coberturas naturales que ya existían antes del desarrollo urbano, o que fueron planeadas, diseñadas o surgieron espontáneamente y que albergan algún tipo de ecosistema.

Paisaje: mosaicos espaciales que contienen diversos componentes biofísicos y socioeconómicos que interactúan entre sí (Wu 2019).

Resiliencia: es la capacidad de las personas, comunidades, instituciones, empresas y sistemas de una ciudad para sobrevivir, adaptarse y crecer sin importar los tipos de estrés crónico (desempleo, escasez de alimento y agua, etc.) y las conmociones agudas que experimenten (inundaciones, temblores, enfermedades, etc.) (Spaans y Waterhout 2017).

Servicios Ecosistémicos: son las características, funciones o procesos ecológicos que contribuyen directa o indirectamente al bienestar, es decir, los beneficios que las personas obtienen del  funcionamiento ecosistemas (Costanza et al. 1997; Millenium Ecosystem Assessment 2005).

Soluciones Basadas en la Naturaleza: acciones para proteger, manejar de forma sostenible, restaurar ecosistemas naturales o modificados y así resolver efectivamente desafíos sociales, mientras que adaptativa y simultáneamente proveen bienestar humano y beneficios derivados de la biodiversidad (UICN 2016).

Este compendio de la  guía es una primera aproximación para incluir las SBN en la planificación urbana de forma sistemática en las ciudades.

Los pasos que se plantean hacen evidentes los beneficios de la naturaleza en las ciudades, en términos ambientales, reducción del riesgo, mejoramiento de la salud, aumento de la calidad de vida, entre otros. Estos beneficios se integran de forma estratégica y planificada, favoreciendo la resiliencia y el bienestar humano.

Se espera que esta guía contribuya a un ordenamiento territorial más inclusivo de la naturaleza en el manejo de los espacios urbanos y en procesos de urbanización .

Para este propósito, esta guía se implementará en varios municipios del país,( Colombia ) donde sus herramientas y supuestos se pondrán a prueba y se ajustarán posteriormente para obtener una versión actualizada de la misma.

Junio 2021